El extranjero; Albert Camus

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela existencialista. Filosofía. Ética. Moral. Existencialismo. Absurdo. Nihilismo

  • Enviado por: MaLaGuEnA
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

1. Analiza los elementos de la moral en el extranjero:

Para analizar los elementos de la moral primero debemos saber en que consiste cada uno:

-Norma: son las que regulan la acción para alcanzar un fin.

-Fin: es aquello que queremos conseguir y que hace que nuestra vida tenga sentido.

Ahora que sabemos brevemente lo que es norma y fin podemos analizar la actitud del autor en los siguientes tres puntos:

-Fin: Como se ve conforme leemos el libro, al extranjero no le importa absolutamente nada, se encuentra en una situación pasiva constante, no le importa la muerte de su madre (1), se muestra totalmente indiferente ante la petición de matrimonio de su novia (2), la vida de los demás, ya que mató a un árabe y no le importó lo más mínimo (3) ni incluso su propia vida, cosa que podría haber salvado fácilmente contratando a un buen abogado y no dejando éste a la elección (4) pero al no importarle vivir, optó por lo fácil: dejarse morir.

Después de todo esto, ¿qué fin puede tener una persona que no le importa ni su propia vida? Hemos llegado a la conclusión de que la vida del extranjero no tiene fin ya que el fin es aquello que queremos conseguir o lo que nos importa y en la vida del extranjero no se presenta ninguno de estos dos requisitos para que tu vida tenga sentido, tener un motivo por el que vivir.

-Norma: si el extranjero no tiene fin, por lo tanto no tendrá norma ya que para tenerlas antes debemos tener un fin al que queramos llegar.

-La actitud del extranjero es muy radical y está exagerada con el fin de criticar a la sociedad actual. De ahí viene que sea un libro que nos impacte, pero si nos paramos a pensar detenidamente, actualmente con la casi ausencia de valores hay muchas personas que se asemejan a la actitud del protagonista y sus vida al igual que el extranjero no tienen fin, sin ganas de vivir y sin querer encontrar la felicidad que muchos de nosotros queremos para nuestras vidas.

2.¿Qué le diría Sócrates y Aristóteles al extranjero?

Para comenzar vamos a realizar un pequeño resumen de cada una de las teorías éticas de estos dos pensadores:

-Sócrates: se es feliz conociendo ya que si conoces el bien podrás actuar de esta manera. Como el bien atrae, siempre que conozcamos nos dejaremos atraer hacia éste, y lo que es más importantes: seremos felices ya que actuamos bien.

-Aristóteles: la felicidad consiste en alcanzar la felicidad realizando la función que le corresponda por su especie, la que le es propia. Vamos a centrarnos en los seres humanos ya que es lo necesario para este trabajo por lo que debemos subrayar que la acción propia de nuestra especie es el ejercicio de lo racional: el conocimiento.

- Yo creo que Sócrates querría ayudarlo al igual que a todos los jóvenes de su época. Lo que pasa es que se daría por vencido ya que el extranjero es una persona que no tiene capacidad para conocer

3. ¿Invitaría Epicuro al extranjero a su jardín?

Al igual que con los pensadores anteriores vamos a realizar un resumen de la teoría de Epicuro para aclarar conceptos:

La finalidad de Epicuro no es alcanzar la felicidad, sino que ayuda al hombre a salir del paso cuyo fin va a ser obtener placer eligiendo los deseos naturales y necesarios (los mínimos). Se vive a base de mínimos con lo esencial eliminando todo tipo de placer adyacente. Epicuro se basaba en que cada placer que tú obtengas te va a conllevar la misma cantidad de dolor, por lo tanto, para sufrir lo menos posible deberemos alcanzar placeres mínimos que nos aportaran bienestar instantáneo y el mínimo dolor posible.

Ahora sí podemos contestar a la pregunta mencionada antes:

Yo creo que no, ya que ya que la ética de Epicuro se basaba en que el fin de todo hombre era alcanzar el placer y el extranjero no disfrutaba con nada ya que todo lo daba igual como se muestra al principio de este trabajo. Epicuro sólo invitaría a entrar a su jardín a quien esté dispuesto a los llamados “pequeños placeres” y el extranjero no estaba entre esos candidatos, ya que no conoce ningún tipo de placer, todo le es indiferente.

4. ¿Qué le diría Kant al extranjero?

No le diría nada, ni intentaría razonar con el extranjero para llevar un tipo de vida mejor porque éste es un ser que no siente no tiene capacidad para pensar, nunca ha pensado y por lo tanto no sabe hacerlo, y esto, como vamos a ver a continuación es algo esencial para llevar a la práctica la teoría ética de Kant que he resumido de la siguiente manera:

Para que encontremos la felicidad deberemos seguir las reglas de lo que él llama imperativo categórico. Esta teoría carece de fin por lo que las acciones que realices no van a ser con vistas a algo que quieras obtener. Según este imperativo, debemos actuar sin esperar ninguna recompensa, nada a cambio, realizando nuestras acciones porque debamos, porque está bien hacerlo porque si siempre nos movemos entorno a un fin, aquello que no nos acerque al él (norma) no la realizaremos volviéndonos digamos interesados. Cada uno tenemos la capacidad suficiente para saber lo que nos conviene.

