El astillero; Juan Carlos Onetti

Literatura latinoamericana. Siglo XX. Narrativa. Existencialismo. Filosofía. Literatura. Vacío existencial. Miseria. Simbología. Análisis estructural

  • Enviado por: Carlos Valencia
  • Idioma: castellano
  • País: Perú Perú
  • 59 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

INTRODUCCIÓN

La literatura latinoamericana, la encontramos influenciada por lo que es la literatura clásica, sin embargo, esto no quiere decir que no goce de un carácter autóctono, es más la literatura latinoamericana en los últimos años ha logrado un increíble avance, cada vez son más los escritores, asimismo la calidad de los mismos no tiene nada que enviar a los grandes de la literatura universal.

La literatura muchas veces se ve influenciada por distintas disciplinas, tal es el caso de la filosofía que con sus constructor ideológicos logra influenciar en muchos ámbitos de la vida, y la literatura, muchas veces, no escapa a esta característica.

Una de las corrientes filosóficas contemporáneas más importantes es el Existencialismo para la cual lo principal de la realidad es la existencia humana. Cuando Sastre llevó dicha corriente a la literatura, sus seguidores pintaron al hombre moderno como un ser solitario, angustiado porque vive en un mundo frío que lo ignora y que, le ha mutilado la fe en sus creencias tradicionales. En la literatura existencialista americana encontramos a Juan Carlos Onetti, uno de los más grandes representantes de este tipo de literatura.

Para efecto de investigación se ha tomado como muestra la obra de Juan Carlos Onetti “El Astillero” en la cual se busca demostrar el vació existencial en la conducta de los personajes, este es uno de los rasgos más preponderantes dentro de este tipo de literatura, tema que es trabajado magistralmente en la obra de Onetti, además se busca demostrar la presencia de otros rasgos referidos al existencialismo.

La obra de Onetti no sólo presenta un carácter filosófico, además, está cargado de un hondo sentir social, sentir que se traduce en denuncia ante la situación de su país.

“El Astillero” de Onetti constituye una de las obras más representativas de la literatura americana, obra que con el pasar de los años sigue en vigencia debido a que los elementos temáticos que trabaja rompe con los aspectos de espacio y el tiempo.

INFORME DE INVESTIGACIÓN

  • GENERALIDADES:

  • TÍTULO:

  • El Vacío Existencial presente en la obra “El Astillero” de Juan Carlos Onetti.

  • PERSONAL INVESTIGADOR:

  • Cisneros Callán Lilibeth Analí.

    Valencia Obeso Carlos Enrique.

    Vega Reyes Judith.

  • TIPO DE INVESTIGACIÓN:

  • Descriptivo

  • LOCALIDAD E INSTITUCIÓN DONDE SE DESAROLLARÁ LA INVESTIGACIÓN.

  • Región : Ancash

    Provincia : Santa

    Distrito : Nuevo Chimbote

    Institución : Universidad Nacional del Santa

    Unidad de Análisis : “El Astillero”

  • RECURSOS:

  • Humanos:

    • Personal investigador : 3

    • Asesor : 1

    • Materiales:

      • Material bibliográfico:

      • Libros.

        Tesis.

        Monografías

        Diccionarios de pedagogía y psicología.

              • Material de escritorio:

        Papel

        Lápiz y lapiceros

              • Material para procesamiento de datos:

        Disquetes 3.5 MB

        C.D. ROMM

              • Material de impresión:

        Impresiones.

        Copias fotostáticas.

        Espiralado.

              • Tarifa de servicio básico:

        Servido de intenet

      • PLAN DE INVETIGACIÓN:

      • ANTECEDENTES:

      • No se han encontrado trabajos de investigación concernientes al análisis de la obra “El Astillero” de Juan Carlos Onetti. Pero sí abundan los ensayos y comentarios, no sólo con respecto a la obra El Astillero, sino también en relación con la temática que trabaja Onetti en su producción. Así, por ejemplo tenemos:

        El ensayo titulado “Un país de 25 watts”de Daniel Mazzone (Uruguayo), quien -en síntesis- con respecto al Astillero afirma que El Astillero describen conflictos que explican un país, Uruguay, y terminan iluminando una época. Se ha sostenido que El Astillero es una metáfora de la decadencia, pero es una metáfora del atraso. El rarísimo protagonismo de un astillero fundido habla de la literatura uruguaya y regional, pero sobre todo habla de la realidad.

        Otro interesante ensayo es el de Carlos Maggi, quien es su “Gardel, Onetti y algo más” concluye así:

        “Pasa que hay como una rebelión sin rebelión "no contra algo concreto sino hacia todo, contra lo que está visible o representado, lo que podía recordarse sin necesidad de palabras o imágenes; contra el miedo, las diversas ignorancias, la miseria, el estrago y la muerte".

        Después, recién después de tener esta totalidad de la novela, podría recordarse que el cuento empieza cuando un hombre acabado, Larsen, llega a Santa María y entra en un astillero acabado y en la glorieta de una casa que se acaba irremisiblemente.

        Luego, más tarde, en segundo plano sabemos que sucede tal o cual cosa; y diría que nunca llegamos a saber bien lo que está pasando. No es relato para correr hacia el fin, es realidad para quedarse, para mantenerse sumergidos en su clima. Sea en El Astillero, sea en cualquiera de sus otras novelas, sucede que hay algo que no puede dejar de percibirse; es un aire, un modo especial, un jadeo; concretamente: la presencia inconcreta de quien las inventó; un animal sufriente que ronda detrás de cada frase; poderoso, sensible, derrumbado. No puede dejar de percibirse el hedor humano que sale de ese monstruo herido y la penetración de ese tupo coloniza hacia adentro en cada uno de nosotros y hacia adentro de la ciudad; empieza a darle a Montevideo, a Buenos Aires, a nuestras poblaciones, una manera de ser, un olor a lugar vivido que es el primer hueso para componer el esqueleto de un alma que todavía no tienen y que no podrá nacer de la sola realidad sino de la imaginación y del arte, del uso sensible de los hombres y de las cosas”

      • IMPORTANCIA Y JUSTIFICACIÓN DE ESTUDIO:

      • El existencialismo en sus orígenes es una corriente filosófica contemporánea, esta corriente ha sido de tanta relevancia que la literatura la adoptó como una orientación para se producción. De ese modo se concibió a la vida y los seres desde una perspectiva distinta, es decir, desde un punto de vista existencialista; es así como nace la literatura existencialista, con características del existencialismo filosófico.

        Debido a que no existen trabajos de investigación con respecto a la obra “El Astillero”, es que presentamos el siguiente análisis para así implementar la bibliografía con respecto al tema tratado.

        Por otro lado, la elaboración de un análisis existencialista de una obra literaria, es descrita desde una perspectiva más que literaria filosófica. Por ello el presente trabajo no sólo es fuente de información literaria, sino también se convierte en un fuente de información filosófica, sobre todo cómo influye ésta en otras disciplinas.

        El presente estudio de análisis de la obra “El Astillero” conjuga dos disciplinas muy relevantes, y de gran influencia, presentes en el mundo, tales como son; la literatura y la filosofía, ambas constituyen un motor de cambio social, por las ideologías que las vertebran; por ello es necesario conocer algunos lineamientos básicos que nos permitan conocer más acerca de estos temas.

      • FORMULACIÓN DEL PROBLEMA:

      • General:

        ¿Cómo se manifiesta el vacío existencial en la conducta de los personajes de la obra El Astillero de Juan Carlos Onetti?

        Específico:

        ¿Cómo se evidencia la miseria en el ambiente y en los personajes en la obra El astillero de Juan Carlos Onetti?

        ¿Cómo influye el fracaso en la degradación del hombre en la obra El astillero de Juan Carlos Onetti?

      • HIPÓTESIS:

      • General:

        El vacío existencial se manifiesta en la conducta de los personajes en la obra El Astillero de Juan Carlos Onetti.

        Específico:

        La miseria se evidencia en el ambiente y en los personajes en la obra El Astillero de Juan Carlos Onetti.

        El fracaso influye en la degradación del hombre en la obra El Astillero de Juan Carlos Onetti.

      • OBJETIVOS:

      • General:

        Demostrar el vacío existencial en la conducta de los personajes en la obra El Astillero de Juan Carlos Onetti

        Específicos:

              • Describir la miseria en el ambiente y en los personajes en la obra El Astillero de Juan Carlos Onetti.

              • Explicar la influencia del fracaso en la degradación del hombre en la obra El Astillero de Juan Carlos Onetti.

      • VARIABLES - INDICADORES:

      • Variable independiente:

        Vació existencial:

        Angustia

        Fracaso

        Frustración

        Degradación del hombre

        La vida sin sentido

        Soledad

        Variable dependiente:

        Conducta:

        Individualismo

        Fantasía

        Irrealismo

        Miseria

        Chantaje

        Infidelidad

      • MARCO TEÓRICO:

      • HISTORIA DE LA LITERATURA LATINOAMERICANA:

      • Presentación Sinóptica

        Argentina

        Poesía y Relato

        Teatro

        Novela

        Jorge Luis Borges (1899-1986)

        Agustín Cuzzani (1924)

        Adolfo Bioy Casares (1914-1999)

        Manuel Puig (1932-1990)

        Julio Cortázar (1914-1984)

        Ernesto Sábato (1911-1994)

        Manuel Mújica Laínez (1910-1984)

        Eduardo Mallea (1903-1982)

        Brasil

        Poesía

        Novela

        Vinicius de Morais (1913-1980)

        Carlos Drummond de Andrade (1902)

        Alphonsus de Guimaraes Filho (1914)

        José Lins de Rego (1901-1957)

        Jorge Amado (1912)

        Rubem Fonseca (1925)

        Colombia

        Narrativa

        Teatro

        Gabriel García Márquez (1928)

        Álvaro Mutis (1923)

        Enrique Buenaventura (1925)

        Cuba

        Novela

        José Lezana Lima (1910-1976)

        Alejo Carpentier (1904-1980)

        Guillermo Cabrera Infante (1929)

        Reynaldo Arenas (1943-1990)

        Eliseo Diego (1920)

        Chile

        Teatro

        Poesía

        Relato

        Egon Wolf (1926)

        Pablo Neruda (1904-1973)

        María Luisa Bombal (1910)

        Ecuador

        Novela

        Poesía

        Demetrio Aguilera Malta (1909-1981)

