El curioso incidente del perro a medianoche; Mark Haddon

Literatura universal contemporánea de siglo XX. Narativa. Novela actual. Argumento. Psicología infantil

  • Enviado por: Joel Yucra
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

RECENSIÓN

Libro: El curioso incidente del perro a medianoche; Mark Haddon

Alumno:

Clase: Primero H; Curso 2008/2009

Asignatura: Aspectos Evolutivos y Educación de la Deficiencia Mental

ÍNDICE

1.- INFORMACIÓN GENERAL DEL LIBRO; Pág. 2

2.- PREVIEW; Pág. 2

3.- RESUMEN DE LA NOVELA; Pág. 2

4.- DESCRIPCIÓN DEL LIBRO; Pág. 3

5.- LO QUE ME LLAMÓ LA ATENCIÓN DEL LIBRO; Pág. 4

6.- TÍTULO ALTERNATIVO; Pág. 5

7.- CONCLUSIÓN; Pág. 5

BIBLIOGRAFÍA:

  • El curioso incidente del perro a medianoche; Mark Haddon.

  • Apuntes de Aspectos Evolutivos y Educación de la Deficiencia Mental, Tema: Autismo.

1.- Información general del libro

Mark Haddon es el autor de este libro titulado El curioso incidente del perro a medianoche, Haddon nació en Inglaterra y se graduó en la licenciatura de Literatura Inglesa en la Universidad de Oxford, durante un tiempo escribió cuentos para niños y esta obra es una de sus primeras incursiones en literatura para adultos. El curioso incidente del perro a medianoche se ha traducido en 35 idiomas y ha alcanzado las listas de los libros más vendidos en muchos países. He leído el libro de la Editorial Salamandra, 22º edición de enero del 2009; el libro contiene 270 páginas y su título original es The curious incident of the dog in the Night-time.

2.- Preview

El título de la obra me llevó a interpretar que algún personaje de la obra iba a investigar y tratar de resolver o entender lo que pasó con un perro a medianoche. En la sinopsis del libro no describe al personaje principal de la obra como alguien que tenga autismo, sólo hace referencia a un adolescente con buenas capacidades intelectuales y con dificultad para relacionarse con los demás.

3.- Resumen de la novela

Nuestro protagonista, Christopher de 15 años de edad, a lo largo de la obra va a descubrir quién fue el que mató al perro de la señora Shears, su vecina. También va a descubrir lo que realmente pasaba entre sus padres.

A Christopher le gustaban los perros, por eso quería saber quién había matado al Wellington, el perro asesinado de su vecina; para llevar a cabo su investigación Siobhan, su profesora, le aconsejó que sería bueno que escribiera un libro sobre todo lo que iba investigando y lo que descubría.

Christopher decidió ir a preguntar a los vecinos que vivían en las casas colindantes si sabían quién había matado a Wellington, ninguno de sus vecinos pudo responderles. Su deseo vehemente de poder resolver el caso le llevó a tener problemas con su padre porque éste no quería que siga en su investigación ya que él, su padre, había descubierto el libro que estaba escribiendo Christopher en el que aparecía una conversación que nuestro protagonista había tenido con la señora Alexander quien le había contado que su madre antes de morir mantuvo relaciones sexuales con el señor Shears. El papá de Christopher se apoderó del libro y lo escondió en su habitación, pero Christopher tenía que seguir con la investigación, aunque había prometido a su padre que no seguiría con ello.

Cuando su padre no estaba en la casa Christopher decidió ir a buscar su libro en la habitación de éste. Su libro estaba escondido junto a unas cartas que estaban dirigidas a él, cartas que Christopher no había leído y estaban firmadas con unas letras que le recordaban a su madre. Christopher decidió leer las cartas y en todas ellas describían las cosas que hacia su madre en su nueva vida, porque ella no había muerto, como le hizo creer su padre, si no que se marchó de casa con el señor Shears. Christopher entendía que su padre le había mentido; su padre llegó a casa y le encontró aturdido con las cartas en mano, entonces le explicó todo lo que había pasado y le confesó de que él había matado a Wellington en un acto de ira.

Christopher ya no confiaba en su padre así que no podía seguir viviendo con él y de todas las personas que conocía decidió irse a vivir con su madre.

