El Banquete; Platón

Filosofía griega. El eros (amor) platónico. Argumento: discursos

  • Enviado por: Suricato
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 8 páginas

publicidad
publicidad

El Banquete De Platón - Análisis

  • Materia: Filosofía.

  • Cátedra: Tomas Abraham.

  • Alumno: Ricardo Pérez.

  • Introducción al Trabajo Practico

Platón (Atenas, 427-347 a. de C.), es el primer pensador griego cuya obra se ha conservado íntegramente con el paso del tiempo. Su obra, traducida en una serie de textos conocidos como “Diálogos” (forma literaria de sus escritos), lo constituyen como uno de los pensadores mas importantes del mundo antiguo, manteniéndose su pensamiento aun al día de hoy, dos mil años después, en su esencia, vigente.

El presente análisis se basa en su obra “El Banquete”, donde los diálogos girarán en torno al Amor, convirtiéndose en un debate filosófico sobre el tema. En el transcurso del relato de esta reunión, los invitados deciden realizar una exposición improvisada de lo que cada uno concibe acerca del Amor, mostrando cada uno sus ideas al respecto del tema con la particularidad de que cada miembro de la mesa lo verá desde el punto de su condición o profesión, así por ejemplo, Eriximaco se expresará como médico y Agatón como poeta.

De esta manera, y a medida que la conversación avance, el Eros Platónico de “El Banquete” se convertirá en una amplia concepción del tema según la visión del pensamiento griego.

  • Inicio de la obra

Apolódoro es detenido mientras caminaba rumbo a Atenas por unos amigos, los cuales estan interesados en saber acerca de una reunión celebrada hace algunos años en casa de Agatón. Los rumores, según le cuentan sus amigos, dicen que la conversación esa noche giró en torno al tema del Amor y desean saber los pormenores de dicha reunion. Éste se dispone a contarlo pero no por experiencia propia sino porque Aristodemo, quien si estuvo presente en dicha reunión, le comentó acerca de las conversaciones que se mantuvieron esa noche. Apolódoro, para hacer mas interesante el camino de regreso a Atenas, comienza su relato.

El joven Aristodemo tiene un casual encuentro con Sócrates, quedando sorprendido ya que lo ve muy elegante. Sócrates le comenta que se realizará un banquete en casa de Agatón para festejar el premio que este último ha ganado con su primera tragedia. Aristodemo decide finalmente concurrir al banquete de Agatón a pesar de no haber sido invitado. Sócrates, sin embargo, retrasa su presencia en la reunión porque se ha quedado profundizando en sus pensamientos. Finalmente, Sócrates hace acto de presencia a mitad de la comida.

Los invitados de Agatón deciden, entonces, beber moderadamente. Erixímaco propone despedir a la flautista y plantear un tema para la velada, ofreciéndose él mismo para elegirlo. Erixímaco comienza relatando que según palabras de Fedro ningún poeta ha realizado hasta el momento un discurso en honor a Eros, es decir, el Amor. Es por ello que propone que cada uno de los presentes improvise un discurso en honor al tema, moción que es aceptada por toda la mesa.

  • Discurso de Fedro

Fedro, quien ha sido citado por Erixímaco como quien le dio la idea de hablar acerca de Eros, es el primero en tomar la palabra. Febro es un joven estudioso de la filosofía, gracias a la cual ha podido purificar su mente y espíritu.

Según Febro, el Amor es el dios más antiguo ya que no se le atribuye ni madre ni padre. El amor es fuente para el espíritu humano de una inspiración que lo lleva a guiar su vida hacia grandes valores como la virtud, la felicidad y el honor. Estos mismos sentimientos dan sentido a que no haya mayor vergüenza que reconocer una acción equívoca delante del ser amado, ni mayor sufrimiento que ver sufrir al ser amado. Según sus propias palabras, solo entre amantes se sabe morir uno por el otro. El amante está inspirado por Eros, gozando de mayor divinidad que el amado. Sin embargo, los dioses valoran más el sacrificio del amado que el del amante precisamente por esa carencia de divinidad, admirándolo y recompensándolo. Es por tanto el Amor aquel sentimiento capaz de hacer dichoso al hombre tanto en la tierra como en el cielo, donde si se ha obrado en pos del bien habrá recompensa.