        Enrique Gil Gilbert (1912-1973)

        Jorge Carrera Andrade (1903-1979)

        El Salvador

        Novela

        Álvaro Menéndez Leal (1931)

        Guatemala

        Novela

        Miguel Ángel Asturias (1899-1974)

        Paraguay

        Relato

        Augusto Roa Bastos (1917)

        Perú

        Relato

        Teatro

        Enrique Congrains Martín (1932)

        Mario Vargas Llosa (1936)

        Sebastián Salazar Bondy (1924-1965)

        Puerto Rico

        Relato

        Pedro Juan Solo (1928)

        Luis Rafael Sánchez (1936)

        República Dominicana

        Relato

        Ensayo

        Teatro

        Juan Bosch (1909)

        Pedro Henríquez Ureña (1884-1946)

        Franklin Domínguez (1931)

        Uruguay

        Prosa

        Relato

        Mario Benedetti (1920)

        Felisberto Hernández (1920-1964)

        JUAN CARLOS ONETTI (1909-1994)

        Venezuela

        Novela

        Gonzalo Picón Febres (1919-1960)

        Miguel Otero Silva (1908-1985)

        Arturo Uslar Pietri (1906)

        México

        Teatro

        Poesía

        Ensayo

        Cuento y Novela

        Salvador Novo (1904-1979)

        Rodolfo Usigli (1905-1979)

        Celestino Gorostiza (1904-1967)

        Sergio Magaña (1924-1990)

        Emilio Carballido (1925)

        Efraín Huerta (1914-1982)

        Octavio Paz (1914-1998)

        Alli Chumacero (1918)

        Jaime Sabines (1926-1999)

        Rubén Bonifaz Nuño (1923)

        Rosario Castellanos (1925-1974)

        Alfonso Caso (1896-1970)

        Samuel Ramos (1987-1959)

        Carlos Monsiváis (1938)

        José Emilio Pacheco (1939)

        Jorge Ibargüengoitia (1928-1983)

        Elena Garro (1920-1998)

        Emilio Abreu Gómez (1894-1971)

        Sergio Pitol (1933)

        Efrén Hernández (1904)

        Juan Vicente Melo (1932)

        Sergio Galindo (1926)

        Juan de la Cabada (1903-1989)

        Josefina Vincens (1915-1990)

        Agustín Yáñez (1904-1980)

        Francisco Rojas González (1904-1951)

        José Revueltas (1914-1976)

        Juan José Arreola (1918)

        Arturo Azuela (1938)

        Juan Rulfo (1918-1986)

        Carlos Fuentes (1928)

        José Agustín (1944)

        Salvador Elizondo (1932)

        Vicente Leñero (1933)

      • NARRATIVA HISPANOAMERICANA CONTEMPORÁNEA:

      • LA NUEVA NARRATIVA LATINOAMERICANA:

      • La llamada Nueva Narrativa Latinoamericana es producto del impacto de las corrientes vanguardistas en nuestra narrativa. Si en la poesía alcanzó una rápida difusión, la vanguardia recién se afirma en la narrativa desde los años cuarenta a cincuenta.

        En este desarrollo se señalan tres etapas definidas:

      • ETAPA EMERGENTE (años 20-30):

      • Aparecen de manera incipiente en obras como La casa de cartón de Martín Adán, posteriormente se materializa a través del Regionalismo o Criollismo; destacada Rómulo Gallegos.

        El Regionalismo Americano:

        Dentro de este contexto surge la llamada narrativa regionalista. Se denomina “regionalismo” a una gran corriente de la novela y el cuento hispanoamericanos del siglo XX en la cual el elemento central de su temática es la relación hombre-naturaleza. El regionalismo se constituye en un testimonio en el cual se exponen, mediante personajes ficticios, los problemas políticos, económicos y sociales. Los escritores cobran conciencia de su entorno y de su originalidad.

        Orientaciones en el Regionalismo:

      • La novela regionalista o telúrica:

        • Ricardo Güiraldes (Argentina 1886-1927) : Don Segundo Sombra

        • Rómulo Gallegos (Venezuela 1884-1969) : Doña Bárbara

        • José Eustacio Rivera (Colombia 1889-1928): La Vorágine

        • La novela de la revolución mexicana:

          • Mariano Azuela (México 1873 - 1952) : Los de abajo

          • José Rubén moreno (México 1890 - 1952) : Desbandada

          • La novela indigenista:

            • Alcides Arguedas (Bolivia 1879 - 1946) : Raza de Bronce

            • Jorge Icaza (Ecuador 1906) : Huasipungo

            • Ciro Alegría (Perú 1909 - 1967) : El Mundo es Ancho y Ajeno.

            • Temas de Novela Regionalista

              Con el regionalismo, la narrativa hispanoamericana incorpora una temática que representa una doble reunión significativa: la del hombre (el gaucho, el llanero, el montañez, el indio) y la de la naturaleza (la pampa, el llano, la selva, la montaña, la zona de los grandes ríos).

              El predominio del ambiente rural y los personajes ubicados en contacto con la tierra presenta, en comparación con la novela europea, una diferencia fundamental en estos temas. A partir de las preocupaciones sociales de estos narradores, la novela y el cuento comienza a independizarse de los modelos extranjeros y dan el primer paso para la revelación de un mundo propio original y nuevo. La temática regionalista ofrece así, una historia en profundidad de los problemas sociales del hombre americano.

              Técnicas de la Narrativa Regionalista:

              • Narración lineal y tiempo cronológico.

              • Narrador omnisciente, pues conoce más que los personajes sobre sus acciones, relaciones y destinos.

              • Exposición de las preocupaciones ideológicas del narrador.

              • Incorporación del habla popular a través de la voz de los personajes.

            • ETAPA DE CONSOLIDACIÓN (años 40-50):

            • Aparecen obras de gran calidad, que expresando las nuevas tendencias narrativas, irán desplazando paulatinamente al regionalismo. Autores representativos de este periodo son Jorge Luis Borges (El Aleph). Alejo Carpentier (La guerra del tiempo) y Miguel A. Asturias (El señor presidente)

              El Realismo Mágico:

              Técnica expresiva en la cual la realidad, el mito y la conjetura se disuelven en la historia originando una estructura expresiva que da cuenta de universos maravillosos, extraordinarios y exagerados, pero, al mismo tiempo vitales y humanos. La creación eleva así su vuelo haciendo posible que lo real se engarce y vaya en un mismo plano con los sueños y la fantasía por confines inimaginables.

              “Para nosotros -sostuvo una vez Miguel Ángel Asturias- el Surrealismo representó el encontrar en nosotros, no lo europeo, sino lo indígena y lo americano”. Y, por su parte, Alejo Carpentier dijo: “En América el surrealismo resulta cotidiano, corriente y habitual”. De manera que los hechos irreales, lo real maravilloso que se refleja en la narrativa latinoamericana actual, no es algo fantástico ni copia deformada de lo real. Es una literatura que refleja nuestro mundo, nuestras profundas contradicciones, nuestra vida en busca de un justo equilibrio.

              Representantes:

              • Juan Rulfo (Mexicano) :

              Pedro Páramo

              • Carlos Fuente (Mexicano) :

              Cambio de piel

              • Gabriel García Marques (Colombiano) : Cien Años de Soledad

              El Amor en los Tiempos del Cólera

              • Julio Cortazar (Argentino) : Rayuela

              • José Donoso (Chileno) : Coronación

              • José María Arguedas (Peruano) : Agua

            • ETAPA DE APOGEO (años 60-70):

            • También llamada Boom Narrativo Latinoamericano, donde coinciden éxito literario y comercial. Autores representativos son Julio Cortázar (Rayuela), Gabriel García Márquez (Cien años de soledad), Carlos Fuente (Cambio de piel), Mario Vargas Llosa (La casa verde) y Ernesto Sábado (El túnel)

              La narrativa contemporánea llamada también Nueva Narrativa en Hispanoamérica cobra su mayor esplendor entre los años: 1960 - 1970; justamente en esa época aparecen las obras que en la actualidad se colocan entre las más admiradas, difundidas e inclusive cuestionadas de nuestras letras.

              El factor más saltante para esta época de florecimiento es la revolución cubana. Las obras rompen con los circuitos nacionales y adquieren dimensión continental.

              La obra artística, la novela en particular, ha modificado la estructura lineal de la narrativa tradicional que desarrollaba el argumento en el nivel de lo verosímil. Por esto, hubo necesidad de crear nuevas técnicas, que muy sucintamente, las podamos resumir en las siguientes.

            • El Narrador, no es una persona que todo lo sabe y todo lo ve, es decir, no es un narrador absoluto, omnisciente. En los nuevos relatos su presencia se diluye: únicamente se limita a reproducir, con la imparcialidad de una cámara fotográfica, sin emitir juicios sobre la personalidad y las acciones de los personajes.

            • El Tiempo, no es cronológico. Los autores desarticulan el orden temporal, rompiendo con el pasado, presente y futuro. Existe también el salto atrás (flash back), es decir, la interpolación de un recuerdo en la secuencia presente del relato.

            • El Personaje, preferentemente está visto desde dentro. El autor da cuenta del fluir de la conciencia a través del monólogo interior, de esta manera el autor desaparece del escenario y el lector se halla frente a la psicología del personaje y al torrente de sus motivaciones.

            • El auge editorial nos permite hablar en términos de mercado literario para referirnos a un fenómeno literario como “Boom”.

              Sin embargo, este “Boom” realmente se inicia una década atrás; los años cuarenta representan el primer instante de este proceso con autores como:

              Carlos Fuentes (Mexicano) :

              La Muerte de Artemio Cruz

              Juan Carlos Onetti (Uruguayo) :

              Tierra de Nadie

              José Donoso (Chileno) :

              Coronación

              Ernesto Sábato (Argentino) :

              El Túnel

              Julio Cortázar (Argentino) :

              Rayuela

              Mario Vargas Llosa (Peruano) :

              La Ciudad y los Perros

              Augusto Roa Bastos (Paraguayo) :

              Yo, el Supremo

            • CONTEXTO HISTÓRICO-SOCIAL:

                • Abandono paulatino de las estructuras tradicionales para dar paso a nuevas formas de organización capitalista.

                • Crecimiento exagerado de las ciudades y transformación de las sociedades predominantemente rurales a urbanas.

                • Agudización de viejos conflictos y surgimiento de otros nuevos que la “modernización” capitalista provocó.

