Églogas; Garcilaso de la Vega

Literatura española renacentista. Lírica del Renacimiento español. Égloga primera: métrica, estancias, recursos literarios. Sentimientos del autor

  • Enviado por: Rodrigo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 19 páginas
publicidad

POR:

RODRIGO MAZARRACÍN

ÍNDICE:

Estancia 5

Égloga 1

Personajes: Salicio y Nemoroso.

Estancia 5:

En esta estancia, como en la mayoría de las que forman esta égloga, encontramos el tema de la Naturaleza, frecuentemente utilizado por Garcilaso.

En esta estancia encontramos la naturaleza expresada de manera lúgubre, fría, como se puede apreciar en estos versos:

¡Oh más dura que mármol a mis quejas

y al encendido fuego en que me quemo

¡Más helada que nieve, Galatea!

  • Aquí podemos notar o imaginar la frialdad que expresa con estos versos, dándole a la naturaleza un sentido oscuro y triste.

Respecto a los sentimientos que expresa el pastor se puede decir que son sentimientos de dolor por su desdicha y su desgracia en el presente, esto puede comprobarse con una breve lectura de los siguientes versos:

Estoy muriendo, y aun la vida temo;

Témola con razón, pues tú me dejas,

Que no hay sin ti el vivir para qué sea.

Podemos entender sus quejas debidas sin duda a la situación en la que se encuentra, ya que Galatea lo ha dejado.

En esta estancia pueden identificarse algunas figuras muy corrientes en las obras de Garcilaso, como por ejemplo:

  • Comparaciones:

¡Oh más dura que mármol!

¡Más helada que la nieve!

Con ellas compara a Galatea con algunos elementos de la naturaleza identificando estos como implacables, tal y como lo era Galatea con Salicio.

  • Personificaciones:

Salid sin duelo, lágrimas, corriendo.

Atribuye la cualidad de correr, propia de seres vivos, a las lágrimas.

  • Interrogaciones y exclamaciones retóricas:

¡Oh más dura que mármol a mis quejas

y al encendido fuego en que me quemo

más helada que nieve, Galatea!

¿D'un alma te desdeñas ser señora

donde siempre moraste, no pudiendo

della salir un hora?

  • Epítetos:

Encendido fuego.

Helada nieve.

Estancia 6

En esta estancia encontramos una naturaleza que GARCILASO presenta alegre, esto puede apreciarse con gran facilidad en los versos siguientes:

El sol tiende los rayos de su lumbre

Por montes y valles, despertando

Las aves y animales y la gente:

Cuál por el aire claro va volando,

cuál por el verde valle o alta cumbre

...

En este fragmento de la estancia número 6 podemos notar como va describiendo el paisaje y cada elemento con sus acciones con gran gentileza y alegría.

En parte el que nos presente una naturaleza alegre se debe a que está recordando el pasado, es decir, la añoranza, nostalgia de la felicidad del pasado cuando él aun tenía a Galatea.

En la estancia que ahora analizamos se pueden ir descubriendo figuras como:

  • Personificaciones:

Salid sin duelo, lágrimas, corriendo.

El sol tiende los rayos de su lumbre.

El sol vuelve al oficio y al usado ejercicio.

En los dos últimos casos atribuye cualidades propias de seres animados al sol, que en realidad no puede realizarlas.

  • Epítetos:

Aire claro.

Verde valle.

Alta cumbre.

  • Metáforas:

Identifica el llanto de un ánima con lo mal que lo pasa ahora que su amada no está.

Estancia 7

En esta estancia no se puede apreciar la interpretación de ningún tipo de naturaleza.

Toda la expresión la basa en transmitir el dolor por su desdicha y su desgracia en el presente. Este sentimiento lo expresa mostrándonos cómo Galatea le abandona y no se interesa ni lo más mínimo por él.

Respecto a las figuras que aparecen podremos destacar las siguientes:

  • Personificaciones:

Salid sin duelo lágrimas corriendo

Esta oración se repite hasta la estancia 15 y como ya hemos explicado en la primera estancia atribuye la cualidad de correr, propia de seres vivos, a las lágrimas.

