El Futuro de los Países

Futuro Económico de los Países Desarrollados y en Vías de Desarrollo. PIB (Producto Interior Bruto). Estados Unidos. China. India. Unión Europea. Latino América. Asia

  • Enviado por: Gustavo Poratti
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

El Futuro de los Países

Al analizar como se reparte la riqueza de nuestro mundo actual, es fácil advertir que una buena porción del poder económico se concentra en los países desarrollados, particularmente estamos hablando de Estados Unidos, Japón, y los países Europeos. En este sentido, basta ver el PBI de las economías más importantes del mundo, para confirmar todo esto. Vale considerar que en primer lugar se encuentra Estados Unidos, y luego en forma descendente le siguen Japón, Alemania, China, Reino Unido, Francia, Italia, y España. Sin embargo, debemos tener en cuenta que este escenario comenzara a cambiar en el futuro, y para demostrárselos, a continuación les mostrare algunas tendencias que dejan en claro como el liderazgo económico de Estados Unidos tiende a debilitarse:

Empresas: En tiempos no muy lejanos, una buena porción del poderío industrial, se concentraba en EEUU. En este aspecto basta decir que en el año 1970, de las 50 empresas más importantes que había en el mundo, 40 de ellas pertenecían a Estados Unidos. Ahora bien, avanzando veinticinco años hacia adelante, en 1995, este panorama ya no era el mismo, cabe señalar que de las 50 empresas más grandes del mundo, solo 23 eran de Estados Unidos, mientras que el resto se encontraba en Europa y Japón.

Bancos: Si analizamos lo que ocurre con los bancos, que en cierto modo reflejan la capacidad financiera de los países, basta decir que en el año 2002 de los 20 bancos más importantes que había en el mundo, 13 pertenecían a EEUU. Sin embargo, seis años después (año 2008), comprobamos que en la lista de los TOP 20, solo 6 bancos eran norteamericanos ¿Sabe quien ocupo esas posiciones? Buena parte de los lugares que perdió Estados Unidos los ocupo China.

La realidad nos dice que mientras las economías de Estados Unidos, Japón, y Europa se desaceleran, por otro lado están emergiendo un conjunto de países como China, India, Brasil, Rusia, Sudáfrica, Pakistán, México, Argentina, Corea del Sur, países de Europa del Este, Turquía. Todos ellos tendrán un respetable crecimiento económico-industrial-tecnológico para las próximas décadas.

Si lo vemos desde la óptica de la economía, los países emergentes tendrán un porcentaje cada vez mayor del PBI mundial, esto implica que el poder económico estará más repartido. Obviamente que de la mano de estos cambios económicos también veremos un reacomodamiento del escenario geopolítico mundial. Esencialmente podríamos decir que se producirá una transferencia de poder que va desde Occidente hacia Oriente, es decir hacia los países Asiáticos. En este sentido, basta señalar que Asia, sin incluir a Japón, hace unos años atrás, representaba el 14% del PBI mundial, mientras que Europa representaba el 30%. Ahora bien, tengamos en cuenta que estos números cambian hacia el futuro, gracias al crecimiento de China e India, el PBI de Asia alcanzara al de Europa en las cercanías del 2015.

Al analizar el avance de los países emergentes, queda claro que las causas de este progreso son variadas. Partimos de la base que los países desarrollados han tocado su techo, mientras que en los emergentes esta todo por hacerse, esto implica que tienen un amplio margen para el crecimiento. También debemos sumarle que la fuerza de trabajo de los países emergentes tiende a estar mejor calificada. Otra arremetida que emprenderán los países emergentes será el financiamiento de proyectos faraónicos de investigación, bajo este escenario surgirán polos tecnológicos y de investigación que harán evaporar el monopolio que actualmente tienen EEUU, Japón y Europa. Por ejemplo, Silicon Valley de EEUU tendrá que competir con los centros de investigación y desarrollo existentes en China, India, Brasil, Rusia, Corea del Sur, Taiwán, y otros tantos rincones de la Tierra.

