El clavo; Pedro Antonio de Alarcón

Literatura española del siglo XIX. Realismo y Costumbrismo. Narrativa cuentística realista. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Sherezada
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

El clavo; Pedro Antonio de Alarcón

El clavo; Pedro Antonio de Alarcón

BIOGRAFÍA DE PEDRO ANTONIO DE ALARCÓN

(1833-1891), Escritor y político español nacido en Guadix, Granada. Fue diputado de las Cortes españolas y se alistó como voluntario en la campaña de Marruecos, experiencia que le proporcionó material para su Diario de un testigo de la guerra de África (1859), considerada hoy una obra maestra por su descripción de la vida militar. Alarcón sobresalió en su época por sus novelas religiosas, entre las que destaca El escándalo (1875), una defensa de los jesuitas que levantó una viva polémica. Hoy es recordado principalmente por sus relatos de la vida rústica en España, algunos de los cuales se han recopilado en El sombrero de tres picos, (1874), que inspiró a Manuel de Falla la composición de su ballet homónimo.

La época: en la que se escribe este relato es el romanticismo.

El género: El género literario es épico (novela corta)

Analicemos la estructura interna:

El tema : trata de la investigación de un crimen al encontrar un clavo clavado en un cráneo.

RESUMEN DEL LIBRO:

El libro trata de un hombre llamado Felipe que se monta en una diligencia para ir a Málaga una noche tormentosa de otoño de 1844, él se cuestiona quien será su acompañante, en el primer relevo entra una joven, bella y viuda, era la persona que él deseaba como acompañante. Ellos intimaron un poco, él le habló sobre el tema del amoroso entre ellos, y ella le dijo que no quería saber nada de ese tema.

Ella no le quiso dar su nombre pues no quería que se volviesen a ver, se despidieron en Madrid.

El 1 de noviembre de ese mismo año Felipe fue a una provincia de Córdoba, donde iba a visitar a su amigo el juez Joaquín Zarco, al cual no veía desde hacía 7 años. Zarco le esperaba en la entrada de la ciudad, hablaron, y Felipe le preguntó a Zarco, si se había casado, Zarco contestó: no y nunca lo haré.

Entonces Felipe dijo, que le contara el porque.

Zarco dijo que se lo contaría de camino al cementerio, porque ese día iba todo el mundo al cementerio, pues cada dos años se renovaban los cadáveres, sacando los antiguos y metiendo cadáveres nuevos.

Zarco empezó a contar su historia: él dijo que hace 2 años se fue a Sevilla, un mes de permiso, en el hostal donde estaba, había una joven, bella y viuda mujer, la cual no hablaba con nadie.

Él se enamoró de ella y al cabo de un tiempo empezaron a hablar, ella le dijo que se llamaba Blanca, y que era Madrileña y viuda.

Los dos se enamoraron.

Ella un día le dijo que se había casado, sin amor, que hoy su marido estaba muerto y hasta ahora su vida había sido un infierno.

A él se le acabó el mes y fue a pedir 2 meses más pues él la amaba.

Zarco le dijo a Blanca, que se casaran, pero ella respondió: no puedo.

Un día él dijo que se tenía que ir, ella dijo que no, pues esperaba un hijo, entonces, él le volvió a pedir que se casara con él y después de un rato le dijo que si.

Blanca le preguntó que cuanto tiempo tardaría allí, Zarco respondió que un mes, por lo tanto quedaron en verse allí, era 15 de Abril, entonces quedaron en verse el 15 de Mayo.

El volvió a*** , pidió otro mes de permiso y arregló sus cosas, a los quince días volvió a Sevilla.

Él volvió al sitio donde se volverían a encontrar, y le dijeron que ella marchó días después que él se marchara, sin alguna explicación. Al ver que no volvía se marchó 3 días después.

Zarco le preguntó a Felipe si se daba cuenta de porque no quería casarse.

Al rato, llegaron al cementerio y se encontraron un cráneo en medio del camino con un clavo en la cabeza, entonces Zarco dijo que mandaría a la cárcel al que hubiera cometido ese crimen.

Luego Zarco le preguntó al sepulturero si se sabía de quien era ese cráneo, el sepulturero dijo que fueran a mirar las tablas del ataúd, y encontraron: A.G.R.1843 R.I.P., al no decir nada esas letras fueron buscando por las parroquias, y en una de ellas encontraron que el señor se llamaba Adolfo Gutiérrez del Romeral, que murió, cuando tenía 31 años y que estaba casado con Grabiela Zahara del Valle.