El viaje a Londres, donde vivía su madre, fue toda una aventura para él; pero con la precaria situación que tenía su madre y los problemas con el señor Shears ambos volvieron a Swindon, el lugar donde siempre había vivido, y se instalaron en una habitación de alquiler.

Su padre intento que Christopher volviera a confiar en él, y para hacerle entender que estaba dispuesto a recuperar su confianza le regaló una mascota, un perro. La mascota se quedaba en la casa de su padre y Christopher podía ir a visitarle cuantas veces quiera con la condición de que hable y se relacione otra vez con su padre, condición que le era muy difícil de cumplir por su forma diferente de ver y entender las cosas.

4.- Descripción del libro

El libro está narrado en primera persona y tiene una forma peculiar de nombrar cada capítulo: el orden de los capítulos atiende a los números primos desde el 2 al 233 (explicado en el Capítulo 29, Pág. 22).

El libro está narrado con un estilo bastante convincente. No estamos dentro de la cabeza de una persona “normal”, con lo que la coherencia, el ritmo y el hilo de la narración no son las que podían esperarse. Son frecuentes las interrupciones en las que el protagonista nos cuenta curiosidades acerca de la astronomía, las matemáticas o la física, u otras donde se nos informa de por qué no le gustan el color marrón ni el amarillo (Capítulo 131, Pág. 113-114), por qué es importantísimo que los diversos ingredientes de una comida no se mezclen en su plato.

Christopher tiene autismo, y no puede evitar odiar que la gente lo toque, o despreciar a los demás. Es que su mundo, al contrario que el de los demás, es mucho más amplio dentro de él que fuera, y puede vivir sin trato humano ni cariño; es un ser, claramente, digno de compasión -lo de muestra claramente cuando relata unos de sus sueños en el que un virus cibernético mata a todos lo seres humanos y sólo sobreviven las personas que son como él, y él por supuesto- (Capítulo 229, Pág. 240-242). Y a pesar de la gran importancia que su interior tiene para él, a veces no puede soportar los pequeños cambios que lo asedian, y que para él se convierten en enormes desastres. Por eso, cuando necesita relajarse, piensa en lo enorme que es el universo y en lo insignificante que son todos, incluido él. Algunas veces, intenta defenderse de lo que él considera agresiones que no son más que gestos sociales de ayuda, pero eso él no lo entiende. Si ve a alguien cuyo aspecto no le gusta, echa mano de su navaja del Ejército Suizo. Si alguien lo toca, se pone a ladrar como un perro.

“Y cuando miras al cielo sabes que estás viendo estrellas que están a cientos y miles de años luz. Y algunas de las estrellas ni siquiera existen ya porque su luz ha tardado tanto en llegar a nosotros que ya están muertas, o han explotado y han quedado reducidas a enanas rojas. Y eso te hace sentir muy pequeño, y si en tu vida tienes cosas difíciles es agradable pensar que son lo que se llama insignificantes, es decir, que son tan pequeñas que no tienes que tenerlas en cuenta cuando hacer un cálculo.” (Capítulo 179, Pág. 161)

No es la biografía de un niño con autismo, no son mensajes directos para concienciar a las personas sobre lo que significa tener autismo; pero el libro de alguna manera nos ayuda a entender mejor cómo viven o piensan las personas con este problema (algo que nosotros consideramos como problema). La obra trata temas subjetivos como: la confianza, el valor, el miedo, las consecuencias de las mentiras, saber creer, constancia e inocencia. Y nos lo muestra a través de las experiencias de Christopher, y esta particular visión del mundo está cargada de detalles y sentimientos, a pesar de que él mismo sea incapaz de sentirlos debido a su autismo.

