Égloga I; Garcilaso de la Vega

Literatura española renacentista siglo XVI. Renacimiento literario. Poesía y lírica amorosa

  • Enviado por: Afriqui
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

COMENTARIO LITERARIO

GARCILASO DE LA VEGA: ÉGLOGA I

El texto lírico que nos ocupa fue escrito por el poeta Garcilaso de la Vega, autor renacentista nacido en Toledo sobre el año 1501. Pertenecía a una noble familia castellana, por lo que desde muy joven frecuentó el ambiente cortesano. Entró al servicio de la guardia de Carlos V, donde participó en diversas batallas, la última de las cuales le llevó a la muerte. Por tanto, nos encontramos ante un autor que compaginó la guerra con su amor por la literatura, algo muy común en el siglo XVI.

La obra de Garcilaso puede dividirse de dos formas distintas una vez conocidos los hechos que marcaron su vida. Por una parte, podemos dividir su producción entre antes de su estancia en Nápoles y después, ya que es allí donde descubrió a los autores italianos y adoptó rasgos petrarquistas, matices que no caracterizaban su obra anterior. En Italia, además, reforzó su clasicismo y se reencontró con autores clásicos como Virgilio, Horacio y Ovidio. Por tanto, podemos incluir la Égloga I dentro de la segunda fase de su producción. De tema amoroso, se adscribe al género pastoril. Sin embargo, la división más ortodoxa es la que distingue entre poesía In vita y poesía In morte, es decir, los escritos en vida de su amada, Isabel Freyre, y lo escritos tras la muerte de ésta.

Al hablar de la Égloga I, hablamos de una obra plenamente Renacentista, muy influida por su estancia en Italia y por sus relaciones con autores italianos. Petrarca y sobre todo, Sannazaro, cuya obra, La Arcadia, fue tomada por Garcilaso como modelo para componer, no sólo la Égloga I, sino también las dos restantes. Sin embargo, Sannazaro sólo influyó superficialmente a Garcilaso, ya que este autor no representaba las ideas de la corriente italianizante y renacentista. Por tanto, fue Virgilio el que imprimió más profundamente su huella en los versos de nuestro autor. De éste, Garcilaso no sólo toma las imágenes o situaciones. La unión entre Garcilaso y Virgilio es más profunda, ya que comparten un mismo temperamento. Por tanto, el sentimiento de la naturaleza y su tono melancólico e íntimo son eminentemente virgilianos.

Garcilaso, como ya hemos comentado, nació, vivió y compuso su obra en el siglo XVI, es decir, en pleno Renacimiento. Este movimiento, se caracteriza por el resurgir del esplendor clásico y de sus autores, y, sobre todo, por una transición ideológica que le da primacía al hombre y a las cosas que se ven frente a las que se imaginan.

En cuanto al género literario, la Égloga I pertenece, primeramente, al género lírico, por su composición en verso. Dentro de éste, localizamos la Égloga I, como su propio nombre indica, en la Égloga, un subgénero lírico muy cultivado durante el Renacimiento. En éste, de tema amoroso, uno o varios pastores lo desarrollan, contándolo en un ambiente campesino en que la naturaleza juega un importante papel.

Respecto a la métrica, la Égloga I se divide en 30 estancias y consta de 421 versos. Las estancias tienen catorce versos: diez endecasílabos (arte mayor) y cuatro heptasílabos (arte menor) que riman según el esquema: ABCBACcddEEFeF. Sólo dos estrofas no cumplen con este esquema: la 19ª cuyo verso decimoprimero es heptasílabo en vez de endecasílabo y la 20ª, que tiene quince versos en lugar de catorce.

El tema principal de la obra es el amor. El este tema se trata desde dos posturas diferentes, la de cada uno de los dos pastores, que representan al mismo Garcilaso, el cual pone en boca de éstos sus propios males. El primero, Salicio, se lamenta del desdén y la frialdad de la hermosa Galatea, que lo ha abandonado por otro; el segundo, Nemoroso, llora la muerte de su amada Elisa. Son dos formas de pérdida amorosa, dos situaciones que a pesar de que contrastan, tienen un fundamento común: dolor por la indeseada soledad. Dentro del amor, se desarrolla el tema de la belleza femenina, mostrando cómo debe ser la amada. Además, otros temas cobran también importancia en la obra, como el desasosiego por la poca duración de la vida o el carácter finito de la juventud. Por otra parte aparecen la naturaleza como lugar en que se desarrollan los sentimientos y la mitología, como rasgo de la naturaleza renacentista y clásica del texto.

