Ejecuciones

Trabajo social. Principios éticos. Métodos. Pena de muerte. Inyección mortal. Ejecución por gas. Fusilamiento. Lapidación. Detractores. Defensores

  • Enviado por: Elenuchi
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

LA PENA DE MUERTE

INTRODUCCIÓN:

Desde sus inicios, la pena de muerte ha sido el castigo más contundente contra los crímenes más terribles. A lo largo de su existencia han ido apareciendo nuevos métodos para terminar con la vida de las personas juzgadas a ello.

Es la máxima negación de los derechos humanos. Viola el derecho a la vida proclamado en la Declaración Universal de Derechos Humanos. Es la pena cruel, inhumana y degradante por excelencia. No tiene un poder especial para reducir la delincuencia ni la violencia política. Nunca se ha demostrado que disuada del delito con más eficacia que otras penas. La pena de muerte es discriminatoria. A menudo se ha empleado desproporcionadamente contra los más pobres, contra minorías comunidades raciales, étnicas y religiosas.

La pena de muerte es irreversible, es inevitable que afecte a víctimas inocentes. La ejecución es un acto de violencia y la violencia tiende a generar más violencia.

Los delitos castigados con la muerte van desde crímenes violentos como el asesinato, la violación y el asalto a mano armada hasta delitos no violentos, como el tráfico en el mercado negro, la aceptación de sobornos y la prostitución.

Matar al asesino en ponerse en su mismo papel, pues las razones de dar muerte son cuestión de punto de vista, al asesino pueden parecerle muy justificados sus motivos, tanto como a nosotros los nuestros para matarlo.

LOS DIFERENTES MÉTODOS:

-La inyección letal:

Este método consiste en inyectar por vía intravenosa y de manera continua una cantidad letal de barbitúrico de acción rápida en combinación con un producto químico paralizante.

Cualquier resistencia por parte del reo puede originar que el veneno entre en un músculo o una arteria, lo que causaría dolor, así también encontrar una vena adecuada para insertar la aguja no es tan sencillo y en ocasiones requiere una pequeña intervención quirúrgica. En un caso que tuvo lugar en 1985 fueron necesarios mas de 23 intentos antes de lograr insertar la aguja en el punto justo y el proceso duró 40 minutos.

-La electrocución:

Después de amarrar al preso a una silla construida para este fin, los ejecutores sujetan electrodos de cobre húmedos y a una pierna del condenado, las cuales han sido depiladas para asegurar el buen contacto entre los electrodos y la piel. Se aplican fuertes descargas de corriente eléctrica durante breves periodos. La muerte se produce por paro cardíaco y parálisis respiratoria.

Gente que ha visto una electrocución habla muy mal de ella. Dicen que en el momento de recibir la descarga de 2000 o más voltios, el condenado lucha desesperadamente por romper las ligaduras que lo atan a la silla y pueden llegar a defecar, orinar o vomitar sangre. Durante el procedimiento todo el cuerpo se contorsiona de dolor y a veces los ojos se le botan de las órbitas quedando colgados en las mejillas, por lo cual en la actualidad suelen ir con la cara tapada por un trapo.

-La ejecución por gas:

El preso es atado en el interior de una cámara de acero herméticamente sellada. Tras la señal, se abre una válvula que libera ácido clorhídrico. Por regla general, la muerte le sobreviene a los seis u ocho minutos.

-El fusilamiento:

Este método ha sido el único vigente en nuestro país hasta ser abolido en el año 1978. Aunque en un disparo a corta distancia en la nuca debería producir la inconsciencia inmediata, el procedimiento puede durar más tiempo en los fusilamientos por un pelotón, en los que los soldados tiran desde una mayor distancia y por lo tanto con menor precisión. Algunos presos pueden permanecer conscientes después de los primeros disparos incluso en las ejecuciones normales por un pelotón, algunas veces ejecuciones han sido concebidas para prolongar el sufrimiento.

-El ahorcamiento:

Si se hace correctamente, la muerte sobreviene tras la dislocación de la tercera o cuarta vértebra cervical. En caso de no efectuarse correctamente el preso fallecería por estrangulamiento, debido a la constricción de la tráquea.

-La lapidación:

Como una persona puede soportar golpes fuertes sin perder el conocimiento, la lapidación puede producir una muerte muy lenta. Este procedimiento esta localizado principalmente en países de África donde se castiga a las mujeres que mantienen relaciones sexuales ilegales. La ejecución por lapidación suele llevarse a cabo estando el reo enterrado hasta el cuello o atado de algún modo.

-La decapitación:

Se separa la cabeza del tronco mediante un golpe de sable. Este método apenas se emplea.

EL RITUAL DE LA EJECUCIÓN:

A medida que se acerca la fecha de la ejecución empiezan los preparativos para matar al preso. El condenado puede estar bajo vigilancia especial para impedir un suicidio que privaría al Estado de su oportunidad de castigar. Puede estar recluido en solitario, aumentando la sensación de aislamiento durante los últimos días de su vida.

Para evitar la sensación de culpabilidad a la persona que ejecuta al condenado, se ha diseñado una estrategia para no saber quien realmente activó el mecanismo de muerte. Esto funciona a través de la computerización de todo el proceso y encriptando la señal de tal modo que es imposible saber quien fue, ya que siempre pulsan dos personas un interruptor respectivamente.

ESTADÍSTICA:

Total de ejecuciones en los Estados Unidos desde 1976

DETRACTORES Y DEFENSORES DE LA PENA DE MUERTE:

Los defensores de la pena capital alegan en su favor un carácter ejemplarizante que, según su interpretación, no se alcanza con las penas privativas de libertad. Los que se oponen a la aplicación de la pena de muerte aducen todo lo contrario, y añaden como argumento la posibilidad de error judicial, que siempre sería imposible de remediar, así como la indefensión de aquellos reos que, al no tener recursos económicos, tampoco podrían pagar una defensa eficaz en el juicio. Son sobre todo las consideraciones de orden ético y hasta religioso las que más pesan a la hora de abogar por la abolición de esta pena, al considerar el derecho a la vida como algo incuestionable.

Amnistía Internacional pide además a todos los gobiernos que no sigan el ejemplo de Estados Unidos, sino que más bien reafirmen su apoyo al cumplimiento universal de las normas internacionales de derechos humanos.

Opinión pública:

Casi el 66% de americanos están de acuerdo en teoría con la pena de muerte. Sin embargo, el apoyo público por la pena de muerte a menudo, depende si se ofrecen alternativas esta. Por ejemplo, el apoyo público por la pena de muerte baja a menos del 50% cuando a los votantes se les ofrece la alternativa de condena perpetua sin opción a condicional más restitución a la familia de la victima.
 

 

'Pena de muerte'

OPINIÓN PERSONAL:

Estoy totalmente en desacuerdo con la pena de muerte que viola los Derechos Humanos. Además, hay que tener en cuenta que no se puede estar seguro de si la persona a la que se le está aplicando esta pena es culpable al cien por cien.

Puedo entender que los familiares de una persona asesinada no quieran además estar pagándole la carcel al asesino pero deben comprender que el ojo por ojo no es una de las mejores maneras de actuar. Yo propondría condenarlo a cadena perpetua y trabajos forzados, dando parte del dinero conseguido con ellos a la familia y otra parte al Estado al que pertenecen.