El Anticristo; Nietzsche

Filosofía contemporánea siglo XIX. Vitalismo. Nihilismo. Teología. Nietzsche. Cristianos. Religiones. Virtudes. Cristianismo. Pueblo. Dios. Budismo

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 9 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


EL ANTICRISTO

Nietzsche comienza su obra hablando de algo que siempre ha estado presente para los hombres a lo largo de la historia: la felicidad. La búsqueda para encontrarla, pero, qué es realmente lo que nosotros conocemos como felicidad? Fórmula de nuestra felicidad: un sí, un no, una línea recta, una meta.... La creencia sobre la felicidad para uno no es la misma para todos, simplemente lo que es bueno para alguien puede no serlo para otro. El hombre obtiene la felicidad en el fin que él se ha marcado que, casi siempre, tiene que ver con el poder. ¿Qué es bueno? Todo lo que produce poder al hombre.

- ¿Qué es malo? Todo lo que produce debilidad al hombre.

- ¿Qué es felicidad? El sentimiento de que el poder crece. Los débiles padecen.

- ¿Qué es más dañino que cualquier vicio? La compasión por los débiles, lo que hace el cristianismo.

Se califica a los cristianos como “el animal enfermo del hombre”, ya que han idealizado su propia existencia en un ser desconocido, han basado sus ideales en una doctrina no basada en la realidad, y condena al cristianismo como factor de decadencia del hombre.

Se idealiza a un “superhombre”, el hombre ha creado una especie de “superhombre” juntando todas las cualidades buenas y separando las malas y le ha dado forma para creer en ese ser creado, darle la fuerza para basar nuestra vida y creencias en él y en l momento de fallarle sentirnos como un pecadores ( para conseguir la máxima fortaleza espiritual ), como si fuera malo cuando, en realidad, el hombre no lo es y no ha hecho nada.

Existen valores decadentes para el crecimiento del hombre como tal, como es la compasión, la moral, el “tu debes”; todo esto nos lleva a una forma de vida marcada, delimitada; nos prohíbe formas de actuar, de pensar y esto solo lleva al hombre a la decadencia, no permite que pensemos, que crezcamos y nos desarrollemos mentalmente. Siempre marcados por la sombra de nuestras “creencias”.

La compasión se opone al principio de la selección, no merece ser una virtud. El principio de la selección menciona que los más fuertes serán los más aptos para sobrevivir y el débil morirá. ¿Acaso existe la necesidad de sentirnos cobijados por un ser superior para poder actuar?         

Este sentir depresivo y contagioso obstaculiza a aquellos instintos que tienden a la conservación y a la elevación del valor de la vida. Es un elemento multiplicador de la miseria, conservador de todo lo miserable. La compasión es el instrumento de la decadencia y que hace entregarse a Dios.          

La existencia de sacerdotes dentro de las religiones es la representación mortal de ese ser superior, ya que este es un ente imaginario al que confiamos nuestra “fe”, el sacerdote castiga y adquiere la personalidad de ese Dios, nosotros obedecemos y confiamos. Pero no existe diferencia entre él y nosotros, ambos somos seres de carne y hueso, con capacidad mental y mismas habilidades; pero supuestamente él tiene contacto con aquél ser superior.

Virtudes establecidas por una religión: debes hacer, no debes hacer, debes ser, no debes ser; las virtudes deben ser algo personal, algo desarrollado por nosotros mismos en relación nuestra forma de vida, no un imperativo categórico a seguir que nos lleva de la sociedad donde vivimos.

El hombre no deja de ser como el animal. A su manera cada animal es perfecto, está creado a sus capacidades y razón de estar en la naturaleza. La única diferencia que hace al hombre superior es la capacidad de pensar. Esto tal vez pueda parecer una ventaja a simple vista, pero el pensar nos aleja cada vez más de nuestra felicidad. Los animales actúan por instinto, tienen sed, beben agua; tienen hambre, atrapan a su presa; necesitan aparearse, lo hacen. Y así cubren sus necesidades, no complican su existir pensando, y ellos así son felices.

