Ejercicios de todas las asignaturas de bachillerato

Ética. Matemáticas. Lenguaje. Historia. Informática. Química. Religión

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 27 páginas
publicidad
publicidad

Grupo 4 A

ÉTICA Y VALORES

ACTIVIDAD 1

Maestro:

Actividad: Cuestionario “Carta de la Tierra”

Fecha de entrega: Martes 12 de Mayo del 2009.

Hora Límite de entrega: 10 pm (No abriré los archivos que lleguen después de esta hora).

Mail: solarisoliver@gmail.com (el nombre del archivo será el nombre del alumno y el número de lista. Ejemplo “Oliver Contreras no. 26”

Instrucciones: Contesta el siguiente cuestionario en un archivo de Word. Utiliza letra Arial, tamaño 12. Las preguntas en negrita. La portada tendrá los siguientes datos con el siguiente orden: Logotipo del colegio, Nombre del colegio, nombre del alumno, número de lista, título del trabajo y fecha de entrega (solo el nombre y el número de lista son en negrita).

La fuente de información está en el siguiente link

http://es.wikipedia.org/wiki/Carta_de_la_Tierra

Léelo antes de contestar el cuestionario

  • ¿Qué es la Carta de la Tierra?

  • ¿En qué año es lanzada la Carta de la Tierra?

  • ¿Cuál es la visión de la Carta de la Tierra?

  • ¿Qué sucede en 1982?

  • ¿En qué año se forma la comisión de la carta a la Tierra?, ¿por cuantas personas es formada y menciona 3 nombres de ellos?

  • La versión final de la Carta se aprueba por la Comisión en la reunión celebrada en la sede ___________ en ___________en marzo del _____________. El lanzamiento oficial de la Carta de la Tierra tiene lugar en el _____________ en ____________ el ________, en un acto presidido por la reina _________________.

  • ¿Cuáles son los 4 principios básicos de la Carta?

  • Escoge 8 principios generales de los 16 que forman los 4 principios básicos de la Carta, analízalos y da tu opinión en un mínimo de 2 renglones, si crees que en la actualidad se cumplen o no.

  • ¿Cuál es tu opinión sobre el punto 8 “Un punto de partida, un proceso” que se encuentra dentro del texto? (mínimo 10 renglones)

  • ¿Qué opinas de la situación actual a la que te estás enfrentando? (mínimo 10 renglones)

  • Espero que te encuentres bien, así como toda tu familia. En caso de dudas házmelas saber vía e mail y con todo gusto te contestaré a la brevedad.

    MATERIA: ÉTICA Y VALORES

    ACTIVIDAD 2

    Maestro:

    Actividad: Cuestionario “La historia de las cosas”

    Fecha de entrega: Jueves 14 de Mayo del 2009.

    Hora Límite de entrega: 11 pm (No abriré los archivos que lleguen después de esta hora).

    Mail: (el nombre del archivo será el nombre del alumno y el número de lista. Ejemplo “Oliver Contreras no. 26”

    Instrucciones: Contesta el siguiente cuestionario en un archivo de Word. Utiliza letra Arial, tamaño 12. Las preguntas en negrita. La portada tendrá los siguientes datos con el siguiente orden: Logotipo del colegio, Nombre del colegio, nombre del alumno, número de lista, título del trabajo y fecha de entrega (solo el nombre y el número de lista son en negrita).

    La fuente de información está en los siguientes links

    http://www.youtube.com/watch?v=LgZY78uwvxk&feature=related

    http://www.youtube.com/watch?v=dHIO0in4vtg&feature=related

    http://www.youtube.com/watch?v=TgAU6ZdK4hU&feature=related

    Preguntas:

  • ¿Cuáles son los 5 factores de la economía de los materiales?

  • ¿Explica la teoría de Annie Leonard de “externalizar los costos”? (mínimo 5 renglones)

  • Del porcentaje de las cosas que consumimos. ¿En cuánto tiempo son basura?

  • ¿En que se basa el desarrollo sustentable o la sustentabilidad?

  • ¿Qué te gustaría crear para combatir la economía de los materiales? (mínimo 10 renglones)

  • ¿Qué entiendes por desarrollo sustentable?

  • HISTORIA DE MÉXICO I

    Actividad 1

    Se realizará una investigación sobre las etapas de Independencia de México.

    El mínimo serán de dos cuartillas.

    Fecha de entregara el miércoles 14 de mayo.

    Actividad 2

    Elaborar un reporte sobre las causas y consecuencias de la Guerra de Independencia. Mínimo dos cuartillas.

    Fecha de entrega viernes 15 de mayo.

    Favor de mandar las actividades a mi correo para ser calificadas y tomadas en cuenta para corte 4 en la fecha indicada

    Criterios de Evaluación

    Se tomará en cuenta la limpieza y la ortografía

    Debe contener fuentes bibliográficas

    La entrega será únicamente el día indicado

    Se debe respetar la extensión de las cuartillas

    INFORMÁTICA II

    El trabajo de investigación es individual y constará de dos partes:

    ACTIVIDAD 1.- Realizar un archivo en Word en donde expliques con tus propias palabras el procedimiento para la elaboración de una página Web en el programa Bloc de Notas con formato HTML

    ACTIVIDAD 2.- Elaborar una página Web en el programa Bloc de Notas con formato HTML.

    El contenido de la página Web será el siguiente:

    -En el primer renglón pondrás tu nombre y primer apellido. (Centrado)

    -En el segundo renglón pondrás el grado y grupo. (Centrado)

    Criterios de Evaluación:

    -Sencillez y claridad en la explicación.

    -Ortografía.

    -Creatividad en el uso de colores, tamaños y tipo de letra.

    -Entrega en tiempo y forma.

    Se incluirá un color de fondo de página que será diferente para cada grupo:

    4toA: Azul

    4toB: Verde

    4toC: Negro

    Fecha de entrega:

    La fecha límite para los tres grupos es el viernes 15 de mayo a las 20:00 hrs. A la dirección

    Sugerencia:

    La información la podrás consultar de la página: http://www.aulaclic.es/html/index.htm

    Nota: Si el trabajo de investigación es igual a otro compañero, copiado del Internet o del algún otro medio se cancela automáticamente.

    MATEMÁTICAS II

    ACTIVIDAD I:- OPERACIONES CON FUNCIONES DE ÁNGULOS ESPECIALES.

    1.- Resuelve los siguientes ejercicios en hojas de block, realizando el procedimiento completo.

    2.-Dibuja los triángulos correspondientes.

    3.- Si es necesario racionaliza y simplifica tus resultados.

    4.- Debes enviar por correo sólo el resultado de cada una de las operaciones antes de las 11:30 a.m. del Miércoles 13 de mayo ( SE EVALÚA COMO TRABAJO EN CLASE)

    5.- Título del correo ( asunto ) : TU NOMBRE COMPLETO Y TU GRUPO ( No datos adjuntos)

    6.- Las hojas de block con los procedimientos se entregan el Lunes 18 de mayo en sala de maestros antes de las 7:15 a.m. y sólo se toman en cuenta los trabajos de los alumnos que cumplan con los puntos anteriores. ( SE EVALÚA COMO TAREA )

    a) 'Ejercicios de todas las asignaturas de bachillerato'

    b)'Ejercicios de todas las asignaturas de bachillerato'

    c) 'Ejercicios de todas las asignaturas de bachillerato'

    d) 'Ejercicios de todas las asignaturas de bachillerato'

    e)'Ejercicios de todas las asignaturas de bachillerato'

    f) 'Ejercicios de todas las asignaturas de bachillerato'

    g) 'Ejercicios de todas las asignaturas de bachillerato'

    h) 'Ejercicios de todas las asignaturas de bachillerato'

    ACTIVIDAD II.-HOJAS PARA LA CARPETA DE REPASOS.

    Se entregan el Lunes 18 de Mayo antes de las 7:15 en Sala de Maestros. ( SE EVALÚA COMO TAREA ) ESTA ACTIVIDAD NO SE ENVIA POR CORREO.

    1.- Teorema de Pitágoras . Incluir ejemplos para calcular cateto e hipotenusa.

    2.- Funciones Trigonométricas

    a) Anotar las 6 razones o funciones trigonométricas y la figura aproximada de su gráfica.

    b) Tabla de resumen del comportamiento de cada función en los cuadrantes y su valor en los ángulos cuadrantales ( 90°, 180°, 270° y 360° )

    c) Tabla de resumen de los signos de todas las funciones en los 4 cuadrantes.

    3.- Funciones de ángulos especiales 30°, 45° y 60° : Dibujar los triángulos correspondientes y alguna(s) funcion(es) como ejemplo.

    4.- Uso de la calculadora: Anotar claramente toda la secuencia ( tecla por tecla) que usas en tu calculadora para determinar cada uno de los siguientes valores:

    a) Sen 38° 12' 10”

    b) Cot 123.56°

    c) Si Cos A = 0.8245 , A = ?

    d) Si Csc M = 1.5892 , M = ?

    QUIMICA II

    ACTIVIDAD 1

    TRABAJO A REALIZARSE EN CASA A PARTIR DEL LUNES 11 DE MAYO, ENVIAR LAS RESPUESTAS CORRECTAS Y COMPLETAS A MÁS TARDAR EL MIÉRCOLES 13 DE MAYO A LAS 17:00(5 de la tarde), AL CORREO DE TU MAESTRA:

    pauladelia@yahoo.com O silviahardy_66@yahoo.com.mx

    SE TOMARÁ EN CUENTA QUE LAS RESPUESTAS NO SEAN LAS MISMAS EN LOS DIFERENTES GRUPOS Y DIFERENTES ALUMNOS, EN CUANTO A LOS EJEMPLOS, YA QUE DE SER ASÍ, SE ANULAN Y SE SANCIONARÁ EN SU CALIFICACIÓN.

    1.- COMPLETA LA TABLA DE LOS GRUPOS FUNCIONALES:

    CLASE

    FÓRMULA GENERAL

    EJEMPLO

    NOMBRE DEL EJEMPLO

    USOS DEL EJEMPLO

    HALURO DE ALQUILO

    ALCOHOL

    ÉTER

    ALDEHIDO

    CETONA

    ÁCIDO CARBOXÍLICO

    ÉSTER

    SE CALIFICARÁ TOMANDO EN CUENTA QUE EL TOTAL DE ACIERTOS ES 28 QUE CORRESPONDE A UN 10, EN ESTA PRIMERA PARTE DE LA ACTIVIDAD 1.

    2.- DESARROLLA LAS FÓRMULAS DE LOS SIGUIENTES HIDROCARBUROS, INDICANDO A QUE GRUPO FUNCIONAL PERTENECEN CADA UNO DE ELLOS.

  • 2-FENIL PROPANOL

  • 2-BUTANOL

  • 3-METIL-4-PROPIL-OCTANAL

  • 2-METILPROPANAL

  • ÁCIDO BUTANÓICO

  • ÁCIDO 2-ETIL-HEXANOICO

  • BUTANONA

  • 5 METIL-UNDECANONA

  • CLORURO DE PROPILO

  • YODURO DE PENTILO

  • ETANOATO DE METILO

  • HEXANOATO DE PROPILO

  • METIL-OXI-PROPILO

  • HEPTIL-OXI-ETILO

  • PUEDES COPIAR LAS PARTES QUE NECESITES, PARA DESARROLLAR TUS CADENAS DE MANERA MÁS FÁCIL:

    CH3 - CH 2 CH - - C - -OH

    =O - COOH - O - -Cl -I

    TAMBIÉN SON 28 ACIERTOS QUE CORRESPONDEN A 10 EN ESTA SECCION DE LA ACTIVIDAD DE GRUPOS FUNCIONALES. COMO HAY VARIEDAD DE POSIBILIDADES DE PRESENTAR LOS RESULTADOS, CUIDADO EN LA COPIA, ESO ANULA TU CALIFICACIÓN Y LA DEL COMPAÑERO QUE LO PRESENTE IGUAL, SIN IMPORTAR DE QUE GRUPO SEAN.

