El guardián entre el centeno; Jerome David Salinger

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela. Adolescencia. Nueva York de Posguerra. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Gonzalo Pérez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

Uno

Un conde de la embajada de Hungría va representando al duque Esteban para ver a su Santidad, pero estaba de viaje y tardara unas semanas en volver, eso se lo dijo un cardenal que le proporciono refugio, pero él lo rechazo, ya que tenia uno y va en camino a él.

Dos

El conde cuyo nombre era Carlos paro en una taberna en la que parece haber quedado con sus amigos o duques. Tras una habla en la mesa un duque de barba grasienta mira a un muchacho castellanes, llama a una bailarina seductora para que hable con el muchacho a quien no le saca mucha información, pero a la bailarina le gusto el muchacho así que le devolvió la moneda al duque y el muchacho nada mas acabar lo que estaba bebiendo se marcho del local. Momento después marcha Carlos con un duque a dar una vuelta por Roma y volver a casa.

Tres

Tras pasar unos cuantos días les llego el momento de partir hacia el palacio del papa quien había vuelto. Solo dejaron entrar a Andrés y su hombre de mas confianza, llevo a Carlos. Ellos querían ver al papa para saber si les concedían el permiso de iniciar unas obras en las que se representan un fragmento del Génesis.

Cuatro

Al volver a Hungría se pararon en un lugar en el que no parecía haber nadie y muy solitario. Los escoltas se emborracharon y estaban medio dormidos, mientras el conde estaba lleno de miedo en su interior dijo a unos cuatro escoltas que se vistieran y que fueran a vigilar la zona. Tardaron en volver y mientras los otros duques ya estaban empezando a beber.

Rápidamente les atacaron por la espalda sin que ellos se diesen cuenta, el único que parece que le dio tiempo a escaparse fue a Andrés preocupado, aunque al escapar él noto que en su camisa había sangre y se tumbo a la orilla de un río.

Cinco

Al despertarse Andrés se encontró con que estaba vivo y que algo o alguien le había salvado, fue el español de la taberna que se llamaba Mingo. Tras la recuperación y ya que Mingo partía al mismo lugar que él decidió acompañarle, pero Andrés antes de partir quería pasar por el lugar en el que fueron atacados. Solo se encontró a un superviviente que lo único que le pudo decir fue que les atacaron unos paganos y no le pudo decir nada mas ya que partieron.

Seis

Empieza con una pelea en broma que tienen entre ellos para saber quien gano una carrera. Gracias a esa pelea se hicieron mas amigos y se confesaron lo que cada uno hacia en Hungría. Mingo venia en busca de su novia Elvira (la más guapa del pueblo), ya que se la habían traído al emperador húngaro hace tres años virgen y Andrés le contó que pensaba hacer un jardín como el de la Biblia, ya que Mingo sabia mucho de plantas y se prometieron ayudarse el uno al otro.

Venia un caballo mientras ellos estaban en su refugio.

Siete

Enrique de Okheim, un británico era el que pasaba por un caballo por enfrente a ellos. Paro y dijo que era un mago, así que Andrés le pregunto como le iba a ir su secreto y el mago le dijo que ya sabia que su secreto era un jardín y que al principio le iba a ir bien pero a los cuatro meses aproximadamente le iban a empeorar las cosas. Por lo que le dijo Andrés le pidió que se quedase con ellos aunque Mingo no lo quería y lo ocultaba en silencio y el mago para quedarse le pidió a Andrés dinero y el duque acepto.

Ocho

Andrés deja a Mingo en un lugar para dormir con un anciano que era su maestro. El maestro le pidió que le contara porque venia Andrés con esas pintas, pero como Mingo no podía contarle la historia ya que se estaba durmiendo, el anciano para que despertarse le contó que Andrés era el duque Esteban de Hungría y así Mingo se entero de un gran secreto y el anciano de lo que había pasado.

Nueve

Mingo trata a Esteban como un duque pero Esteban dice que no hace falta. Iban a donde vivía Esteban. Mingo le pregunto sobre donde estaba el británico y le dijo que en una charla. Llegan y Mingo se encuentra con una persona rara y con una monja. Esteban le dice que primero tiene que hablar con el raro (llamado Virgilio), que fue quien hizo el plano y que dejase de mirar a la monja que ya tendría tiempo después, ya que la monja tenia noticias sobre Elvira. Acaba la conversación y mingo se queda hablando con la monja que se llama Virginia.