  • Interrogaciones retóricas:

[...]¿por qué siquiera,

pues ves desde tu altura

esta falsa perjura

causar la muerte d'un estrecho amigo,

no recibe del cielo algún castigo?

  • Interjecciones:

¡Oh Dios!

Estancia 8

En esta estancia nos hace ver dos tipos de naturaleza: una alegre, como nos hace ver en los siguientes versos:

Por ti la verde hierba, el fresco viento,

El blanco lirio, y la colorada rosa

y dulce primavera deseaba.

Por otra parte nos presenta una naturaleza más triste que la primera:

La siniestra corneja, repitiendo

La desventura mía.

Salicio, al recordar cómo veía la naturaleza alegremente, expresa la añoranza o nostalgia que siente por aquel pasado en el que Galatea estaba junto a él y todo le parecía alegre y bello; cuando nos dice lo que la siniestra corneja le auguraba siente el dolor por su desdicha que nota ahora en el presente.

En esta estancia cabe destacar algunas de las figuras más importantes que este autor renacentista suele utilizar al componer sus obras:

  • Paralelismos:

Por ti el silencio de la selva umbrosa,

Por ti la esquividad y apartamiento [...]

  • Epítetos:

Selva umbrosa.

Verde hierba.

Fresco viento.

Blanco lirio.

Colorada rosa.

Dulce primavera.

  • Exclamaciones retóricas:

¡Ay, cuánto m'engañaba!

¡Ay cuán diferente era

y cuán de otra manera

lo que en tu falso pecho se escondía!

  • Personificaciones:

La siniestra corneja repitiendo: una corneja no puede hablar igual que un humano.

Salid sin duelo, lágrimas, corriendo. (Explicada anteriormente)

  • Metáforas

Identifica una corneja con el mal agüero que en esa época se consideraba cuando un ave volaba hacia la izquierda.

Estancia 9

Podemos definir la naturaleza que aparece reflejada en esta estancia como una naturaleza alegre y veraniega:

Soñaba que en el tiempo del estío

Llevaba, por pasar allí la siesta,

A abrevar en el Tajo mi ganado[...]

Nos deja ver el estado de ánimo depresivo que presenta al recordar la felicidad de la que gozaba junto a su amada en los veranos pasados.

Podemos señalar en esta estancia la presencia de algunas figuras como:

  • Personificaciones:

Salid sin duelo, lágrimas, corriendo. (Explicada anteriormente)

  • Metáforas:

Identifica el camino que sigue el agua con su vida.

  • Exclamaciones retóricas:

¡Cuántas veces, durmiendo en la floresta,

reputándolo yo por desvarío,

vi mi mal entre sueños, desdichado!

Estancia 10

No podemos interpretar ningún tipo de Naturaleza en esta estancia ya que sólo nos cuenta sus sentimientos, en los que apreciamos cómo ahora se queja por su desdichado presente en comparación con lo que fue hace algún tiempo.

Las principales figuras que podemos ver en eta estancia son:

  • Personificaciones:

Salid sin duelo, lágrimas, corriendo. (Explicada anteriormente)

  • Interrogaciones retóricas:

¿En cuya oreja suena?

¿A quién los volviste?

¿Por quién tan sin respeto me trocaste?

¿Dó la pusiste?

¿Cuál es el cuello que como en cadena de tus hermosos brazos añudaste?

  • Metáforas:

Identifica la hiedra con su amada, de la que dice que está en otro muro asida, identificando muro con Hombre. Identifica también la parra con su vida y dice que está en otro olmo, que él identifica como pena o tristeza, entretejida.

Estancia 11

En esta estancia al igual que en la anterior, no se puede llegar a apreciar tipo de naturaleza alguno, puesto que únicamente emplea esta estancia para indicar el dolor que le produce la situación que vive en el presente:

¿Qué no s'esperará d'aquí adelante,

por difícil que sea y por incierto,

o qué discordia no será juntada?

Y juntamente ¿qué terná por cierto,

O qué de hoy más no temerá el amante,

Siendo a todo materia por ti dada?

Y qué recuerdos alegres le producen las imágenes que su imaginación reproduce del pasado:

Cuando tú enajenada

De mi cuidado fuiste,

Notable causa diste,

Y ejemplo a todos cuantos cubre'l cielo

Que'l más seguro tema con recelo

Perder lo que estuviere poseyendo.

