El árbol de la ciencia; Pío Baroja

Literatura española. Generación del 98. Novela (narrativa) contemporánea. Estilo barojiano. Personajes. Argumento. Espacio y tiempo

  • Enviado por: Zurdo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 21 páginas
publicidad
publicidad

EL ÁRBOL DE LA CIENCIA

Pío Baroja

ÍNDICE.

Localización pag. 2

Tema del libro pag. 5

Argumento pag. 7

Trama pag. 8

Personajes pag. 8

Estructuras pag. 12

Tiempo pag. 20

Espacio pag. 20

Ambientes pag. 21

Postura pag. 21 Metodología pag. 21

Bibliografía pag. 23

1. LOCALIZACIÓN.

1.1. ÉPOCA.

La obra narrativa El árbol de la ciencia fue publicada por primera vez en 1911, por lo que la podemos situar a principios del siglo XX.

1.2. CORRIENTE LITERARIA.

Como Pío Baroja pertenece a la Generación del 98 podemos encuadrar esta obra dentro del Modernismo Literario, ya que muy a menudo las obras de los autores de la Generación del 98 están asociadas con esta corriente.

1.3. BIOGRAFÍA DEL AUTOR.

Pío Baroja (1872-1956), novelista español, considerado por la crítica el novelista español más importante del siglo XX.

Nació en San Sebastián (País Vasco) y estudió Medicina en Madrid, ciudad en la que vivió la mayor parte de su vida. Su primera novela fue Vidas sombrías (1900), a la que siguió el mismo año La casa de Aizgorri. Esta novela forma parte de la primera de las trilogías de Baroja, Tierra vasca, que también incluye El mayorazgo de Labraz (1903), una de sus novelas más admiradas, y Zalacaín el aventurero (1909). Con Aventuras y mixtificaciones de Silvestre Paradox (1901), inició la trilogía La vida fantástica, expresión de su individualismo anarquista y su filosofía pesimista, integrada además por Camino de perfección (1902) y Paradox Rey (1906).

La obra por la que se hizo más conocido fuera de España es la trilogía La lucha por la vida, una conmovedora descripción de los bajos fondos de Madrid, que forman La busca (1904), La mala hierba (1904) y Aurora roja (1905). Realizó viajes por España, Italia, Francia, Inglaterra, los Países Bajos y Suiza, y en 1911 publicó El árbol de la ciencia, posiblemente su novela más perfecta. Entre 1913 y 1935 aparecieron los 22 volúmenes de una novela histórica, Memorias de un hombre de acción, basada en el conspirador Eugenio de Avinareta, uno de los antepasados del autor que vivió en el País Vasco en la época de las Guerras carlistas. Ingresó en la Real Academia Española en 1935, y pasó la Guerra Civil española en Francia, de donde regresó en 1940. A su regreso, se instaló en Madrid, donde llevó una vida alejada de cualquier actividad pública, hasta su muerte. Entre 1944 y 1948 aparecieron sus Memorias, subtituladas Desde la última vuelta del camino, de máximo interés para el estudio de su vida y su obra. Baroja publicó en total más de cien libros.

Usando elementos de la tradición de la novela picaresca, Baroja eligió como protagonistas a marginados de la sociedad. Sus novelas están llenas de incidentes y personajes muy bien trazados, y destacan por la fluidez de sus diálogos y las descripciones impresionistas. Maestro del retrato realista, en especial cuando se centra en su País Vasco natal, tiene un estilo abrupto, vívido e impersonal, aunque se ha señalado que la aparente limitación de registros es una consecuencia de su deseo de exactitud y sobriedad. Ha influido mucho en los escritores españoles posteriores a él, como Camilo José Cela o Juan Benet, y en muchos extranjeros entre los que destaca Ernest Hemingway. Ver Generación del 98.

1.3.1. OBRAS DESTACADAS.

  • Vidas sombrías (1900).

  • La casa de Aizgorri (1900).

  • El mayorazgo de Labraz (1903).

  • Zalacaín el aventurero (1909).

  • Aventuras y mixtificaciones de Silvestre Paradox (1901).

  • Camino de perfección (1902).

  • Paradox Rey (1906).

  • La busca (1904).

