El camino; Miguel Delibes

Literatura española de posguerra. Novela contemporánea. Argumento. Tema. Personajes. Estructura. Estilo

  • Enviado por: David Broncano Aguilera
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

EL CAMINO

Miguel Delibes

Trabajo realizado por: DAVID BRONCANO

ARGUMENTO

En el seno de una modesta familia aldeana, vive el protagonista de la historia, Daniel el Mochuelo. Éste tiene que irse a la ciudad a estudiar el bachillerato, según los deseos de sus padres, que se han sacrificado mucho para que él tuviera la oportunidad que su padre, el quesero, no tuvo. El padre le dice a Daniel, que irse a la ciudad le hará progresar. A partir de ésto, el Mochuelo reflexiona sobre lo que para él es el verdadero progreso.

Había estado esperando ese momento tan deseado por su padre con indiferencia. Pero una vez llegada la fecha, la noche precedente a su partida, Daniel se puso a pensar, a recapacitar, y a recordar todo lo que esa pequeña aldea le había mostrado.

Aquellos paisajes que le rodeaban, eran los mismos que antes, pero ahora eran vistos por el Mochuelo desde otro punto de vista. Desde un ángulo que no había onservado antes, el de la despedida, y la sensación de dejar atrás algo sumamente querido.

Las aventuras con sus amigos (Germán el Tiñoso y Roque el Moñigo) sobre esas tierras se presentaban como una película terminada ante sus ojos empañados ya por las dulces lágrimas (no podía permanecer impasible ante ello). En esta noche Daniel evoca con sus pequeños recuerdos, toda una vida en la aldea, viviendo en y para ella.

Así, cuenta gran cantidad de historias acerca de la vida en la aldea, que se interrelacionan. Explica como conoce a sus amigos, sus andanzas por la Poza del Inglés con ellos, y la superioridad moral del Moñigo sobre los otros dos. También habla de su enamoramiento de la Mica, y sus relaciones accidentadas con Uca-Uca. Por otra parte, relata historias de personas más lejanas, como la viudedad de Quino el Manco, los escarceos amorosos de las Guindillas, o los múltiples cotilleos en los que se interesan las Lepóridas, y las dichas Guindillas. También habla de los sacrificios de José, el cura, para “salvar” al pueblo del pecado, y de la trama que los tres amigos inventan para unir al feo maestro don Moisés y a la Sara, hermana de Roque el Moñigo. Y por supuesto, cuenta la desgraciada muerte de Germán el Tiñoso, que le llena de pena y le hace experimentar sensaciones inéditas.

En definitiva, recuerda muchas historias entrañables, que hacen al pueblo una especie de teatro “real”.

Al fin se da cuenta que su vida se encuentra con sus padres, sus amigos, sus paisajes... al fin y al cabo él creció allí, y lo que sabía era gracias a su pueblo. En el aprendió a vivir, a apreciar la amistad y conservarla, a querer a una chica muy especial. A relacionarse con cada una de las personas que habitan el pueblo, y lo más importante: a conocerse a sí mismo. Es decir, maduró, se hizo mayor.

Ahora su vida emprendería una nueva etapa muy lejos de aquellos parajes y gentes; tenía que afrontarlo con responsabilidad, y a la vez sin poder hacer nada para evitarlo.

TEMA E IDEAS PRINCIPALES

El tema que trata el libro principalmente es claro: la trayectoria vital de las personas. Analiza las circunstancias que hacen cambiar esta trayectoria, y explica las distintas vías que toma la vida inesperadamente, sin avisar. Como las gentes se intentan sobreponer a las dificultades, a los baches del camino, y como encajan los golpes que hacen de la vida una experiencia compleja y enrevesada. Al fin, como cada persona recorre su camino de la forma que puede, intentando hacerlo para su propio bien.

También trata el desarrollo de la vida en un pueblo pequeño, comenta las desavenencias entre sus habitantes, las pequeñas historias y el sentimiento de agobio en las aldeas, que a veces lleva al egoísmo. La muerte, y el amor vistos desde una óptica infantil, son otros de los temas.

Delibes intenta transmitir diferentes ideas que el tiene sobre los temas ya dichos. En cuanto al “camino” de cada persona, se da la idea de que el desarrollo no puede ser decidido por personas ajenas, sino por cada uno. Cada persona tiene una visión diferente del progreso y el desarrollo. Por otra parte, la fuerza de voluntad es necesaria para poder superar las dificultades, no se debe dejar llevar por la rendición.

Hace una critica al excesivo afán religioso de la época, poniéndolo incluso en situaciones ridículas, y a la manía de la gente en meterse en las cosas de los demás, representada en la figura de la Guindilla.

