El aparato locomotor

Salud. Cuerpo humano. Sistema osteoarticular ymuscular. Anatomía y fisiología humana. Huesos. Articulaciones. Músculos. Enfermedades y prevención

  • Enviado por: Raquel Tena
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas

publicidad

INTRODUCCIÓN

El aparato locomotor es la unión de los sistemas osteoarticular y muscular, cuyo objetivo es el movimiento, formar las diferentes cavidades articulares y soportar la presión y el peso.

El sistema osteoarticular está formado por los huesos, las articulaciones y los ligamentos y el muscular está formado por los músculos y los tendones.

Los huesos forman el esqueleto: es el armazón del cuerpo humano, y le sirve de sostén. Vamos, que si no tuviésemos el esqueleto, no seríamos más que una masa de células aplastada en el suelo. Los cartílagos son menos consistentes que el hueso, pero se encuentran unidos a estos.

Las articulaciones son conexiones entre los distintos huesos, y permiten el movimiento de éstos.

Los ligamentos son bandas de tejido fibroso que refuerzan a la cápsula articular.

Los músculos tienen la función de mover los huesos. Son conjuntos de células que se excitan al recibir un impulso nervioso.

Los tendones son fibras de colágeno que unen los huesos con los músculos.

ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA

HUESOS

El hueso es un tejido muy consistente, resistente a los golpes, presiones y tracciones. Están constituidos por la matriz ósea, una sustancia sintetizada por los osteocitos, cuya composición química es 25% de agua, 45% de minerales (como fosfato y carbonato de calcio. Estos minerales no permanecen fijos, sino que son constantemente intercambiados y reemplazados. Este intercambio está regulado por la alimentación y por las hormonas, por eso es tan importante comer bien) y 30% de materia orgánica.

El esqueleto de un hombre adulto pesa 17 kilos y está formado por 206 huesos: 26 de ellos forman el cráneo, 41 están en la cara y 6 en los oídos. La mano posee 27 huesos.

Podemos distinguir dos tipos de tejido óseo:

  • Hueso compacto (o cortical), en el cual las “laminillas” óseas están muy apretadas. Da un aspecto macizo.

  • Tejido óseo esponjoso, en el cual las laminillas no están tan compactadas, pues dejan espacios entre ellas (rellenos por la médula ósea).

Las laminillas están dispuestas de tal forma que puedan soportar las presiones a las que se ve sometido el hueso durante su función de soporte.

Para aclararnos, dividiremos el esqueleto en dos partes:

  • Esqueleto ÁXIL, que sigue la línea del cuerpo (es decir: cabeza, columna vertebral, costillas y esternón).

  • Esqueleto APENDICULAR, que se inserta en el esqueleto áxil, y está formado por los huesos de las extremidades superiores e inferiores.

Según su forma, los huesos se clasifican en varios tipos:

-Huesos largos: Ubicados en el esqueleto apendicular. Tienen la función del movimiento, pues en ellos se insertan los músculos que impulsarán el hueso. Ejemplo: Húmero, tibia, radio. Tienen tres regiones:

-EPÍFISIS(o extremos): el tejido óseo esponjoso está recubierto por tejido óseo compacto

-DIÁFISIS (zona media): sólo es hueso compacto, dejando en el centro una cavidad para la médula ósea.

-CARTÍLAGO EPIFISARIO, que se encuentra entre ambas zonas en los niños, y es responsable del crecimiento de los huesos en longitud.

  • Huesos cortos: Se ubican en manos y pies formando el carpo y el tarso. Su disposición es muy similar a la epífisis de los huesos largos. Soportan una gran resistencia al peso y a las presiones, y disfrutan de pesos variados. Ejemplo: tarsos y carpos.

  • Huesos planos: Se encuentran por todo el esqueleto, ya que se disponen formando cavidades para proteger a los órganos nobles. Su función es proteger. Por ejemplo: las costillas en el tórax, los huesos del cráneo, etc. Están formados por una capa de tejido óseo esponjoso que está entre dos capas de tejido óseo compacto (estas capas, según donde estén, se llamarán tablas internas o externas)

  • Huesos irregulares: De formas caprichosas, se encuentran casi todos en la cara, cuello y columna vertebral. Algunos tienen tejido óseo esponjoso sólo, otros sólo tejido compacto y otros, ambos. Un ejemplo: columna vertebral.

