El caballero de Olmedo; Lope de Vega

Literatura barroca española. Teatro barroco del siglo de oro. Argumento. Personajes. Espacio y tiempo. Diálogos. Métrica y estilo literario

  • Enviado por: Mario Matellano
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 25 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

Apellidos y nombre del autor: Lope de Vega, Félix

Título de la obra: El Caballero de Olmedo.

Editorial: Anaya

Lugar y fecha de impresión: Salamanca 1992

  • Resumen del Argumento

  • En una feria en Medina del Campo doña Inés es vista por Don Alonso y éste queda completamente enamorado de ella. Don Alonso para conseguir el amor de Doña Inés, Don Alonso decide contratar los servicios de una alcahueta llamada Fabia. Fabia le comenta a Dona Inés que Don Alonso la quiere ver en el huerto, a lo que Dona Inés accede. En el huerto se presenta Don Rodrigo, persona de alta clase social y hombre con el cual el padre de Doña Inés pretendía casarla, lo que hace que Dona Inés se enfade porque piensa que Fabia miente, y el que ha contratado los servicios de Fabia ha sido Don Rodrigo.

    A los pocos días Don Alonso y Tello , su criado, se presentan en Medina para visitar a Dona Inés. Cuando Don Alonso regresa a Olmedo a lidiar un toro, Tello se queda con Doña Inés como su profesor de latín, para no casarse con Don Rodrigo, doña Inés se viste de monja. Tello entrega una carta a Dona Inés de parte de Don Alonso y a los pocos días vuelve don Alonso Medina a ver a doña Inés.

    De regreso a Olmedo don Alonso cae en una emboscada por don Rodrigo y Fernando, que lo dejan mal herido, cuando esta tirado en el camino medio desangrado llega Tello y lo lleva a casa de sus padres y allí antes de morir, don Alonso se lo cuenta todo a Tello. Cuando Tello fue a contarle la desgraciada noticia a doña Inés a su casa de Medina, llega ve que en casa de doña Inés estaban don Rodrigo, Fernando y el rey, al cual Tello se lo cuenta todo y pide justicia, cosa que éste le concede.

    2. Tema

    Como una persona puede llegar al extremo de asesinar a otra al verse impotente porque ve que el otro es completamente superior.

    3. Tipo de Narrador

    No hay narrador ya que se trata de una obra de teatro.

    4. Personajes:

    Don Alonso: Es el personaje enamorado. Es muy atractivo: s noble y valeroso. Se mueve en un ambiente de pasión, melancolía y tristes imaginaciones.

    Doña Inés: La dama bella y enamorada es una joven de pelo rizado, unos bonitos ojos, manos delicadas y blancas como la nieve y mejillas sonrosadas. Ella es el centro del conflicto

    Fabia: Recuerda al prototipo de Celestina, vieja avara aficionada a la bebida. Sabe despertar la curiosidad de las jóvenes y siempre tiene éxito debido a su gran experiencia y usa todas sus armas para conseguir sus propósitos.

    Tello: Es el gracioso, cobarde y fanfarrón, es un materialista y regocijado de la vida; fiel a Don Alonso, su señor y anima a Don Alonso y le recuerda su amor hacia Doña Inés.

    Don Rodrigo: Es el traidor. Encarna la figura del anta­gonista enamorado para que, por vía de contraste, se realce más la valía del caballero de Olmedo.

    5. Espacio

    Las localidades de Medina y Olmedo y el camino que hay entre ellas.

    6. Tiempo

    La acción se desarrolla en el ambiente del siglo XVII.

    7. Tipo de expresión lingüística

    Lo único que hay es el dialogo ya que es una obra de teatro.

    8. Opinión personal

    Valoración objetiva: El libro esta muy bien escrito y nos traslada perfectamente a la España del siglo XVII gracias al verso y al lenguaje culto que hablaban las personas pertenecientes a las más altas clases sociales-

    Valoración subjetiva: Me ha parecido un libro interesante y entretenido de leer, yo creo que si no hubiera estado escrita en verso y Lope de Vega no hubiera utilizado esas expresiones tan rebuscadas me hubiera gustado más.

    • Observa la presentación de don Alonso y distingue lo general de lo particular; explica cada parte y la caracterización del receptor.(versos 1 a 30)

    Lo general se puede resumir en tres frases:

    • El amor, elemento imprescindible de la vida, principio de cuanto se vive.

    • Alonso se halla enamorado de una dama que ha visto en la feria de Medina.

    • Alonso se pregunta si la muchacha igualmente ha quedado enamorada de él.

    Lo particular:

    • El amor no correspondido no es un amor perfecto.

    • Alonso quedó enamorado a través de los ojos de la muchacha.

    • Alusión al dios del amor Cupido.

    • ¿Qué características presenta Fabia? ¿Cuál será su función?

    Es posible ver a través de estos versos que don Alonso tributa a la vieja Fabia un recibimiento muy en la línea de "La celestina". Fabia es considerada como una doctora adecuada para tratar "la enfermedad del amor". Véase este detalle en los versos 44-46:

    “¡Oh, peregrino dotor

    y para enfermos de amor

    Hipócrates celestial!”

