El Banquete; Platón

Filosofía griega. Pensamiento platónico. Amor y belleza en los discurso

  • Enviado por: Iris
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

El Banquete

Universidad Pontificia de Comillas

Sede Ciencias Sociales y Humanidades

Titulación Filosofía

Curso Primero

Introducción

Se trata de un dialogo platónico, compuesto hacia el año 380.a.C, que trata sobre el tema del amor y define el amor platónico.

En cuanto a los personajes encontramos: Agatón, Erixímaco, Fedro, Pausanias,Aristófanes, Sócrates, Alcibíades, Aristodemo, Diotima.

Argumento

Todo comienza con un banquete que organiza Agatón en su casa, con motivo de celebración de las fiestas de leneas (celebradas una vez al año en honor al dios Leneo). Erixímaco propone tratar y elogiar el “eros” puesto que es un Dios muy importante y no le mencionan con frecuencia, Fedro es el que estaba pidiendo también este debate.Cada uno tenía la oportunidad de esgrimir sus argumentos y también de escuchar a los demás para luego discutir las coincidencias y las discrepancias. Cada uno de los personajes expone su visión dando un discurso:

Primer discurso – Fedro

Su discurso está basado en testimonios de autores de libros que basan sus libros en el amor. Fedro señala en su discurso que Eros, el dios del amor, es la divinidad más antigua. Eros, según él, hace que los hombres sientan vergüenza y ambición, además, que el influjo de éste en los hombres es mayor que cualquier otro sentimiento, ya que su poder impulsa a grandes acciones, como cuando el amante muere por su amado.

Segundo discurso – Pausanias

Distingue entre dos tipos de Eros, cada uno de los cuales sigue a una Afrodita distinta: Afrodita Pandemos y Afrodita Celestial. El Eros de Afrodita Pandemos, es el de aquellos hombres que aman lo corporal y que buscan lograr sus fines sin interesarse en el proceso. El Eros de Afrodita Celestial es propio de hombres que buscan la perfección moral. Quien está bajo el influjo de este Eros, busca una relación permanente para la educación física y la filosofía así como educar a su amado en la sabiduría y el valor. Pausanias también nos dice que la persona que está bajo el influjo del Eros de Afrodita Celestial busca un amante (ya sea hombre o mujer) que sea un muchacho o joven ya que lo que quieren es enseñarle y dar placer a esta persona. Además el mejor amor que se puede tener es el que combina el amor vulgar con el amor celestial.

Tercer discurso – Erixímaco

Basándose en la medicina, Erixímaco señala que los cuerpos poseen este doble Eros o deseo y que es justo consentir a los buenos deseos que se identifican con el amor denominado celeste. Según Erixímaco es labor del profesional médico saber cuáles son dichos buenos deseos. Asimismo, para otorgar mejor orden a las cosas desde lo humano y lo divino hasta las estaciones y los climas, debemos estimular los deseos que nos conducen a la piedad y a la justicia. Ya que por donde quiera que haya armonía y ritmo cabe hablar de la presencia del amor. Además el tener el amor, para Erixímaco significa poseer el mayor poder que nos proporciona la felicidad completa siempre y cuando se sepan los mayores deseos buenos y completos.

Cuarto discurso – Aristofanes

En su discurso describe al Eros como un deseo apasionado por algo que es afín a nuestra naturaleza y la complementa. Ciertamente aquí Aristófanes confunde amor con instinto sexual. Sitúa en un mismo nivel el amor homosexual y el amor heterosexual, lo cual, desde la perspectiva de la evolución espiritual es un error. También nos dice Aristófanes que para alcanzar el amor verdadero hay que obrar a favor de los dioses y no enemistarse con ellos, asimismo, habrá que remontarse a la naturaleza primitiva para encontrar el verdadero amor.

Quinto discurso – Agatón

Se siente molesto porque no se ha descrito el Eros en sí, el utiliza un lenguaje que no se llega a entender.Agatón piensa que el Eros está siempre ocupado de la belleza ya que no se va a posar en la fealdad aunque después el amor puede recaer en cualquier persona y vive en las almas de los hombres, lo cual, no es poco decir. Después de su discurso todos aplaudieron con entusiasmo.

