El caballero de la armadura oxidada; Robert Fisher

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Narrativa estadounidense. Novela histórica. Argumento

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

EL CABALLERO DE LA ARMADURA OXIDADA

El caballero de la armadura oxidada, es una historia que nos hace pensar y reflexionar sobre la vida y sobre nosotros mismos.

El caballero de esta historia es un hombre que se ha quedado atrapado en una armadura, brillante y reluciente, el caballero es un hombre aparentemente feliz casado con Julieta y con un hijo, Cristóbal, ellos tres viven en un hermoso castillo.

El caballero siempre vive pendiente de su armadura, mas pendiente de ella que de su propia mujer e hijo, así es como el caballero se queda atrapado en su armadura, lo que le lleva a perder el amor de su mujer e incluso que apenas le conoce. Cuando llega el día en el que el caballero quiere quitarse la armadura no puede porque se le ha oxidado, ni siquiera el herrero del reino se la puede quitar, así que aconsejado por este, el caballero emprende la búsqueda de Merlín el mago.

El caballero busca durante días y noches a Merlín, sin éxito hasta que en el momento de mayor desesperación, Merlín aparece. El mago le hace ver que no ha estado perdido en su tiempo de búsqueda sino toda la vida.

El mago le proporciona una bebida, que al principio le sabe amarga y a medida que va tomándola le sabe más dulce, Merlín le dice que es como la vida que a medida que la va probando y aceptándola es más dulce.

El caballero conoce entonces a Ardilla y a Rebeca la paloma, es cuando habla con ellas y se da cuenta de que se esta volviendo mas sensible ante las vibraciones de los demás. Por ello el caballero se emociona y decide regresar a casa junto a su mujer y a su hijo, pero Merlín le dice que como va a cuidar de ellos, si no es capaz de cuidar de si mismo. El mago le aconseja mandar un mensaje llevado por Rebeca. Así pasan los días y Rebeca regresa con la contestación, la carta está en blanco, el caballero llora de pena y desolación, este se da cuenta de que no se acuerda de cuando a sentido por ultima vez que ha sentido el calor de un beso, u olido la fragancia desprendida por una flor, el caballero decide entonces que quiere quitarse la armadura, pero Merlín le da a elegir entre irse por donde ha venido, regresando lleno de desolación , odio, miedos y con ignorancia o si por lo contrario, quiere seguir el Sendero de la Verdad, este sendero se hará cada vez mas empinado a medida que avance por el y a medida que va ascendiendo.

Por el sendero se encontrara con tres castillos, el primer castillo es el del silencio, el segundo castillo, es el del conocimiento y por último está el castillo de la voluntad y de la osadía. El caballero tras pensárselo decide partir por el Sendero de la Verdad, aunque deberá ascender sin su caballo, sin embargo le acompañaran Ardilla y Rebeca. Merlín le dice que si necesita algo que le puede llamar.

Este sendero le enseñará al caballero a amarse y conocerse así mismo. El Sendero de la Verdad le lleva a ponerse delante de la vida, cuestionándose preguntas tales como, ¿Quién soy?,o ¿Qué busco?, aunque para llegar a estas preguntas antes tendrá que pasar por los tres castillos. Así pues los tres emprenden la marcha por el Sendero de la Verdad, cuando a la mañana siguiente se despierta ve que Ardilla y Rebeca, le miran con fascinación y es que la visera de la armadura a desaparecido, ello es debido según le explican los animales, que las lagrimas que derramó como consecuencia de la carta de su hijo, han sido las causantes de que el acero se oxidará, las lagrimas de verdadero sentimiento habían desecho el acero.

El caballero entusiasmado emprende la marcha por el sendero entusiasmado, seguido por Ardilla y Rebeca, llegan así donde se encuentra el primero de los tres castillos, el castillo del silencio.

En este castillo solo puede entrar el caballero así que los animales se quedan fuera esperando su salida. Cuando el caballero entra en el castillo se encuentra totalmente solo, rodeado de un profundo silencio, ahora está totalmente solo, sin ruido, sin voces, sin amigos y sin ninguna salida.