La competencia global llevara a que queden rezagados los países que están a mitad de camino, estamos hablando de aquellas naciones que no sobresalgan en algo en particular. Por ejemplo, en algunos sectores de la tecnología, o en mano de obra barata, o en abundancia y explotación de materias primas, o en recursos energéticos. Les daré algunos ejemplos mas concretos para entender el concepto, si nos remitimos actualmente a China, sobresale en mano de obra barata, fabricación de juguetes, electrodomésticos, y otros tantos rubros. En el caso de India, se distingue en la industria del software, electrónica, y sector automotriz. En cuanto a Finlandia, podríamos mencionar el sector de las telecomunicaciones y la telefonía móvil. Por el contrario, tengamos en cuenta que los países que queden a medio camino y no se distingan en algo en particular, comenzaran a ser superados por otros. Como bien se ha visto, los países con mejor futuro serán aquellos que cuenten con gente muy capacitada, apta para crear nuevas tecnologías, y mantenerse a la vanguardia. Bajo este escenario, es bueno saber que gran parte del éxito económico dependerá del esfuerzo que pongan los países para mejorar su educación, y desde luego que esto conlleva muchas décadas de esfuerzos ininterrumpidos.

Otra estrategia que asumirán los países emergentes consistirá en incentivar la radicación de empresas transnacionales de alta tecnología. Esto último será posible otorgando ventajas impositivas, y mediante la flexibilización laboral. En este aspecto queda claro que los países emergentes están dispuestos a todo, inclusive a dejar caer sus salarios para promover la radicación de industrias tecnológicas. De modo similar comenzaran a surgir empresas autóctonas en países emergentes, que luego se internacionalizaran abriendo sucursales a lo largo del planeta. Estamos hablando de un fenómeno que ya comienza a percibirse en la actualidad, con empresas como Tata con sede central en la India, Petrobrás de Brasil, y otras tantas que seguirán surgiendo. En rasgos generales bien podríamos afirmar que las exportaciones de los países emergentes seguirán creciendo en el futuro, esto llevara a que los mercados comiencen a saturarse de productos de bajo costo, y como cabe esperar esta situación perjudicara a los países desarrollados.

El sentido común nos dice que el poder industrial, tecnológico, económico, y financiero, tiende a descentralizarse, y en términos generales migrara hacia el continente asiático y los países emergentes. Para darnos una idea mas acabada de las proyecciones hacia el futuro, se estima que para el año 2050, las economías más grandes del mundo estarán ubicadas en el siguiente orden: En primer lugar China, luego en forma descendente le seguirán Estados Unidos, India, Unión europea, Rusia, Japón, Brasil. Como hemos podido apreciar, el mundo tiende a ser más equilibrado. Otra tendencia nos revela que para el año 2050, China, India, Brasil y Rusia representarán el 60% de las diez economías más ricas del mundo. Comprenderá que con estos números, es obvio que los países del primer mundo tienen motivos más que sobrados para empezar a preocuparse.

Con el propósito de darles a conocer el desempeño que tendrán los países en el futuro, a continuación les describiré los más relevantes:

EEUU: El sentido común nos dice que Estados Unidos seguirá siendo un país con una economía de peso, sin embargo debemos tener en cuenta que no crecerá como otros países emergentes. Bajo estas circunstancias, es de esperarse que pierda el liderazgo que tiene actualmente, hasta convertirse en una potencia mas. Para ser mas concreto, estamos hablando que Estados Unidos tendrá dificultades cuando se trata de competir en un mercado saturado de productos Asiáticos de bajo costo.

China: El gigante asiático creciendo al 10% del PBI anual, y recibiendo una enorme inversión extranjera, se perfila como la próxima potencia mundial. Entre sus fortalezas podemos identificar su mano de obra barata, una moneda devaluada, ahorran mucho, son muy creativos, competitivos, y organizados. Tampoco debemos perder de vista que incursionaran en la producción de alta tecnología, desde luego que esto implica ganar mercados mundiales que en el pasado estaban en manos de los países desarrollados.

