El arte de amar; Erich Fromm

Novela filosófica. Amor. Sociedad

  • Enviado por: Scorpia
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 17 páginas
publicidad
publicidad

Erich Fromm

Erich Fromm nace en Frankfurt (Alemania) en 1900. Psicoanalista y pensador alemán célebre por aplicar la teoría psicoanalítica a problemas sociales y culturales. Descendiente de familia judía. Tan sólo tenía 14 años cuando estalló la I Guerra Mundial, quedando realmente impresionado por la naturaleza de la conducta humana, siendo incapaz de comprender un acto tan irracional. Durante su etapa escolar, Fromm estudiaría con gran interés a Freud y Marx, encontrando en éste primero una forma de comprender la personalidad humana y las influencias sociopolíticas expuestas por Karl Marx. Cursó filosofía en la Universidad de Heidelberg en 1922, y se especializó en psicoanálisis en la Universidad de Munich y en el Instituto Psicoanalítico de Berlín, que fuera fundado por Freud. En 1925 comenzaría a ejercer como psicoanalista, siendo posteriormente nombrado profesor de la universidad de su ciudad natal. Durante los años 30 daría a conocer sus primeros trabajos sobre psicología religiosa, trabando estrecho contacto con pensadores de la Escuela de Frankfurt, tales como Marcuse, Adorno o Benjamin.

Visitaría Estados Unidos por vez primera en 1933, sin embargo, el ascenso de Hitler al poder le llevaría a establecerse en ese país, adquiriendo posteriormente la nacionalidad estadounidense. Sería profesor en las universidades de Columbia, Michigan, New York y Yale, en el Bemmington College de Vermont y en el Instituto Americano de Psicoanálisis. A menudo se vería envuelto en cuestiones socio-políticas por las que sentía un verdadero interés. En 1941 publicaría su ya célebre obra El miedo a la libertad, que le dio realmente a conocer, siendo muy traducida y divulgada, donde trataba el movimiento nazi en lo que algunos han venido a denominar como una interpretación "sociopsicoanalítica". En esta obra se revelaría un alejamiento definitivo de Freud.

En 1949 se traslada a Cuernavaca (México), de cuya universidad sería profesor. Por entonces fue desarrollando una teoría política acorde con sus ideas anteriores, que llamó "socialismo humanista comunitario", cuya finalidad apuntaría a devolver al ser humano aquellas capacidades que no puede desplegar por causa de la enajenación a que está sometido.

La sociedad sana (1955) y El arte de amar (1956) afianzarían su prestigio, sobre todo en ambientes universitarios. En estos textos escribiría acerca de su teoría del "amor maduro" como ingrediente para una realización individual que permitiera escapar a la enajenación producida por la sociedad de consumo o la omnipotencia del propio Estado. Se empeñaría en armonizar el marxismo y el psicoanálisis, al mismo tiempo que abrazaría en su pensamiento las aportaciones de Oriente, siendo fruto de esta reflexión su obra Budismo zen y psicoanálisis. Otras obras serían El hombre para sí mismo (1947), El lenguaje olvidado (1951), La misión de Sigmund Freud (1956), Más allá de las cadenas de la ilusión (1962), ¿Tener o ser? (1966) o La anatomía de la destructividad humana (1973).

En 1962 sería nombrado profesor de la Universidad de Nueva York. Recorrería muchos países dictando cursos. En 1980 fallecería en Murallo (Suiza) el que se consideraba uno de los líderes y principales exponentes del movimiento psicoanalítico de este siglo

Resumen por capítulos

1.-¿Es el amor un arte?

¿Es el amor un arte? ¿El amor es una sensación placentera? Este libro se basa en la primera premisa, pero la mayoría de la gente cree en la segunda.

Todos están sedientos amor, pero nadie piensa que hay algo que aprender acerca del amor. El problema del amor consiste fundamentalmente en ser amado, y no en amar, no en la propia capacidad de amar.

Hay varios caminos para conseguir ser amado, uno de ellos, utilizado por los hombres, es tener éxito, ser tan poderoso y rico como lo permita el margen social de la propia posición. Otro, utilizado por las mujeres, consiste en ser atractivas, por medio del cuidado del cuerpo, la ropa, etc. Otras es tener modales agradables y conversación interesante, ser útil, modesto, inofensivo.

