El Desarrollo Sostenible, La Educación y La Visión de Genero

Naturaleza. Conciencia Ecológica. Medio Ambiente. Mujer

  • Enviado por: Claudia Gomez Alvarez
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 8 páginas
publicidad
publicidad

Maestria en Calidad

El Desarrollo Sostenible, La Educación y La Visión de Genero

Ensayo

­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­EL DESARROLLO SOSTENIBLE, LA EDUCACION Y LA VISIÓN DE GÉNERO.

Introducción

La naturaleza es generadora de vida. Gracias a ella los sistemas que se encuentran inmersos en el globo terráqueo se ponen en mismo eje para poder procrear y desarrollar al mundo.

Por ende, cada elemento que forma parte de ella, es un recurso insustituible, con un valor muy alto, pero que el ser humano no ha sabido aquilatar.

Hoy en día irremediablemente lo estamos terminando, extinguiendo, acabando, sea el término que empleemos el fin es el mismo, no tenemos respeto por nuestro medio ambiente ni conciencia para lo que les dejaremos a nuestros hijos. La silla de la conciencia ecológica se encuentra vacía.

Y esta conclusión no es particular, sino que es compartida por los diversos círculos y estratos sociales en donde me he desarrollado. Es algo que repetidamente escucho decir de mis compañeros de trabajo, de mis alumnos, de mi familia y de mis amigos.

Sin embargo, surge la reflexión…¿que estamos haciendo al respecto?

La naturaleza es más sabia que los seres humanos. Nos ha ganado la partida desde hace muchos años.

Si los seres humanos aprendiéramos a reconocer y aceptar que no disponemos de suficiente conocimiento sobre los efectos que pueden ocasionar las diversas tecnologías que surgen y todos los compuestos químicos que se utilizan a diario, las cosas serían diferentes.

Lo único que estamos ocasionando es poner en riesgo a los seres humanos y a todas las especies en general. La importancia de la información juega un papel importantísimo en el cuidado de nuestro medio ambiente.

¿Que sucede con todos los desechos de nuestros hogares, empresas, escuelas, etc? ¿a dónde van a parar?

2-8

Porque es un hecho que aunque nosotros clasifiquemos a la basura, en el mejor de los casos lo hacemos eficientemente. Pero esta actividad pierde su relevancia ya que la gente encargada de recoger y procesar la basura la vuelve a concentrar

en el momento del acopio. Estamos caminando en círculos, perdidos en el bosque de la ignorancia y de la ineficiencia.

Aunado a lo anterior, la destrucción ambiental y el uso irracional de los recursos son aspectos que también deben de ser considerados para realizar un análisis más objetivo.

A mi juicio, estos factores se presentan o son causados por un mal entendimiento de la Globalización Económica, el cual se justifica en el marco de un Desarrollo Sostenible; pero que en la realidad, todas sus prácticas no pueden ser aterrizadas debido a una falta de identidad, de valores, de una educación adecuada, de una capacitación para quien toma decisiones y todo esto bajo el manto proteccionista en muchas veces de las diversas instancias del Gobierno.

Frente a esta situación, yo considero que existen alternativas que permitan evitar estos casos.

Yo creo que podemos usar diferentes estrategias para apoyar el desarrollo sostenible, las cuales pueden estar fundamentadas o basadas en la diversidad cultural o multidisciplinaria, dándoles espacio y derechos a las comunidades urbanas e indígenas, así como a las organizaciones que están relacionadas directamente con el medio ambiente.

Esto permitiría darle una razón o sentido a los principios e ideas para defender los contextos ecológicos y la pluralidad o diversidad cultural existente en el mundo.

Creo que el concepto de Desarrollo sostenible debe de ser entendido desde una perspectiva más integral, involucrando a todos los actores, para poder comenzar a sembrar un cambio en el entendimiento de la situación que estamos viviendo.

Todo ello apegado a lo que la Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo proclamó en el año de 1987, cuando señaló que el desarrollo sostenible es aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones de satisfacer sus propias necesidades.