    Por tanto parece que Fabia adoptará el papel de alcahueta.

    Hemos de reseñar que a Fabia se le presenta como:

    a)Una persona anciana. Alonso dice textualmente: "Tello, es la madre". Leyendo las anotaciones aclaratorias sobre algunos significados se puede leer que "madre" en este caso viene a significar anciana.

    b)Una persona inteligente. Esto se ve claramente en los versos 41-43:

    “¡Oh, Fabia.! ¡Oh, retrato; oh, copia

    de cuanto naturaleza

    puso en ingenio mortal!

    • ¿Cómo describe don Alonso a Inés (versos 75 a 182)? En esta escena hay ecos de La Celestina. Explica por qué.

    Don Alonso habla de Inés como:

  • Una mujer hermosa.

  • Con cabellos rizados.

  • Con ojos a lo valiente que iban perdonando vidas.

  • Con manos que hacen tretas(movimientos en la esgrima).

  • En esta escena, la aparición de la figura de Fabia para terciar en los amores entre los jóvenes, ya constituye, como he indicado anteriormente, una aproximación a la temática, personajes y desarrollo de la obra de La Celestina:

    - La alcahueta posee cualidades similares a Celestina (anciana, astuta, inteligente).

    - La presentación de las virtudes de doña Inés nos sirven para comprobar su parecido con Melibea.

    - En el verso 155 se puede entrever un pronóstico fatal para el desenlace de la obra (posteriormente se ven cumplidos).

    - Se puede ver también cómo en este caso aparece una cierta alusión a lo mágico. En el verso 56 se habla de que don Alonso está ahojado. Igualmente se habla del enamoramiento de don Álvaro a través de los ojos de la joven, quedando como hechizado. Como ya hemos estudiado la magia es un elmento que juega un papel muy importante en la obra de la Celestina.

    • ¿De qué hablan doña Inés y doña Leonor (versos 215 a 245))? Explica cómo se presenta Fabia. Localiza el tópico del carpe diem. ¿Cómo le habla Fabia a doña Inés de don Alonso? ¿Quiénes aparecen en escena (versos 307 y siguientes)? ¿Cómo reacciona Leonor? Caracteriza el tipo de lírica empleado por don Rodrigo en las décimas (versos 460 a 490). ¿Qué le cuenta doña Inés a doña Leonor?

    Doña Inés habla con Leonor de que se halla enamorada de un forastero (don Alonso).

    Puede verse claramente la astuta estrategia de la alcahueta. Primero hace un halago de las virtudes de la muchacha a la vez que recuerda la figura de su difunta madre. Posteriormente pregunta acerca del padre (para asegurarse de que éste no pueda interrumpir sus planes), continúa preguntando a doña Inés sobre si está enamorada o casada y culmina aludiendo al tópico del carpe diem. De esta forma Fabia se presenta, a la vez que poco a poco va entrando en el tema.

    El tópico del "carpe diem" aparece alrededor de los versos 315 al 337.

    “... Padre que se duerme en esto,

    mucho a sí mismo se agravia.

    La fruta fresca, hijas mías,

    es gran cosa, y no aguardar

    a que la venga a arrugar

    la brevedad de los días.

    Cuantas cosas imagino,

    dos solas, en mi opinión

    son buenas, viejas...”

    “... ¿Veisme aquí? Pues yo os prometo

    que fue tiempo en que tenía

    mi hermosura y bizarría

    más de algún galán sujeto.

    ¿Quién no alababa mi brío?

    ¡Dichoso a quien yo miraba!

    Pues, ¿qué seda no arrastraba?

    ¡Qué gasto, qué plato el mío!

    Andaba el palmas, en andas.

    Pues, ¡ay Dios!, si yo quería,

    ¿qué regalos no tenía

    desta gente de hopalandas?

    Pasó aquella primavera;

    no entra un hombre por mi casa;

    que, como el tiempo se pasa,

    pasa la hermosura.”

    Se puede observar cómo Fabia tiene cierto parecido físico a la Celestina; al menos se puede entender que Fabia en el momento en el que se desarrolla la acción es vieja y fea. Partiendo de esto alude constantemente a la muchacha a que disfrute de la vida, pues pasaran loa años y como le ocurrió a ella la belleza se verá tornada en arrugas y vejez.

    Se ha comentado ya cuál fue la estrategia seguida por Fabia para de forma escalonada, adentrarse en los asuntos que la habían llevado a la casa.

    El lector espera impaciente que la intermediaria hable clara y sinceramente a la muchacha acerca de los sentimientos de amor que un galán (don Alonso) siente por ella y que la haga entrega de la carta. Sin embargo Fabia miente y hace pensar a la joven que dicho papel ha sido escrito por un bachiller. Una vez que la jóven se marcha, la alcahueta recurre a lo mágico (como en La Celestina) para que la muchacha caiga enamorada (versos: 393 - 396):

    “¡ Apresta,

    fiero habitador del centro,

    fuego accidental que abrase

    el pecho desta doncella!”

