El Fruto

Botánica. Estructura. Dehiscencia de los Frutos. Frutos Secos. Folículos. Legumbre. Cápsula. Frutos Carnosos. Frutos Múltiples. Infrutescencias. Valor Nutritivo

  • Enviado por: Santiago Martín
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
cursos destacados
¡Ejercicios resueltos de Derivadas de Funciones!
¡Ejercicios resueltos de Derivadas de Funciones!
En este curso de 7 horas, el profesor Willians Medina explica de manera impecable el tema de Derivadas de funciones,...
Ver más información

Física Clásica
Física Clásica
En este curso de Física Clásica se trataran los temas de unidades de medida y conversiones,...
Ver más información

publicidad

EL FRUTO

¿QUÉ ES EL FRUTO?

'El Fruto'
En sentido botánico, el fruto es el ovario con los primordios seminales fecundados y convertidos en semillas. A partir de la polinización, los carpelos, ya completamente formados y con los estigmas preparados para recibir el polen, inician una nueva etapa de desarrollo, crecen y modifican su forma, se endurecen o se hacen carnosos, y poco a poco llegan a transformarse en un fruto maduro. En términos coloquiales, la palabra suele usarse sólo para describir los frutos suculentos y comestibles de las plantas leñosas, de matas, como el tomate y el melón, y algunos otros más pequeños, como la fresa o el arándano.

Arándano

En condiciones naturales, el fruto suele formarse una vez que ha tenido lugar la fecundación del óvulo, pero en muchas plantas, casi siempre variedades cultivadas, como los cítricos sin pepitas, la uva, el banano y el pepino, el fruto madura sin necesidad de fecundación; este fenómeno se llama partenocarpia.

La principal función del fruto es proteger las semillas durante su desarrollo; en muchas plantas también favorecen su dispersión.

ESTRUCTURA DEL FRUTO

Al madurar, las paredes del ovario se desarrollan y forman el pericarpio, constituido por tres capas:

  • La más externa o exocarpio suele ser una simple película epidérmica.

  • La capa media o mesocarpio.

  • La interna o endocarpio.

  • Dentro de un mismo tipo de fruto, una de las capas puede ser gruesa y las otras delgadas. En los frutos carnosos, la pulpa suele corresponder al mesocarpio, como ocurre en el melocotón (durazno) y la uva. La semilla o las semillas, dispuestas dentro del pericarpio, constituyen en ciertos casos la totalidad de la porción comestible del fruto. Así, en el coco, la cáscara dura exterior es el pericarpio, y la parte comestible interior, es la semilla.

    'El Fruto'
    En los casos típicos, el fruto se limita al ovario maduro, como ocurre en la vaina del guisante (chícharo); en cambio, la manzana incluye ovario y receptáculo —el conjunto de las demás piezas florales soldadas—.

    Manzana

    'El Fruto'
    La fresa es en realidad una infrutescencia formada por diminutos frutos individuales dispuestos sobre un receptáculo carnoso; en la piña tropical el fruto lo forma el desarrollo de la inflorescencia completa.

    Piña

    DEHISCENCIA DE LOS FRUTOS

    Hay frutos que, al llegar a la madurez, se abren de manera diversa y las semillas pueden salir; otros, no se abren nunca de por sí, y las semillas se liberan tras la destrucción del pericarpo o se diseminan sin salir del fruto. Los que se abren se denominan dehiscentes, y el resto, indehiscentes.

    La dehiscencia puede ser longitudinal, o transversal. En el primer caso los carpelos, una vez maduro el fruto, se abren de extremo a extremo, siguiendo su línea media dorsal y coincidiendo con el nervio medio, o bien por los márgenes del carpelo; en el segundo caso la hendidura pasa, transversalmente, alrededor del ovario.

    TIPOS DE FRUTO

    • Frutos secos y dehiscentes:

    1.- Folículos: Es el más sencillo de todos los frutos, porque está formado por un solo carpelo que al madurar, se abre por el lado ventral. Son mucho más frecuentes los formados por más de un foliculo, es decir, los polifolículos.

    2.- Legumbre: Es también monocarpelar, pero se abre por la sutura ventral y por el nervio dorsal, en dos valvas. Las semillas, están insertas en los márgenes del carpelo, de manera que, al separarse las dos piezas de la legumbre, la mitad quedan en una y el resto en la otra.

    3.- Cápsula: Tiene más de un carpelo. Al llegar la dehiscencia se suele abrir en un número de valvas igual al de los carpelos o en doble número de valvas; entonces decimos que es una cápsula de dehiscencia valvar; si las valvas son muy cortas la dehiscencia será dental. Hay diferentes tipos:

    • Silicua: Es una cápsula de dos carpelas abiertos, con las placentas marginales, bilocular, porque en los márgenes nace una membrana que hace de tabique, y se abre en dos valvas, de modo que, queda como un bastidor con la membrana de separación. Se denomina cápsula siculiforme la que es bicarpelar y alargada y se abre en dos valvas pero no tiene tabique.