    Puedes investigar en cualquier libro de Química Orgánica o internet buscando los nombres de los grupos funcionales, recuerda que ya vimos alcanos, alquenos, alquinos y radicales. Al final menciona la fuente de información que utilizaste. Queremos saber como y de donde obtienen respuestas.

    ACTIVIDAD 2

    GUIA E INSTRUCCIONES PARA COMPLETAR CRUCIGRAMA .

    Instrucciones generales

    TRABAJO A REALIZARSE EN CASA A PARTIR DEL LUNES 11 DE MAYO, ENVIAR LAS RESPUESTAS CORRECTAS Y COMPLETAS A MÁS TARDAR EL VIERNES 15 DE MAYO A LAS 17:00 (5 de la tarde), AL CORREO DE TU MAESTRA:

    SE TOMARÁ EN CUENTA QUE LAS RESPUESTAS NO TENGAN LOS MISMOS ERRORES EN LOS DIFERENTES GRUPOS Y DIFERENTES ALUMNOS, YA QUE DE SER ASÍ, SE ANULAN Y SE SANCIONARÁ EN SU CALIFICACIÓN.

    TIPS: investiga UTILIZANDO LAS SIGUIENTES PALABRAS: macromoléculas, biomoléculas, carbohidratos, lípidos, proteinas, plásticos, etc , EN ALGUN BUSCADOR DE INTERNET O EN ALGUN LIBRO DE QUIMICA GENERAL O DE QUIMICA ORGANICA, CUALQUIER DUDA ENVIA UN CORREO A TU MAESTRA. por favor indica la o las fuentes de donde sacaste lainformación. es importante conocer como trabajan.

    lee con atención:

    SE ENVIAN DOS ARCHIVOS EN WORD PARA RESOLVER EL CRUCIGRAMA. UNO ES PROPICIO PARA QUE PUEDAS ESCRIBIR SOBRE LA CUADRICULA DEL CRUCIGRAMA LA RESPUESTA QUE CORRESPONDA y el otro CONTIENE las instrucciones generales de la actividad y LA INFORMACIÓN ESCRITA DE LAS VERTICALES Y HORIZONTALES. por favor solo envía la cuadricula con las respuestas.

    eVALUACIÓN: SON 32 ACIERTOS O RESPUESTAS CORRECTAS QUE EQUIVALEN A 10.

    Esfuérzate y seguro encontrarás grandes recompensas al final del arco iris. Los conocimientos se pueden adquirir hasta de lo más pequeño y simple, abre los ojos al maravilloso mundo que te rodea.


     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    1

     

    2

     

    3

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    4

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    5

     

    6

     

    7

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    8

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    9

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    10

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    11

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    12

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    13

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    14

     

    15

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    16

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    17

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    18

     

     

    19

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    20

     

    21

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    22

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    23

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    24

     

     

     

     

     

     

     

     

    25

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    26

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    27

     

     

     

     

     

     

    28

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    29

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    30

    31

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    32

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    TALLER DE LECTURA Y REDACCIÓN II

    Sabemos que los textos recreativos, igual que los textos persuasivos y otros tipos de textos tienen características externas e internas.

    Las características externas de los textos recreativos son: PROSA, VERSO Y DIÁLOGO.

    Las características internas de los mismos son: NARRATIVO, POÉTICO Y DRAMÁTICO

    Prosa: Expresa las ideas de un modo natural, fluido si que exista una métrica

    Verso: Sus frases o enunciados están estructurados con base en un ritmo, medida, y cadencia determinada. Se utiliza en la poesía, refranes o canciones. Su sonoridad se ajusta a un ritmo.

    Cada renglón de un poema es un verso. El grupo de versos son las estrofas y varían de tamaño; pueden ser pareados (de dos versos), tercetos (de tres versos), cuartetos (de cuatro versos), etc.

    Diálogo: Se marca la voz de los participantes en una conversación. Los guiones indican la intervención de cada personaje y puede utilizarse por ejemplo e una obra teatral, novelas u otro subgénero.

    Varía según el número de personajes que intervienen.

    EJERCICIO 1: Dar dos ejemplos breves de cada uno de los elementos que forman las características externas de los textos recreativos.

    Entrega martes 12 de mayo del 2009

    EJERCICIO 2:. Investiga que características internas tienen los textos recreativos (narrativos, poéticos y dramáticos); y explica con tus palabras que intención comunicativa tiene cada uno y que diferencias hay entre uno y otro; y da un ejemplo de cada uno de ellos.

    Entrega: jueves 14 de Mayo del 2009

    FSC

    TALLER “DANDO PASOS”

    CARMEN FAZ

    Los saludo con cariño, deseando que ustedes y sus familias se encuentren bien.

    Para terminar el curso nos faltaría analizar los 2 últimos sacramentos: Orden Sacerdotal y Matrimonio (que en la clasificación son los sacramentos de servicio a la comunidad)

    Para calificar el cuarto corte deberán realizar un solo trabajo de lectura-investigación que podrán obtener buscando en: www.vatican.va/archive o buscar en google: sacramentos de la iglesia católica.

    Son sólo 5 preguntas por sacramento, pero mi intención es que cuando ustedes lean los documentos, la información les quede más clara y puedan lograr resolver algunas de sus dudas.

    Por favor lean todo, no todas las respuestas son fáciles de encontrar, necesitan leer todo y con cuidado. En algunas preguntas deberán utilizar la Biblia, pero como sé que la mayoría la dejó en el colegio, pueden utilizar cualquier otra. Recuerden ser analíticos al leer.

    ORDEN SACERDOTAL:

    1.- Lee Mt. 10,5-8 y Lc. 10,1-9 y realiza una definición de Sacerdote (puedes apoyarte en la

    fuente)

    2.- Realizar un organigrama de la jerarquía eclesiástica (Puedes apoyarte en la fuente, aunque

    pueden hacerlo por la experiencia)

    3.- ¿Cuáles son los signos en este sacramento?

    4.- ¿Quién imparte éste sacramento?

    5.- ¿Por qué decimos que la iglesia entera es un pueblo sacerdotal?

    MATRIMONIO:

    1.- ¿Porqué decimos que el matrimonio está en los planes de Dios? (Gn. 1,27-28 y Gn. 2,18-24)

    (también puedes apoyarte en la fuente)

    2.- Menciona al menos 5 factores que afectan una relación matrimonial. Y explica en donde

    tiene su origen esa ruptura.

    3.-¿Cuáles son los fines del matrimonio? (sólo son 2)

    4.- ¿Cuáles son las leyes del matrimonio? (sólo son 2)

    5.- ¿Quiénes imparten éste sacramento? Lee con cuidado…recuerda que es una alianza.

    Requisitos:

    - Entregar a más tardar el viernes 15 de mayo a las 2:00 p.m.. Si es posible pueden enviarlo antes.

    . Se tomará en cuenta redacción y ortografía

    . La dirección del correo electrónico a la que deben enviarlo es:

    -Recuerden leer todo con cuidado y ser reflexivos.

    ESPERO PODERLOS VER MUY PRONTO. NO OLVIDEN PEDIR UNOS POR OTROS Y POR LA PAZ DEL MUNDO. APRENDAMOS A VER LAS HUELLAS DE DIOS EN LOS ACONTECIMIENTOS

    Con todo cariño: Carmen

    TALLER: Y TÚ ¿QUIÉN ERES?

    CECILIA OROZCO

    Estimado alumn@:

    Como no hemos tenido la oportunidad de vernos, con esto de la contingencia sanitaria, y yo creo que ya tienes ganas de trabajar, te estoy mandando los temas que nos faltan de ver porque son realmente importantes para tu vida, te mando dos documentos, al principio de cada uno están las instrucciones para que los trabajes y me envíes tu trabajo por mail a más tardar el viernes 15 a las 2:00 p.m.

    Recuerda que para tener una buena calificación el trabajo deberá estar bien fundamentado y bien explicado, con tus palabras.

    Mi cuenta de correo es: m.ceciliaorozco@yahoo.com, para que me envíes tu trabajo o para aclararte cualquier duda.

    Espero que lo hagas con gusto y que de verdad sea algo que te sirva para tu vida, con cariño

    Cecilia.

    Trabajo # 1 TEMA: MADUREZ.

    Si recuerdas en este trabajo, nos quedamos a la mitad de las exposiciones, así que lo primero que tienes que hacer es leer para recordar en que estábamos y entender cada uno de los aspectos que te ayudan a ser una persona madura, y después hacer un lista de los 10, empezando con el que menos practicas y al final el que ya es parte de ti y en cada uno poner un ejemplo de cómo lo puedes poner, o ya lo pones, en práctica en tu vida diaria.

    Envíame la lista con los ejemplos y tu nombre.

    10 ASPECTOS QUE FAVORECEN LA MADUREZ

    SÉ ASERTIVO

    MUCHOS CREEN QUE PARA SER POPULAR HAY QUE HACER LO QUE NOS DIGAN, LOS QUE TE APRECIAN TE ACEPTARÁN COMO ERES, LOS VERDADEROS AMIGOS NUNCA MANIPULAN, SE TU MISMO.

    TENER UN PROYECTO

    TENER UN PLAN TE AYUDA A DARLE DIRECCIÓN A TU VIDA ¿QUÉ ES LO QUE TU QUIERES?

    SIGNIFICA TOMAR EL VOLANTE DE TU VIDA Y ASUMIR LAS CONSECUENCIAS, TE AYUDA A APRENDER Y A MADURAR.

    SE REALISTA

    MUCHA GENTE SE CONCENTRA EN LO QUE NO TIENE, EN VEZ DE CENTRARSE EN LO QUE TIENE DE BUENO. DEBES ADMITIR QUE TIENES DEFECTOS, ES MÁS FÁCIL PODER CAMBIAR Y MEJORAR.

    SE REALISTA TODOS HEMOS SIDO CREADOS ÚNICOS E IRREPETIBLES PERO EN EL CAMINO DECIDIMOS LO QUE QUEREMOS SER.

    ¡¡CONSTANCIA!!

    HAY QUIEN TIENE MUY BUENOS PLANES, PERO PRUEBAN, ABANDONAN, VUELVEN A PROBAR PROMETEN Y PROMETEN Y NUNCA LLEGAN.

    ES DURO COMPROMETERSE CON ALGO Y SEGUIRLO HASTA EL FINAL. PERO, POCO A POCO SE VA CONSIGUIENDO CON FUERZA DE VOLUNTAD, Y CADA VEZ ES MÁS FÁCIL.

    PIENSA ANTES DE ACTUAR

    AUNQUE DE LAS EQUIVOCACIONES SE APRENDE, LO MEJOR ES NO EQUIVOCARSE. NO HAY QUE IR ACELERADO, ES MEJOR DETENERSE A PENSAR. PUES SI NO PENSAMOS, PODEMOS DAÑAR A LOS DEMÁS Y TOMAR DECISIONES QUE NOS DAÑAN TAMBIÉN A NOSOTROS.

    TOMAR DECISIONES PENSANDO ES UNO DE LOS RASGOS PRINCIPALES DE LA PERSONALIDAD ADULTA Y MADURA.