Sexto discurso – Sócrates

Sócrates habla sobre su conocimiento de lo erótico, afirma que fue un error admitir pertenecer a este dialogo ya que él no se cree capaz de elogiar al dios Eros de la manera que ellos lo han hecho y por ello en un principio decide abandonar la reunión, aunque inmediatamente Fedro le invita a hablar de la manera que él creyera más oportuna sobre el tema y comienza un diálogo entre Sócrates y Agatón. Ahora para explicar esto Sócrates contará el discurso de Diotima, una mujer sabia que le habló sobre Eros. Según ella por ejemplo la recta opinión sería algo intermedio entre la sabiduría y la ignorancia, al igual que Eros que no es bueno ni bello (por lo que anteriormente explico Sócrates) pero tampoco es feo ni malo, sino aquello intermedio entre las dos cosas. Tras aceptar esto Sócrates, surge otra pregunta ¿puede este ser un dios si no es completamente bello o feliz?, la respuesta es no ya que Eros no es un dios sino un demon, es decir algo intermedio entre dios y mortal. Su poder no es otro que el de permitir la “comunicación” entre dioses y hombres, es decir tanto en ayudar a los hombres con sus sacrificios a los dioses, en la mántica y en la magia. Así como ayuda a los dioses para que tengan que mezclarse con los hombres. Pasan ahora a explicar el mito del nacimiento de Eros, según el cual Eros nació de la relación entre Penía (pobreza) y Poros (Recurso), la primera hizo un hijo con este aprovechando que estaba embriagado por el néctar de una fiesta que se celebraba por el nacimiento de Afrodita. Así Eros es acompañante de Afrodita porque nació en la celebración de su fiesta y es amante de lo bello y lo bueno porque Afrodita lo es.

Al nacer de Penía es pobre y dista de ser delicado y bello, camina descalzo y no tiene hogar, pero como su padre es valeroso, audaz impetuoso, un gran cazador a la vez que un gran sofista. No es tampoco mortal ni inmortal sino que algunos días vive y a veces muere para volver a revivir. Es pues Eros la unión de todo aquello que es equilibrado, y el mismo es equilibrio. Para Diotima pues la función de Eros no es otra que la de ser feliz, ya que quien busca el amor y lo encuentra alcanza la felicidad

Recensión critica

A lo largo del dialogo se presentan diferentes concepciones de la belleza, considerándose como la base el Eros. En el discurso de Sócrates, surge una nueva interpretación del tema, relacionándolo con lo bueno, lo adecuado, entendiendo así que la tan ansiada felicidad sólo se alcanzará por fines dignos de alabanza.

En cuanto al acto sexual queda representado en un impulso natural para recuperar la naturaleza originaria del hombre, para lograr la perfección. Son entonces los dos géneros, masculino y femenino, dos partes de un todo. Explica de esta manera el motivo del impulso sexual. Sin embargo, sólo el amor entre hombre y mujer puede asegurar la perpetuación de la especie, además de asegurar una felicidad y un fin para la existencia, es decir, una suerte de inmortalidad. Pero el eros homosexual también es entendido como una forma de amar la sabiduría y la belleza.

El hombre al enamorarse debe ir ascendiendo en el camino del amor, dejando de a poco la simple belleza física y pasando a algo más general en su entendimiento de lo bello. El camino concluirá con la contemplación de la belleza absoluta, la cual es abstracta y se obtiene sólo con el conocimiento y la concepción de su esencia. Queda muy criticado el placer por el simple hecho de ser ya que se debe buscar la profundidad del amor.

Es, por tanto, el Amor, un valor universal cuasi perfecto con procedencia en lo divino, el único medio por el cual el hombre puede lograr el deseo de poseer el bien, y por medio de este la tan ansiada felicidad absoluta.

En conclusión, el amor platónico, creo, sigue hoy vigente en nuestrosdías, ya que la idea de ese sentimiento que todo lo hace bello yperfecto, y que nos llevara hacia la felicidad

Fuentes utilizadas

Dialogo completo El banquete de Platón