La segunda premisa que sustenta la actitud de que no hay nada que aprender sobre el amor, es que el problema del amor es el de un objeto y no de una facultad. La gente cree que amar es sencillo y lo difícil encontrar un objeto apropiado para amar.

En la era victoriana, el matrimonio se efectuaba por un convenio partiendo de la premisa de que el amor surgiría después de concertado el matrimonio.

Hay otro rasgo característico vinculado con ese factor. Toda nuestra cultura está basada en el deseo de comprar, en la idea de un intercambio mutuamente favorable. La felicidad del hombre moderno consiste en la excitación de contemplar los escaparates de los negocios, y encontrar todo lo que pueda.

En la Primera Guerra Mundial una joven que bebía y fumaba, emprendedora y sexualmente provocadora, resultaba atractiva; hoy en día la moda exige más domesticidad y recato. Un hombre debía ser agresivo y ambicioso, hoy tiene que ser sociable y tolerante, para resultar atractivo.

Dos personas se enamoran cuando sienten que han encontrado el mejor objeto disponible en el mercado, dentro de los límites impuestos por sus propios valores de intercambio.

El tercer error que lleva a suponer que no hay nada que aprender sobre el amor, radica en la confusión entre la experiencia inicial de enamorarse y la situación permanente de estar enamorado, o mejor dicho permanecer enamorado. No hay nada más fácil que amar sigue siendo la idea prevaleciente sobre el amor.

El proceso de aprender un arte puede dividirse convenientemente en dos partes: una, el dominio de la teoría; la otra, el dominio de la práctica.

¿Sucede acaso que sólo se consideran dignas de ser aprendidas las cosas que puede proporcionarnos dinero o prestigio, y que el amor, que <<sólo>> beneficia al alma, pero no proporciona ventajas en el sentido moderno, sea un lujo por el cual no tenemos derecho a gastar muchas energías?

2.- La Teoría del Amor

1. EL AMOR, LA RESPUESTA AL PROBLEMA DE LA EXISTENCIA HUMANA

Cualquier teoría del amor debe comenzar con una teoría del hombre, la existencia humana. El hombre sólo puede ir hacia adelante desarrollando su razón, encontrando una nueva armonía humana en reemplazo de la prehumana que está irremediablemente perdida.

El hombre nace sin que intervenga su voluntad y ha de morir contra su voluntad, de que morirá antes que los que ama, o éstos antes que él, la conciencia de soledad hace de su existencia separada u desunida una insoportable prisión.

La vivencia de la separatidad provoca angustia. Estar separado significa estar aislado, sin posibilidad alguna para utilizar sus poderes humanos. Por otra parte, produce vergüenza y un sentimiento de culpa. El relato de Adán y Eva expresa esa experiencia de culpa y vergüenza. Después de haber comido Adán y Eva del fruto del <<árbol del conocimiento del bien y del mal>>, después de su nacimiento como seres humanos, vieron que estaban desnudos y tuvieron vergüenza. Después de que hombre u mujer se hicieron concientes de sí mismos y del otro, tuvieron conciencia de su separatidad, y de la diferencia entre ambos, en la medida en que pertenecían a sexos distintos. Pero aún siguen siendo desconocidos porque aún no han aprendido a amarse. La conciencia de la separación humana, sin la reunión por el amor, es la fuente de la vergüenza. Es, al mismo tiempo, la fuente de la culpa y la angustia.

El hombre necesita superar su separatidad, el fracaso de tal finalidad significa la locura. Una forma de alcanzar tal objetivo consiste en diversas clases de estados orgiásticos. Éstos pueden tenerla forma de un trance autoinducido, a veces, con la ayuda de drogas. Muchos rituales de tribus primitivas ofrecen un vívido cuadro de ese tipo de solución. En un estado transitorio de exaltación, el mundo exterior desaparece, y con él el sentimiento de separatidad con respecto al mismo. Tales rituales se practican en común. En estrecha relación con la solución orgiástica, y frecuentemente unida a ella, está la experiencia sexual. Después de la experiencia orgiástica, sin sufrir demasiado a causa de su separatidad. Lentamente, la tensión de la angustia comienza a aumentar, y disminuye otra vez por medio de la repetición ritual.

