El coronel no tiene quien le escriba; Gabriel García Márquez

Literatura hispanoamericana y colombiana contemporánea. Escritores latinoamericanos. Realismo mágico. Análisis de personajes. Tristeza. Ilusión

  • Enviado por: Terceros Pavisich
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 11 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información


Introducción

El personaje de El coronel no tiene quien le escriba está rodeado por un mundo pobre, vacío, con poco y nada. El coronel vive la vida con una ilusión diaria, de niño, con una ilusión mágica. La ilusión de algún día volver a ser feliz materialmente, de poder recibir lo que, según él, por derecho le corresponde.

Por medio de esta monografía tratamos de probar que El Coronel es un hombre lleno de magia, de ilusión, un viejo que todavía sueña como un niño, que todavía tiene la magia de un niño, un personaje mágico.

Realismo mágico.- El realismo mágico es una tendencia literaria que según Anderson Imbert es “un termino que los historiadores del arte ya no usan, en cambio los historiadores de la literatura lo abusan”. Por lo tanto, una tendencia que es aplicada a varios autores que no la usan. Según Anderson Imbert es una tendencia que se ocupa de relatar lo extraño, y no lo sobrenatural.

Es una tendencia que hoy en día es aplicada a mas autores latinoamericanos que europeos, como Gabriel García Marquez, Alejo Carpentier, Mario Vargas Llosa, y otros; esto sucede por que según Carpentier la historia de América es totalmente real-maravillosa:

Hay un momento, en el sexto canto de Maldoror, en que el héroe, perseguido por toda la policía del mundo, escapa a “un ejercito de agentes y espías” adoptando el aspecto de animales diversos y haciendo uso de su don de transportarse instantáneamente a Pekín, Madrid o San Petersburgo. Esto es “literatura maravillosa” en pleno. Pero en América, donde no se ha escrito nada semejante, existió un Mackandal dotado de los mismo poderes por la fe de sus contemporáneos, y que alentó, con esa magia, una de las sublevaciones más dramáticas y extrañas de la historia… ¿Pero qué es la historia de América toda sino una crónica de lo real-maravilloso?-

Por eso es que el realismo mágico se aplica más a autores hispanoamericanos, porque en realidad lo que los autores tratan de relatar es un hecho real, pero en América los hechos reales tienen un poco de magia; el inca o el maya son personaje mágicos, América siempre tiene misterios. Y toda la magia que tiene cada americano, es reconocida en cualquier parte del mundo. América es distinta a los demás continentes, por eso es maravillosa y por supuesto real, es como dice Carpentier, real-maravillosa.

Pero no podemos decir que El coronel no tiene quien le escriba es una obra del realismo mágico, ya que todos los sucesos de la obra son reales y posibles, y no aparece alguna escena como la de Remedios la Bella elevándose en una sábana en Cien años de soledad. Pensamos que El coronel no tiene quien le escriba es una obra que retrata la vida, el alma de un hombre que sueña y que se alimenta de la ilusión.

En El coronel no tienen quien le escriba García Marquez nos muestra su lado descriptivo y nos muestra el retrato de la gente que se superpone día a día al sufrimiento, por que se alimenta de la ilusión, como se alimenta el Coronel.

García Marquez en la época que escribió El coronel no tiene quien le escriba.- En la época que García Marquez escribió El coronel fue clausurado “El Espectador”, diario colombiano en el que trabajaba García Márquez, que vivía en París, lejos de Colombia. García Marquez empezó a dejar de recibir sus cheques mensuales, vivió en carne propia lo que vivió el Coronel. “Vivía con los nervios encrispados, en una situación muy semejante a la del Coronel, que no tenia nada de divertida”.

Pensamos también que García Marquez escribió esta obra ya que su abuelo había sido tesorero de las fracasadas fuerzas revolucionarias del coronel Aureliano Buendia, y a causa de la amnistía general declarada después de la guerra, tiene derecho a la compensación, que nunca recibirá.

El mágico coronel.- El Coronel es, quizás, el más acabado de los personajes de García Marquez, un hombre que fascina por su facilidad de hablar, pero no por su retórica. Un hombre que se abstiene del discurso vano y da que pensar con sus respuestas cortas y abiertas. Como dice Harss:

No hay un gramo de lastre en el Coronel. Todo se hace con un “mínimo de palabras”. La claridad la reticencia seducen como no podría seducir la retórica. Hay un aura de cosas no dichas, de medias luces, silencios elocuentes y milagros secretos, en que se define siempre lo que se omite y se resalta lo que quiere pasar inadvertido. Un soplo de misterio atraviesa el libro, […], pero esta envuelto en sombras luminosas. (Harss, 1971:399)

El Coronel es un hombre de una sencillez fascinante y a la vez misteriosa, pensamos que el mundo en el que vive lo ha hecho simple y trata de no gastar mucho, en todos los sentidos, es una persona humilde y pobre.

