Egipto

Historia antigua. Sociedad. Cultura. Religión. Ciencia. Arte egipcio. Nilo

  • Enviado por: Mari
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 22 páginas
publicidad

2.- Egipto

Egipto: Don del Nilo

Los egipcios llamaban a su país Kemet ( tierra negra ). Los griegos le dan el nombre de Egipto ( tierra de Ptah ). Está, situado en el N. E de Africa y por el norte limitaba con el mediterráneo; por el Sur con las cataratas de Phyle; al Este, el Mar Rojo; al Oeste, las serranías del desierto de Libia.

El país tiene un clima seco y cálido. No llueve casi nunca.

Geográficamente el Egipto es el delta del Nilo y su estrecho valle hasta la Primera catarata, la Assuam o Syenna. Gracias al Nilo, Egipto es uno de los oasis más fértiles del mundo.

Cada año el río da la vida al delta y al valle con sus grandes inundaciones. Esos desbordamientos se deben a las lluvias tropicales y al derretimiento de las nieves de las alturas de Abisinia. Las inundaciones se producen entre junio y octubre de cada año.

Para regular la inundación y poder fertilizar una mayor extensión de terreno, los egipcios construían canales y represas. Famoso fue el lago meris. Al recoger sus aguas el río deja una espesa capa de légamo, que mezclado con la arena del suelo fertiliza los terrenos. El hombre sólo tiene que arrojar la semilla y la tierra le produce el ciento por uno. Así se explica cómo una región tan pequeña haya podido alimentar a ocho millones de hombres.

Para el Egipto, en vez de estaciones, el año presenta tres períodos: inundación, siembra y cosecha.

Los antiguos no conocieron donde nace el Nilo, ni siquiera las causas de esas inundaciones. Decían que el río era un don de los dioses, y lo adoraban como a un dios. Su nombre viene del griego Neylos, palabra que a su vez vendría del hebreo nahar, corriente.

Sólo en el siglo XIX se pudo descubrir el nacimiento del Nilo. Nace en el lago Victoria. Recibe aguas de los lagos Alberto y Alberto Eduardo y sigue su curso hacia el norte, cruzando un país montuoso lleno de bosques vírgenes. Su cauce se encuentra a menudo entorpecido por saltos y cascadas.

Al penetrar en Egipto forma la última gran catarata. Aquí empieza el bajo Nilo. El valle llamado Alto Egipto, es angosto y su gran fertilidad contrasta fuertemente con las rojas y áridas laderas de las montañas vecinas. Antiguamente abundaban en las riberas del río el papiro y el loto, plantas muy importantes en la vida egipcia.

Frente al actual Cairo, el valle se abre como un abanico, cruzado por una red de canales que recogen los desbordes de las aguas de riego. Es la región que los griegos llamaron delta, por encontrar su figura semejante a la letra delta de su alfabeto. Los egipcios la llamaban Bajo Egipto.

El río después de un recorrido de más de 6.600 Kms. ( más largo del mundo ), llega al mediterráneo, donde antiguamente echaba sus aguas por siete bocas, que hoy están reducidas a dos : Damieta y Roseta.

Los Habitantes

Se discute sobre su origen. Probablemente su raza es una mezcla de semitas y camitas, llegadas tal vez de Asia.En el valle econtraron a una raza negra a la que esclavizaron y con la que poco a poco terminaron por mezclarse, especialmente las clases inferiores. La clases altas se mantuvieron alejadas de esta mezcla.

Los Nomos

Hacia el 4.000 a. C., su territorio aparece dividido en nomos, pequeños reinos formados por un centro urbano, pequeñas aldeas y terreno destinado a la alimentación de toda la población. Cada nomo tenía sus leyes y culto propio.

La producción agrícola daba trigo, cebada, lino, dátiles, hortalizas.

Entre los nomos había muchas luchas y saqueos mutuos. Como consecuencia de este batallar los nomos se fueron agrupando hasta constituir dos reinos: Alto Egipto ( los del sur o valle ) y Bajo Egipto ( los del norte o delta ). Esta unificación les permite realizar grandes trabajos de conjunto para el regadío y la canalización de las aguas.. También les permite realizar con facilidad el rechazo de otros pueblos, que bajaban al delta.

En ambos reinos mandaba un soberano, considerado como la encarnación de la divinidad. El soberano del Alto Egipto lleva como distintivo una corona de color rojo y el del Bajo Egipto, una mitra blanca, de forma cónica.

La Unificación

Rivalidades y luchas intestinas produjeron hacia el 3.200 a. C., la fusión de ambos reinos y la unificación de todo el país. Los egipcios atribuían esto a Menes. No se ha comprobado la existencia de este personaje.

A Menes también se le atribuye la fundación de Menfis, nueva capital del reino unido; pero Menfis es de fundación muy posterior.

Con la unificación de estos reinos empieza la historia del pueblo egipcio. Ningún otro país tiene una historia política de tan larga duración. Va desde el 3.200 a. C., aproximadamente, hasta el 322 a. C. Se suceden en el poder 31 dinastías.

Se pueden distinguir tres grandes etapas:

  • Imperio Antiguo

  • Imperio Medio

  • Imperio Nuevo

Esta división de su historia la hicieron los griegos.

Organización Política y Social

Faraón

Gobernaba un faraón ( señor de la doble casa ). En su decoración figuraban el loto, símbolo del sur, y el papiro, símbolo del norte. Llevaba dos coronas.