    En estos versos los personajes que aparecen son: Inés, Fabia y Leonor.

    La reacción de doña Leonor se da en el verso 392: “¡ Qué buena invención!”

    Puede verse como la hermana de Inés expresa admiración por la intervención de Fabia, por tanto parece ser que comparte procedimiento utilizado.

    Podemos observar en estas décimas perfectamente una expresión muy íntima de los sentimientos del caballero. En versos anteriores se habla de que don Rodrigo lleva bastante tiempo cortejando a Inés (unos dos años) sin obtener respuesta positiva. En este sentido el caballero pide que se remedie su situación (" pido al amor y a la muerte que algún remedio me den"). Estos versos expresan el intenso sufrimiento del pretendiente, el cual habla incluso de la muerte por amor.

    “ Entre la vida y la muerte,

    no sé qué medio tener

    por amor no ha de querer

    que con tu favor acierte;

    y siendo fuerza quererte,

    quiere el amor que te pida

    que seas tú mi homicida.

    Mata, ingrata, a quien te adora:

    serás mi muerte, señora,

    pues no quieres ser mi vida.”

    Aunque desde el punto de vista cronológico no podemos establecer una relación directa, sí se puede decir que este fragmento evoca ciertos aspectos del amor cortés:

    • Sufrimiento por amor (expresado a la largo del fragmento)

    • Se prefiere la muerte por amor a su carencia

    • La amada es una "bella dama sin piedad”

    • El galán adopta un papel pasivo limitándose al lamento y al ruego.

    Doña Leonor y doña Inés comentan y sospechan acerca de que la carta entregada por Fabia no sea de un joven bachiller, sino que sea del propio Alonso.

    • ¿Qué le ha ocurrido a Fabia? Comenta la escena con don Alonso y Tello (versos 533

    a 622).

    Estos versos dejan entrever que Fabia ha sido golpeada en la espalda.

    Lo más relevante de la escena es que Fabia hace entrega de la carta escrita por doña Inés en respuesta a aquella que fue presentada anteriormente. En cuestiones anteriores ya se ha comentado que tanto doña Inés como doña Leonor tenían fundadas sospechas de que el que había escrito la carta era don Alonso (recuérdese que Fabia miente y no revela la verdad acerca de la autora del escrito), pues bien, en consecuencia, la segunda misiva comienza de la siguiente manera: "Cuidadosa de saber si sois quien presumo…", o sea, parece claro que se hace alusión a la figura de don Alonso.

    Personalmente he de comentar que me parece que la alcahueta no hace nada más que entorpecer las cosas. Hay algo irrefutable: don Alonso está enamorado de doña Inés y viceversa. Tal vez no se vea claramente la postura de la dama, pero en tal caso véanse los versos 224 al 226:

    “ Y en el instante que ví

    este galán forastero

    me dijo el alma: “Este quiero”,

    y yo le dije: “Sea ansí”.

    La palabra forastero hace referencia a Alonso (véase cómo así se le llama en el verso 7).

    Por tanto no parece acertada la estrategia de Fabia, que miente (en lo de la carta) y que sigue predispuesta a realizar ritos mágicos. En referencia a esto último se han de ver los siguientes versos (599 - 600):

    Fabia: “Una muela he menester

    del salteador que ahorcaron

    ayer”..

    Las muelas de los ahorcados se empleaban para los hechizos. Lo que quiero decir con esto es que Fabia se empeña en llevar a cabo sus ritos cuando éstos no son necesarios.

    Finalmente he de reseñar (tras haberme documentado en la teoría del texto) que parece reflejarse en Tello la figura del gracioso ya que está supeditado a un personaje noble (don Alonso) y es la contrafigura del galán.

    Se puede ver en esta escena cómo Tello rehuye de ir con Fabia en busca de las citadas muelas, porque, según parece, tiene miedo. Desde luego esto se puede tomar como la actitud opuesta a la del galán que es valeroso (más adelante veremos con mayor precisión esta virtud en escenas como la de los toros o cuando decide ir solo a Olmedo de noche).

    • ¿ Cómo se señala que ha oscurecido en la siguiente escena? ¿Qué sucede en casa de doña Inés (versos 623 a 887).

    Al comienzo de la escena se puede leer: " Salen don Fernando y don Rodrigo, en hábito de noche". Según he podido saber posteriormente, la ausencia de una iluminación que distinguiera las escenas diurnas de las nocturnas se suplía con el simple cambio de vestuario, distinto en uno y otro caso, ya que no se vestía igual para pasar el día que para combatir el frío de la noche.

    En un primer momento ha de verse cómo (en contraposición a la cobardía de Tello) don Alonso expulsa a don Fernando y don Rodrigo de los alrededores de la casa de Inés, pues se hallaban éstos merodeando por allá.