Esta égloga fue compuesta algunos meses después de la muerte de Isabel Freyre, musa de Garcilaso, a finales de 1535. El poeta, que no ha dejado nunca de buscarse a sí mismo, alcanza en esta época su madurez espiritual y el dominio perfecto de su arte. Como hemos dicho anteriormente, esta obra fue compuesta tras su estancia en Nápoles, por lo que pudo haber sido el resultado, no sólo de las emociones que la muerte de Isabel le provocó, sino de las corrientes clásicas e italianizantes que allí descubrió.

En cuanto a la estructura del texto, podemos dividirlo en siete partes, teniendo en cuenta el tema de cada una de ellas:

La primera parte consta de seis versos, y nos introduce, no ya el tema de la obra, sino el tono y la intención de ésta. Desde el séptimo verso hasta el final de la III estancia, Garcilaso compone un panegírico destinado al Virrey de Nápoles, que sería el destinatario real de la obra. La estancia IV está dedicada a introducir el canto de Salicio, que abarca desde la estancia V hasta la XVI. La introducción de Nemoroso ocupa la estancia XVII, la estancia del cual se extiende desde la estancia XVIII hasta la XXIX. Por último la Égloga primera se cierra en la estancia XXX con la conclusión.

Con las partes de la obra determinadas, procederemos a analizar el argumento de cada una de las partes:

  • (Verso VI-estancia III) Panegírico al Virrey de Nápoles: El elogio al mecenas era un requisito indispensable en la vida cortesana. El mérito del poeta estribaba en describir exquisitamente al protector y destacar sus hazañas y sucesos históricas de manera formalmente perfecta.

  • (V-XVI) Canto de Salicio: En la mujer amada destacan la dureza del mármol y la frialdad de la nieve, que responde con dureza a las quejas de Salicio; Mientras él se está quemando en el encendido fuego de amor, ella se muestra indiferente. Además, teme a la vida que le queda, ya que ella lo abandona. Para él, la existencia no tiene sentido sin su amada Galatea.

Al mismo tiempo, a Salicio lo invade la vergüenza de que lo vean en medio de la desesperación por el doloroso vacío que Galatea ha dejado en él. A partir de este momento, Salicio, torturado por el dolor, reprocha a Galatea que lo deje morir en medio del dolor que lo tortura desde el amancer hasta el ocaso y que no guarde su amor para él eternamente. Además, traza el paisaje natural idílico que él amaba al igual que la amaba a ella y se da cuenta de lo equivocado que estaba respecto a los sentimientos de su amada. La estancia VI es, quizás, la más famosa y bella de la lamentación de Salicio. Por las estrofas anteriores sólo se sabía que Galatea había abandonado al pastor; ahora se llega a conocer que Galatea lo ha dejado por otro. Aquí también se da una idea de la belleza física de la pastora: "dulce habla", "claros ojos", "hermosos brazos", rasgo típicamente renacentista. El lenguaje metafórico de Salicio emplea elementos típicamente pastoriles para simbolizar la unión amorosa con un extraño. Las bellísimas imágenes de la hiedra y el muro, de la parra y el olmo representan la cadena de los brazos (hiedra-parra) que se anudan a otro cuello (muro-olmo). El uso de las metáforas destaca en la producción de Garcilaso. En este texto destaca claramente la influencia italiana y el carácter pagano de la obra de nuestro autor, ya que el concepto del morir no se adscribe a la creencia cristiana, sino que adopta el carácter clásico, en el que la muerte es el fin del sufrimiento para trascender hacia otra vida que no representará ninguna forma de consuelo.

