El camino; Miguel Delibes

Literatura española contemporánea. Novela de posguerra. Argumento. Personajes. Estructura. Visión de Castilla. Vocabulario rural. Biografía

  • Enviado por: Álvaro Fernández Baquerín
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad

ARGUMENTO

Este libro trata de un muchacho que vive en un pueblo aislado en un valle, durante la postguerra.

Se llama Daniel, pero su nombre de pila poco importa, en los pueblos desde que son pequeños se le pone mote a todo el mundo, el suyo es `'El Mochuelo'', este mote tiene su propia historia: cuando Daniel, El Mochuelo, fue el primer día al colegio, lo miraba todo extrañado, con unos ojos muy penetrantes, como los de un mochuelo.

El padre de Daniel, El Quesero, quiere que su hijo vaya a la ciudad a lo que él llama progresar, conseguir un buen trabajo y no tener que matarse a trabajar todos los días.

Pero Daniel, El Mochuelo, no lo ve de esa forma y no quiere irse de su preciado valle, donde tantas historias ha vivido con El Moñigo, El Tiñoso, El Manco, La Mica, La Uca-uca, La Guindilla Mayor, Cuco...

ESTRUCTURA

Estructura interna

Se divide en planteamiento, nudo y desenlace, aunque no esté muy claro porque hay muchos flashbacks (vuelve atrás en el tiempo) y el relato no está ordenado temporalmente, sino por temas.

Planteamiento: La presentación del personaje principal. Cuando el mochuelo está en la cama escuchando lo que hablan sus padres abajo y empieza a pensar. (capítulo I)

Nudo: La narración de los acontecimientos que le han sucedido a lo largo de su vida. Los recuerdos que le vienen a la cabeza del valle y la gente del pueblo. (capítulo II - capítulo XX)

Desenlace: El último día en el valle. (capítulo XXI)

Estructura externa

Consta de 21 capítulos breves, de unas 10 páginas cada uno.

Cada capítulo habla de un tema diferente, unos hechos o unas personas en concreto.

PERSONAJES

Daniel, El Mochuelo: un niño de once años con muchas aventuras a sus espaldas. Quería mucho su pueblo, y no le interesaba progresar si con ello debía irse del valle. Amigo de sus amigos y muy obediente. Le gustaba ir a cazar con su padre, aunque no tuvo muchas oportunidades para hacerlo. Estaba enamorado de la Mica, y aunque inconscientemente, de la Uca-uca. Sus mejores amigos eran El Moñigo y El Tiñoso. Y sus peores enemigos la Guindilla mayor y el Peón.

Roque, El Moñigo: contaba dos años más que El Mochuelo, pero no había ido a la escuela a `'progresar''. Era muy fuerte y muy valiente, aunque las estrellas y la inmensidad del firmamento le daba auténtico pánico. La gente decía de él que era un zascandil y la madre del Mochuelo no quería que fuese con él. Siempre proponía retos a sus amigos, enemigo de la sensibilidad, nunca lloró.

Germán, El Tiñoso: un chico muy alegre, su gran pasión eran los pájaros, por culpa de estos El Tiñoso tenía calvas en la cabeza, un lóbulo de la oreja rasgado y un tobillo maltrecho. Era delgado y débil, todo el mundo le quería y cuando murió el pueblo entero lloró amargamente.

Lola e Irene, Las Guindillas: eran dos hermanas que tenían la cara roja como una guindilla. Entrometidas en los asuntos de todo el pueblo, casi nunca cayeron bien a nadie. La mayor, quien posteriormente se casó con El Manco, era la más entrometida. La menor marchó a la ciudad con Dimas, que la dejó sin un duro y desapareció.

Don José, el cura: era un gran santo y siempre estaba bregando para que en el pueblo no hubiera pecadores. Vivía algo alejado del pueblo, siempre estaba cansado y entristecido. Estaba un poco harto de la Guindilla Mayor, que se creía que todo era pecado.

Padres de El Mochuelo: El Quesero era un hombre humilde que solo quería que su hijo fuera a la cuidad a estudiar el Bachiller. Su madre era muy callada y lo mimaba mucho, siempre quiso tener una niña, por eso quería mucho a la Uca-uca.

Quino, El Manco: un hombre que poseía una taberna que no ganaba mucho pero siempre había un hueco para El Mochuelo y sus amigos. Tenía una mano menos y era infantil en algunos aspectos. Tuvo dos mujeres Mariuca (que murió de tisis) y la Guindilla mayor . No se enorgullecía nunca de ello pero el día de su boda con la Mariuca, la Josefa se tiró a la Poza del Inglés porque le quería mucho y quería casarse con él.

Paco, El Herrero: un hombre fortísimo, padre de El Moñigo. Era un alcohólico pero un buen hombre, todo el mundo se metía con él porque le tenían miedo.

El maestro, el peón: un hombre muy culto que a menudo castigaba a los alumnos `'por su bien''. Tenían unas patillas muy anchas y en ocasiones torcía la boca casi hasta tocársela.

Sara, La Moñiga: era la hermana de El Moñigo, muy dura, solía castigar a su hermano. Llevaba todos los asuntos de la casa, porque su madre murió al dar a luz a El Moñigo.

Mariuca-uca: quería al Mochuelo pero él no la hacía caso porque era muy fea. Pero de pronto Daniel se sentía agradable hablando con ella y al final lloró por Uca-uca. Tenía pecas y parecía una vagabunda, era hija de Quino con su primera esposa.