    ¡¡AUTOCONTROL!!

    A LO LARGO DE LA VIDA NO TODO VA A SER FÁCIL. MUCHOS NO AGUANTAN QUE LAS COSAS NO SALGAN COMO ELLOS ESPERAN. SE AGOBIAN, SE ENFADAN, ESTO ES NORMAL, PERO NO SIRVE DE NADA. ES NATURAL ENFADARSE O EMOCIONARSE, PERO SIN PERDER EL CONTROL. USA TU ENERGÍA PARA ARREGLAR LA SITUACIÓN, Y SI NO A OLVIDARLA, LO PASADO, PASADO.

    AFRONTA

    LA MAYORÍA TENEMOS MIEDO A LOS PROBLEMAS PORQUE HACEN SUFRIR. PERO EXISTEN, AUNQUE LOS IGNORES. LAS PERSONAS MADURAS ENFRENTAN LOS CONFLICTOS: PIENSAN, ANALIZAN Y BUSCAN MODOS DE ARREGLARLOS, DEJARLOS PASAR SÓLO LOS COMPLICA.

    EMPATIZA

    CUANDO REACCIONAS CON VIOLENCIA O AGRESIVAMENTE METES LA PATA Y SIEMPRE HACES DAÑO A LOS DEMÁS Y NUNCA SE ARREGLAN LOS ASUNTOS. HAY QUE APRENDER POCO A POCO A CONTROLARSE Y DIALOGAR MANTENIENDO LA SERENIDAD O EL SENTIDO DEL HUMOR.

    ÁBRETE A LOS DEMÁS

    CUANDO TIENES UN PROBLEMA MUCHOS TEMEN CONTAR LO QUE PASA, PORQUE SE PIENSA QUE SE VAN REIR DE TI O NO TE VAN A COMPRENDER, SIEMPRE ES IMPORTANTE SABER Y PENSAR A QUIEN TE ACERCAS Y ENCONTRAR LA PERSONA ADECUADA PARA AYUDARTE, PORQUE MUCHAS VECES NO PODEMOS SOLOS.

    SE GENEROSO

    EL COMPARTIR LO QUE TENEMOS Y LO QUE SOMOS NOS HACE RELAJARNOS Y AFRONTAR LA VIDA CON MÁS SERENIDAD. ADEMÁS DE QUERER, NOS HACE SENTIRNOS QUERIDOS. CUANDO ERES CAPAZ DE DAR Y DE DARTE SOMOS MÁS FELICES.

    LA PERSONA QUE SE FIJA EN LOS QUE LE RODEAN Y SE COMPROMETE A MEJORAR LA SOCIEDAD: CRECE MUCHO MÁS. PONE EN JUEGO TODAS SUS CAPACIDADES, SE SIENTE ÚTIL Y FELIZ Y SU VIDA TIENE UN SENTIDO.

    ¿TE ANIMAS?

    EL PRIMER PASO ES MIRAR HACIA ADENTRO, ES MÁS FÁCIL SABER A DONDE VAS SI SABES DONDE ESTÁS AHORA.

    ¡LA DECISIÓN ES SOLO TUYA!

    TRABAJO #2. TEMA: MORAL O INMORAL

    1.- Lee todo el documento con atención y define por escrito con tus palabras, lo que es la moral Heterónoma y la moral Autónoma.

    2.- De las ideas sobre moral, escribe cuáles son con las que tú estás de acuerdo y explica por qué.

    3.- Basándote en lo que tú crees, en tus principios, elabora por escrito una lista de los valores que son importantes para ti, empezando por lo que tú consideras más importante para tu vida diaria. Y explica el porqué de cada uno. (A esta lista se la llama escala de valores personal y es lo que rige tus acciones, por eso es muy importante que la tengas definida.) Y envíame el trabajo realizado, con tu nombre.

    MORAL TRADICIONAL (HETERÓNOMA)

    (Es la que marca las normas o formas de actuar de la sociedad en general y sirve para la sana convivencia de las personas)

    *importancia de los actos valorados en si mismos.

    *los actos se valoran desde el cumplimiento o no, de la ley, que es la norma objetiva.

    *los actos son mas importantes que las actitudes que los generan.

    *la moral heterónoma. se guía por el legalismo frente al subjetivismo.

    *es la que rige a la sociedad entera. (leyes, normas de convivencia, etc.)

    MORAL ACTUAL (AUTÓNOMA)

    (Es la que cada persona se forma en base a sus creencias, principios y convicciones y en ella se basa para actuar. Para poder formar esta conciencia se necesita tener definido quien eres y que quieres hacer de tu vida

    *importancia de la persona que realiza diversos actos.

    *el acto moral es expresión de la opción libre y responsable de la persona.

    *es una moral de actitudes, más que de actos.

    *la moral autónoma se guía por la responsabilidad y el discernimiento personal frente al objetivismo.

    *es la que cada persona se va formando de acuerdo a lo que piensa y lo que quiere hacer con su vida. (escala de valores).

    ALGUNAS IDEAS QUE CONVIENE TENER CLARAS

    • La moral autónoma o personal se basa en la opción fundamental que toma una persona libre y responsablemente. Esta opción es la que orienta y dirige a toda la persona.

    • Para los cristianos la opción fundamental es Cristo: su modo de ser y de actuar.

    • Esta opción se concreta en las actitudes morales que abarcan los distintos campos en que se mueve la persona: familia, sociedad, sexualidad, trabajo.

    • Estas actitudes se manifiestan en actos morales, que son expresión y verificación de las actitudes morales y de la opción fundamental.

    • Los actos de las personas se deben valorar desde las propias actitudes y la opción fundamental.

    • La conciencia es una facultad que tenemos las personas para discernir el bien del mal. Se le llama la norma subjetiva de moralidad. La ley moral es la norma objetiva.

    • Cristo es centro de referencia y criterio de valoración de la conciencia y de los valores de los cristianos. Él es la referencia constante para nuestra propia escala de valores.

    • Nuestro centro de referencia, por tanto, no deben ser los otros, ni lo que dicta la sociedad, ni mis propios gustos o ambiciones personales, ni lo que me apetece en un momento, ni lo que está de moda, o hace todo el mundo.

    • El criterio de discernimiento de nuestras actitudes y actos, como creyentes, es Cristo. Siguiendo a Cristo respondemos a la llamada que Dios nos hace a ser personas. Las normas, leyes y preceptos son ayudas e indicaciones para responder en concreto a esta llamada.

    • Para el cristiano, el pecado consiste en elegir libremente algo que sabemos que está mal y daña a alguna persona o a nuestra propia persona. La gravedad moral de un acto se mide por el grado en que afecta a la relación y seguimiento de Cristo. Y el seguimiento de Cristo se mide en relación a como tratamos a los demás.

    TALLER “SOY MODELO DE VIDA”

    MAJA NAVA

    Querida/o Alumna/o:

    Nos quedamos a medias estudiando las REVELACIONES DE JESÚS y vamos a terminar de estudiarlas en este trabajo que harán en su casa. Recuerda que los textos ya los estuvimos viendo en clases, de todos modos te lo estoy anexando para que lo tengas por si lo dejaste en el Colegio.

    Tu trabajo me lo deberás regresar a más tardar el día viernes 15 (día del maestro) a las 14:00 hrs. Pero por favor, si por algún motivo lo terminas antes, envíamelo para poder ir revisando. Mi mail es: majanava@gmail.com. Del mismo modo, si tienes una duda, comunícate conmigo, yo voy a estar al pendiente.

    Este trabajo se evaluará en función de tus respuestas y su fundamento, así que trata de ser claro y detallado, primero analiza lo que te estoy preguntando y después responde.

    INSTRUCCIONES: Deberás volver a leer el texto, fíjate bien que al terminar, cada REVELACIÓN te hago una pregunta que deberás contestar.

    Responde en un documento aparte, no vayas a reenviarme todo este documento de vuelta. Gracias.

    Recibe un saludo y recuerda cuidarte. Nos vemos pronto.

    Maja.

    LA FE EN JESUCRISTO

    (REVELACIONES)

    I. JESÚS, HIJO DE DIOS Y VERDADERO HOMBRE.

    I.1 Crítica de la cristología deductiva.

    Los cristianos creemos-es decir, hemos puesto nuestro corazón y orientado nuestra vida- en el misterio de Jesús de Nazaret, el cual es verdadero Dios y verdadero hombre.

    Al comienzo apunté que uno de los aspectos importantes que habían cambiado en la Cristología en estos últimos 25 ó 30 años era la pérdida de la relevancia de la cristología deductiva. Después del camino recorrido en estas páginas, creo que ahora se puede comprender mejor. La cristología deductiva sabe de antemano en qué consiste ser Dios y qué es ser hombre. Y, por tanto, tras afirmar que Jesús es verdadero Dios y verdadero hombre, pasa a aplicar a Jesucristo aquellos conceptos sobre Dios y sobre el hombre que tiene aprendidos por otros caminos.

    Ahora bien, lo que ocurre es que no sabemos muy bien cómo es Dios. Es obvio que todos tenemos una idea previa de lo divino, una idea previa de Dios, pero ¿en qué medida es idea corresponde a la realidad de Dios? Que no sabemos muy bien cómo es Dios se demuestra porque las ideas sobre Dios de los hombres y de los diversos pueblos y tradiciones culturales no coinciden. No es el mismo el Dios del Islam que el de hinduismo.

    I.2 Jesús, Revelador del Padre.

    Así pues, dado que nuestro conocimiento de Dios resulta “sospechoso”, no es muy útil aplicar esas ideas de Jesús para acabar diciendo, por ejemplo, que Jesús es Eterno, Principio, Creador de todas las cosas, etc., e imaginarnos que así sabes más de Jesús. Resulta, además, que el testimonio del Nuevo Testamento nos dice que el camino para llegar a Dios es el encuentro con Jesús, y no al revés. O sea, que el camino no es ir haciendo deducciones a partir de nuestra idea de Dios para llegar a conocer a Jesús, sino que el camino correcto es llegar a conocer a Dios a partir del desvelamiento de Dios que tiene lugar en Jesús. Dos pasajes del Evangelio de Juan, el Evangelio que presenta a Jesús como revelador del Padre, reflejan esto que estoy diciendo: “A Dios nadie lo ha visto nunca; el Dios Hijo Unigénito, el que está en el regazo del Padre, ése lo reveló” (Jn 1,18).

    Cuando Felipe, en el mismo Evangelio, pide a Jesús que les muestre al Padre, recibe esta respuesta: “Llevo tanto tiempo con vosotros ¿y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto, ha visto al Padre” (Jn 14,9).

    I.3 El hombre, imagen de Dios.

    Algo semejante ocurre con la concepción del hombre. De la misma forma que no está claro cómo es Dios, tampoco sabemos del todo en qué consiste ser hombre. Esto, que a primera vista puede parecer extraño, no lo es tanto si caemos en la cuenta de las múltiples concepciones y formulaciones distintas del ser y la realización del hombre de las diversas filosofías, así como de las diversas formas prácticas de concebir al hombre vigentes en la vida de las personas y de los pueblos. No es lo mismo el hombre que orienta su vida a tener más y poder más en la sociedad de consumo, que el asceta hindú, el contemplativo cristiano o el kamikaze japonés. Todos piensan que con su forma de vida se realizan como seres humanos… Esto significa que más allá de estructuras biológicas o psicológicas, que probablemente tampoco conocemos demasiado, lo nuclear de lo que constituye el ser del hombre no está, sin más, adquirido con toda claridad.