  • La mala hierba (1904).

  • Aurora roja (1905).

  • El árbol de la ciencia (1911).

  • Memorias de un hombre de acción (1913-1935).

  • Desde la última vuelta del camino (1944-1948).

1.4. CARACTERÍSTICAS DE LA OBRA.

El árbol de la ciencia es una obra escrita en prosa, y en la que raramente aparecen textos o párrafos escritos en verso, a excepción de algún que otro poema, frase o dicho que el autor intercala con el desarrollo de la historia.

Esta obra pertenece al género de la narrativa, y a su vez al subgénero de la novela.

Si atendemos a su contenido podemos afirmar que se trata de una obra completa, no de un fragmento. Podemos decir que la obra es una novela científico-filosófica, y a su vez, una autobiografía del autor.

2. TEMA DEL LIBRO

Dentro de la obra se pueden distinguir varios temas significativos. Los que he podido distinguir son los siguientes:

  • Una desorientación existencial por parte de Andrés Hurtado: el protagonista de la obra está continuamente buscando una respuesta a los interrogantes que le plantea la vida, buscando siempre alguna explicación a lo que le ocurre. La vida le presenta un montón de pruebas y retos que tiene que ir superando, degradándose poco a poco. Llegado a este punto, la sociedad y todo aquello que le rodea acaban por destruirlo, por pisotearlo.

  • La sociedad de la España de principios de siglo. Pío Baroja critica a la gente que habitaba las grandes ciudades en esta época. Establece grandes diferencias entre las clases sociales, y entre los partidarios de los distintos sistemas políticos. Andrés Hurtado es un fiel partidario del liberalismo y de la República, mientras que otros personajes son conservadores, partidarios de que las cosas sigan como están. Entre ellos se producen a menudo discusiones que no llevan a ninguna parte.

  • El sentido existencialista: Como preocupación fundamental de los componentes de la generación del 98, este estudio es indispensable. Pío Baroja muestra a través de Andrés Hurtado todo su pesimismo influenciado por Schopenhauer y toda la crítica que efectúa a la España de su época.

3. ARGUMENTO.

3.1. RESUMEN DE LA OBRA

El árbol de la ciencia es una obra en la que se narra la vida de Andrés Hurtado, un estudiante de medicina, así como toda su evolución física y psíquica.

En la primera parte del libro, Baroja nos describe el aspecto de España a principios de siglo, más concretamente de Madrid. En su primer año de facultad Andrés se encuentra con Julio Aracil, un antiguo compañero de instituto y con Montaner, un chico mayor, con ideales conservadores. Entre Andrés y Montaner se producen una serie de discusiones, aunque acaban por ser muy buenos amigos.

Según pasan los años, Andrés tiene que marcharse a vivir a Valencia, ya que a su hermano pequeño, Luisito, se le ha diagnosticado tuberculosis, una enfermedad que a principios de siglo era mortal. A pesar de los esfuerzos de Andrés por conseguir que su hermano se recuperara en este ambiente, Luisito acaba muriendo en la capital.

Tras la muerte de su hermano, Andrés comienza a frecuentar la casa de Iturrioz, un tío suyo, con el que habla de filosofía y que le plantea la duda de cual es el “árbol” que mueve al mundo: el árbol de la vida o el árbol de la ciencia. Es en esta parte donde Andrés se da cuenta de que la ciencia es el motor que mueve el mundo.

Poco después de acabar la carrera Andrés decide ir a trabajar a un pueblo cerca de Andalucía, donde conoce todas las caras de la sociedad, las buenas y las malas.

Por último, Andrés decide regresar a la capital, donde comienza a trabajar como médico. Aquí se encuentra con Aracil y con Lulú, con la que contrae matrimonio. A pesar de los riesgos a los que conllevaba, Lulú se queda embarazada. El hijo muere durante el parto, y Lulú poco tiempo después a causa de las hemorragias producidas por el parto. Tras esta serie de tragedias, Andrés decide acabar con su vida y abandonar el mundo que tantos golpes le había propinado.

4. TRAMA.

En esta obra no existe ninguna clase de salto en el tiempo digna de destacar, por lo que la trama es paralela al argumento. No existen diferencias entre uno y otro.

