El guardián entre el centeno; Jerome David Salinger

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela. Adolescencia. Nueva York de Posguerra. Vida y obra. Argumento. Contexto

  • Enviado por: Silbia
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad
publicidad

Rasgos principales del protagonista y su evolución

El protagonista es un chico de 16 años llamado Holden Caufield, que al comienzo de la novela se encuentra interno en el colegio Pencey, el cual se encuentra en Agerstown, Pennsylvania. Éste ya había sido expulsado de varios colegios por sus malos resultados académicos y como era de prever en éste sucedió lo mismo.

La historia realmente comienza cuando Holden, ya totalmente desquiciado decide abandonar el colegio algunos días antes de su salida oficial. Cuando llega a Nueva York no puede ir a su casa ya que todavía no ha dicho a sus padres que a sido expulsado y, teóricamente, él todavía estaba dando clases puesto que aún quedaban varios días para las vacaciones de navidad. A todo esto que decide hospedarse en un hotel y deambular todo el día por la ciudad entre clubes nocturnos, borracheras, prostitutas... corre todo tipo de anécdotas más mala que buena llegando a situaciones de auténtica locura.

La realidad en la novela queda totalmente manipulada, ya que Holden todo lo que ve lo expresa desde su punto de vista. Él es totalmente subjetivo en sus descripciones o comentarios con los que va guiando al lector e influenciándolo hasta el punto de hacer que piense como él, no quedándole mas remedio que creer esa realidad que le presentan y odiar a la mayoría de los personajes, al igual que el protagonista-narrador. Éste los describe resaltando sobre todo los valores negativos de cada uno, tales como falsedad, prepotencia, chulería, etc, y haciendo ver al lector que en el fondo todos somos malos, al igual que nuestra sociedad. Son muchos los personajes que con sus características nos recuerdan a gente conocida. Así, Holden va acumulando odio hasta prácticamente enloquecer.

Comienza con su compañero de cuarto y el chico del cuarto de al lado de Pencey. Stradlater y Ackley respectivamente. Ackley es un chico raro y marginado al cual está continuamente degradando y haciéndole despreciable. Stradlater es el “típico chulo” que solamente mira por su interés, y al que según Holden todo el mundo excepto él, que le conoce bien, le admira. Así lo expresa en la siguiente cita textual:

“Siempre estaba pidiendo favores a todo el mundo. Todos esos tíos que se creen muy guapos o muy importantes son iguales. Como se consideran el no va más, piensan que todos les admiramos muchísimo y que nos morimos por hacer algo por ellos. En cierto modo tiene gracia.”

También critica cosas muy típicas de la sociedad americana, y en este caso de la educación americana, como es el proteccionismo que existe entre los deportistas.

“Ed Banky era el entrenador de baloncesto. Protegía mucho a Stradlater porque era el centro del equipo. Por eso le prestaba su coche cuando quería. Estaba prohibido que los alumnos usaran los coches de los profesores, pero esos cabrones deportistas siempre se protegían unos a otros. En todos los colegios donde he estado pasaba lo mismo.”

Una vez que sale del colegio, sigue criticando. A los taxistas, a la gente de la calle, a la gente famosa que actúa en clubes a los que él va, y a todo el mundo en general.

De sus feroces críticas poca gente se salva, tan solo unas monjas y su familiares, sobre todo sus hermanos menores: Allie(que falleció) y Phoebe. Así se demuestra en la siguiente cita.

“Había cortado el paso por ese pasillo, pero se le notaba que era de las que les gusta bloquear el tráfico. Había un camarero esperando a que se apartara pero ella no se dio ni cuenta. Se notaba que al camarero le caía gorda, que al oficial de marina le caía gorda, que a mí me caía gorda, a todos. En el fondo daba un poco de lástima

Lo que le pasa a Holden es que poco a poco ha ido perdiendo la ilusión de la vida, la ilusión de esperar que todo tenga una finalidad conveniente, de lograr los objetivos que se marcan luchando por ellos.

Esa ilusión que tiene todo el mundo cuando se encuentra en estado normal. Esa ilusión se pierde cuando llegan los momentos malos, y eso es lo que le ha pasado a Holden, que ha llegado a un estado en el que todo le da igual llegando a odiar a todas las personas, buenas o malas, que intentan vivir la vida. Si no viese todo desde un punto de vista tan pesimista, no se habría parado a pensar en los demás y habría sido más egoísta, pensando mas en él mismo, ya que la sociedad en la que vivimos nos incita a ser egoístas y competitivos los unos contra los otros. A veces se comprueba que cuanto menos se preocupa una persona por los demás, incluso despreciándoles, por contradictorio que parezca, mejor le va y más admirado es. La gente que admira en exceso a otros, los comúnmente denominados “perritos falderos” no acaban bien.

