El antiguo Egipto; Antonio Pérez Legarcha

Historia Antigua. Egiptología. Antiguo Egipto. Estructura

  • Enviado por: Joselu
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

El Antiguo Egipto

De

Pérez Lagarcha

Contenido del trabajo

Estructura de la Obra Pág.1

Breve comentario de la obra Pág.2 y 3

Opinión Personal Pág.4

Características del libro:

- Esta obra ha sido escrita por el Profesor de Egiptología de la Universidad de

Alcalá de Henares, Antonio Pérez Lagarcha.

- Editada por Acento Editorial, en su colección Flash Cultura.

- Su tamaño es una de las características físicas beneficiosas para el lector, 9,5 cm de

anchura y 19,5 cm de longitud. Su grosor también es de escasa proporciones. Lo que

le convierte en un buen acompañante.

- El libro cuenta con 94 páginas, en cuanto a la obra se refiere, ya que por otra parte

posee más hojas pero son fuente propagandística de la editorial.

- La editorial: Es conocida por tratar temas interesantes y distribuirlos en libros de pequeño tamaño y fácil adquisición. Trata temas como desde “El cine de Hollywood”, hasta el mundo de los toros.

- A lo largo de sus 94 páginas, el libro se distribuye en el comienzo con una breve Introducción del autor. Posteriormente se divide en capítulos: 1. El medio geográfico;

2. Esbozo de Historia; 3. Religión; 4. Arte; 5. Realeza; 6. Administración, Sociedad y economía; 7. Ejército.

También existe una parte para la Bibliografía y una pequeña reflexión del autor denominada Conclusión.

Breve comentario del contenido del libro

Egipto siempre ha suscitado, incluso desde la Antigua Grecia, un áurea de misterio y desconocimiento.

Egipto nace a las orillas del río Nilo (el más extenso del mundo), por unos primeros pobladores antes de 3000 a. C. Se trata de una zona rica para aquel tiempo, un tiempo en el que el Desierto del Sahara crecía de manera paulatina, este crecimiento paulatino del Sahara llevó a muchos pobladores a refugiarse a orillas del siempre benévolo Nilo.

El Nilo es el auténtico pulmón de los habitantes del Antiguo Egipto, que ven en sus orillas la salvación a esa tierra tan árida.

La población que allí se asienta no tardará en prosperar y en sacar partido a esas crecidas del Nilo, que supone la fertilidad de sus tierras, gracias al limo y a la riqueza de minerales y a lo bien, se puede decir, “hidratada” que se encuentra tras sus crecidas.

Pronto la evolución agrícola y económica, se verá reflejada en su sociedad. Como bien comenta nuestro autor, mientras algunas zonas no habían llegado al Neolítico, Egipto ya disfrutaba de una organización tanto social como económico envidiable para muchas civilizaciones de la Edad Antigua.

Su organigrama religioso no es muy complejo todo se basa en su éneada, con el Dios Atum-Ra a la cabeza. Pero una de las divinidades más importantes será Horus, hijo de Isis y Osiris. Teniendo en el Sol a su máxima divinidad.

Egipto como todas las sociedades antiguas estaban dominadas por unas oligarquías tradicionales, las cuales pronto se emparentarán con los dioses, para de esta forma justificar su legitimidad en el poder.

Los faraones se convierten en figuras inalterables e inviolables, símbolos de poder y progreso a los ojos de sus ciudadanos.

Sus medios de expresión son los Jeroglíficos, los cuales decoran paredes, tumbas y monumentos .

Su escritura consta de ciertos dibujos los cuales poseen un significado concreto. Aunque posteriormente para las demás civilizaciones se tardó siglos, en conocer su significado.

Egipto nunca fue una civilización muy expansiva, en cuanto a lo territorial se refiere, ya que ellos ya tenían su fuente de riqueza en su río y en las crecidas de éste. Esto no quiere decir que fuesen ajenos al comercio que se daba en la zona de Mesopotamia, Siria y Palestina...

Su organización social es para su época bastante compleja. En lo alto del escalafón se halla el faraón pero detrás de el se halla una fuerte administración que pronto tomará un gran poder en la vida política y económica de Egipto.

Los períodos políticos y sociales se hallan en cuadrados en Dinastías, y éstas en Períodos. Estas organización fue realizada por Manetón, un sacerdote al que Ptolomeo I le mandó realizar para entroncarse con las antiguas dinastías. Su clasificación es la que usamos en la actualidad.

Cabe también resaltar la difícil empresa que era manejar a lo que hoy se reconocía como Bajo y Alto Egipto. Se trabaja mucho para conseguir que se unieran las dos zonas y hacerlas homogéneas.

Egipto tiene grandes dosis de misterio, que perdurarán en el tiempo como sus pirámides. Están dentro de las siete maravillas del mundo antiguo, curiosamente son las más antiguas, y las únicas que podemos seguir observando, probablemente hallan conseguido la eternidad para la que fueron construidas.

Otro tema chocante es el como los escribas eran una clase privilegiada, ya que la mayoría de la población no tenía al alcance el conocimiento de la escritura Jeroglífica.

Quizás una de las causas por las que Egipto es tan misterioso es por su culto y respeto, hacia la muerte, representada en las momias.

Incluso Napoleón Bonaparte, según nos narra Javier Sierra, autor del libro “El Misterio de Napoleón” , como apareció el emperador francés tras pasar una noche en una de las pirámides del Valle de los Reyes. El emperador salió estupefacto y en un estado de Shock, habiendo vivido una experiencia que jamás relataría, ya que según el nadie le iba a creer.

Opinión Personal

Mis conocimientos sobre Egipto son cuanto menos escasos. Pero esta obra puede considerarse para tener una leve idea de lo que realmente era Egipto.

Lo que se echa en falta en esta breve obra puede que sea un pequeño mapa de Egipto, para poder tener una idea aproximada de lo que era su entorno. Ya que el autor empieza hablándonos de su Geografía.

También pienso que le sobran algunas viñetas, a favor de un poco más de textos con más datos, o alguna pequeña sección con anécdotas y datos curiosas, porque si algo le sobra a Egipto son curiosidades, que nos resultan incluso difíciles de entender.

A mí me parece que no se valora lo suficiente la importancia del mundo Egipto en nuestros días, siempre será más recordado por las momias y sus maldiciones, que por su Arte, Religión, su sistema económico, y demás.

En definitiva el libro ó “librillo” por sus dimensiones no está mal. Una de las cosas que más me gusta de él es su reducido tamaño. Se puede llevar en cualquier parte.

Pero claro ese tamaño tiene sus limitaciones, es evidente que no es una enciclopedia.