Se le consideraba una encarnación de Horus y era el sumo sacerdote del culto de todos los dioses. Su persona era divina.

Era el padre y el señor de su pueblo. Podía disponer de las personas y de los bienes.

Reglamantaba la vida pública y privada de los habitantes. Su misión era hacer la felicidad de sus súbditos.

Visir

Ayudaba al faraón en la administración. Era llamado “ el hombre “, por oposición al faraón, que era “el dios”. Desempeñaba los cargos de primer ministro, magistrado supremo, ingeniero y arquitecto jefe.

Escribas

En los nomos, cuya división se conservó ( 42 ), eran los representantes del faraón. Debían vigilar el cumplimiento de las órdenes del faraón, velar por el cuidado y mantenimiento de los canales, caminos y obras públicas, registrar los nacimientos y defunciones, repartir y cobrar los impuestos. Eran además los encargados de escribir los hechos importantes de la vida egipcia.

Sacerdotes

Al frente de la población estaba el faraón y su familia. Era la nobleza por excelencia. Poseía un tercio de las tierras.

Después venía la clase sacerdotal, la más respetada y de mayor autoridad, pues toda la vida de los egipcios se desarrollaba en función del ideal religioso. Además de las rentas de sus templos poseían un tercio de las tierras y gozaban de muchos privilegios. Eran los únicos sabios del país y como tales, eran los educadores y consejeros del faraón y de su familia.

Le predicaban al pueblo el respeto y la obediencia al faraón como representante de la divinidad; pero a éste le obligaban a seguir la política que ellos le trazaban. La misma vida del faraón , aún la privada, estaba regulada en todos sus detalles por las indicaciones sacerdotales.

Al morir el faraón , otro rey ocupaba su puesto. La legitimidad para la sucesión al trono se consideró, en algunas épocas , que debía ser por ambas líneas: ser hijo del rey y de la reina. De ahí que el faraón debía casarse con su propia hermana para no introducir en el linaje faraónico sangre que no fuera real.

Guerreros

Después de la nobleza real y sacerdotal viene la clase de los guerreros. Eran una clase poderosa. Poseían el otro tercio de las tierras. En sus mejores tiempos llegaron a ser unos 400 mil hombres.. debían defender el país y se hallaban particularmente estacionados en las fronteras.

El primitivo ejército egipcio se componía de infantería. La caballería y los carros de guerra entraron posteriormente.

Otras Clases Sociales

Las otras clases se encontraban en condiciones muy inferiores a los sacerdotes y guerreros.

La mayor parte eran agricultores, especies de colonos adscritos a la gleba. Los artesanos, barqueros y pescadores estaban organizados en corporaciones. Los pastores eran muy despreciados.

A los prisioneros de guerra y a los esclavos se les daba trabajos muy pesados y eran estrictamente vigilados.

Sin embargo las clases sociales estaban abiertas a todos. El mérito personal y el favor real podían ascender a los más humildes súbditos hasta una muy elevada situación.

Costumbres

Practicaban la monogamia, siendo las mujeres en ellas muy importantes. Ellas gobernaban el hogar y los hijos llevaban el nombre de la madre. Casi únicos entre los pueblos orientales, los egipcios permitieron a las mujeres desempeñar la regencia.

Las leyes eran simples y equitativas. Tenían leyes muy severas: con la muerte se castigaba el perjurio, al asesino y al que presenciaba un asesinato y pudiendo, no lo impedía. El parricida, después de haber sido atormentado cruelmente , era quemado vivo.

Su alimentación era sencilla : pan, legumbres, frutas, carnes, pescado. Bebían una especie de cerveza. El vino era caro y sólo era usado por las clase altas.

La Vida de la Corte

Para mantener el gran esplendor de su corte el soberano tenía abundantes recursos: el tercio de las tierras, las minas, las aduanas e impuestos.

La esposa legítima, sus otras mujeres y sus hijas vivían en un gineceo ( departamento privado, sólo destinado a las mujeres ) real, atendidas por damas que el mismo faraón escogía.

Los hijos varones eran educados por los sacerdotes en compañía de otros jóvenes nobles que se destacaban por su inteligencia.

Un Intendente de noble linaje tenía la grave incumbencia de vigilar la salud y la enseñanza de la prole real.

Tanto para la administración y el servicio de la corte como para la administración del país, el rey designaba a una serie de alcaldes y un ejército de escribas.

Las Ciudades

Para evitar las inundaciones se levantaron las viviendas en las partes más elevadas del suelo.

Según Herodoto a lo largo del valle del Nilo había más de 20.000 ciudades. En cada una de ellas se alzaban templos dedicados a los dioses protectores de la ciudad, y un mercado.

La ciudad más antigua es Tanis, dedicada al dios Osiris y en donde según la tradición reinó Menes, el primer faraón.

Mayor importancia tuvo Menfis, levantada en la desembocadura del Nilo, cerca del Cairo.

Tan importante fue Tebas, levantada en el Alto Egipto. Tenía suntuosas residencias reales y numerosos templos. Sus barrios Karnac y Lucsor poseían los famosísimos templos nacionales a Amón, verdaderas joyas de la arquitectura egipcia.

También son mencionables Napatas ( en territorio de Nubia ) y Sais ( en pleno delta ). Esta última fue la última gran capital que tuvo Egipto.