En resumen, el discurso de Febro configura una suerte de elogio a Eros por su condición de dios con mayor capacidad de ofrecer felicidad absoluta.

  • Discurso de Pausanias

Apolodoro hace aclaración de que Aristodemo pasó por alto algunos discursos entre el anterior y este para ir directamente al realizado por Pausanias. Éste, a diferencia del anterior, no es un joven sino un hombre maduro a quien la edad y la filosofía han enseñado aquello en lo que la juventud no repara, aquí representada en Febro.

Pausanias decide al comenzar corregir el excesivo elogio que se ha hecho en el anterior discurso. No existe un solo amor, sino dos, es por ello que hay que tener cautela a la hora de alabarlo, por lo que se propone hacerlo de la manera mas correcta posible. Existen dos Afroditas, una celeste y otra popular. Existen dos enamoramientos, uno de alma y otro de cuerpo. No se explica el Eros sin la belleza, y la relación entre ambas es aquello que intenta poner en evidencia.

El Amor no puede ser guiado sin Afrodita, es decir, sin Belleza. Esta relación entre el Amor y lo Bello que se pondrá después en evidencia con sus diferentes maneras de entenderlo. Las acciones humanas no son bellas de por si, pero pueden serlo si se realizan de manera digna. En cambio, si se realizan de manera vulgar o popular, son consideradas bajezas. Lo mismo sucede con el Amor.

El Amor popular procede de la Afrodita mas joven y por tanto obra a antojo del momento, amando al cuerpo antes que al alma. Este amor nace de intereses que aspiran simplemente a gozar sin importar los medios. Se adopta de manera vil y ama a mujeres y jóvenes sin distinción, pretendiendo solo la satisfacción carnal sin hacer caso a la belleza del amor reflejada en la virtud del otro. Es un amor vergonzoso que se guía por medios brutos y sensuales que son necesarios evitar. No repara en lo superfluo de su razón, ya que amar al cuerpo joven es algo no perdurable en el tiempo y es por tanto un Amor que no puede prosperar.

Pausanias no solo critica ampliamente esta manera de ver el Amor sino que incluso opina que debería estar prohibido por la ley amar a los jóvenes y que ellos pierdan el tiempo en relaciones tan inciertas, pues como esto les envicia el alma no sabe que puede llegar a ser de ellos una vez crecidos, es decir, si se volcarán hacia la virtud o hacia la maldad.

El Amor celeste, en cambio, procede de la Afrodita más antigua y ama con el alma, ya que es esta el reflejo de la virtud. Este amor entiende otros valores como la fortaleza, el conocimiento y el entendimiento, valores según el relacionados al sexo masculino. Los que descubren y sienten este amor, superior en virtudes, pueden amar al otro por el resto de su vida sin necesidad de tener otro amante. Este es un amor digno de ser honrado y deseado por todos. Su fin difiere ampliamente del buscado por el Amor popular (gozar), aquí se habla de ser feliz haciendo feliz al otro, ser mutuamente felices sirviendo al amante. Al ser mayores sus beneficios exige, por tanto, mayores condiciones para lograrlo.

Volviendo al comienzo de su discurso y ahora interpretándolo, el Amor no es ni hermoso ni feo: será hermoso si se ama guiado en pos de la honestidad y la virtud y feo si se hace contra ello. No termina su discurso Pausanias sin antes dedicarle de manera sincera estas palabras a Fedro.

  • Discurso de Erixímaco

Si bien Pausanias había cedido la palabra a Aristófanes, este no puede comenzar a hablar debido a un ataque de hipo. Es por ello que pide a Erixímaco que hable en lugar suyo o bien lo cure de su hipo, ya que como se ha señalado, Erixímaco es médico. Éste le responde que hará ambas cosas: le da una serie de consejos sobre como pararlo pero mientras lo logra hablará en su lugar.

Erixímaco toma como punto de referencia en su discurso a la medicina, ya que el mismo la define como la ciencia del amor en los cuerpos con relacion a la replexión y a la evacuacion. Señala que en su opinión Pausanias realizó un buen discurso pero que no lo terminó de la manera correcta, por lo que intentará completarlo haciendo honor a su arte, la medicina.

