Ejercicio físico en ancianos

Entrenamiento en la tercera edad. Beneficios del deporte

  • Enviado por: Jorge Ramos Alvarez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

INTRODUCIÓN

La mejora de la situación socio-cultural y económica de la población española propicia hábitos de comportamiento más parecidos a sociedades cercanas que evolucionaron con anterioridad. Entre estos comportamientos se encuentran las actividades de ocio, de entretenimiento y de ocupación del tiempo libre, entre las que cada vez son más frecuentes las actividades físico-deportivas.

El envejecimiento biológico es un proceso que comienza cuando hemos llegado a la culminación de nuestras capacidades físicas. Disminuye el rendimiento y aparece una pérdida de adaptación y reorientación de los nuevos órganos. En el aparato locomotor se producen alteraciones regenerativas; la capacidad funcional de las articulaciones sufre un gran deterioro. El músculo pierde elasticidad, minerales y agua. El sistema nervioso se altera y disminuye la capacidad de coordinación y concentración. En el sistema cardiovascular los capilares se obstruyen. La cavidad torácica se reduce de manera que la capacidad respiratoria disminuye. Por si fuera poco, se experimentan una serie de desajustes psicológicos producto de una sociedad que margina, desatiende y olvida a sus ancianos.

Un programa físico- deportivo puede llegar a transformarse en la solución a los problemas que planteamos. El gimnasio puede convertirse en el centro de ocio. El grupo de trabajo en la piña de amigos desaparecidos. La salida al campo puede recordar aquella excursión de hace tantos años. Y el descubrimiento de habilidades que parecían escondidas y que les demuestran que son útiles para más cosas de las que pensaban; pueden devolverles, por lo menos, satisfacción y alegría por vivir y practicar ejercicio físico.

CARACTERÍSTICAS DE LOS EJERCICIOS

Las actividades físico- deportivas para la tercera edad deben ser constantes, sostenidas y metódicas. Los ejercicios tendrán un carácter profiláctico como medio de mejora o mantenimiento de la salud. Un carácter recreativo enfocado a la ocupación del tiempo de ocio. La actividad tiene que ser compensadora de la vida sedentaria o actividades unilaterales o deformantes. El calentamiento tiene gran importancia para evitar lesiones, lograr el máximo rendimiento en la actividad posterior y evitar innecesarios dolores musculares que aparecen en las horas siguientes al ejercicio.

Se deben adaptar los ejercicios o actividades a la personalidad de cada individuo. También hay que adecuar estas actividades a las circunstancias biológicas y ambientales propias de cada persona.

La intensidad de los ejercicios debe ser baja o media, aunque ello conlleve su realización durante mucho tiempo. Se han de evitar ejercicios muy competitivos y de gran desarrollo muscular; no se debe llegar a la fatiga; debemos evitar ejercicios muy intensivos que produzcan apnea (saltos, multisaltos...), y movimientos que posteriormente traigan repercusiones negativas en los niveles articulares y la columna vertebral.

Marcelo Palacios señala que “el ejercicio físico se puede realizar en todas las etapas de la vida y cuando no existan lesiones o enfermedades que lo impidan; cuidando ante todo, de armonizar adecuadamente los fines que se buscan a partir de la edad y sexo del indivíduo, y atendiendo más a su auténtica edad biológica que a la cronológica”.

OBJETIVOS Y BENEFICIOS DEL EJERCICIO

Existen multitud de evidencias bibliográficas que indican la relación entre los bajos niveles de actividad física y una mayor morbilidad y mortalidad. Además se han demostrado los múltiples efectos beneficiosos secundarios que una práctica de actividad física regular y controlada produce, como por ejemplo:

  • Aumento de la fuerza y flexibilidad muscular.

  • Mejora del equilibrio.

  • Modificación (incluso prevención) de determinadas enfermedades crónicas: cardiopatía isquémica, hipertensión arterial, osteoporosis, artrosis, diabetes, deterioro cognitivo...

  • Disminución de caídas y fracturas.

  • Mejora de la ansiedad, del insomnio y de la depresión.

  • Potenciación de la capacidad de autocuidado.

  • Promoción de actividades sociales.

  • Mejoría de la calidad de vida.

 Por ello es necesario efectuar un esfuerzo social para proporcionar medios de incorporación a programas de actividad física para personas de la tercera edad.

Alejandro Aguado afirma que “los objetivos deben inspirarse en un conocimiento tanto fisiológico como psicológico de las personas que forman este grupo social. De la necesidad de movimiento de estas personas y de sus condiciones sociales”.

Las exigencias físicas no tienen que ser preocupación de este programa. Ha pasado el tiempo de luchar por el record, y la actividad tiene que caminar por el sendero del mantenimiento, la terapia y la recreación.

Quizás el objetivo más importante sea conseguir que el grupo de jubilados se interesen por al actividad deportiva y acudan a las prácticas con verdadero entusiasmo.