Egipto Imperial

A.- El Antiguo Imperio o Menfítico ( 2780-2000 a. C. )

Es un período de intensa labor y hay un gran desarrollo de la agricultura.

El gobierno es absoluto, de origen divino. El rey , hijo del dios Horus, es el dueño absoluto del país.

Al frente de todos los dioses estaba siempre el Sol : Osiris o Ra, el Sol engendrador Horus, el Sol hijo, que se manifestaba en cada soberano. Cada nomo tenía su dios tutelar manifestado en algún animal. El más venerado y cuyo culto se generalizó, era el Buey Apis, manifestación del dios Ptah, de Menfis.

Es un período donde las artes y letras llegaron a un elevado grado de perfección ( Ej: la estatua del escribano, la estatua de un jeque, la gran esfinge y la pirámide de Chefren ).

La arquitectura tiene un gran desarrollo, elocuente ejemplo de ello son las pirámides y mastabas ( salas mortuorias ). De los templos y palacios de este período no ha llegado nada hasta nosotros.

Hay un gran desarrollo de las matemáticas, astronomía y la medicina ( Ej: se fijó con mucha precisión el año solar , se reguló el calendario y se conoció mucho la anatomía del ser humano, gracias al embalsamamiento de los cadáveres ).

La literatura de este período se ha perdido casi toda. Entre lo mejor que se conserva se halla el Papiro Prisse, que trata sobre preceptos de moralidad y urbanidad.

En este período reinaron unas ocho dinastías. Probablemente desde la 3ª a la undécima dinastía. Los faraones que nos han dejado una huella más profunda son los constructores de pirámides : Cheops, Chefrén y Micerino. La pirámide de Micerino fue terminada por Nicrotis, su hermana y esposa, que se vengó de los que asesinaron a su hermano.

Otro que tuvo glorioso reinado fue Pepi que, con su prudente y enérgico ministro Una, construyó carreteras hacia el mar Rojo. Su segundo sucesor fue Pepi II, quien se dice que gobernó cien años.

Decadencia de la Monarquía Menfítica

Poco a poco los nobles y sacerdotes, que administraban las tierras con amplia autonomía y celebraban por su cuenta ritos religiosos, fueron independizándose del faraón, y con ellos, los súbditos que servían a estos amos. A partir de la sexta dinastía ( 2420 a. C ), el Estado egipcio se convirtió en un sistema feudal descentralizado a cuya cabeza estaba una oligarquía de sacerdotes y nobles

Los faraones pierden poder , prestigio y se desata por todo el país una anarquía general, arruinando la agricultura , a la industria y al comercio.

Hacia el 2.000 a.C. la anarquía es general. Los nobles se pelean entre sí; la plebe, hambrienta y demasiado oprimida se levanta en armas contra sus tiranos y se desata una sangrienta revolución social por todo Egipto.

B.- Imperio Medio: 2000- 1700 a. C

Los príncipes de Tebas ponen fin a este estado de cosas y restablecen el poder real.

La organización social y estatal es distinta: ahora el faraón debe poner su persona y los bienes del país al servicio de la población, buscando antes que todo la felicidad de sus súbditos.

Se extiende el comercio y la industria, se desarrollan las artes y mucha prosperidad llega al valle del Nilo.

En este período hay un mayor equilibrio de los poderes públicos. El poderío del faraón reside en los tributos que recibe y en el apoyo que le presta la clase media.

El centro de la vida política es Tebas. Se destaca la dinastía de los Amenemhats, que contó con reyes amigos de las artes, buenos ingenieros que extendieron las fronteras anexándose la Nubia. De esta dinastía es Amenemhat III que convirtió el lago Meris en una gran represa donde almacenar las aguas sobrantes del Nilo. A la entrada del lago hizo levantar el famoso templo Laberinto, con tres mil habitaciones y 12 patios.

Pero después de la 12ª dinastía el poder comienza nuevamente a flaquear sin poder dominar a la nobleza . De nuevo hay anarquía.

Aprovechando el debilitamiento de sus fortalezas , un pueblo pastor , los Hyksos, cae desde Asia sobre el Bajo Egipto ( hacia el 1730 a. C. ). Son muchos y vienen bien armados. Los egipcios apenas pueden presentar espadas de cobre, escudos de cuero, flechas con puntas de sílex. Los hyksos en cambio traen espadas de bronce y de hierro, lanzas, escudos y cascos de metal. Sus carros de guerra tirados por caballos ( animal desconocido hasta entonces en Egipto ), causan pánico y los egipcios son completamente derrotados.

El país es saqueado y gran parte de la población es reducida a la esclavitud.

El empleo del caballo favorece el desarrollo de la agricultura y transforma el arte de la guerra entre los egipcios, cuyos ejércitos hasta entonces estaban formados sólo por infantería.

C.- Imperio Nuevo: 1560-525 a. C.

Uno de los príncipes de Tebas, Taa I, encabeza el sentimiento nacional de oposición al extranjero. Toma el título de rey, echando las bases de la XVII ª dinastía e inicia una guerra de liberación, que parece haber durado unos 150 años. Su obra la termina Amasis, quien expulsa definitivamente a los Hyksos hacia la Siria ( 1560 a. C. ).

Se reconstruyen templos y palacios, los hyksos prisioneros debieron acarrear las piedras y amasar los ladrillos.