ARTICULACIONES

Las articulaciones son un conjunto de elementos o tejidos que constituyen la unión entre dos o más huesos próximos.

La sindesmología es la parte de la anatomía que estudia las articulaciones.

Las articulaciones de los huesos de los saltadores de pértiga llegan a soportar 14.000 kilos de presión en la caída del salto.

Las articulaciones unen los huesos, y forman como un sistema de palancas con nuestro cuerpo. Hay varios tipos de articulaciones:

  • Articulaciones inmóviles, o sinartrosis: Constituida por dos extremos óseos y un tipo de tejido que impide el movimiento, pues mantiene la rigidez entre las piezas óseas. Se encuentra en los huesos craneales y en los huesos largos en crecimiento (la sinartrosis es por donde crecen)

  • Articulaciones semimóviles o anfiartrosis: Constituidas por dos extremos óseos más un tejido o membrana que les permite leves movimientos: Articulación plana o artrodias: extremo óseo cóncavo- extremo óseo convexo. Ejemplo: apófisis articulares de las vértebras.

Hay dos tipos:

Sínfisis: los extremos están unidos por un disco de tejido fibrocartilaginoso (vértebras)

Sindesmosis: los extremos óseos están unidas mediante una membrana o un ligamento interóseo de tipo fibroso.

  • Articulaciones móviles, sinoviales o diartrosis: Poseen membrana sinovial y un espacio entre los extremos óseos denominado cavidad articular. Partes:

  • Extremos óseos: Están cubiertos por el cartílago articular. Tiene diversas formas, dependiendo de la forma que tengan realizarán uno u otro tipo de movimiento:

  • Movimientos:

    • Flexión: movimiento que disminuye el ángulo formado por el eje de los dos huesos

    • Extensión: movimiento que aumenta el ángulo formado por el eje de los dos huesos

    • Abducción: movimiento en el que el eje del hueso se aleja de la línea media.

    • Aducción: movimiento en el que el eje del hueso se acerca a la línea media.

    • Rotación: movimiento en el cual el hueso gira alrededor de su eje central.

    • Circunducción: movimiento en el cual el hueso va pasando por los movimientos anteriores, describiendo un cono con sus bordes.

    Formas:

    • Esferoideas o enartrosis: segmento esfera macizo- segmento esfera hueco. Ejemplos: articulación de hombro o cadera. Permiten todo tipo de movimientos.

    • Condílea: segmento elipsoideo convexo- cavidad elíptica. Ejemplos: articulación de la muñeca. Permiten todos los movimientos menos el de rotación.

    • En silla de montar o sellar: superficie cóncava- superficie convexa. Encajan a la perfección. Ejemplo: articulación del esternón y la clavícula. Realizan todos los movimientos menos el de rotación.

    • En bisagra: como su nombre indica, tiene forma de bisagra. Ejemplo: rodilla y codo. Solo permiten los movimientos de flexión y extensión.

    • Trocoide: cilindro óseo- anillo osteoligamentoso. Ejemplo: articulación del cúbito y el radio (por la parte superior). Sólo permite movimientos de rotación.

  • Cápsula articular: formada por un manguito fibroso que une las piezas óseas, se inserta en la zona exterior de las superficies articulares y que encierra la articulación sinovial. Posee propireceptores, para informar de la presión a la que se ve sometida

  • Membrana sinovial: capa de tejido que produce el líquido sinovial que lubrica los extremos óseos y que está en la cavidad articular. Posee propireceptores, para informar de la presión a la que se ve sometida.

  • Meniscos y rodetes: tejido fibro-cartilaginoso que tiene una forma especial y que está presente en algunas diartrosis (rodillas y codos). Ayudan a amortiguar las presiones sufridas por las articulaciones y a aumentar la profundidad de la cavidad articular para retener mejor la pieza ósea respectivamente.

