El cerebro infantil; José Antonio Marina

Pedagogía. Arquitectura cerebral. Formación de la personalidad de los niños. Temperamento. Cerebro poético y ejecutivo

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 28 páginas
publicidad

EL CEREBRO INFANTIL:

LA GRAN OPORTUNIDAD

JOSÉ ANTONIO MARINA

PATRICIA, PEDRÓS ASENSI

1º EDUCACIÓN INFANTIL. TARDE

INDICE:

Introducción…………………………………………………………………. 3

  1. La gran oportunidad…………………………………………………………. 4
  1. La arquitectura del cerebro…………………………………………………... 6
  1. La matriz de la personalidad………………………………………………… 9
  1. El cerebro poético…………………………………………………………… 12
  1. El diseño de la propia memoria……………………………………………… 15
  1. Cómo mejorar el cerebro que conoce………………………………………… 19
  1. Cómo se puede mejorar el cerebro que siente y se emociona……………….. 23
  1. Cómo mejorar el cerebro ejecutivo………………………………………….. 26

INTRODUCCIÓ

El contenido del libro, tal como refleja el índice, se ha repartido entre una introducción y ocho capítulos.

En la introducción se ofrece de cómo puede entenderse el sistema nervioso. Exponiendo con ejemplos amenos las partes en las que el libro se va a desarrollar y haciendo relación en volúmenes ya editados anteriormente.

La principal intención que muestra el autor es guiar durante todo un proceso de elaboración para que sea útil para todos los públicos (tanto como para personas que tengas unos conocimientos teóricos sobre el tema o no). Por eso, ha procurado redactarlo en un lenguaje más claro y asequible posible, dentro de las dificultades que, a veces, entrañan ciertos contenidos científicos.

CAPÍTULO 1: LA GRAN OPORTUNIDAD

  1. El bebé y su cerebro

Comienza, con una breve descripción de cómo se desarrolla el cerebro del bebé, desde su nacimiento hasta el tercer mes de gestación; es decir, recopila toda una serie de información (de expertos en la materia tanto psicólogos, como neurólogos,..) resumida en varias hojas, con la finalidad de dar una idea generalizada del desarrollo del cerebro del bebé.

  1. Recordando el abecedario cerebral

Definición de algunas palabras clave para entender el desarrollo del “cerebro infantil” como; neurona y sinapsis. Llegando a la conclusión de que, el bebé desarrolla demasiadas neuronas y sinapsis. Por eso, solo sobreviven las que se usan, es decir, lo que no se usa, se pierde.

  1. Breve excursus en cursiva para elogiar al bebé

Para este punto, se nos da a conocer desde los diferentes puntos de vista que se pueden ver y entender las cosas. Dicho de otro modo, cabe destacar desde el principio que se encuentra en letra cursiva, por tanto, se trata de comprender que crea un significado más poético que el resto de comentarios del libro, sin dar ninguna información necesaria para desarrollo del tema.

  1. ¿Cómo ha llegado el bebé hasta aquí?

Comienza haciendo un poco de historia poder entender mejor como funcionamos. Llegando a la conclusión de que el ser humano a través de su larguísima evolución histórica que pertenece a la rama de los Homo sapiens sapiens.

Por lo tanto, ya que los seres humanos hemos tenido una evolución constante en la historia el cerebro humano también, es decir, el cerebro se ha mantenido porque su capacidad para asegurar la supervivencia y resolver los problemas es extraordinaria.

Por tanto, se llega a la conclusión de que el cerebro humano está compuesto de dos sistemas: el sistema nervioso y el sistema endocrino; que están conectados entre sí. Que desencadena a la hipófisis que es la mitad del uno del otro y que se detallará más información en adelante.

  1. El cerebro en acción

Sobre el tema en el que se centra, es en algunos comportamientos con los que el bebé ha nacido. Por ejemplo, el impulso de comer cuando le roza en la cara el pecho de su madre, es decir, tiene un sistema de impulso y dirección. Con ello, el cerebro nace con un sistema de recompensa y castigo, de esa manera, el placer es un premio y el dolor, un castigo. Y por tanto, se tiende a repetir los comportamientos premiados y a inhibir los castigos. Por ejemplo, las drogas.

A través del sistema de emociones y castigos, deriva el mecanismo de necesidades y deseos, que construye las emociones (sorpresa, decepción, furia, ansiedad,…). Que según los neurólogos tiene una serie de funciones, como: proporcionar un camino para que influyan en nuestra conducta de forma adecuada para nuestra supervivencia o bienestar (Ross), para ayudarnos a elegir las metas (Pinker) o para informarnos de nuestro estado físico (Damasio).

También, se nace con un sistema para captar y elaborar información, que se perfecciona con los años. De esa manera, le interesaran más unas cosas que otras, es decir, nos encontramos con el sistema afectivo y cognitivo, que van unidos.

  1. El gran debate

El punto de partida donde comienza el debate es, la relación entre los genes y el entorno. Donde diferentes exploradores de esta ciencia exponen sus puntos de vista, que se crea una relación entre sí.

En resumen, que los seres humanos nos comportamos de una determinada manera porque nos influye el entorno que nos rodea. Por ejemplo, un marido que le pega a su esposa por la infancia que tuvo y la mujer, luego, lo mata por la que ella tuvo.

CAPÍTULO 2: LA ARQUITECTURA DEL CEREBRO

  1. La arquitectura básica

La introducción de este nuevo capítulo hace referencia a los grandes y mayores psicólogos de infantil de toda nuestra historia; empezando por Jean Piaget, continuando por Lev Vygotsky y seguido de Skinner. Que impulsaron al autor a estudiar sobre la neurología.