    Jesús no sólo revela a Dios, sino que, desde el punto de vista cristiano, revela también lo que es el hombre. ¿Por qué? Porque el hombre, desde el capítulo primero del Génesis, ha sido creado a imagen de Dios: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, a nuestra semejanza”, dice el texto (Gn 1,26). Los padres de la Iglesia han sabido interpretar este texto en el sentido de que el hombre ya está hecho a imagen de Dios, y a lo largo de su vida tiene que irse haciendo semejante a Dios. El hombre será hombre en la medida en que reproduzca en su ser la imagen de Dios. Desde el punto de vista cristiano, la imagen de Dios es Jesús. Él es quien realiza la verdadera imagen de Dios.

    Cuando Jesús de Nazaret dice: “yo como”, “yo ando”, “yo vivo”, “yo me muevo”, es Dios quien está diciendo: “yo como”, “yo ando”, “yo vivo”, “yo me muevo”. Acabo de expresar algo de lo que significa la unión hipostática, por mencionar la palabra clásica. Por tanto, al ver a Jesús vemos la verdadera imagen de Dios, la imagen de Dios mejor realizada. En consecuencia, vemos al hombre más perfecto. Al verdadero hombre. Y todos lo demás seremos hombres en la medida en que realicemos en nosotros la misma imagen de Jesús. Como dice San Pablo en la carta a los romanos, “estamos llamados a reproducir la imagen de su Hijo” (8,29).

    Así pues, aunque todos estemos creados a imagen de Dios, reproducimos su imagen, la imagen que de Dios no da Jesús, con mayor o menor semejanza; es decir, que los hombres somos imagen de Dios… mejores, regulares o peores. Ahora bien, ¿cuál es, en concreto, la imagen de Dios que reproduce Jesús?, ¿ser tan altos como él?, ¿o tan morenos?, ¿o tan rubios? Quizá aquí tenemos la razón teológica de la falta de detalles concretos y curiosos sobre la persona de Jesús en el Nuevo Testamento. Lo que se nos ha transmitido de Jesús es precisamente aquello por lo que Jesús reproduce la imagen del Padre. Aquello con cuya reproducción nosotros nos hacemos hijos en el Hijo y, por tanto, verdaderos hombres. Y no se nos han transmitido detalles innecesarios a este propósito.

    Nota: Hipostática = Hipóstasis, consideración de algo abstracto como real o esencial: la hipóstasis es, según algunas doctrinas filosóficas, la realidad de la cual el fenómeno es manifestación.

    PREGUNTA: En esta primera Revelación, nos dice el punto I.1 que es una crítica a la “cristología deductiva” porque durante muchos años se creyó que para saber quién es Jesús, teníamos que conocer a Dios. Pero la verdad es que a Dios nadie lo conoce, y a Jesús sí. Jesús vino a la tierra, vivió entre los hombres y convivió con ellos. Después de hacer esta reflexión, en los puntos I.2 y I.3, nos dicen que “Jesús nos revela al Padre” y, que “el hombre es imagen de Dios”.

    • ¿Cómo es ese Dios que nos revela Jesús?

    • ¿Cómo explicas el concepto de que el hombre es imagen de Dios?

    II. JESÚS, EL HIJO DE DIOS.

    Las afirmaciones que tenemos en el Credo, las formulaciones de los concilios o de la teología clásica tales como “consustancial con el Padre”, “Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero”, etc. indican que más allá de Jesús de Nazaret no hay pasos posteriores en el descubrimiento de Dios. Dios no está detrás de Jesús, está en Jesús. No hay en trecho que recorrer de Jesús hasta Dios. En Jesús hemos llegado al Padre. Ahora bien, ¿qué es lo que Jesús de Nazaret no revela de Dios?

    II.1 El Dios de la Gloria.

    ¿Son válidos los conceptos previos de Dios que tenemos? ¿Es Dios todopoderoso? ¿Es eterno? ¿Es creador? No digo que cualquier idea sobre Dios que se nos ocurra valga. Pero los conceptos previos que tenemos en el Antiguo Testamento, algunos de los cuales acabo de mencionar, son válidos en la concepción cristiana, porque así se nos revela Dios en la resurrección de Jesús. El Padre, en la resurrección de Jesús, se nos revela como el Dios todopoderoso de la fe tradicional de Israel que resucita a su Hijo y que lo devuelve a la vida. De alguna manera, Dios se nos revela con esa palabra tan querida de la última etapa del Antiguo Testamento y que da lugar a un nombre angélico: “Miguel”, que en hebreo significa “¿Quién como Dios?” Dios se nos revela como el “Sinigual” en su poder y en su fidelidad.

    II.2 Teología de la Cruz.

    Ahora bien, eso no es todo. El Dios de Jesús, el Dios cristiano, no se nos revela sólo en la resurrección del Hijo, sino que se nos revela también en la vida del hombre Jesús.

    Veamos unos versos de D. Bonhöffer, dos estrofas de su poema “Cristiano y paganos” para ver en qué nos diferenciamos los cristianos de los paganos. Al menos en una cosa:

    “Los hombres se dirigen a Dios cuando se sienten necesitados,

    imploran ayuda, piden felicidad y pan,

    salvación de la enfermedad, de la culpa y de la muerte.

    Todos lo hacen así, todos, cristianos y paganos.

    Los hombres se dirigen a Dios cuando lo sienten necesitado,

    lo encuentran pobre y despreciado, sin abrigo y sin pan,

    le ven devorado por el pecado, la debilidad y la muerte.

    Los cristianos están con Dios en su Pasión”.

    Comparando ambas estrofas, vemos que hay dos imágenes de Dios: la imagen del Dios eterno y todopoderoso, del Dios de la gloria, que por sí solo no es el Dios cristiano, y la imagen precisamente del Dios cristiano. Dicho brevemente: quien cree tan sólo que Dios es eterno y todopoderoso será un hombre religioso, sí, pero no será cristiano. El cristiano, además de pensar en Dios como eterno y todopoderoso, piensa a Dios como débil.

    Recordemos las tentaciones de Jesús en el desierto. Ese relato es una de las formas que tiene el evangelista de comunicarnos lo que estamos tratando ahora. El diablo dice a Jesús: “Si eres el Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan”. En la concepción religiosa de Dios, pero no cristiana, Jesús es el Hijo de Dios, debe demostrarlo y, por tanto, convertir las piedras en pan. Ése es el Dios del poder; ése es el Dios de la gloria. Pues bien, ése no es el Dios manifestado en Jesucristo. El Dios que domina y utiliza la creación a su favor no es el Dios cristiano. En el fondo, lo mismo significan la segunda tentación y la tercera: “Si eres hijo de Dios, tírate del alero del templo y los ángeles te salvarán”. Jesús habría demostrado así, con su poder, ser el Hijo de Dios; pero ese Dios no sería del Padre de Jesús, sino “otro” Dios. El Dios que encontramos en Jesús no lo hace, “no lo puede hacer”. Lo mismo pasa con la tercera tentación: “Todo esto te lo daré si te postras y me adoras”. La tentación del poder. Por eso puede escribir González Faus en su cristología que “no es Dios el que tiene que evitar el dolor del hombre en la historia, sino que es el hombre el que tiene que evitar el dolor de Dios en la historia”.

    La “contra imagen” del episodio de las tentaciones es Jesús crucificado, o Jesús en la cueva de Belén, que para estos efectos es lo mismo. ¿Cómo vemos a Jesús en la Cruz?: a merced del hombre, entregado a los sacerdotes, entregado a los romanos, a merced de la actuación humana, de la conciencia y de la responsabilidad de los hombres. ¿Cómo vemos a Jesús en Belén?: a merced de María y de José, entregado a la voluntad de los hombres. No es Dios el que tiene que evitar el dolor del hombre en la historia, sino que es el hombre el que tiene que evitar el dolor de

    Dios.

    Por tanto, estamos en una visión bipolar de Dios. Una imagen de Dios “en tensión”. El Dios todopoderoso, convertido en impotente. El Dios eterno, hecho hombre mortal; el Dios infinito, llorando, necesitando que lo cuiden, afectado por el sufrimiento y el dolor. Dios, al encarnarse, ha asumido nuestra historia y, desde entonces, nuestra historia es su vida. Jesús puede decir a Pablo en el camino de Damasco: “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?” (Hch 9,4); o en el Evangelio de Mateo, al describir el juicio final, puede decir: “todo lo que hicisteis a uno de estos pequeños a mí me lo hicisteis” (Mt 25, 40).

    Todos conocemos el poema de Machado titulado “La Saeta” y que comienza por una saeta popular que dice:

    “¿Quién me presta una escalera,

    para subir al madero,

    para quitarle los clavos

    a Jesús el Nazareno”

    Luego sigue el poema:

    “¡Oh, la saeta, el cantar

    al Cristo de los gitanos,

    siempre con sangre en las manos,

    siempre por desenclavar!

    ¡Cantar del pueblo andaluz,

    que todas las primaveras

    anda pidiendo escaleras,

    para subir a la cruz!

    ¡Cantar de la tierra mía,

    que echa flores al Jesús de la agonía

    y es la fe de mis mayores!

    ¡Oh, no eres tú mi cantar!

    ¡No puedo cantar, ni quiero,

    a ese Jesús del madero,

    sino al que anduvo en el mar”.

    Dos imágenes de Dios: Jesús colgado del madero y Jesús triunfante, caminando sobre el agua del mar. Machado no puede cantar, ni quiere, al Jesús del madero; sí al que domina la fuerza del mar.

    Nuestra imagen de Dios, el Dios que nos gusta, por decirlo así, es el Dios al que, como decía Bonhöffer en el poema, le podemos pedir cosas… ¡y que nos las conceda! Es el Dios salvador de la muerte, de las incapacidades, del dolor; es el Dios que llena nuestras necesidades, el Dios que nos ayuda. Y resulta que el Dios revelado en Jesucristo es un dios que quiere que le ayudemos. Es el Dios del madero; es el Dios que no cede a la tentación del poder y de la fuerza; es el Dios que se agota al recorrer los caminos de Palestina; es el Dios que nace a merced del hombre.

    Martín Lutero, en 1518 -poco antes, por tanto, de estallar su conflicto con Roma-, tiene una disputa teológica, académica, que conocemos como la “controversia de Heidelgerg”. Son una serie de tesis que él presenta como paradojas teológicas. En las tesis 19, 20 y 21 inaugura lo que se ha llamado la “Teología de la Cruz”. La teología de la Cruz no es algo distinto a lo que vengo diciendo. Es el encuentro con Dios que tiene lugar en el encuentro con Jesucristo humillado, en el encuentro Jesucristo puesto a merced del hombre. Dicen las tesis 19 y 20 de Lutero: “No puede llamarse en justicia teólogo al que crea que las cosas invisibles de Dios puedan aprehenderse a partir de lo creado… Las cosas invisibles de Dios son la fuerza, la divinidad, la sabiduría, la justicia, la bondad, etc. Conocerlo no hace a nadie digno ni sabio”. Que Dios es todopoderoso es algo tan obvio que conocerlo, según Lutero, no hace a nadie digno ni sabio. Continúa la tesis 20: “Sino mejor, (sólo puede llamarse en justicia teólogo) a quien aprehende las cosas visibles e inferiores de Dios a partir de la pasión y de la cruz”.