JUSTIFICACIÓN DEL TÍTULO

“El Camino” es el título que Delibes eligió en su momento. Me parece altamente acertado, ya que expresa en una palabra el tema, el contenido principal del libro: la trayectoria vital, el progreso. Y un camino simboliza todo esto con sus rectas, baches, cuestas, curvas, etc. Además, los títulos de una palabra (el artículo casi forma parte de ella), suelen ser más impactantes, y forman una imagen del estilo del libro (creo yo).

Yo no habría encontrado otro mejor, en todo caso, sería muy parecido, buscando dar ese significado que he comentado antes.

CITA INTERESANTE

“La Mariuca-uca ya no le seguía. Se había sentado en la cuneta derecha del camino y, ocultando la carita entre las manos, lloraba con un hipo atroz”

Esta frase se sitúa tras la discusión de Uca-uca con Daniel, en la que éste da largas despreciativamente a la niña, que está enamorada de él. No es una frase con sentido simbólico, ni que exprese una idea grandilocuente. La he elegido, sencillamente, porque me facilitó imaginar la situación perfectamente, y al hacerlo, se me hizo un nudo en la garganta, me dio mucha pena de la pobre niña. Me metí en su piel, y durante unos momentos, sufrí.

El diminutivo carita hace que se aprecie la corta edad de la niña, su fragilidad y delicadeza, y permite comprender más aún el dolor.

PERSONAJES

Es una obra muy rica en personajes, por lo que voy a analizar sólo los principales.

PROTAGONISTA

  • Daniel, “el Mochuelo”: es el protagonista de la historia, el personaje principal alrededor del cual gira la acción y soporta el mayor peso de ella. Es un chico de once años, que ha vivido desde que nació en una acogedora aldea. Ahora le ha llegado el momento de despedirse de ella, debido a la determinación que tomó su padre: estudiar en la ciudad bachillerato, para ser una hombre decente y con futuro. En la obra se observan los cambios de opinión de Daniel, como ha ido creciendo, evolucionando. Es un chico observador, curioso, avispado, inteligente, tímido, y a la vez de gran coraje, reacciona ante las desavenencias de manera rápida, ya que su orgullo es muy importante. Su relación con los amigos es importantísima, ya que con ellos se divierte, pero sobre todo se forma como persona, y aprende a desenvolverse. Roque es una especie de líder para él, depende excesivamente de lo que piense u opine, y esto condiciona su comportamiento.

Para él es muy duro irse del pueblo, y está en desacuerdo con la visión de su padre sobre el progreso. Cree que no merece la pena “progresar” si sufres en ese proceso. Pero más duro aún es el golpe que sufre con la muerte de Germán el Tiñoso. Tras ello, Daniel se da cuenta de lo que significaba para él, y experimente por primera vez la muerte, lo que le hace reflexionar sobre la vida y el destino. Estos dos golpes que le da la vida se relacionan, ya que en ambos se despide de algo muy querido, y se le escapa de entre las manos sin darse cuenta.

PERSONAJES PRIMARIOS

La acción se desarrolla en torno a ellos, que participan en la historia sin ser sus protagonistas.

  • Germán, “ el Tiñoso”: uno de los amigos de Daniel. Germán era el hijo del zapatero. Se consideraba que estaba por debajo de Daniel y de Roque, lo que le hace sentir inferior. Además, tiene calvas en la cabeza (de ahí Tiñoso), motivo de burlas. Es un chico también bastante listo, cariñoso, y que se encuentra en la época de transición niñez-adolescencia. Esta edad difícil provoca (como a Daniel), comportamientos extraños con los amigos y con el resto de personas. Del trío de amigos, es el que más sabe de la naturaleza, la quiere y respeta; conocía todo sobre los pájaros y podía reconocerlos por su canto.

  • Roque, “el Moñigo”: junto a Germán y Daniel, forman el trío de amigos inseparables. Tiene trece años, es dos años mayor a los otros dos, con la superioridad que esto provoca. Además es muy fuerte, puede con personas mayores que él, y aunque no alardea en exceso de ello, le gusta hablar si le preguntan. Claro, que Daniel y Germán se sienten protegidos junto a él, por lo que le consideran un amgo indispensable. Por otra parte, es “duro de pelar”, no le gusta que los varones lloren, ni que sean sentimentales. Esto contribuye a su imagen impasible, y provoca que sus amigos no muestren sus sentimientos delante de él. Suele contar sus confidencias e ideas, muchas veces falsas, a Daniel y Germán, que le creen y se hacen ideas desorbitadas sobre temas tabú.