La moral y la religión, en especial la cristiana, no tienen contacto con la realidad, ya que en ellas todo es imaginario (Dios, alma, pecado, espíritu, interpretaciones de sentimientos...)

El cristianismo es una religión que busca que actuemos para bien, basándonos en principios irreales, no objetivos. Se le inculcan al hombre conceptos que nadie conoce realmente y que cada quien interpreta de diferente manera; es una religión basada en lo imaginario, nadie consta que existe un dios, que el humano tenga alma, que al actuar  fuera de lo estipulado por alguien se esté cometiendo un pecado. Como anteriormente mencioné, ¿Dónde está marcada la línea que separa lo bueno de lo malo?, ¿Hasta dónde debo llegar? Mejor dicho la pregunta debería ser ¿Hasta dónde me permitirá mi contexto llegar?

Un pueblo que cree en sí mismo necesita de un Dios para proyectar en él el placer del hombre, el sentimiento de poder, a quien hacer sacrificios... Así, entendemos la religión como un modo de dar gracias a sí mismo, de dar gracias a Dios. Por lo general la gente más humilde, la de menos educación, los pueblos más pobres suelen ser los más creyentes. Precisamente ellos, los más débiles, son los que depositan toda su fe y muchas veces todo lo que tienen en la religión, los más desprotegidos confían en que alguien los resguarda finalmente; aunque ese alguien no les proporcione techo y comida, pero les brinda fuerza para sobrellevar su situación. Tristemente así es en nuestro país. Puedo no tener para pagar mis deudas, pero estoy en la iglesia pidiéndole a Dios que me ayude...

Hay un Dios, un ser elevado con poder superior al humano que cuida y protege a su pueblo porque no quiere verlos sufrir. Hablo de un Dios de amor, un Dios de bien, pero para el caso de la gente creyente ¿Qué pasa cuándo tienen un accidente, cuándo muere alguien, cuando les roban, etc? Se le atribuye muchas veces a Dios el que pasen estas cosas, “ya nos tocaba”, “cuando te toca, te toca”, “por algo pasan las cosas”. Entonces ¿Por qué si es un Dios de amor, éste permite que ellos sufran? Necesariamente tiene que ser un Dios de bien y de mal. Donde la voluntad de poder cae, hay decadencia y Dios se convierte en el Dios de los débiles, aunque ellos se llaman “los buenos”. Es la decadencia de Dios.

El débil y el que sufre en la realidad tiene fundamentos para cobijarse en una religión llena de conceptos irreales, no comprobables, pero a él le harán sentir protegido.

La comparación entre budismo y cristianismo. Nietzche dice que el budismo es la única religión que dice “lucha contra el sufrimiento”, lo acepta, el budismo es positivista y realista. Se fundamenta en conceptos reales, comprobables, no como el cristianismo.

En el budismo se hace hincapié en los sentimientos (dolor) y se posee una superespiritualización. Sobre estas bases surge una depresión que se puede arreglar con la vida libre y sin preocupaciones por sí mismos o por otros, entre otras cosas. No tiene esta religión ningún imperativo categórico, ninguna oración ni ninguna coacción. Todas estas cosas son medios para fortalecer la excitabilidad. Además, el budismo no critica a quienes no piensan de esta. Por otra parte, Nietzsche piensa que esta religión es buena debido a que es “egoísta”, se preocupa por uno mismo ya que uno es quien actúa, uno es quien sufre, uno es el culpable de su malestar y nadie más.

La meta del budismo es conseguir la calma espiritual, y se consigue. Lo perfecto en el budismo, es lo natural.

El cristianismo, sin embargo, está siempre en contacto con el Todopoderoso, con Dios y lo ve como algo perfecto e inalcanzable para el hombre. El cuerpo es despreciado. Además, hay odio para los que no piensan del mismo modo.

El cristianismo tiene siempre presentes elementos bárbaros: sacrificio, beber sangre en la comunión, el desperdicio del espíritu y la cultura, la tortura... El cristianismo se basa en el debilitamiento para la civilización. Además está catalogada como una religión de mentiras, promesas inconclusas obra bien y te irá bien, llegarás al paraíso del señor, ¿dónde se encuentra ese lugar?