Por lo tanto la acción es lineal: los acontecimientos se suceden de forma ordenada y consecutiva.

5. PERSONAJES.

5.1. TIPOLOGÍA, PRESENTACIÓN Y RETRATO.

5.1.1. PROTAGONISTAS.

  • Andrés Hurtado: personaje principal, era republicano, un chico solitario y estudioso.

  • Lulú: una de las Minglanillas. Es la futura esposa de Andrés. Era una chica rara, que rechazaba el egocentrismo, hermosa interiormente, y que llamaba mucho la atención de Andrés.

  • Julio Aracil: compañero del instituto de Andrés era moreno de ojos brillantes, y saltones, la cara de una expresión y viva, la palabra fácil, de una inteligencia rápida petulante, se cuidaba el pelo, el bigote, las uñas, era fenicio, procedía de Mallorca y le molestaba todo lo violento y exaltado.

  • Profesor de Andrés: viejo empaquetado, presuntuoso, ridículo tenía melenas blancas, bigote engominado, perilla puntiaguda y una voz hueca y solemne.

  • Montaner: Amigo de Aracil, era monárquico, tenía barba rubia y ojos claros, era enemigo de lo violento y de lo exaltado, y perezoso, tranquilo, comodón y blando de carácter.

  • Pedro Hurtado: Padre de Andrés, algo flaco, era elegante y guapo.

  • Margarita: Hermana de Andrés. Hija de Pedro Hurtado, tiene 20 años, es decidida, un poco seca, dominadora y egoísta.

  • Fermina Iturrioz: Madre de Andrés, fallecida.

  • Alejandro Hurtado: Hermano mayor, era un retrato degradado del padre más inútil y egoísta aún, nunca quiso ni estudiar ni trabajar y era beber.

  • Pedro Hurtado: Era el segundo hermano, representaba la inteligencia filosofía, estudiaba para abogado y era elegante.

  • Doctor Iturrioz: Tío de Andrés.

  • Jaime Masso: catalán amigo de Aracil, estudiaba en el instituto, de cabeza pequeña, pelo negro y fino, la tez de un color blanco amarillento y la mandíbula prognata, también era muy supersticioso.

  • Rafael Sañudo: Compañero del instituto de Hurtado estudiaba para ingeniero.

  • Fermín Iborra: Otro compañero de instituto de Andrés, era un chico enfermizo.

  • Latamendi: Profesor de la Universidad, señor flaco, bajito y escuálido, con melenas grises, barba blanca, nariz curva, ojos hundidos y brillantes.

  • Antonio Lamela: estudiante rezagado y viejo, era gallego, flaco, nervioso, de cara escuálida, nariz afilada, tenía una zalea de pelos negros, canas en la barba, sin dientes y débil.

  • Lagartijo: Cura, era un mozo bravío, alto, fuerte, de facciones energéticas, hablaba de una manera despótica y enérgica y solía contar historias verdes.

  • Hermano Juan: Era un cura bajito, con barba negra mirada brillante, de ademanes suaves, tipo semítico.

5.1.2. PERSONAJES SECUNDARIOS.

  • Doña Leonarda: Madre de las niñas (Minglanillas) mujer poco simpática, tenía la cara amarillenta, la expresión dura vagamente amable, nariz curva, lunares en la barba y sonrisa forzada.

  • Nini: De facciones incorrectas y menos espirituales, era más mujer, tenía deseo de agradar. Era femenina y vulgar, y mostraba una cierta hipocresía y disimulo.

  • Sainetero: Hombre estúpido y fúnebre.

  • Antonito Casares: Periodista andaluz. Tenía una moral de chulo empleadillo humilde y era algo gorrón.

  • Estrella: Era rubia y muy guapa.

  • Elvira: Hermana de Estrella, tenía de 12 a 13 años. Era bonita y descocada.

  • Doña Virginia: Comadrona. Mujer alta, rubia, gorda, con cara de angelito. Tenía 45 anos, tez iluminada y rojiza, tenía lunares en el mentón.

  • Victorio: Sobrino de un prestamista de la calle de Atocha.

  • Villasús: Autor dramático que tenía dos hijas coristas, vivía en la cuesta de Santo Domingo. Tenía barba y pelo entrecano.