El Imperio Nuevo es el período más brillante de la historia de Egipto. De pacífico y antimilitarista, se cambia a un pueblo guerrero y conquistador.

La capital es Tebas. El gobierno teocrático llega a su apogeo.

El faraón, para tener grato a su padre Amón, debe estar continuamente erigiendo templos y llenando de dádivas a sus sacerdotes. Es así como los sacerdotes amonitas ( de Amón ) se convierten en los verdaderos dueños de Egipto.

La segunda gran columna de apoyo del faraón es el ejército.. Con la introducción del caballo y los carros de guerra, la táctica militar sufrió un cambio completo.

El arte vuelve a tomar un gran vuelo. Surgen templos maravillosos como Lucsor y el de Deir -el- Bahari, construido por la reina Hatchepsut. Se reconstruye y embellece con nuevos patios y salas el de Karnac .

Para las tumbas reales ya no se emplea la pirámide, sino los hipogeos, galerías profundas excavadas en la roca.

De este período podemos nombrar a Amasis I, Tutmosis I, Tutmosis III, Hatchepsut ( esposa de Tutmosis II ), Amenofis IV, Ramsés II.

Tutmosis III es el faraón conquistador por excelencia. Tras 14 gloriosas campañas, logra reconquistar y someter toda la Siria y formar un vasto imperio, que se extendía desde el centro de Africa hasta la Mesopotamia.. Es el primer imperio universal que se tiene en la historia.

El cuarto sucesor de Tutmosis III es Amenofis IV, famoso por su gran revolución religiosa.

Amenofis IV y su Revolución Religiosa

El sacerdocio se había enriquecido en demasía y avasallaba el poder del faraón. Amenofis IV, de espíritu independiente, quiere deshacerse de esta opresora tutela sacerdotal. Piensa que la evolución política del país exige también un perfeccionamiento religioso. Ya no pueden bastar los cultos materialmente groseros, llenos de hechicería y superstición. Así como Egipto pasó del estado de los nomos a una unidad nacional; debía pasarse también de los dioses nacionales a un dios universal, que fuera adorado por todos los hombres.

De esta forma se desligaría de la clase sacerdotal y obtendría una mayor unión entre todos los pueblos. Apoyado por su esposa Noferiti suprime el culto de todos los dioses y promueve el culto del dios Atón, energía bienhechora que ha creado y vivifica el mundo. Atón no se identifica con el sol. Este es su imagen.

Es un dios de bondad y de amor que debe ser adorado en espíritu, sin necesidad de intermediarios, pues dios no necesita ni sacerdotes, ni santuarios oscuros. No debe ser representado bajo la forma humana, sino por el disco solar, que es su imagen ( Atón significa disco solar ).

Amenofis IV, como hijo predilecto de Atón, se proclamó oficialmente su servidor, prohibiendo el culto de otros dioses. Hace destruir sus nombres y sus imágenes y expulsa a los sacerdotes de sus templos. La lucha es dura especialmente contra los poderosos sacerdotes de Amón. Amenofis procede en forma radical. Cambia su nombre Amenofis ( hijo de Amón ), por el de Ikhnatón ( lo que agrada a Atón ). La capital Tebas es reemplazada por Chutatén ( casa del resplandor solar ), en donde levanta templos magníficos a la nueva deidad. Agracia con fastuosos regalos a los que ingresan a su nueva religión, especialmente si son sacerdotes, apóstatas de la antigua religión.

Pese a todos los esfuerzos del soberano la reforma religiosa no duró. Había demasiados intereses creados en su contra. Amenofis descuida la administración pública y territorios de Asia, lo que produjo gran indignación en el ejército egipcio. Los oficiales se juntaron con los sacerdotes y un populacho fanatizado para derrocar al rey hereje. Por todo el país se levanta una oleada revolucionaria. El rey muere después de 16 años de reinado, y no se sabe si de muerte natural o violenta.

Ante la presión de las principales fuerzas del país, sus sucesores deben volver al antiguo culto. La religión de Atón es enteramente extinguida y el nombre del reformador condenado.

Uno de sus sucesores, Tutankamón, logra salvar la tumba de su suegro Amenofis IV. Con el triunfo del antiguo culto a Amón, tebas recobra su antiguo prestigio de capital y la clase sacerdotal absorve de nuevo todo el poder.

Posteriormente gobierna Ramsés II, de la 19ª dinastía ( hacia el 1292 a.C ). Reina 67 años, primero asociado con su padre Seti I y después sólo.Fue un rey guerrero y conquistador. Su rinado da a Egipto un período de prosperidad y esplendor.

D.- Decadencia de Egipto

Después de Ramsés II la decadencia fue rápida. El Estado fue puesto enteramente al servicio de los dioses, la hechicería y la magia enveneraron el espíritu religioso. La moral se relaja enormemente con una vida llena de lujos y placeres.

Desordenes y luchas civiles van pasando el Gobierno, completamente debilitado, de mano en mano.

Un último período de un mediano esplendor lo inicia Psamético I, que establece como capital del reino a la ciudad de sais, en el delta ( 656 a. C. ). Organiza el país, repara los caminos y los canales; desarrolla la industria y abre el país al comercio extranjero, en especial con Grecia.

En el 525 a. C., Cambises, rey persa, en batalla de Pelusio derrota al faraón Psamético II y se apodera de Egipto. Desde entonces los egipcios serán dominados por uno u otro pueblo: persas, griegos, romanos, árabes...

