El conocimiento de la ignorancia; Karl R. Popper

Filosofía contemporánea del siglo XX. Filósofos ingleses. Influencia socrática. Principios epistemológicos y éticos. Autocrítica. Crítica racional y objetiva

  • Enviado por: Marcos Gómez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

EL CONOCIMIENTO DE LA IGNORANCIA

(Karl R. Popper)

A continuación vamos a comentar el siguiente texto, discurso del filósofo considerado Británico aunque de origen Austriaco Karl R. Popper en su investidura como doctor “honoris causa” de la Universidad Complutense sobre el conocimiento de la ignorancia.

Popper comienza su discurso diciéndonos que se da cuenta de lo poco que sabe una vez más, y por medio de Sócrates y la historia que contó en su primer juicio, deduce sus palabras, se da cuenta de que no es un sabio, es más, casi se puede afirmar que realmente no sabe nada o muy poco, que nuestra sabiduría consiste en conocer nuestras propias limitaciones, y lo que es mas importante, en conocer nuestra propia ignorancia. Con esto nos quiere enseñar que tanto hace 2400 años como en estos tiempos esas palabras que dijo Sócrates siguen siendo totalmente válidas.

Aunque también es cierto que nosotros, por nuestra situación, sabemos mucho más de lo que sabía Sócrates, o al menos de lo que podía llegar a conocer en ésa época, pero él mismo era consciente de su ignorancia, gesto que demostró gran sabiduría por su parte.

Según Popper, debemos seguir construyendo nuestra filosofía del conocimiento sobre la tesis de Sócrates, basándonos en nuestra falta de conocimiento. Karl la propone pero modificándola radicalmente con cuatro comentarios importantes.

En primer lugar, sabemos que la ciencia sabe mucho, pero utiliza inconscientemente la palabra conocimiento con otro significando, el del lenguaje diario, y no el significado de conocimiento científico, que no es un conocimiento cierto, sino un conocimiento puesto siempre a prueba y a revisión en el que las conjeturas son comprobables, el científico debe tener en cuenta que no sabe, solo supone. Por lo tanto decimos que es un conocimiento hipotético, Popper aseguró que este primer comentario es una amplia defensa de la de la aplicación a la ciencia moderna de las ideas de Sócrates.

Su segundo comentario trata sobre la observación de lo que sabemos hoy en día. Opina que con cada nuevo logro científico, con cada solución hipotética de un problema científico, el número de problemas no resueltos aumenta; y asimismo aumenta el grado de su dificultad. Y es correcto afirmar que mientras nuestro conocimiento es finito, nuestra creciente ignorancia es infinita. El mundo, se vuelve más difícil de entender para los verdaderos científicos.

Su tercer comentario habla de cuando decimos que sabemos más de lo que sabía Sócrates en su época, que nuestro conocimiento conjetural es mayor, esto es probablemente incorrecto en tanto que nosotros interpretamos el saber en un sentido subjetivo. Probablemente, ninguno de nosotros sabe más, en cuanto a almacenar mayor información en nuestra memoria; más bien, somos conscientes de que hoy en día se sabe muchísimo más y acerca de muchísimas más cosas diferentes que en los tiempos de Sócrates, entonces

hablamos de sabiduría objetiva, y no particular (la que tiene cada uno), que son pequeños rasgos de la objetiva.

La cuarta razón nos dice que las teorías de Sócrates se han demostrado falsas, en las cuales se apoyó para su conocimiento, porque ocurre al igual que en el saber actual, nadie puede estar al día, las cosas cambian rápido y el conocimiento personal se limita a pequeñas áreas del conocimiento objetivo. Con esto podemos decir que la idea de Sócrates “Sólo se que no se nada” es una idea de actualidad, incluso mas que en su época.

Popper, expresa también tres principios éticos en su discurso;

Habla del principio de fiabilidad, que explica que lo seguro en dos opiniones es que uno puede llevar la razón y el otro estar equivocado pero que también puede que los dos estén equivocados.

El principio del diálogo racional, en el cual se quiere poner a prueba nuestras razones.

En el tercer principio, se apoya el acercamiento de la verdad a través de un debate. Es decir, opiniones subjetivas, discusiones críticas que nos permitan mejorar y entendernos mejor.

