El dardo en la palabra; Fernando Lázaro Carreter

Periodismo. Lenguaje. Biografía. Artículos. Consejos: escritura y lengua

  • Enviado por: Miguel Angel Morcuende
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

EL DARDO EN LA PALABRA

BIOGRAFÍA

Fernando Lázaro Carreter nació en Zaragoza en 13 de abril de 1923. Electo del sillón “R” en 13 de enero de 1972; tomó posesión en 11 de junio del mismo año. Electo Director en 5 de diciembre de 1991. Reelegido en 1 de diciembre de 1995 hasta diciembre de 1998. Bajo su dirección se ha modernizado la Docta Casa.

Doctor en Filosofía y Letras; Catedrático jubilado de Teoría de la Literatura en la Universidad Complutense de Madrid; Profesor Emérito de dicha Universidad; Correspondiente de la Academia Hondureña, de la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona y de la Real Academia de Bellas y Nobles Artes de San Luis de Zaragoza; "Full member" de la Hispanic Society of America; Presidente de Honor de la Sociedad Española de Literatura General y Comparada; miembro de número del Colegio de Aragón; Medalla de plata de la Universidad de Salamanca; Commandeur dans l'Ordre des Arts et de Lettres, de Francia; Creu de Sant Jordi, de la Generalidad de Cataluña; Miembro del Colegio Libre de Eméritos; Premio de Periodismo Manuel Aznar y Mariano de Cavia; Premio Internacional Menéndez Pelayo; Premio Aragón de las Letras 1990; Premio Nacional de Periodismo Miguel Delibes; Miembro de honor de la Association for Spanish and Spanish-American Studies; Doctor honoris causa de las Universidades de Zaragoza, Salamanca, Autónoma de Madrid, Valladolid, La Laguna, Buenos Aires, de La Coruña y de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Ha escrito más de cien monografías y estudios sobre filología y critica literaria; por ellos y por su incesante labor a favor de nuestro idioma, ha ganado los mencionados prestigiosos premios.

ANÁLISIS DE LA OBRA

Fernando Lázaro Carreter en esta obra se dedica a hacer un estudio del lenguaje de los periodistas; su opinión es que las personas que están al frente de los medios de comunicación, deben ser unos buenos guías para los ciudadanos, en cuanto al uso del lenguaje se refiere. Las personas que hablan o escriben para el público son quienes más responsabilidades tienen con respecto al lenguaje. Son los principales transmisores tanto de los aciertos en su uso, como en el desacierto; puesto que el problema de mayor envergadura, al que se enfrentan, no son los extranjerismos, sino la inseguridad en su propia lengua. Esto último provoca dos consecuencias: yerra y es dócil al error ajeno. Por tanto, es necesaria una cierta pulcritud idiomática para el avance material, espiritual y político de la sociedad, como bien afirma el autor. Opina que en la prensa y en los libros abundan las faltas ortográficas, por ello se decidió a escribir dichos artículos.

El libro nos enseña a hablar y a escribir mejor, señalándonos los miles de errores que cometemos todos los días. Aunque lo triste del caso es, que aunque el autor comienza hablando de errores cometidos hace muchos años y en muchos casos repite las lecciones varias veces, todavía se incide en estos desaciertos todos los días y en todos los medios de difusión.

Según palabras del escritor: “(...) No suele tenerse en cuenta que el idioma bien empleado es bien entendido y apreciado por las personas poco instruidas, mientras que las rarezas y extravagancias, aunque no sean percibidas por esas personas, estremecen a quien sí posee alguna instrucción (...)”, “(...) los cambios en el lenguaje resultan siempre, como es natural, de mutaciones en la sociedad hablante. Un idioma inmóvil certificaría la parálisis mental y hasta física de quienes lo emplean (...)”

El uso de la lengua en la sociedad merece una excelente labor formativa, que D. Fernando ha sabido interpretar y componer. Además, como todo idioma que se precie, la lengua debe añadir aquellos términos, que por uso de la sociedad, sean necesarios incluir en el Diccionario de la Real Academia. Por ello algunos de estos artículos han servido para ilustrar la historia del léxico, puesto que posteriormente han sido incluidos en el Diccionario Académico.

