El carácter chileno; Jorge Larraín

Sociología. Ensayo. Relato sociológico. Identidad

  • Enviado por: Alita
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

UNIVERSIDAD ADOLFO IBAÑEZ

VIÑA DEL MAR.

“EL CARÁCTER CHILENO.”

De Jorge Larraín.

INTRODUCCIÓN.

El autor de éste libro plantea o postula como su tesis, primero que todo, que ya desde el siglo XIX se arrastra el interés por estudiosos de conocer todos los rasgos mas peculiares y generales del carácter del pueblo chileno, pero entendido éste como un todo, vale decir, como una nación propiamente tal, y es por ello que de manera frecuente se cita al roto chileno como prototipo de la raza chileno o como un modo común de ser. A su vez también, dice, se suele hablar del alma o destino de ésta nación, como también de su genio o de su idiosincrasia.

El autor de éste libro, Jorge Larraín, describe y caracteriza la relación militar-racial, la psicosocial, la hispanista, la cultura popular, la católica esencialista y también la versión empresarial o neoliberal imperante en Chile, y suele unir estos conceptos a dos contextos: uno es con las interpretaciones de la identidad latinoamericana, y la otra, dice relación con la trayectoria chilena a la modernidad, la cual contempla la modernidad oligárquica del siglo XIX, la crisis que sufrió entre 1900 y 1950, la expansión modernizadora y participativa entre 1950 y 1973 y la etapa neoliberal de las últimas décadas. Este autos nos da una escena del tiempo nacional porque en cada una de éstas etapas se señalan los cambios que sufrieron las identidades sociales.

Este libro despliega la idea de identidad, y le extrae todas las concepciones mas científicas, históricas, puristas o esenciales, transformando a éste en un relato sociológico de la identidad nacional, la cual se ha mostrado variable a lo largo de la historia y que se encuentra compuesta por una dimensión ideológica, imaginable y otra discursiva.

I TESIS DEL AUTOR.

El autor de éste libro, Larraín, plantea un punto de vista completamente distinto al que se acostumbra leer en éste aspecto, en los diversos libros de historia o en libros de autores que han escrito al respecto, pues despliega de la idea de identidad todas aquellas concepciones escencialistas, puristas y metafísicas de ella, y también le extrae aquellas percepciones que piensan que la identidad esta constituida por un paquete de rasgos que son inalterables y fijos, como lo es, por ejemplo, “ el espíritu de los héroes de la Concepción”.

Por el contrario, lo que hace Larraín, en éste relato sociológico de la identidad chilena, es demostrar que la identidad del pueblo chileno ha ido cambiando a lo largo de la historia y que estaría compuesto por una dimensión ideológica, imaginada y discursiva.

Además cuestiona la idea de la existencia de un núcleo específico cultural chileno o latinoamericano , es decir, aquella idea de un núcleo cultural endógeno e incontaminado, que tiende a entregarle un valor absoluto a lo indígena, lo campesino y a la cultura oral, mientras que se encarga de no darle valor alguno a lo citadino o urbano, ni tampoco le otorga crédito a la cultura letrada, a los medios de comunicación ni a las industrias culturales pues todo esto hubiesen significado impurezas para nuestra “ sacrosanta identidad ”, ya que la hubiese contaminado.

La tesis de Larraín radica , o tiene su fundamento en la modernidad neoliberal y a través de ella describe la vía chilena enfocada hacia lo mismo.

En fin, la obra de éste sociólogo, Jorge Larraín,se constituye sobre el punto de partida o sobre el hecho de que no existe un solo discurso o versión de la identidad que se puedan agotar en todas sus dimensiones y sus contenidos, pues, en realidad lo que más bien postula, es la pluralidad de las versiones sobre las dimensiones discursivas y extradiscursivas de lo se han ido entendiendo a lo largo de la historia de un determinado país, o en nuestro caso, de Chile, de lo que se entiende por entidad nacional.

Con esto Jorge Larraín, viene a llenar un vacío que existía hasta el momento en que postula su tesis, ya que por primera vez se realiza un inventario, clasificación y descripción sistemática respecto de los distintos y diversos discursos o versiones a sobre la identidad chilena.

II ARGUMENTACIÓN PERSONAL Y FUNDAMENTACIÓN.

Esta tesis planteada por Larraín respecto de el carácter chileno y la identidad de la nación de Chile, es correcta en relación a todo lo que postula, vale decir, la intención de despliegue en torno a la idea de identidad y la extracción de las concepciones escencialsitas, puristas y metafísicas de la misma y la desvirtuación de aquellos puntos de vista que plantean que la identidad está constituida por rasgos inalterables y fijos. Con lo cual nos quiere señalar el hecho de que no existe un solo discurso o versión de la identidad que pueda agotar todas las dimensiones y contenidos de la misma. Con esto Larraín lo que consigue es realizar o llevar a cabo un inventario, clasificación y descripción sistemática de los distintos discursos o versiones sobre la identidad chilena, también, a su vez, describe y caracteriza la relación militar-racial, psicosocial, hispanista, cultura popular, católica escencialsita y la versión empresarial o neoliberal.

