El Alquimista; Paulo Coelho

Literatura hispanoamericana contemporánea siglo XX. Narrativa. Novela histórica. Enseñanzas morales. Argumento

  • Enviado por: Jose Enrique Aguilar
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

Trabajo De Lectura

  • Ficha del libro:

  • Autor: Paulo Coelho

    Titulo de editorial: Círculo de Lectores

    Lugar y Fecha de edición: DESCONOCIDA

  • Datos del Autor:

  • Paulo Coelho (* Río de Janeiro, 24 de agosto de 1947) es un novelista, dramaturgo y letrista brasileño. Es uno de los escritores más leídos del mundo con más de 50 millones de libros vendidos en más de 150 países, traducidos a 71 lenguas. Ha recibido destacados premios y reconocimientos internacionales, como el premio Crystal Award que concede el Foro Económico Mundial, la prestigiosa distinción Chevalier de L' Ordre National de La Legión d' Honneur del gobierno Francés y la Medalla de Oro de Galicia, entre muchos otros premios que lo han consagrado como uno de los grandes escritores de nuestro tiempo. Desde octubre de 2002 es miembro de la Academia Brasileña de las Letras. Además de recibir destacados premios y menciones internacionales, en la actualidad es consejero especial de la Unesco para el programa de convergencia espiritual y diálogos interculturales.Brida - 2003. Escribe una columna periodística semanal que se publica en medios de todo el mundo. Alcanzó el éxito con su mayor obra El alquimista. Paulo está casado con la pintora brasileña Christina Oiticica.

  • Resumen:

  • El alquimista relata la historia de un joven pastor, cuyos padres querían que fuera sacerdote pero él, buscando su historia personal decida recorrer los campos de Andalucía con su grupo de ovejas. A pesar de su profesión, era muy culto pues tenía un gusto especial por la lectura, aunque el estereotipo con el que cargaban los pastores indicaba lo contrario. Su vida se resumía a viajar conociendo lugares y personas y eso era finalmente lo que lo apasionaba. Un día vencido por el cansancio, encontró una iglesia abandonada y mientras dormía junto a sus ovejas tuvo por segunda vez un sueño en el que un niño jugaba con ellas y luego lo conducía a las pirámides de Egipto, naturalmente sentía celos porque a pesar de ser animales y carecer aparentemente de razón y sentimientos, el estar tan tiempo junto a ellas le generaba cierto apego. Al día siguiente fue donde una adivina, con figura de gitana para interpretar su sueño que le dijo que no le cobraría nada, con la condición de que cuando encontrara el tesoro le diera una décima parte. Lógicamente, el joven, que entre otras cosas se llamaba Santiago salió escéptico pero inquieto de su casa, aunque no puso reparo en cumplir con los caprichos de la vieja, igual ni siquiera creía en el invisible tesoro. Santiago siguió su camino y se sentó en el parque a leer su libro, pero poco después algo capturo su atención. Un viejo estaba sentado a su lado y lo miraba sin dejar de preguntar e interrumpir la concentración del joven. El anciano decía ser Rey de Salem y a Santiago le pareció una historia tan poco creíble que ni siquiera se preocupo por indagar más, concepto que cambió después de unos minutos cuando el viejo, que se llamaba Melquisedec le habló sobre cosas que solo él sabia y asimismo de su sueño y de ir en busca de su historia personal y le entrego a Santiago dos piedras que sacó de una armadura de oro que estaba en su pecho y que en su momento, responderían a preguntas concretas y objetivas, una era negra y la otra blanca. Después de eso debía partir a Egipto, a encontrar las pirámides. Vendió sus ovejas, aunque con mucha tristeza de dejarlas, porque él creía que tenía que ir en busca de su historia personal. Llego al norte de África y conoció a un joven en un bar que hablaba su mismo idioma. Este muy amablemente le ofreció ayudarle a ir hasta las pirámides, pero cuando iban a salir, el dueño trató de impedirlo, sin embargo el nuevo amigo de Santiago lo convenció de que solo quería robarse su dinero. Después de estar un rato juntos y en medio de la confusión, el joven desapareció con el dinero de Santiago y es ahí cuando comprende que el dueño del bar solo quería advertirlo, finalmente eran precisamente esas señales las que le mostrarían cual era el camino hacia el tesoro. Quedó muy decepcionado y solo quería regresar con las ovejas, pero conoció un vendedor de vidrios y trabajó en su cristalería durante un año, tiempo en el que reunió el dinero suficiente para retomar su vida como pastor, pero no valía la pena tanto esfuerzo y desistir tan fácil. Cuando tomó conciencia nuevamente de la importancia de sus sueños, se embarca en una caravana en la que conoce un ingles que buscaba el secreto de la alquimia. Se hicieron muy amigos, al fin y al cabo ambos buscaban algo. Un día se encuentra en el desierto un hombre, que realmente era alquimista y este le comenta a Santiago que a través de su capacidad de interpretar señales había consagrado su profesión. Después de viajar por el desierto unos guerreros los detuvieron, y los llevaron ante su jefe. El comandante preguntó al alquimista quien era el amigo, y él le dijo que un alquimista, a lo cual el jefe quiso saber qué era un alquimista, y él le respondió que alguien que conocía los poderes de la naturaleza y el mundo, y entre otras cosas él podría mostrarle su extraordinaria capacidad Los hombres ante la respuesta del alquimista rieron, estaban acostumbrados a la fuerza de la guerra, y el viento no detiene un golpe mortal, sin embargo cada uno de los que estaban allí se angustiaron, no dejaban de ser hombres del desierto y tenían miedo a los hechiceros. El comandante reto a Santiago insinuando que quería ver lo que hacía, a lo que el alquimista solo pidió 3 días para que se convirtiera en viento y en caso de fallar, ofrecerían sus vidas. Como era de esperarse, durante esos 3 días Santiago tuvo mucho miedo y situó toda su concentración en tan osado reto. Y finalmente Santiago se convirtió en viento, provocando el asombro de todos. Después y cuando habían caminado mucho, Santiago y el alquimista llegaron a un monasterio, en donde el alquimista le mostró como convertir el plomo en oro. Llego el momento de despedirse, en seguida de haber llegado al sitio indicado. Santiago, encontró las pirámides de Egipto, sintiéndose satisfecho y con las infaltables lagrimas en los ojos. Cavó y cavó para encontrar el tesoro pero alguien de pronto le preguntó acerca de que hacia ahí, naturalmente sintió miedo y con razón, pues el hombre le robó la porción de oro, lo golpeó y se burlo de el diciéndole que en ese mismo lugar, él había tenido un sueño, en el que en España, en una vieja iglesia donde dormían los pastores, había un gran tesoro. Santiago comprendió que había encontrado su tesoro y fue hacia la vieja iglesia donde frecuentaba descansar y ahí lo encontró y también a su amigo el alquimista.