El Coronel es un hombre que sueña, que se ilusiona ante la mas mínima luz de esperanza, pero que la vez tiene un sentido de conformismo, contrasta notablemente con la personalidad de su esposa, que es una persona pesimista, pero la realidad es así, no les alcanza con soñar. La mujer del coronel necesita soluciones rápidas:

Ella respondió sin mirarlo.

    • - Que podemos vender el reloj -

    • El coronel había pensado en eso […

    • - Se le puede hablar por la mañana - admito el coronel.

- Nada de hablar por la mañana - precisó ella -.Le llevas ahora mismo el reloj […].(p:56)

La mujer del Coronel es ahora una persona hambrienta que ya no puede soñar en una realidad de pesadilla.

La ilusión del Coronel esta toda depositada en el gallo que ha “heredado” de su hijo, Agustín, muerto por repartir propaganda ilegal, y a medida que el Coronel se ilusiona con el gallo todo el pueblo empieza a ilusionarse con el gallo, a tal punto que el gallo es para muchos la única esperanza que les queda, la única luz en la oscuridad. Pensamos que la ilusión del Coronel llega a puntos extremos como dejar de comer para alimentar al gallo o alimentarse del alpiste que el gallo recibe del pueblo. Pensamos que la ilusión le ayuda a mantenerse con energía, le ayuda a soñar:

Hizo cálculos mientras sorbía una cucharada de mazamorra -. Nos dará para comer tres años.

    • La ilusión no se come - dijo la mujer.

- No se come, pero alimenta - replico el coronel -. Es algo así como las pastillas milagros de mi compadre Sabas. (p:71)

Vive del gallo, que a la vez vive del pueblo, entonces el Coronel vive del pueblo, y su ilusión se ha convertido en la ilusión de todo el pueblo y por pensamos que el Coronel desiste de vender el gallo a don Sabas, por que el gallo ya no es solo del Coronel, sino que es del pueblo entero, y el Coronel no puede traicionar al pueblo vendiendo el gallo a un viejo experto en las artimañas de la compraventa y pensamos que su orgullo lo hace sentirse puro, explícito, invencible por mas de que no tenga que comer:

“Y mientras tanto qué comemos”, preguntó, y agarro al coronel por el cuello de la franela. Lo sacudió con energía.

    • Dime, qué comemos.

    • El coronel necesito setenta y cinco años - los setenta y cinco años de s vida, minuto a minuto - para llega a ese instante. Se sintió puro, explícito, invencible, en el momento de responder:

- Mierda. (p:109)

Los setenta y cinco años de su vida, los muchos años que sirvió a la patria y defendió sus ideales, y desgraciadamente nadie le reconoce los años que trabajo “ cuando te ponían a romperte el cuero en las elecciones (p:106)”, y el Coronel esta siempre con la ilusión de que su pensión llegara algún día, sigue con la ilusión de que se le dará lo que por derecho le corresponde, quizás piensen que es un ingenuo al esperar por quince años, pero pensamos que la magia del Coronel esta ahí, por que si durante la obra el Coronel recibiera su pensión, la vida dejaría de tener un sentido para él, y se convertiría en una persona mas, perdería su encanto, perdería su ilusión diaria, la ilusión que se acrecienta todos los viernes mientras espera la lancha del correo, que nunca trae algo para el, el Coronel seguirá soñando mientras que no tenga quien le escriba, por que si su sueño se realiza dejara de ser un sueño y pasara a ser una realidad sin sentido, perderá la extraña magia de esperar un sueño. Por que un sueño es mágico mientras no se recibe, cuando se lo recibe pierde esa magia, por eso Anderson Imbert (Anderson Imbert, 1976: pp 7-25) piensa que la palabra “realismo mágico” son dos términos que chocan, es la atracción de los polos opuestos.

En cambio la mujer del Coronel no sueña con la pensión, quiere la pensión, por eso se vuelve tan pesimista o quizás realista, y no sueña como el Coronel. Llega a pensar que los sueños del Coronel son tontos y que se esta volviendo un niño y también en el pueblo empieza a verse la ingenuidad del Coronel:

    • - No hay esperanzas de elecciones - dijo el coronel.

- No sea ingenuo, coronel - dijo el medico -. Ya nosotros estamos demasiado grandes para esperar al Mesías.(p:24)

Pensamos que todo el ambiente es tan oscuro, tan pobre en esta obra, que todos los demás personajes han dejado de soñar y el único que sueña es el Coronel, personaje principal, que a la vez trata de superponerse al ambiente, por mas de que este lo domine físicamente, llevándolo a sentirse mal en los días fríos y lluviosos o a querer plantar rosas en un día soleado, pero siempre aparece el contraste con la realidad encarnada principalmente por su mujer:

    • Asómate a la ventana y olvídate del gallo- dijo el coronel cuando se fueron los niños -. En una mañana así dan ganas de sacarse un retrato.[…]

    • - Si quieres sembrar las rosas, siémbralas - dijo. […]

    • - Se las comen los puercos - dijo ella.

- Mejor - dijo el coronel -. Deben ser muy buenos los puercos engordados con rosas.

