El Banquete; Platón

Filosofía griega. Pensamiento platónico. Discursos. Diálogos. El tema del amor

  • Enviado por: Aza7
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


EL BANQUETE, PLATON.

Platón, autor de la obra, es un ciudadano ateniense, de buena posición

y con un supuesto futuro en la política. Su encuentro con Sócrates, un gran sofista, hace decantar

sus intereses hacia la filosofía, y es a ella a la que se dedica, junto a su mencionado

maestro hasta que este muere, y en solitario hasta el fin de sus días. La filosofía

que establecen esta obra es que esta se muestra como amor, especie de ´´ locura divina ´´ ,

que conduce a la captación desde la belleza en sí.

Este impulso erótico sigue un proceso que pasa del amor al cuerpo bello del amado al amor de la

belleza de todos los cuerpos bellos ; de ahí, a la belleza moral de las almas; de ésta, a la belleza

de las normas de conducta y las leyes, de aquí, a la belleza de las ciencias y, por fin, a la Belleza

en sí. Entre sus mas importantes teorías hay que mencionar: el mito de la caverna, la teoría del

alma, el arete, la teoría política y la teoría de las ideas, que mas tarde me dedicare a ellas.

Los diálogos platónicos son adaptaciones escritas de los diálogos que tantas veces escuchó

a su maestro Sócrates, quizás por ello aparece siempre como el protagonista principal,

especialmente en sus primeros años. Sin embargo, su pensamiento fue evolucionando a

través de tres épocas hasta llegar a ser plenamente creativo.

Donde este diálogo lo situaría; en su etapa de madurez, entre les años 387-367.

Este autor dedica gran parte de sus especulaciones al tema amor, donde el amor es la

belleza que baña en luz y claridad al mundo de las realidades físicas, a las cuales,

envolviéndolas las vuelve bellas,(diálogos de El Banquete y Fedro), y utiliza la figura de

Sócrates en gran cantidad de casos, para personificar sus ideas en las obras.

En El Banquete, en un simposio de grandes oradores y hombres de posición, se nos presenta,

mediante seis discurso, gradualmente mejor argumentados y expuestos, las diferentes

visiones (médica, cómica, trágica, etc.) que se tenia sobre Eros, dios del amor, ayudados por la

mitología y grandes historias griegas.

En un breve resumen de estos seis, he de destacar algunos puntos que me han

parecido interesantes, de estos oradores:

1) El primero en participar fue FEDRO:

El cual dice que el amor es un Dios muy antiguo, donde no es fácil explicar su origen sin estudios.

Para él, es el dios que favorece a los hombres ya que no tolera la cobardía y siempre les inspira

La abnegación a los amantes.


Establece que para él es un dios que otorga felicidad a aquellos que buscan, donde su felicidad la

obtienen de recompensa gracias al amor ya que ha practicado ese bien, el cual es el único dios

que hace al hombre virtuoso y feliz durante y después de la vida.

2) El segundo en participar es Pausanias, el cual establece una relación entre el amor y la belleza,

los cuales tienen que ir unidos.

Donde la mujer, representa la belleza: AFRODITA.

Este orador establece dos tipos de Afroditas, por tanto dos amores:

El primero sería; un amor sensual. popular, aquel que sólo se dirige a los sentidos, ya que sólo se

guía hacia estos, hay que evitar este tipo de amor.

El segundo sería; un amor que se dirige a la inteligencia, esta inteligencia la tiene

es el sexo masculino.

Donde el amante debe amar al alma y esta a la virtud, por tanto se establece un amor recíproco;

Entre el amante y el amigo, ya que los dos quieren hacerse mutuamente felices.

3) El tercero en participar es Erixímaco, este enfoca su virtud sobre lo que piensa, hacia la

naturaleza donde está de acuerdo con la existencia de dos amores, pero él quiere indagar

más allá, establece que el amor no sólo está en los hombres, también está en todos los

seres vivos, muertos, elementos de la naturaleza,...

En conclusión el amor está en todas partes de la tierra, donde abunda el amor entre dos contrarios.

4) El cuarto en exponer su tesis sobre el amor es Aristófanes, establece

mediante un mito, la idea

del amor entre dos contrarios, donde dice que

esta unión de cuerpos opuestos es inferior a la unión de cuerpos

semejantes, es decir, mujer con mujer y hombre con hombre. Donde está

por encima este último de todos los amores que se puedan establecer,

ya que es el más noble.

5) El quinto en participar es Agatón , dice que el amor es una naturaleza divina, lo más

hermoso que hay donde su similitud con la juventud es muy significativa,...este orador

establece multitud de adjetivos positivos para describir el amor.

Tras los discursos, Sócrates es el último y corrector de los anteriores, la

ordenada exposición de ideas que hasta el momento a tenido lugar, donde para Platón lo que

estaban haciendo era buscar en común la verdad , para él el dialogo es la esencia de la

filosofía, se ve interrumpida por Alcibíades, quien narrando su experiencia personal

con Sócrates (un intento, sin éxito, por ser amante del sofista ), pone fin

a la obra declarando a Sócrates un “demon” sobre el tema.

