El conocer humano; Sergio Rábade Romeo

Filosofía. Teoría del conocimiento. Experiencia. Trascendentalismo. Modelo de Kant. Descrates. Locke. Hume. Husserl. Razón. Sociedad. Lenguaje. Pragmática lingüística. Objetividad. Verdad. Certeza. Racionalidad. Irracionalidad

  • Enviado por: Kisha
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

TEORÍA DEL CONOCIMIENTO, Sergio Rábade.

Introducción:

Este libro es un volumen de simple introducción al tema de la teoría del conocimiento.

La teoría del conocimiento es central en la filosofía, tratado siempre. Actualmente se está enriqueciendo mucho, incidiendo también en disciplinas como la psicología cognitiva, pero faltan bases.

Fundamentalmente la teoría del conocimiento debe ser entendida como una vía de comunicación del hombre y no sólo como la búsqueda de la realidad, objeto del conocimiento.

El conocimiento es una actividad del hombre, activa y de cada hombre al enfrentarse con el mundo, haciendo de receptor. Sobrepasa el nivel biológico.

El conocimiento es también procesal, su intencionalidad está sujeta a la conciencia. Nuestra dinámica cognoscitiva tiene un carácter unitario.

Mediante una actitud reflexiva se distinguen, el objeto del conocimiento y el propio conocedor. La relación sujeto-objeto es una característica fundamental del conocimiento, sujeto y objeto, son dos realidades distintas. Las disputas surgen cuando hay que asignar un carácter pasivo o activo del objeto del conocimiento.

Se distinguen dos nociones radicales, los realismos (objetivistas) y los idealismos (subjetivistas). Entre ellos hay nociones válidas que deben cumplir ciertas características.

Así pues el conocimiento es un acto de objetivación, un proceso de constitución de los objetos en donde el sujeto tiene un papel muy importante. Es un acto impreciso, no es una simple noción de representación del objeto. Es la donación de sentido que el sujeto da a los datos que se le presentan, mediante su actividad, en una unidad de sentido. Esta noción esta bien expresada en la que se denomina fenomenología.

Al reflexionar sobre la teoría del conocimiento, nos surge la crítica. Desde el contexto cultural en el que vivimos y desde tradiciones sobretodo filosóficas, se impone el afán de ser completamente independiente, a la hora de analizar un método de conocimiento. Así tratamos de delimitar la importancia del condicionamiento previo ejemplo de ello son los perjuicios, delimitando también su análisis crítico, como expuso F.Bacon.

Otro aspecto de la crítica, es la validación del conocimiento y sus fundamentos.

Por último saber que una teoría de conocimiento debe tratar del hombre y para el hombre. La actitud crítica debe dirigirse a los principios fundacionales de todo conocimiento, crítica de la razón humana.

Perfiles historico-críticos:

Descartes: mediante la duda rechaza y crítica todas las teorías anteriores hasta llegar a su yo pensante.

Locke: propone examinar nuestras propias actividades clasificándolos según nuestra inteligencia. Criticaba los principios innatos y analizaba el origen del saber.

Hume: Explicación de los conocimientos cotidianos. Fenomenista radical, estudia los fenómenos de conciencia y la experiencia entendida como observación.

Kant: La actitud crítica en este autor es llevada a su cenit en la “Crítica a la Razón pura", limitando la razón humana.

Husserl: El rigor preside su actitud crítica. Liberación de la actitud natural, de este mundo; hacia la conciencia pura y hacia la trascendencia.

Experiencia y conocimiento:

Experiencia cognoscitiva es el conocimiento con la mayor inmediatez de algo concreto dado. La experiencia tiene mucha importancia en la filosofía, sin embargo, no basta apelar a la experiencia para resolver los problemas gnosológicos, ninguna experiencia es pura, pero en ella tenemos la base y el origen de todo nuestro conocimiento. Es una dimensión básica del desarrollo humano, al ser éste un ser inacabado esta abierto a ella. Es experiencia individual pero se comparte con el resto de miembros de una comunidad histórica.

Como propiedades de la experiencia cabe destacar su inmediatez, su relación con otras modalidades del conocimiento, no es autónoma y se basa en los datos. En cuanto a la recepción de la misma, difieren en su noción, tres corrientes: el empirismo, el innatismo y los trascendentalismos.

Los medios por los cuales acontecen los procesos de la experiencia son:

Pensamiento: mediante ésta actividad se da forma a los datos experienciales en el contenido de conciencia o nuestro mundo interior.

Cuerpo: Es la base sensorial y perceptual, a él corresponde observar y recibir en primera instancia los datos.

Lenguaje: Mediante el cual primero, se ordenan los datos en conceptos categorizándolos y así sobrepasando la experiencia de cada uno.