En el volumen se reúnen los artículos más importantes, que bajo el título “el dardo en la palabra” escribió el autor y se publicaron en periódicos de España y de la América hispana. Muestra la evolución de la sociedad española en las dos últimas décadas, y cómo esta influye en el lenguaje.

Está escrito en tono de humor, pero con la seriedad y rigor que el tema merece. Ese especial sentido del humor e ironía ayudará a recordar sus enseñanzas. El lenguaje es claro y sencillo, lo que hace que lo entendamos más fácilmente y evita cometer tantos yerros. Pero a veces, aunque son pocas, por exceso de sátira se vuelve complicado y enrevesado. Dicha sátira la utiliza muy a menudo con la expresión “escribidor” para denominar al “mal escritor” causante de los errores. El autor es directo en los títulos de sus dardos. Suelen ser cortos e ir al grano de la cuestión que se analiza en el artículo.

El autor hace tres tipos de crítica. En primer lugar, el continuo uso y abuso de algunas palabras que existen en el diccionario. En segundo lugar, las palabras nuevas que se usan en la sociedad y no están en el diccionario, pero que darán lugar a incluirlas, debido a su uso. Por último, no se usan apropiadamente las palabras existentes, o se forjan vocablos o acepciones inexistentes.

Se analizan los artículos que aparecen en el libro correspondientes a los años 1994, 95 y 96. A modo de resumen, los errores más destacados en los artículos comentados se pueden distribuir de la siguiente forma; primero se indica el término incorrecto y después el correcto:

  • Lenguaje televisivo y radiofónico

    • a pie de negociación al pie de la negociación

    • ataviar vestir

    • gracias a debido a

    • autores intelectuales inductores o planeadores

    • asistir en directo asistir (a un partido, espectáculo)

    • aforo asistencia de público

    • emotividad emoción

    • el día después el día siguiente

    • Presidente in pectore Presidente electo

    • honestidad honradez

    • jaleada jalonada

    • memoria histórica memoria (por no recordar algún suceso)

    • unidades ciclistas

    • unidad bicicleta

    • estirar los guarismos obtener abultados tanteos

    • conseguidos obtenidos

    • en detrimento en sustitución de o en vez de

    • exigir instar

    • interceptar descubrir

    • irrumpir prorrumpir

    • residir estar o localizar

    • saltar salir (al campo de fútbol)

  • Lenguaje escrito

    • en relación a en relación con o con relación a

    • dignarse a hacerlo dignarse hacer

    • rutinarios asiduidad y atención

    • cohesión conexión

    • el día después el día siguiente

    • españolito español

    • sin paliativos contundente o indiscutible

    • boca abajo cabeza abajo

    • inhumado exhumado e incinerado después

    • sensibles comprometedores

    • cancerígeno canceroso

    • en dentro de

    • cosecha (singular) cosecha (plural)

    • sufrir mejoras mejorar

    • a lo largo de durante

    • casi tan pluviométrico lluvioso

    • finalice finalizar o terminar

    • resta queda

    • los inicios al principio

    • interceptar descubrir

    • iniciar dar comienzo

    • impartición impartir

    • rumorología rumor o rumores

  • Lenguaje deportivo

    • señalización señalamiento

    • carrilero

    • punta

    • a pie de hierba al pie de hierba

    • intencionalidad intención

    • obelisco basilisco

    • hacía aguas hacía agua

    • momentáneamente de momento o por el momento

    • veracidad crédito

    • perdonar fallar

    • grupeto grupo

    • sensaciones presentimiento o corazonada

  • Lenguaje político

    • moción de confianza cuestión de confianza

    • primer edil alcalde

  • Lenguaje bélico

    • efectivos efectivo (con significado en plural)

  • Lenguaje bancario

    • aperturar abrir (una cuenta corriente)

  • Lenguaje jurista

    • tratamiento trato

    • clasificatorio clasificador

    • culpabilidad culpa

    • grafólogos calígrafos

  • Francesismo

    • humanitaria humana

    • stage estancia (preparatoria o de aprendizaje)

    • pasación de poderes transmisión de poderes

    • tampón sello

  • Anglicismos

    • copias ejemplares (en libros)

    • copias discos (en música)

    • folleto panfleto

    • profesional buen ...... (alguien que ejerce bien su profesión)

    • airbag cojín de aire, peto de seguridad

    • líder primero

    • punta de velocidad velocidad

A continuación, vamos a hacer un resumen de las cuestiones más importantes mencionadas en los artículos que estamos tratando en el trabajo.