India: Luego de China, el otro gran país en vías de desarrollo que se perfila como una potencia económica es India. Estamos hablando de una economía que crece a una tasa nada despreciable del 7% anual. En el aspecto industrial se distingue por su industria del software, microelectrónica, y automotriz. Es interesante saber que todas ellas están muy desarrolladas y le aseguran un lugar de vanguardia en el mundo de la alta tecnología. Tampoco debemos perder de vista que India sobresale en la industria aeroespacial, lanzando al espacio cohetes y satélites de diseño propio.

Es curioso cuando uno se detiene a pensar que la suma de la población de China (1300 millones de habitantes), e India (1100 millones de habitantes), representan nada mas, y nada menos, que el 40 % de la población mundial. A estas alturas es posible que muchos se pregunten ¿China, o India, quien lleva la delantera? En términos de evolución, bien podríamos sintetizar diciendo que China esta a medio camino de ser una potencia mundial, mientras que la India le sigue los pasos con dos décadas de retraso. Concluyendo, queda claro que ambas tienen un gran potencial.

Unión Europea: Si se trata de los países europeos, ya sea Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, España, hay que considerar que individualmente perderán importancia en el terreno geopolítico y económico mundial. Sin embargo, es bueno saber que tendrán un peso considerable como bloque conjunto en la Unión Europea, la cual seguirá expandiéndose para incorporar nuevos países a su territorio.

Vale considerar que dentro de la Unión Europea se pueden distinguir dos tipos de países, por un lado están los de Europa Oriental (Europa del este), caso de Eslovaquia, Hungría, Lituania, los cuales tendrán un respetable crecimiento económico, si consideramos que en estos países esta todo por hacerse. Por otro lado, se encuentran los países de Europa occidental (Europa del oeste), como Francia, Alemania, España, que si bien son países ricos, bien podría decirse que han alcanzado su techo.

Mirando de cara al futuro inmediato de los próximos dos años, en la Unión Europea veremos países con un crecimiento muy débil, caso de Alemania y Reino Unido, mientras que otros países atravesaran por recesiones, como bien podría ser el caso de España. En todo esto, tiene mucho que ver la recesión de Estados Unidos que se declaro en el año 2008, pero hay que considerar que esta problemática no se prolongara por mucho tiempo mas.

Otro factor que tiende a frenar el crecimiento económico de Europa, radica en disponer de una moneda fuertemente valuada, tal como ocurre con el Euro. ¿Por qué? Partimos de la base que una moneda fuerte trae ciertas ventajas, si consideramos que permite importar tecnología a costos muy bajos. Pero también hay que tener en cuenta que encarece las exportaciones. Para entender mejor este concepto, basta decirles que los países emergentes tienen monedas muy devaluadas, esto implica sueldos reducidos, costos bajos, propiedades a precios de regalo, y es precisamente por esta razón que pueden producir y venderle al mundo a costos muy accesibles.

Durante la etapa de recesión, todo hace pensar que Europa atravesara por un periodo de crecimiento nulo. Bajo estas circunstancias es interesante preguntarse ¿Qué harán los europeos para cambiar esta realidad? En el corto plazo, trataran de incentivar el consumo para reactivar la economía, esto implica que el estado inyectara dinero en el mercado. ¿Qué significa esto? Entre otras cosas, implica dar créditos blandos a los ciudadanos y empresas, también conlleva la construcción de obras públicas, como bien podría ser el caso de carreteras, hospitales, entre otras medidas que ayuden a crear empleo. Como podemos deducir, se trata de que el estado ponga dinero de su propio bolsillo para reactivar la economía, sin embargo no debemos perder de vista que el estado podrá gastar dinero hasta cierto punto.

Luego de la recesión, es de esperarse que los europeos tomen una serie de medidas tendientes a ser más competitivos. Para lograrlo trataran de mejorar la productividad de sus empresas, también extenderán las horas laborales, despedirán trabajadores, y congelaran los salarios. En este tema podemos advertir que se producirá un deterioro del empleo para mejorar la productividad de las empresas. Ahora bien, si se trata del sector estatal, comenzaran a tomar medidas similares, entre ellas se encuentran bajar el gasto público, recortar el presupuesto asignado a la salud, educación, pensiones. Como podemos imaginar, son medidas que contribuyen a deteriorar los servicios prestados por el estado, sin pasar por alto que agudizaran la problemática del desempleo.