Tener una sensación no es tener conocimiento de un objeto sensible, sólo es el punto inicial de nuestro verdadero conocimiento originario basado en las percepciones. La percepción es importante porque pertenece a la experiencia y mediante ella, percibimos cosas concretas estructuradas en una unidad con significación.

Trascendentalismo:

Ante la insuficiencia del planteamiento exclusivamente experiencial del conocimiento, entramos ya en el estudio del sujeto. El planteamiento trascendental es una especie de búsqueda de las condiciones de posibilidad del conocimiento objetivo, que han de estar en la subjetividad.

Modelo de Kant. Elementos o estructuras a priori:

Las ideas de la razón no tienen que ver con el conocimiento objetivo como se creía hasta este momento pero sí con la cientificidad del mismo.

Para Kant la ciencia debía estar constituida por juicios universales y necesarios, ni el sujeto entendido como la filosofía anterior, ni la experiencia daban estos juicios.

Así surge una nueva noción del sujeto como sujeto trascendental dotado de conocimiento a priori (ideas no aprendidas), esto es, que anteceden a la experiencia y a la percepción.

Son elementos que posibilitan el conocimiento objetivo y a los cuales, les corresponde conferir la universalidad y la necesidad; están limitados al sujeto y sus facultades cognoscitivas.

El principio supremo del conocimiento, por tanto, es el llegar al entendimiento mediante la síntesis, que no está en los objetos ni en la percepción sino trascendentalmente en los elementos a priori.

Existen a priori, la sensibilidad e intuición pura, la imaginación y sus esquemas trascendentales como media entre los sentidos y el entendimiento. Hay tres momentos de síntesis: aprehensión (intuición), reproducción (imaginación) y reconocimiento (conceptos).

La apercepción trascendental para Kant es la conciencia unitaria de Yo, es la unidad originaria y supraempítica.

El sujeto es el elemento de la relación cognoscitiva en el que la autoconciencia o reflexión descubre inmediatamente el acto de conocimiento.

Desde el sujeto sustancial (hombre como totalidad unitaria), pasando por Descartes, que lo reduce a ser pensante sin cuerpo; va desapareciendo el sujeto de conocimiento, hasta llegar al sujeto trascendental de Kant.

Después de Descartes y la separación del sujeto y el cuerpo, hay una revalorización de este último y sus funciones cognoscitivas en la fenomenología (Schopenhauer, Nietzsche)

Conocimiento desde la sociedad:

El hombre es un ser social y como tal el comportamiento cognoscitivo también es un comportamiento socialmente adquirido. El conocimiento está condicionado por el contexto social y temporal. Ejemplos de vínculos conectivos entre sociedades e individuos son: el lenguaje, el trabajo o las instituciones.

El conocimiento está condicionado por el contexto ambiental (desarrollo de sociedades),

por la educación impartida, por pautas cognoscitivas y estructurales, etc... Pero somos conscientes también, de nuestra individualidad conocedora. Muchas veces la sociedad ya tiene establecidas unas imposiciones determinadas y nosotros las aceptamos a priori, casi sin darnos cuenta de que son pautas que solo podemos llevar a cabo desde el contexto social en el que vivimos.

Filosofía del Lenguaje:

La relación entre conocimiento y lenguaje es muy estrecha, puesto que es mediante el lenguaje y sus representaciones donde adquirimos el conocimiento. Las palabras dotan de significación objetiva a todo conocimiento.

También cumple el lenguaje una función de conservación (Archivo), pero la característica fundamental es la comunicación, porque con ella entramos en contacto con la sociedad. El lenguaje posee sin embargo, limites y permite la categorización. Esta claro que el lenguaje o una lengua hablada perceptivamente y en contacto con los objetos del conocimiento, tiene un carácter a priori.

Un modelo de la relación lenguaje-conocimento es el de Wittgenstein: primero como punto de enlace entre conciencia y objetos del mundo y en segundo lugar como las divisiones en: sintaxis, semántica y pragmática.

La pragmática lingüística se encarga también de la comunicación con otros seres, no solo del sujeto cognoscente. Entender un lenguaje significa dominar una técnica.

Objetividad y verdad:

Hasta la modernidad no hay distinción entre objeto del conocimiento como un objeto-cosa y objeto conocido, posteriormente se plantean cuestiones en las que el sujeto cognoscente ya no es un simple ser pasivo, sino que tiene que ver en las diferencias entre el objeto en sí y el objeto que conocemos, rompiendo con modelos clásicos. Se plantea incluso si el objeto-cosa no es tan solo una actividad del sujeto.

Desde Kant lo que se hace es “objetivar subjetivando”, sujeto y objeto ya no se separan sino que se relacionan buscando un equilibrio, entre racionalismo y empirismo.

La búsqueda de la objetividad ha sido desde siempre una constante en la filosofía, pero el objeto del conocimiento se puede estudiar y se debe estudiar desde múltiples perspectivas, por ejemplo: en el sujeto individual, en el sujeto corporeizado (fenomenología), de acuerdo con la sociedad o en una dinámica lingüística.