  • (XVIII-XXIX) Canto de Nemoroso: En el soliloquio de éste, el segundo pastor, se canta a Elisa, su fallecida amada. Nemoroso se refugia en la soledad de la naturaleza, para huir del grave mal que siente, resguardándose en felices recuerdos. Se lamenta y recuerda cuando Elisa, antes de su prematura muerte, despertaba junto a él en el mismo paisaje en el que ahora se lamenta y entristece. La muerte de su amada le ha causado tan gran daño que piensa que su vida debe ser de hierro, ya que tan doloroso trance no ha conseguido matarlo. Es a partir de este momento cuando aparece el tópico literario Ubi Sunt? (dónde están?) y se pregunta acerca del paradero de los rasgos de la belleza idílica de Elisa. Como novedad, Garcilaso aporta el paradero de esta belleza, afirmando, en un verso desapasionado y crudo, que habitan en la fría, desierta y dura tierra”. Para Nemoroso, la vida es una carga, un sufrimento, un vagar continuo sin rumbo, ya que la luz de su amada ya no lo guía. Éste aguarda la muerte como el momento en que podrá reencotrarse con su amada y su dulce rostro. Es en el soliloquio de Nemoroso donde la naturaleza juega un papel más importante. Ésta se moldea, vive, siente y se adapta al estado de ánimo y a los sentimientos del pastor. Le ofrece apoyo, consuelo y duelo en su desasosiego, mientras que aparece idílicamente perfecta en los recuerdos en los que Elisa está presente. Siguiendo con el canto, Nemoroso se reafirma en el dolor. Su corazón, vacío, ya que era Elisa la que lo ocupaba, sólo dejará de sufrir con la muerte. Es en las estancias XXVII y XXVIII donde aparece una referencia mitológica a la diosa del parto, Lucina, a la que reprocha no haber escuchado la llama de su amada cuando la necesitaba. Mientras ella se divertía de caza, Elisa yacía sufriendo. Por estos versos descubrimos que la amada de Nemoroso murío durante un alumbramiento. Finalmente, el pastor concluye su canto instando a Elisa a que pida que su muerte llegue pronto, para que, de nuevo juntos y sin temor a volver a perderla, puedan buscar otros paisajes en los encontrar la calma y cultivar su amor.

  • (XXX) Conclusión: Aunque el día llegara a su fin y el Sol desapareciera lentamente por el horizonte, los pastores nunca pusieron fin al triste lamento que sólo el monte escuchaba. Despertando ambos de su sueño, encaminaron el ganado con la débil luz del anochecer.

Asímismo, Garcilaso no descuida en ningún momento las características formales del poema. Desde un principio y en una obra marcada por la reiteración temática, el autor se muestra predilecto por la repetición de determinados adjetivos, como 'dulce': 'dulce primavera', 'dulce agua', 'dulce soledad', 'dulce nido'; la antítesis entre este adjetivo y el canto triste y desconsolado, le da un sabor especial al poema. Además, se ayuda de una serie de figuras retóricas para dar intensidad a su obra. Garcilaso se ayuda constantemente del hipérbaton, o alteración del orden sintáctico de las palabras. Este recurso fue muy recurrido no sólo por Garcilaso, sino por la mayoría de autores clásicos. Aparece además la hipérbole, es decir, la exageración retórica. Con ella, el autor da intensidad al soliloquio de Salicio, ya que de tan triste, incluso las ovejas dejan de pacer para escucharlo. En a obra que nos ocupa, Garcilaso aúna los recursos retóricos procedentes de la literatura castella, como la anáfora, y los de origen italiano, como el epíteto. En la estancia XVI, donde Salicio concluye su canto, la repetición del `Ves aquí' otorga mayor fuerza a las referencias a la naturaleza. En cuanto al epíteto, actúa como recurso dulcificador y a la vez intensificador de la imagen idílica que Garcilaso quiere crear del paisaje que lo rodea. `Verde prado', `aguas puras', son algunos de los epítetos que el autor utiliza. Este hecho aclara más todavía el carácter renacentista de la obra y el gusto por la idealización de la naturaleza.