    Antes de que ocurriera esto, había cogido don Rodrigo un listón el cual era la señal que dejó en la verja de su casa doña Inés para que supiese ella quién era el emisor de la carta que Fabia le había dado. En su respuesta, doña Inés señaló al amante que aquella noche pasase por su morada y tomara el nombrado elemento como señal.

    Realmente no sabía don Rodrigo nada sobre la carta, la alcahueta, o la intención de doña Inés dejando dicho distintivo en la verja de su casa. La cuestión es que tomó el listón de forma fortuita lo cual va a liar mucho más el asunto.

    Como he dicho don Rodrigo no conocía al principio la intención del listón, pero sí lo supone:

    " Sin duda las almas atan

    a estos hierros, por castigo

    de los que su amor declaran".

    A la mañana siguiente Rodrigo y Fernando van a tratar con don Pedro (padre de Inés) el casamiento, lo que provoca la desdicha de la bella dama al sentirse engañada por Fabia y al ver el panorama que se avecinaba.

    Posteriormente aparece Fabia en escena y doña Inés la recrimina todo lo que había hecho. Sin embargo la alcahueta le explica todo el entuerto, la comenta que el galán que se halla enamorada de ella es don Alonso y por tanto la joven queda más tranquila.

    Obsérvese cómo la alcahueta atribuye a sus hechizos y conjuros el éxito de su gestión, sin embargo, el enamoramiento de Inés ya existía antes de la intervención de la bruja, pues como ya se ha dicho, esto queda confirmado en la escena inmediatamente anterior a que Fabia entrara en su casa, además de lo expresado por sus ojos, como supo captar don Alonso.

    • Menciona los lugares en que se desarrolla la acción en esta jornada y explica la métrica empleada.

    La escena se desarrolla en la localidad de Medina:

    • En la feria queda el galán enamorado de la dama.

    • En un lugar no especificado de la ciudad se encuentran Alonso y Fabia.

    • En la casa de doña Inés tiene lugar la entrega de la carta de amor.

    Se utilizan: el romance, el soneto, la décima y la redondilla.

    • Reconoce la intervención de Tello como “gracioso”.Localiza ecos de La Celestina en las palabras de don Alonso. ¿En qué versos se parodia esta obra(versos 888 a 1006).

    Tras una previa documentación he podido saber que el criado o gracioso en ocasiones solía desempeñar el papel de consejero, recomendando a su señor.

    “…que, con tanto ir y venir

    de Olmedo a Medina, creo

    que a los dos da tu deseo

    que sentir y aun que decir”

    Si nos fijamos en los versos 892 al 895 nos daremos cuenta de que se nos está diciendo que hace ya algún tiempo que andan (Tello y Alonso) yendo y viniendo a Medina, movidos por la pasión del galán que desea ardientemente ver a su amada. En este aspecto Tello advierte a su señor que tal vez ésta no sea la forma más correcta de comportamiento hacia una dama con la que no está comprometida.

    Don Alonso insiste en que él no puede dejar de ver a su Inés, pero Tello reitera que tal vez esta forma de actuar, a la larga no sea positiva.

    En este pasaje se ve perfectamente la función anteriormente descrita que realiza Tello y que desvela (aunque ya se dijo anteriormente) su papel de gracioso.

    Durante el parlamento entre Tello (que, como anteriormente se ha dicho advertía a su señor de su mal proceder) y don Alonso, este último contrarrestaba las palabras de su criado esgrimiendo que era imposible que él dejara de ver a Inés. Posteriormente según se

    desarrollaba la conversación Alonso argumentaba describiendo sus profundos sentimientos:

    “ Mi amor

    ni está ocioso ni se enfría;

    siempre abrasa, y no permite

    que esfuerce naturaleza

    un instante su flaqueza,

    porque jamás se remite”.

    Estas y otras intervenciones de Alonso recuerdan extraordinariamente las palabras de Calisto en "La Celestina", palabras que son el máximo exponente de expresión del inmenso amor que siente por la muchacha.

    Se parodia La Celestina en los últimos versos de esta parte, concretamente entre los que van del 1004 al 1008.

    “ ¿Tan presto? Yo soy.

    ¿Está en casa Melibea?

    Que viene Calisto aquí.

    Aguarda un poco, Sempronio.

    Sí haré, falso testimonio”.

    • Comenta las intervenciones del gracioso en el diálogo entre don Alonso y doña Inés. Tello se aparta un momento de su papel de gracioso; ¿por qué (versos 1007 a 1169)?

    • Resume los diálogos de doña Inés con su padre y con don Alonso (versos 1170 a 1332). ¿Qué recurso usa Tello para la ironía?

    Diálogo Inés-Pedro: ambos comentan el tema del casamiento, incluso hay un momento en el que parece que Inés va a decir la verdad a su padre acerca de su amor por Alonso, poniéndose así término al conflicto. Sin embargo Inés manifiesta a su padre una vocación religiosa, fingida por supuesto, callando de esta manera la verdad. El padre, aunque sorprendido, no pone ningún reparo.