-ARTÍCULOS DE 1994

Adelante (página 655)

Se comenta como el lenguaje ha sustituido la palabra adelante por alante, al considerar la primera más correcta gramaticalmente. El autor insiste en los continuos errores que se cometen a la hora de hablar. Por ejemplo al citar el portero echa el balón alante se debería decir, porque es lo correcto, el portero echa el balón adelante.

En este mismo artículo se habla de la palabra líder (aprobada por la Real Academia Española) y liderazgo. Cuando se dice Indurain sigue de líder se pretende decir que va primero, no sólo porque encabeza la clasificación sino porque muchas veces es el primero de la carrera. Por lo tanto, no sería necesario emplear el vocablo inglés.

También se habla de liderazgo por el hecho de ganar unas elecciones, lo cual no es cierto cuando se emplea la palabra al decir Álvarez del Manzano conservará el liderazgo en las próximas elecciones municipales refiriéndose a que será el primero de las listas electorales municipales.

Humanitario (página 657)

Se mencionan los acontecimientos de Ruanda que han sido calificados por los medios de comunicación como catástrofe humanitaria, cuando debería decirse catástrofe humana.

A veces aparecen informaciones de juristas, donde al organismo clasificador de los presos a efectos de concederles o negarles el tercer grado, se les denomine instituto clasificatorio en lugar de clasificador.

Stage (página 663)

El lenguaje deportivo, sin duda, es uno de los preferidos por el autor. En este caso habla del stage que suele hacerse previo a la temporada por los equipos de fútbol, término francés que se usa incorrectamente ya que se refieren a una estancia preparatoria, vamos una especie de aprendizaje o tirocionio. Otro término muy usado es la señalización de faltas cuando en realidad debería decirse señalamiento de faltas; puesto que el primero indica la acción y efecto de señalizar, que no es otra cosa que “colocar en las carreteras y otras vías de comunicación, las señales que indican cruces,...”

Profesional (página 666)

Con frecuencia, se utilizan mucho los viejos vulgarismos, por ejemplo no se utiliza la expresión dignarse hacer esto o lo otro y sin embargo se utiliza dignarse a hacerlo. También se suele hablar mal de en relación a cuando debería decirse en relación con o con relación a, puesto que una cosa se relaciona con otra cosa y no a otra. Se suelen confundir también expresiones habituales, a la hora de calificar de rutinarios a los reconocimientos médicos semanales, cuando se refieren a que se hacen con asiduidad y atención; distinto a una cosa que se hace o practica por rutina (rutina: costumbre de hacer las cosas por mera práctica y sin razonarlas).

La palabra profesional antiguamente se usaba para diferenciar al aficionado del profesional, es decir, a quien ejercía una actividad por gusto o por profesión. Pero el uso del término inglés que se adjudica a quien “posee mucha experiencia y pericia en determinada función”, ha llevado a confundir el término y a emplearlo para lo mismo que antes se decía de alguien que era un buen médico o un buen taxista y denominarlo ahora como un buen “profesional”. En definitiva alguien que ejerce bien su profesión.

Airbag (página 668)

Otro anglicismo que ha recalado mucho entre todos es airbag que es el artilugio que portan los coches que significa “saco o bolsa de aire” y sirve para protegerse de los impactos en los mismos. Más correcto sería decir, en lugar del anglicismo, por ejemplo “cojín de aire” o “escudo de aire”. Los neologismos continúan avanzando en el idioma castellano. Hay que significar que lo importante de estas cuestiones es el crecimiento del idioma, lo que implica que los hablantes tienen más necesidades comunicativas.

En el lenguaje deportivo se emplea a menudo la frase a pie de hierba, para indicar que está apoyado por un colaborador suyo que está al pie de hierba.

Grafólogo (página 671)

Los medios de comunicación suelen confundir a los grafólogos por los calígrafos. En el caso de los primeros “arte que pretende averiguar, por las particularidades de la letra, cualidades psicológicas del que la escribe” y los segundos son “personas que tienen especiales conocimientos de caligrafía”. Por ello, a menudo, en los juicios se pretende el servicio de los calígrafos, para averiguar a quien pertenece una letra escrita, en lugar de los grafólogos.