Concuerda con Pausanias en la distinción entre dos tipos de Amor pero opina que no sólo reside en el alma sino también en todos los seres, ya sean cuerpos de animales o productos de la tierra.

La relación que existe entre el Amor y la medicina está en la escencia: la salud del cuerpo proviene de la armonía, y está en la labor del médico lograrla cuando está enferma y cuidarla para que se mantenga.

El Amor es un poder universal, un poder que se alcanza sólo cuando está aplicado al bien y la justicia, logrando felicidad y paz. Esta fuerza está representada en la relación que existe entre lo opuesto: sano y enfermo, frío y caliente, húmedo y seco, etc.; logrando así la armonía justa. De la misma manera lo compara con la música, donde la combinación de sonidos diferentes y de ritmos logran esta armonía. Cita mismos ejemplos también en el campo de la poesía y la adivinación.

Llevando el Eros a su campo universal tambien lo cita como aquel que rige las estaciones del año, aquel que logra la armonía no solo entre los hombres, también en animales, dioses y plantas trayendo prosperidad. Es por ello que el mal uso del Amor destruye esta armonía sobreviniendo el desorden y la enfermedad.

Al estar al fin libre de su hipo Aristófanes, Erixímaco finaliza sus comentarios adhiriendo que cede la palabra omitiendo, aun, varios elogios al Amor.

  • Discurso de Aristófanes

Aristófanes señala que hablará de un modo diferente a como lo han hecho anteriormente Pausanias y Erixímaco. Si bien Aristófanes es una suerte de cómico, oculta bajo su alegría varios pensamientos profundos.

Cree que los hombres han ignorado la gran fuerza que desprende el Amor, ya que si realmente la conociesen hubieran elevado Templos y Altares para rendirle numerosos sacrificios. Es un dios que cura los males que impiden lograr la felicidad plena significando esto numerosos beneficios al hombre.

Para explicar la naturaleza del hombre y su sexualidad, hace ahora alución a un mito que explica las razones de su existencia.

Aristófanes comenta la existencia en el pasado de unos seres que carecían de diferenciación sexual ya que eran hombre y mujer a la vez: los Andróginos, del griego Andros (Hombre) y Gino (Mujer). Estos seres eran casi perfectos, fuertes y audaces, por lo que plantearon la posibilidad de ascender al cielo y retar a los dioses. Es por ello que los dioses decidieron castigarlos por su insolencia, pero no eliminarlos ya que si así lo hacian acabarían tambien el culto y los sacrificios que les realizaban. Es por ello que Júpiter decide separarlos en dos mitades y de esa manera limitar la potencia de esta raza. Tras cortarlos en dos, Apolo los curó dandoles la forma actual que tienen ambos sexos. Cada uno no es entonces otra cosa que la mitad perfecta del ser humano.

Este es el origen de la raza de los varones y de las mujeres. En cada uno de ellos, sin embargo, permaneció el recuerdo del estado de perfección originario. Y es por eso que, aun hoy, hombres y mujeres buscan inconscientemente reintegrarse en ese estado perfecto mediante la unión en el acto sexual. El Amor es, entonces, el deseo de los hombres en encontrar esa mitad perdida y fundirse con ella.

Es por ello que todas las formas del Amor son verdaderas ya que tienen fundamento en la naturaleza del ser humano. Es por ello que el hombre también busca la unión con lo semejante. Aristófanes afirma que el amor de un hombre a una mujer es inferior y el de un hombre hacia otro hombre superior y verdadero. Sea como fuere, en sus palabras, hombres y mujeres seremos felices si encontramos nuestra mitad perdida y logramos la perfección de nuestra naturaleza primitiva.

Aristófanes así explica dos misterios : el origen del impulso erótico y la naturaleza del estado de perfección. De esta manera concluye, recibiendo el elogio de Sócrates por su discurso y mostrándose este temeroso de no poder hablar con la misma certeza con que este lo ha hecho.

  • Discurso de Agatón

Agatón, desde su punto de vista de poeta, califica al Eros como el dios mas feliz, hermoso y mejor. Si bien coincide con Fedro en muchos puntos, comenta que en su opinión Eros no es mas antiguo que Jupiter y Saturno. Es mas, afirma que es el mas joven de los dioses ya que está mas allá del paso del tiempo y por ello escapa a la vejez. Agrega además que es una escencia sutil y delicada que lleva al placer supremo. Es un poeta que inspira a los hombres, fuente de dulzura, amabilidad, bondad y delicadeza, por lo que señala lo perjudicial que es para los hombres no gozar de sus beneficios.