Es increíble pensar que desde hace muchos años ya existía la preocupación por cuidar el medio ambiente y no se han realizado acciones de gran impacto. En 1962 Rachel Carson publicó “ La Primavera Silenciosa” ;

3-8

documento en el que pone en evidencia los graves problemas ocasionados por el modelo de “Revolución Verde”, el cual estaba sustentado en la aplicación de grandes cantidades de pesticidas, fertilizantes y riego en sus diferentes variedades.

Mención especial refiere la conformación en el año de 1968 de “El Club de Roma”, organización formada por políticos, científicos e intelectuales preocupados por solucionar los principales problemas del mundo, misma que convocó a una reunión y en donde se discutieron y analizaron problemas presentes y futuros de la humanidad, así como los límites del crecimiento económico frente al uso cada vez más extendido de los recursos naturales.

Entre los temas a discusión en ese entonces destacaron el crecimiento de la población, desempleo, pobreza, contaminación, concentración urbana, enajenación de la juventud, inflación, rechazo de valores tradicionales y la pérdida de fe en las instituciones; siendo el objetivo primordial entender los orígenes de los problemas y encontrar respuestas a ellos.

A 42 años de distancia, esos temas siguen siendo las principales preocupaciones de nuestra actual realidad.

En lo único que si hemos cambiado es en lo relacionado a los ejes orientadores de la sociedad. En el ayer, los que marcaban la pauta eran:

  • Satisfacción de las necesidades básicas

  • Solidaridad con generaciones futuras

  • Participación de la población involucrada

  • Preservación de los recursos naturales y el ambiente

  • Elaboración de un sistema social garantizador de empleos, seguridad social y respeto a otras culturas

  • Programas de Educación.

  • En la actualidad los tres educadores más importantes del país se encuentran en la familia, la escuela, y -desafortunadamente- la televisión.

    En el libro “La formación de valores en la educación básica “ su autora Sylvia Schmelkes, sostiene que una sociedad altamente educada será una población

    4-8

    capaz de juzgar críticamente el rumbo del desarrollo económico, de proponer vías de bienestar social y de innovar desde lo productivo.

    Y si hablamos de valores, ¿quienes son los encargados de fomentar esos valores?

    De inmediato surgen variables como la familia, la iglesia, la sociedad y la escuela. Pero ¿qué es lo que realmente estamos haciendo? ¿que le estamos enseñando a nuestros hijos?

    La sociedad está organizada de manera que sus estrategias de gestión se estructuran en primer lugar para lograr metas de tipo económico, en segundo lugar las de orden social, y en tercer lugar las que involucran el manejo de los recursos naturales; esto se está logrando a través de la Educación principalmente.

    Por tal motivo, considero que la educación ambiental debería desarrollarse como un complemento o una pieza más en la educación para la vida, propositiva y constructiva de nuestra realidad, una realidad que nos imaginamos, y que nos la creemos y estoy segura la podemos conseguir, esto porque hoy en día la cultura está siendo revalorizada como un recurso para el desarrollo sostenible.

    En los niveles educativos superiores se les atribuye la responsabilidad de desarrollo en las capacidades de los individuos, para apoyar en mejorar la calidad de vida en el planeta.

    Esto debe de comenzar desde el nivel preescolar, y siendo más ambiciosa, debería de gestarse desde la casa.

    Es por eso que se dice que la Educación debe de tener un significado social, ya que la escuela es una parte formativa muy importante, tan importante como el hogar, pero la sociedad, todo lo que nos rodea, en cuanto , amigos, vecinos, compañeros de trabajo, etc. contribuyen en los conceptos que desarrollamos a través del tiempo, y que nos servirán en el futuro, un futuro no prometedor y cada vez más deteriorado si no hacemos algo de inmediato.

    Es importante también saber adaptar el grado de responsabilidad de todos los que tomamos parte de la educación de los jóvenes y niños del país y si lo analizamos desde el punto de vista de Género podríamos señalar la falta de conciencia y conocimiento por parte de los principales educadores en la familia, las mujeres, amas de casa y madres de familia.