  • Pura y Ernestina: Hijas de Villasús, estúpidas y feas. Pura era la mayor y tenía un hijo con Sainetero. Ernestina estaba casada con un revendedor.

  • Prudencio González: Amigo de Doña Leonardo, era un chulo grueso. De abdomen abultado, ojos desdeñosos y pequeños, el bigote corto y pintado y la cara roja.

  • Venancia: Vieja planchadora de la vecindad, tenía 60 años y vivía con su hija y su yerno, Manolo el Chafardín. Vieja seca, limpia y trabajadora.

  • Manolo: Vago, tenía 3 o 4 hijos.

  • Hija de Venancio: Gorda, holgazana y borracha.

  • Tía Negra: Inquilina de las guardillas. Verdulera y vieja borracha.

  • Señora Benjamína: Vieja rara de la vecindad. Le llamaban Doña Pitusa. Era una viejezuela pequeña de nariz curva, ojos muy vivos y boca de sumidero.

  • Chuleta: Hijo de Doña Benjamina, tenía más de 20 años y era empleado de una funeraria. Era chato muy delgado, giboso, de aspecto enfermizo, con unos pelos azafranados en la barba y ojos de besugo. Era vengativo y rencoroso. Tenía muchos hijos.

  • La Paca: Gallega bizca, tan ancha de arriba como de abajo. Tenía una casa de huéspedes.

  • Don Cleto Meana: Pupilo de Doña Paca. Mozo de la clase de disección de San Carlos, era el filósofo de la casa, bien educado y culto. Era viejo, bajito y flaco, muy limpio y arreglado con barba gris recortada.

  • Maestrín: Otro vecino. Un manchego muy pedante y sabiondo, droguero, curandero y sanguijolero.

  • Don Martín: Prestamista tío de Victorio. Viejo encorvado, afeitado y ceñudo. Vestía siempre de luto.

  • Victorio: Era un donjuán de casa de préstamos. Muy elegante y chulo, con los bigotes retorcidos, los dedos llenos de alhajas y sonrisa de hombre satisfecho.

Todos los personajes que aparecen en la obra son personajes redondos, ya que poseen inteligencia, tanto para realizar actos buenos y malos. Además son conscientes de lo que están haciendo.

6. ESTRUCTURAS.

6.1. ESTRUCTURA EXTERNA.

  • El árbol de la ciencia se compone de siete partes que suman 53 capítulos de extensión generalmente breve. El número de capítulos que integran cada una de las partes es variable: 11, 9, 5, 5, 10, 9 y 4, respectivamente.

  • El ejemplar que he leído para poder realizar este trabajo se compone, además, de una introducción, una aclaración, la biografía del autor, la época y el ambiente, nos habla de la ciencia a principios de siglo y de la muerte. Además, incluye una bibliografía.

6.2. ESTRUCTURA INTERNA.

1ª parte: La vida de un estudiante en Madrid.

CAPÍTULO 1

En este primer capítulo Andrés Hurtado, protagonista de la obra, comienza su carrera de medicina. Los estudiantes que se encontraban en la universidad mostraban impaciencia por estar en su aula, según dice Baroja, esto se debe a que en su primer día de curso y el comienza de la carrera.

Al final del capitulo, se hace una primera caracterización del protagonista, en vez de un retrato completo del personaje, Baroja prefiere una pintura progresiva mediante la acción de Andrés a lo largo de la obra. En este capítulo comienzan las discusiones entre Andrés y Montaner. Hurtado era enemigo de la burguesía, Montaner partidario de la clase rica y de la aristocracia... Hurtado era partidario de los escritores naturalistas que a Montaner no le gustaban; Hurtado era entusiasta de Espronceda, Montaner de Zorrilla; no se entendían en nada...

CAPÍTULO 2

El ambiente de España influía tanto en la sociedad, que la universidad estaba en una situación lamentable a causa de otro. Al final del capítulo Andrés reflexiona sobre el ambiente que le rodea. Es aquí donde empieza la falta de vocación por parte de Andrés.