  • Ligamentos: bandas de tejido fibroso que refuerzan la cápsula articular. Mantienen la articulación en su sitio también. Poseen propireceptores, para informar sobre el grado de tensión que soportan. Dependiendo de dónde estén se pueden dividir en:

    • Intracapsulares: dentro de la cápsula articular pero fuera de la sinovial: ligamentos cruzados de la rodilla.

    • Extracapsulares: fuera de la cápsula.

    MÚSCULOS

    Los músculos son conjuntos de células que tiene la propiedad de contraerse al recibir un impulso nervioso. En este movimiento interviene el ATP, las proteínas musculares y el calcio. A su vez, este movimiento crea calor, por lo que contribuye a la termogénesis. Por eso cuando tenemos frío temblamos: los músculos se mueven para dar calor.

    Poseen un complejo entramado proteico de miosina y actina, que le proporcionan la capacidad de la contractibilidad (más abajo)

    Cerca del 40% del peso de un hombre es músculo esquelético, mientras que en las mujeres, esta cifra alcanza tan solo un 20%. (normalmente; siempre hay excepciones, claro está).

    El músculo más voluminoso es el gluteus maximus (nalga), y el más pequeño, aquel que controla el estribo (0,12 cm).

    Los músculos que más se mueven al cabo del día son los de los ojos. El más potente es el masetero.

    Las expresiones de nuestra cara están controladas por más de 18 músculos faciales.

    En las orejas hay músculos son capaces de contraerse, cuyo fin antiguamente era mover las orejas de nuestros antepasados (ORGANO VESTIGIAL).

    Podremos dividir dos tipos de músculos:

    - Músculos involuntarios o viscerales: Regidos por el sistema nervioso autónomo, por lo que su control escapa de nuestra voluntad.

    Están formados por el tejido muscular liso, que contiene células fusiformes, con un solo núcleo. Este tejido tiene la capacidad de contraerse muy lentamente, pero aguanta mucho; Es decir: la contracción es mantenida, y no se agota. Se encuentra recubriendo estructuras internas: pulmones, estómago, vejiga, etc.

    Otro tipo de tejido muscular involuntario es el tejido muscular cardíaco, cuyas células aparecen muy juntas. Además, tienen una gran conductibilidad y excitabilidad, por lo que son capaces de contraerse rítmicamente con una media de ochenta veces por minuto. Tampoco se agotan.

    • Músculos voluntarios: Regidos por el sistema nervioso somático, por lo que controlamos su funcionamiento. Formados por el tejido muscular estriado.

    Están formados por células largas y multinucleadas. Entre estas células hay espacios que están cubiertos por una capa de tejido conectivo (el endomisio).

    Estos músculos presentan una contracción rápida y son capaces de sufrir agotamiento.

    Se insertan en los huesos a través de los tendones (múltiples fibras de colágeno que se incrustan en la superficie ósea), que siempre están presentes en la inserción muscular.

    Hay músculos formados por dos vientres musculares unidos por un tendón intermedio (músculos digástricos)

    Hay regiones en las que un músculo o tendón sufre mucho roce. En estos casos, existen elementos como las bolsas (bursas) o vainas sinoviales anexas al músculo o tendón que los protegen de posibles lesiones durante la contracción.

    La mayoría de los músculos tienen un origen y una inserción, pero algunos tienen dos, tres o cuatro orígenes (bíceps, tríceps, cuadriceps) y una sola inserción.

    Las unidades motoras de los músculos se contraen alternadamente, logrando una semicontracción constante, denominada tono muscular.

    Los músculos tienen millones de propireceptores y receptores sensitivos que informan al sistema nervioso de la tensión que aguanta el músculo, del dolor, y de la situación espacial de este.

    Los músculos tienen tres propiedades que los hacen aptos para su función motora:

    • Contractibilidad: Capacidad del músculo de contraerse al recibir un impulso nervioso

    • Excitabilidad: La fibra muscular actúa tanto ante los impulsos nerviosos del propio cuerpo humano como ante los impulsos eléctricos externos. (si, claro, como el aparatito ese que te da descargas, para hacer abdominales)

    • Elasticidad: El músculo es capaz de recuperar su forma inicial una vez el impulso que produjo su contracción cesa.

