Ejercicio físico, salud y nutrición

Seres humanos. Actividad física. Calidad de vida. Calorías. Sobrepeso y obesidad. Sedentarismo. Deporte. Higiene. Necesidades nutricionales. Macronutrición. Micronutrición. Pirámide alimentaria. OMS (Organismo Mundial de la Salud)

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

Primero que todo definiremos cada uno de los términos, para poderlos más tarde relacionarlos entre sí.

La Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) define la salud como un estado del completo bienestar físico, mental y social y no solo como la ausencia de enfermedades.

'Ejercicio físico, salud y nutrición'
El ejercicio físico es todo tipo de movimiento corporal que realiza el ser humano durante un determinado periodo de tiempo, ya sea en su trabajo laboral o en sus momentos de descanso, estos movimientos aumentan el gasto de la energía y la actividad física que estamos realizando y hacen que se consuman más calorías.

La nutrición es el factor fundamental para que todas las personas se encuentren en perfecto estado de salud.

La actividad física y el deporte son muy beneficiosos para nuestro organismo. Si la práctica del deporte se realiza habitualmente ayuda a:

  • Regular el peso ideal.

  • Prevención de enfermedades cardiovasculares.

  • Disminución del riego de tener enfermedades del corazón.

  • Prevención de la osteoporosis.

  • Prevención de dolor de espalda.

  • Prevención de la hipertensión arterial.

  • Prevención de la diabetes.

  • Prevención del estreñimiento.

  • Mejora el funcionamiento de los aparatos circulatorios, locomotor, respiratorio, digestivo y del sistema nervioso.

  • Mejora del estado de ánimo.

  • Controla el estrés y la ansiedad.

  • Retraso del envejecimiento.

  • Mejora del rendimiento intelectual.

  • Mejora de la condición física.

  • Asimilación de valores.

  • Una mejora de la salud en general.

Para realizar correctamente una actividad física, hay que tener en cuenta una serie de características:

  • Alimentación suficiente para no sufrir ningún desvanecimiento por lo menos dos horas antes de empezar a realizar ninguna actividad. Debe de ser equilibrada.

  • Uñas de los pies y de las manos deben de ser cortas, rectas y limpias, ya que llevando unas uñas bastante largas, por ejemplo, no se podrá pegarle a un balón con fuerza, ya que se haría uno daño.

  • El vestuario deportivo debe de estar limpio, por higiene y sobre todo ser cómodo.

  • Llevar vendajes protectores.

  • Calzado cómodo, ajustado. Preferiblemente que no suela ser el que se utiliza para ir por la calle.

  • Calentar y estirar los músculos anteriormente.

  • Ejecución correctamente de las técnicas deportivas.

  • Respetar las instalaciones porque hay pensar que todo el mundo las quiere tener en buen estado para cuando realicen ellos el deporte.

  • Elementos básicos para las primeras curas.

  • Ducharse y cambiarse la ropa al acabar la actividad.

  • Usar chanclas para no coger infecciones.

  • Hacerse revisiones periódicas.

Es muy importante en la práctica de un deporte cuidar la higiene corporal. Ya que esta norma de conducta va encaminada a favorecer la salud y evitar enfermedades. La higiene tiene diversos campos y aspectos en la vida diaria; los más importantes son:

  • La higiene corporal es indispensable para mantener la salud y prevenir ciertas enfermedades. Algunos de los hábitos que se han de tener en cuenta son:

      • Lavarse las manos antes de comer.

      • Limpiarse los dientes.

      • Cuidarse la piel, hay que vestirse dependiendo de la época del año. Por eso no es bueno hacer deporte con pantalones largos y sudadera en el mes de agosto ni pantalones cortos y camisas de tirantes en diciembre.

Veamos ahora la importancia que tiene la nutrición y el ejercicio físico como medicina preventiva en la sociedad moderna en la que vivimos, para poder luchar contra los tres problemas básicos que se aproximan a pasos agigantados, que son:

1.El Prolongamiento De La Expectativa De Vida.

Los avances en medicina que disponemos hoy en día hacen que la media de duración de la vida haya aumentado considerablemente. Esto quiere decir que un porcentaje importante de la población viva hasta los 80 años o más, por tanto, hemos de preparar nuestros cuerpos para vivir de la forma más sana posible nuestra tercera edad.

Una gran parte de los achaques que se le atribuyen a la edad son producto de malos hábitos alimenticios y de una pobre o nula actividad física. Estos aspectos deberían fomentarse y potenciarse ya desde las más tempranas edades para adquirir buenos hábitos para el resto de la vida.

2.SOBREPESO Y OBESIDAD.
En general la mayor parte de la población come mal y demasiado, en cantidad de calorías, de lo que realmente se gasta o necesita para la vida diaria. Los porcentajes de proteínas, hidratos de carbono y grasas recomendadas por las directrices internacionales de salud y nutrición no están siendo respetadas. Y el problema se agrava con la confusión que genera la gran cantidad de información que revistas o los medios de comunicación nos ofrecen de forma irresponsable sobre la materia.