El extranjero actúa mediante impulsos dejándose llevar por lo que en ese momento le apetece sin mirar las consecuencias que posiblemente, después de actuar, puede encontrarse con consecuencias negativas para él.

A pesar de lo mucho que le recomendara Kant ( que ni lo intentaría ), no sería posible que el extranjero aplicase su ética ya que nunca ha pensado, no sabe pensar y ahora así por las buenas no va a empezar a hacerlo si no sabe. Unido a todo esto, el extranjero no valora nada y por mucho que supiera pensar si no pone de su parte, no podrá aplicar la regla mencionada al principio de esta reflexión (imperativo categórico).

5. ¿Qué le diría Nietzsche al extranjero?

La teoría ética de Nietzsche es la siguiente:

Este filósofo se basa en lo siguiente: aprovecha cada momento de su vida como si se fuese a repetir eternamente para así en todos los momentos de tu vida en el que tú has sido feliz se repitiera y lo fueras eternamente. Si por el contrario no disfrutaras de tu vida serías infeliz eternamente porque ese momento de tristeza u otro sentimiento negativo se repetiría eternamente siendo así toda tu vida.

En primer lugar, Nietzsche no le diría nada ya que una persona que no es capaz de apreciar su vida, no puede aplicar la teoría de Nietzsche.

En segundo lugar al igual que pasa con Kant, el extranjero ya que es una persona que no siente ni tiene el fin de ser feliz ni disfrutar esta vida, la vive porque sí y no se molestaría en vivirla intensamente porque su vida y todo lo que le pase le da exactamente igual.

6. ¿Qué le diría yo al extranjero?

Le diría que su vida no puede estar llena de desgana porque así nunca sería feliz. Estoy de acuerdo con la teoría de Nietzsche pero aunque ésta sea estupenda y muy probablemente nos llevara a la felicidad eterna no la veo aplicable a la realidad. Tú no puedes ser feliz cada momento de tu vida, tu vida tiene altibajos y sí que los tienes que afrontar de manera positiva pero el ejemplo de la muerte de un ser querido teniendo sentimientos por muy bien que lo afrontes en ese momento no puedes ser feliz y por lo tanto no lo serías eternamente.

Yo creo que cada pensador tiene su parte de razón y haciendo una recopilación de todas se podría hacer una teoría ética en la que yo me pueda identificar del todo que es la siguiente:

Le diría que para ser feliz no hay que tener en cuenta los vienes materiales, hay que vivir con lo que necesites sin acostumbrarte a grandes privilegios porque si los perdieras ya no sabrías como vivir, estarías condicionado a esto y no te dejarían ser feliz.

Cada uno debe decidir su propia vida para alcanzar la felicidad (que la deseamos todo el mundo salvo excepciones) intentándola mirar de un modo positivo como diría Nietzsche (5).

A pesar de todo esto, debemos tener un fin por el que vivir, una respuesta a la pregunta ¿qué hacemos aquí?, y poderle dar un sentido a nuestra vida. Cada uno debe plantearse su propio fin, tener algo por el que vivir además de disfrutar la vida lo máximo posible. Por una parte pienso en casos determinados que al querer conseguir un fin siempre esperarás algo con cada acción que realices como decía Kant. Hay cosas que las debemos hacer porque están bien como ayudar a un enfermo sin buscar nada a cambio. Esto nos ayudaría a formarnos como personas y a ser felices sin basarnos únicamente en lo que busquemos en esta vida, en nuestro fin.

CITAS:

(1) Camus, Albert. El extranjero. Ed. Alianza. México, 1997, página 31: “pensé que, después de todo, era un domingo menos, que mamá estaba ahora enterrada, que iba a reanudar el trabajo, y que, en resumen nada había cambiado”

(2) Crf. página 52: “María vino a buscarme por la tarde y me preguntó si quería casarme con ella. Dije que me era indiferente y que podríamos hacerlo si ella quería.

(3) Crf. página 72: “El gatillo cedió, toqué el vientre pulido de la culata (…) entonces tiré aún cuatro veces sobre el cuerpo inerte en el que las balas se hundía sin que se notaran.

(4) Crf. página 125/140: “El abogado me tomó la mano. Yo no pensaba más en nada. El Presidente me preguntó si no tenía nada más que agregar. Dije <<No.>> Entonces me llevaron al calabozo./ Sin embargo ninguna de sus certezas (las del capellán) valía lo que un cabello de mujer. Ni siquiera estaba seguro de estar muerto. Me parecía tener las manos vacías. Pero estaba seguro de mí, seguro de todo, más seguro que él, seguro de mi vida, y de esta muerte que iba a llegar. (…) Era como si toda mi vida hubiese esperado este minuto…(…) ¡ Qué me importaba la muerte de los otros, el amor de una madre, su Dios, las vidas que uno escoge, desde que un único destino debía escogerme a mí y conmigo a millares de privilegiados que (…) los condenarían un día como a mi.

(5) “Debemos disfrutar cada momento de nuestra vida como si fuera eterno, lo mejor que podamos sin dejarnos llevar por sentimientos de agobio, tristeza y otros negativos que impedirían nuestra felicidad.”