El agua, recurso básico

Ciencias de la tierra. Medio ambiente. Utilización. Planificación hidrológica. Consumo. Trasvases. Embalses

  • Enviado por: M. Cruz Martínez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas

publicidad

TEMA 10.- EL AGUA, RECURSO BÁSICO

  • EL AGUA, RECURSO BÁSICO

  • Los problemas que se presentan con relación al agua como recurso son: el aumento en su consumo y la escasez de la misma. Ello demanda en cambio en nuestra concepción al agua que nos lleve a considerarla como recurso escaso, capaz de generar conflictos, actuales o futuros, entre países o regiones.

    Las prácticas agrícolas y las actividades industriales, así como el aumento de la población humana y la mejora en la calidad de vida en la sociedad, hacen que se incrementen los requerimientos de agua, recurriéndose entonces a la utilización de aguas fósiles y a la sobreexplotación de acuíferos. Ello, unido al grave problema de la contaminación del agua, hace disminuir notablemente las cantidades disponibles de este elemento.

    El camino futuro debe estar destinado a:

    • Mejorar la eficacia en el uso del agua.

    • Repartir de forma solidaria el agua disponible (mayor equidad en su reparto).

    • Introducir nuevas tecnologías en las industrias que permitan reutilizar y reciclar el agua empleada.

    • Aplicar políticas hidráulicas que lleven a una gestión más racional del agua y que nos habitúen a lograr su uso sostenible como recurso básico. Estas políticas pueden resumirse en los siguientes principios: eficiencia, ahorro, reutilización y reciclado de la misma.

  • USOS DEL AGUA

  • USOS URBANOS

  • Los usos urbanos o domésticos son aquellos que surgen para cubrir las necesidades de agua en el hogar, comercio o servicio público. El agua empleada procede principalmente de embalses y aguas subterráneas. La cantidad demandada está en relación directa con el nivel de vida, el desarrollo económico y la población.

    Supone menos de una décima parte del consumo mundial.

  • USOS INDUSTRIALES

  • Se trata de demandas de agua provocadas por los diferentes procesos industriales. Puede tener diversos usos: como materia prima, como agente refrigerante, como depósito de vertidos, transporte de materiales y como medio de limpieza. Las cantidades empleadas guardan una relación directa con el mayor o menor desarrollo industrial.

    Constituye la segunda gran demanda de este elemento a nivel mundial. (1/4 parte del consumo mundial).

  • USOS AGRÍCOLAS

  • Las mayores demandas son requeridas para el riego. La utilización del agua como recursos agrícola representa una media del 65% del consumo total a nivel mundial.

    Estos usos vienen condicionados por las características climáticas de la zona, los tipos de suelo y cultivos, la mecanización agrícola y los sistemas de riego.

  • USOS ENERGÉTICOS

  • El agua es fundamental para la producción de energía eléctrica, y como fuente energética es básica en países con escasos recursos petrolíferos, y en procesos de refrigeración de centrales nucleares.

    Una vez empleada puede volver a ser utilizada.

  • USOS EN NAVEGACIÓN Y OCIO

  • El empleo del agua dulce para la navegación necesita de unos caudales fluviales mínimos. Este es un uso no consuntivo, pero puede provocar una pérdida de su calidad que restrinja su utilización posterior.

    Los usos recreativos del agua comprenden la utilización de embalses, ríos, lagos y el mar para ocio o deporte, así como la construcción de piscinas, etc. Esta utilización del agua está relacionada con el nivel y la calidad de vida, y aunque no implica consumo, puede generar conflictos relacionados con vertidos y pérdida de la calidad del agua.

  • USOS ECOLÓGICOS O MEDIOAMBIENTALES

  • Antes de plantear los usos de los recursos hídricos es necesario establecer unos caudales mínimos de los mismos.

    Esta utilización tiene como objetivo el mantenimiento del paisaje y la recarga de los acuíferos, así como evitar el estancamiento del agua.