  • Salvador : es el padre de Daniel. No aparece mucho en la acción, pero esa pequeña participación es la que desencadena el problema de Daniel. Su profesión es la de quesero, y no está muy orgullosa de ella o por lo menos no es lo que quiere para su hijo. Por ello toma la decisión de mandarle a la ciudad para estudiar. Cree que es lo mejor para él, para su formación como persona. Y puede que tenga razón, pero no se da cuenta de que Daniel quiere ser como es, y que su vida está en el pueblo. Es obstinado, y en los últimos años se ha vuelto avaro para poder financiar los estudios. Además, ha dejado de ser cariñoso con Daniel, y su carácter en general se ha agriado.

PERSONAJES SECUNDARIOS:

Son aquellos que participan en la acción sin ser sus protagonistas, ayudando u obstaculizando a los personajes primarios o interviniendo en episodios aislados.

  • Don José, el cura: tiene bastante importancia, y sale en numerosos relatos, ya que en aquella época, en los pueblos, la Iglesia, o mejor dicho el párroco, era muy importante, más que ahora: sus ideas son respetadas en el pueblo, y la gente sigue su doctrina, por miedo a “la cólera divina”. Suele aconsejar a los aldeanos en sus posibles dudas católicas, y les proporciona paz espiritual sobretodo a doña Lola, la Guindilla Mayor. Desea, como buen cura, que todos los ciudadanos de la aldea fueran a la Iglesia al menos los domingos para así curar los pecados que según el abundan en el pueblo. En cuanto al carácter, como se dice constantemente en el libro, es un gran santo. Es decir, es bueno por naturaleza, ayuda a la gente, pero a la vez es un poco corto de miras y solo se guía por la palabra de Dios, haciendo a veces actos sin sentido, desmedidos.

  • Madre de Daniel: no participa demasiado en la acción, pero se hace notar que es muy sentimental y que quiere mucho a los niños, tanto si son sus hijos como si no lo son. Habría querido tener una hija, por lo que se encariña con Uca-uca, provocando celos en Daniel. Es una madre muy protectora.

  • Paco, el herrero: es el padre del Moñigo. Es un hombre extremadamente fuerte y corpulento. Daniel le aprecia mucho, y admira sus grandes músculos, su cuerpo hercúleo. Es buena persona, de carácter simple, directo y honrado. Pero tiene un pequeño defecto, es muy amigo de la bota de vino. Por ello, los aldeanos le desprecian, le consideran un borracho y le hacen ascos.

  • Sara, “la Moñiga”: es la hermana de Roque. Se dedica a las tareas de la casa, lleva todo el peso de ésta desde que su madre murió. Es antipática, cruel y despiadada, y tiene un especial odio hacia su hermano por haber provocado la muerte de su madre. Así, le trata bastante mal y le somete a largos sermones funerarios, que pretenden asustar al Moñigo, pero que no lo consiguen. Es fea, pero al final acaba emparejéndose con Moisés, el maestro.

  • Don Moisés; “el Peón”: es el maestro del pueblo. Alto, desmembrado y nervioso, tiene un tic en la cara que le hace mover la boca sin control. Es mayor, y está amargado con la vida, lo que le hace poner castigos desproporcionados a los alumnos. Gracias a una travesura de los chicos, se une con la despiadada hermana del Moñigo, Sara. Esto le proporciona estabilidad y un mejor carácter.

  • Mariuca, “Uca-Uca”: se puede decir que es una amiga de Daniel. Parece ser que está enamorada del protagonista. A Daniel, al principio, le caía fatal, le parecía una cotilla pequeñaja. Luego, al final de la obra, se da cuenta de que Uca es una gran amiga, que le hace compañía en los momentos más difíciles y que a lo mejor él también siente algo especial por esta chica con pecas en las mejillas. Es de carácter alegre y vivaracho, la típica niña juguetona y despreocupada, pero a la vez de gran carácter.

  • Doña Lola, “la Guindilla Mayor”: junto con su hermana, se hace cargo de un establecimiento y ninguna se distingue por su discreción. Se la puede considerar la cotilla y criticona impertinente del pueblo. Es presidenta de varias asociaciones y se suele meter en vidas ajenas. Por otra parte, es fiel seguidora del cura, acude a él para obtener consuelo a sus pensamientos confusos.

  • Quino, “el Manco”: es el padre de Uca-Uca. Su mujer, Mariuca, murió enferma y el quedó sólo al cuidado de la niña y la taberna, lo que hizo que el negocio fuese a la quiebra. Es un buen hombre, bonachón y bastante generoso. Suele contar a los niños historias sobre cómo se quedó manco, y otros cuentos curiosos, por lo que éstos se llevan bien con él. Al final, se casa con doña Lola, y no se sabe bien si disfruta con ello.