    Los músculos tienen varias formas:

    • Planos: se ubican en el tórax y en el abdomen formando paredes musculares (diafragma)

    • Largos: se ubican en las extremidades y permiten una gran amplitud de movimiento (bíceps). Algunos mueven más de una articulación (poliarticulares)

    • Cortos: se ubican en la cabeza y en la columna vertebral, y permiten movimientos cortos pero de gran potencia (masetero). Sólo mueven una articulación (monoarticulares)

    Y cumplen diferentes funciones:

    • Músculos agonistas: su función produce directamente un determinado movimiento (bíceps)

    • Músculos antagonistas: aquellos que realizan el movimiento opuesto de los músculos agonistas (tríceps)

    • Músculos sinergistas: aquellos que facilitan y cooperan para que la acción de los músculos agonistas sea más eficiente. Sólo ayudan. (escápula u omóplato)

    Hay músculos denominados antigravitatorios (o posturales) que, en el caso del hombre, se encargan de mantenerlo en posición erguida. Estos músculos son resistentes al agotamiento, y se presentan: en la cara posterior de la pierna, evitando la flexión del tobillo; en la cara anterior del muslo evitando la flexión de la rodilla y en la cara posterior del tronco, evitando la flexión del tronco.

    Así, logramos mantenernos erguidos. Una prueba de la evolución!!

    Los tendones son un conjunto de fibras que unen el músculo con el hueso y cuya función es transmitir la fuerza provocada por el músculo para mover al hueso y lograr el movimiento.

    PRINCIPALES ENFERMEDADES Y CÓMO PREVENIRLAS

    El aparato locomotor está ahí toda la vida. No es como las células sanguíneas, que se van renovando. No: nacemos con uno y nos tiene que aguantar toda la vida. Y más vale que nos aguante bien, que sino...

    Las enfermedades que nos vienen a la cabeza al hablar del aparato locomotor son los traumatismos: esguinces, roturas, etc. Pero hay muchas más. Las dividiré por zonas: las de los músculos, las de los huesos, etc...:

    ENFERMEDADES DE LOS HUESOS

    Otras: Cáncer de hueso, osteonecrosis (muerte de los huesos por falta de riego sanguíneo),


    - Osteoporosis: Esta enfermedad que provoca una disminución de la masa ósea, haciéndola más vulnerable a las fracturas. Es la principal causa de las fracturas de mujeres menopáusicas y ancianos en general. No presenta un comienzo definido, y se hasta hace poco sólo se detectaba cuando se producía una rotura de cadera o de muñeca, por ejemplo.

    Se produce porque hay una pérdida de huesoa partir de los 35 años, que se incrementa sobretodo a partir de la menopausia(porque la pérdida de estrógenos implica una pérdida más acusada de hueso).

    También hay factores genéticos que predisponen a una a la enfermedad: las mujeres asiáticas y caucásicas, por ejemplo, tienen poca masa ósea, por lo que son más propensas. Las personas de complexión pequeña y frágil suelen tener menor masa ósea, por lo que también son propensas. Además, ciertos hábitos de vida no ayudan muchj que digamos: La inactividad física, el consumo excesivo de alcohol, cafeína y tabaco y una dieta pobre en calcio y vitamina D.

    La osteoporosis afecta a una de cada cinco mujeres mayores de 65 años.

    El tratamiento para la osteoporosis tiene como fin disminuir el dolor. Aunque el mejor tratamiento es la prevención: dejar de fumar, disminuir el consumo de alcohol y cafeína, hacer algo de deporte y llevar una dieta rica en calcio (sobre todo durante la adolescencia y juventud) nos pueden librar de aquí a unos años de sufrir esta enfermedad.

    - Enfermedad de hueso de Paget: Esta enfermedad, produce un alargamiento y deformidad en los huesos. El hueso puede volverse denso pero frágil como consecuencia de la deformación y la desintegración excesivas. Afecta a ambos sexos, pero es muy poco frecuente en las personas menores de 40 años.