El uso creciente de los anglicismos como el término folleto, que debido a su uso extendido se ha utilizado en lugar de panfleto, ha llevado a incluir el primero en el Diccionario de la Lengua Española.

En el lenguaje deportivo se emplea la frase que el árbitro no ha observado intencionalidad en una acción, en lugar de decir que no ha observado intención. O en el lenguaje jurídico un juez ha apreciado culpabilidad en vez de decir que ha apreciado culpa. En el mismo ámbito, se dice que un preso ha recibido un tratamiento bueno en lugar de un buen trato, seguro que no desean indicar que el detenido se le ha tratado de usía o vuecencia, sino el hecho de cómo han atendido al mismo.

Copias (página 674)

Siguen las infracciones del lenguaje deportivo, al afirmar que tal entrenador se puesto hecho un obelisco al preguntarle..., cuando quieren indicar que se ha puesto hecho un basilisco.

El leguaje anglosajón continua introduciendo palabras, para ir disminuyendo las de la lengua española. Ejemplos de estas son la palabra copia. Se usa, en música, para decir que tal artista ha vendido ya un millón de copias en lugar de decir discos; o tal escritor ha vendido un millón de copias en lugar de un millón de ejemplares.

-ARTÍCULOS DE 1995

Ataviado (página 679)

En los medios de comunicación se suele confundir la palabra ataviar por vestir. Al decir que los consejeros iban ataviados con trajes oscuros, querían decir que iban vestidos con trajes oscuros; porque vestirse de esa manera es costumbre en esas situaciones. Debería emplearse el termino en cuestión para referirse a vestir de un modo raro para salir de casa.

También es frecuente el uso de gracias a cuando no se quiere indicar alguna cosa que produce bien alguno o evita un mal, sino más bien todo lo contrario. Por ejemplo “dejaron de cumplirse más de treinta mil jornadas gracias a la indisposición de los trabajadores”. Por tanto debería decirse debido a la indisposición...

En el lenguaje deportivo se emplea a menudo el término momentáneamente (que significa “inmediatamente, sin detención alguna”, y “que se ejecuta prontamente y sin dilación”). Por ejemplo ...el Zaragoza seguía perdiendo momentáneamente..., cuando querían decir que de momento, por el momento el Zaragoza seguía perdiendo.

Moción de censura (página 681)

Cada vez más a menudo, en el lenguaje político se confunden los términos moción de confianza por cuestión de confianza. A esto se refieren los parlamentarios cuando la cuestión de confianza es planteada por el Gobierno en el Parlamento para comprobar el respaldo con que cuenta, haciendo depender de la votación de la cámara su continuación en el poder.

Volviendo al lenguaje deportivo, son muchos los cronistas que al referirse a un futbolista que está jugando mal al fútbol emplean el término hacía aguas por su banda, cuando en realidad quería decir hacía agua. Puesto que hacer aguas es orinar.

En televisión, se suele calificar de autores intelectuales de tal fechoría, cuando en realidad deberían ser inductores o planeadores. Puesto que designar un atraco, atentado,... como un acto intelectual es algo inadecuado.

En directo (página 684)

Es muy habitual, en televisión, hablar de en directo para referirse a la emisión en esos momentos del programa en cuestión. Cuando no ocurre esto, se trata de un vídeo o un programa en diferido. Pero lo grave es cuando se emplea el término, para indicar que tantos espectadores asisten en directo a tal partido; queriendo indicar que los espectadores asisten simplemente, no es necesario aclarar que el espectáculo será en directo, por ese motivo van.

También suele expresarse en la prensa deportiva cuestiones sobre el aforo. Por ejemplo la policía cerró el Bernabeu por exceso de aforo, cuando en realidad quieren decir que por exceso de gente, faltaba aforo en el Bernabeu y por lo tanto la gente estaba de pie o no se podía sentar. Motivo que puede acarrear un cierre del estadio, precisamente por eso por exceso de gente o falta de aforo.

Españolitos (página 687)

Se está extendiendo mucho en el uso del lenguaje, sustituir palabras que son más cortas por otras más largas, aunque el significado sea el mismo. Por ejemplo, cuando los estadounidenses entregaron el canal de Panamá, hubo momentos de gran emotividad, cuando querían decir momentos de gran emoción.

