El dragón rojo; Thomas Harris

Antropología cultural. Desiquilibro mental. Psicópatas. Memoria colectiva. Catarsis

  • Enviado por: Homero
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 4 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


Asesinos en Serie

Segundo Parcial

El Dragón Rojo: Los límites de lo humano.

Los personajes de la literatura tienen la implacable capacidad de quedarse guardados en la memoria colectiva, pues crean una suerte de aura que permanece con los lectores; cuando leemos una novela nos impregnamos del olor de su realidad ficticia (que en muchos casos es más real que nuestra realidad) y parecemos coexistir en su tórrido microcosmos donde cualquier cosa puede ocurrir. Y tal vez allí reside el inmenso valor del género literario más sublime de todos, la novela: en una novela, el buen lector, que se introduce y no crea distancia psicológica entre su existencia y el espectáculo que tiene en frente, puede asesinar a una vieja usurera y luego sucumbir ante la culpa; puede vender su alma al demonio y permanecer intacto con el paso de los años, mientras un retrato suyo sufre las transformaciones propias de la edad y de la corrupción del alma; puede despertar en una pequeña aldea de casas de barro donde siempre es lunes y siempre es marzo, esperar pacientemente la llegada de los gitanos y permanecer inmune a la peste del insomnio; puede vivir en la civilización propuesta por Huxeley, entre drogas calmantes y un envidiable frenesí sexual; puede inclusive, despertar una mañana y descubrir que se ha convertido en un pequeño insecto. Las posibilidades son infinitas, y aún así, toda novela muestra algún aspecto de la humanidad; cada personaje ilustra pasiones.

De esos maravillosos personajes, que existen más allá de su dimensión textual y que verdaderamente son inmortales, tal vez los más temidos, por verosímiles y espeluznantes, en la historia de la literatura moderna, son los personajes de Thomas Harris. ¿Quién no siente escalofríos al pensar en el Doctor Hannibal Lecter? Es imposible no erizarse al leer su frases en las novelas de Harris, sentido que claramente ha sido asistido por el impecable trabajo de Hollywood al menos en la primera película donde aparece este psicópata; El Silencio de los Inocentes.

Sin embargo, al doctor Lecter muy pocas veces lo vemos en acción. Fue atrapado por Will Graham al final de los 70's, y sólo es abordado para proporcionar una punto de vista diferente en las investigaciones de otros asesinos. Así ocurre en la investigación por los asesinatos de cierto personaje que llamado “El Duende Dientudo” por los investigadores; “El Dragón Rojo” por sí mismo.

Francis Dolarhyde y su desagradable deformidad; Francis Dolarhyde y incontrolable gusto por la muerte.

Intentaremos establecer la naturaleza de las patologías que padece este personaje y que lo han llevado a convertirse en semejante monstruo.

Empecemos por analizar sus primeros años de vida.

Nace con un defecto congénito; labio leporino. SU madre lo rechaza por odio al padre y por su deformidad. Lo abandona en un orfanato donde sin duda alguna es víctima de maltrato desde muy temprana edad. Su dificultad con el habla, y el constante rechazo de los otro niños, lo llevan a ser un pequeño retraído, asustadizo, solitario. A los seis años, es rescatado por su abuela, quien lo lleva a vivir con ella en una gran casa convertida en ancianato. Francis crece rodeado de ancianos, y su única amiga es la cocinera. La abuela le da protección, pero le es imposible quererlo verdaderamente. Se recuerda un episodio que marca la historia de Dolarhyde: Pequeño, de aproximadamente 9 años, se orina en la cama. Esto sucede porque le tiene miedo a la oscuridad, y la luz se encuentra apagada. No la puede prender porque su abuela ha instalado los interruptores muy arriba, precisamente para que Francis no pueda prender y apagar la luces a su antojo todavía. Consternado, humillado, sale de su cama y se dirige al cuarto de a vieja. Al verla dormida, decide meterse en la cama a su lado y apretarse fuertemente contra ella, quien se despierta y advierte lo que ha ocurrido. “jamás he visto un chico tan desagradable y sucio como tú” es lo primero que le dice. Posteriormente, lo lleva al baño y lo despoja de su pijama, toma unas tijeras y lo amenaza con castrarlo: “palabra de honor que te lo cortaré si vuelves a mojar la cama”. El niño siente pánico, y jamás logra olvidar estas frases. Posteriormente, es amenazado de nuevo al ser descubierto mostrándole sus parte íntimas a una pequeña niña vecina. Después de esta segunda amenaza descubre el pacer inmenso que le causa matar animales.