    Es la misma idea. ¿Quién es el verdadero teólogo? O, dicho de otra manera, ¿quién es el creyente cristiano? El creyente cristiano no es aquel que cuando tiene un dolor dice: ¿qué he hecho yo para merecerme esto?, sino quien es capaz de ver en el sufrimiento la mano de Dios; quien es capaz de ver que en el dolor está Dios: Porque Dios estaba en la cruz de Cristo.

    En resumen: “Jesús es el Hijo de Dios” quiere decir que el Dios Eterno, Todopoderoso, Principio y Fin de todas las cosas, ha “perdido” su poder y está a nuestra merced para que nosotros le ayudemos en la historia. Dios se ha unido a nuestro destino y queda afectado por nuestra situación. Es Dios entregado por el Amor. O sea, que el Dios revelado en Jesucristo no es tanto el Dios del Poder cuanto el Dios del Amor.

    Quizá a alguien se le esté planteando una cuestión: entonces, ¿Dios no sirve de nada? ¿Dios no actúa en nuestra vida? Lo que pasa es que la actuación de Dios en la vida del hombre es una actuación que tiene lugar desde la inmanencia. Dios actúa en nosotros, los hombres, y en la creación, por el Espíritu Santo, pero respetando al propio tiempo la autonomía de la creación y de sus leyes. Dios no nos salva, cuando nos estamos ahogando, haciéndonos caminar sobre el agua, sino que nos salva dándonos fuerza desde dentro para nadar.

    Nota: Consustancial = que es de la misma sustancia, naturaleza y esencia que otra cosa: el cuerpo y el alma son elementos consustanciales. Que forma parte de las características esenciales de una cosa: la imaginación es una cualidad consustancial al ser humano.

    PREGUNTA: Esta segunda revelación nos dice que, efectivamente, DIOS ES TODO PODEROSO pero, que Él solo, no puede realizar “Su voluntad” en la tierra, es decir, que nosotros tenemos que ayudarlo.

    • ¿Por qué Dios nos pide su ayuda?

    • ¿Cómo es esa ayuda que Él necesita de nosotros?

    III. JESÚS, NUESTRO HERMANO MAYOR.

    III.1 La “persona” humana de Jesús.

    Según el Concilio de Calcedonia, en Jesús no hay persona humana, lo cual no necesariamente quiere decir que Jesús no sea una persona humana. Como se ve, he utilizado equívocamente la palabra “persona”. Jesús es una persona humana; y esto, en contra de lo que a primera vista puede parecer, no es ninguna herejía. Otra cosa es que en Jesús no haya, por utilizar la palabreja del concilio “hipóstasis” humana. Explicado un poco intuitivamente, esto significa que cuando Jesús dice: “yo como”, “yo ando”, “yo vivo”, “yo me muevo”, es Dios mismo quien está diciendo: “yo como”, “yo ando”, “yo vivo”, “yo me muevo”.

    Por otra parte, ya desde la tradición bíblica hay algo que une a todas las realidades creadas. Ese algo es precisamente su condición de creaturas, el haber salido de las manos de Dios, el no tener en sí mismas el último fundamento de su ser. Pero, entre las realidades creadas, la concepción bíblica ha percibido siempre y ha predicado siempre la unidad profunda que une a todo el género humano.

    Hemos establecido, pues, dos premisas: primero, que la unión hipostática del ser íntimo de Jesús significa la unión de Creador y creatura, es decir, que la humanidad de Dios no es un mero vestido con que se cubre su divinidad; y segundo, que la divinidad de Jesús tampoco es un mero sombrero que se coloca sobre su humanidad, sino entre ambas, humanidad y divinidad, se da la unión más profunda que puede darse: la unión hipostática, la unión personal. Es decir, que es la misma persona la que dice: “yo como”, “yo ando”, “yo vivo”, “yo me muevo” en cuanto Dios, y “yo como”, “yo ando”, “yo vivo”, “yo me muevo” en cuanto hombre. O sea, que la humanidad de Jesucristo, por ser humanidad de Dios, ha sido hecha absoluto.

    De estas dos premisas deducimos entonces lo siguiente: puesto que toda la humanidad está unida a la humanidad de Jesucristo, que por ser humanidad de Dios ha sido hecha absoluto, toda la humanidad es en cierta manera absoluto. Algo análogo podemos decir también de la creación. Toda la creación ha sido asumida en la humanidad de Jesús, de tal manera que toda la creación ha sido hecha absoluto en Jesús. La creación entera es Cuerpo de Cristo. La persona de Cristo mantiene, no obstante, su singularidad, pues ya dicen las fórmulas clásicas que la humanidad y la divinidad se unen en Jesús “sin mezcla ni confusión”.

    III.2 Jesús nos revela quién es el hombre.

    Hemos visto más arriba que la persona humana de Jesús es la imagen más perfecta de Dios que pueda pensarse, precisamente porque su hipóstasis es la imagen eterna e increada del Padre. La esencia del hombre, como sugiere el libro del Génesis (cap. 1), consiste en ser imagen de Dios. En consecuencia, quien de verdad realiza la esencia del hombre es Jesús. Por eso Jesús nos revela en qué consiste realmente ser hombre.

    Ahora volvemos a lo que dijimos al preguntarnos por los datos históricos que conocemos sobre Jesús. Esa persona llamada Jesús de Nazaret, ¿quién ha sido?, ¿cuál ha sido su vida?, ¿cómo ha realizado en concreto el ser imagen de Dios?

    III. 3 El hombre revelado en Jesús.

    En mi opinión, la respuesta a esas preguntas se resume en una sola idea o, quizás en dos. Lo que Jesús ha hecho ha sido, simple y llanamente, vivir para la voluntad de Dios. El motor que mueve a Jesús por dentro, lo que da sentido a su vida, es el cumplimiento de la voluntad de Dios. Y la voluntad de Dios es precisamente la fidelidad de Jesús.

    ¿Cuál es la obra de Jesús? ¿Qué hizo Jesús? Sencillamente, amar incondicionalmente. Así nos revela Jesús la verdadera imagen de Dios. Dios es Padre, porque ama incondicionalmente a los hombres, y así es como Jesús realiza el sentido de la creación, que no es otro que corresponder al amor de Dios. Como sugiere la Carta a los Efesios (1, 3ss), la creación surge de la voluntad de Dios de encontrar un lugar fuera de Sí mismo en el que poder poner su amor. Ése es su fin y su sentido: que Dios ponga en la creación su amor y la creación pueda corresponder libremente al amor de Dios. Ahí está el sentido de la historia, el sentido de la creación y el sentido de la vida humana: el amor de Dios que se regala libremente. Todo amor se da, se entrega, esperando ser correspondido. Pero se da aunque no sea correspondido. Por eso el verdadero amor es siempre incondicional. En el momento en que el amor, al no ser correspondido, deja de darse, ha dejado de ser amor y se ha convertido en egoísmo. Así pues, lo que se juega en la historia es la correspondencia de la humanidad al amor libre y gratuito de Dios.

    La vida de Jesús es, pues, realizar la voluntad del Padre. O sea, corresponder al amor del Padre. Pero la persona de Jesús, como decíamos antes, asume como cuerpo suyo a toda la humanidad y a toda la creación. Así pues, en él toda la humanidad y toda la creación. Así pues, en él toda la humanidad y toda la creación han realizado ya su objetivo, su fin y su sentido: han correspondido al amor libre, incondicional y gratuito de Dios.

    Ser hombre consiste, pues, exactamente en esto: en corresponder al amor gratuito de Dios. Hay un pasaje en el Evangelio de Mateo (5, 48) y en su paralelo en Lucas (6, 36) que resume muy bien lo que quiero decir. “Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto”. Así dicho, la frase no parece tener mucho sentido. ¿Es posible ser perfectos como Dios? ¿Dónde está nuestra perfección análoga a la perfección divina? ¿Cómo se nos puede invitar a ser perfectos como Dios? Hay que leer la línea siguiente: “El Padre celestial hace salir su sol sobre buenos y malos, y llover sobre justos y pecadores”. Dios no hace que salga el sol sobre los que van a misa el domingo y no salga sobre los que no van a misa, sino que el amor de Dios es incondicionado. Ama a justos e injustos, a buenos y malos. Ésa es la imagen de Dios que reproduce Jesús. Y ésa es la perfección de Dios que nosotros tenemos que imitar.

    Dice la Carta a los Hebreos que Jesús es igual en todo a nosotros menos en el pecado (Hebr 4,15). A alguien se le puede ocurrir quizá una objeción: ¿Jesús es verdaderamente hombre sin pecar? ¿No es el pecado, el egoísmo, la injusticia, algo tan nuestro que no podemos prescindir de ello, hasta el punto de que el hombre sin pecado no sería ya de verdad un hombre con todas las de la ley? De acuerdo con lo que vamos diciendo, la objeción es fácil de refutar. La verdad es exactamente al revés. El pecado es lo que nos impide ser hombres cabales, es lo que hace que seamos hombres imperfectos. Consigue que no realicemos correctamente nuestra propia naturaleza, nuestra propia esencia, nuestro propio ser. Porque nuestro ser hombres consiste en corresponder libremente y gratuitamente al amor gratuito que Dios nos tiene, y pecar es, precisamente, dejar de corresponder a ese amor. En la medida en que somos pecadores somos menos personas humanas, menos hombres. Por eso Jesús es el hombre más perfecto, porque no pecó nunca.

    El Concilio Vaticano II, en la Constitución Gaudium et Spes (n.22), dice: “En realidad, el misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio del Verbo Encarnado”. ¿Qué somos? ¿Para qué estamos aquí?, ¿Cuál es nuestro sentido? Estas preguntas sólo se pueden resolver desde el misterio de Cristo.

    La creación en su conjunto es, según hemos dicho antes, el Cuerpo de Cristo, porque la Divinidad ha asumido nuestro ser de creaturas. En consecuencia, si el conjunto de la creación es el Cuerpo de Cristo, no hay relación con Dios que no sea relación con la realidad. Y, al revés, no hay relación con la realidad creada, con las cosas, con los animales, con las personas, que no sea relación con Dios. Si la creación entera es el Cuerpo de Cristo, cada vez que yo hago algo a la creación, estoy haciendo algo al Cuerpo de Cristo y, por tanto, estoy haciendo algo, bueno o malo, a Dios. Cada vez que yo me relaciono con Dios, lo hago en la creación y no puedo pensar en una relación directa e inmediata con Dios. Por eso puede decir San Juan en su Primera Carta (4, 20): “quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios, a quien no ve”.

    Hace algunos años se hizo una encuesta en muchos conventos de religiosas españolas. (Era una encuesta en la que había que puntuar los diversos ítems, algo parecido a lo que se hace en las evaluaciones de la docencia). Una de las preguntas pedía una auto calificación sobre las relaciones con Dios. Pues bien, en la gran mayoría de las respuestas de las religiosas se auto calificaban con notas altas: ochos y nueves. Luego había otra pregunta donde se pedía una auto evaluación de las relaciones con las otras religiosas de la propia comunidad. Ahí ya se calificaban más bajo: aprobados raspados y algún que otro suspenso. Lo que está claro es que la nota que califique nuestras relaciones con Dios y nuestras relaciones con lo demás sólo puede ser la misma. Si una nota es alta y la otra baja, eso quiere decir que hay engaño en la percepción.

    La relación con Dios es relación a través de la realidad creada, a través de las cosas, animales y personas. Y, al revés, la relación la realidad no queda al margen de la relación con Dios, porque la creación es el Cuerpo de Cristo. Así pues, desde el punto de vista cristiano no hay realidad sagrada y realidad profana. No hay un ámbito para Dios, una ámbito de lo divino, de la fe y del culto, y otro ámbito de la realidad secular, del mundo, donde se actúa de forma independiente de Dios.