    • Silícula: Es una silicua corta, tan ancha como larga, o dos o tres veces más ancha que larga.

    • Lomento: Es una silicua o una legumbre, indehiscente y articulada, que al madurar queda desecha en artejos transversales con una semilla cada uno. Hay silicuas lomentáceas, pero que no se desarticulan; como hay legumbres indehiscentes de parecida naturaleza que tampoco se descomponen.

    • Frutos secos e indehiscentes:

    4.- Aquenio: Es el fruto seco e indehiscente que sólo tiene una semilla y el pericarpio coriaceo.

    5.- Núcula: Es como un aquenio, procedente de ovario súpero, de pericarpio lignificado, como el alforfón. La núcula proveniente del ovario pentacarpelar de los tilos se denomina carcérulo.

    6.- Cariopsis: Es como una núcula con el pericarpio íntimamente adherido a la semilla, que no se puede pelar ni romper los tejidos.

    7.- Sámara: Es una núcula o un aquenio provisto de una ala que le facilita la dispersión mediante el viento. Si hay dos sámaras por fruto, se denomina samaridio.

    8.- Balaústa: es un fruto complejo, porque, al provenir de un ovario ínfero, tiene la piel, que es coriácea, formada en parte por el tálamo y en parte por los carpelos. Éstos se disponen en dos estratos, las paredes son membranas finísimas y las semillas son carnosas. Sólo lo tienen los granados.

    - Frutos carnosos:

    9.- Drupa: Es el más sencillo de todos los de este tipo, porque está formado por un carpelo con una sola semilla, y tiene el mesocarpo carnoso y un hueso que corresponde al endocarpo.

    10.- Baya: Es un fruto carnoso, monocarpelar o policarpelar, con el mesocarpo y el endocarpo pulposo o jugoso. El hueso o las pepitas, si los hay, no tienen nada que ver con el pericarpo, sino que pertenecen por completo a las semillas.

    11.- Pomo: Es un fruto complejo, procedente de un ovario ínfero; por tanto formado, en parte, por el tálamo, y, en parte por los carpelos, con el mesocarpo carnoso y el endocarpo coriáceo. La manzana, el membrillo y la pera pertenecen a este tipo.

    12.- Pepónida: Es un fruto complejo, de ovario ínfero, bacciforme y a menudo muy grande, tricarpelar y trilocular al comenzar a formarse, después unilocular, con las placentas marginales, pero tan desarrolladass que llegan hasta las paredes del ovario ramificadas en dos ramas arqueadas.

    - Frutos múltiples:

    Son los provenientes de un ovario apocárpico, cuando cada uno de los carpelos forma su fruto independientemente de los demás. El polifolículo es un de estos frutos múltiples.

    • Infrutescencias:

    A veces los conjuntos de frutos no están originados por el gineceo de una sola flor, sino que proceden de un conjunto de flores agrupadas en inflorescencias densas, cuyos gineceos, una vez transformados en fruto, están tan próximos unos a otros que la reunión de todos ellos forma una cierta unidad.

    • El estróbilo y el gálbulo de las gimnospermas:

    En los pinos y en los abetos, al madurar las semillas, las inflorescencias femeninas toman una forma más o menos netamente cónica, formada por un eje con numerosas brácteas o con brácteas y escamas seminíferas, endurecidas y leñosas, estrechamente imbricadas que protegen a las semillas: son los estróbilos, denominados también conos. No podemos hablar de frutos ni de infrutescencia en este caso, porque los carpelos no están cerrados. En caso de que las brácteas y las escamas seminíferas formen piezas de contorno redondeado, peltadas y ajustadas de tal manera que su conjunto resulte globuloso, tenemos un tipo de estróbilo que suele denominarse gálbulo.

    VALOR NUTRITIVO

    Los frutos se consumen crudos, cocidos, enlatados o conservados mediante distintas preparaciones. Los hidratos de carbono, que incluyen almidones y azúcares, constituyen el principio nutritivo dominante. Cítricos, tomates y fresas son fuentes primordiales de vitamina C, y casi todos los frutos contienen cantidades considerables de vitaminas A y B. El contenido vitamínico merma de forma drástica durante el almacenamiento y transporte de los frutos frescos, pero se conserva bien en los congelados. La propiedad que tienen muchos de formar mermeladas se debe a la pectina, un importante hidrato de carbono. En general, los frutos contienen pocas proteínas y grasas; son excepciones el aguacate, la nuez y la aceituna (véase Oleáceas), que encierran grandes cantidades de grasa, y los granos y legumbres, ricos en proteínas. Aunque la porción comestible de los frutos tiene una cantidad de cenizas (residuo inorgánico) pequeña, aportan una parte sustancial de los minerales esenciales de la dieta humana. Los frutos secos o evaporados contienen una proporción mucho más alta de elementos nutritivos que los frescos, pues la evaporación los concentra.