En una cultura no orgiástica, el alcohol y las drogas son los medios a su disposición. Los que participan en la solución socialmente aceptada, tales individuos experimentan sentimientos de culpa y remordimiento. Tratan de escapar de la separatidad refugiándose en el alcohol y las drogas; pero cuando la experiencia orgiástica concluye, se sienten más separados aún, y ello impulsa a recurrir con frecuencia e intensidad crecientes. La solución orgiástica sexual, en cierta medida, constituye una forma natural y normal de superar la separatidad. Pero en muchos individuos que no pueden aliviar de otras maneras el estado de separación, la búsqueda del orgasmo sexual asume un carácter que lo asemeja bastante al alcoholismo o la afición a las drogas. Se convierte en una desesperado intento de escapar a la angustia que engendra la separatidad y provoca una sensación cada vez mayor de separación, puesto que el acto sexual sin amor nunca elimina el abismo que existe entre dos seres humanos.

Todas las formas de unión orgiástica tienen tres características: son intensas, incluso violentas; ocurren en la personalidad total, mente y cuerpo; son transitorias y periódicas.

Con el desarrollo creciente de la cultura una unión en la que el ser individual desaparece en gran medida, y cuya finalidad es la pertenencia al rebaño. Si soy como todos los demás, si no tengo sentimientos o pensamientos que me hagan diferente, si me adapto en las costumbres, las ropas, las ideas, estoy salvado. Los sistemas dictatoriales utilizan amenazas y el terror para inducir esta conformidad.

En un contexto religioso, igualdad significó que todos somos hijos de Dios, que todos deben respetarse las diferencias entre individuos, que es cierto que todos somos uno.

Denotaba Kant, que ningún hombre debe ser un medio para que otro realice sus fines. Los pensadores socialistas de diversas escuelas definieron la igualdad como la abolición de la explotación.

En la sociedad capitalista contemporánea, el termino igualdad se ha transformado. Se entiende la igualdad de los autómatas, de hombres que han perdido su individualidad. Hoy en día, igualdad significa <<identidad>> antes que <<unidad>>.

Las mujeres son iguales porque ya no son diferentes. La proposición de la filosofía del iluminismo, el alma no tiene sexo, se ha convertido en práctica general. La polaridad de los sexos está desapareciendo, y con ella el amor erótico, que se basa en dicha polaridad.

La frecuencia del alcoholismo, la afición a las drogas, la sexualidad compulsiva y el suicidio constituyen los síntomas de ese fracaso relativo de la conformidad tipo rebaño.

Desde el nacimiento hasta la muerte, de lunes a lunes, de la mañana a la noche: todas las actividades están rutinizadas y prefabricadas. ¿Cómo puede un hombre preso en esa red de actividades rutinarias recordar que es un hombre, individuo único?

Una tercera manera de lograr la unión reside en la actividad creadora, la persona que crea se une con su material, que representa el mundo exterior a él. En todos los tipos de trabajo creador el individuo y su objeto se vuelven uno. Esto sólo es válido para el trabajo productivo.

Sin amor, la humanidad no podría existir un día más.

La unión simbiótica tiene su patrón biológico en la relación entre la madre embarazada y el feto. Son dos, y sin embargo, uno solo.

La forma pasiva de esa unión es el masoquismo. La persona masoquista escapa del intolerable sentimiento de aislamiento y separatidad convirtiéndose en una parte de otra persona que la dirige. Esa persona no tiene que tomar decisiones, ni correr riesgos: nunca está sola, pero no es independiente. La relación masoquista puede estar mezclada con deseo físico, sexual; en tal caso, se trata de una sumisión de la que no sólo participa la mente, sino también todo el cuerpo.

La forma activa de la fusión simbiótica es la dominación, el sadismo. La persona sádica quiere escapa de su soledad u de su sensación de estar aprisionada haciendo de otro individuo una parte de sí misma. La persona sádica es tan dependiente de la sumisa como ésta de aquélla.

El amor maduro significa unión a condición de preservar la propia integridad, la propia individualidad. En el amor se da la paradoja de dos seres que se convierten en uno y, no obstante, siguen siendo dos.

El amor es una actividad. Puede describirse el carácter activo del amor afirmando que amar es fundamentalmente dar, no recibir.

¿Qué es dar? El malentendido más común consiste en suponer que dar significa renunciar a algo, privarse de algo, sacrificarse. El carácter mercantil está dispuesto a dar, pero sólo a cambio de recibir; para él, dar sin recibir significa una estafa. La gente cuya orientación fundamental no es productiva, vive el dar como un empobrecimiento.