Una vez finalizado su discurso, la mesa entera aplaude a Agatón y lo felicita, señalando Sócrates que este ha hecho un comentario admirable sobre Eros.

  • Discurso de Sócrates

Sócrates, sintiendo que no es capaz de alzar palabras alusivas a Eros con la misma grandeza con que lo han hecho sus compañeros, decide desearles buenas noches y retirarse sin realizar su discurso. Dice, sin embargo, que puede realizar un discurso “a su modo”, realizando comentarios diversos que no traspasarán los límites de la verdad.

Común a su forma de enseñar, Sócrates adoptará una condición de alumno en lugar de maestro y se presentará como un ignorante que pregunta lo que no sabe, para luego replicar y así lograr su cometido.

Comienza interrogando a Agatón. Pregunta si en realidad el Amor es el amor de algo o si no lo es de nada. Tras varias conversaciones se confirma que el amor debe ser amor de algo, pero de algo que nos falta. Por lo tanto es el deseo de poseer aquello que no se tiene. Si esto que se ha dicho es correcto, y si se afirma que el Amor ama a la belleza, entonces carece de la misma y por lo tanto se ha dicho anteriormente una contradicción: el Amor no es bello.

Sócrates parece haber quedado conforme al no encontrar réplica a sus afirmaciones de parte de Agatón y ahora si comenzará a hablar del amor según una conversación que mantuvo con Diotima, una mujer de Matinea.

Según Diotima, Eros es un ser intermedio, entre lo bello y lo feo, entre lo bueno y lo malo. Se plantea como un ser que es al mismo tiempo mortal e inmortal. Es entonces un demonio, un ser intermedio que separa a los hombres y los dioses, y que actúa de intérprete entre ambos. Es, por tanto, aquello que aproxima la relación entre humanos y dioses manteniendo la armonía entre ambos. Es decir que el hombre, gracias al Amor, llega hasta los dioses.

El mito de la creación del Amor nace en un festín celebrado por el nacimiento de Afrodita. Poros, la Abundancia, se encuentra embriagado en néctar y decide salir a desansar. Es así como lo encuentra Penía, que impulsada por su pobreza, decide tener un hijo de Poros. Es así como se transforman en los padres de Eros, y este en compañero de Afrodita ya que ama a la belleza y ella es hermosa. De sus padres recibe su herencia: por parte de su madre es pobre, desarreglado, miserable y flaco, siempre en extrema necesidad; por parte de su padre es fuerte, emprendedor, hábil y afortunado. Ya que sus padres provienen de dos naturalezas diferentes, no es mortal ni tampoco imortal. Por ello en el mismo día esta floreciente y lleno de vida, pero llega a extinguirse con el tiempo para llegar a revivir en el futuro. Todo lo que tiene lo pierde, por lo que nunca será ni rico ni pobre. Eros ama la sabiduría ya que es bella y buena por naturaleza, pero no es capaz de poseerla por su naturaleza intermedia. Es decir, vaga entre la ignorancia y la sabiduría.

Amar es querer poseer lo que no se tiene, como se ha dicho mas arriba. El amante desea poseer lo que es bello. Esto se debe a la estrecha relación que existe entre lo bello y lo bueno. La explicación de esas ganas de poseerlo está en que se concibe que de esa manera uno será feliz. Por lo tanto amar es querer poseer el bien, el cual siginica felicidad. El Amor no consiste en completar las deficiencias de cada uno (buscando la unión con la otra mitad) porque esto supone la búsqueda de uno mismo. El objeto del amor, entonces, es el deseo de la producción de la belleza.

El deseo sexual es una manera de inmortalidad por medio de la fecundación de un nuevo ser colaborando así con la existencia de la especie y de su conocimiento. La belleza de esta acción llena al hombre de felicidad ya que ha cumplido con el fin primordial. El amor entonces aparece como una fuerza que garantiza la perpetuación de todos los seres vivos.

