El cerebro sexual; Simon Levay

Antropología social. Fisiología humana. Anatomía y genética. Orientación sexual. Homosexualidad. Heterosexualidad

  • Enviado por: Pedro Vicente Martinez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
publicidad

DEPARTAMENTO : FILOSOFÍA.

PROGRAMA DE DOCTORADO : ANTROPOLOGÍA SOCIAL : CULTURA, FAMILIA Y DESARROLLO.

ASIGNATURA : ORIGEN BIOCULTURAL DE LA FAMILIA.

COMENTARIO DE TEXTO

“ EL CEREBRO SEXUAL “

Simon Levay

No escapa al lector de este libro que el mismo autor, en su condición de homosexual, parece buscar una explicación a su sexualidad y a su educación, plantea la idea principal de la diversidad sexual en base a la investigación de la biología y la educación. Genética frente a entorno, este es el eterno debate que se plantea sobre la lucha entre la educación y entorno, y la naturaleza ( biología ) que influye en la orientación sexual de las personas.

Hace unos años apareció la noticia de que se había descubierto una diferencia anatómica cerebral entre homosexuales y heterosexuales. El autor del hallazgo era LeVay. Entre hablar de anatomía y genética hay un micrón de diferencia. Se reavivaron las encarnizadas polémicas sobre si la homosexualidad era una enfermedad, un efecto del entorno familiar, una elección de vida, una variante biológica. El autor sale del laboratorio y se presenta en el ruedo para decir lo suyo.

Se desconoce el momento en el que la raza humana llega a la conclusión de la relación directa entre sexo y embarazo, pero en ya en las sociedades primitivas, y una vez

conocida esta inequívoca conexión, aparecen las teorías de selección del parentesco, que sólo tras una observación paciente y científica llevaron a conclusiones sobre la teoría de la selección por parentesco. La reproducción sexual fue seleccionada naturalmente, por que proporciona mayor variabilidad individual, y por ello se rechazó la reproducción asexual ( que sí se da en otras especies ).

Se introduce el autor en verdaderos estudios científicos, que superan a los profanos en química, medicina y biología.

Son los esteroides, testosteronas, andrógenos y gónadas, elementos biológicos que junto a las áreas significativas del sexo ( genitales internos, genitales externos y cerebro ), pretenden explicar la diferencia sexual en el ámbito biológico. Como conclusión aparece la determinación del gen FTD ( del cromosoma Y ), que es el elemento que determina el sexo del individuo. El sexo femenino es la trayectoria por defecto, la que se sigue en ausencia de instrucciones, y es el cerebro el que opera por leyes físicas ordinarias, utilizando métodos lógicos para alcanzar objetivos razonables.

Persiste el autor en los Capítulo III, IV y V, en descripciones neurobiológicas del cerebro y sus parte, así como del hipotálamo y las sinapsis ( conexiones entre neuronas ).

Después de un repaso científico en estos primeros capítulos, se sigue buscando la diferenciación genética para comportamientos físicos, como son la cópula o coito, y las posturas propias del sexo ( loordosis y expulsión del semen ).

El objetivo del autor es buscar una diferencia científica lo suficientemente sólida como para poder sentar las bases de una diferenciación sexual, sin necesidad de culpar a la cultura del hombre y a su educación. Incluso en el cortejo entre especies, atribuye la mayor dedicación a este acto sexual en función del número de esteroides gonadales en circulación, con la matización de que en la especie humana este acto tiene importantes elementos culturales.

Dentro de la seriedad científica que se percibe en el texto, también se advierte la intención del autor de no ser una verdadera losa inaccesible para los no doctos, introduciendo giros de humor como el efecto Coolidge, El gallinero y el gallo. Donde se viene a dar una explicación unilateral de la promiscuidad masculina.

Es a partir del capítulo VIII cuando, desvía la trayectoria de su exposición hacia los orígenes culturales de la familia, comenzando por la necesidad de las madres de acercarse hacia sus hijos varones e influir en su comportamiento de forma que en la vejez, aquellas puedan garantizarse su protección, las madres invierten tiempo para proteger su inversión de futuro; evidentemente esta inversión conlleva una carga femenina elevada sobre el macho niño que le hace adoptar conductas y procedimientos afeminados. No sin darle la explicación científica que guía toda su argumentación, y es la que resultó de los experimentos con ratas, donde se advierte el comportamiento hormonal de las madres hacia sus crías.

Las grandes hipótesis del libro se fundamentan en que en el hipotálamo hay centros que generan sentimientos sexuales masculinos y femeninos, esta es la explicación científica de que el cerebro a través del subconsciente actúa sobre el comportamiento típicamente masculino y femenino. El área preóptica media ( zona masculina ) y el núcleo ventomedial ( zona femenina ), constituyen el circuito sexual que es la clave del desarrollo de este campo, de forma que los niveles de endrógenos prenatales influyen en la conducta masculina o femenina de niños/as, de 2 a 4 años; por lo que se demuestra que la conducta de los padres no es tan importante como parece.

La conducta sexual se desarrolla durante el periodo crítico en torno al nacimiento. No obstante, el autor no lanza las campanas al vuelo y no reconoce que esta sea la única y determinante explicación de la diversidad sexual, si no que reconoce que, igualmente, también influye la observación y el entorno del niño.