    Nos hemos referido ya a esto al referirnos a la expulsión de los mercaderes del templo de Jerusalén por parte de Jesús y de cómo en ese episodio estaba planteado el tema de la división entre los ámbitos secular y sagrado, división no aceptada por Jesús, con lo que se colocaba en la mejor tradición de la profecía de Israel. Desde el punto de vista cristiano, el ámbito secular es sagrado y el ámbito sagrado es secular. O, si se prefiere, no hay ámbito secular y ámbito sagrado. Se puede formular como se quiera, porque en el fondo es lo mismo.

    Nota: Hipostática = Hipóstasis, consideración de algo abstracto como real o esencial: la hipóstasis es, según algunas doctrinas filosóficas, la realidad de la cual el fenómeno es manifestación.

    PREGUNTA: Esta tercera Revelación nos habla de la parte humana Jesús y de cómo lo consideramos nuestro hermano mayor, y este concepto es en sentido figurado a “HERMANO MAYOR”, es decir, el ejemplo, el guía. Una vez entendido esto, contesta:

    ¿Por qué Jesús nos revela quién es el hombre?

    ¿Cómo es ese hombre que revela Jesús?

    IV. PERFECTO DIOS, PERFECTO HOMBRE.

    Jesús no deja de ser Dios por ser hombre. No es un Dios de segunda categoría por el hecho de ser hombre. Al mismo tiempo, como acabamos de decir, Jesús o es menos hombre que nosotros por ser Dios, sino más perfectamente hombre que nosotros, precisamente porque, al habitar en él la Divinidad, realiza la más perfecta imagen de Dios.

    Esto significa que la persona de Jesús realiza perfectamente el ser hombre y realiza perfectamente el ser Dios. En él, en quien la creación ha venido a ser absoluto y lo divino se hecho concreto, se afirma al cien por cien la divinidad y se afirma al cien por cien la humanidad.

    La concepción cristiana de la realidad es coherente con esto. Lo que Dios hace en la historia y lo que el hombre hace en la historia es al cien divino y al cien por cien humano.

    Un ejemplo: la fe ¿es don de Dios o es decisión humana? Es cien por cien don de Dios y cien por cien decisión humana. La Iglesia ¿es obra el Espíritu o construcción de los hombres? Cien por cien obra del Espíritu y cien por cien construcción del hombre. Nuestra historia es cien por cien obra de Dios y cien por cien construcción de los hombres. Una frase de San Agustín formula perfectamente lo que quiero decir: “Dios actúa de tal manera que hace que sea obra nuestra lo que es don suyo”. No hay oposición entre la actuación de Dios y la actuación del hombre. Lo que Dios hace, no lo hace sustituyéndonos; y lo que nosotros hacemos, no lo conseguimos arrancándoselo a Dios. Lo que Dios hace, lo hace dentro de nosotros; lo que Dios hace lo hace moviendo nuestras manos. Y lo que nosotros hacemos, lo hacemos porque Dios está dentro de nosotros. La única excepción a este cien por cien obra de Dios y este cien por cien obra nuestra es la presencia del pecado. Allí donde hay pecado puede rebajarse el cien por cien de la obra de Dios; allí donde hay pecado hay algo que se escapa a la actuación del Espíritu de Dios, aunque no a su poder.

    Quiero decir lo siguiente: el creyente cristiano, por afirmar la unión hipostática de la divinidad y la humanidad en Jesús, ve en toda la realidad las actuaciones de Dios y del hombre no en competencia, sino en cooperación, pero en distintos niveles. La concepción cristiana de Dios no tiene nada que ver con Prometeo. Como se sabe, según el mirto griego, Prometeo intenta robar el fuego a los dioses; y lo consigue, pero es castigado por su osadía. En la concepción cristiana, Dios y el hombre no pelean entre sí por nada, porque el interés de Dios es el hombre. Hasta tal punto que, cuando el hombre-Jesús dice: “mis intereses”, es Dios mismo quien está diciendo: “mis intereses”. No hay competencia entre el hombre y Dios, porque Dios se ha encarnado, porque Dios se ha unido a nuestra humanidad creada y a nuestra historia.

    Nota: Hipostática = Hipóstasis, consideración de algo abstracto como real o esencial: la hipóstasis es, según algunas doctrinas filosóficas, la realidad de la cual el fenómeno es manifestación.

    PREGUNTA: En esta Revelación sólo te pido que me la expliques, con tus palabras, NO RESUMEN, NO SÍNTESIS. SI EXPLICACIÓN.

    V. JESÚS ES NUESTRO SALVADOR.

    Jesús es nuestro Salvador. Es el último tema que vamos a desarrollar. Preguntemos al hombre de la calle, a nosotros mismos: ¿Necesitas ser salvado de algo? ¿De qué? ¿Qué significa para ti que Jesús te haya salvado? ¿Qué cosa importante te pasaría si no te hubiera salvado? Que cada uno trate de contestar…

    Que Jesús nos haya salvado ¿significa que podemos ir al cielo? ¿Quiere eso decir que la salvación no vale para nada en esta vida?

    V.I San Anselmo y la redención.

    Seguro que todos los que han llegado leyendo hasta aquí conocen una “teoría” teológica de la salvación que es la que les han enseñado de pequeños y que se debe a San Anselmo, que formuló en el siglo XI. En su contexto cultural, dio su explicación de la salvación y se basó para ello en formulaciones del Nuevo Testamento. La recogió luego Santo Tomás, y ha tenido tanto éxito y ha sido tan buena que, de alguna manera, todos identificamos esa explicación con la salvación, de manera que casi no somos capaces de pensar la salvación de forma distinta.

    Según esta explicación de San Anselmo, que expongo de una manera rápida, el pecado del hombre causa una ofensa infinita a Dios. Puesto que el hombre es un ser finito y limitado, no puede reparar una ofensa infinita, porque las ofensas se miden por la categoría del ofendido. Es preciso un ser que sea infinito para satisfacer el honor ofendido de Dios, con lo cual Dios tiene que encarnarse, a fin de constituir ese ser infinito que repare la ofensa infinita hecha. Y tiene que encarnarse, porque, al haber sido cometida la ofensa por el hombre, tiene que ser reparada también por el hombre. Jesús muere y merece con su muerte la reconciliación de Dios, porque repara esta ofensa infinita, toda vez que la muerte de Jesús es un sacrificio que tiene un valor infinito por ser la muerte de un infinito. Así nos salva Jesús.

    San Anselmo basa su explicación en algunos textos del Nuevo Testamento donde se habla de la entrega de Jesús, de su sacrificio; y se basa también en la concepción feudal de la sociedad jerarquizada, donde le honor, las ofensas y las reparaciones son conceptos muy significativos que estructuran esa sociedad.

    Pero esta explicación, con la cual la Iglesia latina ha predicado la salvación durante siglos y que es quizá nuestra forma habitual de pensar la salvación, tiene varios fallos muy fáciles de percibir en seguida.

    Primero, la imagen que nos da de Dios es una imagen bastante inaceptable: Dios es un ser que exige la muerte de un inocente para la reparación de una ofensa. Esta imagen de un Dios sádico que exige la muere de un inocente para satisfacer su honor - por muy infinita que esa ofensa haya podido ser - no me parece que sea muy recibido. Por otra parte, de esa concepción de la salvación se puede extraer la siguiente consecuencia: la encarnación no habría ocurrido de no haber existido el pecado de Adán. Si la humanidad no hubiera pecado, Jesucristo no habría existido, porque Jesucristo es solamente el ser necesario para reparar una ofensa. Si esa ofensa no hubiera existido, no habría habido ninguna razón para la encarnación. Entonces, todo lo que hemos dicho sobre la asunción de nuestro ser de creaturas y nuestra historia por parte de Dios en Jesús no habría llegado a darse. Lo cual está en contra de lo que dice San Pablo en la Carta a los Colosenses: “Todo fue creado para Él y en Él” (1, 16). Por otra parte, hay una dicotomía en esta teoría entre lo que Jesús es y lo que Jesús hace. En el fondo, Jesús es el instrumento de una obra que es la obra de la reconciliación. Pero la unión entre lo que Jesús hace y lo que Jesús es aparece débil y sólo extrínsecamente establecida.

    La explicación de San Anselmo es una teoría teológica respetable, tradicional, pero puede ser sustituida por otras explicaciones. Además, probablemente con ventaja. Es lo que vamos a intentar ahora.

    V.2 ¿Cómo consigue salvarnos Jesús?

    Empezábamos antes preguntado: ¿qué significa salvación?, ¿de qué necesitamos ser salvados? ¿Y si resultara que no necesitáramos ser salvados de nada…? En teoría, se podría pensar nuestra existencia de otra manera, como hacen algunos de nuestros contemporáneos, prescindiendo del concepto de salvación. El hombre nace, crece, vive, se realiza más o menos y, finalmente, muere. ¿Por qué no pensar que es ésa la vida del hombre? ¿Por qué no pensar que eso es lo que somos? Para algunos de nuestros contemporáneos hay sólo unas pocas cosas de las que sí parece útil salvarse; por ejemplo, de una enfermedad o de la declaración de la renta; pero resulta que para eso no vale la salvación que nos ha traído Jesús.

    ¿Qué es la salvación? Desde un punto de vista cristiano, podemos afirmar que la salvación es la realización del sentido de la vida humana. La realización del porqué de la existencia mía, personal, y nuestra, de la humanidad y de la creación. La salvación es alcanzar nuestra realización. Ser lo que tenemos que ser. Ser hombres, lograr aquello para lo que existimos. Ésa es la salvación. Empalmando con los puntos antes expuestos, la creación existe para recibir el amor gratuito de Dios y para corresponder incondicionalmente a ese amor gratuito. Pero al amor de Dios, de entre todos los seres de la creación, sólo puede corresponder el hombre, que es el único ser inteligente y libre que existe. El amor es algo que se da libremente; si no hay libertad, tampoco hay amor; habrá necesidad o chantaje, pero no amor.

    Así pues, la salvación del hombre particular y la salvación del hombre como humanidad en su conjunto es corresponder al amor libre y gratuito de Dios. Ya hemos dicho que, puesto que Dios se ha encarnado, la correspondencia al amor libre y gratuito de Dios es algo que se realiza en relación con las realidades creadas. Esta correspondencia al amor gratuito de Dios es algo que no se realiza fuera de la realidad creada, como hemos señalado antes.

    ¿Qué significa entonces, en principio, que Jesús nos ha salvado? Significa que la creación ha alcanzado ya su realización. Dicho de otra manera: que Jesús ha correspondido libre y gratuitamente al amor incondicionado de Dios Padre. Amar es compartir y dar todo lo suyo el amante al amado, y esperar la correspondencia del amado al amante. Jesús ya ha correspondido. En este sentido, la finalidad de la creación ya se ha realizado. Por lo tanto, la creación ya no puede quedar frustrada y Dios no ha fracasado con su obra. Jesús realiza la salvación, porque recibe y entrega el Espíritu Santo. El Espíritu es el amor de Dios. Cuando San Juan dice en su Evangelio (19,30) que Jesús, “inclinando la cabeza, entregó el Espíritu”, no sólo quiere dar a entender que Jesús murió (porque el “Espíritu” en los textos bíblicos, no es el alma), sino que, al morir, devolvió el Espíritu al Padre y derramó el Espíritu sobre la creación entera.

