El Gran dictador; Charles Chaplin

Cinematografía. Personajes. Simbolismo. Hynkel. Estado. Ciudadanos. Carga política

  • Enviado por: Lucera
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

Ficha técnica

Escrita, producida y dirigida por: Charles Chaplin; Musica: Meredith Willson; Fotografía: Roland Totheroh y Karl Struss

Ficha artística

Charles Chaplin, Paulette Goddard, Jack Oakie, Reginald Gardiner, Maurice Moscovich, Billy Gilbert, Henry Daniell, Grace Hayle, Carter de Haven, Emma Dunn

Sinopsis

Un barbero judío sufre la persecución de los esbirros de Hynkel, un dictador que se ha apoderado del país y ha iniciado una campaña antisemita para distraer la atención del pueblo de sus problemas económicos. En una cacería, Hynkel sufre un accidente y es confundido con el barbero..., y el barbero es tomado por Hynkel.

1.Resumen

Un joven barbero es herido e internado en un hospital cuando luchaba en una guerra por su país. A su salida del hospital, mucho tiempo después del final de la guerra, se encuentra con un país totalmente distinto al que él había conocido. Los judíos, su religión, son discriminados, rechazados y viven en un gueto.

Unos días después de su salida del hospital, se pelea con las fuerzas de asalto y es salvado por un coronel a quién en la antigua guerra había salvado la vida.

Mientras, el dictador Hynkel se proponía conquistar el mundo lib5re y someterlo. Cuando ordenan al coronel que ataque el gueto judío, éste se niega y es encarcelado.

Cuando todo el ejército está listo para atacar, otro dictador llega con su ejército con el mismo objetivo que Hynkel. Hynkel lo recibe y le convence de que no ataque.

Durante todo este tiempo, el coronel escapa y se escapa en el gueto judío junto al barbero que también es buscado. Cuando van a ser apresados, logran escapar vestidos de militares. Llegan a la frontera, junto al ejército, que confunde al barbero con el dictador debido a su gran parecido. El dictador verdadero es apresado y encarcelado en un campo de concentración al ser confundido con el barbero.

El ejército conquista el pequeño país libre, pero el barbero, creído dictador, en un discurso proclama la libertad de todo su imperio y la eliminación de la ideología nazi.

2. Análisis de los dos personajes representados por Chaplin y el

simbolismo de éstos

Chaplin representa en la película a dos personajes. Es primero es el joven barbero que luchó por su país y que ahora se encuentra con un orden del mundo completamente nuevo; el segundo personaje representado es un dictador, Hynkel, que ambiciona conquistar el mundo por medio de la fuerza.

El barbero acaba de salir del hospital y se sorprende de encontrarse en gueto judío en tal estado. Defiende sus ideas y sus posesiones (lucha para que no le pinten la barbería.) Es un personaje idealista que representa la libertad y la esperanza de cambio político para sus amigos y patriotas.

En cambio Hynkel es completamente opuesto. Es un personaje grotesco y patoso que simboliza la mano opresora y la dictadura. Es un tirano que se apoyó en el ejército para incitar miedo a la población. No tiene escrúpulos. Un ejemplo de esto lo vemos tras su discurso inicial en el que critica a los judíos y más tarde como necesita el crédito de un banquero judío, ordena a sus tropas que no molesten a los habitantes del gueto, pero al serle denegado el crédito, toma represalias.

3. Discurso inicial y final de Hynkel y su suplantador

En el discurso inicial Hynkel odia y rechaza a los judíos. Los insulta e incita al pueblo a marginarlos, odiarlos y rechazarlos. Igualmente, anuncia que conquistará el mundo y lo someterá a su poder para así crear un poderoso ejército con el que conquistar a todos los países libres y adueñarse del mundo por la fuerza. Es un discurso con una ideología claramente neo-nazi.

En cambio, en el discurso final del suplantador, se hace alusión a la libertad y a la esperanza. Chaplin defiende ante todo la solidaridad entre humanos con el fin de crear un mundo unido y mejor que el actual. Critica y rechaza las ideas de Hynkel. En una frase, el discurso se podría describir como: Si se conquista el mundo sin fuerza, éste será más solidario y estará más unido.

4. Simbolismo de la escena en la que Hynkel aparece jugando con un

globo terráqueo

La escena en la que Hynkel aparece jugando con un globo terráqueo es una de las más significativas de la película. Representa como el dictador tiene el mundo en sus manos y juega con él. Al intentar dominarlo y lanzarlo como una pelota se acaba pinchando. Esto significa que una persona nunca puede dominar el mundo y manejarlo como si nada, imperiosamente él solo. Nunca se podría hacer porque sino el “mundo” se volvería a pinchar.

5. ¿Qué tipo de Estado aparece en la película?

En la película aparece claramente un Estado dictatorial típico de los Estados tradicionales en los que el poder está solamente en manos de unos pocos privilegiados que gobiernan y mandan sobre la gran mayoría que es el pueblo. Normalmente este poder es ilegítimo, es decir, que se mantiene gracias al uso de la fuerza no del apoyo de la mayoría.