    Diálogo Inés-Alonso: Los enamorados, tras lo que había dicho instantes antes Inés, analizan la nueva situación que se ha planteado, es decir, hablan y comentan las posibles soluciones al entuerto en el que están inmersos.

    En este caso, el recurso utilizado para la ironía es el de la interrogación retórica. Véase en los versos 1293-1296.

    INÉS: “ Bien dices;

    Fabia será mi maestra

    de virtudes y costumbres.

    TELLO: ¡Y qué tales serán ellas!

    Inés dice que Fabia será su maestra y Tello irónicamente expresa lo que incluso el lector también piensa: no buenas artes podrá la alcahueta enseñar a la muchacha.

    • ¿Qué función tiene la primera parte del diálogo entre don Rodrigo y don Fernando(versos 1394 a 1409)? ¿De qué hablan don Pedro, doña Inés y doña Leonor en el diálogo que sigue (versos 1394 a 1409) Explica el doble sentido de las palabras de Fabia al final del siguiente diálogo(versos 1410 a 1462).

    La primera parte del diálogo constituye una exaltación de las virtudes del caballero de Olmedo (don Alonso) del cual dicen que es alanceador galán y cortesano, de quien hombres y toros tienen miedo. Incluso Rodrigo admite que en caso de que fueran verdad los rumores de que el de Olmedo está cortejando a Inés, él no tiene nada que hacer: "Pues si éste sirve a Inés, ¿qué intento yo en vano?".

    Pero tal vez lo más sustancial de este pasaje es que los malos augurios (ya pronosticados con anterioridad) parecen ceñirse sobre los enamorados. El diálogo deja entrever un claro descontento y abatimiento del pretendiente debido a que sus planes se ven truncados en la figura de don Alonso, lo cual, a su vez, provoca una creciente envidia y celos. Incluso se sugiere el recurrir al asesinato del competidor para acabar con el problema.

    Por tanto estos versos poco a poco nos van introduciendo, o cuando menos, no dejan vislumbrar el final trágico de la historia.

    Se ve un cambio de actitud en Pedro que ahora trata de hacer reflexionar a la muchacha acerca de los caminos que va a tomar su vida. El padre junto con doña Leonor pide a su hija que al menos aguarde hasta el paso de las fiestas del mes de Mayo (a las cuales vendrá el rey) puesto que desea verla con las mejores galas para tan importante ocasión, a lo cual responde la hija preguntando a su padre si hay algo mejor que llevar las galas celestiales (hábito).

    • Resume lo que sucede desde la aparición de Tello hasta que vuelve a entrar don Pedro.

    En toda esta escena se consuma el plan que anteriormente se preparó: Fabia será la maestra de costumbres de doña Inés y Tello actuará siendo su maestro de latín. En realidad Tello y Fabia se encargarán de mantener unidos a los jóvenes a través sus cartas Lo que ocurre tiene su importancia, incluso podemos decir, que es bastante grave para Inés engañar a su padre al hacerle creer que está llamada a la vida religiosa y al introducir en casa a una alcahueta y a un ignorante criado como profesores.

    • Señala el cambio de lugar. ¿ De qué hablan al comienzo el rey don Juan y el Condestable? ¿Qué se dice de don Alonso?

    No tenemos una referencia clara para hablar de que ha habido un cambio de lugar, de hecho no hay ninguna mención en el texto que indique algo al respecto. La escena anterior acaece en la casa de Inés. La acción termina y la situación y personajes cambian.

    Aparecen el Rey y el Condestable dialogando, por lo que suponemos que se hallan en otro espacio completamente diferente, pues no es lógico que estos personajes se presenten en la casa de la muchacha. Por ello el lector se da cuenta de que ha acontecido un cambio de lugar.

    El rey y el condestable hablan sobre ciertos asuntos relacionados con las obligaciones del soberano:

    • El dignatario informa a su alteza sobre la concesión que dio el Papa para cambiar el hábito de la orden de Alcántara pues a ojos de su majestad la vestimenta era muy fea.

    • Posteriormente pasan a tratar algunas cuestiones sobre moros y hebreos. Se habla de obligarles a vestir con ciertas ropas, de tal modo que se les distinguiese de la persona cristiana.

    Fijémonos en los versos 1599 y 1600:

    “ Es hombre

    de notable fama y nombre”.

    Véase cómo el mismo rey conoce a don Alonso por su buen hacer. Este reconocimiento del mismo monarca es un hecho importante, pues constata la valía del galán. Posteriormente don Juan añade que le piensa honrar con la primera encomienda (prebenda con tierras y rentas, concedida al comendador de una Orden Militar).

    • Indica el siguiente cambio de lugar y explica el contenido del monólogo de don Alonso(versos 1610 a 1813). Resume el diálogo entre éste y Tello. El sueño de don Alonso puede considerarse una premonición: ¿por qué?