El budismo es una religión para razas que se han vuelto bondadosas y mansas que sienten dolor fácilmente, es una reconducción a esas razas a la paz; es una religión para el cansancio de la civilización. El budismo no promete, explica las cosas buenas que están en la realidad y dice al hombre la manera más fácil de legar a ellas.

El budismo dice lo que piensa: yo sufro. El cristianismo ha tenido que inventar la figura del demonio para poder sufrir por algo y culpar a alguien.

Explica las bases del cristianismo:

ð         Para que el amor sea posible, Dios tiene que ser una persona.

ð         Para que los instintos más bajos puedan hablar, Dios tiene que ser joven.

ð         Para el ardor de las mujeres, tiene que ser un santo hermoso.

ð         Para el de los hombres, aparece la figura de la virgen María.

  • La castidad favorece la vehemencia del instinto religioso.

  • Hay que dar una esperanza a los que sufren.

El autor también habla de los judíos, dice que son el pueblo más notable de la historia porque trazaron sus límites frente a todas las condiciones que le habían sido posibles. Los judíos han cambiado de tal modo la historia que hasta hoy en día, los cristianos, pueden tener un odio hacia ellos sin darse cuenta de que son la causa última de la consecuencia judía.

En el judaísmo y en el cristianismo el hombre ansía el poder. 

En la historia del pueblo de Israel se ve también una descentralización de los valores naturales: Dios representaba para ellos la idea de justicia y poder y “da las gracias” a sus seguidores en forma de buenas cosechas, etc. Cuando el pueblo de Israel se da cuenta de que Dios no es como imaginan (no tiene un poder desmesurado, etc.), en vez de abandonar su ideal, cambian su concepto de Dios por uno Dios exigente, no un Dios que ayude.

Los pueblos basan su origen e historia en base a hechos que sucedieron o pudieron haber sucedido, pero este no es el caso del pueblo de Israel, el cual ha tomado como historia lo escrito en la Biblia, algo cargado de hechos irreales y a la vez inimaginables. Esta el la fuerza que toma la religión, países haciendo política en base a la religión, algo más que anotar a la decadencia de la religión.

Piensa El autor que Jesús de Nazaret no es si no otra invención del cristianismo. Dice de él que murió por su culpa, por ser un criminal político que incitaba a la gente, que iba en contra de la política de aquél entonces, Jesús no murió por nadie, murió por su propia culpa, por agitador. Un ejemplo que me viene en mente que pueda ser tal vez burdo y fuera de lugar es el caso de Aldape, aquél hombre condenado a pena de muerte en Estados Unidos. Él mató a un hombre y obviamente tenía que cumplir algún castigo, finalmente no se porque motivo es absuelto y puesto en libertad, regresa a México idealizado como héroe nacional, como aquél hombre que enfrentó a la muerte y ganó en tierra ajena, hasta telenovela hizo en aquél entonces. Finalmente al hombre lo asesinaron. De esta manera queda claro, Aldape estuvo en cárcel y condenado a muerte, porque finalmente mató a un hombre y era culpable, eso nadie se lo quita. Pero el hecho que volviera a México y se le diera presencia de héroe cambió la forma de pensar de la gente, muchos hasta olvidaron que era un asesino.

Volviendo con la religión, los escritos religiosos (evangelios, etc) son para Nietzsche la literatura más difícil de leer por su difícil comprensión. Además, dice de estos escritos son imposibles demostrar con exactitud científica y, por ello, todos sus intentos de demostración están condenados al fracaso.

Nietzsche dice:

ð         La buena nueva consiste en  que no hay antítesis.

ð         El reino de los cielos pertenece a los niños.

  • La fe no es conquistada por lucha, no censura, no se defiende, no da pruebas

de sí misma ( ni milagros, ni promesas...)

ð         El evangelio cristiano habla mediante signos y metáforas difíciles de entender.