En la película el poder lo tiene Hynkel y solo hay unos pocos privilegiados que son los que ayudan a gobernar a Hynkel y le asesoran.

6. ¿Hay igualdad de todos los ciudadanos?¿Qué tipo de discriminación existe? Reflexiona sobre su injusticia

No hay igualdad entre todos los ciudadanos ya que los judíos son discriminados. El tipo de discriminación que hay en la película es religiosa ya que los judíos, que no son cristianos, son discriminados y marginados porque no creen en Jesús como Hynkel sí que hace. Es una tremenda injusticia ya que debe existir, como existe en los Estados modernos, una libertad de creencia religiosa, sin que nadie te obligue o someta de forma alguna para que abandones tus creencias y creas en los que no crees para no ser así distinto a los demás.

7. Valora la democracia y para ello fíjate en el discurso final

Hemos decidido incluir en el trabajo el discurso completo para así después poder comentarlo. El discurso es el siguiente:

Lo siento, pero no quiero ser emperador. No es lo mío. No quiero gobernar o conquistar a nadie. Me gustaría ayudar a todo el mundo --si fuera posible--: a judíos, gentiles, negros, blancos. Todos nosotros queremos ayudarnos mutuamente. Los seres humanos somos así. Queremos vivir para la felicidad y no para la miseria ajena. No queremos odiarnos y despreciarnos mutuamente. En este mundo hay sitio para todos. Y la buena tierra es rica y puede proveer a todos.

El camino de la vida puede ser libre y bello; pero hemos perdido el camino. La avaricia ha envenenado las almas de los hombres, ha levantado en el mundo barricadas de odio, nos ha llevado al paso de la oca a la miseria y a la matanza. Hemos aumentado la velocidad. Pero nos hemos encerrado nosotros mismos dentro de ella. La maquinaria, que proporciona abundancia, nos ha dejado en la indigencia. Nuestra ciencia nos ha hecho cínicos; nuestra inteligencia, duros y faltos de sentimientos. Pensamos demasiado y sentimos demasiado poco. Más que maquinaria, necesitamos humanidad. Más que inteligencia, necesitamos amabilidad y cortesía. Sin estas cualidades, la vida será violenta y todo se perderá.

El avión y la radio nos han aproximado más. La verdadera naturaleza de estos adelantos clama por la bondad en el hombre, clama por la fraternidad universal, por la unidad de todos nosotros. Incluso ahora, mi voz está llegando a millones de seres de todo el mundo, a millones de hombres, mujeres y niños desesperados, víctimas de un sistema que tortura a los hombres y encarcela a las personas inocentes. A aquellos que puedan oírme, les digo: "No desesperéis".

La desgracia que nos ha caído encima no es más que el paso de la avaricia, la amargura de los hombres, que temen el camino del progreso humano. El odio de los hombres pasará, y los dictadores morirán, y el poder que arrebataron al pueblo volverá al pueblo. Y mientras los hombres mueren, la libertad no perecerá jamás.

¡ Soldados!  ¡ No os entreguéis a esos bestias, que os desprecian, que os esclavizan, que gobiernan vuestras vidas; decidles lo que hay que hacer, lo que hay que pensar y lo que hay que sentir ! Que os obligan ha hacer la instrucción, que os tienen a media ración, que os tratan como a ganado y os utilizan como carne de cañón. ¡ No os entreguéis a esos hombres desnaturalizados, a esos hombres-máquina con inteligencia y corazones de máquina ! ¡ Vosotros no sois máquinas ! ¡ Sois hombres ! ¡ Con el amor de la humanidad en vuestros corazones !  ¡ No odiéis ! ¡ Sólo aquellos que no son amados odian, los que no son amados y los desnaturalizados !

¡ Soldados ! ¡ No luchéis por la esclavitud ! ¡ Luchad por la libertad !

En el capítulo diecisiete de san Lucas está escrito que el reino de Dios se halla dentro del hombre, ¡ no de un hombre o de un grupo de hombres, sino de todos los hombres ! ¡ En vosotros ! Vosotros, el pueblo tenéis el poder, el poder de crear máquinas. ¡ El poder de crear felicidad ! Vosotros, el pueblo, tenéis el poder de hacer que esta vida sea libre y bella, de hacer de esta vida una maravillosa aventura. Por tanto, en nombre de la democracia, empleemos ese poder, unámonos todos. Lucharemos por un mundo nuevo, por un mundo digno, que dará a los hombres la posibilidad de trabajar, que dará a la juventud un futuro y a los ancianos seguridad.