                • Insurrección popular, cuyo pico más alto fue el triunfo de la Revolución Cubana, que origina la serie de dictaduras latinoamericanas promovidas por la derecha ante el fracaso de la Alianza para el Progreso, patrocinada por los Estados Unidos.

              • CARACTERÍSTICAS DE LA NUEVA NARRATIVA:

              • Los narradores exploraron todas o sólo algunas de las siguientes opciones:

                • Multiplicidad de voces

                • Uso del monólogo interior

                • Narración objetiva

                • Narración atemporal

                • Experimentalismo lingüístico

                • Incorporación de elementos irracionales

                • Cosmopolitismo narrativo

                • Presencia de lo real maravilloso

              • EL EXISTENCIALISMO LITERARIO:

              • El existencialismo inicialmente es una corriente filosófica según la cual lo principal de la realidad es la existencia humana. Cuando Sastre llevó dicha corriente a la literatura, sus seguidores pintaron al hombre moderno como un ser solitario, angustiado porque vive en un mundo frío que lo ignora y que, le ha mutilado la fe en sus creencias tradicionales.

                Si hay una manifestación que resulta difícil de definir, ésta es el existencialismo. Muchos filósofos han querido ponerse de acuerdo, pero debido a la diversidad de posturas no se ha conseguido redactar una definición absoluta. Trataremos aquí de presentar la que más se adecúa al entorno literario, cuidando por supuesto, de no afectar la original, que pertenece al entorno filosófico.

                Entonces podemos decir que el Existencialismo es un movimiento filosófico que repercute en la literatura, así como en las otras manifestaciones del arte. El mismo pone énfasis en la crucial existencia de los individuos, así como en la libertad en todos los sentidos. Se asienta en la idea de que cada individuo forja su existencia, es decir, no hay una moralidad absoluta que indique el bien o el mal, sino cada individuo como persona hace una libre elección y es responsable de la misma.

                Algunos existencialistas se han manifestado como agnósticos (incapaces de creer en lo absoluto). El agnóstico no es ateo porque ni siquiera se plantea la posibilidad de la existencia de algo superior al género humano. El ateo, en cambio, sí se ha cuestionado esa posibilidad. Algunos existencialistas son ateos. Otros, en cambio, son creyentes; es decir, aceptan la existencia de esa fuerza superior. Éste es uno de los puntos que hace definir radicalmente el Existencialismo.

                Muchos filósofos han trabajado el tema. Platón, por ejemplo, decía que el bien ético más elevado era acercarse a la perfección moral; Kierkegaard, en cambio, no estuvo de acuerdo.

                Así se fueron sucediendo unos a otros, manifestando cada cual su parecer en trono al existencialismo. Para tener una visión de cada uno, habría que estudiarlos de manera individual. Entre los filósofos - además de los ya mencionados - considerados existencialistas, se encuentran: Sócrates, Fiedrch Nietzsche, Jean-Paul Sastre, Martín Heidegger, Blaise Pascal, René Descartes, Georg Wilhelm Fiedrich Hegel y Edmund Husserl, entre otros.

                ¿Por qué la literatura? La misma le ha servido a muchos filósofos como medio idóneo para trasmitir sus ideas. Así, se ha convertido en una manifestación presente tanto en la filosofía como en la literatura.

                Si pensamos en los representante de la literatura existencial, podríamos mencionar varios nombres como el de Hedor Dostoievski, Alber camus y Jean-Paul Sastre, por mencionar algunos.

              • Características:

              • No hay una época en particular para ubicar el Existencialismo.

                Desde la antigüedad hasta nuestros días, tenemos filósofos que se cobijan bajo esta modalidad. Algunos representantes se definen como agnósticos; otros, como ateos y, los menos, como creyentes.

                • No hay una definición categórica para nombrarlo.

                • Propugna la libertad absoluta del individuo.

                • Resalta lo subjetivo.

                • La literatura es el medio difusor de su teoría.

              • Ejemplo de prosa de ficción en las últimas décadas:

              • Es evidente que las sombras de Proust y de Joice aún se proyectan hasta el presente en los escritores narradores hispanoamericanos. A ello habría que añadir la creciente influencia surrealista, con Freud o no por libro de consulta.

                La proyección de la novela norteamericana - especialmente Faulkner y Hemingway- de deja sentir, asimismo, fuertemente. Faulkner más artístico, Hemingwuay más narrador periodístico, crean un tipo de obras que, naciendo de autores no propiamente eruditos, se convierten en “clásicas” del narrar contemporáneo. La novela que podemos llamar de hoy está marcada por un búsqueda experimental de forma y por una adecuación del lenguaje, que no tuvo antes la importancia que lentamente ha ido adquiriendo de veinte a veinticinco años a esta parte. Por otro lado el existencialismo no está ajeno a este nuevo camino que va abriéndose entre las mismas tierras que fueron ya abonadas por la revolución literaria de la primera guerra mundial.

                Se ha dicho que la novela regionalista de los anos 20, la modificó en parte el indianismo o indigenismo de Icaza, de Alegría, de Arguedas, de la década del 30, y que ambas recogieron imágenes, subconciencia, etc. de la vanguardia que dominaba la poesía de postguerra; y que durante los 40, ante la segunda guerra mundial, hubo un estancamiento en el proceso socio-cultural, donde predominaban tan solo las notas inteligentes de Jorge Luis Borges en el cuento, y la novela intelectualizada de Eduardo Mallea (1903). Pero la corriente narrativa no se detuvo en realidad y la obra de Miguel Asturias, de Alejo Carpentier - a que nos hemos referido- así como la de Agustín Yañez (1904) en México - Al filo del agua- y la de Leopoldo Marechal - Adán Buenoayres- en argentina , fueron anuncio, nexo conductor por el que salieron escritores que podemos llamar antiguos o precursores, como el uruguayo Juan Carlos Onetti (1909) quien nos ofreció un mundo enemigo enfrentado, sombrío y unos personajes vacilantes encerrados , cargados de ensueños ,quebrados por una realidad de la que huyen hacia zonas cada vez más internas de la conciencia - los dioses, El astillero, Juntacadáveres.

              • JUAN CARLOS ONETTI:

              • a) Biografía:

                (1909, Montevideo - Madrid, 1994)

                Juan Carlos Onetti nació en Montevideo, Uruguay, el día 1 de julio de 1909. Hijo de Carlos Onetti y Honoria Borges. Tuvo dos hermanos, uno mayor que él, Raúl, otra menor, Raquel.

                En 1930 se casó con su prima, María Amalia Onetti. En marzo del mismo año, viajó junto a María Amalia a Buenos aires, su nueva residencia. El 16 de junio de 1931 nació su primer hijo, llamado Jorge Onetti Onetti Borges. En 1933 se separa de su mujer. Un año más tarde, vuelve a contraer matrimonio, ahora con María Julia Onetti, su otra prima. En el año 1945 contrae enlace con una compañera de trabajo en la agencia Reuter, Elizabeth María Pekelharing. El 26 de julio de 1949 nació su hija Isabel María (Litti).

                En 1950 publica La vida breve, novela fundacional de Santa María, eje de sus novelas.

                A fines del año 1955, contrajo enlace por cuarta vez con la joven argentina de ascendencia alemana, Dorothea Muhr (Dolly).

                En 1962 se hace ganador del Premio Nacional de Literatura de Uruguay.

                En 1975 se traslada a Madrid, invitado por el Instituto de Cultura Hispánica de Madrid. Finalmente es en esta ciudad donde fija su residencia. El 16 de noviembre de 1980 es galardonado con el Premio Cervantes. El mismo año fue propuesto por el Pen Club Latinoamericano como postulante al Premio Nobel de Literatura.

                El año 1985 es invitado a Uruguay tras el regreso de la democracia, ante lo cual el escritor agradece la invitación pero decide permanecer en Madrid. El mismo año recibe el Gran Premio Nacional de Literatura de Uruguay. El 15 de noviembre de 1990 recibe el Premio de la Unión Latina de Literatura. En 1991 recibió el Gran Premio Rodó a la labor intelectual, de la Intendencia Municipal de Montevideo.

                En 1993 publicó la que fue su última novela, Cuando ya no importe, considerado una especie de testamento literario. La tarde del 30 de mayo de 1994, Onetti murió en una clínica de Madrid, su residencia de sus últimos 19 años de vida, de los cuales pasó enclaustrado los diez últimos años, sin salir prácticamente de su cama.

                b) Obra

                Novelas:

                - El Pozo (1939)

                - Tierra de nadie (1941)

                - Para esta noche (1943)

                - La vida breve (1950)

                - Los adioses (1953)

                - Una tumba sin nombre (1959)

                - La cara de la desgracia (1960)

                - El Astillero (1961)

                - Juntacadáveres (1964)

                - La muerte y la nicha (1973)

                - Tiempo de abrazar (1974)

                - Dejemos hablar al viento (1979)

                - Cuando entonces (1987)

                - Cuando ya no importe (1993)

                Relatos cortos:

                - Un sueño realizado y otros cuentos (1951)

                - El infierno tan temido y otros cuentos (1962)

                - Réquiem para Faulkner y otros artículos (1975)

                - Presencia y otros cuentos (1986)

              • CONTEXTO HISTORICO DE URUGUAY, DÉCADA 90:

              • Primeros años del siglo XX:

                A principios del siglo XX la pertenencia a los dos grupos políticos rivales dejó de ser meramente una cuestión de lealtades tradicionales. Los blancos se convirtieron en un partido conservador, atrayendo fundamentalmente a la población rural y al clero, mientras que los colorados adoptaban posturas progresistas y proponían una avanzada legislación social. Durante la presidencia del colorado José Batlle y Ordóñez (entre 1911 y 1915) se promulgó un amplio cuerpo de leyes sociales, lo que pronto convirtió a Uruguay en el país más progresista del continente.

                En 1917, durante la I Guerra Mundial, Uruguay rompió relaciones con Alemania y arrendó a Estados Unidos los buques alemanes que requisó en el puerto de Montevideo. Ese mismo año se promulgó una nueva Constitución, una de las más avanzadas de su tiempo, que dividió la autoridad del poder ejecutivo entre el presidente y el Consejo Administrativo Nacional, y estableció la separación entre la Iglesia y el Estado. En 1920, Uruguay se incorporó a la Sociedad de Naciones.