Ellos estuvieron preguntando por los vecinos para ver si sabían algo, le preguntaron a uno de los criados, este dijo que su mujer había estado fuera 3 meses y medio, y 8 días después de su regreso su marido murió, que un día los dos estaban en la habitación de Alfonso, porque dormían separados, y al rato ella salió chillando que su marido había muerto, ella decía que le había dado una apoplejía, el caso quedó así , al decir los médicos

lo mismo que Gabriela. Entonces ellos dos, empezaron a sospechar de Gabriela.

Tres meses de búsqueda y Gabriela no apareció.

Felipe se tubo que marchar.

Ese invierno Felipe estaba en Granada, una noche lo invitaron a una gran fiesta, al cabo de un rato, encontró a su amor de la diligencia, fue a saludarla, como ella no le dijo su nombre, se lo preguntó a un amigo ,este le dijo que se llamaba Mercedes y que era americana.

Mercedes le dio su dirección, entonces al día siguiente fue a visitarla. Hablaron durante mucho tiempo, y ella le dijo a Felipe que al día siguiente se marchaba, por lo tanto no se volverían a ver.

Pocos días después fue a visitar otra vez a Zarco, seguía sin tener ninguna pista.

Esa misma noche estaban los dos en el despacho de Zarco mirando unos documentos, de repente entró un alguacil dándole a Zarco una nota que decía: que en la fonda de León había una mujer que quería hablar con Zarco, él se fue y a las dos horas volvió. Felipe le preguntó que había pasado, él le dijo que había hablado con Blanca y que todavía lo amaba, lo que pasó fue que días después de irse Zarco, ella se tuvo que marchar por asuntos familiares a Madrid, que volvió días antes del día 15 de mayo pero Zarco ya no estaba, y que su hijo lo había perdido.

Al cabo de un rato llegó el promotor fiscal y le dijo a Zarco que habían encontrado a Gabriela en la fonda de león, entonces Felipe empezó a sospechar, que Blanca y Gabriela eran las mismas personas. Esa misma noche fueron a tomarle declaración.

Estaban todos preparados, Felipe miraba a Zarco al mismo tiempo que a la puerta, de repente Zarco, se puso blanco, y Felipe se da cuenta que Blanca y Gabriela eran las mismas personas. Pero al mirarla se dio cuenta que no solo era Gabriela y Blanca, sino que también era Mercedes, su amiga de la diligencia.

Después de un rato , el juez llamó al sepulturero, para que trajese la caja donde se encontraba el cráneo con el clavo, entonces Zarco le preguntó a Gabriela , si reconocía la calavera , ella al verla dio un grito, diciendo: ¡Alfonso¡, Zarco le volvió a preguntar si había sido ella, la que mató a su marido, respondió que no quería vivir más, pero que antes quería ser escuchada, dijo que un hombre la llevó a matar a su marido, Zarco exclamó ¡su nombre¡, ¡ diga el nombre de ese desgraciado¡, ella añadió: no lo voy a decir porque, con una sola palabra lo podré arrastrar conmigo, pero no, porque yo lo amo, y él a mi también, aunque se que no hará nada para impedir mi muerte; ella continuó, dijo que estaba casada con un hombre a la fuerza, un día se marchó y se enamoró de otro hombre, el cual le pedía que se casara con él , pero ella no podía pues estaba casada aunque él no lo sabía, por lo cual tuvo que inventarse lo de su hijo para mantener a su amante, y matar a su marido , al final su amante la abandonó, después se habían vuelto a encontrar , ¡para que ¡exclamó, le dijo a Zarco que quería morir pronto, entonces Zarco dio la orden de que se la llevaran.

Zarco condenó a Gabriela Zahara. Al día siguiente Joaquín Zarco se despidió de Felipe, le dijo que cuidara de ella hasta que él volviera, pero que no la visitara y que no se preocupara que él no se iba a suicidar.

Veinte días después confirmaron su sentencia de muerte, ella fue puesta en capilla.

Llegó la mañana de su muerte, Zarco no había vuelto, tampoco se tenían noticias; Felipe era el encargado de llevarla hasta el pie del cadalso.

