El alquimista; Paulo Coelho

Literatura hispanoamericana contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela. Best Seller. Alquimia. Amor y muerte. Sentimientos. Argumento. Personajes

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

1. Contextualización.

1.a) Paulo Coelho es el autor de “El Alquimista”, una de sus obras más destacadas. Es un escritor nacido en Río de Janeiro en 1947. Se inició en el mundo de las letras como autor teatral. Antes de convertirse en un novelista best-seller fue autor y director teatral, hippie, y se hizo famoso como letrista de canciones, componiendo para algunos de los ídolos de la música popular brasileña. También trabajó como periodista y autor de obras para televisión. El empujón decisivo le llegó en 1981, cuando viajó a Holanda para conocer a Jean, que se convirtió en su maestro y ejerció gran influencia espiritual sobre el escritor brasileño. Jean lo introdujo en la hermandad RAM, una especie de orden religiosa de confesión católica. Así comenzaron sus visitas a España, que dieron como fruto su primera gran aportación literaria a la narrativa universal. Se trata de “El diario de un mago”. Poco después, con la narración breve L'Alchimista (El Alquimista, 1988), Paulo Coelho inició un camino lleno de éxitos que le ha consagrado como uno de los grandes escritores de nuestro tiempo.

El Alquimista está basado en la historia de un pastor, que siguiendo el dictado de sus sueños (su “leyenda personal”) se marcha de Andalucía para adentrarse en la soledad del desierto. Escrita en apenas 15 días, se convirtió en uno de los mayores éxitos de la literatura. Fue traducida a numerosos idiomas. El Alquimista está basado en el lenguaje simbólico de la alquimia: la necesidad de escuchar a tu corazón, el lenguaje de los símbolos, la íntima relación entre todas las cosas del Universo y la Leyenda Personal, la necesidad de pagar por todos nuestros sueños. Basta con aprender a escuchar los dictados de tu corazón y a descifrar un lenguaje que está más allá de las palabras, el que muestra aquello que los ojos no pueden ver.

Paulo Coelho ha recibido importantes premios de numerosos países. Los críticos alaban especialmente su estilo al mismo tiempo poético, realista y filosófico, así como “su lenguaje simbólico que no va dirigido a nuestro cerebro, sino a nuestros corazones”.

Su narrativa tiene el poder de conmover a los pueblos y culturas más diversas, esto ha influido para que fuera nombrado Consejero especial del programa UNESCO “Convergencias espirituales y diálogos interculturales”. Es también miembro del Consejo del Centro “Simón Peres” para la Paz, y de la Fundación de Lord Menuhin.

1.b) Las circunstancias de la vida del autor se reflejan continuamente en la novela. Santiago está muy relacionado con Coelho, ya que a través de la alquimia descubren cuál es su leyenda personal, es decir, su sueño, lo que una persona desea hacer o conseguir en esta vida. Esto se asemeja al proyecto de Ortega y Gasset.

Del mismo modo que Santiago, Coelho en un principio también se interesó por la alquimia, a causa de la idea de trasformar cualquier metal en oro. A Paulo le fascinaba el elixir de la larga vida, ya que le inquietaba la idea de conseguir una formula capaz de prolongar muchos años la existencia. Por ello, decidió dedicarse en cuerpo y alma a su fabricación, estudió Alquimia durante once años. Tuvo que gastar el poco dinero que tenía en la compra de libros importados sobre esta técnica, al igual que le ocurrió a uno de los personajes del libro, el inglés.

Coelho aprendió, al no obtener resultados ni progresos en la alquimia, que sólo aceptamos una verdad cuando la negamos desde el fondo del alma, que no debemos huir de nuestro destino, y que la “Mano de Dios” es infinitamente generosa a pesar de su rigor. También aprendió que el lenguaje de la alquimia es un lenguaje dirigido al corazón, no a la razón. Estas enseñanzas se reflejan en la obra: en la pág. 26 - “Es justamente la posibilidad de realizar un sueño lo que hace la vida interesante”; por ello, Santiago a través de su sueño, descubre su destino, no huye de él, sino que decide ir a su encuentro, afrontando así todos los obstáculos que le surgen en su camino. La obra nos enseña que los sueños son el lenguaje de Dios y el del alma, y sólo podrá entenderse si escuchamos al corazón, ya que cada persona tiene capacidad para escoger su propio destino. Si perdemos el control de nuestras vidas, éstas pasan a manos del destino. Esta gran obra también nos enseña que las personas aprenden muy pronto su razón de vivir, tal vez por ello, abandonan tan pronto sus sueños; esto le sucedió al vendedor de cristales, éste tenía un sueño (ir a la Meca) pero tenía miedo de realizarlo porque corría el riesgo de abandonar su rutinaria vida.