En cuanto al tema de la verdad siempre ha fue un problema central de la teoría del conocimiento y esta ligado a la objetividad.

Desde la filosofía, la verdad se ha abordado desde estas tres perspectivas, más relevantes: Marxismo, pragmatismo y filosofías lingüísticas.

Hoy en día la verdad queda definida como correspondencia entre nuestro conocimiento y las cosas conocidas.

La certeza. Criterios de verdad:

La certeza es el estado subjetivo de seguridad en que se encuentra el sujeto cognoscente respecto a algún conocimiento, se contrapone a la duda, a la opinión y a la creencia.

La gnoseología actual rechaza la posibilidad de certezas absolutas en la ciencia (algo para siempre y por siempre), pero esto no debe preocupar porque la seguridad humana no depende de la certeza absoluta, además de desaconseja también una postura totalmente escéptica, porque hay verdades aceptables, sin las cuales se paralizaría la vida y su sentido.

Para que un criterio de verdad sea válido o por lo menos aceptado como tal, debe cumplir ciertos requisitos (proporcionar seguridad, universalidad, etc...)

El criterio de verdad ha cambiado mucho en la filosofía. Los helenísticos se basaban en las sensaciones e imaginación. Hasta que Descartes le dio suprema importancia al criterio, hasta llegar a tener una necesidad fundamental de establecer uno indudable y claro. Posteriormente pierde importancia, pasando por el empirismo de Hume. Después viene el conocido como criterio de verificabilidad, al que se opuso luego Popper con su criterio del error o “falsabilidad”.

Por último Apel con el criterio de consenso de verdad, intentó establecer como todos los demás una criterio en la búsqueda de lo certero.

Después de desconsiderar la pura evidencia como método de criterio de verdad, llegamos a la conclusión de que necesitamos certezas indudables, o al menos seguras a largo plazo, pero también llegamos a la conclusión de que no es posible que exista un único criterio de verdad, sino que más bien es necesaria una pluralidad de criterios.

Es menester de los especialistas determinar el criterio adecuado en cada caso.

Conocimiento, Racionalidad e Irracionalidad:

En el momento actual hay tres modos distintos de entender la Razón:

Como función cognoscitiva, Tras la previa adquisición de conocimientos, la razón llevaría a cabo la tarea de su organización y sistematización.

Como nivel superior de conocimiento, perfeccionamiento de los conocimientos habidos.

Como conjunto de todos los dinamismos conjuntos del conocimiento.

La racionalidad es estática y valorativa, mientras que la racionalización es dinámica y se refiere al proceso y actividad de la razón, que lleva al individuo a alcanzar un nivel concreto de racionalidad. Hay dos tipos de racionalización: Desde arriba, tomando conceptos ideales y demostrando así el resto de conceptos, ajustándolos con estos primeros y la racionalización trascendental de Kant.

La teoría del conocimiento que hemos estado tratando se centra en el conocimiento pero ¿Hasta donde llega dicho conocimiento? Al examinar rigurosamente este planteamiento se empieza a ver que el conocimiento tiene limites, topes irrebasables. La Razón humana no es suficiente (Hay quien se apoya en la razón Divina).

Un límite considerable obviamente del conocimiento humano es la propia existencia del hombre.

Siguiendo y dándonos cuenta de los límites de nuestro conocimiento llegamos a otro planteamiento mas allá de dichos limites: lo irracional. En la sociedad contemporánea se están aceptando y considerando cada vez mas teorías basadas no en la razón, sino en la irracionalidad, que anteriormente se rechazaban. Es un nuevo estilo de cultura que no es incompatible con la racionalidad.

La idea de lo irracional nace desde los filósofos antiguos, un ejemplo es la idea del Bien de Aristóteles. Se dio importancia a la voluntad por encima de la razón.

Algunos filósofos simplemente ante las cosas inexplicables mediante la razón, se limitaron a aceptar la existencia de cierto grado de irracionalidad. Otros sin embargo se refugiaron en ella para defender las llamadas teorías de lo absurdo como Kafka y Camus.

Tras haber analizado el concepto de lo irracional a través de los diferentes contextos históricos, podemos llegar a una definición aproximada y diferenciándola de lo desconocido; diciendo, que no es negación de un conocimiento, sino negación de una justificación racional. Hay que entender lo irracional como opuesto a toda forma de conocimiento e incluso de pensamiento (es también lo impensable). Ha de entenderse desde el sujeto cognoscente. Es irracional todo aquello que está mas allá de los limites del conocimiento.

INDICE:

  • Introducción.

  • Experiencia y Conocimiento.

  • Trascendentalismo.

  • Conocimiento desde la sociedad.

  • Filosofía del Lenguaje.

  • Objetividad y verdad.

  • Conocimiento, Racionalidad e Irracionalidad.