    La causa no está clara, aunque se baraja la hipótesis de que sea debida a una lenta infección viral en el hueso, que puede tener algún factor hereditario. Los síntomas son muy diversos, y a cada persona se le pueden aparecer de un modo u otro. Por ejemplo: dolor y deformidad del hueso en la zona afectada.

    Al no conocerse con exactitud la causa, no podemos establecer ningún tipo de medidas para evitar esta enfermedad. Aunque, una vez ha sido diagnosticada, el tratamiento suele incluir cirugía, fisioterapia, corte y alineación del hueso afectado, artoplasia(reemplazo total de la articulación) y medicamentos para paliar el dolor.

    - Raquitismo: Enfermedad producida por un déficit nutricional, caracterizada por deformidades esqueléticas; está causado por un descenso de la mineralización de los huesos y cartílagos debido a niveles bajos de calcio y fósforo en la sangre. En los niños, existe un problema adicional, que tiene que ver con el crecimiento: el hueso nuevo inadecuado es propenso a deformarse. El tipo de deformidad depende en gran medida de la edad del niño cuando se produce la deficiencia de vitamina D. En general, se deforman los tobillos y las muñecas y aparecen abultamientos en las costillas formando el llamado rosario raquítico. Un niño que todavía no ha aprendido a andar desarrollará deformaciones vertebrales, mientras que un niño que ya anda desarrollará las deformaciones en las piernas. El sistema nervioso también sufre alteraciones: los niños afectados son irritables, tienen dificultades para dormir y presentan sudoración excesiva. Las alteraciones producidas en los músculos provocan el abultamiento del vientre, característico de esta enfermedad.

    - Juanetes: Los juanetes (`hallux valgus') son una deformidad del dedo gordo que produce una prominencia lateral del hueso.

    Su aparición depende tanto de los genes (es decir: es hereditaria) como de los hábitos de vida. Un dato importante es que las mujeres sufren cuatro veces más juanetes que los hombre, y esto se debe a que los tacones incrementan la aparición notablemente, así como las puntas estrechas, que hacen que el dedo gordo “se dirija”, “mire”, se eche hacia el segundo dedo, lo que provoca la inflamación del tejido óseo que recubre a la articulación, lo que da lugar a los juanetes.

    Los juanetes pueden llegar a ser incapacitantes, por el dolor. La solución para evitar el dolor es usar zapatillas da piel muy suave, o sandalias, que evitan la presión La utilización de plantillas especiales es muy recomendable. Al final, la única solución definitiva es la cirugía: dependiendo del grado de deformidad, del dolor y de la edad, el especialista determinará un tipo de operación (hay más de 200 técnicas diferentes)

    Para evitar los juanetes deberemos utilizar zapatos anchos y de tacón bajo: utilizaremos los tacones altos y los zapatos de punta estrecha en momentos señalados.

    ENFERMEDADES DE LOS MÚSCULOS

    Otras :Distensión lumbar, Miositis (inflamación o edema de los músculos voluntarios que, por lo general, es producida por lesión, infección o enfermedad autoinmune), fibromialgia (dolor o rigidez de un músculo o de varios),

    - Distrofias musculares: La distrofia muscular provoca una degeneración progresiva del músculo esquelético. Con el paso del tiempo, el músculo se va atrofiando (aumenta la debilidad, disminuye la funcionalidad y la masa muscular), hasta que al final el paciente tiene que ir en silla de ruedas.

    Hay varias formas clínicas, que dependen de la gravedad de la distrofia, la zona, etc.:

    • Distrofia muscular de Duchenne: Se presenta antes de los cinco años de edad. Primero se atrofian los músculos del tronco y de la pelvis, por lo que se produce una escoliosis. Al final de la adolescencia casi todos los grupos musculares están afectados. Se suele morir por un fallo respiratorio o del corazón. Se transmite de forma recesiva en el cromosoma X, por lo que casi siempre son varones los enfermos.