E.- Cultura Egipcia

La Religión y el Culto de los Dioses

Eran muy religiosos. Asociaban a la religión todos los actos de la vida pública.

Parece que el fondo de la religión egipcia era l creencia en un dios único, Ra, omnipotente, generador del cielo y de la Tierra. Con el andar del tiempo, este dios distribuyó su divinidad a otros dioses inferiores. El vulgo degradó en un tosco politeísmo, llegando a tener una infinidad de divinidades.

Cada nomo tenían su trinidad local ( padre, madre, hijo ) y que terminaron por ser personificaciones cósmicas del Nilo, la Tierra, el Cielo y sobre todo, el Sol.

Con el andar de los tiempos se destacaron las siguientes trinidades: Amón, Mut, Jonsú ( Tebas ); Osiris,Isis,Horus ( Abidos ); Ptah, Sakt,Imutés ( Menfis ). Amón,Osiris y Ptah, jefes de familias divinas, eran personificaciones del Sol, el primero y principal dios adorado en todo Egipto.

Cada uno de los dioses tenía forma antropomórfica. Eran seres humanos perfectísimos, eternos, pero sujetos a las contingencias nuestras de comer, beber, vestirse. Sujetos a sus pasiones con desbordes de amor y de odio. Pensaban que se encarnaban en algunos animales y así cada nomo empezó a tener su animal sagrado. La elección de los animales recayó en los más benéficos para el hombre ( Buey, perro, pato, carnero, el ibis que mata las culebras, orugas, langostas) o en los más maléficos ( cocodrilo, león,chacal, gavilán ) y cada uno de ellos tenía su templo y su culto. Aquel que mataba a uno de esos animales debía morir.

A Amón se le representaba bajo la forma de un pato; a Horus en la de un gavilán; Anubis en la de un chacal: El más célebre de estos cultos fue el del Buey Apis, en Menfis. Se le llamaba la “ segunda vida de Ptah “ y “ el alma de Osiris “.

Cuando moría un Buey Apis todo el país se cubría de duelo. Se embalsamaba su cuerpo y el luto no cesaba mientras no se hallara un nuevo Apis, que debía ser de color negro, con un triángulo blanco en la frente y con un nudo en forma de escarabajo bajo la lengua.

La representación de los dioses en forma completamente humana probablemente les viene de Asia. Para ellos era más frecuente representar sus divinidades con cuerpo humano y cabeza de animal o viceversa. Así por ejemplo a Horus se le representaba con cabeza de gavilán, a Anubis con cabeza de chacal.

El dios Sol tomó diferentes nombres según sus horas y atributos: Ra es el Sol esplendoroso, padre del faraón. Cuando la capital fue Tebas ,pasó a llamarse Amón-Ra. Horus es el Sol naciente,encarnado en el faraón,jefe del país. Osiris es el Sol poniente,dios fecundador,encarnación de las fuerzas de la naturaleza y de la vida del Nilo; era el gran juez de las acciones humanas y dador de la inmortalidad.

Había muchas otras deidades pero ocupaban un lugar muy subordinado.

La religión primitiva obligaba a los egipcios a ser responsables de sus obras no sólo ante los hombres sino ante toda divinidad. Pero con el tiempo esa fuerza moral de la religión experimentó graves alteraciones. Los sacerdotes, codiciosos sólo de bienes materiales, aprovechan la ignorancia y el temor por lo desconocido de las masas y le abren paso a la magia y a la superstición. Entonces, para la masa de la población, el sistema de creencias y devociones se redujo a un formulismo mecánico, a un fetichismo degradante, donde adoraban groseramente a animales, plantas ( lechugas, cebollas ), la necromancia ( arte de evocar a los muertos ) y mil supercherías ( engaños ).

Junto al relajamiento del espíritu religioso vino el de toda la cultura egipcia.

Culto a los Muertos

Los egipcios le daban más importancia a las sepulturas ( casa eternas ), que a las viviendas ( albergues). Las habitaciones mortuorias estaban hechas según la capacidad económica de las familias. Los reyes y altos magnates se hacían levantar pirámides, mastabas, hipogeos, construcciones que han llegado hasta nosotros.

Cerca de las ciudades de los vivos las sepulturas acumuladas formaban verdaderas ciudades mortuorias. Ahí se sepultaban los cuerpos embalsamados ( las momias ) y junto a ellos se colocaban los objetos familiares del muerto: armas, utensilios, joyas, juguetes de los niños, papiros de los sabios, estatuas y retratos del extinto, figuras o imágenes de los dioses protectores, oraciones y formularios de defensa para el juicio ante la divinidad, amuletos,etc. Lamentablemente la rapiña humana nos ha privado de preciosos documentos para rehacer la historia de este gran pueblo.

La concepción de la vida ultraterrena sufrió radicales transformaciones con el andar de los siglos. En los primeros tiempos parece que la supervivencia después de la muerte era privilegio sólo de los faraones y de sus inmediatos servidores. Después de la revolución social se extendió para todas las esferas sociales.