El Amor se eleva de grado en grado hasta su fin supremo. El hombre poseído por el Amor se encanta primeramente en un cuerpo bello, y después en todos los cuerpos bellos. Luego en las almas bellas y de todo lo que en ellas es bello, sean sentimientos y acciones. Estas acciones son muestras de su inteligencia, sintiendose atraído por las ciencias, cuya belleza le inspira pensamientos e ideas que afloran en la filosofía. Entre todas las ciencias, hay una que cautiva su alma: la ciencia misma de lo Bello, cuyo conocimiento es la perfección del amor. Esta belleza que tanto se desea y es tan difícil de conseguir es simplemente la belleza en sí, eterna, divina, real y sencilla, en la que encontrará todas las demas. Así se llega a la contemplación de la forma ideal de la Belleza y al fin de este proceso.

Finaliza Sócrates señalando la importancia de rendir culto al Amor y celebrarlo en todo momento posible. Toda la mesa elogia sus palabras y su relato

  • Discurso de Alcibíades

Aristófanes se disponía a realizarle algunas objeciones a Sócrates cuando fuertes golpes sobre la puerta llaman la atención del grupo. Se hace presente Alcibíades, que reconoce estar borracho y pide se le haga un lugar en la mesa. Aceptada su petición, se sienta para luego tener una discucíon con Sócrates a razón de celos ya que según reconocen, han tenido una relacíon amorosa. Alcibíades tranquiliza a Sócrates coronándolo con cintas y posteriormente se proclama el rey de la fiesta, pidiendo bebida abundante para todos hasta bien hayan tomado lo suficiente como para estar en su mismo estado.

Una vez al tanto del tema de la reunión, y reconociéndose en desventaja para hablar del Amor por su estado alcohólico, decide realizar entonces un elogio a Sócrates. Lo compara con el sátiro Marsias, quien encantaba a los hombres con su melodía. El mismo efecto, afirma, tienen las palabras de Sócrates en quienes lo escuchan. El mismo como su discípulo reconoce que sus palabras le hacen palpilar el corazón con violencia emocionándolo hasta las lágrimas.

Tras una serie de comentarios, afirma que Sócrates es el modelo de filósofo y para él, imagen de la belleza y el Amor. Es por tanto, el único amante digno de poseerlo

  • El Final de la Reunión

Sócrates y Agatón se unen al descubrir que Alcibíades habría querido con su discurso usarlos a su antojo. En esto, una tropa alegre entra en casa de Agatón causando desorden. Estos toman lugar en la mesa y comienzan a beber en exceso. Erixímaco y Fedro abandonan la casa. Aristófanes cae dormido y despierta a mitad de un discurso de Sócrates sobre la poesía. Nuevamente cae dormido junto a Agatón. Sócrates, como ya era de día, abandona la casa junto a a Aristodemo para seguir con sus ocupaciones habituales hasta la noche.

  • Conclusión

A lo largo de “El Banquete” se presenta diferentes concepciones de la belleza, considerándose como la base del Amor. Llegados al discurso de Sócrates, surge una nueva intepretación del tema relacionándolo con lo bueno, lo adecuado, entendiendo así que la tan ansiada felicidad sólo se alcanzará por fines loables.

El acto sexual queda representado en un impulso natural para recuperar la naturaleza originaria del hombre, para lograr la perfección. Son entonces los dos géneros, masculino y femenino, dos partes de un todo. Explica de esta manera el motivo del impulso sexual. Sin embargo, sólo el amor entre hombre y mujer puede asegurar la perpetuación de la especie, además de asegurar una felicidad y un fin para la existencia, es decir, una suerte de inmortalidad. A pesar de ello, el Amor homosexual tambien es entendido como una forma de amar la sabiduría y la belleza.

El hombre al enamorarse debe ir ascendiendo en el camino del amor, dejando de a poco la simple belleza física y pasando a algo mas general en su entendimiento de lo bello. El camino concluirá con la contemplación de la belleza absoluta, la cual es abstracta y se obtiene sólo con el conocimiento y la concepción de su escencia. Queda ampliamente criticado el placer por el simple hecho de ser ya que se debe buscar la profundidad del amor.

Es, por tanto, el Amor, un valor universal cuasi perfecto con procedencia en lo divino, el único medio por el cual el hombre puede lograr el deseo de poseer el bien, y por medio de este la tan ansiada felicidad absoluta.

1

1