A pesar, de que todos perseguían un punto en común, cada uno tenía sus propias ideologías en relación con sus propias vivencias. “el cerebro infantil”, se centra más en las ideas de Alexander Luria, discípulo de Lev Vygotsky. Luria fue quién motivo a José Antonio Marina a centrarse más en la arquitectura del cerebro y a su vez, proponer o ampliar diferentes objetivos sobre esta ideología; que se detalla más adelante.

  1. El cerebro cognitivo y motor

Se expone, de cómo el cerebro maneja y elabora la información que esto da lugar a una experiencia consciente, que a su vez, nos permite aplicar a la percepción los conocimientos que guardamos en la memoria; es decir, vemos desde lo que sabemos. Existen dos tipos de procesos en la percepción:

  • De abajo a arriba, va construyendo la información a través de las sensaciones. Por ejemplo, los estímulos recibidos por una persona a lo largo del día, envía una serie de imágenes al cerebro para luego que este procese la información y con ello se elabora una serie de información que dan lugar a las experiencias.
  • De arriba abajo, el cerebro aprovecha la información guardada en la memoria para completar la información recibida e interpretarla mejor. Por ejemplo, cuando una persona no conoce bien una cosa (puede ser una lengua, una profesión,.., cualquier cosa) le cuesta mucho esfuerzo saber cómo funciona. En cambio, cuando se conoce, se hace sin ninguna dificultad.

A parte de la percepción, el cerebro también dirige otras funciones, pero en este caso se centra más, en las funciones de los movimientos, que según Rodolfo Llinás, un famoso neurólogo, esa es una función principal. Hay dos tipos de movimientos:

  • Movimientos automáticos son movimientos que, por repetición, se han convertido en hábitos. Por ejemplo, conducir, vestirse, limpiarse los dientes, lavarse las manos,…
  • Movimientos voluntarios son aquellos que se llevan se forma intencionada. Por ejemplo, nadar, saltar, escribir,..
  1. El cerebro emocional

Seguidamente, se detalla un tema muy importante de las últimas décadas que es, la investigación de cómo interviene el cerebro cuando recibe una información y esta va acompañada de un significado actual. Cabe destacar, a los exploradores que investigaron sobre el tema. En primer lugar, a Juan Rof Carballo, porque fascino al autor cuando este dio su charla sobre “el cerebro interno y mundo emocional”. Fue el primer científico que introdujo en España la medicina psicosomática.

Como ya se sabe, el cerebro emocional siempre ha sido a lo largo de los siglos una investigación para muchos exploradores. Pero el autor solo se centra en algunos de ellos que crearon unos avances espectaculares. En 1937, James Papez, descubrió un circuito cerebral donde se producen las emociones, que lo llamó “circuito de Papez”. Un poco más tarde, en 1952, Paul MacLean al “circuito de Papez” lo llamó el sistema límbico y que representa el 20% del volumen del cerebro.

En 1947, Giuseppe Moruzzi y Horace Magoun descubrieron la “formación reticular ascendente”.

En 1953, los psicólogos James Olds y Peter Milner investigaron sobre los efectos de la estimulación eléctrica y descubrieron que, el estímulo eléctrico era placentero y que el individuo trabajaba para obtenerlo.

Y por último, el investigador Joseph LeDoux, quien descubrió la amígdala, una pequeña estructura en forma de almendra que hay en el fondo del hemisferio cerebral y que activa las emociones y los miedos.

  1. ¿Para qué sentimos emociones?

La función de las emociones es un comportamiento afecto que nos permite informar sobre el estado del organismo, es la representación de un estado desagradable y una comparación para poder decidir la acción.

  1. El ejecutivo apasionado

La obra de Antonio Damasio, ha sido investigar la relación entre el sistema frontal, ejecutivo y los centros emocionales (como la pasión y la razón). Descubrió a partir de un caso histórico, los funcionamientos neurológicos; es decir, al separar (por accidente, operación quirúrgica,…) el lóbulo frontal (la razón) y el área límbica (la pasión) el individuo experimenta un cambio de carácter.

  1. La inteligencia consciente y la inconsciente.

El siguiente punto nos habla de uno de los temas más difíciles de la neurología: la consciencia.

Muchos neurocientíficos han estudiado sobre el tema y dicen que es una forma de mejorar las posibilidades de supervivencia. Por ejemplo, cuando una persona tiene el deseo de beber agua, el cerebro recibe una señal de alarma, que a su vez, envía una información al sujeto para que busque la necesidad y con ello, sacia su deseo de sed. En el momento en el que el sujeto no siga automáticamente el impulso de beber, aunque tenga sed (que puede ser por diferentes circunstancias, como por ejemplo; que le agua este envenenada, o porque no tenga más,…), aquí, entra en acción el cerebro ejecutivo. Tiene la función de inhibir los comportamientos impulsivos.

La consciencia divide las funciones del cerebro en dos niveles. El primer nivel, la inteligencia computacional o generadora, está creada por un proceso mental inconsciente, es decir, nunca somos conscientes del pensamiento sino solo de sus resultados (Karl Lashley).

El segundo nivel, es la inteligencia ejecutiva, se encarga de elegir las metas, iniciar la acción, controlar y dar la orden de parada. Ambos niveles se comunican porque hace que la actividad se haga consciente, es decir, los contenidos conscientes como la inteligencia ejecutiva pueden dirigir la acción. Por ejemplo, no somos conscientes de que mecanismos utiliza nuestro cerebro para poder coger un vaso, simplemente cogemos el vaso por una necesidad de beber.