  • LA GESTIÓN DEL AGUA: PLANIFICACIÓN HIDROLÓGICA

  • MEDIDAS DE CARÁCTER GENERAL

    • Reducción del consumo en el sector agrícola. Las medidas a adoptar son:

  • Cambios en los sistemas de riego, aplicando modernas técnicas, como la denominada riego por impulsos a través de los canales. A través de estos sistemas se reducen las pérdidas por infiltración y se consigue una distribución más uniforme del agua por los campos. Se puede lograr reducciones de entre un 15% y un 50% del consumo de agua. Otro método es el denominado riego por goteo.

  • Mejora en las prácticas de gestión del agua por parte de los agricultores y los administradores del agua, para lograr una distribución equitativa de la misma o el aumento de las tarifas agrícolas para evitar el despilfarro.

    • Reducción del consumo en la industria.

  • Reciclado del agua que se emplea en refrigeración, su reutilización en sistemas cerrados dentro de la industria.

  • Aplicación de diseños de ingeniería que reduzcan el flujo de agua y eviten posibles pérdidas en las conducciones.

  • Ofrecer incentivos a aquellas industrias que reduzcan sus necesidades de agua aplicando tecnología de bajo consumo y a la vez menos contaminantes.

    • Reducción del consumo urbano. Las medidas a adoptar serían:

  • Empleo de instalaciones de bajo consumo.

  • Adopción de precios del agua más acordes con su verdadero coste.

  • Aplicación del paisajismo xerofílico en los ajardinados de las ciudades y residencias.

  • Planificación urbana que no hipoteque los recursos.

  • Reutilización de las aguas residuales domésticas.

  • 3.2. SOLUCIONES DE CARÁCTER TÉCNICO

  • Embalses. Tienen como finalidad regular las aguas de los ríos y controlar sus crecidas; el abastecimiento de agua a poblaciones, industria y agricultura; la producción de electricidad, y su utilización para el ocio y el tiempo libre.

  • Trasvases. Consisten en exportar agua desde una cuenca hidrográfica con excedentes a otra con déficit.

  • Actuaciones sobre los cursos de los ríos. Se trata de restaurar los daños que en ellos se hayan producido.

  • Desalación del agua del mar. Existen varios procedimientos, entre los que destacan:

  • Procedimientos técnicos, en los que la separación se realiza mediante evaporación del agua de la disolución salina y su posterior conversión en agua dulce por condensación. Entre las técnicas empleadas tenemos:

    • La evaporación de múltiple efecto (ME), que consiste en evaporar el agua del mar en varias etapas sucesivas.

    • El proceso de evaporación multietapa (MSF), cuyas instalaciones constan de una serie de evaporadores a distinta presión. El vapor que se forma asciende a la parte superior (condensador) y se enfría sobre una serie de tubos por los que circula la salmuera, que luego pasa a otra cámara, y así sucesivamente, hasta que el proceso termine. La salmuera final es devuelta al mar.

    • La compresión de vapor (CV), que se diferencia de la técnica anterior porque emplea un compresor para aumentar la temperatura a la que se somete el agua para que se evapore.

  • Procedimientos fisicoquímicos, como el proceso de ósmosis inversa, que es un mecanismo de alta presión que está basado en los fenómenos de ósmosis.

  • Control de la explotación de acuíferos. La sobreexplotación de los acuíferos para diferentes usos en épocas de escasez de agua puede llevar a su agotamiento. Para evitar estos problemas es necesario ejercer un control preciso sobre su explotación, con el fin de reducir la demanda y permitir su recuperación de forma natural.

  • 3.3. SOLUCIONES DE CARÁCTER POLÍTICO

    Dentro de este apartado cabe destacar la promulgación de leyes que regulen el consumo de agua y la gestión de la misma y las conferencias internacionales que tratan de dar una respuesta global al problema de la escasez de la misma.

    CIENCIAS DE LA TIERRA Y DEL MEDIO AMBIENTE

    1ª EVALUACIÓN 3