El fantasma de Canterville; Óscar Wilde

Literatura universal contemporánea. Narrativa inglesa victoriana fantástica. Biografía. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Aina Climent
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información


El título del libro me sugiere que va a ser una historia con algo de emoción y intriga, bueno, que puede ser muy interesante. La verdad es que en antiguos cursos ya había leído adaptaciones de esta obra, por lo tanto, ya sabía un poco el argumento. El título despierta interés, luego uno ya puede esperar cosas diferentes de lo que va a ocurrir. La única palabra que hay en el título un poco extraña, o simplemente, que llame la atención es Canterville, que no tiene un significado concreto, sino que es el apellido de antiguos dueños de la casa; la casa también recibe el nombre de Canterville. Yo creo que la gente se imagina que será un libro surrealista, por lo de fantasma, y que no podría ocurrir en la vida real.

Yo ya conocía, o al menos ya había oído el nombre de este autor, que es muy famoso. Es más, este verano, cuando fui a Londres, pasé por delante de su casa, que tenía una pequeña placa, diciendo: “En esta casa vivió Oscar Wilde”, autor de este libro.

Oscar Wilde nació en Dublín el 15 de octubre de 1856. Vivió tan sólo 44 años, ya que murió el 30 de noviembre del 1900. Fue un estudiante brillante, fácil, alegre, aprovechón, etc. Era homosexual, fue duramente criticado y también encarcelado dos años por esta simple razón, aunque anteriormente tuvo diversas mujeres.

No se si conocer la biografía del artista facilita la lectura de sus obras, pero quizá, si sabes que era una buena persona, te apetece más leer, o lo haces con más ilusión.

Este libro es una traducción del inglés; el traductor se llama Julio Gómez de la Serna.


En el primer capítulo, no es que se hagan muchas descripciones, pero si que explican un poco de quien era la casa antes de que la comprara el actual dueño, etc. Los personajes descritos o nombrados en este primer capítulo son: lord Canterville (un antiguo dueño de la casa), mister Hiriam B. Otis (actual dueño de la casa y uno de los personajes principales de la obra), la mujer de Otis (personaje que aparece bastante en la historia), sus cuatro hijos que se llaman Wáshintong (el mayor de los hermanos), Virginia (de quince años de edad) y los gemelos. En el primer capítulo también interviene la ama de llaves de la casa, la señora Umney, y algunas otras personas también son nombradas, aunque no son para nada personajes. El esperado fantasma de Canterville no aparece hasta el segundo capítulo. Aparecen bastantes diálogos, y muy largos. Yo creo que los protagonistas principales son mister Otis, Virginia y el fantasma.

Justo al final del capítulo aparece un conflicto, que luego se resuelve, más o menos; aunque no es el conflicto más grande que sucede en todo la historia. Después de este primer capítulo yo creo que tuve más interés por leer el libro, ya que este conflicto es intrigante.

Yo creo que la historia comienza justo cuando el primer conflicto aparece, que es cuando encuentran una mancha de sangre en el salón, y la ama de llaves cuanta que lleva un montón de años allí y que nadie la consigue hacer desaparecer.

Me parece que transcurre en una época antigua, no se el año - supongo que transcurre en un año entre el 1500 y el 1800-, pero seguro que en este siglo no. Toda la historia ocurre en un mes como mucho, lo que pasa es que cada día está contado con muchos detalles, de manera que se alarga mucho la historia.

En general todo ocurre en la casa/castillo de Canterville, aunque algunos trozos suceden fuera de allí (como cuando van a buscar a otras ciudades a la desaparecida Virginia). Los personajes se mueven en espacios un poco cerrados, pero como la casa es muy grande y salen a veces al jardín, pues se puede considerar que no se mueven por espacios muy cerrados.

La historia se divide en siete capítulos de unas cuatro páginas por delante y por detrás, aunque la letra de esta edición es bastante pequeña.

