El fantasma de Canterville; Oscar Wilde

Literatura universal contemporánea del siglo XIX. Narrativa inglesa. Novela victoriana melodramática. Fantasía. Fantasmas. Argumento

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

  • Capitulo:1

El Sñr Otis compra la mansión de los Canterville. El dueño de esta, Lord Canterville avisó de que un fantasma merodeaba por el castillo desde el año 1584.

El Sñr Otis le bromeaba al Sñr Lord, respecto al fantasma.

Pero este le dijo, que él ya le había avisado sobre lo que pasaba.

Terminado el trato de la compra de la mansión Canterville, el Sñr Otis, se mudó a su nueva residencia con su familia.

Al llegar a la casa la Señora de Umney, el ama de llaves les recibió en la puerta y los condujo hasta la biblioteca.

Una vez allí el Señora de Otis vio una mancha de sangre en el suelo, y esta le preguntó sobre a la Señora de Umney que qué era esa eso. Ella le contexto que era una mancha de sangre derramada por Lady Eleanore de Canterville al ser asesina por su marido en el año 1575.

Y también les contó que la mancha no se podía quitar; pero Otis dijo que eso eran tonterías, ya que su producto mágico, que era parecido a una barra de pintalabios, pero de color negro, lo quitaría y así fue, la saco, restregó y se quitó la mancha.

De repente un relámpago iluminó toda la casa y la Señora Umney se desmayó. Una vez recuperada por el desvanecimiento, se fue a su habitación.

  • Capitulo: 2

Toda la noche estuvo de tormenta.

Al día siguiente la mancha de sangre volvió a aparecer. Pero él lo intentó de nuevo, así tres veces, ya que siempre volvía a salir.

Nadie habló aquel día sobre el fantasma.

Al acostarse, Otis oyó ruidos en el pasillo y movimientos de cadenas. Así que decidió levantarse, y al salir de su cuarto, vio al fantasma rondando los pasillos.

Entonces fue cuando Otis le ofreció grasa para las cadenas, para que así no sonaran tanto. Y cuando se fue a la cama le tiró una almohada.

El fantasma indignado, estrelló el frasquito que le había ofrecido Otis, y se fue atravesando la pared hasta una habitación secreta. Y allí recordó sus hazañas malignas que había estado haciendo a lo largo de su vida.

Y entonces fue cuando pensó que los Otis no les iban a arruinar todo su trabajo que había hecho. Y pensó en una venganza para el día siguiente

  • Capitulo: 5

Virgínea paseaba con su galán por el prado montada en su pony, pero cuando fue a saltar un seto; se le rajó el vestido.

Decidió entrar por la puerta de atrás para que no la vieran. Vio entonces un rostro, frente a la ventana y pensó, que seria la doncella que ayudaba a su madre, y se le ocurrió que la cosiera el vestido. Pero cuando se acercó, descubrió que era el fantasma y no la doncella; por un momento pensó en salir corriendo hacia su habitación, pero en cambio, lo que hico, fue, acercarse al fantasma, porque veía que no tenia muy buen rostro.

Estuvieron mantenido una conversación, en el que el fantasma le contaba a la pequeña Virginia, como se sentía. Luego le comentó que llevaba más de trescientos años sin dormir, entonces fue cuando ella, más se asustó. Y fue en ese instante cuando el fantasma la pidió que llorara por sus pecados y rezara por su fe, ya que él no tenía. Y así lo hizo, y de repente una niebla cubrió todo el salón, y al instante el muro se cerró tras ellos y el salón quedó vacío.

  • Capitulo: 6

Era ya la hora del te, cuando empezaron a extrañar a Virginia, pero dejaron un rata más para ver si aparecí, pero ya estaba anocheciendo, y no había llegado, así que su padre decidió ir a buscarla por toda la comarca.

Pero por mucho que la buscaron, él, el joven duque y varios criados, no apareció.

Más tarde, llegaron a la residencia, donde el resto de la familia, esperaba con bastante inquietud.

Después de cenar, ya se estaban marchando cada uno a sus habitaciones correspondientes, cuando el muro donde había quedado encerrada anteriormente Virginia, se derrumbó y salió ella de él, con un cofre en las manos, que estaba lleno de joyas.

Fue entonces cuado explicó que el fantasma se había muerto. Y entraron tos dos a contemplarle; fue ahí cuando el árbol que había junto a la ventana de esta habitación floreció. Dando a entender que el fantasma se había arrepentido por todo lo malo que había hecho.

  • Capitulo: 7

Al día siguiente, después del entierro del fantasma, Lord Canterville y Otis, mantuvieron una charla sobre el propietario de las joyas. Finalmente, Lord Canterville se la dio a Otis, para que un futuro Virginia se las pusiera.

Pasados los años, el joven duque y Virginia se casaron, y aunque a su padre, no le hacia mucha gracia, por el titulo nobiliario; el día que llevo a su hija al altar, fue el hombre más feliz.

Terminada, la luna de miel de los duques, se acercaron al cementerio, donde, el fantasma había sido enterrado.

Cecil, le preguntó a Virginia lo que había pasado dentro del muro aquel día; pero ella finalmente no se lo dijo, ya que era un secreto entre ella y el fantasma.


  • RESUMEN GENERAL

El diplomático Otis, compra la mansión de los Canterville, en la que habita un fantasma.

Sin embargo la familia Otis no se acobarda ante el fantasma en ningún momento, sino que se burlan de él, sobre todo los gemelos, haciéndole “peripecias”. Finalmente el fantasma se da por vencido.

Pero la pequeña Virginia, la cual esta enamorada del joven Cecil, es la única de la familia que respeta al fantasma y que se acerca a hablar con él. Entre ellos mantienen una conversación en la que el fantasma le dice a Virginia como se encuentra; y más tarde ella reza y llora por sus pecados por voluntad del fantasma, y este se muere.

El fantasma le regala un cofre lleno de joyas mientras está con él emparedada.

Por último Virginia contrae matrimonio con Cecil, el cual le pregunta a la vuelta de la luna de miel lo que pasó aquel día cuando estuvo encerrada con el fantasma, cosa que ella prefirió no contestar.

El nudo, es la parte que más me ha gustado porque estabas deseando llegar al siguiente capítulo para saber que le iban a hacer al fantasma.

En cuanto a los personajes, exceptuando a Virginia, me parecían todos muy materialistas, y muy burlones.

Sin embargo Virginia guardaba más las formas, y era mucho más respetuosa

No me ha gustado el final, porque parece, que le faltan más páginas.