Cuando Felipe la vio no la había reconocido, al pasar Gabriela por el lado de Felipe, él le dijo si la podía acompañar , ella al reconocerlo, le dio las gracias, por estar ahí en sus últimos momentos. Entonces Gabriela le preguntó a Felipe: que donde estaba Zarco, él respondió que se había ido, ella le dijo: que cuando lo viera le dijera que la perdonara y que lo seguía amando; llegaron al pie de la escalera, donde fueron separados, en aquel momento, entre todo el mundo se escucharon unas voces que decían: ¡perdón ¡ perdón¡, era Zarco iba acompañado del jefe del cuadro, Gabriela que había subido unas cuantas gradas, miró a Zarco, y murmuró ¡bendito seas¡,entonces, perdió el conocimiento.

Leído el perdón y legalizado el acto, fueron a desatar las manos de la indultada, pero fue inútil pues ya estaba muerta.

Zarco es ahora uno de los mejores magistrados, está casado, y acaba de tener un hijo.

FIN.

RESUMEN DE CADA CAPÍTULO:

Capítulo I:

El capítulo I habla de un hombre llamado Felipe que se monta en una diligencia una noche de otoño de 1844, y se cuestiona quien será su acompañante, entonces en el primer relevo entra una joven y viuda mujer, era la persona que el soñaba con tener de acompañante.

Capítulo II:

Este capítulo nos cuenta: que Felipe se enamora de la joven, la cual en una de sus conversaciones sólo le dijo que era madrileña. Cogieron confianza, entonces le hablo sobre el tema amoroso.

Capítulo III:

Este capítulo trata:

Ella le echó una mirada, la cual dio a entender, que no quería saber nada de ese tema, porque ese tema le horrorizaba.

A pesar de haber perdido él la confianza, la volvió a recuperar. Entonces se despidieron en la administración, ella no le quiso dar su nombre, y le dijo que nunca se volverían a ver.

Dos meses después volvió a encontrarla.

Capítulo VI:

Aquí nos cuenta otro de los viajes de Felipe:

El 1 de noviembre de ese mismo año, Felipe iba a un pueblo de Córdoba, a visitar a su amigo el juez Joaquín Zarco, el cual lo esperaba a la entrada.

Ellos empezaron a hablar , pues llevaban 7 años sin verse.

Entonces Felipe le pregunto a Zarco si se había casado, él contestó: no y nunca lo haré. Por lo cual Felipe le pidió que le contara el porque, él dijo que lo haría de camino al cementerio, pues todo el mundo iba allí ese día, porque renovaban los cadáveres.

Dijo así:

Capítulo V:

Aquí Zarco cuenta lo que le pasó

Él dijo que hacía dos años, se fue un mes de permiso a Sevilla, donde se hospedaba, había una joven y viuda mujer. Ellos se enamoraron, sólo le dijo que se llamaba Blanca, pero ella no se quería casar con Zarco.

A Zarco se le acabo el mes de permiso, por lo cual fue a pedir dos meses más, porque a pesar de todo se amaban.

Volvió a la fonda, él seguía diciéndole a Blanca que se casaran, pero ella contestaba: no puedo.

Se le acabaron los dos meses, y le dijo a ella que se tenía que ir, entonces Blanca dijo que no porque esperaba un hijo, Zarco, al escuchar eso le volvió a decir que se casaran, ella después de un rato dijo que sí. Por lo tanto quedaron al mes siguiente, pues él tenía que arreglar unos papeles.

Él terminó en 15 días por lo tanto volvió a la fonda, pero, ella ya no estaba, le dijeron que se había marchado, días depuse que él sin dar alguna explicación.

Le preguntó a Felipe: ¿ te das cuenta porque nunca llegaré a casarme?.

Capítulo VI:

Este capítulo nos cuenta lo que pasó en el cementerio:

Llegaron al cementerio, y por el camino se encontraron un cráneo con un clavo clavado.

Entonces Zarco dijo que cogería a la persona que lo hubiera echo.

Capítulo VII:

Al encontrarse ese cráneo, llamó al sepulturero a ver si sabía de quien era el cráneo, el sepulturero dijo, que mirasen en las maderas del ataúd, allí encontraron: A.G.R. 1843 R.I.P.

Al no significar eso nada, fueron buscando por las iglesias y en una de ellas encontraron que aquel hombre se llamaba: Alfonso Gutiérrez del Robledal, que murió cuando tenía 31 años y que estaba casado con Gabriela Zahara del Valle.