En esta sociedad tan competitiva, los más débiles sucumben, y ese es el caso de Holden, que, harto de luchar contra los demás acaba desilusionado, hundido y viendo ridículas muchas actuaciones y comportamientos de gente normal.

En la vida hay ciertas normas que hay que cumplir, las cuales Holden no respeta. Eso es lo que le dice un profesor suyo cuando se entera de su expulsión:

“La vida es una partida, muchacho. La vida es una partida y hay que vivirla de acuerdo a las normas del juego”

Ante esta afirmación, Holden contesta para sus adentros:

De partida un cuerno. Menuda partida. Si te toca del lado de los que cortan el bacalao, desde luego que es una partida, eso lo reconozco. Pero si te toca del otro lado, no veo donde esta la partida.”

Esa es su forma de pensar y de enfrentarse a la vida: ninguna. Lo que no se ha parado a pensar Holden es que la gran mayoría de la gente (excepto los que nacen con la vida ya resuelta, que son una minoría ¿afortunada?) tienen que esforzarse por alcanzar si no el lado, una parte cercana de los que “ parten el bacalao” y que rindiéndose y quedándose quieto, se quedará en la parte de los “sometidos”. Esas son las reglas del juego de la vida: hay que luchar para conseguir las cosas, la vida no es un camino de rosas y nadie regala nada.

El único tema que a Holden le importa realmente a parte de todo esto son las mujeres. En el libro habla de numerosas chicas con las que se ha liado o enrollado pero hay una que destaca que es Jane. Cuando Stradlater vuelve de su cita con ella, él no quiere ni pensar en lo que había sucedido. Holden describe la chica con tanta ternura que es casi imposible no percatarse del cariño, el afecto o incluso el amor que él siente por la chica.

“Era una chica rara, Jane. No puedo decir que fuera exactamente guapa, pero me volvía loco. Tenía una boca divertidísima, como con vida propia. Quiero decir que cuando estaba hablando y de repente se emocionaba, los labios se le disparaban como en cincuenta direcciones diferentes. Me encantaba. Y nunca la cerraba del todo. Siempre dejaba los labios un poco entreabiertos, especialmente cuando se concentraba en el golf o cuando leía algo que le interesaba.”

También hay más comentarios sobre las mujeres en el libro. La verdad es que a Holden le apasiona el mundo de las mujeres, yo creo que es, en mayor grado, porque no consigue comprenderlo.

“Eso es lo que tienen las chicas. En cuanto hacen algo gracioso, por feas o estúpidas que sean, uno se enamora de ellas y ya no sabe ni por donde se anda. Las mujeres. ¡Dios mío! Le vuelven a uno loco. De verdad.”

Datos históricos que aparecen en la novela

Yo no sé si es porque me absorbió tanto la lectura del libro o porque no presté la suficiente atención pero no he hallado mas que dos datos históricos

En el primero de ellos hace una referencia a Colón y los Reyes Católicos cuando va a visitar el Museo de Historia Natural de Nueva York.

“Después de visitar las salas, solíamos ver una película en el auditorio. Una de Colón. Siempre nos lo enseñaban descubriendo América y sudando tinta para convencer a la tal Isabel y al tal Fernando de que le prestaran la pasta para comprar los barcos. Luego venía lo de los marineros amotinándose y todo eso.”

Y la otra cita que he encontrado es sobre la IIª Guerra Mundial. El hermano mayor de Holden, D.B., pasó en el servicio de los EE.UU. cuatro años y estuvo en el desembarco de Normandía aunque no participó activamente.

“Mi hermano D.B. se pasó en el servicio cuatro años enteros. Estuvo en el desembarco de Normandía y todo, pero creo que odiaba el ejército más que la guerra [...] Cuando le mandaron a Europa no le hirieron no tuvo que matar a nadie [...] Una vez le dijo a Allie que si le obligaban a matar a alguien no sabría donde disparar. Le dijo también que en el ejército aliado había tantos cabrones como en el nazi.”