  • El saber de Dios, si de verdad existiera, sería una “tontería pura”: no conoce

la cultura, no conoce al Estado, falta la dialéctica ( comprobación razonada )

El cristianismo pues, según estos motivos, no puede ser una doctrina y el mundo que se nos presenta en los evangelios no puede ser real, ya que no se opone a nada ( no conoce nada más allá que a Dios; lo demás son conceptos ) y no puede razonar nada.

El cristiano no lo es por su fe, sino que lo es porque no ofrece oposición a quien es malvado con él, no establece diferencias entre razas, no odia a nadie, no se ve en tribunales, no se separa de su familia... El redentor sabe que con la práctica de esta vida es como se siente “divino”, “hijo de Dios”... Es esta manera de decir cómo hay que vivir para “llegar al cielo”, para ser “hijo de Dios”, la única realidad psicológica del redentor.

El concepto de muerte es algo que los evangelios siempre dejan correr, en el sentido en que la explican muy poco, diciendo de ella que es un “puente de tránsito”. La muerte no falta en el evangelio por eso, sino que falta porque pertenece a un mundo desconocido para todos, pero no se profundiza tanto en ella, ya que se le promete al hombre un paraíso al que irá en cuanto muera, promesa que nadie puede afirmar se cumple.

El “reino de Dios” no es pues algo que llega dentro de un determinado tiempo, sino que es el sentimiento que cada uno tiene o interpreta de él: “Dios está en todas partes; Dios no está en ningún lugar...”.

  La historia del cristianismo, según el autor, es la historia del malentendido simbolismo. Asimismo, la Iglesia no es más que una forma de enemistad mortal a toda la humanidad, ya que siempre hablan sólo de “ellos, los que se salvarán, etc.”

Nietzche dice que lo que en otros tiempos era considerado como enfermo, hoy en día (habla de sus días) es considerado indecente y piensa él que es indecente ser cristiano, por creer a teólogos y sacerdotes que no dicen la verdad. El sacerdote ha sabido aprovecharse del evangelio y todos los sabemos, pero aun sabiéndolo, todo sigue como antes. La iglesia es de los negocios más antiguos, poseedora de riquezas predica humildad, tolerancia y amor al prójimo, pero califica de mala manera a otras religiones por no considerarlas apegadas a la realidad de Dios. Entonces en dónde quedan los valores del cristianismo. Aún así la gente es participe de todo eso.

A partir de la muerte de Jesús en la cruz, surge una duda: ¿quién lo ha matado? La respuesta es: el judaísmo. Es a partir de aquí cuando los judíos y discípulos de Cristo empiezan a enfrentarse con el régimen y comienzan a concebir a Jesús como alguien que estaba en contra del orden ( esa actitud no se había conocido hasta entonces ) . Con la muerte de Jesús se quería demostrar la doctrina cristiana, pero los discípulos no lo entendieron así y elevaron la figura de Dios a lo más alto.

“Lo que es benéfico para el cuerpo ahora es una tentación.” Por qué si el hombre es una animal de instintos tiene que ocultarlos, mucha gente sufre de neurosis y demás enfermedades a causa de represiones, el desear no es un pecado, pero la religión se ha encargado de hacerlo ver como algo promiscuo.

La tentación te lleva al pecado, el sentirte bien contigo mismo, el satisfacer algún deseo es pecar?

La religión maneja mentes, cambia ideas y malea creencias porque tiene el poder de castigar a quien caiga en un pecado.

En base a todo esto Nietzche afirma que es tonto quien se crea eso de “la salvación del alma” por ser más o menos creyente, por haberse comportado mejor o peor...

Es tonto también quien crea en “la igualdad de las almas” porque vivimos en un mundo lleno de privilegios para unos pocos.

Uno de los principales agentes en contra de la religión es la ciencia que con sus avances y descubrimientos día a día reta a las creencias religiosas, específicamente al cristianismo que se pone a temblar en cuanto la ciencia desmiente hechos religiosos basándose en experimentos científicos comprobables. La religión se basa en fe, en creer, en ganarse la simpatía de la gente y lograr que la gente crea ciegamente en ella es una lucha porque la ciencia no le quite a la gente esa fe que la gente a puesto en la religión.