    El cambio de lugar en esta ocasión parece estar más claro, pues el propio texto indica que tanto el rey como el comendador se van, dando paso a don Alonso el cual practica el monólogo. Puesto que solo habla él la acción ha de transcurrir en un sitio retirado y diferente respecto de donde se encuentra don Juan.

    Para reafirmar esto, por si no ha quedado claro, podemos acudir a los siguientes versos:

    “ Pues pienso que determina,

    por servirte, ir a Medina

    a las fiestas de mañana”.

    .

    El comendador dice “ir a Medina”, es decir, no están en la nombrada ciudad. De esta forma se puede justificar tanto el cambio de lugar comentado anteriormente (la casa de Inés se halla en Medina) como éste último, pues don Alonso regularmente está en Olmedo o en Medina.

    El monólogo versa acerca del lamento de don Alonso que muy enamorado se halla desesperado por la ausencia de la amada.

    Tello, que acude a casa de Inés como profesor de Latín, informa a don Alonso de las novedades y actúa de cartero entre los jóvenes. El diálogo se desarrolla en torno a estas circunstancias después de que Tello haya hecho entrega de una de las misivas amorosas a su amo.

    Los sueños anuncian adversos acontecimientos. Se ha comentado anteriormente la existencia de otros momentos en los cuales parece también haber elementos que nos hacen pensar en un final trágico. A todo esto se le suma el tinte que va adquiriendo la obra (cada vez más enrevesada) y que desde luego todas estas circunstancias no constituyen buenos presagios.

    Sin embargo sí hay que puntualizar que en este caso, don Alonso no cree en esa capacidad profética de los sueños; el criado también señala que es contrario a la fe creer en ellos, piensa que sólo son avisos del alma.

    • Explica la métrica empleada en la segunda jornada.

    Estrofas empleadas: redondilla, décima, quintilla (copla real), romance, terceto, romancillo.

    • ¿ De qué hablan don Fernando y don Rodrigo (versos 1814 a 1861) ? Señala qué elementos lingüísticos son necesarios en la representación de la escena. Resume el diálogo entre don Alonso y Tello, el monólogo del segundo y su diálogo con Fabia (versos 1862 a 2013).

    Por lo que he podido deducir del texto, don Fernando y don Rodrigo están en la plaza de toros hablando de la figura de don Alonso que se halla sobre la arena lidiando con gran maestría, lo que produce el júbilo entre la muchedumbre.

    Profundizando algo más en las palabras de ambos sujetos, comentan la fortuna que siempre parece acompañar al caballero de Olmedo aunque también se comenta que puede que algún día susodicha suerte cambie de bando ( Fernando: “que la ha de errar os lo prometo”) lo que de nuevo nos hace ver nuevas muestras de malos presagios.

    La celebración de los festejos taurinos son una señal que nos indica que las fiestas han comenzado. Al principio del acto 3º podemos leer: Suenen atabales y entren con lacayos y rejones don Rodrigo y don Fernando.

    Esto implica que se requiere de un tambor y rejones. Ningún otro elemento se nombra en el texto en referencia a esta cuestión pero sí es posible imaginar que los protagonistas luzcan sus mejores vestidos (de hecho en el acto anterior ya se habló de que Pedro pidió a su hija que esperase a entrar en el convento hasta después de las fiestas, pues deseaba que exhibiese sus mejores telas). También es posible que el decorado muestre indicios del angalanamiento de la ciudad con motivo de la festividad.

    Tello y Alonso perciben que tanto don Fernando como don Rodrigo miran envidiosos y celosos al de Olmedo debido a su dicha (gran actuación en los toros) y a su amor por Inés. Igualmente Alonso comenta el porqué de su vuelta aquella noche a Olmedo: es preciso que vuelva a casa pues al haber ido a torear y no volver provocaría lógica preocupación en sus padres.

    En el monólogo Tello expresa su querer a Fabia, pues se halla enamorado de la alcahueta.

    Posteriormente Tello describe a Fabia cómo dio muerte a varios toros y cuánta ha sido la gloria alcanzada por tan rotunda muestra de valentía ante tan fieros animales. Después de esto Tello pasa “a la acción” y se declara a Fabia.

    • Explica cómo se presenta en escena lo que sucede en la plaza de toros y resume lo acontecido(versos 2014 a 2077).

    La escena se presenta con: “¡ Cayó don Rodrigo!”. Estas palabras no las dice ningún personaje en concreto sino que en la representación las dice alguien que está situado en una posición oculta dando así la impresión de que esta exclamación la reproduce alguien cualquiera de entre el numeroso público expectante en la plaza.

    De esta manera se da a conocer lo que ha acontecido sobre el terreno arenoso: don Rodrigo cayó herido en la plaza y a su socorro acudió Alonso salvándole y matando él mismo al toro. La generosidad, valentía y ejemplaridad de Alonso socorriendo a su adversario y estoqueando a la bestia para que no le matase engrandecen la figura del galán.