Pensamos que el Coronel es un personaje que demuestra que todo siempre tiene un poco de magia y que todo tiene un lado bueno, un personaje que demuestra que todo tiene un lado bueno si se lo mira con un poco de fe, ilusion y sueños. Es un personaje que nos demuestra que no se puede comer de la magia, pero si que nos podemos alimentar de ella.

Pensamos que el Coronel no es un hombre perfecto, por eso es tan fascinante por su sencillez, por su “economía” de palabras, por que es un hombre normal, un hombre posible, no es un personaje idealizado y perfecto, se equivoca, y como dice Harss:

Es una especie de niño prodigio envejecido, loco y cuerdo, conmovedor y humano, maravillado y tragicómico. Tienen no solo una personalidad, sino un alma.

El Coronel es una anécdota, pero ante todo un retrato. Nos lleva, no hacia un hecho, sino hacia un personaje, y en ultima instancia, una visión. Y sin embargo no se apoya en un método exhaustivo, el protagonista no es un personaje redondeado, ni se propone serlo. Pero el hombre esta presente en cada acto. Su respiración impone siempre a la vez un ritmo y un significado . el autor sabe dar toda una vida en un gesto. Lo que no se dice es siempre lo importante.(Harss, 1971: 401

El Coronel es el retrato de un hombre, un hombre que como dice Harss, no es un hombre redondeado; es un tipo de hombre, no un prototipo de hombre, es un alma, un viaje al interior del alma de un personaje que sufre las injusticias del mundo, la ingratitud de la política. García Marquez “pintó” en El coronel no tiene quien le escriba un retrato sin usar pinceles, es un retrato que no usa el método descriptivo y describe un alma, describe algo que a los ojos no se ve, por eso se dice que no usa pinceles.

El coronel no tiene quien le escriba es quizás la obra mas perfecta de García Marquez y es el retrato del sufrimiento de la gente que nunca recibió lo que le corresponde, es el retrato de la gente que vive en la miseria sin tener que comer, y que todavía espera lo que alguna vez le prometieron, que se ilusiona ante la mas mínima luz de esperanza, aquella gente pura, que no se ha dejado corromper por la sociedad, esa gente invencible, esa gente explícita que nunca morirá, aunque la sociedad quiera erradicarla,, esa gente esta representada por García Marquez en el personaje del Coronel.

Por ultimo decimos que El coronel no tiene quien le escriba es el retrato de la sociedad que sufre y que se alimenta de la ilusión, que se alimenta de la magia, esa es una sociedad mágica y real.

Conclusión

Concluimos que El coronel no tienen quien le escriba no es una obra del realismo mágico, pero que es una obra que contrasta lo mágico con lo real. La magia encarnada por el Coronel, el hombre que sueña, y soñar es magia, por que los sueños si se realizan pierden su magia, si la ilusión se realiza también pierde su magia, por eso el Coronel nunca podrá realizar su sueño, por que si así fuera perdería la magia. Y lo real encarnada por la mayoría de los personajes que lo rodean, para algunos personajes pesimistas, para nosotros realistas.

Por tal motivo concluimos que el Coronel es un personaje mágico, y como dice Harss (Harss, 1971: 401) “es una especie de niño prodigio envejecido”, en el que la ilusión de algún día recibir lo que le corresponde lo alimenta para vivir.

Y por ultimo concluimos que el Coronel nos lleva a una visión de la realidad mirando a través de unos ojos que están llenos de ilusión, nos muestra que todo tiene un lado bueno. Nos muestra la realidad con sus ojos mágicos.

Santiago Xavier Terceros Pavisich

Apéndice

Bibliografía particular.-

GARCIA MARQUEZ, Gabriel; El coronel no tienen quien le escriba, Buenos Aires, Sudamericana, 1994,

Bibliografía general.-

ANDERSON IMBERT, Enrique; El realismo mágico y otros ensayos, Buenos Aires, Monte Avila Editores, 1976

HARSS; Luis; Los nuestros, Buenos Aires, Sudamericana, 1971

VEIRAVÉ, Alfredo; Literatura hispanoamericana: selección antológica, Buenos Aires, Kapelusz, 1992

GORTARI, Carlos; Literatura hispanoamericana, Madrid, Doriel, 1961

Bibliografía auxiliar.-

GARCIA MARQUEZ, Gabriel; Cien años de soledad, Buenos Aires, Sudamericana, 1989

GARCIA MARQUEZ, Gabriel; Los funerales de la Mama Grande, Buenos Aires, Sudamericana, 1996

GARCIA MARQUEZ, Gabriel; La hojarasca, Buenos Aires, Sudamericana, 1996

GARCIA MARQUEZ, Gabriel; El otoño del patriarca, Buenos Aires, Sudamericana, 1991

GARCIA MARQUEZ, Gabriel; El general en su laberinto, Buenos Aires, Sudamericana, 1994

CARPENTIER, Alejo; El reino de este mundo, Buenos Aires, Librería del Colegio, 1971

CARPENTIER, Alejo; Tientos y diferencias, Buenos Aires, Librería del Colegio, 1971