CAPÍTULO 3: LA MATRIZ DE LA PERSONALIDAD

  1. Lo que el niño sabe al nacer.

El hombre no es, pues, sólo cuerpo, es también la suma de sus pensamientos, sus recuerdos, sus sentimientos y su manera de actuar en el mundo. Aquello que según Platón, llamó el alma y que según él estaba prisionera en la cárcel del cuerpo. Dos partes de una misma cosa. Que no se dividen más que en las palabras, y quizás en la muerte (Platón).

  1. Las diferencias.

El comienzo de este nuevo apartado, empieza creando una diferencia entre dos niños de la misma edad que entran al colegio y como se desenvuelve cada uno. Como se puede observar cada uno tienen a su forma de expresarse. Por tanto, lo que e intenta decir, es que cada niño es diferente y que el objetivo, es ayudar a que el niño desarrolle su propia personalidad (a través de la gente que le rodea, padre, madre, educador@s,…).

Existen programas educativos para padres, que se dividen en tres niveles:

  • Personalidad heredada, es la que nos viene dada desde que nacemos.
  • Personalidad aprendida, es el carácter.
  • Personalidad elegida, es el temperamento.

En resumen, lo que se pretende explicar es como bien dijo Platón que somos un conjunto de cosas que se forman a través de la experiencia.

  1. La matriz personal.

Nos explica, el primer nivel de la personalidad (que según el autor) está constituido por la matriz personal. Es decir, es un proceso de todas las experiencias (pasadas y futuras) de cada persona.

En definitiva, se diferencian tres grandes diferencias, sobre la idea de personalidad: la diferencia de sexo, la inteligencia general y el temperamento. (Estos puntos se detallaran más en los siguientes tres apartados).

  1. Cerebro masculino y cerebro femenino.

Aquí encontramos la primera gran diferencia de la personalidad: la diferencia de sexo.

(Que introduce en el apartado anterior).

Los hombres y las mujeres son iguales desde el punto de vista jurídico, social y ético y también, en la inteligencia general. Pero existen diferencias desde el punto de las preferencias y de las emociones. Continúa, como se producen las hormonas sexuales y cómo actúan en el cerebro. Explica cómo se desarrolla el sexo genético de un individuo, a través de los cromosomas XX y XY. Es decir, lo que pretende explicar es que las hormonas influyen en la conducta (deseos y motivaciones).

De ahí, se deriva la orientación sexual de cada individuo, ya sea, homosexual, bisexual o heterosexual. Pero, que esto solo hace referencia a la identificación de un hombre o una mujer. Pero existen casos, como por ejemplo, un hombre que se siente mujer y que le gustan las mujeres.

Esta identidad se establece alrededor de los 2-4 años. Este tipo de orientación sexual fue en tiempo atrás un tabú y pensabas que era una epidemia y en algunos países se realizaban tratamientos para curarlo. Aunque tengo que destacar, que aunque estemos en el siglo XXI y que las orientaciones sexuales de cada individuo están mejor vistas, todavía existen personas que consideran esto una enfermedad y que se tratan para poder curarlo (en unos informativos de Estados Unidos).

  1. La inteligencia general.

La inteligencia general, (la segunda gran diferencia de la personalidad) depende de los genes.

Según estudios realizados por diferentes investigadores, demostraron que, el individuo que tenía mejores resultados en el test de inteligencia producía menos actividad cerebral que otro con menos resultado. Dando a entender que los de mayor resultado necesitaban menos energía para hacer las cosas.

Pero el autor, nos plantea que si la inteligencia es el resultado de la genética y la educación, deberemos de estimular nuestra actividad cerebral a través de profesionales, como son los profesor@s.

  1. El temperamento.

La última gran diferencia de la personalidad: el temperamento.

Que se entiende como el modo de interpretar y responder a los estímulos. Y que dependiendo de cada persona los estímulos son diferentes, ya que, cada individuo tiene su temperamento y por tanto, necesitara cosas diferentes a otro.

  1. Consecuencias para la educación.

Como ya se sabe, cada niño procesa la información de una determinada manera. Por tanto, lo que se presente es, que la técnica pedagógica a aplicar siempre dependerá del niño. Por eso, para motivar a los niños introvertidos son necesarias las alabanzas, mientras que a los extrovertidos la censura.

CAPÍTULO 4: EL CEREBRO POÉTICO

  1. La plasticidad.

Los conocimientos que se transmiten para poder entender la plasticidad del cerebro. Es verlo desde la inteligencia poética, ya que, el cerebro se crea a sí mismo.

Para poder entender mejor esta propiedad, explica que, tiene distintos niveles de actuación. El primero, es la poda, porque el niño tiene más tejido neuronal del que necesita. El segundo, la modificación de las conexiones neuronales. Por último, la reparación, que tiene la capacidad de reparar las lesiones.

Pero, también cabe destacar, que tiene otras funciones que las realiza automáticamente, como por ejemplo, la recuperación de las funciones perdidas mediante la estimulación y el ejercicio del sistema afectivo. Es decir, mediante la educación, ya bien puede ser a través de libros, juegos,…

  1. Ejemplos de la plasticidad.

Se muestran casos reales, de adultos y niños, de cómo el cerebro aprovecha la plasticidad para corregir trastornos de aprendizaje.