    Todo esto, sin embargo, no hace sino acrecentar la envidia de don Rodrigo pues considera lo ocurrido como una gran humillación ante los ojos de Inés. Incluso en sus últimas palabras el caballero deja entrever de nuevo que todo se está disponiendo para un crimen pasional (es la segunda vez que don Rodrigo habla de esto).

    • Señala la presencia del discurso valorativo empleado por el Rey y el Condestable y explica su función.

    • Resume el encuentro entre don Alonso y doña Inés. Señala las paradojas empleadas por don Alonso y la nueva premonición en sus palabras finales (versos 2028 a 2105)

    El encuentro entre don Alonso y doña Inés (parece que es de noche: Tello: ”Muchos hemos esperado, ya no puedes caminar) constituye la despedida entre los enamorados, después de aquel día de fiesta, pues como se comentó don Alonso debía volver a casa. Sin embargo este momento a posteriori tomará gran importancia pues constituirá el último momento en el que los enamorados están juntos antes de la muerte del de Olmedo.

    A lo largo de toda la intervención de Alonso se pueden ver numerosas paradojas en torno al tema “vida-muerte”. Veamos algunos ejemplos:

    “……. Así parto vivo y muerto que vida y muerte recibo…”

    “……. Yo parto, y parto a la muerte, aunque morir no es perderte….”

    Como se ve en estas líneas, la intervención de don Alonso adquiere tintes poco esperanzadores y las abundantes premoniciones de muerte son una constante en esta despedida.

    • ¿Qué sucede al querer irse don Alonso ? resume sus elucubraciones acerca de lo sucedido (versos 2257 a 2508).

    Inmediatamente después a lo anteriormente expuesto, a don Alonso se le aparece una sombra la cual se dirige a él llamándole por su nombre aunque posteriormente no hubo diálogo alguno.

    Don Alonso realiza varias suposiciones acerca de la índole del suceso:

    • Al principio comenta que se puede tratar de una alucinación, algo que ha imaginado él:

    “Oh imaginación terrible”

    “Todas son cosas que finge

    la fuerza de la tristeza,

    la imaginación de un triste”.

    • Posteriormente don Alonso piensa que podían haber sido estos hechos obra de Fabia, a modo de una aparición mágica que tratara de persuadirle para que no fuese a Olmedo tan de noche, pues graves peligros podían acecharle:

    “O embustes de Fabia son,

    que pretende persuadirme

    porque no me vaya a Olmedo”.

    “Siempre me dice que me guarde

    y siempre que no camine de noche”.

    De todas formas al final de todo esto el galán desecha la posibilidad de que don Rodrigo pueda en algún momento ser ingrato y olvidar que le debe la vida, pues aquella tarde lo salvó en los toros.

    “Pero ya no puede ser

    que don Rodrigo me envidie,

    pues hoy la vida me debe”.

    • ¿ De qué hablan don Rodrigo y don Fernando? Explica los elementos teatrales que cobran importancia. Resume el diálogo entre don Alonso y el labrador. ¿Qué sucede luego?.

    El tema tratado entre ambos es sumamente grave: don Rodrigo, celoso, en defensa de su honor, para castigar tanto engaño y el recurso de Alonso a la hechicería (Fabia) concibe una emboscada pese a los consejos de su amigo don Fernando que le persuadían a no realizar tales actos.

    Algunos elementos importantes en la escena son:

    • El momento del día: se disponen a atacar a un hombre sin defensa y de noche, lo cual, por otra parte no es muy noble.

    • La utillería utilizada también dice mucho. Se valen de un arcabuz para matar al héroe. Tal vez la muerte con la espada fuese más justa, al menos se le da la posibilidad de defenderse. En este caso le retiran su arma y le disparan sin piedad.

    • Los versos que un labrador canta constituyen de nuevo una mala premonición que hacen al lector (espectador) temer lo peor. Parece que don Alonso avanza imparable hacia su fin. Alonso escucha una voz que canta:

    “ Que de noche le mataron

    al caballero,

    la gala de Medina,

    la flor de Olmedo”

    “ Sombras le avisaron

    que no saliese,

    y le aconsejaron

    que no fuese

    el caballero,

    la gala de Medina,

    la flor de Olmedo”

    El caballero se muestra intranquilo, pues la letra de la composición no le daba muy buenos augurios. Finalmente el galán se encuentra con el sujeto que reproducía el cántico, se trataba de un labrador. Este le advierte de los peligros que corre:

    LABRADOR: Muy necio valor tenéis.

    Volved, volved a Medina.

    El diálogo entre ambos es corto pero muy sustancial. Cuando un campesino canta una canción popular, la canta de oídas. Además los pentagramas relatan hechos legendarios acerca de personajes heroicos o famosos.

    Parece ser este momento un paréntesis en la obra en donde a don Alonso en circunstancias extrañas, tal vez por la magia (recuérdese que el campesino nombra a Fabia) se le hace ver, una vez más, su trágico final. Quiero decir con esto que no parece que don Alonso mantenga un diálogo real con un labrador, sino que de nuevo sufre alucinaciones o apariciones. Incluso él atribuye estos hechos a la invención de su miedo:

    ALONSO: ¡Qué de sombras finge el miedo!