Santiago y Coelho han encontrado su verdadera vocación, que es la inclinación natural de una persona por conseguir lo que uno desea, por lo que uno lucha cada día hasta conseguir su objetivo: su sueño. La vocación de Coelho es la literatura, y la del muchacho es la del pastor. Ambos han aprendido que hay un lenguaje en el mundo que todos entienden. Éste es el lenguaje de las cosas hechas con buena fe, con entusiasmo, y por tu propia voluntad por conseguir algo que deseas, y por lo que luchas. Esta es la verdadera razón de vivir, la de luchar por lo que crees, y no abandonar nunca tus sueños y tus metas.

2. Resumen de la obra.

Planteamiento: Un joven pastor andaluz llamado Santiago, al que le encanta viajar, leer y meditar sobre sus libros, y aprender de sus ovejas, soñó dos noches seguidas el mismo sueño. Esto le pareció tan extraño que decidió ir a una adivina para que le interpretara su sueño. Esta adivina le dice que tiene que ir en busca de su sueño, de su destino. Así le contó que debería llegar hasta las Pirámides de Egipto donde encontraría un tesoro. Santiago se siente frustrado por la respuesta de la gitana adivina, pero al hablar con un viejo (que resultó ser el rey de Salem) que le dio la misma respuesta que la adivina, y que además, este viejo conocía cosas de la vida del muchacho que sólo él conocía. Este viejo le regaló dos piedras, “Urim y Tumim”, y le dijo que las utilizara siempre que estuviera dudoso, pero que no dejara que las piedras decidieran por él, que él tomara sus propias decisiones. El viejo rey de Salem le dijo al muchacho que le diera algunas de sus ovejas a cambio de la información que él le había dado. El resto del rebaño lo vendió para conseguir e billete que le llevaría a África, en busca de su destino.

Desarrollo: Una vez allí, le robaron todo su dinero y él tuvo que empezar a trabajar con un mercader de cristales con la intención de volver a España y abandonar su destino, pero este mercader para el que trabajó durante un año, le hizo cambiar de opinión, le hizo ver que tenía que seguir su sueño, y así llegaría a su destino, con lo que Santiago decidió encaminarse en una caravana cruzando el Sahara hacia Egipto. En el transcurso de este viaje, el muchacho intimó con un inglés, que estudiaba alquimia y cuyo destino era poder llegar a ser un buen alquimista. También intimó con un camellero, el cual le enseñó que debía vivir el presente. Durante su viaje, Santiago aprendió el lenguaje universal y conoció el alma del Mundo. De camino por el desierto, un día la caravana se detuvo en un oasis porque había estallado una guerra entre clanes. En este oasis vivía el alquimista al que tanto buscaba el inglés, pero el alquimista esperaba la llegada de Santiago, no la del inglés. En este oasis Santiago conoció el amor, pues se enamoró de una mujer del desierto, Fátima. Él sentía la obligación de abandonar su sueño por conseguir su tesoro, pues ya había encontrado su tesoro, y este tesoro era Fátima. La cual, dijo que lo esperaría hasta que él encontrara su leyenda personal. Santiago tuvo una visión, el oasis iba a ser atacado por unos guerrilleros, esto resultó ser verdad y éste fue nombrado Consejero del Oasis. Santiago comenzó a dudar si seguir su destino o abandonarlo y quedarse en el oasis para siempre, pero el alquimista le hizo ver que debía seguir buscando su leyenda personal. Ésta fue una más de las señales que le hicieron continuar hacia las Pirámides. A partir de ese momento, Santiago reinició su camino por el desierto en compañía del alquimista, éstos se dirigieron hacia un monasterio, donde el alquimista convirtió plomo en oro, gracias a sus conocimientos sobre la alquimia. Este alquimista repartió el oro entre Santiago, el monje y él mismo, y el trozo restante se lo dejó al monje por si le hiciera falta a Santiago. A partir de entonces Santiago siguió su viaje acompañado sólo por los consejos de su corazón.