El creyente no se pertenece a sí mismo, sino que es un hombre dependiente. La religión le establece que es lo correcto, cómo debe actuar, le marca las pautas a seguir en su vida. Hace de él un hombre débil esperanzado en que una fuerza superior a él siempre estará ahí detrás de él para cobijarlo en cuanto lo necesite. Esta es, la única forma que hay para que el hombre débil siga existiendo.

 

 

Ley contra el cristianismo

 

  • La especie más viciosa del hombre es el sacerdote porque él enseña la   

  • contranaturaleza.

    2.    Toda participación en un servicio divino es un atentado a la moralidad pública. para el cristianismo, contra más te alejes de él y más te aproximes a la ciencia, más criminal eres.

    3.    El lugar maldito en que el cristianismo se ha asentado, será arrasado.

    4.    La predicación de la castidad es algo contranatural; todo desprecio a la vida sexual es un auténtico pecado contra la vida.

    5.    Comer en la misma mesa que un sacerdote es malo; con ello, uno se excomulga a sí mismo de ser honesto.

    6.     A la “historia sagrada” se la llamará malvada y palabras como “Dios”, “redentor”, “salvador”...serán insultos.

  • El resto, sigue de esto.

  •  La verdad requiere un fundamento: se basa en el ser de las cosas, en un ser fijo, permanente e inmutable, al cual, debe tener una causa última que lo explique. En Occidente esta idea que da razón de toda la realidad, es la idea de Dios. Pero, si la verdad no existe, Dios es la mayor de las mentiras que ha inventado el hombre. Dios es quien nos dice cómo comportarnos, es el creador... Según Nietzsche, Dios es “la fórmula suprema de toda calumnia contra este mundo y de toda mentira respecto al más allá”.

    Dice que hay que terminar con la idea de la existencia de Dios; esto sería el único modo de acabar con los errores de  nuestra cultura.

    Nietzche en “el anticristo” hace una muy fuerte critica a la religión, en especial al cristianismo, ya que desde que se creó ha sido un organismo represor del crecimiento del hombre, limitando sus capacidades y aptitudes le ha puesto una venda en los ojos.

    Se habla de que la religión es sinónimo de decadencia, eso es cierto, es muy respetable la gente que es creyente y no gusta de criticar a su religión; pero como humanos creo que es conveniente ponernos a reflexionar más en las cosas que vamos a tomar como íconos o modelos a seguir. Nosotros mismos somos quienes nos enterramos en un agujero y nos condenamos a la ignorancia, así mismo nos llevamos a nuestra propia decadencia.

    Países por tradición de siglos se rigen por principios religiosos e interpretaciones fervientes de sus libros “sagrados”, pero son países que se encuentran en grados de pobreza y marginación extremadamente elevados; gente que no come, gente muriendo, mujeres humilladas; ¿esto es la religión? ¿A esto nos lleva el orientar nuestra fe hacia un ser que no conocemos y que no sabemos si realmente lo conoceremos? Estamos terminando con nosotros mismos, nos estamos dirigiendo al fanatismo.

    Existen tantas religiones y creencias en el mundo como marcas de zapatos, que lejos de darle a los débiles la fuerza que necesitan los explotan y los confunden. ¿Por qué no dejar de ser participes de este gran negocio en el que se ha convertido la religión?

    Con esto no promuevo un ateísmo o una crisis de creencia que desde hace mucho tiempo ya existía. Pero por qué no darnos cuenta que los valores que buscamos en religiones y sectas se encuentran en nosotros mismos. Como decía Nietzche, las virtudes son algo personal, son algo que nosotros tenemos que explotar porque están dentro de nosotros. Hacer lo que tengas que hacer, lo que es bueno para uno puede no serlo para otro, pero esa diferencia se encuentra en la educación y valores promovidos en la familia, considero que el mejor juez personal es uno mismo.

    Dejarse de tanta fanfarronería religiosa, dejar de participar en falsos valores, eso es lo primordial.

     

    BIBLIOGRAFÍA.

    NIETZSCHE Friedrich, El anticristo, Biblioteca Edaf, 17ª edición, Madrid, España; mayo 2001.