El peso obtenido a los 18 años, con un margen de unos 5 kilos de diferencia, debería ser el peso que uno debería conservar para toda la vida, siempre que a los 18 años esté dentro de la normalidad. Los aumentos o disminuciones de peso reiterativos durante el transcurso de la vida representan un factor de riesgo similar al de un obeso.

3. Sedentarismo.

Si al proceso de envejecimiento y la inadecuada alimentación le añadimos la inactividad física o motora, esto se convierte en un círculo vicioso muy peligroso: se come mal, esto altera el peso, hecho que induce al sedentarismo, a esto se le suma el envejecimiento, por lo que se potencia la inactividad, se sigue comiendo igual o más, se altera la composición corporal, perdiendo tejido muscular, lo que estimula más la vida sedentaria y, en definitiva, la calidad de vida.

Necesidades Nutricionales

Los diferentes alimentos que componen nuestras comidas tienen que aportarnos la energía y los componentes estructurales necesarios para que nuestro organismo funcione. Pero comer no siempre equivale a nutrir. En el mundo occidental tenemos toda clase de alimentos y, sin embargo, una parte de la población (cada vez más numerosa) está sobrealimentada y mal nutrida.

Los alimentos, además de proporcionarnos la energía necesaria, deben aportarnos ciertas sustancias químicas que se llaman nutrientes. Estos son liberados por los alimentos durante la digestión.

Macronutrientes Y Micronutrientes

Los macronutrientes (hidratos de carbono, proteínas y grasas) proporcionan los principales materiales de construcción para el crecimiento celular y son lo que consume el organismo al realizar ejercicio físico. Son también la única fuente de calorías o energía para el cuerpo.

Cada gramo de hidratos de carbono o proteína proporciona unas 4 calorías.

Cada gramo de grasa alrededor de 9. Los micronutrientes son vitaminas y minerales; no proporcionan energía y se consumen en pequeñas cantidades.

Pero no dejan de ser menos importantes desde el punto de vista nutricional.

Vitaminas y minerales ayudan a los macronutrientes a construir y mantener el organismo.

Hay que comer de todo tipo de alimentos y el motivo es porque no existe

ningún alimento completo en nutrientes por sí solo, excepto la leche materna.

Así, una dieta variada nos asegura que a nuestro organismo le llegan esos distintos nutrientes. Pero además, hay que hacerlo en la cantidad adecuada.

Pirámide Alimentaría

La pirámide alimentaría indica que el grupo de alimentos que se encuentran en la base o primer nivel representan el más importante para los consumidores, de forma que el orden de prioridad va de abajo hacia arriba. En la punta de arriba, que es el último nivel, se hallan los alimentos que se deben tratar de evitar o consumir con mucha moderación.

Por ejemplo, la plataforma de la pirámide alimentaría son los hidratos de carbono compuestos. Esto significa que son los más importantes. Las frutas y vegetales están en el segundo nivel de importancia. Es muy importante consumir menos azúcares (hidratos de carbono simples) y grasa. Estos alimentos se encuentran en el tope de la Pirámide alimentaría.
La Pirámide alimentaría representa una guía para el consumo variado y equilibrado de los grupos de alimentos (y sus nutrientes) que requieren diariamente la población general, mayores de 2 años.

Como conclusión final, remarcar la importancia de llevar una dieta equilibrada acompañada por ejercicio físico y estar mentalizados para ser constantes durante toda nuestra vida. Porque la realidad que nos rodea deja mucho que desear debido a la continua propaganda a la que somos sometidos sobre la defensa de ciertas malas costumbres como si se tratase de una moda el cuidar o perjudicar nuestro cuerpo. Estamos refiriéndonos, a la moda de estar más delgados y musculosos (a cualquier precio), a comer cualquier cosa por falta de tiempo en horarios estresantes asumiendo que es más fácil comprar un dulce que preparar un desayuno, ingerir comida rápida porque no tenemos tiempo para hacernos de comer, etc. Debemos concienciarnos de que cuerpo no hay más que uno, y si no lo cuidamos nos estamos perdiendo lo mejor de nosotros mismos, porque no podemos olvidar que “somos lo que comemos”.

BIBLIOGRAFÍA

  • Enciclopedia:

    • Guía Escolar Box

    • Salvat Universal

  • Libros:

    • Consejos Dietéticos Para El Control Del Colesterol/ Hábitos De Vida Saludables.

    Fundación Hipercolesterolemia Familiar.

    • Nutrición Y El Deporte.

    Edema Actualidad.

    José Mª Odriozola.

    • Educación Física 1º Bachillerato.

    Marc González/ Oscar Riera

    • Nutrición y actividad física.

    Pascual Brumós, Isabel (1998),

    1