El esclavo; Isaac Bashevis Singer

Literatura universal del siglo XX. Novela polaca. Narrativa. Argumento

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 3 páginas
publicidad

Esta historia trata a cerca de un joven, que tiene a su novia, llamada Laura, y a su amigo, Eduardo.

Comienza con una discusión con Laura, pero ante toda le presión de su familia, de la vida, consume un par de pastillas, que eran drogas, quien se las proporciona su amigo, Eduardo.

Luego de la discusión, él y Eduardo deciden irse, por lo que suben al auto se van, en la esquina donde se encuentran lo semáforos, chocan, por lo que se cree que Eduardo y Ángel, están muertos.

Ángel está en coma, y así permanece durante 9 meses, en los cuales cosas muy impactantes le ocurren y es cuando realmente se da cuenta de que el era un esclavo de su propia vida; se da cuenta de lo que realmente valía su vida y como es que los demás se preocupaban por él.

En el hospital, está conectado, para poderlo mantener con vida, o en estado vegetativo, pero el podía pensar, escuchar, sentir, incluso ver, aunque su campo de visión fuera muy pequeño, ya que sólo podía ver una lámpara que estaba en su habitación en el hospital, que parecía que se estaba cayendo.

Tenía a un enfermera, con un rostro de amargura y soledad, para que viera por él, ya que diariamente tenían que cambiarle el frasco de suero que tenía a un lado se cama.

Era muy grande la desesperación de Ángel al no poder moverse, y causaba un poco de terror, ya que permanecía con los ojos abiertos, sin poder parpadear, y aunque el pedía que lo desconectaran y que lo dejaran morir, para dejar de sufrir, esto no sucedió.

Tiempo después una nueva enfermera llegó a su cuidado, llamada Esperanza, quien realmente se preocupaba por él, le hablaba, aunque pensaba que no la escucharía, lo hacía, lo bañaba y lo arreglaba ya que sus familiares irían a verlo.

Ángel vio como la puerta de su habitación se abrió y vio entrar a sus padres, su mamá rompió en llanto, al ver a su hijo en aquellas condiciones, y aunque su padre se hacía el fuerte (por así decirlo), sabía que por dentro también estaba destrozado, en ese momento comprendió que a sus padres, realmente le importaban lo que le sucediera.

Su madre le hablaba y él imaginaba contestarle.

Cuando estaba solo, platicaba con lo que sería su Yo interior, o como un ángel, a él contaba todo lo que pensaba y como fue que se dio cuenta de que su familia realmente era importante.

Así pasaron varios meses más, en los que veía a Esperanza cambiándole el suero diariamente, hablando con él, contándole sobre su vida y porque había decidido ser enfermera.

A los 8 meses, Laura, la novia de Ángel, fue a visitarlo, claro su primera reacción fue de sorpresa y alegría, pero al mismo tiempo de tristeza, ya que no podía creer que él estuviera vivo, pero tampoco podía creer que él estuviera en esas condiciones.

Laura, comenzó a platicarle todo lo que había pasado durante todos esos meses y presumirle su linda pancita, donde estaba el fruto de su amor, un lindo bebé, que nacería en un mes.

Ángel no pudo creer todo aquello que escuchaba, y tenía una gran desesperación al no poder tocar su pancita ni hablar con Laura, sentía impotencia y rabia, al verse postrado en aquella cama, conectado a lo que ahora llamaba “respiración”, aquel aparato que lo mantenía vivo.

Laura se había encontrado con los padres de Ángel, a quienes no veía desde el accidente; ella comenzó a platicarles todo lo que había pasado aquella noche, y como fue que Ángel llegó al hospital y creyeron que estaba muerto, además de que esa noche habían discutido y el la había golpeado, y aunque trató de detenerlo para que no subiera al auto, fue inútil; claro que también les dijo de su embarazo.

Una noche, a Ángel le dio un paro cardiaco, los doctores llegaron para darle auxilio, y con electroshock pudo nuevamente revivir.

Esto ocurrido se lo dijeron a su familia inmediatamente, la única que no se enteró fue su mamá, ya que una noticia de esa magnitud, no lo podría resistir, ya que se encontraba muy triste por el accidente de su hijo.

Los doctores no querían seguir dándole servicio o auxilio por así mismo, ya que les parecía absurdo que lo mantuvieran con vida por más tiempo, y que mejor dejara de sufrir, por lo que le dieron los papeles a la familia para que los firmaran y autorizaran no darle auxilio en caso de un nuevo paro cardiaco, y que Dios fuera quien dispusiera de su vida, y aunque su padre se enfadó mucho con esto, al final terminó aceptando, después de haber pensado muy bien y claro acerca de lo que haría con su hijo.

La sorpresa fue otra…Esperanza ya no trabaja ahí, ya que le habían asignado a otros pacientes por lo que la misma enfermera que tuvo en un principio regresó.

Ella y un médico de ese mismo hospital, necesitaban órganos para una mujer que necesitaba a un donante, además de que ellos recibirían dinero de por medio por los órganos, por lo que se pusieron de acuerdo para poco a poco matar a Ángel, por así decirlo, y esos órganos dárselos a una mujer, al fin y al cabo, Ángel sólo estaba ocupando una cama y habitación que quizá alguien más necesitaba.

Ángel, por supuesto, podía escuchar todo aquello que platicaban la enfermera y el doctor y como planearon sacar los órganos de Ángel; el se sentía aterrado y no quería que lo desconectaran, pues por fin podía entender el significado de su vida, y así fue como se dio cuenta de que su familia a pesar de estar separada, a la vez estaba unida.

Noche tras noche, la enfermera baja un interruptor de aquél aparato que mantenía con vida a Ángel.

Cuando ya sólo quedaba un interruptor por bajar, Ángel, en su mente, comenzó a escribir, tres cartas, una de ella a sus padres, donde les daba las gracias por todo lo que habían hecho por él, que lo perdonaran por no haberse dado cuenta antes de todos sus errores.

La segunda carta estaba dirigida a su novia, Laura y bebé, en la cual le daba las gracias por todos aquellos momentos que habían pasado juntos, y por ese regalo tan grande que sería ese bebé y que a pesar de no haber podido conocerlo, él lo iba a querer, no importara el lugar donde se encontrara, y que a su bebé no le faltaría amor.

La última carta, y la más importante, es la que se escribió a si mismo, en donde dice que se sentía culpable por no haberse dado cuenta de todos sus errores.

La noche en la que faltaba un solo interruptor por bajar, la enfermera entró muy lentamente para que no la descubrieran, lo que ella no sabía es que, los padres de Ángel llegarían en ese preciso momento, por lo que ella tuvo que abandonar la habitación.

Esta vez había ido su pequeña hermana a saludarlo, y aunque ella sabía que estaba en coma, le habló y le dijo que despertara, que el tenía que vivir y estar presente en ese momento, ya que en lo que el estaba ahí en agonía, su novia, Laura, estaba a punto de dar a luz.

Ángel sintió desesperación por no poder moverse y saber que en cualquier momento podía morir, de repente sintió un hormigueo en su cuerpo, y comenzó a sentir sus brazos y piernas, y pudo levantar su brazo, fue cuando despertó o salió de coma.

Él y su esposa vivieron en un modesto departamento con su bebé, pero a pesar de que no tenía todas las comodidades, se sentía feliz al poder estar de nuevo con su familia y aunque su lado izquierdo está ligeramente inmóvil, esto no hace que pierda la fe en su vida.