Cuando Sócrates debe hablar, comenta su intención de hacer un

discurso sincero sobre el amor, huyendo del objetivo del resto de los

discursos que sólo trataban de alabar en mayor grado las hazañas y

cualidades de Eros.

Comienza con una pequeña critica, mediante una corta conversación

lejos del típico diálogo socrático, a algunas imprecisiones mencionadas

hasta el momento, sobre todo por Agatón, ya que ha sido el último en

pronunciar el discurso, y por lo tanto el mas próximo para corregir.

Estas aclaraciones son, por ejemplo: que Eros es amor de lo que carece,

es decir, se desea y ama lo que no se posee, y se desea mantener lo

que se tiene; según este razonamiento, Eros ama la belleza porque no la

tiene, y si Eros no es bello, tampoco no es bueno. Características que

hasta el momento el resto de los discursos le había atribuido.

Una vez hechas estas aclaraciones, comienza su elogio, relatando un

discurso de la sofista Diotima, que inició a este en los misterios del

amor. Es interesante que en una reunión entre hombres, en una

sociedad machista, sea una mujer quien relate lo que es realmente el

amor, y esto es un detalle que confirma la igualdad entre sexos que

Platon defiende, lo cual es sinceramente de alabar.

Que Eros no sea ni bueno ni bello no implica que sea malo y feo; es la

personificación del punto medio, el equilibrio de todas las virtudes

extremas. Entonces, tampoco es un dios, ya que estos son bellos y

afortunados y él no lo es. Argumento incontradecible y que

desestabiliza todos los tópicos que hasta el momento, y sobre todo en el

discurso del anfitrión, Agatón, se habían afirmado.

Eros no es mortal, es un gran “demon” (ser intermedio entre lo divino y

lo mortal), este ser sobrenatural es inferior a un dios, pero tiene la

virtud de hacer de intermediario entre los dos mundos. Concepto que

ningún orador había mencionado.

Explica que es acompañante y servidor de Afrodita (dato que menciona,

pero no explica Pausanias) porque fue engendrado en la fiesta de su

nacimiento, y porque él ama lo bello, y por supuesto, ella es bella.

Ese punto intermedio que antes mencionaba es debido a sus

progenitores, su padre, Poro, hombre rico y sabio, y su madre, Penía,

mujer no sabia y sin recursos. Son características de Eros (lejos de lo

anteriormente afirmado por los otros oradores), la pobreza, la dureza, la

delgadez, la indigencia, la búsqueda de personas buenas, bellas y

valerosas, es intrépido, buen cazador, amante de la sabiduría, como

buen sofista que es, poseedor de muchos recursos, mago, etc... Ama la

sabiduría porque no la posee y, lo reconoce y acepta; como los buenos

filósofos.

El concepto de un Eros bello, delicado y perfecto, que hasta el momento

el resto de exposiciones había defendido, estaba equivocado, porque

creían que era el objeto a amar, no quien ama.

Hace alusión a la historia relatada por Aristófanes sobre lo

s andróginos, y corrige que no es lo propio (la otra mitad) lo que

buscamos y amamos, sino el Bien. Entonces el “amor es el deseo de

poseer el bien para siempre”.

También hay una distinción de amores, esta vez un poco distinta,

separamos el amor a las cosas bellas (Amor) del resto de los amores

(trabajo, sabiduría, dinero, etc.). Al contrario que en los otros elogios, no

se hace una distinción entre amor “espiritual” y amor carnal, que todos

consideraban algo vulgar y sucio, sino que en este discurso, se mitifica

lo erótico, debido a que no se niega el cuerpo, porque en este existe una

belleza, que puede llegar a convertirse en ese amor del alma, el mas

bello. Podríamos decir que existen diversas modalidades de amor: un

amor terrenal (“amor común”) y un amor celeste (el cual conduce al

conocimiento); también puede hablarse de un amor al cuerpo, del alma

y de una mezcla de ambos; estas distinciones implican una

jerarquización, con la que Platon intenta mostrarnos que el deseo del

Bien, es el Amor Supremo.

El amor es la generación y la procreación en lo bello, ya sea cuerpo o

alma. La generación nos hace eternos e inmortales. Deseamos la

inmortalidad porque queremos el Bien para siempre. Tan sólo

conseguimos la eternidad con la procreación, ya que dejamos un nuevo

ser que nos sustituye. La unión de dos personas que comparten ese

amor, crea algo superior a ellos, mejor a lo que eran por separado.

Entonces, el sexo es la manifestación del deseo de eternidad para

quienes aman el cuerpo. El deseo hacia las mujeres es amor a la belleza

y deseo de inmortalidad.