  • Personajes

  • El autor no se preocupa de dar datos del aspecto físico de los personajes ya que no aparecen datos suficientes como para darse una idea de cómo eran, pero de sus rasgos no aparece casi nada. El personaje principal es Santiago, el es un pastor que viajaba de un lugar a otro con la única compañía de sus ovejas. Su consistencia es fuerte, tiene mucha resistencia, debido a lo que se dedica, es amable y no le gustan las injusticias, es justo. Hay Muchos personajes secundarios como una adivina, que era gitana; un aciano llamado Melquisedec, que se presento a Santiago como un señor normal y corriente que luego le dijo que era rey de Salem; también hay un joven que le roba cuando Santiago se encontraba de viaje a las pirámides egipcias.

  • Narrador

  • El narrador es omnisciente ya que narra en tercera persona y conoce los pensamientos de los personajes. El estilo narrativo es directo ya que incluye los diálogos de los personajes. EL narrador es un alquimista que cuenta la historia a un aprendiz.

  • Espacio

  • En esta historia se utilizan espacios reales y espacios imaginarios. Espacios imaginarios como la iglesia abandonada, donde tuvo su segundo sueño y donde se encontraba el tesoro. Espacios reales como: Llanuras de Andalucía, por donde Santiago pastoreaba. Tarifa, allí es donde conoce al rey Melquisedec. Marraquest, allí Santiago fue asaltado, y luego conoce al vendedor de cristales.

  • Tiempo

  • El tiempo externo, es la época en que se desarrollan los hechos; es desconocido, porque en ninguna parte de la historia se cita una época concreta. El tiempo interno, es la duración de los hechos, desde el principio hasta el final, la obra dura aproximadamente un año y medio, porque pasa un año trabajando para un vendedor de cristales. Se reconoce porque hay muchos marcadores temporales como:”Empieza a oscurecer, al llegar el alba, por la tarde, etc.”

  • Ideología

  • Las ideas que apoyo son la perseverancia por seguir un sueño y siempre luchar por lo que se quiere, las ideas que se rechazan son el aprovechamiento de la gente ingenua como le paso a Santiago y la de intentar que no consigan sus sueños gente que no lo consiguió.

  • Opinión Personal

  • El libro me gusta mucho porque se intenta motivar a la gente a que siga sus sueños y que no se da por vencida.