Para ellos el cuerpo era el Kaht. A su muerte permanece inerte pero su doble, el Ka ( especie de segundo cuerpo, de una materia menos densa y que es su fiel representación ), le sobrevive en tanto se conserve o el cuerpo intacto o al menos su imagen. De ahí la práctica de la momificación de los cadáveres y representación de sus imágenes en relieve y estatuas. El mejor obsequio que se podía hacer a un muerto era erigirle una estatua, pues, así se le aseguraba la prolongación de la vida de su doble.

El doble vive junto a la momia y necesita alimentarse. Para atender a estas necesidades el difunto dejaba rentas especiales.

Concebían el alma como algo más sutil que el doble. Siempre concibieron al menos dos almas : el bai o alma propiamente tal, principio vital que anima al individuo ( se la representaba en forma de ave ) y el ab o el corazón, sede de todas las actividades buenas o malas del alma

EL ARTE DE EMBALSAMAR

Era practicado por oficiales especialmente destinado a ello. Existían tres clases, con distintos precios, de embalsamamientos.

Empiezan metiendo por las narices del difunto unos hierros encorvados, y después de sacarle con ellos los sesos, introducen allá sus drogas e ingredientes. Abiertos después los ijares ( cavidad entre las costillas falsas y los huesos de las caderas ),con Piedra de Etiopía aguda y cortante, sacan por ellos los intestinos, y purgado el vientre, lo lavan con vino de palma , y después con aromas molidos, llenándolo luego de finísima mirra, de casia y de variedad de aromas, de las cuales exceptúan el incienso, y cosen últimamente la abertura. Después de estos preparativos adoban secretamente el cadáver con nitro durante sesenta días, untándole al mismo tiempo con goma usada por los egipcios en vez de cola. Vuelven entonces los parientes por el muerto, toman su momia, y la encierran en un nicho o caja de madera, cuya parte exterior tiene la forma y la apariencia de un cuerpo humano, y así guardada la depositan colocándola de pie arrimada a la pared.

Juicio a los Muertos

Según los egipcios existía un reino lejano de los muertos, cuyo camino para llegar a él estaba erizado de peligros. De ahí la necesidad que el difunto aprendiese la manera de salvar esos peligros y poder llegar incólume a ese reino. Entre la copiosa literatura que nos ha quedado, está el “ Libro de los muertos “, abundante colección de escritos funerarios y el libro del “Duat “ que describe las doce mansiones existentes para las almas de los justos.

En el reino del Duat vivían los dioses inmortales y a él sólo se podía llegar subiendo a la barca del sol. Pero, para ello, las almas debían previamente someterse a un juicio ante el tribunal de los 42 jueces infernales presididos por Osiris.

Para obtener la bienaventuranza el enjuiciado debía demostrar que había dado de comer al hambriento, de beber al sediento, dado hospedaje al necesitado, ayudado a cruzar el Nilo al peregrino...

Acto seguido la balanza divina cotejaba la confesión con la verdad. En un platillo se colocaba el corazón del muerto, y en el otro platillo se ponía una pluma, símbolo de la diosa Moat, la verdad. Horus y Anubis verificaban el peso. Si el difunto había dicho la verdad, los dos pesos se equilibraban. El dios Thot registraba el resultado del juicio y el muerto recuperaba su corazón, quedando libre para entrar al reino de los bienaventurados.

Los reprobados eran devorados o retornaban a la tierra a llevar una vida miserable o encarnados en animales inmundos.

Más tarde, cuando la magia y la superstición lo invadían todo, los sacerdotes encontraron fórmulas mágicas que podían no sólo corromper a los dioses Anubis y Moat, sino aún hasta sustraer al culpable, ya de la pena como del mismo juicio, cuando se preveía que éste sería desfavorable.

El Arte

Es profundamente religioso y funerario. Un afán por la inmortalidad se destaca en todas sus obras. A través de los siglos éstas han permanecido inmutables con su grandiosidad y su respeto por el pasado.

La manifestación artística por excelencia fue la arquitectura. La escultura y la pintura sólo fueron auxiliares del arquitecto.

Su arquitectura se destaca por su grandiosidad, por lo macizo de sus proporciones. En las construcciones se empleó la madera, el barro, ladrillo y sobre todo, la piedra calcárea, que se extraía de las colinas que bordean el valle del Nilo. De las rocas de las cataratas de Syena extraían enormes bloques de granito rosado y azul con que esculpían sarcófagos, colosos y obeliscos.

El arte de ensamblar la piedra llegó a una gran perfección.

Dentro de la arquitectura funeraria se destacan las mastabas o pirámides truncadas; los hipogeos (galerías subterráneas excavadas en la roca ) y las pirámides.

Las Pirámides

Eran las tumbas magníficas de los faraones del Antiguo Imperio. Construcciones colosales de piedra, de base cuadrangular, con sus ángulos perfectamente orientados hacia los puntos cardinales. Su origen es una desviación de las mastabas.

Cada pirámide en su interior era una verdadera necrópolis con sus corredores y cámaras, donde se colocaban los sarcófagos del faraón, de su esposa, de sus hijos y parientes cercanos.

El interior de cada pirámide estaba comunicado con el templo que el soberano se había hecho erigir para recibir las oblaciones ( ofrenda y sacrificios que se hacen a Dios ), de sus súbditos y el homenaje del colegio sacerdotal.

Para la colocación de las piedras demasiado grandes se levantaban planos inclinados en torno a la construcción y con rastras o durmientes con palancas se les iba deslizando hasta donde se quería.

El ensamble de las piedras era perfecto.