CAPÍTULO 3

Las relaciones son especialmente malas entre Andrés y su padre, don Pedro. Andrés no soportaba el despotismo de su padre. Además ambos tenían pensamientos ideológicos distintos.

Pero entre hermanos la situación no era muy diferente. Andrés solo tenía buena relación con su hermano pequeño, Luisito, y con su hermana Margarita.

CAPÍTULO 4

De nuevo aparecen enfrentamientos entre padres e hijos, esta vez sus ideologías políticas eran la causa de sus contrariedades.

CAPÍTULO 5

Andrés era muy solidario, en esta ocasión se aísla de la familia en un cuartucho donde permanecía la mayor parte del día Allí se encontraba a su gusto, solo. Por una ventana que había en el cuarto Andrés se distraía observando a los vecinos y todo lo que ocurría por los alrededores. Andrés empieza a sentir otra de sus desilusiones que vivirá cuando se desgana por los estudios.

CAPÍTULO 6

Al pasar Andrés de curso, debía ir a clase de anatomía donde debía diseccionar personas muertas. A Baroja le gusta sacar a la luz el lado desagradable de las cosas, y aquí lo demuestra, cuando los estudiantes se divertían haciendo bromas sobre la muerte.

Andrés tiene un nuevo amigo, Fermín Ibarra. Este hombre estaba muy enfermo y a Andrés le gustaba hablar con él. Cuando Hurtado salía de su casa, se daba cuenta que su vida ni era tan mala como el siempre se la pintaba, en ese momento era algo optimista.

Al final del capítulo Baroja nos muestra como es la vida para Andrés; "Fuera de aquellos momentos, en los demás, el estudio, las discusiones, la casa, los amigos, sus correrías, todo esto, mezclado con sus pensamientos, le daba una impresión de dolor, de amargura en el espíritu, la vida en general, y sobre todo la suya, le parecía una cosa fea, turbia, dolorosa e indomable."

CAPÍTULO 7

Empieza un nuevo curso para Andrés y este le causaba ilusión porque iba a estudiar filosofía. Tras la ilusión como en toda la novela, llega la desilusión característica de Andrés: cuando vio el libro se le pasaron todas las ganas de cursar esa asignatura y estaba deseando que acabara el curso.

CAPÍTULO 8

Andrés estaba ansioso por encontrar una hipótesis que llegase al fondo de los problemas de la vida, así que comenzó a leer el libro de Latamendi con entusiasmo. Andrés pareció encontrar algo que le parecía admirable. Hurtado fue al café dispuesto a demostrar que Latamendi tenía un gran pensamiento filosófico. Al llegar allí y encontrar lo admirado que se había quedado con tal libro, los demás contertulios empezaron a echar por tierra una más de las ilusiones de Andrés, que de nuevo se llevó una desilusión.

La palabrería de Latamendi produjo en Andrés un deseo de asomarse al mundo filosófico y con este objeto compró en unas ediciones económicas libros de Kant, de Fíchte y otro de los filosóficos seguidores de la generación del 98, Schopenhauer. Además de otros autores empezó a leer libros filosóficos modernos y tuvo una mala impresión de ellos; entonces decidió volver de nuevo a leer a Kant.

CAPÍTULO 9

Empezó un nuevo curso y Luisíto cayó enfermo con fiebre, esta nueva situación hizo cambiar el ánimo del protagonista.

Andrés intentaba buscar un remedio para la enfermedad de Luisito, pero la enfermedad era incurable; esto era otro motivo para que el protagonista sufriera otra desilusión: empezaba a sentir que la medicina no le servía de nada sino podía curar a su hermano más querido.

Andrés se hizo amigo de un estudiante rezagado. Una vez más Baroja se detiene para hablar y describir personajes secundarios: Lámela le parecía un hombre interesante por ser excéntrico y misterioso.

Este nuevo personaje, amigo de Andrés, estaba enamorado y le contaba a este historias sobre su amada.

CAPÍTULO 10

Andrés avanzaba en su carrera y al comenzar este nuevo año él y Aracil a unos cursos de enfermedades venéreas que daba un médico en el Hospital San Juan de Dios. La visita al hospital fue un nuevo motivo de depresión y melancolía para el protagonista. Veía como el lugar mostraba una cara muy fea de la vida, que le provocó impresión.