Pero los que aman el alma, son dotados de una virtud, y dejan obras,

poemas, inventos,... para que se les recuerde y así acercarse a la

perfección y, también, ser inmortales. el que nos hace perfectos, es

indestructible, puro y desinteresado. La idealización de este amor del

alma se debe a que Platón afirma que el alma es principio de vida.

Platón estaba en contra de la pederastia, claro ejemplo es que Sócrates

no acepta los “favores” que Alcibíades gratamente le ofrece; Esto es

debido a que el amor debe ser algo puro y desinteresado, no un mero

intercambio de intereses. La homosexualidad, al contrario de lo que

todos pensaban, y que Aristófanes defiende, no es amor, ya que no

engendra nada.

Se debe guiar al joven hacia la belleza y enseñarle a enamorarse de un

solo cuerpo, para engendrar cosas bellas. No se debe buscar sólo la

belleza externa, ya que hay una que comparten todos los cuerpos en

diferentes grados. Lo importante es la belleza de las almas, y de este

amor surgirán cosas bellas.

Podemos resumir el amor en los siguientes rasgos:

· Es eterno; ni nace, ni muere; no aumenta ni disminuye.

· El amor es universal, y todo esta relacionado con él.

· Omnipresente, tanto en lo terrenal como en lo divino.

· La belleza es una esencia por si misma (no hay amor bello y amor feo).

· Busca la belleza absoluta, que no esta representada por ninguna

forma concreta. Encontrarla es la experiencia mas maravillosa, y el

objetivo último del hombre.

· El amor erótico no es algo indigno, pues se nos presenta como algo

espiritual.

El amor platónico es algo superior que nos guía en la búsqueda de la

perfección, de lo bueno y de lo bello, cuando deseamos mantenerlo para

siempre, y cuando engendramos en la belleza. Es una especial forma

de amistad, basada en el amor divino.

Establecemos una clara similitud entre el amor y la teoría de las ideas,

ya que esta busca el conocimiento universal, la esencia de todas las

cosas mas allá de las apariencias; y en resumen, el amor busca la

belleza universal y etérea, huyendo de la personificación.

La teoría platónica del amor se expresa a través del mito de Eros,

partiendo de una concepción cultural definida, hacia una visión mística

que no niega sino da espiritualiza el amor carnal. Podríamos decir que

lo que se entiende por amor platónico, es la búsqueda de esa belleza

universal, y como ya he dicho, no es la exterior, sino una belleza

trascendente, por encima de lo terrenal y particular, una forma

espiritual que, creo, existe en las almas “bellas” y que nos guía hacia la

bondad, la virtud y el Bien, así como haciéndonos completos y felices.

La teoría de las ideas busca, igual que el amor, la perfección de las

cosas, abrir paso a la mente, apartando los sentidos.

La vida comienza con una visión totalmente física de las cosas, y con el

tiempo, al adquirir el conocimiento, enriquecemos nuestra alma y nos

acercamos al mundo de las ideas. Podríamos resumir diciendo que

tanto la teoría de las ideas como el amor, buscan la esencia y perfección

de las cosas.

Creo que la intención de Sócrates de hablar sinceramente sobre el tema,

dejando a un lado la belleza formal del discurso y buscando esa otra

“belleza”, mas profunda y veraz, es un claro ejemplo de esta teoría,

pues busca la esencia de lo que es el amor, sin importarle si su discurso

es bonito o sus palabras los mas rebuscados sinónimos.

Podemos comparar el amor y la filosofía por su estrecha relación, ya

que filosofía es “amor al saber”, por lo que el término necesita del

concepto de amor para definirse. El filósofo practica una vida basada

en el logos, buscando el conocimiento, la belleza y el Bien

trascendental, conceptos que, como hemos dicho, también busca Eros.

El alma nos lleva hacia el Bien a través de la sabiduría.

Los filósofos, como Sócrates, son los sabios que aceptan su ignorancia,

estas personas se abstienen de los placeres sensuales y buscan en su

lugar el conocimiento, acción que le proporciona harmonía a su alma. El

conocimiento es algo bello, el filosofo ama la filosofía, por lo tanto ama

la belleza. Mediante ese conocimiento obtiene una visión de lo correcto,

unas doctrinas morales y éticas, por así decirlo. Pero el amor en su

plenitud y el conocimiento absoluto nunca se alcanzan, porque son un

objetivo utópico.

La espiritualización que Platon ofrece sobre el erotismo, será una

importante fuente para filósofos posteriores, que desde diversos

puntos de vista, volverán a tratar el tema.

En el elogio que Alcibíades ofrece a Sócrates, se desprende la idea de

que Sócrates, filosofo ideal pues siendo sabio, se reconoce y acepta

ignorante para obtener el conocimiento, es la encarnación del Eros,

pues aun siendo un hombre feo de forma externa, su alma es bella y

pura.

En conclusión, el amor platónico, creo, sigue hoy vigente en nuestros

días, ya que la idea de ese sentimiento que todo lo hace bello y

perfecto, y que nos llevara hacia la felicidad, es una ilusión escondida,

ese deseo que guardan todos los corazones.