Es aquí donde el caballero deberá enfrentarse a así mismo, enfrentarse a sus temores y es el lugar donde tiene todo el tiempo para poder reflexionar sobre toda su vida.

Aquí el caballero se da cuenta de que esta prueba es mas difícil que cualquiera de los combates en los que había luchado, a medida que pasa el tiempo, el caballero se da cuenta de lo mucho que echa de menos a su familia de cuanto quiere a su mujer y cuanto la ha ignorado al haber estado pendiente de su armadura, se da cuenta del dolor que seguramente sentiría Julieta al sentirse ignorada, el caballero conmocionado comienza a llorar.

En el castillo del silencio el caballero descubre su yo interior y es ahí cuando sale del castillo, ha encontrado solo la salida. A la salida se encuentra con Ardilla y con Rebeca, las cuales le miran asombrado porque ha desaparecido el yelmo de la armadura, debido a las lágrimas que el caballero había derramado, el caballero había llorado por primera vez por otra persona que no fuera él.

El caballero, Ardilla y Rebeca emprenden de nuevo la marcha por el sendero, hasta encontrar el segundo de los tres castillos, el castillo del conocimiento, el caballero sabe pensar con el corazón después de haber salido del castillo del silencio, ahora en el castillo deberá dar paso en la comprensión.

En este castillo el caballero se da cuenta de que no debe probarse ante nadie y ante nada ya que tiene que aceptar lo que tiene tanto en el interior, como en el exterior. A medida que van caminando por el castillo, el caballero se ve reflejado en un espejo, el espejo le muestra como un ser inocente, y hermoso, pero que al haberse puesto la armadura se había olvidado como era en realidad.

También se da cuenta de que se ha pasado toda la vida intentando demostrar que él era bueno y generoso. A la vez que van avanzando aparece un manzano poblado de manzanas, y el caballero llama a Merlín este le dice que el árbol es hermoso, maduro y da generosamente los frutos, porque desarrolla su potencial para beneficio de todos, el caballero se da cuenta de que tiene que ser ambicioso, pero esta ambición debe venir del corazón, porque es la única ambición buena. Cuando el caballero sale del castillo, se da cuenta de que ya no tiene armadura ni en los brazos ni en las piernas.

Una vez más el caballero, seguido por sus fieles amigos la ardilla y la paloma, retoma la marcha en busca del tercer y último castillo, el castillo de la voluntad y de la osadía.

Cuando llegan al castillo, se encuentra de bruces con un gran dragón que escupe fuego azul, el caballero se da cuenta de que no tiene espada con la cual poder luchar, así que retrocede por el miedo, el dragón no hace mas que gritarle que va quemarle, al caballero le entra miedo, sus amigos los animales le animan a que luche contra él, porque todo es producto de su imaginación, el caballero lleno de valentía va hacia el dragón para derrotarle, pero le entra la duda y vuelve a retroceder, así que de nuevo sus amigos le animan, una vez más el caballero se arma de valor y va hacia el dragón, que no para de reírse de él, el caballero avanza más y más lleno de valor, con lo cual el dragón se va haciendo cada vez más pequeño, y es que el caballero ha decidido terminar por una vez y por todas con todos sus miedos, el gran valor que demuestra el caballero hace que el dragón desaparezca.

El caballero se ha dado cuenta de que el conocimiento de uno mismo puede acabar con el miedo y con la duda, el caballero se da cuenta de que posee voluntad, osadía y que ya no tiene miedo, ahora ya nada le puede detener.

El último tamo que le queda al caballero es llegar a la cima de la verdad, donde debe soltarse de todo lo que anteriormente conocía y confiar, confiar en la vida, en la fuerza, en el universo.

Merlín le dice que no tenga miedo, entonces el caballero decide confiar,, por fin el caballero ya no tiene miedo.

El caballero lloró de alegría y una vez más las lágrimas derramas son las causantes de que el acero que queda de la armadura se oxide y se caiga, ya no se la volverá a poner, ahora el caballero siente, ahora el caballero ama, ahora él es amor.