                En 1931 asumió la presidencia Gabriel Terra, quien dos años después exigió la enmienda de la Constitución uruguaya para ampliar los poderes presidenciales; ante las protestas que originaron sus demandas, instauró una dictadura. En 1934, la Asamblea redactó una nueva Constitución. Durante la II Guerra Mundial, Uruguay rompió sus relaciones diplomáticas, financieras y económicas con las potencias del Eje. En 1945, el país fue uno de los miembros fundadores de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

                La década de la posguerra:

                En 1947 fue elegido presidente el candidato del Partido Colorado y antiguo ministro de Obras Públicas, Tomás Berreta, aunque murió pocos meses después de asumir el cargo; el vicepresidente Luis Batlle Berres completó el resto del mandato presidencial. Las elecciones presidenciales y legislativas de 1950 llevaron al poder en marzo de 1951 al colorado Andrés Martínez Trueba. Dos años después, la reforma constitucional promovida por el presidente abolió la presidencia y transfirió el poder ejecutivo a los nueve miembros de un organismo colegiado, el Consejo Nacional de Gobierno.

                En represalia por la política uruguaya de conceder asilo político a los refugiados de Argentina, el dictador de este país, Juan Domingo Perón, impuso restricciones en los viajes y en las relaciones comerciales con Uruguay. En protesta, el gobierno rompió los lazos diplomáticos con Argentina en 1953.

                Entretanto, la caída de los precios de la lana y la reducción de las exportaciones de carne provocaron el aumento del desempleo y la inflación. Para mejorar su situación, Uruguay firmó en 1956 varios acuerdos comerciales con la República Popular China y otros países comunistas. Sin embargo, estas medidas no impidieron que continuara el deterioro económico.

                En 1958, tras 93 años ininterrumpidos de gobierno colorado, los blancos ganaron las elecciones por abrumadora mayoría. El nuevo gobierno puso en marcha reformas económicas, pero tuvo que enfrentarse a la movilización izquierdista y sindical.

                Deterioro político:

                Los blancos permanecieron en el poder hasta 1966. Ese año, junto a los colorados, aprobaron la restauración del sistema presidencialista, aprobada por referéndum en noviembre. En las elecciones presidenciales que se celebraron meses después ganaron los colorados, asumiendo la presidencia un antiguo general de las Fuerzas Aéreas, Óscar Gestido; tras su fallecimiento fue sucedido por el vicepresidente, Jorge Pacheco Areco. La política antiinflacionista de Pacheco provocó gran malestar social, por lo que el grupo guerrillero de los tupamaros intensificó sus acciones para derrocar al gobierno.

                Desde junio de 1968 hasta marzo de 1969, Uruguay se mantuvo bajo una forma modificada de ley marcial (las denominadas “medidas prontas de seguridad”). La gira por América Latina del político estadounidense Nelson Rockefeller, que en junio de 1969 llegó a Uruguay, provocó la protesta social con violentas manifestaciones, por lo que el presidente Pacheco volvió a imponer el estado de sitio.

                En las elecciones del 28 de noviembre de 1971, el candidato colorado Juan María Bordaberry y su contrincante blanco obtuvieron casi los mismos votos, pero en febrero de 1972 la Junta Electoral proclamó presidente a Bordaberry. Entretanto, la violencia de los tupamaros se había incrementado, siendo frecuentes los secuestros y atentados. Tras una ola de arrestos en 1971, unos 150 tupamaros escaparon en dos fugas masivas. En abril de 1972, el Congreso declaró el estado de guerra interno y suspendió las garantías constitucionales, mientras que una fuerza de 35.000 policías y soldados se lanzó a la busca y captura de la guerrilla. El estado de guerra se levantó el 11 de julio, aunque las garantías constitucionales permanecieron suspendidas hasta 1973. Muy pronto, Bordaberry se vio sometido a la presión de los blancos y de las facciones disidentes de su propio partido; los trabajadores reaccionaron contra las duras medidas económicas y sociales con las huelgas, que estallaron continuamente durante todo el año 1972; además, la inflación se disparó y la moneda se devaluó diez veces.

                Los militares toman el poder:

                En febrero de 1973, Bordaberry cedió una parte de su autoridad ejecutiva a las Fuerzas Armadas, que se habían hecho más agresivas a medida que obtenían éxitos en sus acciones contra la guerrilla, lo que provocó un conflicto con el Congreso. El presidente optó entonces por disolverlo y sustituirlo por el Consejo de Estado, integrado en su mayoría por militares. La Convención Nacional de los Trabajadores (CNT) respondió con una huelga general que el gobierno consiguió romper, tras violentas confrontaciones, el 11 de julio; un mes después, la autonomía de los sindicatos llegó a su fin con la ilegalización de la CNT. Durante esos tres años los militares ampliaron su control sobre la mayoría de las instituciones, estableciendo una represiva dictadura militar. En 1976, Bordaberry tuvo que cancelar las elecciones previstas para ese año y fue depuesto de su cargo de presidente.

                Un nuevo Consejo de la Nación eligió como presidente a Aparicio Méndez, antiguo ministro de Salud Pública, para un mandato de cinco años. Uno de los primeros actos de su gobierno fue privar de derechos políticos a quienes habían participado en política entre 1966 y 1973. En 1976, el número de prisioneros políticos encarcelados por el gobierno se elevaba a unas 6.000 personas y las violaciones de los derechos humanos por parte de los militares eran frecuentes.

                Algunos políticos proscritos volvieron a adquirir sus derechos en los años siguientes, aunque la mayoría no lo consiguió hasta 1980, cuando los partidos Blanco y Colorado volvieron a legalizarse. Una nueva Constitución, cuya aprobación fue sometida a referéndum en noviembre de 1980, fue rechazada, tras lo cual el gobierno canceló las elecciones previstas. El 1 de septiembre de 1981 asumió la presidencia el general Gregorio Álvarez para un mandato que debía terminar en 1985. Álvarez permitió el regreso de numerosos exiliados y convocó elecciones dos años después.

              • VACÍO EXISTENCIAL:

              • Para tener una clara idea de lo que es vacío existencial, es necesario conocer qué es existencialismo, como corriente filosófica. A continuación alguna definiciones:

                3.5.1. El Existencialismo:

                En el existencialismo se hacen patentes y centrales algunos temas de la filosofía contemporánea, por ejemplo, el carácter incierto y precario del hombre en el mundo, el reconocimiento de que la condición de incertidumbre y peligro, que es propia del hombre, no se limita a él, sino que revela- en cierta medida- la naturaleza misma de la realidad en la que el hombre vive. Cabe afirmar que este reconocimiento es el punto de partida de todo existencialismo. Para esta corriente es evidente que si el hombre filosofa y se propone, en cuanto filosofa , problemas y preguntas sobre el ser, tales problemas y preguntas no son únicamente asuntos privados del hombre, sino que conciernen, en cierto modo al ser mismo sobre el cual versan. El hombre con el existencialismo es sólidamente consciente de su naturaleza finita, y de esta naturaleza finita se ha hecho una palanca para comprender y enfrentarse consigo mismo, con los demás y con el mundo.

                Entre los principales pensadores que representan esta corriente se encuentran: M. Heidegger, K. Jaspers y Jean Paul Sastre.

                I. M. BOCHENSKI expresa al respecto: El existencialismo se ocupa de problemas del hombre, hoy llamados “existenciales”, tales como el sentido de la vida, de la muerte, del dolor, etc.

                Vacío existencial, según los siguientes autorees:

                S. RADHAKRISHNAN y P. T. RAJU en su libro: El Conocimiento del Hombre, con respecto al vacío existencial exponen:

                Un significado, un sentido, denota una condición que no puede reducirse a una relación material ni ser aceptada por los órganos sensoriales.

                El significado de la compatibilidad con una idea; es además, lo que es un hecho en función de otra cosa; la preñez de un objeto con valor.

                La vida es preciosa para el hombre, pero, ¿lo es sólo para el hombre? ¿O hay alguien más necesitado de ella?

                Hay en la mente humana una certidumbre de que el estado de existencia y el estado de significado se relacionan entre sí, que la vida puede medirse en función a un significado. La Voluntad de encontrar un sentido y la certidumbre de la legitimidad de nuestro esfuerzo por determinarlo son intrínsecamente humanos, así como la voluntad de vivir y la certidumbre de estar vivos.

                A pesar de fracasos y frustraciones seguimos obsesionados por esa irreprimible búsqueda. No podemos aceptar jamás la idea de que la vida está vacía y no tiene sentido.

                CRUZ, MANUEZ, en su libro: Filosofía Contemporánea, interpreta a Sastre así:

                “La conciencia teorizada por Sastre es pura traslucidad, pura presencia en el mundo o, mejor, ser en el mundo. Es un vacío, es cierto, y la fuente absoluta de nuestra existencia”

                Es simplemente “la primera condición y la fuente absoluta de la existencia”. Es nada, pero nada que apunta al ser”.

                El psicólogo VIKTOR FRANKL, dice que un número extraordinario de pacientes sufren la sensación de una abismal falta de sentido. Lo que les falta es encontrar algo que le de sentido a la vida. Lo que los oprime y agobia es su vacío interior, es una especie de “vacío existencial”.

                Se pregunta Frankl en su libro Psicoterapía en la Práctica Médica, qué pudo haber causado el vacío existencial. Y ofrece la siguiente explicación: al contrario de los animales, el hombre carece de instintos y de impulsos que le digan lo que debe hacer. Y al contrario de otras épocas, ninguna tradición le dice que debe hacer. Y al no saber lo que debe hacer tampoco sabe lo que quiere. En consecuencia se produce en él una dualidad: o sólo quiere lo que hacen los otros, y eso es conformismo; o al revés, sólo hace lo que los otros quieren de él, y eso es totalitarismo. Y aquí nace la frustración de no saber qué hacer y para qué.

                Esta frustración se enmascara y se convierte en la causa del suicidio, la drogadicción, el alcoholismo, la creciente criminalidad, fruto de esa frustración. Hoy es fácil probar el rol que desempeña en el hombre la frustración existencial. Para llegar a esta conclusión existen diez tests logoterapéuticos. Se ha llegado a comprobar, por medio de estos tests que en más de 60 pacientes la queja generalizada de éstos es que su vida carece de sentido. Estadísticamente se ha probado que la causa de la drogadicción no es la “imagen débil del padre”, como sostiene el psicoanálisis, sino que -en base a un grupo de 416 estudiantes examinados- los estados de crisis provenían del alto grado de frustración. En el caso del alcoholismo crónico, se pudo comprobar que el 90 por ciento de estos pacientes sufrían de un sentimiento de falta de sentido abismal.