A través de sus experiencias vividas, algunas personas decidieron plasmar su experiencia a raíz de libro y una de ellas (Bárbara) decidió investigar más sobre el tema y fundar un colegio, llamado Arrowsmith.

  1. Michael Merzenich.

El investigador Merzenich realizo unos procesos sobre en el campo de la neuroplasticidad. Demostrando que, si el cerebro se ejercita puede mejorar como los medicamentos para tratar enfermedades graves, que la plasticidad existe desde que nacemos hasta que morimos, y que se puede mejorar en todo tipo de personas independientemente la edad.

A través de estas investigaciones, en la década de los 80, diferentes investigadores se interesaron por el tema e investigaron y descubrieron que, la existencia de células madre dentro de la plasticidad y que eso hacía que el cerebro a través del aprendizaje pudiera mejorar los trastornos en las personas. Llegando a la colusión, a través de muchas investigaciones que, hasta la muerte el organismo seguía produciendo nuevas células madre.

  1. ¿Qué hacemos con nuestro cerebro?

Se ha comprobado mediantes escáneres cerebrales y realizados por diferentes investigadores que, el cerebro de cada persona es único, es decir, que dependiendo de la profesión de cada individuo el cerebro desarrolla más unas partes que otras.

Matizando que, no solo se desarrollan más algunas partes por la especialidad o el oficio de cada uno, sino que, entra también la identidad de cada persona (es decir, es un conjunto de un todo).

Una gran frase que cita el autor es, “nuestro cerebro es, en una parte esencial, lo que nosotros hagamos”. Esto nos da a entender que la educación es un apartado esencial en la vida de un adulto, pero sobre todo en la de un niño, y que, el todavía no ha desarrollado todas sus propiedades. Por eso, es el deber y la responsabilidad de las personas que están alrededor del niño fomentar esas capacidades para poder guiarlos hacia un futuro mejor.

  1. El mito de los tres primeros años.

La polémica del aprendizaje temprano todavía no es algo que este probado. Pero los argumentos que están a favor se basan en tres argumentos, que son: 1) En la infancia se producen cambios espectaculares en el número de conexiones de las neuronas. 2) Existen periodos críticos en que la experiencia determina el desarrollo del cerebro. 3) Los entornos ricos proporcionan al cerebro la formación de más conexiones que los entornos pobres. Que cabe destacar, que algunas de estas habilidades los niños y niñas las pierden al crecer.

En resumen, cuando no se pueden adquirir las capacidades en el momento (debido por alguna alteración físico o psíquica), se pueden recurar, pero con algunas dificultades. Es decir, el individuo recupera sus capacidades después del tratamiento específico, pero con algunas dificultades poco importantes que no le permiten funcionar correctamente su desarrollo. Según Daphne Maurer, que fue quién estudio algunos casos, más concretamente los neonatos con cataratas, que originaban ceguera y llego a la misma conclusión expuesta en la parte de arriba.

  1. Conclusiones educativas.

Finalmente, crea una conclusión general de todo el capítulo. Es decir, que es bueno reforzar el cerebro de nuestros hijos e hijas y alumnos y alumnas, para que puedan mejorar.

Cabe destacar que, la genética es un papel importante en el desarrollo de los niños y niñas, pero que cada uno puede cambiar. Porque según Carol Dwerk (entre muchos otros que se nombran, coinciden con lo mismo y es que, se ha demostrado que la inteligencia mejora con el trabajo y que a pesar de que la genética influye porque nacemos con una inteligencia, cuando el individuo desea algo, puede conseguirlo, pues es, gracias a su propia autonomía personal.

CAPÍTULO 5: EL DISEÑO DE LA PROPIA MEMORIA

  1. La memoria transfigurada

El punto de partida que se nos expone en el libro, es comenzar a estudiar la memoria. Para ello, hay que partir de unos conceptos básicos, que son: percibir, comprender, sentir, proyectar....

Desde punto de vista del niño, esté, está construyendo su propia memoria y aprendiendo a manejarla y, por ello, debemos ayudarle en ese proceso.

Y que tener en cuenta, que todos los animales (racionales e irracionales) comparten la capacidad de recordar y aprender. Pero solo los humanos pueden decidir lo que quieren aprender. Desde el punto de vista del bebé, este, tiene una gran memoria pero no puede gobernarla aún, ni recordar voluntariamente lo necesario para los fines que se propone, es decir, está dirigido por su memoria, no la dirige. Este paso, de memoria automática a una memoria dirigida, lo controlará con sus actividades mentales (como bien dijo Vygotsky).

  1. ¿De qué estamos hablando?

La plasticidad del cerebro permite el aprendizaje. La memoria permite conservarlo y usarlo. Son, por lo tanto, dos aspectos de un mismo fenómeno, por eso cuando se habla de memoria, también se habla de aprendizaje real y viceversa.

En definitiva, es cierto que todo lo que hacemos es desde la memoria. Pero como detalla el autor, estos investigadores se rigen al aspecto cognitivo y motor del cerebro, y no han atendido al aspecto al aspecto emocional. Esto puede ser porque las emociones tengan su propio sistema de memoria. Pero que se centrará más en otra ocasión.

  1. Volveremos a la neurología.

En lo que se basa este nuevo apartado en primer lugar es, sobre las malas metáforas que hay de la memoria y creando una introducción con una frase: “recordar es rehacer al recuerdo”. Que para poder comprender mejor esto lo divide como: la memoria muscular y la memoria lingüística.