5.- Lo que me llamó la atención del libro

Me llamó mucho la atención que en ninguna parte del libro nadie hablase sobre el problema que tenia Christopher; su enfermedad, por decirlo de alguna manera, era algo secundario. Christopher no se veía así mismo como alguien “enfermo”, se declaraba un niño con necesidades especiales, aunque esta afirmación le parecía estúpido ya que Christopher razona y dice que todos tenemos necesidades especiales:

“Los niños de mi colegio son estúpidos. Pero se supone que no he de llamarlos estúpidos, ni siquiera aunque sea eso lo que son. Se supone que he de decir que tienen dificultades de aprendizaje o que tiene necesidades especiales. Pero eso es estúpido porque todo mundo tiene problemas de aprendizaje, porque aprender hablar francés o entender la teoría de la relatividad es difícil. Y todo mundo tiene necesidades especiales …”

Capítulo 71, Pág. 63

Es cierto que no todos los autistas tienen el mismo nivel cognitivo o desarrollo afectivo. Las personas autistas tienen mucha complicación a la hora de interpretar los gestos de las personas, las ironías, chistes o metáforas.

“Éste no va a ser un libro gracioso. Yo no sé contar chistes, ni hacer juegos de palabras, porque no los entiendo.” Capítulo 13, Pág. 18

“Siobhan también dice que si cierras la boca y expeles aire con fuerza por la nariz puede significar que estás relajado, o que estás aburrido, o que estás enfadado, y todo depende en cuanto aire te salga por la nariz y con qué rapidez y de qué forma tengas tu boca cuando lo hagas y de cómo estés sentado y de lo que hayas dicho justo antes y de cientos de otras cosas que son demasiado complicadas para entenderlas en sólo unos segundos.

La segunda razón principal es que la gente con frecuencia utiliza metáforas.” Capitulo 29, Pág. 27

Christopher se refería a sus padres como objetos, por Ej: …Madre me llevó; …llegaba Padre; …cuando fui con Madre y Padre a Francia… Sólo en una parte de todo el libro llamó a su madre: mi madre. Él quería y confiaba en su madre y fue en la única parte del libro donde demostró que su madre le pertenecía, con esto nos muestra el autor que los lazos son fuertes entre madre e hijo y siempre se demuestran.

“- Me voy a vivir con mi madre porque Padre mató a Wellington y me mintió y me da miedo estar en la casa con él.” Capítulo 179, Pág. 168

Otra de las cosas que me han llamado la atención de esta obra es que el gran misterio se resuelve hacia la mitad de la novela. Sin embargo, la historia en general no pierde interés. La resolución del primer misterio da lugar a uno mucho mayor, muy importante para la vida de nuestro protagonista, y que le hace embarcarse en la mayor aventura de su vida. Para un adolescente autista, la mayor aventura de su vida, puede ser simplemente comprar un billete de tren para viajar unos kilómetros. (Capítulos 181 - 227).

6.- Título alternativo que doy a la obra

El camino de Toby

Toby es el nombre de un ratón doméstico, su amo se llama Christopher. En El camino de Toby se redacta las aventuras de este pequeño personaje que hace con Christopher; Toby siempre le acompañaba y éste siempre cuidaba de él. Toby recuerda cuando jugaba con su amo a ser detective, nos cuenta que a su amo le gustaba Sherlock Holmes y por eso quería investigar la muerte de un perro. Una vez resuelto el crimen con éxito viajaron a Londres, en el camino Toby se perdió y llegó a comer basura porque tenía hambre; y en los andenes del tren Christopher le encontró. Después de muchos días de aventuras y presenciar la particular vida de su amo Toby muere y desde el cielo se encarga de que su amo no esté solo si no en compañía de otra mascota que ocupe su lugar.

En El curioso incidente del perro a medianoche aparecen muchos elementos constantes: el reloj, la navaja del Ejército Suizo, los colores de los coches, el libro, la profesora Siobhan, las matemáticas y otros. Estos elementos de se relacionan directamente con el protagonista de la novela porque a menudo recurre a ellas y condicionan su actuación. Sin embargo, Toby es un elemento pasivo y secundario que aparece en casi toda la obra (aunque no se aclara que el ratón que coge Christopher en las vías del tren era Toby). Por eso el título alternativo que doy a la obra es El camino de Toby.

7.- Conclusión

La lectura de este libro me ha dado una perspectiva más amplia sobre cómo son los autistas, aunque hay que tener muy en cuenta que Christopher es un caso más dentro del mundo de los autistas, quiero decir que no todos son iguales ni tienen el mismo nivel intelectual y por característica general no son personas que puedan relacionarse fácilmente con los demás. Mi deber como futuro profesor es aprender a tratar con este tipo de personas.

5