    ¡Qué de engaños imagina!

    Para desgracia de nuestro héroe, acto seguido, se suceden unos hechos desgraciados:

    Salen al paso de don Alonso don Rodrigo y don Fernando con alguna de sus gentes, le mandan parar y le despojan de sus armas. Además Fernando enuncia los motivos para tal acción: la deshonra a don Pedro por el recurso de la utilización de una alcahueta. Acto seguido es disparado el caballero quedando gravemente herido.

    Más tarde aparece Tello que socorre a su señor los más rápidamente que puede.

    • ¿Qué cambio se produce en la siguiente escena? En ella, Fabia anuncia la tragedia dos veces con sus palabras: señálalo(versos 2509 a 2590).

    En la escena que sigue, el hecho más relevante es el siguiente: Inés con ayuda de su hermana Leonor confiesa a su padre que realmente no está llamada a la vida religiosa, ella quiere casarse, pero no con don Rodrigo sino con don Alonso. Esto de nuevo al padre le pilla de sorpresa (igual pasó cuando su hija le dijo que deseaba ser monja) pero no puso ningún reparo, al contrario, el Caballero de Olmedo era muy de su gusto por su gran valor, por ser tan rico y tan bien nacido.

    Sin embargo Fabia anuncia la tragedia dos veces:

    • Versos 2588-2589: “ El parabién te doy,

    Si no es pésame mañana”.

    Fabia después de lo anteriormente descrito da la enhorabuena a Inés pero deja ver el trágico final.

    • Veamos los siguientes versos:

    INÉS: “No en vano tanta tristeza

    he tenido desde ayer.

    FABIA: Yo pienso que mayor daño

    Te espera, si no me engaño

    como suele suceder”

    Inés comenta que le ha inundado la tristeza desde ayer (suponemos que es por la ausencia de su amado que debía volver a Olmedo). Fabia, sin embargo, responde que peor será lo que está por llegar.

    • ¿De qué se habla cuando entra el Rey? (versos 2591 a 2732). Señala dónde se hace explícita la función del Rey y cómo se manifiesta la exaltación de su figura en la acción de la obra.

    Se habla del casamiento de don Rodrigo con doña Inés y de don Fernando con doña Leonor. Pedro discute con su rey sobre el primero de los enlaces argumentando que Inés ya está comprometida con el caballero de Olmedo.

    En medio del diálogo aparece Tello acusando a don Fernando y don Rodrigo del crimen de su señor. En su larga intervención describe los hechos acaecidos en la noche anterior, los motivos por los que los dos caballeros actuaron de tal manera y finalmente, con gran emoción, casi llorando declara la muerte de don Alonso, el caballero de Olmedo.

    El rey, a continuación, ante la evidencia (“el delito es manifiesto, su turbación lo confiesa”) los sentencia a muerte (mañana cortad sus infames cuellos).

    La función del Rey es la de preservar el orden y administrar justicia. Se dice en la obra: (“ para castigar los malos y para premiar los buenos”).

    Además según he podido saber es usual la aparición del rey al final de las comedias barrocas para sancionar conductas y dictar principios éticos.

    El vocabulario y expresiones utilizadas por los personajes a la hora de dirigirse o referirse a la figura real muestran un gran respeto exaltando a su vez su figura. Ejemplos:

    - “ Hoy mostró con su real

    mano, heroica y liberal,

    la grandeza de su pecho”

    - “ Besad la mano de su Alteza”.

    - Tello se dirige al rey en una ocasión de la siguiente forma: “Invictísimo don Juan,…”

    • Explica la métrica empleada en la tercera jornada.

    Estrofas empleadas: redondillas, romance, quintilla (copla real), octava real, soneto, tercetos décimas.

    • En las palabras de los personajes, abunda el discurso universal: localoza ejemplos en las tres jornadas.

    • ¿ Por qué puede adscribirse esta obra a la comedia nacional?

    Se puede esta obra adscribirse a la comedia nacional por las siguientes razones:

    • Hay una mezcla de lo trágico y de lo cómico.

    • Existen unidades dramáticas:

    - Unidad de tiempo, la acción transcurre en torno a dos o tres días a lo sumo.

    - Unidad de lugar, la acción transcurre en torno a la ciudad de Medina.

    • Hay una división claramente diferenciada en tres actos: presentación, nudo y desenlace.

    • Existe polimetría, de hecho cuando hemos analizado este aspecto en preguntas anteriores hemos visto la variedad de estrofas.

    • Aparecen personajes propios de la comedia nacional: galán (don Alonso), dama (doña Inés), poderoso (el rey), viejo(Pedro), gracioso(Tello).

    • ¿Qué parte de la obra te ha interesado más? ¿Por qué?.

    Personalmente he de comentar que la parte que más me ha gustado ha sido el Acto tercero, hablando globalmente. En concreto la última aparición de Tello es desgarradora, intensa y muy bella.