El demonio y la Señorita Prym; Paulo Coelho

Literatura Universal Contemporánea. Narrativa y novela actual. Argumento. Psicología de personajes

  • Enviado por: Lym
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 3 páginas
publicidad

El demonio y la Señorita Prym

El libro de “El demonio y la Señorita Prym" de Paulo Coelho es uno de los mejores que he leído, pues me parece que plantea una temática bastante interesante: ¿el hombre es malo, bueno o tiene la opción de decidir entre los dos? Realmente algo intrigante acerca de la conducta del hombre.

El extranjero es uno de los dos personajes principales. Es una persona misteriosa. El libro no nos dice muchos datos personales del extranjero, empezando por el verdadero nombre. Al principio, cuando llega al hotel, se hace llamar Carlos, pero luego confiesa que es falso. Sólo se sabe que viene de una gran ciudad, pero no de cual. Menciona que es sudamericano, pero no de donde exactamente, aunque dice que de Argentina.

Fue el jefe de una gran empresa de armas, hasta que secuestraron y mataron a sus hijas. Pasó mucho tiempo reflexionando y ahora quiere averiguar cuál es la naturaleza del hombre: ser malo o tener la opción de decidir entre malo o bueno. Por eso decide ir a Viscos, una pequeña población donde podrá realizar su experimento: reproducir de cierta forma la situación por la que perdió a su familia; una elección entre la muerte de alguien y dinero; saber si todos los hombres son malos o no. Por esto se le denomina “el demonio” al extranjero, pues trae el mal a la aldea.

Chantal Prym es el otro personaje principal: una bella joven como de 20 años, habitante de Viscos. Es huérfana y trabaja en el único hotel del pueblo. Lleva una vida rutinaria, como todos los demás en el pueblo. Le gusta dar paseos por el bosque y las montañas de los alrededores y también le gusta leer.

Siendo el habitante más joven de Viscos, Chantal no tiene nadie de su edad con quien llevar una relación. Todos sus amigos ya se habían ido a otras ciudades más grandes a estudiar y realizar su vida y sus sueños. Pero ella nunca había tenido el valor de irse. Se rumoraba que muchas veces había caído en la cama con varios extranjeros que llegan ocasionalmente a Viscos, quizás para ver si alguien podía llevársela de ese aburrido pueblo.

La moral de Chantal, el conjunto de valores y normas de la sociedad, es por consiguiente bastante parecida a la de todo el pueblo de Viscos: tradicionalista, costumbrista, normas seguidas sin cuestionar por miedo al castigo o a la burla pública, impuestas desde hacia ya varias generaciones. Esto debido a lo pequeño del pueblo y su afán por mantener el orden para evitar la desintegración del mismo. Por lo tanto es algo aburrido también: siempre todo correcto.

La ética de Chantal difiere a la del resto del pueblo, ya que ella es joven y por lo tanto tiene otras ideas. Sin embargo le cuesta trabajo aceptar que se ha dejado llevar por el pueblo y que ella también es cobarde como los demás, pues no ha dejado al pueblo del que tanto se queja.

Algo que convierte asombroso el final del libro es el cambio de la moral del pueblo. Después de siglos de haber seguido su código moral sin cuestionarlo, el deseo por riquezas y superación del pueblo por el costo de la vida de alguien los hace cambiar de opinión. De repente el pueblo ya no es cobarde, ahora su moral permitirá el asesinato de alguien como un acto de sacrificio por el bien del pueblo. Después de haber elegido guiarse por el bien durante tantos años, ahora deciden camibar al mal. Sin embargo Chantal los hace reaccionar al final de que es muy arriesgado confiar en el extranjero.

El sacerdote había llegado al pueblo porque uno de sus superiores (y enemigo) lo había mandado allí para evitar y frustrar la maravillosa carrera que llevaba (y que ponía en peligro el éxito del otro). El sacerdote trata de atraer al pueblo hacia la iglesia, pero viendo que el pueblo no es nada religioso y le presta poca atención, éste también pierde la gran devoción que tenía a Dios porque no ha logrado acercar a nadie a la religión, ya no le ha servido a Dios.

Cuando se presenta la oportunidad de obtener dinero, el sacerdote es de los primeros que ayuda a organizar el asesinato. Él va llevando la conversación hasta que deciden matar a Berta. Pero todo esto lo hace no por dinero, sino porque está convencido de que se tienen que llevar a cabo algunas cosas malas para que al final triunfe el bien. Por esta frase, el sacerdote por fin reacciona y comprende que Dios lo ha enviado allí para mostrarle al pueblo la maldad de la que son capaces y de esta manera atraerlos después hacia Dios, a través del sentimiento de culpa. Creo que algo drástica y severa la manera de atraerlos, pero el sacerdote se convence de que ese es el camino.

En cuanto al extranjero, creo que actúa con cierta venganza porque a pesar de justificarse con su experimento, está lastimando a los demás y no le importa la vida de otros. La venganza es un acto de represalia por algo que te pasó y crees que es injusto, entonces quieres cobrarlo. Es precisamente el caso del extranjero. Quiere por medio de su experimento probar otra vez la situación que el vivió, pero lastimando a otras personas inocentes (las de Viscos en este caso), y así poder comprobar lo que pensaba: el hombre es malo por naturaleza. Vaya forma de hacerlo.

Después de la muerte de sus hijos, el primer juicio que hace, apresurado y erróneo, es: el hombre es sin duda malo por naturaleza. Está casi convencido por completo. Creo que los sentimientos a causa de la pérdida de su familia y el coraje que siente por la injusticia que ha vivido, lo ciegan y no le permiten hacer un juicio correcto. Es por eso que decide tomar venganza (al fin que importa si el mundo es injusto) y experimentar otra vez para confirmar su teoría.

Y he aquí otra parte sensacional del libro, donde el extranjero ve el error de su teoría. Al final parece que el hombre es indudablemente malo. Sin embargo, en Chantal la lucha entre el mal y el bien la gana el bien. Es por eso que decide salvar a Berta y convence a todos de que no pueden confiar en el extranjero. Aquí el extranjero se da cuenta de que hay una lucha entre el bien y el mal y que el hombre es quien decide el ganador. No hay nada escrito, ni para el bien ni para el mal.

Al final el extranjero se desilusiona bastante por la respuesta e incluso dice que ni la consiguió, pero Chantal de todas formas le cuenta una leyenda de Ahab y Sabino, diciendo que en ella se encuentra la respuesta que el busca, sin necesidad de experimentos: la lucha entre el bien y el mal es una cuestión de control y de elección, nada más. Por eso Ahab se da cuenta que él es igual a Sabino y sólo los diferencia esta elección.

Me gustó el final, pues Chantal no le da el dinero al pueblo, sino se lo queda todo ella y se siente orgullosa, pues ha logrado salvar al pueblo, demostrarle al extranjero que se equivocaba y ahora con el dinero podrá realizar sus sueños de toda la vida, y el primero es abandonar Viscos. En cuanto al extranjero, creo que aprende una muy importante lección que le ayuda a comprender y aceptar la muerte de su familia.

Por último quiero comentar que me gustó que el libro está escrito de una manera bastante sencilla, sin embargo las descripciones de todas las situaciones y reflexiones de los personajes son sorprendentes.