Desenlace: Tras una duna, vio aparecer las tan ansiadas Pirámides, se le cruzó un escarabajo (símbolo de Alá) y él lo entendió como otra de las señales que le llevarían a su destino. Él comenzó a llorar y donde cayeron sus lágrimas excavó con la ilusión de encontrar allí su tesoro. Fue golpeado por unos ladrones que le robaron y se burlaron de él. El jefe del clan le dijo que él también había soñado lo mismo, pero que el tesoro estaba escondido en una capilla en ruinas de España, que fue donde Santiago tuvo ese sueño por primera vez junto con sus ovejas. Con ello, Santiago entendió que su destino siempre había estado en España. Así que regresó a la iglesia en ruinas donde todo comenzó y allí encontró su tesoro, y junto a él la persona que más amaba, Fátima.

3. Relación con los contenidos dados en clase.

El libro se relaciona con los siguientes contenidos dados en clase:

- Características del Ser Humano:

Voluntad:

La característica de la voluntad se refleja en todo momento en el personaje de Santiago. En primer lugar, su meta, su voluntad, es conseguir su sueño (el tesoro de las Pirámides de Egipto). Después recurre a todas las vías posibles para conseguir su sueño, el muchacho lucha por conseguirlo: vendes sus ovejas, compra el billete para llegar a África, después de robarle el dinero sigue trabajando para no abandonar su sueño,.... Utiliza todos los métodos posibles para ganar dinero y poder realizar su sueño, y para no distraerse de su máximo objetivo se ve obligado a abandonar lo que más quería en el mundo, lo que eran toda su vida: sus ovejas y sus libros. Abandona su empeño por conseguir su meta, su sueño. A pesar de ello, Santiago logra con mucha fuerza de voluntad, mucho empeño y mucha valentía y coraje conseguir su máximo objetivo: encontrar su tesoro.

Imaginación:

Según el propio Descartes, la imaginación se encarga de crear ideas nuevas a partir de otras que ya teníamos. Por ello, Santiago logra sacar de la pobreza a su jefe, el mercader de cristales. A través de la imaginación, a Santiago se le ocurre utilizar un jarrón para guardar té. Esto hizo que tienda pasara de estar en la más absoluta de las pobrezas, a estar llena de gente que venía a comprar uno de esos jarrones. Santiago creó esa idea que sacó de la ruina al dueño de la tienda. A pesar de que este dueño, no tenía ganas de que la tienda saliera de su pobreza, ya que estaba acostumbrado a tenerla vacía, no hacía nada para conseguir que su tienda brillara de riqueza.

Además, los alquimistas también tienen una estrecha relación con esta imaginación (ideas facticias), como es el caso de la piedra filosofal: Piedra + metal = Piedra filosofal. Lo que buscan los alquimistas son las ideas facticias, ya que a partir de cosas que ya conocen quieren inventar algo nuevo: formulas para la Larga Vida,....

Sentimientos:

Es la facultad de los seres vivos en percibir estímulos externos e internos a través de los sentidos (interno y externo). Santiago percibe estos estímulos a través de los sentidos internos como el amor, la rabia, el dolor, la decepción, la tristeza, la ilusión,...

Siente el amor al conocer a Fátima, una mujer del desierto. En el libro muestra como sus ojos se miran y es como si lo dijeran todo sin una palabra, como si se conocieran de toda la vida, con ella comienza una bonita historia de amor.

Siente la rabia cuando le roban el poco dinero que le quedaba y que guardaba con la ilusión de que este dinero le hiciera llegar hasta su sueño

Siente dolor al ser golpeado por unos ladrones cuando estaba cavando para buscar su tesoro

Siente decepción cuando descubre que no tiene dinero suficiente para pagarse el viaje a la Pirámides, se siente tan decepcionado, que piensa en abandonar su sueño y volver a su tierra.

Siente tristeza al tener que separarse de su amor, Fátima, y además siente también miedo por si no la vuelve a ver ( a pesar de que ella le dice que le esperará), y piensa en abandonar su sueño porque cree que ya lo ha encontrado. A su vez, también siente esperanza, porque sabe que cuando regrese con su tesoro, ella lo estará esperando, y eso le da más seguridad y fuerzas para seguir luchando por su sueño. Su amor por ella era tan fuerte que le haría buscar todos los tesoros del mundo.

También siente envidia del viento, porque dice que es muy libre, y que él querría ser como él, que hiciera lo que quisiera, ...

Y por último, también siente ilusión. Santiago se ilusiona al partir de su tierra (Andalucía ) en busca de su sueño, lo deja todo por ello; y cuando encuentra su tesoro también se siente ilusionado de ver que su lugar estaba donde estaba su corazón, en su tierra.