La memoria muscular consiste en adquirir unos hábitos dinámicos. Poniendo por ejemplo, el entrenamiento de un atleta que a través de un aprendizaje constante a conseguido que respondan con la rapidez oportuna, a través de su inconsciente.

La memoria lingüística ha sido y es un tema muy complejo, porque a través de ella varios psicólogos investigaron sobre el tema y descubrieron diversas cosas a o largo de la historia, como por ejemplo: Allen Newell y Herbert Simon descubrieron la inteligencia artificial, George Miller descubrió la memoria a corto plazo,…, y así nació la psicología cognitiva. Llegando a la conclusión de que: “lo que damos a nuestra inteligencia computacional es un modo de comunicarse en primer lugar con ella misma y, después, con los demás”.

Estas dos grandes tareas son las que un niño en sus primeros años va a desarrollar. Por eso, el lenguaje se identifica con la inteligencia generadora, que traduce la parte consciente de los hechos. Como bien decía Forster, el gran novelista, que: “¿cómo voy a saber lo que pienso sobre eso, si aún no lo he dicho?”.

  1. La definición de esquema.

La definición de esquema, como muchos otros términos, ha sido en la psicología un tema que ha creado muchos debates por diferentes psicólogos (en el libro se detallan algunos cuantos). Pero el autor, se centra más en la definición que dio Bergson, que fue muy parecida a la de Piaget, diciendo que: “Esquema es la representación abreviada que contiene no tanto las imágenes como lo que hay que hacer para reconstruirlas”. Es decir, explica el aprendizaje motor o los aprendizajes cognitivos.

Para poder entender mejor eso, se centra en los patrones motores básicos y la evolución del niño. Poniendo por ejemplo, de las habilidades que tiene que desarrollar en niño en el juego, como: el tamaño de la pelota, la distancia que recorre,…Todo esto, le ayudara a aprender a poseer el esquema motor maduro, que con ello, producirá las actividades musculares necesarias para adaptar el comportamiento a la situación. Como dice el autor: “posee un saber hacer”.

Solo los seres humanos somos capaces de adquirir esta habilidad, ya que, en su tiempo cuando se estudio la inteligencia artificial. Se comprobó que, para que un ordenador comprendiera, se tenía que marcar un guión de comportamiento con todas las pautas necesarias para que pudiera realizar la acción y solo así, él podría hacer las cosas por si mismo.

  1. Un paso más: los esquemas afectivos.

Los esquemas afectivos se centran en el estudio de los fenómenos emociones. Ya que, los sentimientos que experimentamos son el resultado de la acción de esquemas emocionales aprendidos. Leslie S. Greenberg, un especialista en emociones, indica que nuestras experiencias dependen de esquemas emocionales, complejos modelos internos que guían automáticamente nuestros significados emocionales.

Dicho de otra manera, que los sentimientos que experimentamos son el resultado de un conjunto de emociones que aprendemos a lo largo de la vida. Por ejemplo, si un individuo recibe una buena educación emocional construirá unos esquemas emocionales ricos y flexibles y viceversa. Sin embargo, cabe destacar que los componentes de un esquema emocional son el temperamento, las relaciones afectivas y las creencias, que pueden ser modificados por la experiencia.

  1. ¿Y qué hacemos con todo esto?

Después de tanta recopilación de información en los anteriores apartados del capítulo y de analizar el cerebro, ahora se centra su atención en la integración. Diciendo, que tanto los seres humanos como los animales, tenemos un esquema afectivo y cognitivo, que nos sirve para conocer una situación y orientarse física y mentalmente a parte de un complejo sistema generador que no conocemos y que hemos ido construyendo a lo largo de nuestra vida.

  1. La memoria y el inconsciente.

El punto de partida es la gran frase del autor: “no sabemos lo que sabemos”. Por eso, crea tanto hincapié en la importancia que tiene la educación y más en el recién nacido porque así, lo ayudamos a manifestar sus ideas y sentimientos.

  1. Los hábitos.

El comienzo es con la definición del concepto de hábito, que procede de la filosofía, pero que dependiendo en la rama donde se investigue la el concepto de hábito puede contener diversos significados.

En resumen, los hábitos no son solo necesarios para estabilizar nuestras rutinas, sino también para cualquier actividad creadora.

  1. Recuperando un concepto antiguo.

Crea una serie de recopilación de conceptos ya expuestos en anteriores capítulos, pero queriendo remarcar aquellos puntos interesante para él (José Antonio Marina) y ampliar algunos conceptos expuestos para matificar la información. Creando una breve sinapsis de los próximos tres capítulos.

CAPÍTULO 6: CÓMO MEJORAR EL CEREBRO QUE CONOCE

  1. La mejora de la inteligencia.

Empieza diciendo que siempre se ha utilizado la metáfora del ordenador para entender mejor el funcionamiento del cerebro. Pero que según él, no es una metáfora exacta, porque en el cerebro humano esta distinción no está tan clara. Porque lo que vamos aprendiendo va cambiando la propia estructura del cerebro. Es decir, los programas que introducimos para que ordenen la utilización de estos circuitos son los que rediseñan la máquina y sus circuitos.

Para ello, cabe destacar que para realizar un buen proyecto educativo hay que saber cómo se va construyendo la inteligencia en el cerebro del niño. Por eso, a lo largo de todo el capítulo se centrará principalmente a hablar de la inteligencia cognitiva que es sin duda, la que maneja la información.

Pero crea en esta apartado detallando sus varias funciones, como: la captación y selección de la información, la representación del mundo, los sistemas operativos y la activación. Estas funciones de detallaran más concretamente en los siguientes puntos del capítulo.