COMENTARIO SOBRE EL LIBRO

El libro nos hace reflexionar sobre la vida que llevamos y el modo en el que la estamos viviendo.

El caballero es el personaje principal de esta historia, este caballero empieza a ver todos los fallos que ha cometido en su vida y se da cuenta de que casi todo lo ha hecho para agradar a los demás, es como si hubiese perdido casi toda su vida, aunque como dice Merlín nunca es demasiado tarde para arreglar lo que uno ha hecho mal.

También el autor nos hace ver que no hay que centrarse en uno mismo y que tenemos que cuidar de todo y todos los que están a nuestro alrededor, como la familia porque son ellos los que realmente nos quieren tal y como somos.

Tenemos que aprender a disfrutar de las pequeñas cosas que nos da la vida como la fragancia de una flor o un beso o también el simple echo de estar vivos y sobre todo de ser personas.

El libro también nos quiere enseñar que no debemos encerrarnos en las cosas del día a día y que tenemos que liberarnos de nuestros perjuicios.

A todos en alguna ocasión nos pasa que estamos metidos tan en nuestra propia armadura que creemos que sabemos lo que piensan los demás sobre nosotros.

Al igual que el caballero, nosotros mismos tenemos que caminar por el sendero de la verdad, es decir, a través de nuestro interior y así podremos enfrentarnos a nuestros miedos.

Siempre que tengamos un problema, tendríamos que buscar ayuda, el caballero busca a Merlín, él es el personaje sabio es el maestro que le guía en su búsqueda interior, a través de tan duro camino. En el cuento también aparecen dos personajes pequeños que no por ello menos importantes, estos son la ardilla y la paloma, estos personajes representan la inocencia y la sensatez.

El castillo del silencio nos enseña a escuchar verdaderamente a los demás y también a escuchar nuestro yo interior, ya que en la vida cotidiana nos rodeamos de ruidos que no nos permiten escuchar a los demás. El echo de que podamos estar en silencio, nos obliga a reflexionar sobre lo que hemos hecho, permitiéndonos tener una gran comunicación con nosotros mismos.

En el castillo del conocimiento, el caballero aprende a valorarse así mismo y se da cuenta que no tiene que probar nada ante nadie y que el haberse quedado encerrado en la armadura le ha impedido experimentar cosas nuevas, ya que se había aferrado alo conocido.

El castillo de la voluntad y la osadía, el caballero logra vencer al dragón de la duda y del miedo, así logra vencer sus temores y miedos.

En este castillo nos hemos dado cuenta de que si no tenemos éxito las primeras veces que intentamos algo, lo volvamos a intentar hasta lograrlo, porque con esfuerzo podemos vencer todos los obstáculos y enfrentarnos a nuestros problemas al final vemos que estos problemas quizás no son tan grandes como parecían en un principio.

Así pues nos liberamos de nuestros pesares, temores y miedos y con ello nos sentiremos mas libres y estaremos mejor con nosotros mismos y con los demás.

Merlín nos enseña en esta historia, lo que es la vida, él la define como una sustancia que al principio es amarga y a medida que pasa es más dulce y apetecible, esto es que cuando aceptas la vida es cuando se vuelve deliciosa.

También nos dice que no deberíamos ponernos una armadura para protegernos de quienes creemos que somos, ya que después nos quedaremos atrapados en ella y será difícil salir de ella. Merlín nos hace ver que el pasado, presente y futuro no siempre hay que entenderlos con la mente sino con el corazón.

El mago dice que nos enseña que antes de cuidar a los demás tenemos que cuidar de nosotros mismos; al igual que dice debemos aprender a aceptar en lugar de esperar, porque tendremos menos decepciones, es verdad porque muchas veces esperamos algo de las cosas y de las personas y al final acabamos por llevarnos decepciones porque no es como nosotros pensábamos que sería, no debemos idealizar las cosas, simplemente aceptar las cosas como son y así no nos llevaremos ninguna decepcion.