    5-8

    La presencia de la mujer siempre será importante, no pudiendo concebir el mundo y su desarrollo sin la presencia de ella, toda vez que es el eje de la sociedad, porque es la que inculca los valores a los hijos, y que ha demostrado a lo largo de la historia de una invaluable tenacidad, coraje, optimismo, constancia y preparación.

    Sin duda alguna, la mujer cambia su papel a lo largo de la historia para dejar de ser un objeto y convertirse en un sujeto pensante, participativo y con deseos de ser reconocida, pero a pesar de todo sin perder su objetivo de vida, siendo éste la familia y su educación.

    Conclusiones

    Es una realidad el decir que el Desarrollo de la Educación favorece directamente el desarrollo social y económico de un país.

    Por ello, necesitamos construir una nueva vertiente que atienda el desarrollo humano, ecológico y sostenible, para poder generar un cambio en la mentalidad, y generar conciencia social.

    Esto solo se puede lograr con una Educación formal a través de programas estructurados y aplicados desde la educación preescolar. Se debe concebir un modelo humano, envuelto en valores y principios hacia una conciencia ecológica.

    Se debe de exigir la participación de toda la sociedad para lograr una mayor respuesta ante los problemas por los que está pasando la humanidad.

    Los sujetos pasivos elevan la voz diciendo que ya se está procurando el cuidado del medio ambiente. Pero en lo que no han reflexionado, es que dicho “cuidado” se está realizando de manera obligada, toda vez que el género humano ya está siendo amenazado por la naturaleza precisamente por no cuidar de ella.

    Cambios climáticos, descongelamiento de glaciares, muerte de familias de animales que generan merma en el alimento para el ser humano, huracanes y demás fenómenos son solo algunos ejemplos de que ya se está poniendo en riesgo al hombre y la mujer en el mundo entero.

    7-8

    Generar la conciencia del Reciclaje, del uso excesivo del auto, plantar más arboles, más productos orgánicos, más productos amigables con el medio ambiente, y todo puede comenzar desde casa.

    Y es aquí, en donde la mujer, juega un papel importante.

    En el ayer la mujer era una voz perdida en el silencio. Hoy es una voz con rostro, tan pensante e inteligente que ha logrado convencer a sociedades para elegirla en dirigir sus destinos, como lo ha hecho Brasil recientemente con su presidenta electa Dilma Rousseff.

    Por eso se considera de suma importancia la participación de la mujer para la educación ambiental, ya que la concientización en los hijos a fomentar el respeto hacia el Medio Ambiente, su cuidado, protección para que conforme se vayan desarrollando o creciendo puedan reforzar su conocimiento con experiencias y prácticas propias de su edad.

    En esto es en donde la mujer basará su actuar. Aportando su visión y su capacidad, para que desde la trinchera en la que ella se encuentre, pueda promover ese cambio de conciencia ecológica, ese que nos reclama la naturaleza y que nos exige el mundo.

    “ LA TIERRA BRINDA LO SUFICIENTE PARA SATISFACER LAS NECESIDADES DE TODOS, PERO NO LA CODICIA DE TODOS…”

    Mahatma Gahandhi

    8-8

    BIBLIOGRAFIA

    • Sustainability Today (compas for the future) , New College of California

    • Desarrollo Sostenible, un paradigma idóneo de la humanidad/ International Thomson / Mexico 1997

    • Desarrollo Económico Sostenible / Informe Brundland /Robert Goodland

    • Desarrollo sustentable/ Equidad Social / Isaías Tobasura-Acuña

    • Desarrollo Sustentable/ Pasado presente y futuro/Mario Alberto Diaz López

    • Cultura y Sustentabilidad/ Enrique Left-Arturo Arqueta

    • Estilos de la educación ambiental / Adrian Figueróa Hernández

    • Mujer Vs Mujer/ Luis Luna León