  1. La captación de la información.

En este segundo apartado, el autor nos plantea una pregunta bastante interesante “¿hay que aprender a ver?”, dicho así, suena un poco extraño. Por eso, poder buscar una respuesta a la pregunta, se basa en una idea que causo sensación en 1959, donde un artículo escrito por cuatro neurólogos, tituló: “¿y qué dice el ojo de la rana al cerebro de la rana?”. La rana solo detecta el contraste, el movimiento, la convexidad y el claroscuro, dicho de otra manera, la rana no ve el insecto que va a comerse solo detecta su movimiento y si estos no se mueven pueden morirse de hambre.

Por suerte el cerebro humano no es así, opera de diferente manera. Somos diferentes al resto de los animales porque manejamos nuestra realidad física mediante ideas pasadas. Un ejemplo claro que nos dice el autor es, en un mismo paisaje podemos captar cosas diferentes si las miramos desde distintos puntos de vista, con intereses y proyectos diferentes.

Pero en el caso de los niños es diferente. Porque, la inteligencia ejecutiva todavía no está desarrollada y no terminará hasta la adolescencia. En este caso, el bebé es solo inteligencia generadora, es decir, no puede controlar sus movimientos y tiene poca capacidad para hacer planes. Como diría Freud, todavía está desarrollando su “yo”.

  1. La atención.

La atención es una facultad esencial de la inteligencia, que a su vez, forma parte también del desarrollo cognitivo. Yendo un poco más allá de lo que el libro nos dice, se puede entender la atención como: el proceso cognitivo por el que el ser humano realiza una selección de la información presente en el entorno y procesa solo algunos datos de ella. Es un mecanismo que permite la discriminación de los estímulos sensoriales de acuerdo con el interés y el significado que tienen para cada individuo.

Cabe destacar, también, que la atención tiene una serie de funciones, respuestas y unos factores que interviene, pero que no voy a entrar en detalle, Ya que, el libro solo se centra, en su significado y en sus diferentes variedades de atención que se pueden clasificar en dos grandes categorías: atención voluntaria y atención involuntaria.

La atención voluntaria, es aquella que se dirige intencionadamente hacia un determinado objeto o situación. Y la atención involuntaria, es la que se dirige hacia un objeto o situación sin que haya un propósito.

Pero centrándonos en el tema que nos interesa, que son los niños. La atención es una capacidad que los niños tienen más déficit. Por eso, es necesario conocer los factores que inciden en la atención del niño para poder utilizarlos y manejarlos, con el fin de conseguir una actitud óptima.

  1. La representación del mundo.

Ahora da un paso más allá y se centra en el segundo elemento de la construcción de la inteligencia, que es, la representación del mundo. Que el primero es, la captación y selección de información. A partir de aquí, el bebé tiene que ir construyendo la realidad en su memoria, es decir, tiene que crear su propio mundo. Cabe destacar que uno de los primeros psicólogos que descubrió o mejor dicho, que inventó la psicología infantil como una disciplina sistemática. Piaget, pensaba que, los bebés iban adquiriendo poco a poco mayores destrezas, habilidades, pensamientos,.., que las separo en cuatro etapas cronológicas. Pero, cabe decir, que fue muy criticado, ya que, no todos los niños pasaban en la misma edad por las etapas que describió Piaget y que había algunos que ni si quiera llegaban.

Desde el punto de vista educativo, hay que motivar al niño a construir su propio mundo, porque esta representación le va a servir para interpretar sus experiencias futuras.

En resumen, la cuestión más importante que se plantea es, que el papel del educar, padre, madre o tutor del niño, juega un papel muy importante en su primera etapa de vida. Ya que, es la labor de todos los que le rodean de dar unos conocimientos adecuados para que el niño en un futuro, pueda desenvolver e interpretar sus experiencias. Porque ya hablan otros factores externos a él que no le permitan desarrollar sus capacidades, porque como todo ser humano, nos vemos influenciados por el mundo que nos rodea.

  1. Las operaciones mentales.

Las operaciones mentales son las que manejan la información, pero que forman parte del inconsciente y que desconocemos como actúa y sólo somos conscientes de algunos de sus resultados.

En fin, para poder entender mejor todo esto, el autor plasma una serie de estudios realizados con personas reales. De cómo saben, nuestro cerebro produce una serie de ondas electrónicas, que recogen los electroencefalogramas.

  1. El lenguaje, una operación especial.

El lenguaje fue inventado por la especie humana. Pero todavía aun, no sabemos cómo apareció. Lo único que sabemos y podemos llegar a entender de manera lógica, es que, su aparición cambio completamente el modo de funcionar de nuestro cerebro.

Mucho neurólogos han estudio como es el poder el lenguaje, pero sin llegar a ninguna conclusión clara. Solo que forma parte de la inteligencia consciente y que ayuda al procesamiento de nuestra inteligencia inconsciente para explicarse a sí misma.

  1. La capacidad de activación.

Ahora se centra en el último recurso diferenciador de la inteligencia cognitiva, que es, la capacidad de activación.

  1. ¿Qué pasa con la creatividad?

Pasamos el punto de la creatividad, que yendo un poco más allá de lo que va el libro. Podemos decir que, la creatividad, es la capacidad de observar cosas con u nuevo enfoque, de reconocer problemas que otros no ven o de proporcionar soluciones nuevas, pero efectivas a muchos problemas.