Para el carácter productivo constituye la más alta expresión de potencia, En el acto mismo de dar, experimento mi fuerza, vitalidad y potencia exaltadas me llena de dicha. Dar produce más felicidad que recibir.

En la esfera de las cosas materiales, dar significa ser rico. No es rico el que tiene mucho, sino el que da mucho.

Sin embargo, la esfera más importante del dar no es la de las cosas materiales, sino el dominio de lo específicamente humano. La persona da de sí misma, de lo más preciosos que tiene, de su propia vida. El amor es un poder que produce amor; la impotencia es la incapacidad de producir amor. Marx <<Supongamos al hombre como hombre, y su relación con el mundo en su aspecto humano, y podremos intercambiar amor sólo por amor, confianza por confianza, etc. Si se quiere disfrutar del arte, se debe poseer una formación artística; si se desea tener influencia sobre la otra gente, se deber ser capaz de ejercer una influencia estimulante. >> Si amamos sin producir amor, si nuestro amor como tal no produce amor, no nos convertimos en personas amadas, entonces nuestro amor es impotente.

El amor es la preocupación activa por la vida y el crecimiento de lo que amamos. Se ama aquellos por lo que se trabaja, y se trabaja por lo que se ama.

El cuidado y la preocupación implican otro aspecto del amor: el de la responsabilidad. Hoy en día se suele usar ese término para denotar un deber. Pero en su verdadero sentido, es un acto enteramente voluntario, constituye mi respuesta a las necesidades expresadas o no, de otro ser humano. Significa estar listo y dispuesto a responder.

La responsabilidad podría degenerar fácilmente en dominación y posesividad, si no fuera por un tercer componente del amor, el respeto. (Respicere = mirar), la capacidad de ver una persona tal cual es tener conciencia de su individualidad única. Respetar significa preocuparse por que la otra persona crezca y se desarrolle tal como es. El respeto sólo es posible si yo he alcanzado independencia.

El grado más intenso de ese intento de conocer consiste en los extremos del sadismo, el deseo y la habilidad de hacer sufrir a un ser humano, de obligarlo a traicionar su secreto en su sufrimiento. La crueldad misma está motivada por algo más profundo: el deseo de conocer el secreto de las cosas y de la vida.

Otro camino es el amor. Es la penetración activa en la otra persona, en la que la unión satisface a mi deseo de conocer. En el acto de fusión, te conozco, me conozco a mí mismo conozco a todos. El sadismo está motivado por el deseo de conocer el secreto, y, sin embargo, permanezco tan ignorante como antes. El amor es la única forma de conocimiento que satisface mi búsqueda.

El problema de conocer al hombre es paralelo al problema religioso de conocer a Dios. En la teología occidental convencional se intenta conocer a Dios por medio de pensamiento, de afirmaciones acerca de Dios.

La experiencia de la unión, con el hombre, o, desde un punto de vista religioso, con Dios, no es en modo alguno irracional. Es la consecuencia más audaz y radical. Es el conocimiento de que nunca captaremos el secreto del hombre y del universo, pero que podemos conocerlos en el acto de amar.

Surge otra unión más específica y de orden biológico: el deseo de unión entre los polos masculino y femenino. La idea está expresada en el mito que, originariamente, el hombre y la mujer fueron uno, que los dividieron por la mitad y que, desde entonces, cada hombre busca su parte femenina de sí mismo que ha perdido, para unirse nuevamente a ella. La misma idea donde Eva es hecha de una costilla de Adán. La polarización sexual lleva al hombre a buscar la unión con el otro sexo.

El deseo sexual es una manifestación de la necesidad de amor y de unión.

Freud dice que << La finalidad del deseo sexual es la eliminación de esa tensión; la satisfacción sexual consiste en tal eliminación>>

En realidad, en lo que al concepto de sexualidad se refiere, la masturbación sería la satisfacción sexual ideal. Lo que Freud paradójicamente no tiene en cuenta es el aspecto psicobiológico de la sexualidad, la polaridad masculino-femenina, y el deseo de resolver la polaridad por medio de la unión.

Según Freud, el resultado es el Don Juan, que necesita demostrar sus proezas masculinas en el terreno sexual, porque está inseguro de su masculinidad en un sentido caracterológico.

