El árbol de la ciencia; Pío Baroja

Literatura española contemporánea. Generación del 98. Novela (narrativa). Estilo barojiano. Personajes: trayectoria vital de Andrés Hurtado

  • Enviado por: Maria Martinez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

Trabajo sobre:

«El Árbol de la Ciencia»

Autor: Pío Baroja

Titulo: El Árbol de la Ciencia

Editorial: Alianza Editorial

Lugar y año de edición: Madrid, 1969

Andrés Hurtado es el personaje principal y el protagonista de la obra, es un joven muy confundido, que vive buscando un sistema de ideas sobre el que poder basar su vida, ni en la ciencia ni en la filosofía ni en el intelecto consiguen saciar su deseo por conocer y disfrutar las cosas, solo conseguían desilusionarle, y su desengaño va aumentando a lo largo de la novela.

Andrés, es un chico que a lo largo de la novela se siente “solo y abandonado” su situación familiar solo hace que el chico se encierre en sí mismo.

Es un chico que critica la sociedad, no le gusta nada de ella, la ve falsa, superficial, hipócrita, y que necesita un cambio urgente en el sistema político y religioso.

Es un médico sin vocación, es un personaje antisocial que siente desprecio por el rico (es antiburgues) y simpatía por el pobre, así se nos muestra generoso y humano, aunque cuando Andrés se hace médico la gente pobre le produce irritación y va creciendo cada vez más, hasta el punto de que ya tampoco siente ternura por los seres desvalidos. El contacto con los enfermos de los hospitales y el descubrimiento de miserias y crueldades (el encuentro con los pobres, los médicos, con el hermano Juan, etc.) constituyen “un nuevo motivo de depresión y melancolía”. Por otro lado, acentúan a la vez su sensibilidad humanitaria. Pero en el fondo estas experiencias sólo le llevan a aumentar su confusión interior.

Su ansia por el conocimiento le hacen sentirse mal en todos sitios, no encuentra ningún punto de encaje para él, todos los ideales o las teorías que va conociendo sólo le producen disgusto y desilusión. Las muestras de acción o intervención del principio de la novela van desapareciendo a la vez que su interés va disminuyendo y se van sustituyendo por el escepticismo. Siempre estaba esperando que le viniera algo malo y esto no le dejaba disfrutar de lo bueno (como le ocurrió cuando se caso con Lulú, que llego a presentir que tras esa nueva ilusión vendría de nuevo la desilusión, el dolor).

Al final del relato, cuando su esposa Lulú y su hijo mueren, Andrés deja de creer por completo en la ciencia al no poder salvarlos (anteriormente tampoco pudo salvar a su hermano), Andrés no soporta vivir las experiencias de la vida ni quiere seguir luchando y decide suicidarse.

Andrés no fue feliz. Aunque él intentase buscar un modo de serlo, nunca podría porque siempre estaba a disgusto con lo que le rodeaba, o si sentía un poco de felicidad estaba esperando que ocurriera algo desastroso y no disfrutaba de ese momento. Pero lo que le llevo a su estado de infelicidad fueron su educación (al crecer huérfano de madre y con un padre con el que se llevaba mal, su situación familiar no se podría decir que era muy feliz), el entusiasmo por encontrar la felicidad le hace alejarse de ella, el pensar que todo lo que le suceda tiene un fin malo aunque empiece bueno (esto le hace que el mismo se dirija al mal, solo vea lo malo de las personas y de las cosas), los intereses que tenía (como la medicina o la filosofía) no le llenaban porque las veía vacías de sentido en unos aspectos y otros que le parecían lógicos al principio mas tarde se desengañaba. En definitiva creo que Andrés esperaba mas bien la infelicidad “de brazos cruzados”, aunque se esforzase en entender la sociedad, los ideales, la filosofía, lo que podía o no podía hacer la ciencia, etc., no se preocupaba en mejorar su capacidad de comprensión hacia su entorno.

  • La influencia de Shopenhauer:

El pesimismo de la obra viene de la influencia ideológica de Shopenhauer sobre el autor. Según la filosofía de Shopenhauer los hombres a través de su voluntad aspiran a metas que nunca llega a alcanzar, esto les deprime e inician otra ambición que les deprime aún más; Así es como las explica en sus tertulias en los bares con sus amigos, a los que intenta hacer comprender esta razón, pero ellos le enseñan la razón y el se niega a entenderla y sigue esta trayectoria de sufrimiento, que le deprime y le hace hundirse cada vez mas.

  • Visión de la vida:

La visión del protagonista, triste y pesimista, viene dada por su educación, ya que crece sin el cariño de su madre(fallecida), ni el de su padre(ya que se odian mutuamente), solo cuenta con el cariño de su hermana Margarita y de su hermano pequeño Luisito, que fallece de tuberculosis incipiente.

La visión pesimista de Andrés es prácticamente constante, menos cuando su mujer, Lulú le incita a ver las cosas de otra forma, y por una temporada se sintió feliz.

  • La Medicina:

La primera imagen que Andrés tuvo de la universidad no era muy positiva, las instalaciones no eran adecuadas, el profesorado dejaba mucho que desear, el alumnado creía saberlo todo, etc. Cuando empieza a conocer la filosofía, empieza ha alejarse de la medicina.

Más tarde, sus experiencias en San Juan de Dios y en Alcolea hicieron aumentar su idea bastante pesimista de la medicina. Los médicos no estaban interesados en ayudar a los pacientes, el médico del hospital al cual Hurtado ayudaba era un ser cruel hacia los pacientes, los trataba de la peor de las maneras, y al Dr. Sánchez, su “colega” en Alcolea lo único que le interesaba era el dinero que podía sacarle a los pacientes.

  • Visión del amor y el sexo:

El aspecto de misoginidad reflejado en Andrés del autor puede explicarse por la falta de cariño y de figura femenina que ha sufrido durante toda su vida (su madre era la única mujer hacia la que Andrés realmente sentía cariño), y a lo largo del libro también fallece su hermano Luisito, la única persona que le “quedaba” a Andrés. Quizás esa falta de calor humano haya hecho que Andrés se vuelva más escéptico a la hora de creer en el amor. Pero cuando se enamora de Lulú se sorprende a sí mismo de que aquello hubiese sucedido.

  • Reflexión personal:

“El Árbol de la Ciencia” es una novela que Pío Baroja utiliza para transmitirnos cómo se vivía, pensaba y sentía ante la situación del país en aquella época. Narrando la agonía del personaje principal, mediante reflexiones y conversaciones filosóficas con su tío Iturrioz, consigue confundir e incluir al lector en sus dudas. Las conversaciones con su tío no llegaban a conclusiones muy esperanzadoras, ya que si querían mantener unas ideas no podían hacer algo que querían o viceversa. Solían llegar a la conclusión de que la sociedad estaba cegada.