En otra retransmisión televisiva, el locutor haciendo referencia al triunfo de Chirac afirmó que se ignoraba cuando se produciría la pasación de poderes, queriendo referirse a la transmisión de poderes. Otro término muy de moda es el día después para referirse al día siguiente.

En una jornada electoral, el locutor llamó al Presidente in pectore en lugar de Presidente electo. Además, en las elecciones se suele denominar primer edil al alcalde, craso error.

También, hubo un tiempo en el que estaba muy de moda el diminutivo españolito de a pie o españolito.

Memoria histórica (página 690)

Seguimos con el lenguaje televisivo, una locutora afirmó que la sesión parlamentaria había estado jaleada por pateos y aplausos. Cuando quería afirmar, que había estado jalonada por pateos y aplausos. En una corrida televisada se argumentó no hay memoria histórica de que torero alguno haya cortado tantas orejas en una temporada, en definitiva quieren decir que no se recuerda o que no hay memoria, pero se hace más complejo cada día.

Sin paliativos (página 695)

En el lenguaje radiofónico y también impreso, con los continuos triunfos de Miguel Indurain en ciclismo, se ha extendido el uso de un triunfo sin paliativos, cuando querían expresar un triunfo contundente, sin sombra de duda, indudable,... Puesto que sin paliativos convierte una victoria en derrota, ya que significa “sin nada que mitigue o atenúe” un dolor una derrota. La misma carrera francesa ha servido para que otro término punta de velocidad se emplee cuando en realidad sólo queremos decir velocidad, por ejemplo elogiar a un corredor por su punta de velocidad, cuando bastaría con decir que la velocidad del corredor es... Continuando con el ciclismo, es habitual escuchar que el pelotón está constituido por seis unidades, cuando quieren decir que el pelotón está formado por seis ciclistas, además no sólo llama unidades (como sise tratara de vagones de mercancias o algo así) a los ciclistas sino a las bicicletas también, al decir que van en cabeza dos unidades ocupadas por Escartín y Jalabert.

Pero hablando de fútbol, que es donde mas aberraciones se cometen, se podía escuchar que un equipo había estirado los guarismos al máximo en todos los partidos, en realidad quería decir que el equipo había obtenido abultados tanteos. Siguiendo con el fútbol, cuando se dio la noticia del descenso del Sevilla los aficionados no daban veracidad a la noticia de que su equipo..., cuando realmente lo que se ponía en duda era el crédito.

El “kamikaze” (página 698)

En el lenguaje escrito, apareció una noticia en la que un carrusel que gira verticalmente se había averiado en pleno funcionamiento y los veintiocho ocupantes quedaron boca abajo, a una altura de casi veinte metros, se confundían los términos boca abajo por cabeza abajo que es realmente lo correcto.

Perdonar (página 701)

En muchas crónicas deportivas se puede escuchar el equipo que perdona mucho acaba perdiendo, realmente se quería poner de manifiesto que el equipo que falla mucho acaba perdiendo.

En un periódico se podía leer sus restos fueron inhumados el día 28 y, por voluntad expresa, serán esparcidos en el mar, realmente quería decir el redactor, que el cadáver primero será exhumado (o sea desenterrado) y luego incinerado (convertirlo a cenizas) para después arrojar las mismas al mar.

Sensible (página 703)

Con frecuencia se tiende a innovar en el lenguaje. Por ejemplo el Gobierno está calificando de sensibles los papeles que niega a un juez, cuando perfectamente quieren indicar que los documentos son comprometedores.

En la prensa se leía un artículo el Insalud pagará veinte millones de pesetas por no detectar un tumor cancerígeno a tiempo, realmente querían decir canceroso, porque si fuera cancerígeno provocaría la enfermedad del cáncer. También en otro artículo el CESID fabricó para una organización homicida un tampón con las siglas de ésta, realmente querían decir sello, pues el tampón es una almohadilla empapada en tinta que se emplea para entintar sellos. Otro artículo dice Solbes afirma que en quince años los españoles no podrán cobrar sus pensiones al referirse que dentro de quince años los españoles no cobrarían sus pensiones.

Cosechar (página 706)

Seguimos con la prensa deportiva, en un artículo se leía el equipo tal cosechó el domingo otra derrota, pero la palabra cosecha significa “conjunto de lo que uno obtiene como resultado de sus cualidades o de actos, por coincidencia de acontecimientos: cosecha de aplausos o cosecha de disgustos. Por lo que, puede haber una cosecha de fracasos o de derrotas, pero nunca de un solo fracaso o de una sola derrota.