También, podemos decir que la creatividad tiene unos indicadores, un proceso educativo en educación infantil y una evolución en las etapas de los niños. Pero en el libro, solo se centra en algunos de sus factores, como: una perseverancia activa, una memoria creadora, operaciones mentales flexibles y rápidas, un proyecto creador y seleccionar.

No voy a entrar en más detalla, solo e citado sus factores, porque si entrara en más detalla las explicaciones que da el libro son cortas pero entendibles, así pues, no es necesario copiar cada factor.

  1. Antídoto contra timadores.

Empieza con: “el hecho de que los procesos de la inteligencia se puedan mejorar no quiere decir que sea fácil hacerlo”. Que para alcanzar una gran destreza en cualquier actividad se necesitan muchas horas y que cualquiera que ofrezca grandes avances sin trabajo y con rapidez, es un timador.

  1. ¿Se puede, entonces, mejorar el cerebro cognitivo del niño?

A la pregunta, ¿Se puede, entonces, mejorar el cerebro cognitivo del niño? La respuesta es SI, se puede mejorar. Esto significa conseguir que su inteligencia generadora resuelva mejor sus problemas, les encuentre posibilidades (cuando la situación no tenga ninguna respuesta o viceversa), tenga buenas ocurrencias y las exprese bien, detecte sus propios errores y los de los demás y finalmente, que sepa argumentar y que disfrute aprendiendo de lo que está haciendo.

CAPÍTULO 7: CÓMO SE PUEDE MEJORAR EL CEREBRO QUE SIENTE Y SE EMOCIONA

  1. La inteligencia generadora de emociones y la inteligencia gestora de los sentimientos.

Todo empieza con la trágica historia de una chica llamada Liz Murray, que a pesar de haber tenido una vida tormentosa se licenció en psicología en la universidad de Harvard. Para que al final, el autor, se plantee las preguntas de: ¿qué recursos mantuvo a salvo?¿de dónde saco la fuerza para no hundirse?¿hubiera sido igual su vida si no hubiera aparecido el maestro que la ayudó?

En fin, para poder entender mejor esto se nos plasman diferentes puntos de vista de pensadores, pero que al fin y al cabo dicen lo mismo de lo que habla el libro, que es tener buenas emociones.

Para poder entender mejor estor esto, se nos propone distinguir entre emociones y estilos emocionales. Es decir, del carácter y el temperamento que son dos términos que forman parte de nuestra genética, experiencia y educación. Que a través de todos los estímulos que están alrededor del individuo se puede mejorar la conducta e impartir una enseñanza, para que pueda alcanzar los objetivos que cada uno quiera.

  1. Un ejemplo: el aprendizaje del miedo.

Dentro de la gran variedad de las emociones, el autor, elige el miedo, punto del que va a partir todo el siguiente relato.

Como bien se sabe, los componentes químicos del cerebro se distribuyen a amplias zonas del cerebro. Por eso, cada vez que se produce una emoción, es difícil para el córtex desconectarse de ella.

Ha elegido el miedo, porque uno de sus pensadores favoritos, como Joseph LeDoux, descubrió que parte de nuestra memoria de los miedos es indeleble y no s borra con el tiempo.

Pero hay más. A principios de los 70, Martin Seligman psicólogo. Estudio el miedo condicionado de los animales y afirmó su teoría, diciendo que, el hombre ha recibido en herencia el sentimiento del miedo, es decir, que el ser humano hereda el miedo de sus antepasados a actos que ellos tuvieron miedo y el progenitor también lo tendrá.

Respecto a este sentimiento concretamente, hay muchas ideas al respecto. Pero, lo que se nos pretende explicar (y también, como ha estado haciendo a lo largo del libro) es de dar una buena educación, para que el niño pueda adquirir buenos hábitos y sobre todo, el modo de enfrentarse a los problemas y a uno mismo.

  1. El fundamento del aprendizaje afectivo.

El funcionamiento del aprendizaje afectivo, es un estilo emocional que se aprende gracias a la plasticidad de nuestro cerebro.

En resumen, el aprendizaje cambia el cerebro, es decir, se ha comprobado a través de terapias que producen cambios en el cerebro. En fin, que la educación es un aprendizaje dirigido.

  1. El papel de las creencias.

Algunas creencias pueden ser patógenas y las terapias cognitivas puestas en práctica por Albert Ellis, Aaron Beck, Martin Seligman o Jeffrey Young, se basaban en detectar las creencias patológicas irracionales y cambiarlas. Pero cabe destacar, la explicación que dio Michael Gazzaniga en el capítulo anterior, que las creencias también tienen una peculiar estructura neuronal.

Desde el punto de vista educativo, lo importante es impartir unas creencias adecuadas a los niños, como ya se ha estado mencionando a lo largo de todo el libro.

  1. Necesidades, pulsaciones, deseos.

A lo largo de la evolución, la especie humana ha ido adquiriendo sistemas de motivación que no están directamente relacionados con las necesidades biológicas, como puede ser el arte, las investigaciones,… Nacemos con ello, aunque dan origen a proyectos y deseos diferentes. En principio todos los humanos tienen las mismas necesidades básicas, peros sus deseos son diferentes porque pueden ampliarse. Por lo tanto, el autor, enuncia las leyes de estas variaciones, que las denomina, las arquitecturas del deseo y son:

  • Los deseos se amplían cuando se amplían las necesidades.
  • Los deseos tienen a hibridarse.
  • El hábito crea necesidades y deseos nuevos.
  • El deseo se amplía por la ampliación de los desencadenantes y de los incentivos.
  • Los deseos son ampliados también mediante las metas propuestas por los proyectos.
  • El deseo humano nunca queda definitivamente saciado.

