El Aleph; Jorge Luis Borges

Literatura latinoamericana del siglo XX. Narrativa argentina. Cuento. Argumento. Vida. Obra. Argumento

  • Enviado por: Sin datos
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
Escritor
CCC
¿Te has visto en la necesidad de contar algo por escrito y no has encontrado las palabras adecuadas? ¿O no has sabido...
Solicita InformaciÓn

Doctorado en Lengua Española y Lingüística General
UNED
El Programa de DoctoradoLENGUA ESPAÑOLA Y LINGÜÍSTICA GENERAL, del Departamento de Lengua Española y Lingüística...
Solicita InformaciÓn

publicidad

NARRATIVA LATINOAMERICANA II

EL ALEPH, JORGE LUIS BORGES

Este análisis del Aleph, pretende dar a conocer las partes del cuento, ubicación histórica y otros datos de importancia para tratar de entender el contexto, los motivos y resultados de esta lectura.

El contexto histórico en Europa esta etapa representa uno de los periodos más convulsos. La expansión económica (segunda revolución industrial, gran capitalismo, imperios coloniales) de los primeros años del siglo termina con la Guerra del 14.Tras ella la hegemonía mundial pasa a EEUU y Japón. En 1917, se produce en Rusia la revolución bolchevique. Triunfan los fascismos en Italia(1922:Mussolini) y en Alemania(1933: Hitler y el nazismo).Los años treinta están marcados por el debilitamiento económico producido por el crack del 29 y por enfrentamientos ideológicos que conducen al estallido de la Segunda Guerra Mundial(1939-1945)

Jorge Luis Borges, se sitúa en el ultraísmo con este cuento del Aleph.

Jorge Luis Borges nació en Buenos Aires, en 1899. Desde muy niño leyó ferozmente. Empezó a escribir a los siete años y publicó a los diez un pequeño trabajillo. Do joven vive y estudia en Italia, Suiza y España, donde entra en contacto con los escritores de vanguardia. De regreso a Argentina pronto alcanzará un puesto eminente en el mundo intelectual y literario. En 1955 es nombrado director de la Biblioteca Nacional, pero poco después pierde la vista, desde entonces, dicta sus obras.

En los años 60 su fama adquiere alcance universal, varias veces es propuesto para el Premio Nobel, que se le niega injustamente por razones políticas (Borges era conservador y había apoyado la dictadura argentina, actitud que luego corrigió con firmeza) En España recibe el Premio Cervantes en 1979, muriendo en 1986.

Asombra en Borges su inteligencia y su vastísima cultura. Pero el erudito que lleva dentro se somete al creador que ante todo es. Su formación explica el tinte claramente europeo de su figura y de su obra. Aunque su tierra esté presente en sus páginas, Borges superó todo particularismo. Fue tal vez el primero que se apartó del realismo regionalista abriendo nuevas perspectivas para la narrativa Hispanoamérica.

La Obra de Jorge Luis Borges es amplia y variada, pero se distinguen a lo largo de su vida como escritor: “Historia universal de la infamia”, (1935) “Ficciones”, (1935-1944)

“Aleph”, (1949)

En esta ocasión, el Aleph es tomado como obra a analizar,

Borges es el protagonista de esta historia, que parte de la muerte de Beatriz Viterbo, ese mismo día cambian las carteleras de la Plaza de la Constitución y Borges piensa que ya el universo se va separando de ella pero que él siempre se consagrará a su memoria.

Durante muchos años visita al primo de Beatriz, Carlos Argentino, coincidiendo con el cumpleaños de esta. Poco a poco va haciendo que sus visitas sean más tarde de forme que cada vez que va se queda a comer. Durante esos días, Carlos Argentino le va haciendo confidencias y acaba por leerle unos espantosos poemas a los que después de escritos trata de dar un significado. Borges comprendió que el trabajo del poeta no estaba en la poesía, sino en la invención de razones para que esta poesía fuera admirable, esto podía modificar la obra para él, pero no para los demás.

Pasados unos días de la última cita y por primera vez, Carlos lo llama citándolo en un café contiguo a su casa que pertenece a sus propietarios, allí le lee cuatro o cinco páginas de un poema quejándose de los críticos de los que dice no pueden fabricar un tesoro pero si pueden indicar donde se encuentra. Le pide que hable de su obra con Álvaro Melián, un gran hombre de letras.

Pasan los días y Borges decide no hacerlo y comienza a temer al teléfono pensando en las quejas que Carlos Argentino podía hacerle a través de él. A finales de Octubre recibe su llamada para algo totalmente distinto a lo que esperaba, le comunica que van a demoler su casa y que no puede consentirlo, ya que para él, es imprescindible porque en su sótano está el Aleph, que es un de los puntos del espacio donde están todos los puntos.

Borges acude a la casa pensando que Argentino está loco pero aún así entra en el sótano y al quedarse sólo en la oscuridad también ve el Aleph, observa al mismo tiempo el mar, Londres, racimos, nieve, tabaco, vapor de agua, desiertos, etc. ve en resumen todo el universo. Al salir de la casa todo le parecía familiar y temió no sorprenderse ya con nada. Felizmente, al cabo de unas noches, volvió al olvido. Dudó de que este fuera el verdadero Aleph, dicen que en una mezquita hay un verdadero en una columna, no se ve pero al acercar el oído se pueden oír todos los rumores.

Borges finalmente se pregunta si vio el Aleph y lo ha olvidado. La mente es porosa y con el paso de los años se está difuminando hasta la imagen de Beatriz.

El tiempo en que se desarrolla el cuento es lineal en 1929 murió Beatriz y la ultima mención de tiempo e en 1941 en total el cuento se desarrolla a lo largo de 12 años

El personaje principal es Borges quien es el que conlleva la acción, el personaje secundario es Carlos Argentino y también Beatriz que aunque desde el principio del relato esta muerta, su muerte genera en Borges una reacción por lo que ella deja de ser personaje incidental.

El narrador esta en Primera persona por que es el mismo Borges el que nos cuenta como se desarrollan los hechos.

El género narrativo es el cuento.

Borges, tiene un estilo complicado, laberíntico por así decirlo.

Realmente Borges, no es fácil de leer, posee demasiado potencial, demasiado saber, demasiadas intenciones y metáforas que después de todo alguien no instruido se confine y no sabe realmente que quiere decir.

Bibliografía:

Borges, Jorge Luis. El Aleph. Argentina: EMECÉ, 1998.