En televisión, haciendo referencia a una serie televisiva se indicó los malos resultados conseguidos durante los primeros capítulos han sido el detonante de esta decisión. Pero conseguir según el diccionario es “alcanzar, obtener, lograr lo que se pretende o desea”, lo que indica que según el redactor la cadena en cuestión, estaba deseando que la serie fracasara.

Sufrir mejoras (página 708)

En un periódico aparecía un artículo que mostraba cierta marca de automóviles estaba sufriendo constantes mejoras, pero ¿cómo se puede mejorar sufriendo?. En otro diario en un artículo obre el tiempo se mostraba: lo que va a suceder a lo largo del mes de febrero (tradicionalmente casi tan pluviométrico como enero) no lo podemos saber aún, pero desde luego antes de que finalice la presente treintena no parece que la atmósfera se vaya a estabilizar totalmente(...) durante lo que resta de semana y los inicios de la próxima, la locución a lo largo de se puede sustituir más correctamente por durante; casi tan pluviométrico es otro error, porque probablemente quería decir lluvioso; igual ocurre con finalice que sería finalizar o terminar; igual que treintena cuando el mes de enero tiene treinta y uno; se podía sustituir resta por queda y los inicios por al principio.

-ARTÍCULOS DE 1996

En detrimento (página 715)

En los medios de comunicación se suele confundir en detrimento por en sustitución de o en vez de. Es muy usual: hoy juega Morientes en detrimento de Anelka. Aunque no está mal del todo, ya que no jugar daña su prestigio. Lo que si está mal es oírlo muy a menudo.

La palabra exigir también está afectada por incorrecciones: se exige a ETA que libere a sus secuestrados, puesto que sería más correcto emplear instar en lugar de exigir. Instar significa “urgir la pronta ejecución de una cosa” y exigir “pedir imperiosamente algo a lo que se tiene derecho”.

En el lenguaje bancario se está usando mucho aperturar en lugar de abrir una cuenta bancaria, que es lo correcto.

Interceptar (página 717)

Los medios de comunicación dieron la noticia: la policía había interceptado una pelea de perros, confundiendo interceptar por descubrir, ya que la policía no interrumpió ninguna pelea, sino que descubrió una ilegalidad. También es muy común leer y escuchar: el silencio se rompió cuando miles de simpatizantes del PSOE irrumpieron en aplausos ante la llegada de Felipe ..., aunque en realidad lo que debería decir es que el gentío prorrumpió en aplausos, ya que irrumpir significa “entrar violentamente en un lugar”. Otro ejemplo, en este caso al hablar de las heridas que infligió un toro a un torero: la primera residía en la región torácica derecha de la sexta a la décima costillas, queriendo indicar que las heridas están o se localizan, pero no residen.

Hablando de nuevo de fútbol, es habitual escuchar: los jugadores del Valencia saltan al campo..., en realidad los jugadores salen al campo.

Rumorología (página 726)

En este artículo se menciona que la palabra usuario, que ha sido incorporada recientemente al diccionario, está siendo usada en exceso. Además, se utiliza la palabra tema para designar cualquier cosa y también iniciar para todas las acciones que indican dar comienzo o finalizar para las contrarias. Se confunde también impartición, usándose en lugar de impartir que es lo correcto.

Uno de los vocablos más de moda es rumorología, que se usa en lugar de rumor o rumores, así se puede leer: según la rumorología el Depor se va a traer otro joven talento.

Rumorología (página 726)

Siguiendo con ciclismo, el Giro ha dejado el término grupeto al pequeño grupo de corredores; también la denominación de paquete al grupo de corredores que van primeros.

Pero una de las palabras más usadas en este ámbito es sensaciones, que se utiliza en lugar de: presentimiento, corazonada, intuición, sospecha,...

También se suelen confundir las palabras táctica y estrategia en el mundo del fútbol. La primera se refiere al acto cometido durante el juego (por ejemplo: faltas tácticas) y la segunda cuando se ha planeado fuera del mismo (por ejemplo: el fuera de juego).

EL DARDO EN LA PALABRA FERNANDO LÁZARO CARRETER

GÉNEROS Y ESTILOS EN PERIODISMO IMPRESO

-1-