Capítulo VIII:

Preguntaron a algunos vecinos si lo conocían, le preguntaron a unos de los criados, este dijo que su mujer se fue a Madrid, tres meses y medio después volvió, y a los 8 días de su regreso, los dos estaban en la habitación de Alfonso, y de repente salió chillando que su marido se moría, que le había dado una apoplejía, y el caso quedó así porque los médicos dijeron lo mismo que ella.

Capítulo IX:

Tres meses de búsqueda y Gabriela no aparecía, entonces Felipe se marchó, pero lo prometió a Zarco que volvería al año siguiente.

Capítulo X:

Felipe pasó ese invierno en Granada, una noche lo invitaron a una gran fiesta, en la cual al cabo de un rato vio a su amiga de la diligencia y fue a saludarla, él fue a preguntarle a un amigo si sabía quien era esa mujer, este respondió que se llamaba Mercedes y era americana.

Ella le dio su dirección de donde se hospedaba.

Capítulo XI:

Felipe, al día siguiente fue a visitar a su amiga ala fonda de los siete suelos.

Ellos conversaron mucho, Mercedes le dijo a Felipe que al día siguiente se marchaba por lo tanto no se volverían a ver.

Capítulo XII:

Días después Felipe volvió a casa de Zarco, él seguía sin saber nada.

Esa misma noche, cuando estaban los dos en el despacho de Zarco, llegó un alguacil con una nota que decía: en la fonda de León hay una mujer que quiere hablar con Zarco, Zarco se fue, volvió a las 2 horas y le dijo a Felipe que había hablado con Blanca, decía que ella no lo había abandonado, sino que se tuvo que marchar días después por asuntos familiares, que volvió días antes de la fecha, pero él ya no estaba, y que su hijo lo había perdido.

Capítulo XIII:

Al rato, llegó el promotor fiscal diciendo que ya habían encontrado a Gabriela Zahara del Valle, entonces Zarco dijo que fueran esa misma noche a tomarle declaración.

Felipe le preguntó al fiscal, que donde la habían encontrado, este dijo que en la fonda de león, entonces Felipe empezó a sospechar de que Blanca y Gabriela eran las mismas personas.

Ya estaban todos esperando a Gabriela, incluso el sepulturero con el cráneo.

Capítulo XIV:

Felipe no paraba de mirar a Zarco, a la vez que miraba hacía la puerta, de repente el juez se puso pálido, entonces Felipe se dio cuenta que Blanca y Gabriela eran las mismas personas, pero al mirarla no sólo era Blanca y Gabriela, sino también era Mercedes.

Capítulo XV:

Zarco le preguntó a Gabriela si reconocía el cráneo ella dijo que si, y que lo había matado ella porque amaba a otro hombre, él quería que se casara con ella, pero ella no podía y para retenerlo tuvo que inventarse lo de su hijo y decirle que estaba viuda, para que luego la dejara plantada. Dijo que se habían vuelto a encontrar , pero que ya no servía para nada.

Entonces Zarco dio la orden de que se la llevaran.

Capítulo XVI:

Zarco condenó de muerte a Gabriela. Se despidió de Felipe , le dijo que cuidara de Gabriela, pero que no la fuera a visitar, y que estuviera tranquilo que no se iba a suicidar.

20 días después, Gabriela fue condenada a muerte.

Capítulo XVII:

Llegó el día de la ejecución, sin tener ninguna noticia de Zarco.

Él la llevaría hacia la escalera, cuando ella pasó por delante de Felipe, él le preguntó si la podía acompañar, ella le dijo que le dijera a Zarco que la perdonara, que ella lo amaba, llegaron a la escalera y allí se despidieron. Entre la gente se escuchó una voz que decía: perdón, perdón, era Zarco con el jefe del cuadro, cuando Gabriela lo vio, se desmayó, entonces fueron a soltar a la indultad, pero ésta, ya estaba muerta.

Capítulo XVIII:

Zarco es ahora uno de los mejores fiscales, está casado, y acaba de tener un hijo.

Analicemos la estructura externa:

Se utiliza una lengua vulgar.

Conclusión:

El autor nos hace ver que no hay que confiar tan pronto en una persona, que primero se conozca bien.

A mi me ha parecido un relato muy interesante, pues hasta el final no se sabía quien era el asesino.