Diez

Habla con la monja y descubre que lo más probable es que su novia se halla echo monja. Entonces él le pide a la monja que le acompañe a buscar a su novia. La monja se niega, pero él termina convenciéndola. Van en busca de ella, pero se paran en la mitad del camino y la monja le confiesa que su verdadero nombre es Gisela y que proviene de familia de nobles. Siguen el recorrido y llegan al monasterio donde la monja cree que esta Elvira.

Once

Mingo se entero de que la única manera de conseguir sacar a una monja del monasterio era haciendo arder el monasterio o cosas por el estilo. Entro al monasterio y tras una larga charla entre Virginia y una monja no le dejaron entrar a ver a Elvira. Así que él empezó a coger ramas de un árbol, quemarlas y tirarlas adentro del monasterio donde se había quedado Gisela. Lo incendio, y todas las monjas salieron a gran velocidad y él se reencontró con Elvira. Volvieron a la ciudad y Mingo fue arrepintiéndose sobre lo que había hacho a lo largo del camino.

Doce

Empieza Esteban echando una bronca a Mingo sobre lo que había echo hasta que la monja abandono la sala y se dieron un gran abrazo. Esteban le pide a Mingo que le presente a Elvira aunque él se niega en un principio acaba siendo convencido por Esteban.

Se conocen, Elvira pensaba abandonar el país, pero Mingo no quería y entonces Esteban decide traerle a sus padres.

Trece

Un año después Mingo trabajaba duramente. En este capitulo cuenta en un pequeño resumen de lo que paso en el jardín con el paso del tiempo y no hubo nada nuevo. Mingo no podía ver a Elvira sin que estuviese Virginia delante, un día que Mingo venia de ver a Elvira y se encontró con todo el poblado en llamas y con alguien ahorcado que no era nada menos que Virgilio, con quien tuvo una muy buena relación en la construcción.

Catorce

Esteban dice que piensa vengar la muerte del asesino de Virgilio. Declararon maestro mayor al británico con el disgusto de Mingo, quien estaba en su habitación en una conversación con Gisela (no quería que se le volviera a llamar Virginia) sobre que cada poco periodo de tiempo iba Esteban a visitar a Elvira a la habitación, pero no hacían nada malo. Entro Esteban a contarle la noticia a Mingo, pero él ya la sabia y lo que hizo fue echarle muy cabreado de la habitación, que anteriormente Esteban había echado a Gisela.

Quince

Mingo entra en una pelea a cuchillo con Esteban en la que él se niega a entrar, hasta que le consigue llevar a su hogar para hablar tranquilamente entre ellos sobre Elvira y todo se aclara. Llega el británico con un ejercito que se queda alrededor del jardín y le dice a Esteban que es para la protección.

Dieciséis

Esteban rechazó la oferta del británico y recibió noticias sobre que se estaban preparando para atacarle. También se cuenta que Esteban le declara su amor a Gisela y esta a él. Tras enterarse Mingo por donde iba a comenzar el ataque (por donde vivía Elvira) fue a rescatarla.

Diecisiete

Esteban acude a pedirle ayuda al británico y él se la concede. Van en busca de Elvira y la traen, pero no encuentran a Mingo y lo que había pasado era que se había dormido. Esteban dio un descanso a todos y se pusieron a dormir hasta que llegó la terrible noticia de que había fuego.

Dieciocho

Esteban ordenó a todo el ejercito ir a ayudar a apagar el gran fuego que había y entonces mientras todo el ejercito estaba apagando el fuego entraron los enemigos por el otro lado y Esteban se encontraba desesperado.

Diecinueve

Gisela va en busca de un lugar escondido donde cree que se encuentra el británico y escucho que fue él o su pandilla con lo intento matar y fue el único superviviente, pero esta vez no quiere fallar. Le tendieron una trampa al enterarse de la noticia y aunque él ya sospechaba algo cayo en la emboscada y le mataron.

Veinte

A Mingo se le ocurrió dejar de apagar el fuego y atacar a los enemigos sin que ellos se enteren y con el fuego a su favor ya que les intimidara. Antes de atacar llegaron los refuerzos de otras ciudades. Tras aguantar algunas cargas se decidieron a atacar y a cortar cuellos sin piedad al enemigo. Mingo (en su caballo) se enfrentó a un general, mato al caballo de Mingo que le apreciaba mucho y con una gran rabia y dolor le incrusto el casco en el cráneo. Se escuchaba por todas partes: victoria, victoria. El duque convencido por Elvira volvió a reconstruir el jardín.