Efectos psicosociales en el cine

Psicología. Comunicación. Cine. Determinismo recíproco. Aprendizaje vicario. Imitación. Teoría de la atribución

  • Enviado por: Aquela
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

EFECTOS PSICOSOCIALES EN EL CINE

Psicología de la comunicación

Comunicación Audiovisual 3º

Aprendizaje vicario en cine

Determinismo recíproco y autosistemas

Los enfoques cognitivos sociales se distinguen por hacer énfasis en la reciprocidad que existe entre los individuos y su ambiente. Asumen una correspondencia bidireccional, en la que el medio influye en el comportamiento del individuo y ese mismo individuo, a través de su conducta, "retroalimenta" y modifica su ambiente, afectando el comportamiento en una red de reciprocidad.

El término determinismo recíproco se refiere a la forma en que la interacción existente entre ambiente, comportamiento e individuo a fin de cuentas provoca que las personas se comporten del modo en que lo hacen (según Bandura). El medio influye en el sujeto así como el sujeto, al contar con nuevas respuestas de afrontamiento, también tendrá un impacto en el ambiente.

Procesos de aprendizaje por observación: imitación

Existen diversas explicaciones a la conducta de aprendizaje que varían de un autor a otro. Se dice que hay imitación cuando el que aprende reproduce lo visto u oído porque lo ha presenciado efectivamente. Se asume la existencia de imitación si el que aprende no ha manifestado tal comportamiento antes, y si éste ocurre dentro de un tiempo relativamente breve después del comportamiento que se copia.

Sin embargo, la imitación es admisible como: 1) Una habilidad sensomotora en la que ciertos estímulos sociales llegan a controlar la conducta imitativa directamente (o mediados por el lenguaje o por conductas simbólicas); 2) como una habilidad que implica el valor de refuerzo de estímulos semejantes o imitativos, y 3) como una habilidad que abarca la manera en que el valor de reforzamiento de los estímulos sociales controla la conducta imitativa. En general, se dice que la imitación consiste en mecanismos E-R aprendidos que no incluyen principios básicos nuevos.

Según Bandura, se consideran cuatro pasos en el aprendizaje observacional:

  • Prestar atención y percibir las características relevantes del comportamiento de otro individuo.

  • Memorizar el comportamiento observado.

  • Repetir la acción observada.

  • