El árbol de la ciencia; Pío Baroja

Literatura española. Generación del 98. Novela (narrativa) contemporánea. Argumento. Filosofía de Schopenhauer en el texto

  • Enviado por: Jaime
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

RESUMEN DE LA OBRA:

El árbol de la ciencia, una de sus obras más célebres, comienza escribiendo la vida de un estudiante en Madrid; dicho estudiante es el protagonista de la obra, Andrés Hurtado.

Andrés, al cual se le puede llamar Pío, ya que la mitad de las aventuras del personaje como estudiante en Madrid, fueron vividas por el autor.

EL protagonista está ansioso de empezar la carrera de medicina, aunque todavía no sabe lo que se va a encontrar. En el patio de la escuela de Arquitectura, esperan al igual que Andrés todos los estudiantes a que abran la clase. En ese momento todos los alumnos ríen, gastan bromas, etc.

En su primera clase se sienta al lado de un antiguo compañero de instituto, Julio Aracil, con el que estaría casi toda su carrera. Una de las cosas que no le sentó muy bien a Andrés fue la llegada del profesor al aula, a la cual recibieron con aplausos, y del que en una pequeña descripción trata de afrancesado, o petulante.

En ese mismo a Montaner, un burlador, que no a priori no le cayó muy bien a Andrés ya que según palabras textuales;

Hurtado era republicano, Montaner

Defensor de la casa real; Hurtado

Enemigo de la burguesía y Montaner

Partidario de la clase rica.

Dentro de la muchas criticas de Pío Baroja, una de ella es a la capital de España en la época, un Madrid estancada culturalmente, que vive de las buenas obras y personajes del pasado. Era una tendencia natural a la mentira, que contribuía al estancamiento de las ideas, pone ejemplos como los periódico, que tenían una idea incompleta del mundo.

Al mismo tiempo, Andrés se encuentra decepcionado en su clase, por la actitud vacilante e irrespetuosa de los alumnos hacia el profesor, y otra de las razones de su estado de ánimo era la falta de material para poder examinar cuerpos.

Andrés Hurtado tenía una familia un poco compleja, plagada de hermanos y comandada por un padre, alto, atractivo, calavera de joven y de un egocentrismo frenético; aunque comandada por el padre, después de la muerte de su madre, Fermina, la familia la sobrellevaba Margarita. El hermano mayor era Pedro, el cual sentía admiración por Andrés, el

hermano pequeño, Luis, poseía una salud un tanto irritable y junto al hermano pequeño, se encontraba, Alejandro.

En el seno de la familia el menos querido por el padre era Andrés, porque no se sometía a la voluntad del padre, vivió casi todos los momentos de su vida sola.

En las actividades que realizaba con su familia entraba la iglesia, su madre les había acostumbrado a visitarla.

Aunque poseía una buena relación con su hermana, Andrés se sentía aislado en todo momento; la disputa continua con su padre, reflejaba su situación dentro de la misma. A sus dos hermanos el padre les dio estudios en un colegio, sin embargo cuando llegó la etapa de Andrés, el padre creyó oportuno que estudiara en el Instituto de San Isidro, por cuestiones económicas, lo que despabiló a Andrés.

EL lugar donde vivían no estaba mal, era la casa de un marqués, en ella existía un cuartucho o guardilla en la que Andrés le gustaba estudiar y reflexionar. Algo que marcó su estancia allí fue la de sus vecinos catalanes. Con esa descripción da un vuelco a la obra y se sitúa de nuevo en la universidad.

De la cual describe la sala de disección, como un aula grande en la que los alumnos se repartían en grupos de cinco personas en doce mesas, en una misma mesa estaban los tres amigos, Hurtado, Aracil y Montaner. Cuenta las cochinadas que hacían los alumnos con los cadáveres, uno de esos locos era, Jaime Masso.

Andrés después de la universidad reservaba un poco de tiempo para visitar algún que otro café cantante, lugar en el que hablaba de música (Wagner) y defendía sus ideales.

Acaba el primer curso de anatomía, y con la llegada del verano Hurtado se queda sólo, el verano para él transcurre lento ya que sus dos amigos habían marchado de Madrid, en este tiempo conoce al primo de Aracil, Julio, del que no guarda muy buen recuerdo, lo trata de egoísta y petulante. Al final del verano llega Montaner con el que comienza a tener buena relación.

En cuarto de carrera, la clase de un profesor culto, Letamendi, comienza a despertar en Hurtado una leve curiosidad por la filosofía, al leer un libro del profesor se queda sorprendido por su contenido y las explicaciones sobre el origen del mundo.