A través de los sentidos externos percibe sensaciones nuevas para él. Al ver (vista) a Fátima sabe que es su alma gemela (observa que es como si se conocieran de siempre), al abrazarla (tacto), su ser se estremece y su alma se llena de júbilo, al ver sus labios sonriendo le hizo ver que eso era otra señal de su destino. A través del oído pudo escuchar el viento del desierto, y el silencio de la noche.

Aprendizaje:

A través del contacto con el medio externo e interno. Escuchando siempre los dictados de su corazón, Santiago adopta una conducta que le permite aprender de todo lo que le rodea, desde la cosa más simple a la más complicada. Santiago aprende a valorar cosas sencillas, a las que antes no daba apenas importancia, y que cuando meditas sobre ello, pueden ser lo más importante para ti. Hasta las cosas más simples pueden ser las más extraordinarias, sólo depende de cómo las valores en tu vida. Las cosas más simples pueden cambiar a las más complicadas en el tiempo máximo de un segundo, antes de que las personas puedan acostumbrarse a ellas. Santiago, además pensaba que los libros eran como las caravanas: que dan muchas vueltas pero siempre mantienen un mismo rumbo, al igual que todas las cosas tienen un alma, ya sea ésta mineral, material, animal o vegetal o un simple pensamiento. Decía que lo mejor era aprender del desierto, ya que era más viejo, había visto y vivido más cosas y por lo tanto era más sabio. Todas las señales en esta vida te enseñan algo, y sólo tú puedes aprender si tu quieres, las cosas no enseñan nada, sino que las personas aprenden de ellas.

- Aristóteles (potencialidad y actualidad):

Según Aristóteles, la potencia es la posibilidad de evolución o crecimiento de un ente ( a partir de la voluntad), mientras que el acto es el máximo grado de desarrollo que alcanza un ente ( a partir de la evidencia). De manera que potencialmente Santiago intentaba conseguir su sueño, y actualmente Santiago consiguió su sueño.

Este proyecto que era su sueño, fue evolucionando (potencia), que acompañado por la voluntad de Santiago de no abandonar su destino, se fue convirtiendo en un proyecto conseguido ( acto, que es el máximo desarrollo, el sueño ya cumplido).

- Circunstancias de Ortega y Gasset:

Ortega piensa: “Yo soy yo y mis circunstancias, si las salvo a ellas me salvo a mí”. Con esto Ortega muestra a un hombre que desea hacer algo o convertirse en algo. El hombre tiene una serie de impedimentos ( son llamados por Ortega, circunstancias) que debe salvar para llegar a convertirse en lo que él quiere ser. Cuando consigue salvar estas circunstancias está consiguiendo su proyecto de vida. Gracias a la fuerza de voluntad se pueden salvar las circunstancias, es decir, gracias al entusiasmo que le pongas podrás superar los obstáculos o no. El proyecto de vida de Santiago, era su sueño (el tesoro), y sus circunstancias: trabajar, que le robaran, aprender árabe, subsistir , cruzar el desierto...

- Eros y Tánatos: Freud

Podemos ver que en la obra se confirma la tesis de Freud, que es una denuncia de la definición de hombre como animal racional, ya que la razón no garantiza el equilibrio emocional del ser humano. De un ser humano entendido en términos materiales que Freud denomina con dos nombres griegos: El Eros, o impulso sexual, en el que Freud sitúa toda la vitalidad y energía del Ser Humano, y el Tánatos o impulso relativo a la muerte, que se es pensado como una gran tensión entre la conservación de la vida y una cierta inclinación al descanso definitivo en situaciones de gran fatiga vital.

La conducta denominada Eros se refleja en la obra en los personajes de Santiago y Fátima. Entre ellos surge una bonita historia de amor, que le da fuerzas a Santiago para seguir con su leyenda personal, ya que el amor nunca impide conseguirlo, sino que puede inspirarlo para elllo.

La conducta llamada Tánatos se refleja cuando Santiago siente miedo de dejar todo por conseguir su sueño, ya que si éste fracasa habría perdido todo lo conseguido hasta ahora. También siente miedo cuando es apaleado al llegar a las pirámides, siente miedo a la muerte, ya que piensa que va a morir sin haber hecho realidad su sueño y además sin Fátima con él.