El amor entre padres e hijos.

Al nacer, el infante sentiría miedo de morir si un gracioso destino no lo protegiera de cualquier conciencia de la angustia implícita en la separación de la madre y de la existencia intrauterina. La madre es calor, es alimento, la madre es el estado eufórico de satisfacción y seguridad.

Cuando el niño crece y se desarrolla, aprende a percibir muchas otras cosas como diferentes, como poseedoras de una existencia propia, empieza a darles nombres.

El amor de la madre es incondicional. Los niños entre los ocho y medio y a los diez años aún no aman. A esa altura aparece en el cuadro un nuevo factor: un nuevo sentimiento de producir amor por medio de la propia actividad. Por primera vez, el niño piensa en dar algo a sus padres. Las necesidades de la otra persona son tan importantes como las propias, amar es aún más importante que ser amado.

Día a día el niño se hace más independiente, y la figura del padre se hace cada vez más importante. El padre tiene escasa relación con el niño durante los primeros años de su vida, significa el otro polo de la existencia humana; el mundo del pensamiento, de las cosas hechas por el hombre, de la ley y el orden, de la disciplina, los viajes y la aventura. El padre es el que enseña al niño, el que le muestra el camino hacia el mundo. El amor paterno es condicional. El amor paterno se debe ganar y se puede perder si uno no hace lo que de uno se espera. Es posible hacer algo por conseguirlo; su amor no está fuera de mi control. Después de los seis años, el niño comienza a necesitar el amor del padre, su autoridad y su guía.

Los objetos amorosos

El amor es una actitud, una orientación del carácter que determina el tipo de relación de una persona con el mundo como totalidad, no como un objeto amoroso.

Si amo realmente a una persona, amo a todas las personas, amo al mundo, amo la vida.

Amor fraternal

Por él se entiende el sentido de responsabilidad, cuidado, respeto y conocimiento con respecto a cualquier otro ser humano, el deseo de promover su vida.

Amor erótico

Es el anhelo de fusión completa, de unión con una única otra persona, es exclusivo y no universal, es también, quizá, la forma de amor más engañosa que existe. Se lo confunde fácilmente con la experiencia explosiva de enamorarse.

El deseo sexual puede ser estimulado por la angustia de la soledad, por el deseo de conquistar o de ser conquistado, por la vanidad, por el deseo de herir y aun de destruir, tanto como el amor. La mayoría de la gente une el deseo sexual a la idea del amor, con facilidad incurre en el error de creer que se ama cuando se desea físicamente. La atracción sexual crea, por un momento, la ilusión de la unión, pero sin amor, tal unión deja a los desconocidos tan separados como antes.

Se supone que el amor es el resultado de una reacción espontánea y emocional, de la súbita aparición de un sentimiento irresistible. Amar a alguien no es meramente un sentimiento poderoso, es una decisión, es un juicio, es una promesa.

El amor es exclusivamente un acto de la voluntad y un compromiso, y de que, por lo tanto, en esencia no importa demasiado quiénes con las dos personas,

Amor a sí mismo

Se supone que en la medida en que me amo a mí mismo, no amo a los demás, pero es falso que el amor a sí mismo es lo mismo que egoísmo. El amor a sí mismo está inseparablemente ligado al amor a cualquier otro ser. Todo individuo capaz de amar a los demás se encontrará una actitud de amor a sí mismo.

Mi propia persona debe ser un objeto de mi amor igual que lo es otra persona. Si un individuo es capaz de amar productivamente, también se ama a sí mismo. La persona egoísta sólo se interesa por sí misma, desea todo para sí misma, sino siente únicamente en tomar. El egoísmo y el amor a sí mismo, lejos de ser idénticos, son realmente opuestos. El individuo egoísta no se ama demasiado, en realidad, se odia.

Amor a Dios

El amor a Dios tiene tantos aspectos y cualidades distintos como el amor al hombre. En todas las religiones Dios representa el valor supremo, el bien más deseable.

3.-El amor y su desintegración en la sociedd occidental contemporánea.

El amor en la cultura occidental contemporánea, entendemos que se trata de preguntar si la estructura social de la civilización occidental y el espíritu que de ella resulta llevan al desarrollo del amor.

Las relaciones humanas son esencialmente las de autómatas enajenados, en las que cada uno basa su seguridad en mantenerse cerca del rebaño y en no diferir en el pensamiento, el sentimiento o la acción. Pero todos permanecen tremendamente solos.