Para Hurtado, el profesor era un ídolo, hasta que charlando con sus amigos, Sañudo, Montaner, etc... se convence de que todo lo escrito por Letamendi no ... eran más que juegos de prestidigitación...

Andrés después de esto, estaba tan metido en la filosofía que decidió comprar unas ediciones económicas de Kant y

Schopenhauer. Hurtado intento buscar una orientación, la verdad espiritual y práctica.

A raíz de la enfermedad de Luisito, se suceden un par de hechos, como la unión de Hurtado con su hermana Margarita y la puesta en práctica de los conocimientos de Andrés en medicina. Casualmente conoce a un estudiante mayor que él, que le cuenta historias sobre su amor platónico, una chica aristócrata, le pone el apodo del regazado.

Hurtado siguió avanzando en su carrera, Aracil invita a visitar en Hospital San Juan de Dios, para asistir a un curso de enfermedades venéreas, a Hurtado el hospital le daba escalofríos, además estaba lleno de pobres, mendigo, en general gente sin hogar. A estos los doctores no les prestaban la atención necesaria, estas y otras muchas razones quebrantaban el exacerbado sentido humanitario del protagonista.

Después de su experiencia en esas practicas, Hurtado pasa de los exámenes de alumno interno en el hospital general.

Él y su compañero Aracil, comienzan como libretistas, por lo tanto les tocaría más de una guardia, durante las cuales se hacían apuestas regularmente sobre el Hermano Juan, de dónde venía, qué hacía dentro de su casa, etc. Éste les ofrecía comida cuando estaba guardia, en una de estas noches se encuentra el diario de Sor María, una monja que había muerto, por el cual se obsesiona.

En la segunda parte del libro, Julio Aracil y Hurtado comienzan a tener una buena amistad, Montaner se quedó un poco más apartado por sus suspensos en el curso y en los exámenes de la universidad.

Julio presenta a Hurtado en la casa de “las Minglanillas”, allí conoce a Niní y a Lulú, hijas de una viuda pensionista.

Niní tenía una pequeña relación con Aracil, y Julio quería que Hurtado la tuviera con Lulú.

Cuando llega el Carnaval, Julio organiza una fiesta en casa de las Minglanillas, acuden chicas guapas, un sainetero, un pianista, etc, todo fue pagado por la gente de la fiesta. En al fiesta destacaba una chica rubia, muy guapa, Estrella; Andrés siguiendo los consejos de Julio se sentó al lado de Lulú, sin establecer conversación al principio, aunque pasados unos minutos Lulú rompió el silencio y de allí comenzó una amistad.

Al día siguiente Hurtado va con grupo de hombres a visitar la casa de doña Virginia, comadrona, la cual acogía en su casa a chicas de familia, que el pasado les había jugado una mala pasada; cuando estas tuvieran un hijo, doña Virginia sacaba negocio de ellos vendiéndolos. El espíritu humanista de Andrés se vio herido por dicho trabajo.

La conversación que mantuvo en el baile con Lulú dio a Hurtado el deseo de intimar algo más con la muchacha.

Comenzó Hurtado a visitar la casa de doña Leonarda, para hablar con Lulú, se dio cuenta que ella era una chica inteligente y simpática. En una de sus primeras conversaciones describen a doña Virginia, los dos coincidían en que era odioso su trabajo.

Andrés continuó visitando a Lulú, ella describía sus gustos sobre comidas, este llegó a la conclusión de que se estaba enamorando de Lulú.

Una de las mejores amigas de Lulú, era la señora Venancia, la que tenía un taller de planchado; esta tenía un yerno, Manolo el Chafandín, un poco chulo que vivía de las rentas de Venancia. Un día en el taller Lulú se mete en una trifulca con la mujer de Manolo, el cual acude a casa de doña Leonarda para que le den una explicación, pero Hurtado defiende a la muchacha y el tal Manolo sale escarmentado.

Una de los variados temas de los que hablaba Lulú, era de su vecindad y la cantidad de mendigos que deambulaban por allí.

A Hurtado le despertó un gran interés hablar de estos temas con su tío Iturrioz, hombre frío y egoísta, en definitiva hablaron de la crueldad universal, y de casos concretos como; el tío Miserias, don Cleto, doña Virginia, etc.

La tercera parte del libro todo lo dice con su título, tristezas y dolores. Comienza la Navidad y Margarita avisa a Hurtado de que Luisito escupe sangre, este teme de que sea tuberculosis, un médico de su sala le recomienda que cambie de ambientes.

Andrés consigue una casita en Valencia, y Margarita y Luisito se trasladan.

Andrés tras pasar la Licenciatura, vuelve a Valencia para reconocer a su hermano y quedarse allí un par de días, describe ese lugar de Valencia como un paraíso.