Podemos observar que la infancia de Dolarhyde no es precisamente la más afectiva de todas. El abandono por parte de la madre es muy traumático. E niño no comprende por que lo abandonan, siente el rechazo más puro y más primario. Esto evidentemente lo llena de odio con la madre, odio que será advertido por el doctor Bloom cuando este analiza la escena del crimen. La dedicación del dragón a las mujeres asesinadas, Leeds y Jacobi, demuestra que esa es la figura que más le interesa poseer; despersonalizar, interiorizar. La muerde para ingerirla, la quiere para él, pero al mismo tiempo la quiere desfigurar, y evidentemente no quiere ser visto.

El abandono total para un niño puede ser gran causa de psicosis en el joven adulto, según el psicoanálisis. Según las visiones más biológicas del asunto, la psicosis se debe a cierta afabilidad genética a tal distorsión de personalidad.

En Dolarhyde vemos que nunca se ha sentido aceptado, ni siquiera por su madre, y tal vez por eso cree que está transformándose para llegar a un estado superior de existencia única. Debe adquirir poder para no ser aplastado; al igual que Kafka, lo ha sido en repetidas ocasiones.

Ahora bien, podemos ver un detalle que sí es genético y que contribuye al desprendimiento de nuestro personaje: la deformidad. Tal defecto congénito produce sentimientos fuertes de auto compasión. Semejante sensación tan abrumadora se desata en síntoma psicóticos como el aislamiento, la asociabilidad y el desprendimiento de la realidad. Esto lo podemos ver en su delirio de dragón. El aislamiento es tan vasto y tan doloroso, que el sujeto crea vínculos con fragmentos de su inconsciente. Deja de haber una barrera tan gruesa entre estos contenidos y los de su consciente, y esto genera una distorsión de su percepción sobre lo que es real; una amplia confusión entre lo que existe y lo que se imagina. Esto es, además, gran causal del rechazo que recibe de las personas. Por lo tanto, su rabia se ve enteramente canalizada a través dela agresividad contra las personas bonitas.

El otro punto significativo es el episodio de la abuela, la amenaza de castración. Freud, al hablar del Complejo de Edipo, afirma que el niño, cuya atracción por la madre, de carácter sexual inconsciente, ya le induce bastante culpa, siente una constante amenaza por parte del padre, que es su figura autoritaria y poderosa, y que además posee a la madre. A este miedo al padre lo denomina ansiedad de castración, y genera rivalidad y miedo para con el padre. Ahora bien, el miedo a ser castrado representa el miedo a ser incompletado como hombre y a convertirse en persona obsoleta.

La señora Dolarhyde, que si bien le había dado muestras de amor y protección al pequeño Francis, en este momento dejó de ser una figura maternal querida, para convertirse en un adulto más, capaz de maltratar al niño. Por eso, este momento constituye una ruptura en la personalidad de nuestro personaje. Desde este punto ya no hay forma de que Dolarhyde pudiera crecer para convertirse en una persona común y corriente. Es la “gota que rebasó la copa”, y constituye una fuente amplísima de maltrato psicológico que indudablemente refuerza sus rasgos psicóticos.

Ya adulto, Dolarhyde y sus inclinaciones hacia la barbarie, encuentran en el asesinato de familias la realización como individuo y la satisfacción sexual que tanto hace falta.

En términos Freudianos tempranos, podemos hablar de homeostasis. El individuo tiene una carga psicótica fuerte. Pasado de maltrato infantil, rechazo constante, personalidad esquiva y retraída. Todo esto implica mucha represión, mucho control de estímulos para no hacer, ni hacerse, daño.