    Ahora bien, ¿por qué fue necesario que Jesús tuviera una muerte de cruz para corresponder al amor gratuito de Dios? ¿Es que Dios quiso la muerte de Jesús y una muerte en la cruz? ¿Estamos de nuevo, ante una imagen de Dios que no se puede librar de unos rasgos de sadismo? ¿O es que la muerte de Jesús en la cruz no era necesaria? Entonces, ¿por qué ocurrió? Sea dicho de paso que detrás de estas preguntas están también las mismas preguntas referidas a nosotros: ¿quiere Dios nuestra muerte?, ¿quiere Dios nuestro sufrimiento?, ¿quiere Dios la injusticia que padecemos? Esta serie de preguntas referidas a nosotros están detrás de las formuladas respecto a Jesús, porque, como hemos dicho antes, nuestra realización consiste en ser como Jesús.

    Pues bien, la respuesta a todas ellas es que dios no quiere la muerte de Jesús, como tampoco quiere nuestro sufrimiento. En la tradición bíblica, Dios es el dador de la vida, no el autor de la muerte. Recordemos el libro de la Sabiduría, donde se dice que Dios es amigo de la vida (Sab 11,26) y que sólo por envidia del diablo entró el pecado en el mundo y, con el pecado, la muerte (Sab 2,24). Entonces, ¿qué es lo que Dios quiere y exige a Jesús? Su fidelidad, esto es, la respuesta amorosa a la entrega amorosa del Padre. Ahora bien, la respuesta amorosa que el Padre espera de Jesús se realiza encarnándose y, por tanto, implica la muerte. Podemos decir que Dios quiere la muerte de Jesús, secundariamente, en cuanto que la muerte va implicada en la encarnación.

    Pero ¿y la cruz? ¿Quiere Dios la muerte de Jesús en la cruz? Dios quiere el amor fiel de Jesús; y el amor fiel de Jesús, en un mundo de pecado, lleva aparejada la muerte en la cruz. La pregunta que se ha formulado más de una vez -¿Nos podía haber redimido Jesús con una sonrisa?- tiene una respuesta correcta, que es: “si”, porque en esa sonrisa Jesús habría experimentado todo su amor al Padre; pero tiene una respuesta, también correcta, que es: “no”, porque esa sonrisa de amor al Padre, en un mundo de pecado, lleva necesariamente aparejada la muerte.

    Esto mismo es aplicable a nosotros, porque todo lo que afirmados de Jesús lo afirmamos también del hombre, a nuestro nivel. ¿Qué quiere Dios de nosotros? Lo que Dios quiere de nosotros es que correspondamos libremente a su amor incondicionado con nuestro amor. Lo que pasa es que, allí donde reina el pecado, ese amor lleva implícito un sufrimiento y la muerte. Un ejemplo no lejano a nosotros: Monseñor Romero. ¿Quiere Dios la muerte de Monseñor Romero? Si y no. Lo que quiere es la fidelidad del Arzobispo Romero. Lo que quiere Dios es el cumplimiento de su voluntad. Ahora bien, en un mundo de pecado, ese compromiso implica con frecuencia, a veces necesariamente, la muerte del mártir. Dios quiere que Monseñor Romero anuncie el Evangelio y denuncie la injusticia en sus homilías. Pero ello implica su muerte, porque el pecado del mundo lo mata.

    Éste sería el primer punto. Que Jesús nos ha salvado significa, entonces, que en Jesucristo la humanidad entera y la creación en su conjunto han alcanzado su realización. Jesús muere para salvarnos, precisamente porque el pecado ataca, y a veces mata, a quienes aman a Dios con todas sus consecuencias.

    V.3 La salvación del pecado.

    Vamos ahora a ver más en concreto una formulación de San Pablo en la Carta a los Romanos (8, 2), donde dice que Jesucristo nos ha salvado de la ley del pecado y de la muerte. Desarrollaremos un poco estos aspectos. La salvación como salvación del pecado, como salvación de la ley y como salvación de la muerte.

    Decir que Jesús nos ha salvado del pecado es, en el fondo, la otra cara de la moneda de lo que acabo de decir. El pecado es la negación del fin de la creación. El pecado es no corresponder al amor gratuito de Dios a través de las otras personas y de la creación. Si Jesús no hubiera sido fiel al Padre, si Jesús no hubiera correspondido al amor de Dios, entonces la creación entera seguiría estando frustrada, no se habría realizado. Con otras palabras: seguiría aún bajo el poder del pecado. Ahí están las formulaciones de Pablo, en la Carta a los Romanos, en el sentido de que el pecado ha sido vencido, de que el pecado ha perdido su poder y su fuerza.

    No tiene discusión el hecho de que el pecado sigue existiendo en el mundo. Es verdad que sigue habiendo pecados, pero el conjunto de la creación ya ha correspondido a Dios. Por mucho que nosotros caminemos, no vamos a llegar más allá de donde Jesús ha llegado en el amor al Padre; y como esto del amor no es cuantitativo, sino cualitativo, el amor de la creación al Padre ya ha tenido lugar.

    En este sentido, el mundo entero y nosotros con él estamos ya reconciliados con el Padre y estamos ya perdonados. El perdón no hay que entenderlo como algo extrínseco, como parece seguirse de la explicación anselmiana. El perdón de Dios está siempre ofrecido, porque el amor de Dios es amor incondicionado. Fijémonos que en la Carta de los Efesios (2, 6) se dice que estamos sentados a la derecha del Padre. Ya hemos sido reconciliados, ya hemos sido perdonados. Por eso nosotros, a partir de Jesús, podemos vivir como quien no está en el pecado. Y es que no lo estamos en verdad, porque en Jesús la creación entera y nosotros en ella hemos sido transformados.

    Rahner subraya la dificultad inherente a la misma esencia del pecado para poder reconocerse como tal. El pecado, que es falta de amor, no se reconoce como tal pecado, precisamente porque es falta de amor. Sólo se podría reconocer como pecado si tuviera mor. Pero en tal caso ya no sería pecado. Cuando santos como Santa Teres o San Francisco de Asís se consideraban los mayores pecadores del mundo, no estaban haciendo un ejercicio de falsa modestia ni se hallaban equivocados. Al revés, cuanto más pecador se siente uno, menos pecador es. Porque el pecado es falta de amor. Sólo se nota la falta de amor si ese amor existe en algún grado. De ahí que corresponda a la esencia del pecado el no reconocerse como tal.

    Con esto quiero decir que al ser salvados del pecado empezamos a reconocernos pecadores. En nuestro mundo es frecuente oír que el pecado propiamente no existe, que lo que ocurre es que no hemos llegado a unos niveles de evolución a los que llegaremos con el tiempo, etc. Con ello se está dando a entender que no reconocemos el pecado existente. Y ésa es precisamente la fuerza del pecado: que no se reconozca. No se reconoce, porque sólo quien ama es capaz de percibir que ama poco; y quien no ama nada no es capaz siquiera de percibir que no ama. Salvarnos del pecado significa también hacernos caer en la cuenta y percibir que somos pecadores.

    V.4 La salvación de la ley.

    Jesús nos ha salvado no sólo del pecado, sino también de la ley. Nosotros no merecemos la salvación. Nadie se salva. Nadie consigue el perdón de Dios. Nadie merece el cielo. Es falso que el día del juicio final vaya a haber una balanza para pesar en un platillo las obras buenas y en el otro las malas, de forma que, si el haber pesara más que el debe, nos salvaríamos, y en caso contrario nos condenaríamos. No es así. Y además, es maravilloso que no sea así. Porque, si así fuera, seríamos muchos los que la íbamos a pasar mal. Ya dice el salmista: “No nos trata como merecen nuestros pecados ni nos paga según nuestras culpas” (Sal 103, 10). Es frecuente en el hombre que pese más el mal que ha hecho y, sobre todo, el bien que ha dejado de hacer que el amor desinteresado. Pero tenemos a nuestro favor que la salvación está ya conseguida, que ya estamos sentados en el cielo en Cristo Jesús. Dios nos ha regalado ya la salvación. No tenemos que merecer nada. Porque nos lo ha merecido todo Cristo. Ya está todo hecho. Pero esto ¿no es lo que dice Lutero? No. Esto es lo que dice el Concilio de Trento. Lo que pasa es que, de tanto criticar a Lutero, se nos olvidó leer hondamente el Concilio de Trento. Hasta tal punto esto es así que San Pablo, cuando desarrolla el tema de la justificación en la Carta a los Romanos, se siente obligado por dos veces a rechazar la objeción que suponía le iban a hacer sus destinatarios y que quizá se le esté ocurriendo ahora a algún lector: “¿Qué diremos, pues: que debemos permanecer en le pecado para que la gracia se multiplique?” (6, 1); y más adelante: “¿Pecaremos porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia?” (6, 15).

    Estamos salvados del pecado; el pecado no tiene fuerza sobre nosotros; ya estamos sentados en el cielo en Cristo Jesús. Por tanto, no hay nada que merecer. A dios no se le puede pasar la factura. Si alguien cree que el día del juicio final va a poder presentarle a Dios una factura, un recibo, un buen expediente sin mancha ni borrón, para que le paguen lo que ha merecido, va absolutamente equivocado.

    Evidentemente, la respuesta de Pablo en los dos pasajes es la misma: “de ningún modo”. Precisamente el estar salvados del pecado nos hace caer en la cuenta de cuánto y cómo nos quiere Dios. Como es de bien nacidos ser agradecidos, si de tal manera hemos sido queridos por Dios que no perdonó ni a su propio Hijo, como dice Pablo en esta misma carta, yo no me puedo quedar tranquilo, pero no porque necesite o vaya a merecer. No me puedo quedar tranquilo, porque, haga lo que haga, nunca habré correspondido como debiera. Dios se ha olvidado de todo lo que pesa en nuestras básculas y de todos nuestros “debes” de las cuentas corrientes espirituales, al haber sido llenado nuestro “haber” por Jesucristo. En consecuencia, una vez que yo me he enterado de so y lo he conocido, no me queda más remedio que pelearme por corresponder a ese amor gratuito. ¿Cómo? “Matándome” gratuitamente por los demás, que son Cuerpo de Cristo.

    ¿Para merecer algo? No, porque ya lo tengo todo. Además, sería indigno que a quien me lo ha regalado todo, encima quiera cobrarle por los servicios prestados. Lo único que puedo hacer corresponder. Por eso estamos salvados de la ley. No hay diez mandamientos para el cristiano: eso pertenece al Antiguo Testamento. No hay ni diez ni ninguno. No hay mandamientos ni leyes ni prescripciones que nos puedan marcar cómo podemos corresponder al amor de Dios. Si nuestro amor es verdadero, nos pasará lo que dice Jesús en un pasaje del Evangelio: “Cuando hayáis hecho todo lo que tenías que hacer, decid: “siervos inútiles somos y sin provecho, hemos hecho lo que teníamos que hacer “ (Lc 17, 10).

    Recordemos la parábola de los trabajadores invitados a la viña, que no dice más que esto. Es una parábola que, dadas las relaciones comerciales que actualmente suponen casi todas nuestras relaciones humanas, nos desconcierta. Sale el dueño a primera hora, encuentra a algunos esperando ser contratados y los contrata; sale a mediodía, ve a otros mano sobre mano y los llama a trabajar; lo mismo para a primera hora de la tarde y al final de la jornada. Luego paga a todos igual: un denario. El denario es pagado a todos, independientemente de lo que hayan trabajado, muchas o pocas horas. En todo caso, lo que se pide es “ir a trabajar”, poner manos a la obra. Corresponder al amor gratuito de Dios.