                La pérdida del sentido de la vida, el vacío existencial que desencadena la frustración, se debe a la carencia de valores trascendentes y de una educación que promueva el desarrollo integral del ser humano. El desarrollo integral consiste en la convivencia armónica de la mente, las emociones y el cuerpo. Hay que lograr que la mente, las emociones y el cuerpo no estén en mutuas contradicciones. En el desarrollo total de cada ser humano hay que ayudarlo a realizar en pleno su más alta capacidad. La comparación, a la que estamos acostumbrados, impide este pleno florecimiento del individuo, ya aspire éste a ser jardinero o científico. La plena capacidad del jardinero es la misma que la del hombre de ciencia según su naturaleza. Pero cuando se los compara surge el menosprecio y las reacciones de envidia crean el conflicto. No se puede comparar ni con la mayor o menor capacidad. El dolor es dolor, como el amor es el amor, ya sea en el rico como en el pobre.

                El pleno desarrollo de todo individuo crea una sociedad de iguales. Cuando cada individuo florece hasta plasmar su capacidad, no hay comparación de funciones, hay únicamente la expresión de esa capacidad y se pierde la ponzoña de la envidia que es una de las causantes de las frustraciones.

                Para efecto de entender la intención de este trabajo de investigación creemos conveniente definir el vació existencial como la falta de encontrarle un sentido a nuestra vida, un no saber qué hacer ni para qué hacer, es permanecer en el mundo sin metas ni objetivos. Sin darle dirección a nuestra existencia y vagar por el mundo con una vida sin sentido

              • CONDUCTA:

              • S. DI CARPIO, Nicholas en su libro: Teoría de la Personalidad, expone al respecto.

                “El aspecto más tangible de la personalidad es la conducta. Seguramente puede haber más acuerdo en lo que la persona está haciendo (y en los productos de de la conducta) que en él cómo o por por qué lo hace. Debido a que la conducta es observable y medidle, la definición aceptada más ampliamente de psicología es la ciencia de las causas de la conducta”.

                CÁRDENAS SÁNCHEZ, Enrique en su “Diccionario de Pedagogía y Psicología” define a la conducta como:

                a) En general, y especialmente en Pedagogía (con una acepción moral): Manera de comportarse, en bien o mal; en este sentido, la conducta es esencialmente buena o mala.

                b) Psicología (sin acepción moral): Conjunto de acciones y reacciones de un individuo con respecto a los estímulos de su medio.

                • La conducta implica los hechos psíquicos.

                • De una manera general, la psicología de la conducta es el estudio del hombre en sus relaciones con el universo y, sobre todo, en sus relaciones con los otros hombres. ( P. Janet)

                • Se distinguen, a grosso modo tres grandes categorías de conductas mnémicas: (…) conducta de llamada, (…) conducta de reconocimiento, (…) conductas de reaprendizaje. (C. Flores)

                El mundo interior se va a manifestar objetivamente en el comportamiento o conducta. (MACKAY)

                Así, “la conducta de los personajes- hablando de “caracteres” - se da conocer por sus señas exteriores, la actuación y los movimientos interiores, que además van a asegurarles una continuidad de rasgos característicos que se manifiestan por uno de ellos dominante” (CASTAGNINO)

              • LA VIDA SIN SENTIDO:

              • Una de las más interesantes aventuras que se nos presentan en la vida es encontrarle sentido. Si, es correcto, la Vida tiene sentido, pero nos corresponde a cada uno encontrarle el sentido individual que nos permitirá aprovechar al máximo nuestra travesía por este mundo.

                Se trata de encontrar las respuestas particulares a las preguntas ¿De qué se trata la vida?, y ¿Qué vine a hacer aquí? Se trata de respuestas particulares porque necesitamos respuestas que nos sirvan a nosotros.

                Es decir, a cada ser humano le toca encontrar sus propias respuestas, a cada cual le toca descubrir su propia verdad. Lo que es útil para uno puede no tener sentido para otro, y lo que es significativo para este último puede carecer de valor para el primero.

                Al vivir una vida sin verdadero sentido, cualquier cosa que se hace carece de significado y no se obtiene ninguna satisfacción real.

                Lo anterior potencialmente podría hacernos sentir vacíos y darnos la sensación de estar solos. Esto a su vez podría colocarnos en una situación de "estar buscando algo y no saber qué es".

                Es un hecho que un porcentaje de las personas que habitan este planeta no saben por qué están vivas, y ni siquiera piensan en ello. Aun así, una vida sin sentido se hace poco llevadera al pasar el tiempo.

                Es por eso que muchas personas se encuentran en situaciones no deseadas después de retirarse, que los desempleados se sienten deprimidos, y aun los ricos y famosos se sienten infelices.

                Encontrarle sentido a la vida es de vital importancia, pues de otra manera podríamos ser presa fácil de los falsos sentidos. De no ocuparnos en encontrar el sentido de nuestra propia vida, podríamos sentir un vacío en nuestro interior.

                En ese caso existiríamos, pero no sabríamos por qué, o para qué. Y esto es algo que nos toca resolver por nuestros propios medios.

                Recordemos que un vacío siempre es llenado. En ausencia de un verdadero sentido y propósito en la vida, encontraremos alguna otra cosa con que llenar ese supuesto "vacío", y al hacerlo le estaremos dando la espalda (aunque solo momentáneamente) a nuestro impulso interior, que nos motiva a buscar dentro de nosotros mismos las respuestas.

                Independientemente del punto de partida, la creación de un plan de vida es esencial. Cada uno de nosotros necesita encontrarle sentido a su vida, saber por qué estamos aquí. Una vez establecido este plan, nuestras actividades y proyectos emergen de y son coherentes con él. De esta manera nuestras acciones adquieren sentido y tomamos conciencia de nuestra capacidad de crear nuestra realidad a voluntad.

                Al reconocer todo esto tomamos conciencia de que el sentido de la vida tiene que ver con asumir la responsabilidad de nuestra vida y lo que ocurre en ella, con convertirnos en creadores de nuestra vida en lugar de ser simples observadores pasivos, y que nos encontramos aquí para un propósito único, que solo nosotros podemos realizar.

              • ANGUSTIA:

              • CRUZ, Manuel, en su libro: Filosofía contemporánea, interpreta a HEIDEGGER así: “Aquello ante lo cual se angustia, es lo mismo que aquello por lo cual él se angustia: el mundo como tal. Lo que inspira su angustia es el reconocimiento de lo que significa estar - en el - mundo, reconocimiento que se produce cuando lo ve en su totalidad y no meramente en las perspectivas de sus preocupaciones particulares” (…). El común de los hombres prefiere abandonarse al vértigo de la vida cotidiana, en lo que lo familiar y lo próximo ocultan el estado de ánimo fundamental de la angustia. Se comprende la actitud: al desparecer las preocupaciones habituales, se le revela a la existencia humana el extrañamiento de la soledad.

              • DEGRADACIÓN DEL HOMBRE:

              • Decadencia, declive tanto en el aspecto físico, como en el aspecto moral, conductual.

              • MISERIA:

              • Extrema Pobreza. Desgracia. Infortunio. Estrechez, falta de lo necesario para el sustento u otra cosa.

              • INDIVIDUALISMO:

              • Actitud en la que los intereses de uno mismo tienen más importancia que cualquier otra consideración o cosa

              • IRREALISMO.

              • Entendido como todo aquello que está lejos de la realidad, lo que se vuelve utópico en su realización o imposble.

              • INFIDELIDAD:

              • Falta de fidelidad, deslealtad.

              • SOLEDAD:

              • Situación de quien está solo. Lugar donde no se encuentra a nadie.

                -La verdadera soledad no es ninguna huida enfermiza; es un tiempo de profundización personal encaminada a preparar encuentros, elaborar problemas vitales, y también descansar de la excesiva agitación que provoca la vida moderna.

                -La palabra soledad es ambigua, en realidad, no significa aislamiento; este es una carencia, una privación, allí donde la soledad es una plenitud.

                -Mediante la soledad, la meditación tiene toda la eficacia del asombro.

              • FRACASO:

              • Conducta de fracaso: Anomalía psíquica que consiste en que el sujeto, sintiéndose predestinado al fracaso, fracasa efectivamente en las empresas en las que hubiese debido tener éxito, o que incluso tiene el sentimiento de haber fracasado cuando efectivamente ha tenido éxito.

              • FRUSTRACIÓN:

              • Cuando hay un impulso, un deseo, y la persona no es capaz de satisfacerlo, aparece entonces lo que en Psicología llamamos frustración. Que se manifiesta como un estado de vacío o de anhelo insaciado.

                Muchos problemas vienen del mundo de las frustraciones que desencadenan en las personas comportamientos agresivos tanto hacia el exterior como hacia el interior, transformando al individuo en un ser antisocial o autodestructivo.

              • INDIVIDUALISMO:

              • Tendencia al aislamiento voluntario en los afectos, intereses, estudios, etc. Propensión a obrar según el propio albedrío y no de concierto con la colectividad.

                También podemos decir que es “egoísmo”, es decir que solo se piensa en uno mismo y no en los demás; el individualismo es concebido, también, como una exclusión de la sociedad para pasar o formar parte de un mundo que gira alrededor de un mismo.

              • FANTASÍA:

              • Facultad del ánimo de reproducir por medio de imágenes las cosas pasadas, de representar los pensamientos o idealizar las cosas reales.  Imaginación.  Ilusión de los sentidos.  Adorno de moda.

              • ANÁLISIS ESTRUCTURAL:

              • Determinación de los aspectos generales de la obra:

              • Síntesis de la realidad representada (argumento):

                La obra empieza con la descripción de Santa María, donde transcurre la mayor parte de hechos, y de la fábrica El Astillero; estos son lugares míseros, oscuros, solitarios y degradados.

                Larsen quien vuelve a Santa María luego de haber sido desterrado hace cinco años, recorre la cuidad, ante la mirada perpleja de todos los habitantes quienes lo vuelven a ver.