Baroja nos muestra el ambiente que reina en el hospital, al ser este de enfermedades venéreas, y al ver como se encuentran las personas que hacen uso del sexo, Andrés se conciencia aún mas de su concepción del amor y la sexualidad.

CAPÍTULO 11

Se celebraban unos exámenes para el Hospital General, por lo que Andrés se presentó, junto con Aracil y Montaner. Para ello necesitó una recomendación de su tío.

A Hurtado no le gustaban las practicas de la medicina que se ejercía en el hospital. El ambiente era muy poco apropiado y nadie mostraba interés por su trabajo.

2ª parte: las Canarias

CAPÍTULO 1

A Andrés no le gusta el egoísmo que muestra Aracil con las Minglanillas. Opina que aprovecharse de la miseria de la familia, para hacer de Niní su querida, con la idea de abandonarla cuando le convenga, es una total falta de moral y respeto.

Lulú se nos describe como una muchacha graciosa, pero no bonita. A Andrés, sus ojos le parecen muy humanos. Aunque es poco agraciada, tiene ingenio y picardía a raudales. Pero debido a la miseria en la que vive, no aparenta una muchacha fresca e ingenua como las de su edad, sino una mujer castigada por el trabajo duro, marchita.

CAPÍTULO 2

En este capítulo Andrés es invitado a una fiesta en casa de las Minglanillas. En esta fiesta entabla una conversación muy jugosa con Lulú, la hermana de Niní, y comienza a ver en ella algo más que una chica pobre y un poco loca…

CAPÍTULO 3

El capítulo se titula Las moscas porque compara la actividad de la comadrona con la de esas moscas sarcófagas que van a los animales despedazados y a las carnes muertas...

A Andrés esta actitud le parece repulsiva, atroz, y promete que nunca volverá por esa casa. Aquí, como en el capítulo que habla de las visitas a los hospitales, vemos reflejada en Hurtado la sensibilidad moral de Baroja.

A él le preocupa lo que pasa a su alrededor, y es precisamente esta preocupación la que lo lleva a la infelicidad interior (Schopenhauer).

CAPÍTULO 4

Los rasgos que se añaden al carácter de Lulú son: su sonrisa satírica, su desenfreno espiritual, su tendencia a decir las cosas claras y por su nombre, sin reparos... En definitiva, se nos destaca su mordacidad, a la hora de hablar, producto de su especial inteligencia.

CAPÍTULO 5

Lulú tiene una idea muy humana y muy noble de las cosas. Más que los escándalos de apariencia (adulterio, vicio, etc.) que ofenden sólo a la imagen, lo que realmente le molesta de las personas, es la doblez, la hipocresía. Es una chica muy leal, que cree en la belleza interior. Sin duda, estas cualidades asombran a Andrés, acostumbrado a tratar con mujeres falsas, desprovistas de este tipo de sensibilidad. En cierto modo, Lulú le atrae por esta forma de ser, que no deja de resultarle ciertamente enigmática.

CAPÍTULO 7

En este apartado, salen a relucir las falsedades que envuelven a la gente de las clases sociales altas. Así pues, tenemos a damas de alta alcurnia, aficionadas a maltratar a su familia, duquesas medio ninfómanas (por así decirlo), y un sinfín de calamidades, que la mayoría disculpa y tolera porque vienen de la aristocracia.

Esta forma de pensar es la que tiene la Venancia, entre tantos otros. A Andrés, le indigna y le asombra, al mismo tiempo. Se empeña en intentar convencerla que son actitudes igual de miserables, que las que puedan hacer cualquier otra persona y, aunque no lo consigue, no desiste en creer que esta situación puede cambiar.

CAPÍTULO 8

Aquí aparecen los personajes de las clases inferiores, que también cometen las atrocidades comentadas en el capítulo anterior (malos tratos, prostitución,...) La diferencia consiste en que ahora sí se consideran malas actitudes, por el hecho de que las realizan gente marginada, la que llamaríamos chusma de la sociedad.

  • INTERRUPCIÓN

Como todavía faltan cuatro partes por comentar, la extensión del trabajo sería muy grande, así que las otras partes están resumidas anteriormente, en el resumen de la obra.