- La Alquimia:

Es una técnica antigua practicada especialmente en la Edad Media que se dedicaba principalmente a descubrir una sustancia que transformaba los metales más comunes en oro

Y plata, y a encontrar medios de prolongar indefinidamente la vida humana: el elixir de la Larga Vida. Aunque sus propósitos y procedimientos eran dudosos, la alquimia fue en muchos sentidos la predecesora de la ciencia moderna, especialmente de la ciencia química. La alquimia es un estudio de la composición, estructura y propiedades de las sustancias materiales, de sus interacciones y de los efectos producidos sobre ellas al añadir o extraer energía en cualquiera de sus formas.

Alquimia primitiva: El concepto fundamental de la alquimia procedía de la doctrina aristotélica de que todas las cosas tienen que alcanzar la perfección. Puesto que otros metales eran considerados menores en perfección al oro, era razonable suponer que la naturaleza formaba oro a partir de esos metales. En el siglo IV, la astrología, la magia y el ritual habían empezado a ganar fuerza.

Alquimia como ciencia: Durante los califatos de los Abasíes, desde el 750 hasta 1258 floreció en Arabia una escuela de farmacia. El primer trabajo conocido de esta escuela es la obra que se difundió en Europa atribuida al filósofo y científico árabe Geber. Este trabajo, que podemos considerar como el tratado más antiguo sobre química, es una recopilación de todo lo que se creía y se conocía por entonces.

Aristóteles veía que la materia poseía cuatro cualidades (calor, frío, humedad y sequedad). Esos elementos con sus cualidades se combinaban en diferentes proporciones para formar los componentes de la Tierra. Puesto que era posible cambiar las cantidades de cada cualidad en un elemento, se podía transformar un elemento en otro. Así se pensaba que era posible cambiar las sustancias materiales formadas por los elementos (plomo en oro).

Comenzando el año 100 de la era cristiana, esta idea dominaba la mente de los filósofos y los trabajadores del metal y se escribió un gran número de tratados sobre el arte de la transmutación que empezaba a conocerse como alquimia. Aunque nadie consiguió hacer oro, en la búsqueda de su formula se descubrieron muchos procesos químicos.

Alquimia en la actualidad: Después de Paracelso (el más famoso de todos los alquimistas que vivió en el siglo XVI), los alquimistas de Europa se dividieron en dos grupos. El primero estaba formado por los que se dedicaban intensamente al descubrimiento científico de nuevos compuestos y reacciones (anteriores de la química moderna, Lavoisier). El segundo grupo se quedó con la parte visionaria y metafísica de la vieja alquimia y se desarrolló una práctica, basada en la impostura, la magia negra y el fraude, de la que se deriva la actual noción de alquimia. La magia se divide en dos categorías: blanca ( o del bien) y negra (o del mal) . La magia blanca se puede emplear para eliminar o paliar los efectos de la magia negra, que se induce para matar, hacer daño o satisfacer el propio egoísmo. Otra forma de magia es la taumaturgia (o capacidad para obrar milagros), que además de englobar a la alquimia, también engloba la brujería y la hechicería.

4. Valoración personal.

Este libro me ha parecido muy interesante. No tiene dificultades de comprensión, y además es muy ameno. Lo que más me ha gustado del libro son los numerosos consejos que te da para poder subsistir en este mundo, y vivir la vida como si cada segundo fuera el último.

Al leer “El Alquimista”, me he dado cuenta que no valoramos las cosas tal y como son. Las cosas pequeñas de la vida, que en ocasiones son las más bellas, no las valoramos, no le damos importancia a los mínimos detalles, pero cuando éstos hayan desaparecido de nuestra existencia los echaremos en falta. Dejamos pasar las oportunidades, hasta que un día será demasiado tarde y nos daremos cuenta de lo que tuvimos, cuando ya lo habremos perdido. Algún día será demasiado tarde para valorar esas pequeñas cosas que a nosotros nos podrían haber hecho un mundo mientras elegimos el viaje hacia nuestro destino, la meta de nuestros sueños. La brújula que nos guía en el camino hacia nuestros sueños no es otra más que el corazón. Con este libro he aprendido bastantes cosas que desconocía, me ha gustado mucho porque además de la historia, te va dando consejos de cómo vivir. Ese motivo que te hace estar en el lugar señalado, en el momento oportuno, y que te hace elegir es lo que llamamos DESTINO. Cada uno es libre de escoger entre una cosa u otra, pero no olvidemos que toda la historia está escrita por la misma mano: La Mano de Dios, y que es también ella la que nos guiará y dará sentido a nuestras vidas.