La entrada a la pirámide se tenía secreta para evitar la violación de la sepultura.

Actualmente quedan unas 60 pirámides. Las más conocidas son las de Cheops, Chefrén, y Micerino. La mayor es la de Cheops. Su altura era de 146 metros. La de Chefrén medía 143 metros y la de Micerino 66. El trabajo de las pirámides era gratuito. Era la contribución que el látigo del faraón imponía a sus súbditos. Por eso que el egipcio recordaba con odio ese período de las pirámides.

Los Obeliscos

Los Obeliscos o símbolos del Sol, eran grandes bloques de piedra en forma cuadrada, de unos 20 a 40 metros y colocados en posición vertical. Terminaban en forma de pirámide, Estaban cubiertos de inscripciones jeroglíficas en honor de los faraones y de los dioses.

Colosos

Son enormes estatuas que representan figuras de reyes sentados. Se colocaban generalmente en la fachada de los templos. Famosos son los colosos de Memnón de veinte metros y que representaban al faraón Amenofis III, y los de Ramsés II.

Esfinges

Son también colosos y representan figuras de leones echados con cabeza humana. Famosa es la gran esfinge de Giseh, junto a la gran pirámide. Está esculpida en la roca viva.

Karnac y Lucsor

Son templos dedicados al dios Ra en la ciudad de Tebas. Karnac tenía 256 metros de altura.

Artes Menores

Se destacaron también los egipcios en la cerámica, vidriería, tejidos, orfebrería y muebles.

En la cerámica usaban un barniz azul. Para recubrir los ladrillos usaban unos ladrillos esmaltados, algo así como espejuelos. También trabajaron la porcelana.

Conocían a fondo la elaboración del vidrio y su modelación.

Practicaron intensamente el tejido. El paño era de lino y los adornos de lana multicolor.

Trabajaron el oro, la plata, el cobre y el bronce.

La madera era muy escasa y de ahí que el mobiliario fuese reducido.

La Ciencia Egipcia.

Por desgracia muchos de sus conocimientos no han llegado a nosotros pues sólo se transmitían verbalmente.

Se destacaron en astronomía, matemáticas, medicina y filosofía.

La astronomía estuvo vinculada a la religión. Para ellos los cuerpos celestes eran dioses. En el conocimiento del firmamento hicieron algunos progresos. Ya desde muy antiguo tenían mapas de la esfera celeste. Identificaron las principales estrellas de su hemisferio. Determinaron con bastante exactitud la posición y movimiento de los cuerpos celestes. A las constelaciones la designaban con nombres de animales, cuya imagen hallaban parecida a la distribución que ellas tenían en el firmamento.

Son los inventores del primer calendario solar de que se tenga conocimiento. Se supone que hacia el 4200 a. C ya se usaba. está basado en la aparición periódica de la estrella Sirio. El año se componía de 365 días, era de 12 meses, subdividido en 36 décadas. Los cinco restantes y últimos eran festivos.. El día y la noche tenían una duración de doce horas cada uno. Para medir la hora del día usaban Gnomones ( relojes de sombra ).

Y para las horas de la noche, el reloj de agua ( clepsidra ), Era una vasija llena de agua hasta una marca determinada y que fluía gradualmente por una abertura estrecha cerca de la base. Una serie de marcas en la pared interior de la vasija indicaba las distintas horas.

Las estaciones del año quedaban marcadas por los tres períodos agrícolas : inundación, crecimiento y cosecha.

Desarrollaron notablemente las matemáticas.. Echaron las bases de la aritmética y la geometría. Inventaron el sistema decimal pero no conocieron el símbolo del cero. Calcularon con precisión el área de los triángulos, rectángulos y hexágonos. Calculaban en 3,16 la relación entre la circunferencia y su diámetro.

También tenían un sistema de pesos y medidas.

La medicina tuvo muchos cultivadores, tanto que Hródoto dice que Egipto está lleno de médicos ( de los ojos, de la cabeza, odontólogos, del vientre...

Los médicos y cirujanos lograron hacer descubrimientos de valor perdurable. Reconocieron la importancia del corazón. Demostraron suma pericia en el tratamiento de las fracturas y llevaban a cabo operaciones sencillas.

Descubrieron el valor de los purgantes y notaron las propiedades curativas de numerosas drogas.

En el Papiro de Edwin Smith, escrito probablemente durante la Monarquía Antigua y considerado como el tratado más antiguo de cirujía, se hace la descripción de 48 casos quirúrgicos. Trata 33 casos de fracturas, 27 de heridas en la cabeza, 21 de heridas del cuello. El principio fundamental de la terapeútica del tratado es “ dejemos obrar a la naturaleza “.

Se describe la aplicación del entablillado, la costura quirúrgica, el cauterio, la tela emplástica, las hilas y los tapones.

Conocían bastante bien la anatomía. Tenían conocimientos acerca del pulso y de la temperatura del cuerpo. Se sabía que las lesiones del cerebro influían en otras partes del cuerpo.

Agricultura y ganadería

La agricultura era la ocupación de la mayoría de los egipcios. La gran preocupación era la irrigación. Una red de canales les permitía hacer llegar las aguas lo más lejos posible. Severas leyes y la religión misma protegían los trabajos agrícolas.

El suelo daba abundante trigo, avena, verdura, lino. Las frutas scasas; la más corriente, la granada.