Otros objetivos a tener en cuenta en nuestro programa son:

  • Entender al actividad física como una labor preventiva.

  • Programar ejercicios que mantengan las funciones respiratoria, circulatoria y articular.

  • Explicar y demostrar a los ancianos que el ejercicio físico puede ser utilitario.

  • Verificar las adquisiciones funcionales con periódicas revisones médicas. El papel del médico es fundamental en la preparación y ejecución del trabajo deportivo.

  • Evitar ejercicios bruscos, saltos, desplazamientos largos y fatigosos.

  • Favorecer la comunicación en el grupo de trabajo.

  • Ocupar el tiempo libre con diversión deportiva.

  • Orientarse a objetivos terapeúticos supervisados por el médico, para aquellas personas que lo requieran.

  • Ayudar a envejecer de una manera distinta a la habitual.

NECESIDAD DE RECONOCIMIENTO MEDICO-DEPORTIVO

Es necesario indicar que la realización de la actividad física en estas edades no puede realizarse de una forma incontrolada. Es preciso saber que un 85% de las personas mayores de 65 años presentan alguna enfermedad crónica: más del 45% de mayores de 65 años padece alguna cardiopatía, existe una alta prevalencia de hipertensión arterial y estos problemas, al igual que otros procesos pueden desencadenar problemas ante esfuerzos no controlados. Por otra parte no sirve aquí la definición de salud basada en la ausencia de enfermedad debiendo utilizarse el término de salud funcional como más apropiado para este grupo etario.

Queda claro pues que es necesario que la actividad física y deportiva en el anciano sea una actividad sujeta a prescripción médica, precise un control médico y haga imprescindible la realización de una valoración previa a la realización de ejercicio.

 

Los contenidos del reconocimiento médico pueden variar en dependencia de la situación del anciano y en este sentido es muy útil la siguiente clasificación de personas de tercera edad:

Anciano activo: Generalmente recientemente jubilado y sin patología. Está indicada una valoración completa y el objetivo de su actividad física es la mejora de la condición aeróbica (ganancia del consumo máximo de oxígeno).

Anciano vulnerable: Presenta un deterioro funcional y padecimientos crónicos. No parece indicada una valoración completa. Es necesario efectuar un análisis de actividades de la vida diaria básicas (Indice de Katz) y/o instrumentadas (Indice de Lawton y de Brody). Es necesario conocer su situación cognitiva (Cuestionario de Pfeiffer: SMPMSQ). El objetivo, en estos ancianos, es conseguir una mejora funcional, un acondicionamiento cardiovascular y una potenciación de la flexibilidad y de la fuerza muscular.

Anciano frágil: Presenta una mínima capacidad funcional y posiblemente esté institucionalizado, además de presentar múltiple problemática médica. Precisa una valoración mínima con análisis de la vida diaria y de su situación mental. El objetivo, en estos ancianos, es evitar caídas y sus secuelas, así como potenciar sus actividades de vida diaria.

Existen pocos signos sobre la aptitud física normal en el anciano. Hay dificultad para obtener grupos de población de edad avanzada para hacer pruebas de esfuerzo y los que se prestan suelen ser los miembros más activos.

Otra cuestión de difícil contestación es saber si la pérdida funcional es una respuesta a la vejez o, simplemente, la disminución de la actividad física normal. En estas edades puede ser muy difícil establecer la barrera entre lo fisiológico y lo patológico.

Características del reconocimiento médico-deportivo en la Tercera Edad.

En ancianos activos el reconocimiento no difiere prácticamente del reconocimiento del adulto intentando que sea lo más completo posible.

El American College of Sports Medicine recomienda la ergometría a todos los varones mayores de 40 años y mujeres mayores de 50 años que estén en buen estado de salud y vayan a realizar programas de ejercicios vigorosos y en todos los ancianos con síntomas sugerentes (o existencia conocida) de enfermedades metabólicas, pulmonares o cardiovasculares y que estén planificando un programa de ejercicios moderados.

En la necesaria historia clínica, detallada y minuciosa, hay que prestar especial atención a la presencia de patologías crónicas, a la presentación atípica de estas patologías y al análisis de la medicación consumida habitualmente sobre todo en lo que se refiere a sedantes, antidepresivos, hipotensores, insulina, ADO, antihistamínicos, diuréticos, betabloqueantes, etc.

 Es útil conocer los niveles de actividad del individuo para poder establecer unos objetivos de trabajo reales y adecuados a sus posibilidades.

 La exploración, que es análoga a la del adulto, debe prestar especial énfasis en el análisis del grado de flexibilidad, de la situación músculo-esquelética, en la evaluación correcta del equilibrio y de la marcha, así como la exploración de la visión y de cualquier enfermedad que se pueda padecer dada la gran importancia que tendrán en el desarrollo del programa físico posterior. Es de destacar que las deficiencias en estas aptitudes pueden suponer limitaciones al desarrollo de la actividad física del anciano.

