El cartero siempre llama mil veces; Andreu Martín y Jaume Ribera

Literatura española contemporánea siglo XX. Narrativa y novela infantil catalana. Argumento. Personajes. Autores

  • Enviado por: Bulma^
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad
publicidad

Estilo de la obra y autor.

Andreu Martín, nació a las 9 de la tarde del 9 de Mayo de 1949. Estudio Psicología, aunque nunca puso gabinete. Ha sido guionista de comics, con incursiones en el mundo del teatro y del cine, que culmino con la dirección de la película “Sauna” una adaptación del relato de María Jaén. En 1979 publicó su primera novela, “Aprende y calla”. Conocido sobre todo como autor de novela negra, obtuvo en 1980 el Premio ´Circulo del Crimen` por su novela “Prótesis”; el Premio Alfa en 1986 por “El día menos pensado”, y en 1989 el Premio Hammett de la Asociación Internacional de Escritores Policíacos por “Barcelona Connection” y consiguió el Premio Nacional de Literatura Juvenil por la novela “No pidas sardina fuera de temporada”. En el año 2000 ganó el Premio Ateneo de Sevilla con la novela “Bellísimas personas”. En marzo de 2001 ganó el Premio La Sonrisa Vertical con su obra “Espera, ponte así”, primera incursión en el género erótico. En la actualidad es presiendente de la Asociación Española de Escritores Policíacos.

Jaume Ribera, nació en Sabadell en 1953. es licenciado en Ciencias de la Información -aunque no ejerce-, guionista de comic desde tiempos remotos, y traductor. Ha publicado en revistas cuentos de humor y terror, la novela negra “La sangre de mi hermano” y los libros de humor “¡Viva la Patria!” y “Papá, no seas Cafre”. Con Andreu Martín escribió “No pidas sardinas fuera de temporada”, con la que obtuvieron el Premio nacional de Literatura Juvenil, 1989. le gusta la guitarra eléctrica. También le gustan los gatos, a condición de que sean un poco salvajes y no tengan reparos en arañar la mano que los alimenta.

Personajes principales.

- Silvia Jofre, apodo “La Mula” , es la protagonista del libro. Es una chica solitaria, no tiene amigos y a la que le gusta mucho leer libros. Su vida es entorno a los estudios y no tiene vida social, no se relaciona con los chicos de su Instituto y todos piensan que es una estúpida, sabe lo todo...

- Pedro Orsa, apodo “Pablo Elorza” Tenia 23 años, era un muchacho educado. Y Fue el que robo el brazalete del banco con la ayuda de Daniel. Este sabia que tenia mucho valor, por eso quería quedarse con el.

- Ramón Agut, era el chico mas popular del Instituto, todas las chicas iban detrás de el. Pero a el la que verdaderamente le gustaba era Silvia. El fue el que le puso el apodo de “La Mula” porque en la fiesta del Instituto cuando la saco a bailar esta le dio un puñetazo.

- Fernando Grau Era un chico del Instituto, no se relacionaba con mucha gente asi que cuando salio el anuncio en la revista, supuestamente puesto por Silvia este le escribio aprovecho para escribirle una carta.

- Riqui, es el hermano pequeño de Silvia. Queria mucho a su hermana pero este era muy desobediente, nunca hace nada de lo que le dicen y además se pelea y chantajea mucho a su hermana.

- Daniel y Petra, al final del libro fueron los secuestradores.

Síntesis extensa.

“El cartero siempre llama mil veces” Nos cuenta un poco la vida de Silvia Jofre, una chica que no tenia amigos y a la que le gustaba mucho leer. Todos los chicos de su Instituto pensaban que Silvia era un chica solitaria, sin amigos y neurótica. Pero a ella le gustaba como era, no quería ser como las demás chicas de su Instituto a las que lo único que le importaba era ligar con chicos, ir a discotecas, pasárselo bien.