Intención del autor y visión que ofrece

La intención del autor en esta novela es la de mostrar a la propia sociedad como es realmente. Que ella misma se vea reflejada en los ojos de un chico joven, que se de cuenta de cómo es vista desde fuera, hacerla reaccionar ante sus propios fallos y que rectifique. Por otra parte, en mi opinión el autor debe haber disfrutado enormemente escribiendo esta novela y no sabría explicar porque lo creo pero es la impresión que me a quedado al acabar. Quizás sea porque yo he disfrutado mucho leyéndola y por ello doy por supuesto que el autor lo habrá disfrutado también. Creo que aparte de su intención moralizadora, también quiere que nos divirtamos leyendo esta historia, la cual está llena de anécdotas muy divertidas que, personalmente opino, el autor a sacado de gente que conoce o de experiencias propias. Esto lo digo porque el libro me a parecido tan vívido y real que no puedo creer que todo ello sea fruto de su imaginación.

La sociedad que nos muestra el libro es una sociedad rica, en la que el dinero es lo importante, y se gasta con mucha facilidad. También hay que atender a la situación de que la sociedad americana era en esos momentos la más rica del mundo, pero como siempre la riqueza no está repartida, sino que la tienen unos pocos que son (como dice Holden) “los que parten el bacalao”. Con ésta idea prácticamente se puede resumir toda la crítica que el autor realiza de la sociedad. Aunque la cara que quiere representar el autor por medio de Holden es la de una sociedad llena de falsedad. Una falsedad en la que todo el mundo busca su beneficio propio, sin importar a quien tener que pisar. Eso es lo que continuamente Holden critica y desaprueba porque es lo que le ha hecho enloquecer.

Opinión personal

En mi opinión es un buen libro, aunque un “fuerte”.

Para comenzar creo que el libro esta muy bien redactado y cuidado el estilo ya que es un libro que pudiese resultar tedioso o incluso muy denso, ya que narra lo sucedido únicamente en tres días incluyendo continuamente reflexiones y recuerdos del pasado. Pero este no es el caso. El libro es fácil de leer y muy entretenido. El principio puede resultar poco atrayente, pero al introducirse cada vez más en la trama esta te engancha de forma que no puedes abandonarla lectura hasta saber cual será la siguiente locura que cometerá Holden. He de reconocer que la primera vez que lo leí no esperaba que fuera un libro tan bueno.

Lo que me gusta del libro es que no muestra la vida típica de un adolescente sino una exageración de la misma, porque si generalizásemos un poco nos daríamos cuenta que la gran mayoría de los jóvenes no son así ni actuarían de esa forma. Las locuras de Holden reflejan el pensamiento de una mente adolescente llevada a sus extremos.

Otro factor que me llama la atención es el título. He de admitir que es un buen título y que engancha. Al leer el poema supuse que el auto eligió ese título y lo incluyó en la obra porque se encaprichó del poema de Robert Burns:

“Si un cuerpo encuentra a otro cuerpo cuando van entre el centeno [...]”

Aunque también cabe decir que el título resulta atrayente de cara al público, ya que los libros causan su primera impresión y se reflejan en su título.

Una de las cosas que más me ha gustado ha sido el final. Pasas los días leyendo un libro que esperas que como todos los libros acabe como un cuento de hadas y quizá a veces llevarte la decepción (que en mi caso no ha sido así) o simplemente poder criticar ese final porque te guste o porque no lo consideres apropiado hace que el libro cobre fama y prestigio en tu entorno. He de decir que el final me ha encantado y no sé muy bien explicar porqué. Quizá sea porque estoy acostumbrada a finales tan ficticios y falsos que cuando aparece uno tan real y bonito (porque no llamarlo así) te impresiona tanto que te hace catalogar a este libro como uno de los mejores que has leído.

Durante la lectura del libro he de mencionar que me llamo la atención la valentía del autor al expresar las palabras de Holden con el vocabulario propio de un adolescente. Me parece algo muy arriesgado ya que si no se utiliza correctamente puede estropear totalmente el libro.

Creo que la idea de que el chico esté en un psiquiátrico te hace pensar y reflexionar en el contenido del libro. Por ejemplo yo, al terminarlo me quedé un poco parada y sin palabras y pensé: “He estado leyendo lo que ha escrito un chiflado en su tiempo libre mientras que estaba en el psiquiátrico” y admito que la idea me atrajo. El libro que acababa de leer representaba de alguna forma la degradación a la que puede llegar la mente humana si es sometida a unos determinados acontecimientos. El ejemplo está en que después de todo lo que le sucede a Holden tiene que acabar en un psiquiátrico.

Otra de las conclusiones a la que he llegado es que a soledad es la peor desgracia que puede sufrir una persona. Esto se refleja claramente en los días que Holden pasa solo en el hotel, sin ningún tipo de compañía, solamente la que esa prostituta le ofrece por dinero.

Resumiendo un poco he de decir que el libro me ha impresionado mucho y que me ha encantado. No esperaba que fuese tan bueno. Mis felicitaciones al autor.

- 2 -

-1-