  • La Mica: hija del Indiano, que se fue a América. Daniel estaba enamorado de ella, fue su primer amor, un amor platónico porque ella es mayor que Daniel. Fue un lapsus temporal, el típico amor infantil. Es una muchacha tranquila, apacible y delicada, y a pesar de no aparecer mucho por el pueblo, es muy amable y cariñosa con las gentes que lo habitan.

ESTRUCTURA

El libro está dividido en 21 capítulos. Cada capítulo consta de unas 10 páginas, por lo que se leen rápido, y facilitan un ritmo rápido y ameno de lectura.

La estructura externa se desarrolla en tres partes principales:

  • Introducción : Capítulo I, es la noche antes de que Daniel vaya a la ciudad. Cuenta la situación en que se encuentra el protagonista.

  • Desarrollo : Capítulo II-XX. Se cuentan todas las historias y sucesos del pueblo, enlazados entre sí.

  • Desenlace : Capítulo XXI. Vuelve a la noche anterior a la partida, y cuenta ya los últimos momentos de Daniel en el pueblo, tras una noche de reflexiones. Cuenta las despedidas de los habitantes del pueblo.

Por otra parte, la obra está separada en dos planos cronológicos:

  • El plano actual: es la última noche que pasa Daniel, el Mochuelo

  • El plano evocado: las historias que se producen a lo largo del libro, contadas a modo de recuerdos, sin un orden cronológico concreto.

Esta cantidad bastante grande de capítulos se debe a la variedad de historias diferentes que se cuentan. Esto es algo que le da alegría y sencillez al libro. Hace que la lectura no sea pesada, y esta variedad de historias provoca una especie de “deslizamiento” de las palabras, que pasan muy rápido. Los distintos relatos se unen por pequeños nexos que son una mera excusa para cambiar el tema, y a la vez para no dejar los capítulos despendolados del resto del libro.

Me parece la estructura perfecta para este tipo de libros.

ESTILO

En su obra, Delibes elige quién va a actuar como ángulo de enfoque dentro del texto, quién va a ser el personaje alrededor del cual girará la acción. Y por ello aplica el punto de vista narrativo, en forma de narrador omnisciente. Conoce cuanto sucede en la historia: todos lo hechos (incluso antes de que se produzcan) y hasta los más recónditos pensamientos de los personajes.

El tipo de vocabulario utilizado en la obra “El camino”, es un vocabulario de nivel culto, es decir, el autor respeta en su obra las normas de corrección y aprovecha todas las posibilidades del lenguaje. Además los textos de la obra literaria presentan coherencia y cohesión, dan un aspecto compacto y sin fisuras. A pesar de que el vocabulario es culto, no quiere decir que sea difícil de comprender, es más, prácticamente no hay palabras “raras” y utiliza una sintaxis sencilla, con frases cortas o no muy complejas, por lo que su lectura es rápida.

Tiene un estilo sobrio, poético e irónico, y describe de forma realista los caracteres, y el paisaje castellano. Es una prosa cuidada y elegante, tanto en la descripción de ambientes como en el análisis de los personajes. En cuanto a las descripciones, son de gran calidad, y describe con gran esmero pequeños aspectos, que no parecen importantes para la acción, pero que acaban por darle un aspecto real al relato. Por otra parte, los pequeños toque de fino humor, descargan un poco la “tensión” de algunos momentos, a la vez que proporcionan características de los personajes.

Los apodos de los protagonistas, y de todos los habitantes del pueblo, que se emplean siempre que se habla de alguien, contribuyen a dar el aspecto del mundo rural, que está muy conseguido.

OPINIÓN PERSONAL

Aunque al principio fui receloso con el libro, porque estaba leyendo otro, he acabado disfrutando con su lectura. Me parece un libro de gran calidad, muy bueno en todos los aspectos: tema, vocabulario, argumento, etc. Sobretodo me ha encantado la rapidez con la que se lee, característica de los grandes libros. La variedad de capítulos, aunque pueda parecer que son cosas sin sentido y que aburren al lector, dan una consistencia especial, un ambiente propio al pueblo, hasta llegar a meter al lector dentro. Me ha gustado mucho la forma en que el autor enfoca las sensaciones infantiles del protagonista, con gran realismo, y me ha parecido muy bien los contrastes en tre la angustia y la diversión, la alegría de los juegos y las bromas. Este contraste entre el mundo infantil y el adulto, y el paso de uno a otro me parecen muy acertados. Además, me gusta la crítica, a veces y irónica y de soslayo que hace Delibes a ciertos aspectos “cerrados” del mundo rural: la religión, la hipocresía, el agobio del pueblo, etc. Y el final, que estropea muchas obras, aquí se muestra rápido, y aunque esperado, no menos emocionante.

Un gran libro, en definitiva.