A modo de cierre del análisis del contenido y de la forma del texto, podemos hacer un breve repaso al entramado de personajes, emisores y destinatarios, tanto reales como ficticios de la obra, ya que juega un papel importante en la plena comprensión de ésta. El emisor real de la obra sería el propio Garcilaso, que se desdobla en dos emisores ficticios, Salicio y Nemoroso, para expresar los sentimientos y el dolor que le aqueja en dos etapas distintas de su amor por Isabel Freyre. El destinatario real de la obra es Pedro de Toledo, Virrey de Nápoles, a quien dedica dos estancias y ocho versos. Los destinatarios ficticios son abundantes en la obra, aunque los dos principales serían las amadas, Galatea y Elisa, que unidas, representarían a Isabel Freyre, dama de la Reina Isabel de Portugal, de quien Garcilaso estaba profundamente enamorado. Galatea representa a Isabel en vida, mientras que Elisa la personifica una vez muerta. Cabe destacar que, aunque Garcilaso describa a Galatea como la dama que traicionó sus sentimientos hacia él y retrate a Elisa como la enamorada a la que le fue arrancada su feliz vida con su amado Nemoroso, Isabel Freyre nunca correspondió los sentimientos de Garcilaso. Otros destinatarios ficticios que aparecen en la obra son el propio Dios, a quien Nemoroso canta, y la diosa Lucina y la naturaleza por parte de Salicio.

En cuanto a la intertextualidad, nos encontramos ante una obra y un autor con grandes repercusiones en la literatura posterior. Como ejemplo más importante podemos destacar la gran admiración que Miguel de Cervantes sentía por Garcilaso, reflejada en las innumerables referencias que éste le hace en sus obras. Entre ellas cabe comentar las citas explicitas al autor de las Églogas como: “nuestro famoso poeta” o “el jamás alabado como se debe poeta Garcilaso de la Vega”. Además, también alude directamente a la Égloga I, ya que la obra de Cervantes, `La Galatea' debe su nombre al personaje de la Égloga. Además, el co-protagonista de la obra se hace llamar Elicio, en clara alusión a Salicio. Por otra parte, encontramos versos manifiestamente inspirados en versos de la Égloga I, como el verso cervantino “La blanca nieve y colorada rosa” basado en “El blanco lirio y la colorada rosa”, que aparece en el canto de Salicio, en la estancia 8.

Sobre la intencionalidad de la Égloga I debemos resaltar que a pesar de que todas las églogas arrancan de una motivación de sentimientos personales de amistad o gratitud, y se inspiran en la vida íntima de Garcilaso, el plasmado literario de la realidad se funda en la concepción de la poesía como creación de objetos ideales, intemporales, arquetípicos, como si el poeta anhelara el retorno a la perfección de los orígenes. Una vez y otra, Garcilaso sirve de reflejo de los ideales humanistas y neoplatónicos de la época.

Para terminar y a modo de conclusión, recapitularemos las ideas iniciales. Considerada exteriormente, la poesía de Garcilaso se presenta como un típico producto renacentista. Sin embargo, Garcilaso no sería un autor clave de nuestra lírica si su obra se hubiera limitado a ser la consecuencia de importantes corrientes culturales. La originalidad de su creación no se empaña por el hecho de que casi todos sus versos estén inspirados, más o menos directamente, en los de otros poetas antiguos y modernos. La lírica de Garcilaso puede creerse voluntariamente monótona en su tema: el amor no correspondido, pero precisamente por la reiteración de este tema, alcanza un refinamiento hasta entonces no imaginado, tanto en los matices de ese sentimiento como en la calidad de los versos. Por otra parte, el empleo del estribillo no hace cargante el enfoque sino que propicia el enriquecimiento del texto lírico. Aquí es donde realmente se manifiesta el auténtico poeta: repetir para añadir implícitamente en cada reiteración nuevos conceptos. Garcilaso aporta una nota de sentimiento, claridad y refinamiento, libre de cultismos y complicaciones que deja al desnudo el más tierno y humilde lamento amoroso.

Y en la tercera rueda,
contigo mano a mano,
busquemos otro llano,
busquemos otros montes y otros ríos,
otros valles floridos y sombríos
donde descanse y siempre pueda verte
ante los ojos míos,
sin miedo y sobresalto de perderte
”.

1º Bach. A