En cuanto a las figuras que esta estancia nos presenta podríamos enumerarlas de la siguiente manera:

  • Interrogaciones retóricas:

¿Qué no s'esperará d'aquí adelante,

por difícil que sea y por incierto,

o qué discordia no será juntada?

¿qué terná por cierto,

O qué de hoy más no temerá el amante,

Siendo a todo materia por ti dada?

  • Personificaciones:

Salid sin duelo, lágrimas, corriendo. (Explicada anteriormente)

Estancia 12

En esta estancia vuelve a aparecer el tema de la naturaleza, en este caso es una naturaleza triste, ya que hace referencia al asesinato de una cordera por parte de un lobo hambriento, habla también de las aves sin ruido... Todo ello conlleva a una escena triste y lúgubre de la naturaleza otras veces nos presenta con mucho colorido y alegría.

Esto se combina con la descripción que nos hace ver de los sentimientos de dolor por su patética situación en el presente lamentándose porque su amada le ha dejado y se ha ido con otro hombre.

Las figuras que aquí aparecen son las siguientes:

  • Personificaciones:

Salid sin duelo, lágrimas, corriendo. (Explicada anteriormente)

  • Otras figuras:

Aparece en esta estancia una frase hecha, que no concuerda con el tema del que habla sino que identifica a cada personaje de esta frase con otros personajes de la vida real:

La cordera paciente

Con el lobo hambriento

Hará su ajuntamiento.

Estancia 13

Podemos observar más que naturaleza una riqueza de productos naturales que Salicio ofrecía a Galatea.

Respecto al tema de los sentimientos cabe destacar que nos los presenta divididos como ya hemos visto en otras estancias, primero nos habla de lo felices que eran los dos en el pasado y más tarde pasa a contarnos lo infeliz que se siente ahora sin saber el porqué de la marcha de Galatea.

Figuras:

  • Personificaciones:

Salid sin duelo, lágrimas, corriendo. (Explicada anteriormente)

  • Exclamaciones retóricas:

¡Trocara mi ventura!

  • Enumeraciones:

Nueva leche en el verano

y en el invierno abundo; en mi majada

la manteca y el queso está sobrado.

Estancia 14

En esta estancia encontramos matices que hacen ver una naturaleza serena, tranquila:

¿No sabes que sin cuento

buscan en el estío

mis ovejas el frío

de la sierra de cuenca, y el gobierno

del abrigado estremo en el invierno?

Se refiere a su relación amorosa de una forma triste y dolorosa propia de la situación de soledad en la que vive.

Mas ¡qué vale el tener tanto, si derritiendo

M'estoy en llanto eterno!

En esta estancia aparecen unas de la s figuras más típicas de esta égloga de GARCILASO:

  • Personificaciones:

Salid sin duelo, lágrimas, corriendo. (Explicada anteriormente)

  • Interrogaciones y exclamaciones retóricas:

¡qué vale el tener tanto, si derritiendo

M'estoy en llanto eterno!

¿No sabes que sin cuento

buscan en el estío

mis ovejas el frío

de la sierra de cuenca, y el gobierno

del abrigado estremo en el invierno?

Estancia 15

Expresa una naturaleza triste:

Con mi llorar las piedras enternecen

su natural dureza y la quebrantan;

los árboles parece que s'inclinan;

las aves que m'escuchan, cuando cantan

con diferente voz se condolecen [...]

Además de la naturaleza nos cuenta o indica su tristeza con gran claridad como podemos comprobar en los versos que leemos a continuación:

Las fieras que reclinan

su cuerpo fatigado

dejan el sosegado

sueño por escuchar mi llanto triste.

Aparecen en esta estancia varias figuras entre las que cabe destacar:

  • Hipérboles:

Las piedras se enternecen.

Los árboles parece que s'inclinan.

Las aves se condolecen.

  • Personificaciones:

Salid sin duelo, lágrimas, corriendo. (Explicada anteriormente)

Estancia 16

Aparece reflejada una naturaleza Alegre:

Campos llenos de verduras, agua clara, espesura...

