El arte de amar; Erich Frömm

Psicosociología. Desarrollo cognitivo. Narrativa autoayuda. Tipos de amor. Práctica amorosa. Teorías psicológicas amor

  • Enviado por: Cristina Pascual Herrero
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
publicidad

El autor trata de demostrar que el amor es un sentimiento complejo para todos y que nuestros intentos de amar resultarán un fracaso a menos que desarrollemos nuestra personalidad totalmente; el amor individual se consigue si logramos amar al prójimo.

¿Es el amor un arte?

Habitualmente se cree que en el amor esta todo aprendido por los siguientes motivos: considerar que el problema del amor consiste en ser amado y no en amar; el hecho de creer que lo difícil es encontrar a quien amar; creer que el sentimiento de “locura” por el otro es el tipo de amor que se va a tener siempre.

El amor es un arte, y todo arte necesita un proceso de aprendizaje, tanto en lo teórico como en lo práctico.

La teoría del amor.

El amor , la respuesta al problema de la existencia humana.

El problema de la existencia humana es la soledad. Se han dado varias respuestas a dicha soledad por medio de lo que el autor llama estados orgiásticos que producen periodos transitorios de exaltación y se consiguen mediante drogas o sexo sin amor pero resultan ser momentos muy efímeros.

Hay otros formas como adorar animales, conquistas militares, trabajo obsesivo, creación artística, amor a Dios o estar conforme con un grupo pero que no llegan a ser del todo satisfactorias y por eso la unión más plena con otra persona es el amor, además cubriríamos la necesidad de resolver la polaridad biológica de los sexos, por eso no hay explicación para homosexualidad.

El amor entre padres e hijos.

Al nacer los bebes solo reconocen la cálida seguridad de la madre hasta que en un momento dado se dan cuenta de que son amados incondicionalmente por la madre que contiene su parte negativa porque no se puede controlar.

A los ocho o diez años el niño descubre la satisfacción de dar amor.

Muy relacionado con la capacidad de amar se encuentra la evolución del objeto amoroso. Al principio la relación con la madre es la más importante pero luego, cuando el niño va siendo más independiente, la relación con el padre se va estrechando. El padre es el que enseña al niño y el que le muestra el camino que debe seguir. El amor del padre es condicional, se puede conseguir y lo podemos controlar, no como con el de la madre. Pero también tiene un aspecto negativo ya que el amor paterno debe ganarse porque se puede perder.

A medida que la persona se va desarrollando llega a una etapa en la que se convierte en su propia madre o en su propio padre.

Los objetos amorosos.

El amor no se reduce a una determinada persona sino que si realmente amamos a alguien también amamos al mundo entero.

Amor fraternal.

Es el amor más básico, el amor a todos los seres humanos que comienza amando a las personas que no necesitamos para nuestros fines personales.

Amor materno.

Es el amor en su forma más elevada (dar sin esperar nada a cambio), incondicional y desigual que necesita el niño para aprender el valor del susodicho amor.

Amor erótico.

Se diferencia de los otros en que este amor va dirigido a una sola persona y no se reduce al enamoramiento ni al sexo sino que lo más importante es el hecho de ser un acto voluntario para toda la vida y no importa que el resultado sea un matrimonio de elección propia o de conveniencia.

Amor a si mismo.

Este es un amor polémico ya que se puede confundir con el narcisismo o egocentrismo pero lejos de esto el amor a uno mismo nos facilita la tarea de amar a los demás.

Amor a Dios.

Las formas de concebir a Dios están histórica y socialmente condicionadas siendo transformada según el momento y el lugar.

En la época del hombre primitivo, su dios se identificaba con los animales y con la naturaleza transformándolos en un tótem. Más adelante, cuando el hombre comienza a desarrollar su habilidad manual, convierte en dios productos transformados de su propia mano (ídolos de arcilla, de oro…). En una etapa posterior, el hombre mismo es identificado como dios. Aparecen las religiones matriarcales y patriarcales. Esta última es la que perdurará más en el tiempo. Existe la figura de un Ser Supremo, de un padre que establece principios y leyes. En muchas religiones como la egipcia, la india o la griega nos encontramos en un mundo patriarcal, con dioses masculinos. En otras religiones, como la católica, aparece también el símbolo de la Madre (Virgen, Iglesia…).

Las diferencias religiosas más notables se dan entre oriente (intensa experiencia afectiva de unidad) y occidente (intensa experiencia de unidad con Dios).

El amor y su desintegración en la sociedad occidental contemporánea.