Al poco tiempo se mudan a una casa antigua que había sido de un amigo del padre de Hurtado. Allí Hurtado no conseguía divertirse y se fue a Madrid a terminar su Doctorado. Poco después en un artículo lee que un médico de un pueblo necesita un sustituto, Andrés le escribe y es aceptado.

Estando en el pueblo, recibe unas cartas atrasadas de su hermana, diciendo que Luisito había muerto, esto le causa un gran dolor a Hurtado.

Tras los dos meses de sustituto, Hurtado regresa a Madrid, los ahorros conseguidos se los envía a su Hermana Margarita.

Andrés hacía gestiones para conseguir trabajo, mientras tanto visitaba a su tío Iturrioz, con el que discutía de la filosofía de ciertos autores, como Kant o Schopenhauer.

Con la filosofía del último, pudo llegar a la conclusión de que los experimentos reflejan algo más que la realidad. En la cuarta parte del libro aparece con frecuencia su tío Iturrioz, con el que abarca muchos temas intelectuales, como el singular caso de la castración de los tenores. A su vez se encuentra un pasaje muy importante en el libro, compañía del hombre, en el que se percibe el pensamiento de Baroja, que se asocia con Unamuno.

La quinta parte del libro refleja las experiencias de Hurtado como médico.

Fue nombrado médico titular de Alcolea del Campo, para poder llegar a su destino, cogió un tren, en el que un hombre extranjero, pequeñito y antipático, insulta a los españoles, en general, esto leventa un gran revuelo en un joven que defiende su patria.

Al llegar al pueblo, describe la casa del médico con el que va a trabajar, ya dentro de la casa le presentan a su ayudante, Sanchéz.

Andrés se queda en un cuarto que el mismo decora y manda a arreglar a la criada.

Nada mas llegar, Hurtado pone en práctica su hostilidad médica, curando a una mujer que se había puesto enferma en el pueblo; Hurtado cogió fama de médico moderno, lo que no gusto a Sánchez, el que le intenta expulsar del pueblo. Hurtado describía a Alcolea como un pueblo sin gobierno, en el que no había relación entre vecinos.

Andrés visitaba un casino en el invierno, en el que mantenía conversaciones con su pianista y con el hidalgo, pasado un tiempo deja de visitarlo por la fama de hombre antipático que se le asignó, en esa época se dedica a escribir.

Alcolea vive uno de sus momentos más emocionantes en la historia de su pueblo, la mujer del tío Garrota es atendida por Hurtado por un golpe en su cabeza, los jueces acusan a su marido pero gracias a Hurtado queda libre, sin embargo la gente cree más a Sánchez, que acusaba al prendero Garrota.

Después de los problemas levantados en el pueblo, Andrés dimite en su cargo, y tras un encuentro con Dorotea regresa a Madrid.

Su regreso a Madrid se ve sorprendido por la guerra de los Estados Unidos, y por la perdida de las colonias españolas. En España hay problemas de trabajo, Hurtado es recomendado pero aún así la cosa está difícil, se encuentra con Montaner, Julio, y todos los amigos antiguos. El reencuentro con Lulú en el café la Luna, fue emocionante para Hurtado, estuvieron hablando de

cómo Julio les había solucionado la vida, y como había terminado Niní casada con don Prudencio.

Andrés es nombrado médico de higiene, pero al poco tiempo se dio cuenta de que no estaba echo para ese trabajo, Hurtado se había convertido en una persona antisocial.

Andrés fue a visitar a Lulú, la cual estaba enfadada por unas confesiones de Hurtado a Julio en su época de estudiante. Hurtado se da cuenta en el café la luna que un farmacéutico se está enamorando de Lulú, pero ella no le prestaba la más mínima atención.

Andrés es contratado por influencia de Julio en la clínica, la Esperanza, ya instalado conoce a un bohemio, y antiguo poeta, se llamaba Villasús y murió en la pobreza.

Andrés en una de las muchas visitas a la tienda de Lulú, se queda estremecido por la confesión de ella de que siempre había estado enamorada, al poco tiempo se casan en la iglesia, según los deseos de doña Leonarda.

Su estado de ánimo le hizo cobrar la claridad mental, que había perdido, sus estudios de síntesis que hizo para una revista tuvieron éxito. Al año de casados Lulú confiesa a su marido que está embarazada, empieza Lulú a cambiar de actitud y Andrés se encontraba muy nervioso.

El día del parto Lulú se encontraba valiente, pero su hijo murió y ella quedo debilitada, y a los tres días muere. El estado anímico de Andrés Hurtado era nulo, lo que conllevó al médico al suicidio por envenenamiento.