Un día cuando le llego el correo vio que había treinta cartas para ella, está no se lo creyó, pensaba que se habían confundido. Le explico a su padre lo de las cartas, pensando que le daría la razón, pero este le dijo todo lo contrario a lo que ella quería que le dijese. Ya que le dijo que debería leerlos para empezar a hacer amistades y así salir de casa y dejar un poco los libros. Silvia leyó las cartas tal y como le dijo su padre y así pudo descubrir que se trataba de una broma de mal gusto y que lo que querían era burlarse de ella, poniendo un anuncio en la revista. Silvia llamo a la revista para decirles que habían cometido una equivocación y que tenían que quitar ese anuncio ya que no lo había escrito ella, pero la locutora le dijo que lo único que podía hacer era quitar el anuncio del numero del mes que viene. Pero Silvia no se quedo tranquila y empezó a investigar haber quien había sido el que le había puesto el anuncio. Una de sus cartas era un de un chico muy parecido a ella, al que le gustaba leer y tampoco tenia amigos... así que comenzó a pensar en el, llevo la carta al Instituto y mientras la leía sus compañeros la pillaron y se burlaron todos de ella menos Fernando Grau. Ramón Agut empezó a reírse de ella así que empezaron a discutir y en ese momento llego Fernando Grau y los separo justo antes de que empezaran a pelearse. A la salida del Instituto Silvia les dio las gracias Fernando Grau y le pidió que la acompañase a su casa en bici.

Cuando llego a su casa leyó las cartas que le habían llegado. Le llamaron la atención tres, una era de Fernando Grau, otra de Ramón Agut la ultima de Pablo Elorza y además dentro del sobre había 50.000 pesetas, Silvia no sabia lo que hacer con ese dinero cuando de pronto sonó el teléfono era Pablo Elorza diciéndole que se había confundido de sobre al meter las 50.000 pesetas y que ese dinero era para su madre, así que quedaron en un Pub para que Silvia le devolviera el dinero. Cuando llego allí vio que Pablo Elorza tenia unos veintitrés años, este le regalo un brazalete por su buena voluntad, si ese dinero lo hubiera cogido otra persona probablamente no se lo había devuelto. El se la intento ligar, pero esta se negó y se fue a su casa. Pero mientras volvía en bici alguien la asalto intentando quitarle la mochila pero no se salió con la suya, Silvia callo de la bici, empezó a corre rió abajo ya que el motorista la estaba persiguiendo, esta se escondió detrás de unos árboles, cuando de repente apareció otro motorista y comenzaron a pelearse los dos, así que Silvia aprovecho para salir corriendo y volver a su casa, cuando llego, su hermano Riqui le dijo que había ido un chico a buscarla. Silvia pensó que había sido Alfredo así que fue al pueblo de al lado para conocerle. Entro en una papelería para comprarle un libro a este y el chico que la atendió le hizo muchas preguntas pero a Silvia no le contesto a casi ninguna. Fue al balneario y le pregunto al conserje si había algún Alfredo, este le dijo que solo había uno “Fredi” el de correos y Silvia se quedo paralizada ya que fue muy borde con el.

Cuando llego al Instituto vio a Fernando Grau con un ojo morado, y creyó que el había sido el quién le había salvado, pero luego se dio cuenta de que todo el Instituto estaba así ya que habían tenido un partido y habían acabado mal.

Se quedo por la noche cuidando a su hermano, ya que los padres se habían ido a cenar y volverían tarde. Cuando se acostó oyó un ruido de unas pisadas en el piso de abajo y esa persona estaba subiendo así que Silvia salió corriendo hasta el teléfono, pero este la alcanzo.