    Dicho de otra manera: no nos salvamos por lo que hacemos, sino que hacemos lo que el amor de Dios nos pide, porque estamos salvados. Notemos que ésta es la forma de relacionarse entre los hombres. Pongamos el ejemplo de una relación interpersonal bien íntima y profunda, como puede ser el matrimonio. Supongo que hay dos formas de construir la relación matrimonial. Una, establecer las relaciones interpersonales y de convivencia de una manera “comercial”, pasándose la factura mutuamente: “El otro día fuimos al fútbol, porque te gustaba a ti; pues hoy vamos a bailar, porque me gusta a mi”. Hemos estropeado la gratuidad del amor. Pero hay otra posibilidad de establecer las relaciones: competir a ver quién puede dar más al otro sin exigir correspondencia, gratuitamente. Ahora bien, por mucho que nos esforcemos en corresponder gratuitamente a Dios, sabemos que siempre, siempre, nos ganará Él.

    Recordemos la Primera Carta de Juan: “No consiste el amor en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amó primero” (4, 10). Y a continuación dice: “Por tanto, nosotros debemos amarnos unos a otros” (4, 11). No dice: “por tanto, nosotros debemos amar a Dios”. En teoría, lo podría haber dicho; pero, para evitar que nos equivoquemos como las religiosas de la encuesta, nos lo dice bien claro: la correspondencia al amor de Dios se hace en el amor a los otros hombres.

    V.5 La salvación de la muerte.

    Por último, Jesucristo nos ha salvado de la muerte. En la tradición bíblica (tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, pues éste lo hereda de aquél) hay una relación entre pecado y muerte. La muerte es el fruto del pecado; a causa de éste entró aquella en el mundo…

    “Muerte”, en la Biblia, es un concepto límite, porque “muerte” significa todo lo negativo de la vida; muerte es la muerte física; muerte es la debilidad; muerte es la falta de amistad; muerte es la falta de “calidad” de vida…

    “Salvados de la muerte” significa, primero que el final de nuestra vida terrena no es el fin de nuestra existencia. ¿Por qué? Porque el sentido de la creación y de la humanidad es corresponder al amor gratuito de Dios eternamente, definitivamente. En el fondo de nosotros entendemos la percepción íntima de que lo que no es eterno no merece la pena. Ahí está el libro de Qohelet para testificarlo. Todo lo que nosotros entendemos que de verdad merece la pena tiene que tener un componente de eternidad. Tiene que ser definitivo. No vale decir: “te querré por dos meses”. Para que algo merezca de verdad la pena, ha de ser para siempre. En último término, lo único que tiene sentido, porque es lo único definitivo, es el amor de Dios a la creación y de las creaturas libres, los hombres, al Creador. Así pues, el amor de Dios al hombre es más fuerte que la muerte. Esto ha quedado demostrado, percibido por los creyentes en la resurrección de Jesús. Haber sido salvados de la muerte significa, pues, que el fin de nuestra vida no es el final.

    Ahora bien, en la tradición bíblica -y probablemente también nosotros lo percibamos así -, la muerte no nos ataca sólo cuando dejamos de existir, ese día en que se pone punto final a nuestra vida. Hay una forma de ver las cosas, bastante en boga en las sociedades secularizadas (quizá en la de Estados Unidos más que en otras), según la cual la muerte es el final natural de la vida. Yo creo que la muerte no es algo natural. La muerte natural no existe. Porque la muerte no es algo con lo que nos encontramos el último día de nuestra vida, sino que la muerte llena nuestra vida. De esto, todos tenemos experiencia. La muerte separa de nosotros a las personas que amamos. El brazo de la muerte nos atenaza con el dolor, la enfermedad o el sufrimiento. Entendida la muerte así, es claro que la muerte llena nuestra vida: cada vez tenemos más canas y menos dientes, y ya no corremos como cuando éramos jóvenes. Es la muerte va entrando en nuestra vida.

    ¿Se puede mantener la afirmación de que Jesús nos salva de la muerte, confrontándola con esta realidad de que la muerte nos acompaña continuamente? ¿Es compatible la afirmación de que Jesús nos libra de la muerte con el brazo de la muerte metiéndose por nuestra vida? ¡Pues sí: estamos salvados del dolor, del sufrimiento y de todo lo que en nuestra vida es muerte! Eso quiere decir que el dolor, el sufrimiento, lo que en nuestra vida es muerte, no frustra la realización de nuestra existencia. Con frecuencia se oye preguntar en qué hemos de diferenciarnos los cristianos de los no cristianos, cuando nuestra actuación en la vida no tiene por qué diferenciarse de las otras personas honestas y comprometidas con la justicia y la liberación del hombre. Pues bien, aunque hagamos la declaración de la renta con el mismo sentido de la justicia y el mismo respeto a las leyes y a la obligación de contribuir a las necesidades de la colectividad, hay un aspecto- y no es el único en el que nos diferenciamos- en el que nos diferenciamos. El cristiano no está sometido a la frustración, porque está salvado de la muerte. El sentido de la existencia es corresponder al amor gratuito de Dios. Todas las otras cosas son secundarias. Son buenas si sirven para corresponder al amor gratuito de Dios, y no lo son si no sirven para corresponder a ese amor gratuito. Entonces, la enfermedad ¿es buena o mala? Depende de si sirve para corresponder al amor gratuito de Dios o no. El dinero ¿es bueno o es malo? Dependo. Se pueden recordar a este respecto las últimas líneas del “Principio y Fundamento” de libros de los ejercicios de San Ignacio de Loyola. Las primeras resumen, de acuerdo con las formas de expresarse y la teología de la época, cuál es el sentido de la existencia humana. En la últimas líneas se dice: “de tal manera que no queramos de nuestra parte más salud que enfermedad, pobreza que riqueza, honor que deshonor, vida larga que corta, y así en todo lo demás”.

    ¿Es posible no preferir el honor al deshonor, la vida larga a la muerte temprana, la salud a la enfermedad, los bienes de este mundo a la pobreza? ¿Es la nuestra una fe para masoquistas? Si hemos puesto el sentido de nuestra existencia en corresponder al amor gratuito de Dios, el sentido no está en la salud o en la enfermedad, en la vida larga o en la vida corta, en el honor o en la deshonra, en la riqueza o en la pobreza. El sentido está en amar a Dios en las otras creaturas, de forma que todas las demás cosas vales -es decir, son buenas- en la medida que sirven para lograr mi verdadera realización. Por eso estamos salvados de la muerte, porque muerte es deshonor, muerte es enfermedad, muerte es pobreza, muerte es vida corta. Y ninguna de ellas impide al cristiano su verdadera y definitiva realización.

    Por otra parte, el hecho de estar liberados de la muerte no es algo útil sólo para la otra vida, sino que es algo que vale también para ésta. Leamos un pasaje de la Carta a los Hebreos donde se habla del sacrificio de Cristo y su obra (2, 14-15). “Por tanto, así como los hijos participan de la sangre y de la carne, así también participó él de las mismas para aniquilar mediante la muerte al señor de la muerte, es decir, al diablo, y liberar a cuantos por temor a la muerte estaban de por vida sometidos a esclavitud”. Estar liberados de la muerte significa que no somos esclavos de nadie. Porque la muerte es el gran chantaje. Si no estuviéramos liberados de la muerte, nos podrían chantajear amenazándonos “si no haces esto, te mato”; pero, como la muerte nos da igual, porque nos da igual la salud que la enfermedad, la vida larga que la muerte temprana, la pobreza que la riqueza…

    En el “Telediario” de la tarde anterior a la muerte del Arzobispo Romero, el corresponsal de TVE, Federico Volpini, dijo: “El Arzobispo se está jugando la vida”. Si lo sabía el corresponsal de televisión, también lo sabía el Arzobispo. Monseñor Romero se podía jugar la vida precisamente por estar liberado de la muerte.

    La muerte puede constituir un chantaje para nosotros o no. Estar liberados de la muerte significa que la muerte no es chantaje. Si el horizonte de nuestra vida es la muerte, si ésta fuera la última palabra que nos espera, habría que hacer todo lo posible para librarse de ella. Ahora bien, si puesto que Jesús ha vencido a la muerte, la muerte ya no tiene poder sobre nosotros, si la muerte es sólo un paso hacia el amor de Dios definitivo, entonces estar liberados de la muerte significa, ante todo y sobre todo, ser libres para corresponder al amor gratuito de Dios. Ser libres precisamente para realizar nuestro sentido, que es vencer al pecado.

    Una última anotación: todo lo dicho presenta una dimensión escatológica, es decir, que todo esto se ha realizado ya en Jesucristo y todavía tiene que realizarse del todo en nosotros. A lo largo de estas páginas he acentuado bastante el hecho de que ya estamos salvados en Cristo Jesús, de que ya estamos sentados en los cielos con Cristo Jesús.

    Sin embargo, estamos sentados todavía en esperanza. El haber recibido el Espíritu de Jesús es tener las primicias de esa salvación. El sentido de la vida humana es ser hombres como Jesús, reproducir la imagen del Hijo, corresponder al amor incondicionado del Padre hasta la entrega de la propia vida, como hizo Jesús. Eso es lo que ahora ha de ser realizado en mi propia existencia; ésa es la tarea que tengo por delante. Dicen que la estadística es la ciencia que demuestra que, si mi vecino se ha comido un pollo y yo me he quedado en ayunas, cada uno nos hemos comido medio pollo. Por eso no es suficiente que la correspondencia del amor del Padre, al realizarse en Jesús, se haya realizado ya en el conjunto de la creación. Ahora tiene que realizarse en mí. El hecho de que Jesús haya vencido a la muerte y al pecado y que él haya correspondido al amor gratuito de Dios, ha conseguido que el conjunto de la creación haya correspondido ya. Pero yo no he perdido mi individualidad personal ni mi libertad. Todo lo de Jesús tiene que irse realizando en mí, y conmigo en todos los que están a mi lado: el resto de la humanidad.

    PREGUNTA: Esta es una de las Revelaciones más importantes, porque nos explica eso que siempre nos han dicho de que “Jesús vino a salvarnos o a morir por nosotros” porque como nos dice esta parte, si esto fuera así textualmente, ya no sería importante cómo nos portáramos en nuestra vida. Responde:

    • ¿En qué consiste la “salvación” de Jesús?

    • ¿Cómo Jesús nos salva

    • de la ley?

    • del pecado?

    • de la muerte?

    Por último, reflexiona y contesta: ¿Entonces, a qué vino Jesús al mundo?

    Texto tomado de libro:

    Cristología para empezar.

    Busto Saiz José Ramón

    Editorial Sal Terrae.

    3ª. Edición, 1993

    Capítulo V: La fe en Jesucristo.

    “TU HISTORIA, MI HISTORIA”

    CLAUDIA RIVERA

    Querida/o Alumna/o:

    Te estoy enviando el trabajo con el que recuperaremos estas semanas que no hemos tenido clases.

    Ya sabes cuáles son mis lineamientos en cuanto a la forma de trabajo.

    El trabajo me lo deberás enviar a más tardes el viernes 15 a las 14:00 a mi mail:

    Cuídate mucho y nos vemos pronto,

    Claudia Rivera.

    INSTRUCCIONES:.

    1- Investiga en internet, o si tienes una biblia en casa, lo siguiente:
     
    ° ¿De qué hablan los hechos de los apóstoles?
    °¿Quién escribió el libro de los hechos de los apóstoles?
       (Explica brevemente)
     
    2- Busca en internet la biografía de Pablo de Tarso, después de leer la biografía escribe con tus propias palabras lo más importante de su vida.