    • Distrofia muscular de Becker: Como la distrofia muscular de Duchenne, pero más leve

    • Distrofia muscular facio-escápulo-humeral: Produce atrofia y debilidad en los músculos de la cintura escapular y en los miembros inferiores. Suele aparecer en los primeros años de la pubertad. La mayoría de los pacientes son capaces de caminar hasta edades avanzadas, y afecta por igual a ambos sexos.

    • Distrofia muscular de cintura: Afecta a ambos sexos y puede desarrollarse a cualquier edad. Pueden verse afectados los músculos de la cintura escapular o pelviana; su progresión es lenta; al final de la vida, la mayoría de los músculos se ven afectados.

    • Distrofia muscular miotónica: En este tipo de distrofia existe, además de atrofia y debilidad, lentitud en la relajación muscular de postcontracción. Es más grave en las generaciones más jóvenes de una familia afectada: los hijos de una madre afectada.

    - Escoliosis: Esta enfermedad provoca una desviación de la columna ya que los músculos torácicos no tienen suficiente fuerza para mantener la columna recta. Es una complicación derivada de la distrofia muscular. En concreto, un 90% de los niños con distrofia muscular de Duchenne la padecen, y son los casos más severos.

    Actualmente esta enfermedad se cura sometiendo al paciente a una intervención quirúrgica.

    ENFERMEDADES DE LAS ARTICULACIONES

    Otras: Artritis reumatoide juvenil, dislocaciones, osteoartritis (el cartílago que recubre al hueso se desgasta o se rompe, produciendo dolor debido al roce de los huesos. También se desgastan los huesos)

    - Artritis reumatoide: Es una enfermedad crónica que origina dolor, rigidez, hinchazón y pérdida de movilidad de las articulaciones. También puede acompañarse de dolor en otros órganos.

    La causa en estos momentos es desconocida, aunque se trabaja en la función de los mecanismos inmunológicos inflamatorios que conducen a esta enfermedad.

    La edad de comienzo más frecuente suele estar entre los 20 y los 35 años (mi abuela empezó con 30), y de millones de afectados, un 60% son mujeres.

    El diagnóstico de la artritis es muy difícil, ya que se presenta poco a poco, muy sutilmente y los síntomas de comienzo varían de unos pacientes a otros. Es cierto que, en estos casos, la destreza del médico es fundamental.

    No existe un tratamiento curativo para la artritis, pues el tratamiento que se sigue una vez la enfermedad ha comenzado es para lograr remisiones, y que el paciente pueda llevar una vida normal.

    Se utilizan drogas antinflamatorias, ejercicios, aplicación de calor y frío y protección articular para disminuir el dolor.

    En algunas ocasiones se recurre al emplazamiento articular total, con muy buenos resultados, ya que el paciente puede seguir haciendo vida normal.

    Puesto que se desconoce la causa de la enfermedad, no se pueden dar indicaciones para evitarla.

    ENFERMEDADES DE LOS TENDONES

    Otras: tenosinovitis (inflamación vainas tendinosas que rodean los tendones), fibromialgia (dolor o rigidez de un tendón o de varios)

    - Tendinitis: Inflamación de un tendón. Suele ser provocada por el sobreuso de estos durante un trabajo, o por malas posiciones, normalmente al hacer deporte y no calentar bien o al sobrecargar una extremidad. Aunque, ocasionalmente, puede ser debido a una infección. Se dan en pacientes de todas las edades.

    El síntoma generalizado es el dolor, y como éstas estructura están cerca de las articulaciones, se pude confundir con artritis.

    Para el tratamiento, se suele recurrir a la inmovilización de la zona afecta o a evitar realizar los trabajos que nos provocan el dolor. Adquirir posturas ergonómicas en el trabajo y en la vida cotidiana nos ayudarán a no sufrir este tipo de lesiones.

    Así, es muy importante calentar bien antes de hacer cualquier deporte, y no sobrecargar una extremidad por bestias.