A lo anterior debemos sumarle que habrá mayores niveles de inflación, que en buena medida se originara por factores externos. Estamos hablando de la suba de los precios internacionales de los commodities, entre ellos podríamos citar el petróleo, gas, las materias primas, y los alimentos. Como bien sabemos, Europa suele importar muchos de estos recursos, y por esta razón es razonable que impacte en el bolsillo de los consumidores.
Si bien el crecimiento económico de la Unión Europea fluctuará entre débil en el corto plazo, y moderado en el largo, tampoco debemos pasar por alto que se trata de la economía con el PBI más grande del mundo.

Resto de Asia: Los países asiáticos productores de alta tecnología, caso de Corea del sur, Taiwán, Singapur, es de esperarse que sigan creciendo a un ritmo sostenido, tal como lo han venido haciendo en la última década. Vale considerar que a esta lista también podrían sumarse otros como bien podría ser el caso de Vietnam.

En cuanto a la enorme y exitosa economía del Japón, todo lleva a pensar que tendrá un crecimiento débil. Esto en gran parte se debe a que se trata de un país que creció durante mucho tiempo, me refiero a que después de décadas de crecimiento sostenido, podría decirse que se acerca a su techo.

Oriente Medio: Los países exportadores de gas y petróleo, como bien podría ser el caso de Irán, o Arabia Saudita, es de esperarse que tengan economías florecientes. Si de razones se trata, hay que buscarlas en los elevados precios que tendrá la energía, esto ultimo a raíz de la creciente demanda mundial.

Rusia: Si bien Rusia se fragmento y no es el gigante que era en el pasado, su situación actual esta mejorando rápidamente. Esto se debe en gran parte a las reformas económicas realizadas, y a sus reservas millonarias en recursos energéticos. En este sentido basta decir que Rusia es el primer productor de gas en el mundo, y el segundo en petróleo.

Mirando de cara hacia el futuro, es de esperarse que Rusia tenga un crecimiento acelerado. En este sentido vale mencionar que en el año 2009 su PBI ascenderá al octavo lugar en la tabla de posiciones mundiales. Tampoco debemos perder de vista que tejera fuertes alianzas comerciales y militares con países del Medio Oriente y Asia, como bien podría ser el caso de Irán y China.

Latinoamérica: El auge de grandes economías emergentes como la de China, o India, llevara a que se incremente la demanda de materias primas, alimentos, y energía, y es precisamente por esta razón que subirán los precios internacionales. Como bien sabemos, los países latinoamericanos son ricos en estos recursos, y por lo anterior es de esperarse que obtengan jugosas ganancias de sus exportaciones. Para ejemplificar con números esta situación, basta decir que el intercambio comercial entre Latinoamérica y China alcanzaba los 13.000 millones de dólares en el año 2000; sin embargo en el 2007, el comercio ascendió a los 104.000 millones de dólares. Como podrá darse cuenta, el intercambio comercial entre América Latina y China, se multiplico por 8 en tan solo siete años.

Bajo esta realidad, en las próximas décadas veremos como muchos países latinoamericanos experimentaran una tasa de crecimiento importante en sus PBI, y en ciertos periodos podría esperarse aun más de los sudamericanos, caso de Argentina, Brasil, Venezuela. Tengamos en cuenta que este crecimiento económico sostenido, les permitirá generar obra pública, además de mejorar la industria, y diversificar su economía.

Tampoco debemos perder de vista que países como Brasil, van rumbo a convertirse en una potencia industrial. En este sentido bien vale hacer mención a su exitosa industria automotriz, o aeronáutica. Tampoco nos olvidemos de las recientes reservas de petróleo descubiertas en Brasil, que le darán un impulso aun mayor. Obviamente, comprenderá que estamos hablando de una etapa de crecimiento económico que vendrá luego de superada la recesión mundial desatada en el 2008.

Hasta aquí les hable del futuro de los países, pero, si desean profundizar más sobre otros temas relacionados con el futuro social y tecnológico, les recomiendo dos libros: "El shock del siglo XXI" y "Los próximos 500 años", los cuales podrán bajar gratuitamente desde: WWW.FUTUROFUTURO.ES.TL