En resumen, el tema de la motivación, de cómo despertarla y dirigirla, es esencial para la educación, para el mundo laboral y para la convivencia social en general.

CAPÍTULO 8: CÓMO MEJORAR EL CEREBRO EJECUTIVO

  1. El cerebro ejecutivo.

Crea una introducción con la biografía de Elkhonon Goldberg, que fue alumno de Alexander Luria y un neurólogo especializado en el estudio de los lóbulos frontales. Cuenta, la trágica vida del neurólogo en la Rusia soviética y sobre las presiones que se integraban en el sistema.

Pero centrándonos en el tema, este capítulo cierra el estudio del cerebro infantil que durante todo el libro ha ido aplicando educativamente los descubrimientos de la neurociencia.

Pues bien, todo lo desarrollado anteriormente se resume en que, todo depende los lóbulos frontales y cómo evoluciona con ellos, es decir, son los líderes del cerebro. Pero haciendo referencia a la inteligencia ejecutiva, se puede decir, que es quién recibe las propuestas, las ocurrencias, las presiones la inteligencia generadora, seleccionándolas y comparándolas según en el momento donde se encuentren.

Los lóbulos frontales tienen una gran capacidad en el organismo, que se ha ido investigando durante mucho tiempo. He aquí donde está la cuestión, donde hemos dado un gran salto evolutivo, porque hemos pasado de ver el mundo a través de las representaciones mentales y hemos conseguido la capacidad de cambiar el mundo a partir de representaciones mentales.

  1. Volviendo al cerebro infantil.

Durante mucho tiempo se había pensado que las funciones ejecutivas estaban inactivas hasta bien entrada la infancia. Pero la cuestión que se nos plantea aquí, es todo lo contrario, ya que unas investigaciones de Diamond y Goldman-Rakic prueban lo contrario. Todo es posible a como dijo Allan Schore: “la relación entre el dinamismo del desarrollo interactivo precoz y la ontogenia de las emergentes funciones de autorregulación es quizá el problema fundamental del desarrollo”.

En resumen, el lóbulo frontal depende de la interacción social, de la experiencia y de la educación, todo esto, ayuda a que el niño pueda construir bien sus objetivos y a partir de aquí, es donde, sociólogos y educadores se preguntan se ésta maduración tan lenta no será fruto de la educación. La respuesta es, que un exceso de protección mal entendida está ampliando excesivamente la adolescencia.

  1. La educación de los sistemas ejecutivos.

Parte de la desconfianza de muchos autores que tienen sobre la neurociencia de la educación, ya que, como nos dice el autor, estamos pasando por la moda de las neuro-algo. Pero a pesar de que el autor discrepe con estas opiniones le interesa centrarse en la neurociencia y que él define como: “el funcionamiento científico para alcanzar la nueva frontera educativa”.

Desde el punto de vista de otros psicólogos y pedagogos insisten en la importancia de introducir la planificación dentro de los programas de preescolar.

El punto de especial importancia es la educación del habla interna, es decir, de cómo el niño se habla a sí mismo. Es importante que los niños conozcan sus habilidades y torpezas y como adultos debemos de animarles a que este conocimiento como método mejore. Ya que, ayudara a la autoestima del niño y hará que mejore en todas sus habilidades.

  1. El proyecto, gran motor.

El núcleo de esta propuesta, es que nuestra inteligencia es capaz de elaborar un proyecto para sí misma, y centrarse para realizarlo. .Se desarrolla en diferentes etapas y se denominan la construcción de las destrezas de la voluntad y son: la capacidad de inhibir el impulso, cognitiva, de decidir y mantener el refuerzo y saber aplazar la recompensa.

Donde cabe destacar como nos dice el autor, que los educadores deberemos de hacer un proyecto de autonomía de desarrollo, para que cada uno de ellos haya después su proyecto personal.

Michael Gazzaniga cree que podemos aceptar al menos cinco módulos éticos en el cerebro, que son: reciprocidad, compasión, respeto a la jerarquía, pertenencia a un grupo y pureza. Además, el autor quiera también añadir, deseo de libertad y autonomía.

En resumen, el autor dice: “siempre es la acción la que enlaza el mundo ideal con el mundo real, la que nos salva de la definición.”

  1. El carácter como posibilidad creadora.

Ya para finalizar el capítulo, se crea un resumen generalizado de todo lo explicado a lo largo del libro. Es decir, que los adultos debemos de ayudar a los niños a que adquieran unos hábitos estables (intelectuales, afectivos, ejecutivos y morales) necesarios para emprender su gran tarea creadora.

OPINIÓN PERSONAL

Desde el punto de vista como futura educadora, el libro “el cerebro infantil” ha sido de gran ayuda para poder entender el desarrollo del cerebro de los niños, ya que, los ejemplos expuestos han sido muy útiles para aclarar el contenido del libro.

Pero tengo que discrepar algunas cosas puntos de vista, como por ejemplo, que el libro este enfocado hacia los padres. Considero que no es necesaria tanta información cuando unos padres necesitan consejos sobre sus hijos. Puede que mi opinión no sea muy realista, ya que, me costó al principio. Pero tengo que decir, que a pesar de eso, unos padres cuando necesitan algún tipo de ayuda respecto a sus hijos e hijas, no acuden a libros de este tipo, hay contenido demasiado valioso como para que los padres pueden reconocer o aprovechar el material que tienen en sus manos