Todo acaba, más o menos, cuando Virginia acepta a ayudar a un arrepentido fantasma a ir al más allá ( ya que se quiere morir de una vez por todas y necesita la ayuda de Virginia), quiere que la muchacha llore junto a él sus pecados, pues él no tiene lágrimas, y que rece con él por su alma, pues no tiene fe, y entonces, si ella ha sido siempre dulce, buena y tierna, el Ángel de la Muerte se llevará al fantasma con él. Virginia demuestra ser muy valiente, ya que, de camino al sitio donde se darán lugar esos actos, tiene que ver seres horribles en las tinieblas y oír diabólicas voces. Todo sale bien, y por fin los habitantes de Canterville quedan en paz, sin el fantasma. No me esperaba este final, aunque tampoco tenía muchas ideas en la cabeza, yo seguía leyendo.

Intervienen tres personajes femeninos, que son, las ya nombradas, Virginia, mistress Otis (la dueña de Canterville) y la ama de llaves de la casa, Umney (un personaje secundario). Los masculinos son mister Otis, sus hijos Washington y los dos gemelos, el señor lord Canterville, Cecil, el marido de Virginia (se casan al final de la historia). También está el personaje, digamos principal, de esta historia, que es el fantasma (llamado Simón). Por lo que se ve, se deduce que son nombres extranjeros, concretamente ingleses y/o irlandeses.

Los únicos que tienen un apodo son los gemelos, hijos de mister y mistress Otis, que tienen el apodo de “Estrellas y Barras”. Todos los personajes son reales, excepto el fantasma Simón. Creo que al personaje que más me parezco es a Virginia (que aparte es el personaje que más me ha gustado de este relato), una chica valiente, sensible, etc. Aunque no puedo decir para nada que me siento identificada, porque sería mentir.

Creo que algunos temas que se tratan son el humor (la manera en que se dirige mister Otis al fantasma), el amor (cuando se casan Virginia y Cecil, y sus conversaciones) , la valentía (el acto de Virginia en ayuda al fantasma), la “desesperación” (cuando desaparece Virginia), etc.

Me parece que es un libro de surrealista, que dudo muchísimo que pudiera pasar, ya que hay un personaje real, que no está imaginado por otro personaje, que es un fantasma.

El final de la historia me ha gustado, pero creo que ya he explicado mucho sobre él. La historia tiene partes graciosas, es original, entretenida, etc. En la lectura de este libro pueden surgir unos problemas por el desconocimiento de palabras cultas y por que hay un cierto nivel en la construcción de las frases. La verdad es que creo que todos los personajes principales (sobretodo Virginia, Otis y el fantasma) que tienen un “algo” especial. El título me parece adecuado, aunque no sugiere demasiado. Una cosa que me ha llamado la atención ha sido una la antigua profecía que está escrita grabada sobre las vidrieras de la biblioteca de Canterville, es así:

<<Cuando virgen rubia logre hacer brotar

>>Una oración de labios del pecador;

>>Cuando el almendro seco vuelva a dar flor,

>>Y un niño deje correr su llanto,

>>La casa entonces tranquila quedará,

>>Y a Canterville la paz retornará. >>

Palma de Mallorca, 13 de diciembre

QUERIDA AMIGA:

Hola, soy Aina. Te escribo esta carta porque me apetece hacerte un contarte de que va el libro que he leído estos días para el colegio. Se titula El fantasma de Canterville, seguro que te suena, y si no, aquí tienes un pequeño resumen:

Un hombre llamado mister Otis compra una casa de la que se cuentan unas historias de fantasmas espantososas. Que si hay un fantasma que ha matado ha muchas personas, etc. pero el no cree demasiado esas historias.

Un día, la señora mistress Otis descubre una mancha de sangre en el suelo, y tiene intención de quitarla, pero pronto lo olvida, pues la ama de casa, le dice que lleva ahí muchos años, y que nadie la hace desaparecer.

A partir de aquí, empiezan a encontrarse con el fantasma, en una ocasión le humillan verdaderamente, hasta que un día, el fantasma le cuenta a Virginia (uno de los hijos de los Otis) que está muy arrepentido de sus múltiples asesinatos y que por favor le ayude a que el Ángel de la muerte le lleve con él a la muerte por fin, aunque le avisa que pasará un mal rato. Ella acepta, y se pierden en una “nueva dimensión” durante este complicado proceso. Mientras, toda su familia la busca, y todos están muy preocupados por ella. Al final, aparece, y les cuenta que el fantasma se ha muerto ya, y que Canterville queda ya en paz. Poco después Virginia se casa con Cecil.