                Ya en Santa María, Jeremías Petrus -dueño de El Astillero- propone a Larsen la Gerencia General de la fábrica, a lo que Larsen responde sí. Tontamente Gálvez y Kunz - gerente administrativo y gerente técnico, respectivamente- discuten con Larsen sobre la cantidad que requería como sueldo por su trabajo. Larsen va a buscar al doctor Díaz Grey, y le cuenta todo lo que hasta ese momento había acontecido en su vida. Asimismo, conversa con J. Petrus sobre la condición en que se encuentra la fábrica, a lo que responde que todo marcha bien.

                Gálvez tiene en su poder un documento falsificado de Petrus con el que lo denuncia y es encarcelado, Gálvez desaparece y Larsen viaja a Santa Maria para buscar a Gálvez y visitar a Jeremías Petrus, pero no encuentra al primero, así que va a visitar a Patras; luego se contacta con el policía Medina y al comentarle que esta buscando a Gálvez, éste le comunica que ha muerto ahogado.

                Larsen regresa a Puerto Astillero, vaga por las calles, va a visitar a Angélica Inés, pero se queda en el cuarto de Josefina, la empleada, luego al ver que la mujer de Gálvez está dando a luz, se va. Finalmente paga con su reloj a una embarcación para ir al Rosario, allí murió de pulmonía.

              • Segmentación Estructural:

              • En torno al ambiente y escenario de la obra:

              • AMBIENTE:

                En la obra se puede percibir un ambiente pesimista, oscuro, lleno de imágenes solitarias conjugadas con el fracaso. Además se nos presenta lugares y acciones miserables lo que imprime en la obra ese carácter existencialista, el vació existencial que esta presente en los personajes y que se manifiesta en su conducta.

                ESCENARIO: Los hechos se dan en:

                El Puerto de Santa María.

                Puerto de El Astillero.

                La Glorieta.

                Puerto de El Rosario.

                Belgrado.

                Club de remo.

                PERIODO:

                Aproximadamente la obra trascurre desde julio hasta setiembre, es decir tres meses; desde el invierno hasta inicios de la primavera.

              • Caracterología de los personajes:

              • Larsen (Gerente General del Astillero):

                Físico: Gordo, nariz delgada y curva, cara redonda, estatura baja, enfurruñado, sin ingenio.

                Psicológico:

                Era: fantasioso, irrealista, infiel, seductor, solitario, manipulador, individualista, depresivo.

                Jeremías Petrus:

                Físico: Cuerpo erguido y trotante, largas patillas chatas.

                Psicológico: Mentiroso, irrealista, convencedor, manipulador, seguro, sereno, serio, no es cariñoso.

                Gálvez (Gerente Administrativo del Astillero):

                Calvo; Chantajista, indiferente, individualista.

                Kunz (Gerente Técnico del Astillero):

                Físico: Cara redonda, con la barba crecida, el pelo endurecido, excesivo y negro, piel rojiza, más viejo.

                Psicológico: Reservado, serio, trabajador, prudente, serio, respetuoso.

                Angélica Inés:

                Físico: Alta, redonda, pechuda, con grandes nalgas, piel muy blanca, brillantes ojos grises, cuello grueso, usaba trenzas.

                Psicológico: celosa, impulsiva, risueña, tonta.

                Mujer de Gálvez.

                Físico: Boca gruesa, embarazada, pálida, ojos entornados.

                Psicológico: Seria, infiel, indiferente, solitaria, pobre, descuidada en su aspecto físico.

              • Sintaxis de las acciones:

              • Regreso de Larsen a Santa María, después de cinco años de destierro.

              • Recorrido de Larsen al pueblo de Santa María, dejando perplejos a los pobladores que lo volvían a ver.

              • Larsen se entrevista con Jeremías Petrus, y éste le propone trabajar en El Astillero como gerente General, a lo que Larsen acepta.

              • Gálvez le comenta a Larsen que ha encontrado el título falso de la fábrica.

              • Larsen visita a Gálvez porque éste no fue a trabajar una semana; sin embargo no quiso atenderlo.

              • Larsen va a buscar a díaz Grey, el doctor, y le cuenta todo lo que hasta ese momento ha acontecido.

              • Larsen va a buscar a Petrus y le comunica el estado de la fábrica.

              • Larsen comunica a J. Petrus que Gálvez puede meterlo en la cárcel por haber falsificado el título de la fábrica El Astillero.

              • Larsen Kunz y Gálvez venden piezas de la fábrica.

              • Angélica Inés va a la oficina de Larsen a reclamarle por su infidelidad.

              • Gálvez entrega el título falso a la justicia por lo que Jeremías Petrus es arrestado; luego Gálvez desaparece y envía su carta de renuncia al Astillero.

              • Larsen y Kunz al recibir la carta de Gálvez venden algunas piezas del Astillero sin importarles el precio.

              • Larsen viaja a Santa Maria, pregunta por Gálvez, pero no lo encuentra, luego va a visitar a la cárcel a Jeremias Petrus.

              • Larsen llama y va a visitar a Medina, un viejo amigo de la policía, quien le comunica que Gálvez ha muerto ahogado.

              • Larsen regresa a puerto Astillero, vaga por las calles, va ha visitar a Angélica Inés, pero termina en el cuarto con Josefina, la empleada.

              • Larsen viaja al puerto de El Rosario y allí muere de pulmonía.

              • Determinación de los ejes actanciales:

              • E.A.1. Regreso de Larsen a Santa María, después de cinco años de destierro.

                E.A.2. Larsen se entrevista con Jeremías Petrus, y éste le propone trabajar en El Astillero como gerente General, a lo que Larsen acepta.

                E.A.3. Gálvez entrega el título falso a la justicia por lo que Jeremías Petrus es arrestado; luego Gálvez desaparece y envía su carta de renuncia al Astillero.

                E.A.4. Larsen viaja a Santa Maria, pregunta por Gálvez, pero no lo encuentra, luego va a visitar a la cárcel a Jeremias Petrus.

                E.A.5. Larsen viaja al puerto de El Rosario y allí muere de pulmonía.

              • Tópicos o unidades ideológicos:

              • TÓPICO FILOSÓFICO:

                La obra es eminentemente filosófica, onetti y por ende su obra abraza la corriente existencialista, para la cual lo principal de la realidad es la existencia humana. Cuando Sastre llevó dicha corriente a la literatura, sus seguidores pintaron al hombre moderno como un ser solitario, angustiado porque vive en un mundo frío que lo ignora y que, le ha mutilado la fe en sus creencias tradicionales.

                Es así como se nos presentan los personajes de la obra, además de manifestar el vació existencial.

                Lo que hace Onetti es plasmar a partir de sus personajes la concepción que el tiene del hombre, aquel el hombre cuya vida no tiene sentido y que simplemente espera la muerte porque no tiene metas trazadas que cumplir.

                TÓPICO PSICOLÓGICO:

                Onettí incide mucho en este aspecto de los personajes, si bien no los caracteriza de manera precisa como lo hace con los ambientes, a trabes de los hechos podemos percibir claramente el papel y la simbología que tiene cada personaje.

                Dado que la novela tiene ese carácter filosófico es imposible desligar el carácter psicológico en los personajes.

                Los personajes se muestran solitarios, individualistas, pesimistas, etc. Todos estos adjetivos responden a una concepción existencialista del hombre.

                TÓPICO SOCIAL:

                En la obra se nos presenta la realidad de una sociedad sucumbida en la más extrema pobreza. La novela se constituye en un espejo de la realidad del pueblo uruguayo de la década de los 90'.

                Onetti nos presenta una sociedad pesimista, que ha perdido toda esperanza de superación y que solo vive por vivir.

                TÓPICO ECONÓMICO:

                Sin duda la obra refleja la crisis económica de un pueblo, la miseria esta presenta y muy caracterizada en la obra, los lugares degradantes, viejos, sucios y hasta inhabitables constituyen las consecuencias de la miseria que atraviesa el pueblo.

              • Determinación de los valores temáticos:

              • Tema de la obra:

                Lo absurdo de la vida en una sociedad miserable, en la que nuestra existencia no tiene otra salida que la muerte.

              • ETAPA DE COMPROBACION Y JUSTIFICACIÓN:

              • Demostración y comprobación de la unidad significacional seleccionada:

                Vacío existencial

                INDICIO 01:

                “Balanceando la cabeza, la mujer midió con asombro y regocijo la estupidez de los hombres, el absurdo de la vida y volvió a besarlo”. (pag 387)

                Otra característica del vacío existencial es concebir a la vida como absurda, y esto claramente se ve en el fragmento. Si la vida no tiene sentido, por ende es absurda y la existencia de los personajes e vuelva absurda también.

                INDICIO 02:

                “Fue entonces que acepto sin reparos la convicción de estar muerto. Estuvo con el vientre apoyado en la pileta, despreocupado de fechas, adivinando las cosas que haría para ocupar el tiempo hasta el final, hasta el día remoto en que su muerte dejara de ser un suceso privado”. (pag 381)

                Como de ve Larsen espiritualmente ya no es nadie, no se valora así mismo, ni desea hacerlo. Como es propio del vació existencial, al no encontrarle sentido a su existencia sólo le queda esperar la muerte.

                INDICIO 03:

                “Estaba colocado en un terreno cuya perspectiva le impedía saber quiénes éramos, que representábamos para él; de qué se trataba, en suma”. (pag 362)

                Se puede apreciar que Onetti plasma caramente el vacío existencial, como un no saber qué somos ni en dónde estamos. Larsen se muestra como una persona desubicada, perdida en su propio mundo sin sentido.

                INDICIO 04:

                “Para nada, por el gusto de visitar estas calles solitarias y acercarme a la noche que se va formando en la altura de la plaza nueva, sin apuro de llegar, despreocupado de trabajos y miserias, pensando, al principio por capricho y después por amistad, en la vida de la gente muerta que vivió en estas casas con escalones de mármol y portones de hierro”. (pag 734)

                Nuevamente apreciamos a un Larsen indiferente con lo que pueda ocurrir, ajeno a su realidad, y esta actitud responde al vació existencial en el que se encuentra porque no le encuentra sentido a su vida ni, es un personaje de ante mano muerto espiritualmente.

                Vida sin sentido

                INDICIO 01:

                “Y él no deseaba - sobre todo sabiendo que iba para nada, que su viaje sólo era una pausa sin sentido, un acto vacío - tener que caminar sobre las piedras del puerto y las rectas rampas de las callejuelas con los ojos buscando miradas de asombro o simple reconocimiento” (pag. 278)

                Onetti, nos manifiesta la vida sin sentido del hombre, en este caso de Larsen que regresaba a Santa María, pero sin saber para qué ni qué importancia tenía este viaje. Sólo iba en busca del doctor sin saber si lo encontraría o no.