Silvia decido volver a ver a Fredi y pedirle perdón por lo mal que se había portado con el. Este acepto y se fueron a una discoteca. Pero salió un momento ya que Fernando Grau y su amiga Nona querían hablar con ella para decirle que este estaba saliendo con Nona y le había escrito a Silvia y la había defendido delante de todo el Instituto para darle celos a esta. Cuando Silvia volvió, vio a Fredi hablando con Ramón Agut así que esta se enfureció y les tiro el brazalete que le había regalado Pablo Elorza, creyendo que ellos eran los que la habían atacado, así que cogió su bici y se fue a su casa. Cuando llego su madre le dijo que recogiese su habitación. A esta le extraño ya que antes de irse la había recogido, así que pensó que había entrado alguien. Estaba viendo la tele, cuando se entero de que había sido robado un brazalete de un banco, sospechaban de un tal “Pedro Orsa” apareció la foto y vio que el ladrón era Pablo Elorza. Así que subió a su habitación y hay estaba el, le pregunto por el brazalete y Silvia le dijo que lo tenia un amigo.

Se montaron en el coche, alguien les venia siguiendo así que se salieron de la carretera, y comenzaron unos tiroteos. Los que les perseguían era un hombre y una mujer, quería el brazalete les alcanzaron y ataron a pedro a ella. Obligaron a Silvia a escribir una carta a Fredi y Ramón Agut diciendo: “Estoy secuestrada. Dicen que me matarán si no le das, a quien te entregue esta carta, el brazalete que te he dado esta tarde. Pueden hacerlo. Son capaces. No es ninguna broma. Mi vida esta en juego”. Petra, fue al pueblo donde estaba Ramón Agut y le dio la carta, así que este fue con Petra a donde estaba Silvia secuestrada. Cuando Ramón Agut salió del coche empezó a correr. Daniel le amenazo diciéndole que si no venia le haría daño a Silvia. Silvia al ver que Ramón Agut era su salvador se quedo paralizada, este le explico que el había sido el que había puesto ese anuncio en la revista, que estaba enamorado de ella y que siempre la dejaba en ridículo para así poder llamar su atención, Silvia no entendía nada. Aprovechando que Petra estaba despistada, Pedro Orsa le dio una patada y esta callo en manos de Ramón Agut, le quito la pistola de las manos y salieron los tres corriendo. En el camino Ramón Agut tiro la pistola. Mientras corrían oyeron un ruido muy grande, era Daniel que les perseguía con una escabadora, subieron en unas escaleras en ruinas y Daniel, al intentar alcanzarles se chocó.

Ramón Agut le dijo a Pedro Orsa que alomejor Petra había encontrado el brazalete, este le preguntó que donde lo había dejado y Ramón Agut le contestó que se le había caído en la habitación donde habían estado secuestrado. Pedro Orsa fue a buscar el brazalete, mientras que Silvia y Ramón Agut fuerón al coche, Ramón Agut se metió debajo de este, ya que alli es donde había dejado el brazalete, Silvia se quedo extrañada al ver que estaba allí y no en la habitación como le había dicho a Pedro Orsa. Ramón Agut, le dijo que arrancara el coche, pero ninguno de los dos sabia conducir. Petra encontró a Daniel entre los escombros y le ayudó a salir, Ramón Agut, entro en una caseta donde había explosivos, prendió fuego y todo saltó por los aires, la guardia civil y los bomberos llegaron al instante. Y al final todo termino con un final feliz.

Opinión personal.

A mi lo libros la verdad es que no me llaman mucho la atención, y casi nunca me los termino de leer, pero en cambio este me lo he leído entero, aparte de que tenia que hacer el trabajo, es que te enganchabas de una forma increíble. Resumiendo me ha gustado mucho, no me he aburrido como me ha pasado en muchos otros libros y además, se entre mezclaba el realismo con la ciencia ficción.

Tiene su lado realista, porque puede pasar en la vida cotidiana.

Y su lado de ficción, porque en todos los bancos hay cámaras y esta todo muy vigilado, así que es imposible que se lleven nada de allí y menos algo con tanto valor. Y además a la hora del secuestro, Daniel, Petra y Pedro tienen armas, y aquí en España es difícil de conseguir un arma.

He aprendido con este libro que no hay que quedar con desconocidos, porque no sabes lo que te pueden hacer o en los líos que te pueden meter. También que hay que relacionarse con todos y que la vida no solo esta en los libros, fuera también hay mucho que vivir.