Los autómatas no pueden amar, pueden intercambiar su <<bagaje de personalidad >> y confiar en que la transacción sea equitativa.

En el amor se encuentra un remedio para la soledad. Se establece una alianza de dos contra el mundo, y se confunde el egoísmo à deux con amor e intimidad.

En los años que siguieron a la Primera Guerra Mundial surge un concepto del amor en el que la mutua satisfacción sexual se suponía la base de las relaciones amorosas satisfactorias, y, especialmente, de un matrimonio feliz. Se partía del principio de que el amor es el hijo del placer sexual, y que dos personas se amarían si aprenden a satisfacerse recíprocamente en el aspecto sexual. Se desconocía totalmente el hecho de que la verdad es precisamente lo contrario.

El amor no es el resultado de la satisfacción sexual adecuada; por el contrario, la felicidad sexual es el resultado del amor. Para Freud, la experiencia del amor fraterno es un producto del amor sexual, pero en el cual es instinto sexual se transforma en un impulso con finalidad inhibida.

Para él no existe diferencia entre el amor irracional y el amor como una expresión de la personalidad madura. El amor como satisfacción sexual recíproca, y el amor como trabajo en equipo y como un refugio de la soledad, constituyen las dos formas normales de la desintegración del amor en la sociedad occidental contemporánea.

El amor sólo es posible cuando dos personas se comunican entre sí desde el centro de sus existencias, por lo tanto, cuando cada una de ellas se experimenta a sí misma desde el centro de su existencia.

4.-La práctica del amor

Nos enfrentamos ahora con un problema mucho más difícil, el de la práctica del arte de amar. ¿Se puede aprender algo acerca de la práctica de un arte, excepto practicándolo?

Amar es una experiencia personal que sólo podemos tener por y para nosotros mismos, prácticamente ni existe nadie que haya tenido esa experiencia, por lo menos en una forma rudimentaria, cuando niño, adolescente o adulto. Los pasos hacia la meta sólo puede darlos uno mismo.

En primer lugar, la práctica de un arte requiere disciplina. Nunca haré nada bien si no lo hago de una manera disciplinada.

En segundo lugar, la concentración es condición indispensable para el dominio de un arte. Nuestra cultura lleva a una forma de vida difusa y desconcertada, que casi no registra paralelos. Se hacen muchas cosas a la vez: se lee, se escucha la radio, se habla. se fuma, se bebe...

Un tercer factor es la paciencia. Repetimos que quien haya tratado alguna vez de dominar un arte sabe que la paciencia es necesaria para lograr cualquier cosa. Todo nuestro sistema industrial alienta precisamente lo contrario: la rapidez.

Finalmente, otra condición para aprender cualquier arte es tener una preocupación suprema por el dominio del arte, Si el arte no es alfo se suprema importancia, el aprendiz jamás lo dominará.

No se empieza por aprender el arte directamente, sino en forma indirecta. Se debe aprender un gran número de otras cosas que suelen no tener aparentemente ninguna relación con él, antes de comenzar con el arte mismo.

Hay que aprender a concentrarse en todo lo que uno hace, sea escuchar música, leer un libro... En ese momento, la actividad debe ser lo único que cuenta. Cualquier actividad, realizada en forma concentrada, tiene un efecto estimulante. Estar concentrado significa vivir plenamente en el presente.

En épocas anteriores de nuestra cultura el hombre más valorado era el que poseía cualidades espirituales sobresalientes.

La condición fundamental para el logro del amor es la superación del propio narcicismo. Puesto que el amor depende de la ausencia relativa del narcicismo, requiere el desarrollo de humildad, objetividad y razón. Toda la vida debe estar dedicada a esa finalidad.

Opinión personal

El libro comenta aspectos muy interesantes sobre el amor, como los hombres y las mujeres percibimos el arte de amar. Y a su vez nos lleva, indirectamente, al camino correcto como se debe amar. Aunque el autor diga que el no puede decir como se practica el arte, que es cosa de la experiencia personal, de cada persona, nos explica como debemos amar. Esta enseñanza la consigue dando muchas definiciones sobre el amor y sobre todo que implica el amor. Y creo que, realmente, es efectivo, el autor consigue con este libro su propósito, enseñar el arte de amar.