Después del segundo episodio de amenaza de castración, el joven Dolarhyde despierte en la madrugada y decide que debe cuidar a su abuela. Se acerca a ella con un hacha y la levanta, imaginando que es un ladrón o alguien que le va a hacer daño. Verdaderamente el quiere matar a aquella vieja que se encuentra dormid sin dientes. Pero sabe que no lo puede hacer, y por eso la distorsión fantasiosa. A continuación, decide matar una gallina. Está desplazando su deseo de acabar con la abuela hacia un animal inocente. Esta dinámica ocurre por que el Yo debe guardar celosamente que no se cometan actos que puedan generar sentimiento de culpa. El impulso viene de adentro, pero la parte inconsciente del Yo, sabe que no lo puede dejar salir de esta manera, así que lo combate de diversas maneras. Son mecanismos de defensa; represión, desplazamiento, proyección, escisión, racionalización, sublimación, negación etc., y su tarea es la de mantener el equilibrio entre las fuerzas de la psiquis; esto es, no permitir que afloren ciertos impulsos tal como son, para no desbalancear la actividad psíquica.

Ahora bien, el psicótico generalmente no puede hacer represión, que es el mecanismo por excelencia de los neuróticos. Tampoco pueden sublimar porque su odio es demasiado para poder crear cosas que obedecen a esos impulsos dañinos. Lo que hacen es escindir; rompen en dos partes, a veces una es “buena “ y otra es “mala”, a veces una es loca y otra cuerda. Dolarhyde escinde en el momento que ve el cuadro de William Blake. Rompe con su identidad y empieza convertirse en el dragón. En adelante, lo que hace es proyectar sus deseos de retribución a los que le han hecho daño, en otros. Los impulsos agresivos, que no puede reprimir como la mayoría de las personas, salen a flote desplazados.

Algo similar ocurre con los impulsos sexuales. Al no ser capaz de formar relaciones sociales, no tiene contacto sexual normal. Así que desplaza ese deseo hacia el momento de desfigurar, devorar, y penetrar con objetos a las mujeres que mata. No permite que le vean para que no le rechacen, y las obliga a estar con él de la misma manera en la que a él lo obligaron a estar solo.

Todos sus deseos, que están proyectados de diversas maneras, ( por ejemplo, dice que se está transformando, cuando verdaderamente está siendo aceptado por el poder que le proporciona ser asesino) y que se desplazan hacia nuevos objetos, son sumamente fuertes, casi incontrolables. Esto, sumado a los rasgos psicóticos provenientes de las experiencias traumáticas de la infancia y a su deformidad (y, por consiguiente, dificultad en el habla), nos entrega un individuo sumamente peligroso; todo un dragón rojo.

El último momento de la homeostasis implica una suerte de explosión en la que el individuo ya no puede contener todas esa fuerzas de la mente. Todo sale, y se asesina a alguien. Siente tanto placer al liberarse, que debe seguir haciéndolo.

Debo anotar que el hecho de que Dolarhyde se haya enamorado de Reba Mclaine no lo excluye como psicótico grave. En el momento de la escisión, se conserva cierta afinidad con el mundo real. Es decir, el individuo no es totalmente ajeno a lo que ocurre a su alrededor; aunque delira notoriamente, puede continuar racionando de manera normal y por eso es que puede ser un asesino organizado.

En este caso específico, el dragón tiene un momento d lucidez cuando va a matar a Reba y no lo tolera, prefiere morir antes que verla morir a ella. Es la única persona que lo ha aceptado como es, y no le puede hacer daño. Sin embargo, su estado ya es bastante avanzado como para poder normalizarse y olvidar todo, no es posible.

HARRIS, Thomas, El Dragón Rojo, 1981, EMECE Editores S.A., Barcelona, España, 1997.

Esto es desde un punto de vista psicoanalítico. Un biólogo seguramente querría hacer experimentos sobre el síndrome del Supermacho (estructura cromosómica XYY), sobre alguna anormalidad en el cerebro o cualquier otro defecto congénito para explicar la naturaleza asesina de Dolarhyde o cualquier otro psicópata similar.