Prometiéndoos todo esto, las bestias han subido al poder. ¡ Pero mienten ! No han cumplido esa promesa. ¡ No la cumplirán ! Los dictadores se dan libertad a sí mismos, pero esclavizan al pueblo. Ahora, unámonos para liberar el mundo, para terminar con las barreras nacionales, para terminar con la codicia, con el odio y con la intolerancia. Luchemos por un mundo de la razón, un mundo en el que la ciencia y el progreso lleven la felicidad a todos nosotros. ¡ Soldados, en nombre de la democracia, unámonos !

Hannah, ¿puedes oírme?  ¡ Dondequiera que estés, alza los ojos! ¡ Mira, Hannah! ¡ Las nubes están desapareciendo! ¡ El sol se está abriendo paso a través de ellas! ¡ Estamos saliendo de la oscuridad y penetrando en la luz! ¡ Estamos entrando en un mundo nuevo, un  mundo más amable, donde los hombres se elevarán sobre su avaricia, su odio y su brutalidad! ¡ Mira, Hannah! ¡ Han dado alas al alma del hombre y, por fin, empieza a volar! ¡ Vuela hacia el arco iris, hacia la luz de la esperanza! ¡ Alza los ojos, Hannah! ¡ Alza los ojos!

Podemos ver que este discurso es completamente anti-nazista ya que critica a los dictadores y a los Estados dictatoriales y promueve la unión del pueblo para beber a crear una democracia en la que no solo unos pocos tengan el poder sino en la que todo el mundo pueda votar y elegir a sus representantes interviniendo así en el gobierno.

Gracias al discurso podemos apreciar lo valioso que es vivir en un país como es España que posee un gobierno democrático en la que nadie está marginado o discriminado. Todos podeos optar a ser alcaldes, concejales y demás y para ello no necesitamos ser el hijo de un dictador o similar sino tener el apoyo del pueblo votante.

RESUMEN

El planteamiento político-social de Chaplin en Tiempos Modernos, lo indujo a realizar otra película: El gran Dictador. Aquí Chaplin aporta su voz de libertad contra los dictadores de la Segunda Guerra Mundial: "Creo en la libertad, esa es mi política, los dictadores actuales son fantoches manejados por los industriales y los financieros". Estas declaraciones fueron formuladas por Chaplin en el momento en que acontecía la guerra y Hitler invadía Austria.

Hay dos versiones de la película. En la primera, un prisionero judío (parecido a Hitler) logra huir de prisión y ocupa el lugar del Führer (un dictador). Una mujer lo intenta matar, pero se arrepiente y lo ayuda a instalarse en Suiza.

Este argumento irritó tanto a Hitler porque no toleraba que el Führer estuviese encarnado por un judío, que obligó a Chaplin a realizar otra versión donde se narra la persecución nazi contra los judíos. Charlot, el personaje, es llevado a un campo de concentración y, mientras esto sucede, aparece el dictador Adenoide Hynkel, en su inmensa cancillería, soñando con conquistar al mundo. Un barbero judío y otro joven, también judío, logran escapar del campo de concentración vestidos con uniformes nazis. Cerca se encuentra el dictador Hynkel y, tras una larga confusión, el dictador es llevado al campo de concentración y el joven judío, a la cancillería. Hynkel iba a dar un discurso antes de invadir Osterlinch, pero el joven judío (hecho pasar por Hynkel) muy hábilmente se aprovecha de la confusión y pronuncia una prédica en que proclama la paz, habla de la libertad y el entendimiento entre los hombres. El siguiente párrafo condensa lo más importante del discurso:

Si fuera posible, me gustaría ayudar a todo el mundo, a cristianos y judíos, negros y blancos. Todos deseamos ayudarnos mutuamente. Los seres humanos somos así. Queremos vivir para la felicidad mutua, no para la desdicha. No queremos el odio y el desprecio mutuos. En este mundo hay lugar para todos. El camino de la vida puede ser hermoso y libre, pero hemos perdido el camino. Los apetitos han envenenado el alma del hombre: tontamente nos han llevado a la miseria y a la matanza...

Chaplin concluye la película invocando a Hanah, una joven judía que se separó de su amado para huir de los nazis. La invocación, a manera de poesía, tiene un subtexto utópico: "Las nubes se alejan. El sol se abre camino. Salimos de las tinieblas a la luz. Salimos a un mundo nuevo, a un mundo bueno, donde los hombres se elevarán por encima de sus apetitos, sus odios y su brutalidad".

Estas fueron las últimas palabras que pronunció Chaplin como testamento de su carrera cinematográfica, porque después de esta película no volvería a llevar a la pantalla, tan atinadamente, a esa magnífica y singular presencia trágico-cómica-política-poética encarnada por Charlot.

8. Valoración crítica

La película me ha gustado mucho y ha resultado entretenida. Está llena de contenidos políticos, satíricos y críticos hacia las dictaduras, pero aún así no logro entender porque fue prohibida en España.

Estoy de acuerdo con la crítica que el autor de la película hace a las ideologías de su época principalmente el nazismo porque pienso que la unión hace la fuerza pero para que se haga de verdad, esa unión no se debe de crear con la fuerza sino con la voluntad.