7. TIEMPO

El tiempo externo coincide con la época que vivió Baroja, es decir, principios del siglo XX. El árbol de la ciencia es un ejemplo de condensación temporal, porque en un libro que se puede leer entre siete y diez horas, el autor condensa toda la vida de su protagonista, Andrés Hurtado. Las acciones pasan rápidamente, y los años se suceden en cuestión de párrafos.

El tiempo es lineal, sin saltos atrás en el tiempo, pero con enormes saltos hacia el futuro (analépsis).

8. ESPACIO.

Los espacios se combinan, abiertos y cerrados, dependiendo la intención del autor.

Gran importancia tienen los ambientes y su impresionismo descriptivo. Le bastan muy pocos rasgos para darnos impresiones vivísimas. Son trazos certeros y rápidos, que configuran unos ambientes impresionantes, de una gran calidad pictórica.

Baroja nos hace ir percibiendo paulatinamente la luz, la temperatura, la atmósfera. Aunque se entretiene mucho en el detalle, lo que Baroja quiere transmitir es, no tanto la descripción de los realistas del XIX, sino sensaciones, dotar al ambiente de una atmósfera insustituible.

Andrés Hurtado se mueve en una sociedad inmersa en las más diversas miserias y lacras sociales, pero la realidad española se estructura más marcadamente en la contraposición campo-ciudad.

9. AMBIENTE.

9.1. ATMÓSFERA.

La atmósfera es una atmósfera dramática, hostil. Se suceden discusiones entre los personajes, episodios de violencia, se describen situaciones de gente enferma, con problemas…

La prueba de que es una atmósfera dramática es que mueren los personajes principales de la obra.

10. POSTURA.

La postura del autor frente a los hechos es claramente objetiva, ya que se limita a escribir lo que los propios personajes opinan y no incluye sus propias conclusiones.

Esta postura es común a casi todas las novelas que he leído.

11. METODOLOGÍA.

El árbol de la ciencia ha sido para mí una lectura amena, que combina diferentes ámbitos de la vida, como son la ciencia y la filosofía.

En general la lectura me ha gustado, aunque hay partes que se hacen un poco pesadas, sobre todo cuando empiezan a hablar de filosofía.

Creo que el final podía haber sido un poco más “alegre”, ya que es demasiado dramático. No es muy común ver que el protagonista, su esposa, su hijo y su hermano mueran.

No estoy muy acostumbrado a leer novelas de principios de siglo, es más, nunca había leído ninguna obra de los autores de la Generación del 98.

Después de leer este libro puedo decir que conozco un poco mejor cómo era la sociedad a principios de siglo. He podido comprobar la grandísima diferencia entre clases, la miseria existente, las injusticias a las que estaban sometidos los habitantes de Madrid y demás capitales de provincia.

Debo recomendar esta lectura a todos mis compañeros, ya que pasarán un buen rato leyéndola.

12. BIBLIOGRAFÍA.

  • BAROJA, Pío.: El árbol de la ciencia. Madrid; Caro Raggio/Cátedra: Letras Hispánicas, 1911.

  • Enciclopedia: Microsoft Encarta 2004

La Generación del 98, también llamada generación del desastre en alusión a la pérdida de Cuba por España, representó un fenómeno importante por cuestionarse la tarea intelectual frente a España y la política española, y plantearse el dilema de una literatura acorde con esas inquietudes. Sobresale la enumeración de los engaños que dominaban a España en el campo de la prensa, la política, la oligarquía y el caciquismo, la literatura y la ciencia, las supuestas glorias históricas, y, como otros jóvenes rebeldes, rechazaba la guerra colonial en todas sus manifestaciones. La generación del 98, a veces asociada con el modernismo literario, reflejó en gran medida las oscilaciones ideológicas de algunos de sus integrantes.

¿Por qué considero una autobiografía esta obra? Pues sencillamente porque Andrés Hurtado no es más que un personaje basado en el propio autor, y plasma en él todos los golpes sufridos a lo largo de su vida. Además, al igual que Andrés Hurtado, Pío Baroja estudió medicina, y una vez acabada la carrera, se dio cuenta de que no tenía ningún tipo de vocación…