                INDICIO 02:

                “La mañana estaba limpia, gris y azul…, porque ya sólo es posible morir con ella” (pag. 320)

                Como se aprecia a Larsen no le interesa los lugares oscuros, es más -como dice Onetti- parece que sólo espera la muerte, no le encuentra un sentido a su vida, no le preocupa su existencia, se despreocupa de el mismo; solo vive por vivir con una vida sin sentido.

                INDICIO 03:

                “Pero el encono y aun el silencio, no parecían provocados por la miseria, pero el parto inminente, por el hecho de que Gálvez pasara las noches en El Chamamé. No tenía motivos concretos. Tal ves ella no fuera ya una persona sino el recipiente de una curiosidad, de una espera. Tarareaba tangos y no podía asegurarse que escuchara siempre, no podía saberse si la sonrisa o por lo menos la punta arqueada de la boca se vinculaba con los lentos dramáticos discursos de Larsen o con suposiciones sobre hechos futuros. “Como si una vieja costumbre de abandono e imbecilidad le hiciera creer que todo es posible, que todo puede suceder y ahora mismo, lo razonable y sus mil incalculables opuestos”, improvisaba Larsen. (pag. 335)

                La mujer de Gálvez es otro de los personajes cuya existencia carencia de sentido. Onetti plasma el vacío existencial en cada uno de sus personajes, inclusive la mujer que está embarazada, se podría suponer que tiene alguien por quien vivir, muestra desinterés por su existencia, por su destino, es decir tiene una vida sin sentido.

                Degradación del hombre

                INDICIO 01:

                “Pero la indiscutida decadencia de Larsen era, a fin de cuentas, la decadencia de sus cualidades y no un cambio de éstas. Años atrás había asediado con mayores energías, con mayor astucia a dos mujeres que nombraba, pensando, “la loquita” y “la preñada”. (…) Y es seguro que el joven Larsen, que nadie podía ya suponer con exactitud, se habría limitado, como éste de ahora, a reconquistar y conservar torturosamente un prestigio romántico e incorrecto en el jardín blanqueado de estatuas, (…) en los silencios inquebrantablemente que había regresado definitivamente. Y el mismo Larsen joven estaría con más brillo y más espontáneo, con menos falsedad, e infinitamente menos repugnante, ayudando a la mujer del sobretodo, la mujer de Gálvez.” (pag. 329)

                Como bien lo expresa Onetti, la degradación de Larsen no sólo era física, sino también de sus cualidades. El tiempo ha hecho que Larsen pierda virtudes de cuando era joven, ahora es un hombre con una vida sin sentido. Es abismal la diferencia -a tal punto que, podemos hablar de dos Larsen distintos- entre el Larsen joven y el actual que no es más que una sombra de lo que fue.

                INDICIO 02:

                “Cuando pudo ver se miró las manos; con templaba la formación de arrugas, la rapidez con que se iba hinchando las venas (…) estuvo mirando la ruina del astillero, el silencioso derrumbe de las paredes. Su colgante oreja pudo discernir aún susurro del musgo creciendo en los montones de ladrillos y de orín devorando el hierro”. (pag 390)

                Aquí vemos aun Larsen acabado, tanto física como espiritualmente, los años han dejado huella en él. A perdido totalmente la luz de su juventud, su degradación ha sido acelerada, y a la vez que él se degradaba también lo hacían los ambientes que no son mas que el reflejo del mundo interior de los personajes.

                INDICIO 03:

                “Por las tardes, los cielos de invierno, (…) podían mirar y envolver a un hombre viejo que había desistido de sí mismo, (…) de dos a seis el aire mordía una cara de viejo, malsana, colgante, boquiabierta, con el labio inferior estremecido por la respiración; (…) exaltaba la nariz delgada y curva, triunfante de la decrepitud y la grasa de la cara. (…) un viejo atónito, apenas babeante”

                Onetti nos presenta a un Larsen muy distinto de hace pocos años, su degradación además de ser espiritual es física. Y a la vez que trascurre la obra esta característica hace más notoria.

                Individualismo

                “Solo debo preocuparme por mí, no hay otra cosa; yo, triste y aterido en este escritorio, acorralado por el mal tiempo, la mala suerte, la mugre. Y sin embargo me importa que esta lluvia caiga sobre otros, golpee desganada sus techos.” (pag. 272)

                Onetti nos muestra a un Larsen individualista, que sólo piensa en él mas no por los demás, en otras palabras, se diría que es un egoísta que no le importa el bienestar ajeno. Asimismo conjuga el individualismo con la angustia que siente Larsen por estar viviendo en ese lugar, rodeado por la miseria.

                Soledad

                INDICIO 01:

                “Él mismo se puso en penitencia, metido en la cama, mirando la pared. Ni siquiera se hace el dormido. Tampoco está enfermo…” (pag. 275)

                La soledad es otro aspecto que se muestra en la obra, en este caso parte de Gálvez, que no deseaba ir a trabajar y se recostó en su cama, mirando a la pared, quería estar solo y no compartir los problemas que tenía.

                INDICIO 02:

                “Es así, entonces -dijo Larsen- Buenotengo que decirle que lo que hizo Gálvez significa el fin para todos nosotros. Y se le ocurre hacer esta locura cuando todo está a punto de arreglarse. Una verdadera lástima para todos, señora.

                Pero ella esta desinteresada y sorda en el banco, mirando con altivez la forma cuadrada de la noche blanca en el ventanuco” (pag. 351)

                La mujer de Gálvez, aún cuando se encontraba acompañada de Larsen y le contaba algunas cosas, era una mujer sumida en sí misma, solitaria. Poco o nada le interesa lo que Larsen diga. Aunque Onetti nos presenta personajes en un solo espacio, en realidad estos están solos, cada uno con sus intereses y ajeno a los demás.

                INDICIO 03:

                “Poblacho verdaderamente inmundo-escupió Larsen; después se rió una vez, solitario entre las cuatro lenguas de tierra que hacían una esquina, gordo, pequeño y sin rumbo encorvado contra los años que había vivido en Santa María, centra su regreso, contra las nubes compactas y bajas, contra la mala suerte” (pag. 216)

                El personaje principal Larsen manifiesta un reproche, desprecio hacia el pueblo Santa María, pero en sí es una forma de darse valor, fortaleza a su profunda soledad.

                INDICIO 04:

                “Casi siempre estaban solos por la noche, la mujer y larsen, porque Gálvez, que ahora apenas sonreía, se iba de la casilla en seguida de comer o no comía allí. Sin la sonrisa, la cara parecía ajena y muerta, insoportable de desvergüenza, libre del reflejo de su máscara blanca, confesaba y lucía la soledad, el ensimismamiento, la obscena indiferencia” (pag. 330)

                La soledad es un aspecto que se refleja en todos los personajes; aún cuando Larsen se encontraba en compañía de la mujer era un ser solitario. Onetti plasma este rasgo como un elemento temático que convive con ellos, los personajes. Larsen es un personaje que no tiene a nadie en la ciudad, se encuentra sumido e ensimismado en su propia intimidad.

                INDICIO 05:

                “Llego entonces el último viaje de Larsen río arriba, hacia el Astillero. Estaba entonces no simplemente sólo, sino también despavorido y con ese inquietante principio de lucidez de los que empiezan a desconfiar, a regañadientes, sin vanidad ni conciencia de astucia, de su propia incredulidad”. (pag. 380)

                La soledad es una actitud en la que Larsen se encuentra cada vez más y más inmerso. Pese a que todos los personajes conviven en un mimo espacio geográfico, esto no determina la socialización, puesto que cada uno vivía en su mundo muy ajeno al de los demás.

                Miseria

                INDICIO 01:

                “Calles de tierra o barro, sin huellas de vehículos, fragmentados por las promesas de luz de las flamantes columnas de alumbrado; y a su espalda el incomprensible edificio de cemento, la rampa vacía de barcos, de obreros, las grúas de hierro viejo que habían de chirriar y quebrarse en cuanto alguien quisiera ponerlas en movimientos. El cielo había terminado de nublarse y el aire estaba quieto, augural” (pag. 215)

                Refleja la descripción de un ambiente solitario, mísero que el autor evidencia es toda su obra como característica principal.

                INDICIO 02:

                “Larsen observó los grandes zapatos de hombre atados con cordones de luz eléctrica, cubiertos de barro y hojas” (pag. 275)

                La miseria es un aspecto que se presenta en casi toda la obra, ya se por la descripción de lugares o, como en este caso, por la vestimenta de los personajes, que no es apropiada para ninguno, mucho menos para una mujer embarazada.

                INDICIO 03:

                “No tan distintos, después de todo; emparentados por la pobreza o la miseria agresiva de sus ropas” (pag. 289)

                La miseria se vuelve a presentar en la obra, cuando nos menciona cómo eran sus ropas, pero esta vez estaban muy degradadas.

                INDICIO 04:

                “Fue, mucho antes de la hora de entrada, y se encontró con esa pocilga, aunque no tan miserable como ahora, se encontró con que el personal, los cientos, o miles o millones de empleados que disfrutaban las ventajas aún no reconocidas por las leyes más avanzadas, se componían de ratas, chiches, pulgas, tal vez algún murciélago, y un gringo que se llama Kunz y había quedado por olvido en un rincón dibujando planos o jugando con sellos de correo” (pag. 333)

                Onetti nos muestra la miseria en sus aspectos más extremistas, tal como se evidencia en este indicio. En la obra no sólo se pone en manifiesto una degradación como hombre, sino también una degradación física de los ambientes. El ambiente mísero, no es otra cosa que el reflejo del alma de los personajes. Existe una estrecha relación entre lo extremo -ambiente físico- en interno -conciencia- en la obra de Onetti.

                Fantasía

                INDICIO 01:

                “No me importa, gracias - dijo Larsen -. Lo estuve pensando. Por menos de cinco mil no me quedo. Cinco mil cada mes y una comisión sobre lo que pase más adelante - mientras alzaba el pocillo se café para chupar el azúcar, se sintió descolocado y en ridículo, pero no pudo cometerse, no pudo dar un paso atrás para salir de la trampa -. Estoy viejo para hacer méritos con eso me arreglo, puedo ganar eso en otro lado. Lo que me importa es hacer marchar la fábrica. Ya sé que hay millones” (pag. 233)

                Larsen manifiesta idealizadamente el desarrollo de una fábrica sin tomar en cuenta las dificultades económicas, sociales que se pueda encontrar.