Aquí tienes este resumen, espero que no te haya aburrido, pues a mi esta historia me gustó.

Espero recibir respuesta, y si te ha gustado lo que te he contado, no lo dudes, léetelo, de acuerdo?

Pd: te quiere mucho, tu amiga Aina, ADIOS!

Otra portada para el libro podría ser:

El fantasma de Canterville; Óscar Wilde

un nuevo último capítulo podría ser, por ejemplo, este:

capítulo VII

Cinco días después de que Virginia consiguiera que el fantasma se fuera de este mundo, que dios le perdonara, y le llevara con él, aún seguía la fiesta en la casa de mister y mistress Otis. Todos cantaban, bailaban, gritaban, estaban exhaustos y no creían aún que el viejo fantasma ya no estuviera molestando, ni despertando cada noche a los habitantes de Canterville con sus estridentes cadenas, era todo tan fantástico... Pero ninguno de ellos se esperaba que esa alegría iba a durar tan poco, les esperaba una tragedia muy grande.

Dos días después, mientras mister Otis, su mujer y sus cuatro hijos estaban disfrutando de una cena familiar, Virginia dijo:

- ¿Habéis oído eso? Era como una risa malvada...

Y entonces mister Otis añadió:

-Sí, a mi también me ha parecido oír algo, pero no se oía muy bien.

De pronto, algo húmedo rozó sus cabezas... , tenía el pelo blanco y estaba muy delgado, era el fantasma!!! Había cambiado un poco desde que se fue, pero ... era él !!!

- ¿qué...?, ¿qué haces tu.... aquí... de nuevo...? -chilló con voz ahogada Virginia.

- Siento haberos estropeado esta bonita cena familiar, pero, ¿sabéis? He descubierto que mi sitio está aquí, y me voy a quedar al menos unos .... veinte años más, a no ser que necesite volver a morirme, cosa que de momento me parece absurda -dijo el fantasma emocionado-.

- Dios mío, ¿por qué ha tenido que volver este horrible fantasma?, no puede ser!!! - chilló mistress Otis-.

-bueno, a veces, no todo es como uno desearía... - dijo, aguantándose la risa el fantasma.-

y enseguida intervino Virgina:

-No se como pude confiar en ti, eres despreciable, Simón!

Y él respondió:

  • ¿Simón?, ¿quién ha dicho que yo sea Simón? Ja, ja, ja...

De repente, el supuesto fantasma, se empezó a tirar de su grisáceo pelo... y dejó a la vista su reluciente cabello pelirrojo.

- ¿Lord..., es usted lord Canterville? -preguntó muy tímidamente mister Otis.

- Ja, ja, ja... Sí, lo soy, siento haber hecho que paséis este mal trago, pero no me quería ir sin saber que dejaba la casa a unos auténticos luchadores.

  • ¿se va usted, mi gran amigo lord? - preguntó nuevamente mister Otis.

  • Sí, antes, vivía muy preocupado por la situación de este magnífico pero problemático hogar, pero ahora, estoy muy feliz, gracias a ti, joven Virginia.

  • Bueno.. muchas gracias... yo, sólo hice lo que creía conveniente, el fantasma quería irse, y nosotros queríamos que se fuera, así que... de todas maneras, que sepa que le vamos a extrañar mucho, lord.

  • Y yo a vosotros, y yo a vosotros.

Y así, con una triste pero curiosa despedida, se marchó de su antigua casa el señor lord Canterville, dejando atrás un montón de recuerdos.

Mi personaje inventado se llamaría Ringo, sería un gracioso chico, que se haría amigo de los gemelos, y juntos harían muchas travesuras al fantasma de Canterville, antes de su muerte, que le harían temblar de miedo, pero sobretodo sentirse terriblemente humillado: un fantasma de “su categoría, burlado por tres chiquillos, que vergüenza!