Los sentimientos que nos canta Salicio son, sin duda el dolor que siente por la perdida de Galatea que lo ha abandonado.

Las figuras que aparecen en esta estancia son:

  • Paralelismos:

Ves aquí......

Ves aquí......

Ves aquí......

Estancia 17

Es la estancia en la que Salicio da fin a su cantar y comienza el del otro pastor, Nemoroso.

Estancia 18

Expresa aquí Nemoroso una naturaleza con gran colorido y alegría:

Corrientes aguas puras, cristalinas,

Árboles que os estáis mirando en ellas,

Verde prado de fresca sombra lleno,

Aves que aquí sembráis vuestras querellas,

Hiedra que por los árboles caminas,

torciendo el paso por su verde seno [...]

Los sentimientos nos revelan la añoranza por aquel pasado en que su amada Elisa vivía.

En esta estancia aparecen:

  • Epítetos, como:

Verde prado

Fresca sombra

  • Personificaciones:

Aves que aquí sembráis vuestras querellas.

Hiedra que por los árboles caminas

Estancia 19

No se encuentra la naturaleza en esta estancia.

Los sentimientos son de nostalgia por el feliz pasado de la pareja:

Acuérdome, durmiendo aquí algún hora,

Que, despertando, a Elisa vi a mi lado.

Las figuras más empleadas en esta estancia son:

  • Exclamaciones retóricas:

¡Oh bien caduco y presuroso!

¡Oh miserable hado!

¡Oh tela delicada,

antes de tiempo dada

a los agudos filos de la muerte!

  • Comparaciones:

Más que el hierro fuerte.

Estancia 20

Se puede apreciar una leve referencia a la naturaleza triste:

En la escura, desierta y dura tierra.

Los sentimientos nos indican que se lamenta de su situación solitaria ante la muerte de Elisa.

Aparecen interrogaciones retóricas como:

¿Do están agora aquellos claros ojos

que llevaban tras de sí, como colgada,

mi alma, doquier que ellos se volvían?

¿Adónde e blanco pecho?

  • Personificaciones

Los cabellos que vían.

Estancia 21

Aparece una naturaleza alegre:

Fresco viento, tiernas flores...

Sentimientos que pertenecen al recuerdo del pasado nos muestran el dolor que siente Nemoroso ante su inminente soledad.

¿qué había de ver, con largo apartamiento,

que diese amargo fin a mis amores?

Al expresarlo usa figuras muy corrientes:

  • Interrogaciones retóricas:

¿quién me dijera, Elisa, vida mía,

cuando en aqueste valle al fresco viento

andábamos cogiendo tiernas flores,

qué había de ver, con largo apartamiento,

que diese amargo fin a mis amores?

  • Personificaciones:

El cielo cargó la mano.

Triste soledad que me ha condenado.

  • Metáforas:

Identifica la palabra atado con verse para siempre sólo y triste.

Identifica cárcel tenebrosa por la pesada y dura vida que está viviendo.

Estancia 22

Define una naturaleza triste describiendo la siguiente escena:

La mala hierba que al trigo ahoga, y nace

En lugar suyo la infelice avena;

La tierra, que de buena

gana nos producía

flores con que solía

quitar en solo bellas mil enojos,

produce agora en cambio estos abrojos.

Los sentimientos que entendemos son de la añoranza por aquel pasado tan deseado y por volver con Elisa

Figuras principales:

  • Gran metáfora:

En la que identifica una escena de la naturaleza con su situación amorosa y anímica:

Define una naturaleza triste describiendo la siguiente escena:

La mala hierba que al trigo ahoga, y nace

En lugar suyo la infelice avena;

La tierra, que de buena

gana nos producía

flores con que solía

quitar en solo bellas mil enojos,

produce agora en cambio estos abrojos.

  • Utiliza una frase hecha:

No hay bien que'n mal no se convierta y mude.

Estancia 23

La naturaleza es expresada con tristeza y tenebrosidad:

Se levanta la negra escuridad.

De do viene el temor que nos espanta.

Los sentimientos son de lo más nostálgico y delicados ya que habla de la noche en la que muere Elisa:

Noche de tu partir

Como figuras importantes se pueden señalar:

  • Personificaciones

La noche nos encubre.