Mica: para Daniel era la chica más hermosa que había visto nunca aunque con el tiempo se hizo a la idea de que para él era imposible por que aparte de ser diez años mayor, tenia novio. Era muy cursi, tenia la piel blanca y su cabello era rubio. Era hija del indiano y le gustaba mucho el pueblo.

Cuco: el factor, siempre traía noticias frescas desde la ciudad. Su casa era muy acogedora, siempre estaba alegre y llevaba un gorro rojo en la cabeza.

Andrés: el hombre que de perfil no se le ve, era zapatero y el padre de El Tiñoso. Era muy delgado que de perfil no se le veía. Le gustaba mirarle los pies a la gente y su esposa era Rita, la Tonta. Tenia más de diez hijos.

VISIÓN DE CASTILLA

En el mundo rural, sus habitantes han trabajado habitualmente en la agricultura y en la ganadería. En los pueblos situados junto el mar se han dedicado a la pesca. Actualmente encontramos gente dedicada al sector secundario, industria y al sector terciario, comercio y turismo. En el mundo rural hay menos gente, menos coches, menos contaminación… Se vive de otra manera, pero yo destacaría dos aspectos importantes de la vida de un pueblo: el primero, es que el tiempo cunde más y el segundo es que puede conocer mejor a sus habitantes.

Yo creo que así lo ve Miguel Delibes, ya que él, aún habiendo nacido y vivido en Valladolid capital, le gustaba pasar los fines de semana y las vacaciones en un pueblo de Burgos.

DOCE PALABRAS DE VOCABULARIO RURAL

Boñiga: excremento de un animal (pág, 8; cp, 1)

Rendajo: tipo de pájaro (pág, 8; cp 1)

Fifiriche: persona que fanfarrea (pág, 23; cp 2)

Huras: pueblos con pocas personas (pág, 27; cp 3)

Embutiese: persona mentirosa (pág, 148; cp, 15)

Adujo: aducir (pág, 150; cp, 15)

Canícula: periodo más caluroso del año

Zascandil: hombre chismoso

Remilgo: afectación

Zaguán: vestíbulo o portal de una casa

Febril: relativo a la fiebre

Embelesar: cautivar los sentidos

BIOGRAFÍA

Miguel Delibes (1920- ), escritor español, entre los motivos de su obra destacan la perspectiva irónica frente a la pequeña burguesía, la denuncia de las injusticias sociales, la rememoración de la infancia, la representación de los hábitos y el habla propia del mundo rural, muchos de cuyos términos y expresiones ha recuperado para la literatura.

Nacido en Valladolid, estudió Comercio y Derecho. En 1944 obtuvo la cátedra de Derecho Mercantil en la Escuela de Comercio de su ciudad natal. Colaboró en diversas revistas y periódicos, y en 1947 fue galardonado con el Premio Nadal por su primera novela, La sombra del ciprés es alargada, publicada un año después y adaptada al cine en 1990 por el director mexicano Luis Alcoriza.

Posteriormente escribió Aún es de día (1949), El camino (1950), Mi idolatrado hijo Sisí (1953), La hoja roja (1959), Las ratas (1962), Cinco horas con Mario (1966, adaptada al teatro en 1979), Parábola de un náufrago (1969), El príncipe destronado (1973), Las guerras de nuestros antepasados (1975, adaptada al teatro en 1990), Los santos inocentes (1981, llevada al cine en 1984 por Mario Camus), Señora de rojo sobre fondo gris (1991), Coto de caza (1992) y Diario de un jubilado (1995), un retrato irónico y tierno sobre la vida y las relaciones entre dos viejos, novela que ha alcanzado un gran éxito de público.

Muchas de sus obras tienen que ver con el mundo de la caza, lo que explica su caracterización como “cazador que escribe”: desde Diario de un cazador (1955) y Diario de un emigrante (1958), hasta El libro de la caza menor (1964) o Aventuras, venturas y desventuras de un cazador a rabo (1979), entre otras, a las que hay que añadir aquellas obras que reflejan también su interés por la pesca, el fútbol y la vida al aire libre. Es también autor del libro de cuentos La mortaja (1970), de la novela corta El tesoro (1985) y de textos autobiográficos como Un año de mi vida (1972). Sus últimas obras son He dicho (1997), colección de ensayos sobre distintos temas propios de su mundo —casi una semblanza autobiográfica—, y El hereje (1998), su novela más larga y ambiciosa.

Además del Nadal, ha obtenido los premios más importantes concedidos en lengua española: el Premio de la Crítica (1953), el Premio Príncipe de Asturias (1982), el Premio Nacional de las Letras Españolas (1991) y el Premio Cervantes (1993).

OPINIÓN PERSONAL

Este no es solamente un relato sobre las preocupaciones de un niño al dejar su pueblo. Es una reflexión sobre los problemas que se tienen a esa edad y las ansias de hacerse mayor en un mundo que no quiere niños, como era la España de la posguerra.

Da a conocer las ideas, muchas de ellas perversas, de la mente infantil de un niño de once años y de sus amigos: picias, relaciones...

Este libro hace pensar sobre qué rumbo tomar en la vida, y que lo tienes que tomar tú, tengas la edad que tengas y seas cómo seas, solamente tú decides.