  Como quiera que la mayor parte de la morbi/mortalidad relacionada con el ejercicio se asocia con una cardiopatía preexistente es imprescindible una evaluación completa de la función cardiaca que incluirá una auscultación cardiaca, toma de tensión arterial de reposo en decúbito y en ortostatismo, y la realización de un electrocardiograma de reposo de doce derivaciones.

   Es preciso realizar prueba de esfuerzo, preferentemente en tapiz rodante respecto a la bicicleta ergométrica y con objeto de aportar datos sobre la situación funcional del anciano, antes que para conocer implicaciones pronósticas respecto a posible cardiopatía isquémica. Para el correcto análisis de los datos, la prueba de esfuerzo debe planificarse como de tipo máximo o limitada por criterios determinados (agotamiento, modificación del ST, arritmias, hipertensión arterial de esfuerzo, hipotensión, cuadros vagales, etc...) pues los cálculos de VO2 máximo basados en relaciones entre frecuencia cardiaca y consumo de oxígeno resulta bastante impreciso en estos grupos de edad.

  El estudio de los diversos parámetros es fundamental para la planificación de la actividad física posterior, sobre todo para determinar los niveles de carga de trabajo, la frecuencia cardiaca límite, sin olvidar las actitudes intervencionistas como tratar una hipertensión arterial de esfuerzo o una cardiopatía isquémica.

 Es recomendable efectuar un control analítico que incluya: hemograma completo, colesterol, función renal, glucosa, iones y lo que se derive del análisis de la historia médica del paciente.

CONTENIDOS DEL ENTRENAMIENTO PARA LA TERCERA EDAD

Para programar los contenidos de trabajo tendremos que atender a los objetivos propuestos, a nivel de deterioro físcio que tenga el sujeto, a las necesidades terapeúticas y a los intereses.

No obstante, siempre que pretendamos desarrollar un programa general, los contenidos que con mayor abundancia se trabajan son el equilibrio, coordinación, actitud, flexibilidad, y un adecuado trabajo de movilidad articular principalmente mediante la fuerza.

En cuanto al euquilibrio, será uno de los aspectos más importantes a trabajar para evitar las caídas tan frecuentes en estas edades y sus graves repercusiones. Realizaremos ejercicios adaptados, estableciendo unas buenas mediadas de seguridad debido a las graves consecuencias que podría tener una caída; por ello buscaremos ejercicios que no impliquen un rápido movimiento.

En lo que respecta a la coordianción; tenemos que destacar que en estas edades el sistema nervioso se altera y disminuye la capacidad de coordinación, por lo que además de ejercicios de coordinación globales, podemos llevar a cabo técnicas de relajación que aumenten la capacidad de concentración y actúen positivamente sobre el sistema nervioso.

Otro de los contenidos principales será la actitud; son frecuentes los desequilibrios osteoartivulares en esta edad, por ello trabajaremos, mediante ejercicios adaptados, la actitud, enfatizando principalmente sobre la posición de la columna vertebral.

En cuanto a la flexibilidad, en estas edades asistimos a una pérdida de elasticidad y atrofia del músculo. El trabajo consistirá principalmente en ejercicios estáticos de flexibilidad, pues el movimiento unido a la deformación del músculo mediante su estiramiento o acortación puede traer graves problemas debido a la pérdida de minerales y agua que se produce en los músculos de los ancianos.

Por último tenemos un trabajo de fuerza. Posiblemente sea el apartado en el que más tenemos que enfatizar; la atrofia muscular es la responsable de la disminución del metabolismo basal, de la pérdida de fuerza y , por tanto, del menoscabo de la movilidad, lo que a su vez produce dificultad para realizar los movimientos implicados en las actividades de la vida diaria, como pasear, subir y bajar escaleras, transportar objetos, etc..., y a la vez aumenta la propensión a sufrir lesiones de tejidos blandos y caídas. Por ello es necesario un adecuado trabajo de fuerza, ya que la atrogia muscular se podría explicar por modificaciones más o menos intensas de la capacidad contráctil del músculo, o por alteraciones de origen neural. El entrenamiento con sobrecargas, además de producir hipertrofia de las fibras, origina una serie de modificaciones en los mecansimos encargados del transporte y utilización del oxígeno al nivel de los músculos entrenados; durante el esfuerzo se produce un aumento de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial, mejora la VO2 max, el hueso se ve beneficiado y se retarda o impide la aparición de osteoporosis.

Por ello en estas edades se considera más adecuado el trabajo de fuerza que el de resistencia, ya que este último tiene que estar cuidadosamente planificado y es más conveniente trabajarlo como un contenido complementario que acompañe a los que describimos anteriormente, pues al no ser conveniente el ejercicio intenso en los ancianos, hace difícil su trabajo específico.