Estancia 24

Nos presenta esta parte del cantar una naturaleza triste mediante imágenes como la de:

Triste canto de ruiseñor.

Callada noche.

Vuelven a aparecer los sentimientos de añoranza y desdicha del presente en esta estancia como puede apreciarse:

Y aquel dolor que siente,

Con diferencia tanta

Su lamentable oficio y sus querellas.

Las figuras que podemos destacar en esta estancia son:

  • Personificaciones:

El ruiseñor se queja.

La callada noche.

El cielo por testigo.

Estancia 25

No muestra ningún tipo de naturaleza.

Respecto a los sentimientos podemos decir que como lo viene haciendo hasta aquí, sigue quejándose por el gran dolor que siente por la muerte de su amada y simboliza su separación con una mano que le arranca el corazón arrebatándole también su vida

En cuanto a las figuras podemos señalar:

  • Metáforas:

Suelto la rienda es identificado como doy paso.

  • Hipérbole:

En mi corazón metió la mano.

  • Exclamaciones retóricas:

¡Ay muerte arrebatada,

al cielo enojado

con importuno llanto al mundo todo!

Estancia 26

En esta estancia tampoco existe naturaleza de ningún tipo.

Sin embargo los sentimientos siguen siendo de dolor por la muerte de Elisa.

Cabe destacar algunas figuras como por ejemplo:

  • Hipérboles:

Mis ojos de llorar se hartan.

  • Comparaciones:

Sospiros calientes como una llama ardiente.

  • Epíteto:

Llama ardiente.

Estancia 27

Habla de una naturaleza triste:

Noche tenebrosa, escura.

Los sentimientos ahora cambian y son sentimientos de añoranza por los momentos del pasado en los que disfrutaba.

Aquella voz divina,

Con cuyo son y acentos

a los airados vientos

Pudieran amansar.

Las figuras que aquí aparecen son:

  • Personificaciones

Voz que amansa.

  • Metáfora:

Identifica el: Agora es muda, con ya está muerta.

  • Interrogaciones retóricas:

¿Dónde estabas?.

Estancia 28

Deja ver una naturaleza un poco triste al nombrar que va persiguiendo fieras por los montes.

En cuanto a los sentimientos retoma el dolor por su situación actual y se entristece más al ver la tumba de su amada:

Hecha tierra tal belleza.

Respecto a las figuras sólo cabe destacar:

  • Exclamaciones e interrogaciones retóricas:

¿Ibate tanto en perseguir a las fieras?

¡Y tú, ingrata, riendo

deja morir mi bien ante mis ojos!

Estancia 29

Señala una naturaleza alegre enunciando montes, ríos...

En los sentimientos acaba sintiendo el dolor que le produce la muerte de su bella amada y el tener que vivir sólo durante toda su vida.

Figuras:

  • Metáfora:

El cielo que con inmortales pies pisas lo utiliza para referirse a la muerte de Elisa.

  • El resto de la estancia está contenida dentro de una interrogación retórica.

MÉTRICA:

El sol tiende los rayos de su lumbre

Por montes y por valles, despertando

Las aves y animales y la gente:

Cuál por el aire claro va volando,

Cuál por el verde valle o alta cumbre

Paciendo va segura y libremente,

Cuál con el sol presente

Va de nuevo al oficio

Y al usado ejercicio

Do su natura o menester l'inclina;

Siempre está en llanto esta ánima mezquina,

Cuando la sombra el mundo va cubriendo,

O la luz se avecina.

Salid sin duelo, lágrimas, corriendo.

Y tú, desta mi vida ya olvidada,

Sin mostrar un pequeño sentimiento

De que por ti Salicio triste muera,

Dejas llevar, desconocida, al viento

El amor y la fe que ser guardada

Eternamente sólo a mi debiera.

¡Oh Dios!, ¿por qué siquiera,

pues ves desde tu altura

esta falsa perjura

causar la muerte d'un estrecho amigo,

no recibe del cielo algún castigo?

Si en pago del amor yo estoy muriendo,

¿qué hará el enemigo?

Salid sin duelo, lágrimas, corriendo

GARCILASO DE LA VEGA

19