El capitalismo a convertido la realización personal en un asunto de consumo y que convierte a las personas en meros autómatas que para ser felices entran en el engranaje de la rutina del trabajo para luego buscar la satisfacción en ocio pasivo transformando el amor en un ideal inalcanzable porque no se llega a hacer el esfuerzo suficiente por conocer y entender a la pareja y además se basa la relación en el conocimiento de las técnicas del coito y por eso no dejamos nunca de sentirnos solos.

La practica del amor.

El amor es un arte que requiere disciplina en referencia a que sea fruto de nuestro esfuerzo, concentración o prestar atención que nos supone un gran esfuerzo ya que hacemos lo posible por mantener nuestra mente ocupada, paciencia, preocupación suprema por el dominio del arte llegando a convertirnos en maestros y ser consciente de que un arte se aprende de forma directa.

CONCLUSIÓN

Acostumbrados en nuestros días a llamar amor a cualquier cosa, encontramos en este libro un plausible intento de acercarse a aquello que podríamos calificar (de manera un poco presuntuosa, la verdad) como "amor verdadero". Tras repasar a lo largo de la obra los diferentes tipos de amor y sus aspectos más relevantes, Fromm nos adentra en lo que él denomina el arte de amar, que no tiene nada que ver con el arte de la seducción como en la obra de mismo nombre del celebre poeta latino Ovideo, sino más bien como una actitud vital.

Lo cierto es que lo primero que hice al terminar el libro fue buscar alguna biografía que me pudiese centrar en el contexto en el que se escribió el libro y es que sin esta referencia se puede malinterpretar varios puntos e incluso tachar el libro de homófobo y machista, que de hecho lo es pero porque así era la época, también he descubierto semejanzas con sus dos autores fetiche Freud y Marx, uno por sus aspectos biológicos y la influencia de la sexualidad y el otro por el dominio del ambiente y las masas. Su educación religiosa también se ve reflejado en el libro ya que hace muchas referencias a Dios y sus doctrina.

Estoy de acuerdo en el hecho de que cada vez tengamos menos capacidad de ser felices y que una de las causas sea el no intentar conservar a tu media naranja porque le demos más importancia al enamoramiento que al mismísimo amor y que una gran parte de la culpa la tiene este frenético estilo de vida que llevamos sobre todo los urbanitas.

Pero por otro lado creo haber entendido, y esto lo digo porque me resulto algo complicado de entender el libro, que el autor negaba la existencia de amor entre homosexuales, daba papeles totalmente diferentes al padre y a la madre y le daba la misma intensidad emocional al matrimonio de conveniencia que al que no lo es por el simple echo de estar todas las partes implicadas de acuerdo. El último aspecto me parece retrogrado hasta para su época.

Con respecto a la homosexualidad puede que Fromm no llegara a enterarse de que el gay nace y no se hace y que va incorporado en los genes de forma tan natural como el que seamos rubios o morenos. Aunque a mi modo de ver todos somos sexuales y en cualquier momento nos podemos enamorar de cualquiera del otro o nuestro sexo.

En el caso de los cometidos de los padres es muy posible que Fromm hubiese vivido su educación de esa manera y no hubiese llegado al intento social de igualar la función de los sexos y el reconocimiento del padre como pieza fundamental para sus hijos incluido cuando son bebes y no solo como figura disciplinaria. ¿Como se atreve a quitar importancia al padre como figura de apego y a la madre como educadora?.

Lo de los matrimonios de conveniencia es que ya no tiene ni pies ni cabeza. Si que es cierto que en el amor hay un momento en que se convierte en una cómoda rutina, pero no, señor Fromm, como pueden ser las zapatillas de toda la vida que como son tan cómodas te da no se que tirarlas a la basura.

En la antigua nobleza que era donde se daba más casos de matrimonios de conveniencia solían tener tanto el como ella un montón de amantes, ¡Pero claro! Como era por voluntad propia era el buen camino para el amor ideal.

Prefiero los matrimonios de la famosilla de turno que hoy me caso contigo al día siguiente me divorcio y al otro me caso con el profesor de aeróbic, por lo menos son honestos aunque lo hagan por el enloquecimiento del principio que tan poco le gusta a nuestro amigo Fromm.

la finalidad del libro es demostrar que el amor no es un sentimiento fácil para nadie, sea cual fuere el grado de madurez alcanzado y creo que ha logrado su objetivo aunque no comparto la idea (entre otras muchas como ya he comentado) de que el amor sea un sentimiento tan cuadriculado como para dividirlo en teoría y práctica.