En el cultivo de las flores sobresalía el de la rosa y de la violeta, empleadas en la fabricación de esencias. La vid fue cultivada con mucho éxito y tenían vinos muy célebres.

Muy extendido estaba el cultivo del olivo. La base de la alimentación popular la formaban las legumbres. Se apreciaban mucho las cebollas, los guisantes y lentejas.

En el delta se cultivaba papiro para la preparación de papel. Cortaban la corteza del tallo en láminas delgadas y las iban pegando con goma arábiga, unas sobre otras, con las fibras en distintas direcciones, las prensaban bien, pulían la superficie y se obtenía una especie de cartón oscuro: el papiro o biblos. Se escribía sobre él con una cañita empapada en tinta.

A orillas del río crecía el loto, cuya semilla servía para alimento y sus hojas, como motivo de adornos.

La ganadería estaba muy desarrollada: ovejas, burros, caballos, asnos. Se destacaban los caballos por ser vigorosos y de fina raza.

El Comercio

Las primeras transacciones con el extranjero se hicieron hacia el 2.000 a. C. Posteriormente se intensificaron mucho con Creta y países de Siria: fenicios, hebreos, sirios y con los países del interior de Africa.

Los principales productos de exportación consistían en objetos de lujo, artículos de lino, alfarería fina. Se importaba oro, plata, marfil y maderas.

Los comerciantes egipcios tenían una buena contabilidad. Extendían órdenes y recibos por sus mercancías. Inventaron las escrituras de propiedades, los contratos y los testamentos. No tuvieron sistema monetario propiamente dicho. Para las grandes operaciones comerciales empleaban anillos de oro y plata. El trueque era la forma corriente en los intercambios menores.

El gran movimiento comercial trajo un intenso desarrollo industrial.

Entre las industrias vitales estaban las manufactureras del tejido, del vidrio, alfarería, orfebrería, la naviera y la explotación de las canteras.

La Escritura

El invento de la escritura es una de la obras del genio egipcio más importantes. Probablemente los sumerios la inventaron antes, pero el sistema egipcio se desarrolló con mayor rapidez y ya durante la primera dinastía se usaban sus elementos principales y allá por la cuarta dinastía estaban ya fijos tal como lo habían de conservarse hasta los romanos.

Los símbolos del sistema de escritura egipcia tuvieron su origen en el dibujo primitivo de animales, pájaros y plantas.

La escritura básica egipcia fue la jeroglífica ( nombre que le dieron los griegos y que significa grabado sagrado ). Estaba compuesta en un principio por signos ideográficos que representaban objetos concretos. Poco a poco algunos d esos signos se hicieron convencionales y se usaron para representar ideas abstractas. Como estos signos no permitían escribir palabras complicadas se introdujeron signos fonéticos que podían ser jeroglíficos de sílabas o de letras consonantes. Y así se llegó a una especie de abecedario con 24 consonantes. Esta es la base del alfabeto que más tarde perfeccionarían los fenicios; pero los egipcios no llegaron a este perfeccionamiento.

En vez de escribir con letras consonantes del alfabeto, siguieron usando los antiguos ideogramas, de modo que la escritura jeroglífica llegó a ser una mezcla de jeroglíficos figurativos simbólicos y fonéticos, de sílabas y de letras, pasando el número de signos a más de cuatro mil. Como eran muy difíciles para escribirlos, estos signos fueron más tarde simplificados, dando origen a una escritura cursiva más fácil para escribir, pero más difícil para leer: la hierática.

De esta escritura se derivó una más rápida, con numerosas abreviaturas, la demótica. Se la usaba sobre todo en el comercio. Sus signos se caracterizaban por las abreviaturas y los perfiles redondeados que simplificaban el elemento pictórico. La escritura demótica aparece por vez primera en los círculos mercantiles en el siglo VIII a. C. Posteriormente se generalizó en todo Egipto.

La escritura jeroglífica se conservó hasta desaparecer en el siglo III. Se usaba para los textos religiosos o inscripciones monumentales. Era eminentemente decorativa. A partir del siglo II se introdujo la forma griega de escribir y la egipcia fue muriendo, hasta desaparecer hacia el siglo V.

Al mismo tiempo la lengua copta ( mezcla de egipcio, griego y abisinio ) reemplaza al antiguo idioma... y así se perdió totalmente el conocimiento de la escritura egipcia. Y la gran historia de ese pueblo, maravilloso, a pesar de la riqueza de documentos, quedó en tinieblas por quince siglos.

Corresponde al sabio francés Francisco Champollion ( 1790-1832 ), joven profesor de la Universidad de Grenoble, la gloria de dar en 1822, la clave para descripción de la escritura egipcia.

Base de los trabajos de Champollion fue una piedra encontrada en el delta, cerca del pueblito de Roseta, por un oficial de Napoleón en 1799. Esta piedra contenía un decreto, dictado el año 196 a.C. por los sacerdotes egipcios, en el que dicen que en agradecimiento a los favores recibidos por el rey Ptolomeo Epifanio V, quien les reconoció todos sus derechos y les libró de algunos impuestos, el sacerdocio ha erigido en todos los templos una imagen del monarca, perpetuando esta decisión en dicha piedra.

La inscripción está escrita en signos jeroglíficos, escritura demótica y griega.

Con los trabajos de Champollion nace la Egiptología, que ha permitido conocer mucho más a este admirable pueblo.

10

6