    - Bursitis: Es debida a la inflamación de las bursas, las bolsas sinoviales que se encuentran en los tendones y los músculos (está más arriba). La inflamación, al igual que en la tendinitis, suele ser debida al sobreuso de estas estructuras (o, en un menor tanto por ciento, a infecciones). También se presenta en forma de dolor que se puede confundir con el articular y el tipo de tratamiento consiste en inmovilización y abandono de ciertas actividades.

    Al adquirir posturas correctas en la vida cotidiana, no sobrecargar las extremidades y calentar bien antes de practicar cualquier deporte nos ayudarán a no tener complicaciones.

    ENFERMEDADES DE LOS LIGAMENTOS

    Otras: fibromialgia (dolor o rigidez de un ligamento o de varios)

    - Esguinces: Un esguince es un ligamento que se ha estirado o desgarrado. Los ligamentos conectan los huesos unos con otros en la coyuntura y ayudan a prevenir que los huesos no se salgan de lugar. Las señales de un esguince son: hinchazón, dolor, contusión y dificultad para mover la articulación después de la lesión.

    Los esguinces son causados cuando una articulación es obligada a moverse en una posición anormal, por eso una “torcedura”, los provoca generalmente. El diagnóstico es rápido (aunque no siempre eficaz), ya que es una lesión muy común. El peligro que tiene eso es que muchas veces, te diagnostican como un esguince cosas más graves.

    Una vez se ha sufrido un esguince se debe tener mucho cuidado, pues normalmente, con la inmovilización, los músculos pierden fuerza. Lo más conveniente es usar métodos de compresión, que den seguridad: tobilleras, rodilleras, coderas, etc.

    Dependiendo del grado del esguince, se inmovilizará el miembro dañado más o menos tiempo: si es de primer grado, indica que el ligamento ha sufrido un pequeños desgarre, por lo que normalmente, quince días de inmovilización son suficientes; si es de segundo grado, es que el desgarre es más grande y se corre peligro de rotura, por lo que se suele inmovilizar de uno a dos meses. Si, por el contrario, el esguince es de tercer grado,, resulta que el ligamento se ha desprendido del hueso, lo que supone que hay que operar para volver a unirlos, por lo que luego viene una temporada de unos tres mese de rehabilitación.

    Los más comunes son los esguinces de tobillo, y los peores, los de rodilla, ya que son los más complicados. Para evitar los esguinces de tobillo: Utilizar calzado protector para actividades que impliquen esfuerzo sobre el tobillo y otras articulaciones, asegurarse de que los zapatos se ajusten a los pies de manera apropiada, evitar zapatos con tacones altos, realizar un estiramiento o calentamiento antes de hacer ejercicio o practicar deportes y evitar deportes y actividades para las cuales no se esté bien entrenado.

    Una cosa que parece una tontería es el uso de las muletas: si no se usan bien, pueden surgir complicaciones, puesto que se apoya mal, se hace más fuerza con un brazo o cosas así, y se puede llegar a tener una tendinitis por apoyar mal las manos en las muletas.

    GENERALIDADES EN PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES DEL APARATO LOCOMOTOR:

    Cada enfermedad tiene unas causas, por eso para cada una debemos tener unos cuidados especiales (especialmente si estamos dentro de los grupos de riesgo, como es el caso de los deportistas a sufrir un esguince, etc.)

    Pero podemos establecer unas pautas que pueden ayudarnos a mantener nuestro aparato locomotor sano:

    • Al realizar deporte, procuraremos haber calentado bien, llevar la ropa adecuada y estar seguros de que es acorde a nuestras posibilidades Practicar deporte es sano, y necesario, pero no vaya a ser que sea peor el remedio que la enfermedad. Sin hacer el bestia, por favor.

    • La alimentación es muy importante, especialmente en periodo de crecimiento: el calcio y la vitamina D no pueden faltar.

    • Adoptar posturas correctas en la vida diaria nos evitará muchos problemas: no debemos doblar la espalda, sino las rodillas al coger algo, por ejemplo. Sentarse con la espalda erguida y no forzar las posturas nos ayudará también.

    En definitiva, tenemos un aparato locomotor para toda la vida. Más nos vale cuidarlo, para que esté siempre bien.



    EL APARATO LOCOMOTOR

    11