Las teorías que expone Levay sobre la inducción genética y biológica en la fase prenatal, se reducen a la consanguineidad uterina ( demostrada en ratas y que influye en el comportamiento femenino ) y el estrés materno- en la gestación -, que unidas al las conductas postnatales ( la forma de tratar la madre al niño y la interacción con otros niños- crías en ratas - ), llevan a una explicación coherente sobre la sexualidad del individuo. Aunque el estrés materno, para el autor, no tiene demasiado peso en la teoría de la diversidad sexual, por que considera que algo tan maravilloso como la homosexualidad, no puede estar aparejado en algo negativo como el estrés. Lo que nos ayuda como lectores, a hacernos una idea del objetivo de Levay en este libro, y es buscar una explicación a su orientación sexual, con el reconocimiento de que su investigación y capacidad de razonamiento, sin duda, han supuesto un antes y un después en la explicación de la sexualidad, desde la publicación de su obra.

Una vez que el autor ha introducido elementos biológicos, químicos y médicos, propios de la anatomía humana, da paso a las conductas inducidas prenatales y postnatales, para finalizar con la explicación del entorno y la interacción, y de esta forma haber aglutinado sistemáticamente todas las explicaciones que, a su juicio, implican la diversidad sexual.

Así advierte que determinadas pruebas en niños/as, han demostrado habilidades diferentes ( la espacial y nivel del agua- en el niño -, y la capacidad verbal- en la niña - ) que nos pueden orientar sobre el comportamiento masculino y femenino, son diferencias sexuales en habilidades cognitivas.

El autor reconoce que no sabe, ni sabe nadie, qué es lo que hace a una persona ser homosexual, heterosexual o bisexual. Influyen factores congénitos, biológicos y medioambientales. El primer enfoque biológico de la orientación sexual fue de Karl H.

Ulrichs ( 1825-1895 ), que se basaba en el concepto de desarrollo. Otros estudios basaban la diferencia en mecanismos intrínsecos propios del desarrollo, hasta Freud. Éste consideraba que la homosexualidad era causa de la relación madre-hijo, el carácter absorbente de la madre y la debilidad o ausencia del padre. Considera al heterosexual como una condición normal y al homosexual como una condición de un estado patológico interrumpido. Fue en 1961 cuando entender la homosexualidad como una enfermedad, ya era un logro pues antes se consideraba pecado o delito; por cuanto se consideraba que todas las enfermedades eran objeto de investigación y por supuesto de encontrar una solución con tratamiento médico.

Los estudios biológicos sobre gemelos, las aportaciones de Dörner ( teoría del estrés materno ) en la 2ª Guerra Mundial y las teorías sobre el avance científico que tarde o temprano llegará a la explicación genética de la orientación sexual ( propia del autor ), llevan al lector a un mar de dudas en la lectura final del libro; divaga sobre la supervivencia o no del gen homosexual, si es que existe en las sociedades primitivas, y llega a plantearse preguntas tan curiosas como la dificultad de buscar lugares donde encontrarse los homosexuales o de porqué no se dedican a cuidar de sus sobrinos, y de esta manera, podrían reproducir el número de niños que les correspondería a cada homosexual.

Llega a la conclusión de que los factores que determinan la homo-, hetero- o bi-sexualidad son en gran medida desconocidos. Hay indicios que apuntan a que factores pre-natales influyen en la diversidad sexual, igualmente los factores medioambientales- interacciones con padres, hermanos, sociales y sexuales -en la adolescencia o la vida adulta, son campos de estudio post-natales que no se descartan como inductores de la sexualidad.

Como hipótesis plantea el autor que, algunas estructuras cerebrales entre homo- y hetero-sexuales son diferentes, los rasgos infantiles pronostican la identidad sexual, y

son los factores medioambientales que operan en los primeros años de la vida los que más influyen, más que los que operan en la vida adulta.

Insiste en que, el futuro de la explicación sobre la diversidad sexual, pasa por la identificación de los genes que influyen en la orientación sexual. Teoría ésta bastante vanguardista y no llena de dudas.

En el último capítulo de su libro ( XIII ), hace una pequeña incursión en la identidad de género y la transexualidad. Distingue entre los distintos tipos de transexuales, pero no llega a conclusiones de tan peso científico y antropológico como las expuestas para su explicación de la diversidad sexual.

CONCLUSIÓN

El autor tiene conocimientos neurobiológicos que superan al lector habitual no especialista, su fin último es buscar una explicación científica y sociológica de las distintas conductas sexuales. Mantiene la atención del lector la espera de que se dé alguna explicación científica a la homosexualidad.

Da vueltas y vueltas para garantizar sólo 2 hechos, uno, que es posible que haya marcadores genéticos que pudieran influir en la orientación sexual, otro, que el entorno, especialmente en la etapa infantil, puede influir en la orientación sexual.

Produce desesperanza creer que el autor espera a la ciencia genética para que intente explicar algo que él no puede mantener ni científica ni sicológicamente, y es que existen diferentes genes que influyen en la orientación sexual.

Dentro del campo de estudio del seminario objeto de este bienio en Antropología ( Origen Biocultural de la Familia ), sí que existe vinculación entre el contenido del texto y sus conclusiones y el objeto de la materia que se estudia; asistimos al planteamiento

de que es la diferencia sexual ( macho-hembra ) la que da origen al núcleo familiar, a través de la descendencia. Nuestra cultura nos da indicios de cómo perpetuar el núcleo familiar, con el macho, la hembra y los descendientes. Las figuras paternas y maternas en la sociedad actual, en la que asistimos a unidades conyugales del mismo sexo, obliga a reflexionar- tal y como hace el autor en diversas ocasiones -sobre un hipotético futuro de unidad familiar, en la que si partimos de la base de que pudieran generarse únicamente unidades familiares del mismo sexo, quedaría avocada la descendencia a la extinción, salvo que se reconocieran las relaciones sexuales entre miembros de distintas unidades familiares, sólo para procrear.

7