Su relato sociológico, logra llenar un vació que hasta aquel entonces se reportaba como vacío y nos concede una nueva visión o perspectiva de la identidad y del carácter chileno, que hacia aquellos días nos era ajena, extraña e imposible sólo de concebir.

Sin embargo, a pesar de tal adelanto, que se supone llevó a cabo Larraín con ésta nueva concepción respecto de la identidad y del carácter chileno, se deja fuera muchos aspectos que no se contemplaron, y otros que simplemente se dejaron de atender. Me refiero a aspectos como los escencialistas o los puristas, los cuales no deberían hacer sido excluidos en torno a la idea de identidad, pues de todas formas le pertenecen y de todas formas, ayudan a su consolidación.

Pero, Larraín, no sólo excluye conceptos en torno a la idea de identidad sino que también olvida incorporar otros, tales como, los aspectos de la globalización y como, de manera directa o indirecta afecta a nuestra sociedad, y por ende, a modo de consecuencia, nuestra identidad y nuestro carácter como pueblo. Y este es un punto importante de recordar, pues es algo, que constantemente nos está enfrentando, y de lo cual no nos podemos mantener ajenos bajo ninguna circunstancia, pues obviamente nos “estamos subiendo al carro de la globalización “, y eso nos debe mantener alerta, con una inminente preocupación y recelo para no olvidarnos de quiénes somos como pueblo, quiénes conforman nuestra sociedad, y no ser consumidos por este fenómeno mundial que es la globalización.

Ahora, en otro aspecto, pero muy ligado al anterior, tenemos que señalar que la identidad de un pueblo o de una nación radica en ellos mismos, y por lo tanto, es variable, subjetiva y sujeta a influencias. En nuestro caso, como el país Chile, se debe, esencialmente a aquello que nos caracteriza como tal; el hecho de ser una mezcla no homogénea de personas constituyentes de éste país propiamente tal. Es decir, que desde siempre, desde que nos constituimos como país, nos hemos ido forjando, a lo largo de la historia, una identidad y un carácter en común pero sujeto a distintas influencias , lo que nos hace ser un país, podríamos decir, con pluralidad en todos los aspectos que lo forman, religión, política, economía, razas, ideologías, etcétera, pero con muy pocas cosas que podríamos adjudicarnos como nuestras, debido, esto, a la mezcla que constituimos.

Es por todo esto que podemos señalar que el carácter de un país y su identidad se van forjando a lo largo de la historia, a medida que también , este se va constituyendo como tal, con los variados sucesos históricos, las guerras que resaltan el sentimiento patriótico, los inmigrantes( y este es un factor que se ha presentado en la historia de nuestro país con mucha intensidad ) , las influencias externas producto de las relaciones externas y su consecuencia en el intercambio económico (punto muy importante también ), las mezclas raciales ( que en Chile que encuentra muy manifestado como tal ), la pluralidad en el campo de la política, la homogeneidad idiomática, las costumbres arraigadas aunque no necesariamente comunes, por lo variable de la población, la idea de el bien común perseguido por todos estos integrantes… y así podríamos continuar señalando muchos aspectos más, no obstante, estos se presentan como los mas importantes y principales, que ayudan a que un país que vaya consolidando como tal.

Notamos también, lo variable que se nos presentan todos estos aspectos, y su posterior consecuencia sobre la población constituyente, lo que conlleva a que varié también el carácter de ésta y deducimos la subjetividad de todo este conjunto de aspectos o, como también podríamos llamar, características de la identidad y del carácter de un país.

Por lo tanto, ya finalizando, éste ensayo respecto del carácter e identidad del pueblo o de la nación chilena, podemos señalar que la tesis postulada por Larraín, parece salir de lo normal, enseñar algo nuevo, llenar un vació que existía al respecto desde hacia bastante tiempo atrás, y que se presenta como novedosa y suficientemente precisa y objetiva, la podríamos incluso llamar positiva, pero, sin embargo, que carece de aspectos que debería tener incorporados e involucrados al momento de analizar, definir o explicar lo que gira en torno a la idea de identidad o de carácter de un determinado país ya que son de tal trascendencia que transforman todo ésta nueva determinación y éste nuevo postulado en insuficiente y carente en determinados aspectos, aunque bastante objetiva, lo cual no le resta importancia a sí misma.