Al ser principios epistemológicos y éticos al mismo tiempo, implican tolerancia.

Necesitamos tratar como a un igual, a una persona de la que podemos aprender, y si queremos aprender el interés de la búsqueda de la verdad. La idea de la verdad objetiva, es un principio básico que regula todo tipo de diálogo racional.

Debemos ser autocríticos con la búsqueda de la verdad, acercarnos lo mas posible a ella pero debemos también entender, que nunca podremos estar seguros de haber llegado a ella, que tenemos que seguir esforzándonos y seguir con el espíritu de autocrítico y no llegar a ser complacientes y dogmáticos.

Siempre estamos expuestos a aprender cosas nuevas, es una capacidad que tenemos, incluso en el campo de la ética. Popper, nos va a proponer algunos principios de una nueva ética profesional.

La antigua ética profesional, se basó, al igual que la nueva, en los conceptos de verdad, de racionalidad, y de responsabilidad intelectual, pero con la diferencia de que se basó en el conocimiento personal y creyendo que podían llegar al conocimiento cierto, o al menos, muy cerca de éste.

En contraste, la nueva ética, se basa en el concepto de conocimiento objetivo e incierto. Aquí cambia radicalmente nuestra manera de pensar.

Antiguamente, la meta que existía era la de poseer uno mismo la verdad, y por medio de pruebas, ratificarla. Este ideal, corresponde al de sabio, no al ideal Socrático de sabiduría, sino al Platónico de vidente inspirado e iniciado. A estos intelectuales, se les llamaba autoridades, el mandato de que lo conocieran todo les hacía ser respetados por todos.

La antigua ética, no da lugar a errores. No están permitidos los fallos, por consiguiente, no se puede reconocer y por ello da lugar al encubrimiento de errores, en áreas de autoridad, siendo una ética intolerante. Por ello Karl nos propone una nueva ética profesional:

El conocimiento objetivo conjetural, continúa superando a lo que el individuo puede abarcar. Es decir, no hay autoridades.

Es imposible evitar todos los errores e incluso los evitables.

Pero por supuesto, sigue siendo nuestro deber hacer todo lo que este en nuestras manos para evitarlos. Pero para hacerlo, debemos ser conscientes de la dificultad que encierra.

Hay errores que pueden estar ocultos al conocimiento de todos, y que en las teorías mejores comprobadas existen. Por ello debemos cambiar nuestra actitud ante nuestros errores, no encubrirlos como en la ética antigua, debemos aprender de nuestros propios errores, ser autocríticos con nosotros mismos y honestos. Debemos aceptarlos con gratitud, incluso cuando nos los señalan los demás. También tenemos que tener claro que necesitamos a los demás para descubrir y corregir nuestros errores, y gente que se haya educado con otras ideas en diferentes culturas.

La autocrítica es la mejor crítica, pero la de los demás es una necesidad.

La crítica racional y objetiva, debería alegar razones específicas cuando haya una afirmación específica o una hipótesis específica. Hay que guiarse por la idea de acercamiento a la verdad objetiva.

Karl Popper, finaliza su discurso pidiéndonos que consideremos sus sugerencias y afirmando que incluso en el campo de la ética es posible presentar propuestas que pueden ser tratadas y mejoradas por el diálogo. Y que los principios éticos aceptados durante siglos, pueden contaren errores ocultos de los cuales debemos estar obligados a aprender.

Popper, trata de darnos a entender todo lo que encierra la sabiduría, nos señala nuestras limitaciones, y por ello señala que el verdadero conocimiento es el de nuestra propia ignorancia, es decir, el saber, el ser conscientes de que no sabemos nada, que ignoramos infinitas cosas por cada una que creemos conocer. Pero no por ello, debemos dejar de conocer el mundo, tal y como nuestros sentidos lo perciben, es más, debemos estar en continuo aprendizaje para entender mejor las preguntas que nos podemos hacer acerca de este mundo. Y aunque sepamos, que nunca podremos llegar a la verdad, tenemos que seguir acercándonos a ella.

También debemos aprender y reconocer de nuestros errores, ser autocríticos con nosotros mismos y escuchar las críticas de los demás.