                INDICIO 02:

                “Señor Larsen - Kunz se levantó con una expresión de inocencia donde se marcaban las arrugas como cicatrices -. Mucho gusto en comer con usted. Serán cinco mil, como usted mande. Pero permítame decirle que pide poco; una miseria en realidad

                - Adiós - dijo Larsen…” (pag. 234)

                Es inevitable la imaginación de los personajes con respecto a seguir pensándolo absolutamente en el porvenir de una fábrica fracasada.

                INDICIO 03:

                “El viento inflaba los papeles amarillos que habían protegido al piso de las goteras del techo; agua sobre latas. Casi alegre, inquieto, abrochándose, con una diminuta expresión de vergüenza, Larsen imaginó el ruido laborioso de la oficina cinco o diez años atrás…” (pag. 265)

                Onetti realiza una descripción minuciosa del ambiente físico, a la vez describe la psicología de los personajes.

                INDICIO 04:

                “Ahora todo se va a arreglar”, dijo; pero yo supe que sólo pensaba en él. “¿Cómo?”, le pregunté” (pag. 349)

                Gálvez tiene la esperanza de que las cosas se pueden mejorar, que su condición mísera terminaría, pero la verdad se aferra a una fantasía. Además, Gálvez sólo piensa en sí, y no en su esposa, porque -en realidad- no le interesa su mujer ni su condición de embarazada.

                INDICIO 05:

                “Pero piense además que estamos justos en el momento en que la taba va a darse vuelta, en el viejo Petrus va a conseguir los capitales para poner de nuevo en marcha El Astillero. Y no sólo eso sino la ayuda del gobierno, debentures avalada por la nación para el astillero, el ferrocarril y todas las otras cosas que no tiene Petrus en la cabeza. Se lo puedo asegurar” (pag. 332)

                Larsen, aún cuando sabe que El Astillero está en la ruina, piensa -tal vez sin tener sentido de eso- que Petrus va reflotar la empresa. En esta actitud de Larsen se manifiesta la fantasía, el irrealismo de sus pensamientos “positivos” que nacen en bases inexistentes.

                INDICIO 06:

                “Y no me voy a morir antes de ver que todo vuelve a ponerse en marcha” (pag. 297)

                Onetti nos presenta a Jeremías Petrus como un personaje fantasioso, fuera de su realidad, que desearía dar hasta su vida para que El Astillero volviera a tener auge.

                Frustración

                INDICIO 01:

                “No iba a cobra, en todo caso, ni cinco ni seis mil pesos a fin de mes. Pero nadie le negaba la satisfacción de imponer un asiento con una sonrisa, con un manoteo afectuoso, el hombre que empuja la puerta…” (pag. 239)

                Larsen era conciente de sus acciones pero sentía la necesidad de refugiarse en ellas por su imposibilidad de ver su realidad que nunca serán realizables.

                INDICIO 02:

                “El hambre no era ganas de comer sino la tristeza de estar solo y hambriento, la nostalgia de un mantel lavado, blanco y liso, con diminutos zurcidos, con manchas recientes; crujidos de pan, platos humeantes, la alegre grosería de los camaradas…” (pag. 246)

                Larsen se siente frustrado, acompañado por una soledad profunda extraña el hogar cálido de una familia. Se encuentra sucumbido en una miseria tanto física como espiritual.

                Angustia

                INDICIO 01:

                “El portón estaba cerrado; miró las luces aún pálidas de la ventana, estuvo escuchando en silencio con un perro en el centro, tiró tres veces del cordón de la campana. “Puedo pegarme un tiro”, pensó sin entusiasmo, compadeciéndose…” (pag. 255)

                Larsen siente la desesperación de encontrarlo todo y a la misma vez no encontrar nada. El manifiesta su propia destrucción y degradación como hombre.

                INDICIO 02:

                “Por las tardes la soledad y el fracaso se hacían sólidos en el aire helado y Larsen se abandonaba al estupor. Había tenido una esperanza de interés, de salvación y ya la había perdido: odiar al Gálvez, encontrar un fin en el odio, en la resolución de venganza, en el cumplimiento de una serie de actos necesarios para el desquite”

                Larsen había perdido toda esperanza de reflotar el Astillero, siento que sus “proyectos” se acabaron con la decisión de Gálvez de entregar el titulo falso, ahora -como lo dice Onetti- su vida es un fracaso porque ya no puede hacer nada, esta en la ruina, aunque desde un primer momento estuvo arruinado.

                INDICIO 03:

                “Sentado, meditativo, fingiendo empeño estuvo haciendo caer el percutor hasta que empezó a declinar la sosegada tarde de fin de invierno; una vez y otra el dedo en el gatillo y el agazapado en el centro del silencio endurecido que lamían apenas perros, terneros, las bocinas lejanas balanceadas sobre el río”. (pag. 358)

                Aquí vemos a un Larsen afectado por la situación del Astillero, se muestra pensativo y preocupado, además el ambiente en le que se encuentra ayuda a hundirse en este estado de angustia que lo acompañare hasta el día de su muerte.

                Irrealismo

                INDICIO 01:

                “Es para arreglar las cosas y vivir con dignidad, como uno merece. Pero lo que realmente importa son los sueldos futuros. Y la otra cosa: los bloque de casa que va a construir la empresa para el personal. Claro que no será obligatorio vivir en ellas, pero sin duda muy conveniente” (pag. 276)

                Larsen a pesar que sabía que El Astillero no tenía las posibilidades para resurgir, seguía pensando e imaginándose que podía ser así, hasta soñaba con los sueldos que se pagarían y los beneficios que tendrían los trabajadores. Con estos pensamientos se muestra el irrealismo de este persoje, tratando de surgir con algo inexistente.

                INDICIO 02:

                “Espero que todo marche bien en el Astillero. Estamos al borde del triunfo, cuestión de días” (pag. 296)

                Jeremías Petrus seguía soñando con el triunfo de su fábrica, pensando en algo imposible de ocurrir, algo irreal que ya no podía suceder porque El Astillero se encontraba en la ruina total y no había posibilidad de resurgir

                Fracaso

                “Estaba de pronto alegre, estremecido por un sentimiento desacostumbrado y cálido, humilde, feliz y reconocido porque la vida de los hombres continuaba siendo absurda e inútil y de alguna manera u otra continuaba también enviándole emisarios, gratuitamente, para confirmar su absurdo y su inutilidad” (pag. 286)

                Onetti califica la existencia de estos personajes, como una vida absurda e inútil, llena de fracasos; incluso el doctor, quien es el que piensa así, tiene una vida absurda porque el al enviar los emisarios es parte de este absurdo.

                Infidelidad

                INDICIO 01:

                “Apretó delicadamente su vientre contra el de la mujer y la beso sujetándola apenas por los hombros, rozando la tela áspera con las yemas de los dedos. Ella se dejo besar y abrió la boca; se mantuvo inmóvil y jadeante todo el tiempo que Larsen quiso”. (pag. 352)

                Recordemos que ésta es la mujer de Gálvez y Larsen está en amores con Angélica Ines, hija de Petrus, lo que significa que ambos personajes no son fieles a sus parejes. La infidelidad, en la obra, está representada en estos dos personajes”

                INDICIO 02:

                “Se acerco a Larsen, (…) hasta que el se inclinó un poco para besarla, recordando imprecisamente, reconociendo con los labios un ardor y una paz”. (pag 387)

                Larsen es un personaje inestable a tal punto que no se establece con una sola mujer, es este caso está con Josefina, la empleada de su prometida Angélica Inés. La infidelidad responde a una carencia de valores personales que todos los personajes presentan.

              • ETAPA DE VALORACIÓN FINAL:

              • CONCLUSIONES:

                • El Astillero refleja la realidad del pueblo Uruguayo de mediados de la década del 90, pero no es una copia fiel de la misma, por el contrario a través de simbolos, como Larsen y El Astillero, Onetti plasma la miseria de su país y la vida sin sentido del hombre.

                • El vació existencial está presente en los personajes de la obra, y esto acarrea en su conducta. La obra muestra la soledad, el fracaso, la miseria, etc. Y todos estos elementos conviven junto con los personaje quienes solo viven por vivir.

                • Los ambientes míseros, degradados y solitarios, no son más que el vivo reflejo de los personajes, quienes también se encuentran sumidos en la miseria física y existencial. Es decir, existe una relación directa entre los ambientes y los personajes en la obra.

                • El Astillero tiene una orientación literaria existencialista, tanto como corriente literaria, como corriente filosófica.

                • La obra presenta descripciones minuciosas, tanto en los ambientes físicos como en la caracterización psicológica de los personajes.

                • Los elementos temáticos abordados en la obra son trascendentales, es decir rompen con el espacio y el tiempo; son temas universales ya que se encuentran en el hombre de todas las épocas.

                COMENTARIO:

                El Astillero de Onetti no es una obra que busque la recreación por medio de la lectura, es una novela que va mas allá, lo que se busca es palmar un hombre existencialista, para quien la vida no tiene sentido y esta sucumbido en el vació existencial.

                Hay una idea importantísima en esta obra, existe un relación directa entre la miseria de los personajes y los ambientes, los ambientes oscuros, solitarios y deprimentes no son más que el reflejo de los mismos personajes, tal como Onetti nos presenta a los personajes de igual manera están los ambientes. Así, el astillero se convierte, también, en una obra de corte social porque refleja la crisis económica en a la que se encuentran los personajes; la miseria en que se encuentran determina su conducta.

                Por otro lado en el astillero encontramos ese carácter alegórico, es decir la simbología, así tenemos una doble alegoría, por un lado Larsen y por el otro el Astillero, ambos simbolizan a esa sociedad y a ese hombre degradados, míseros y oscuros.

                El carácter existencialista de la obra le da una concepción muy distinta a las novelas que estamos acostumbrados a leer, sin duda es una novela que conlleva a la reflexión y a concebir la vida y al hombre desde otro punto de vista.

                Esta novela se constituye en la obra maestra de Onetti, en la que se muestra su madures como escritor y con un ideología bien definida.

                - 63 -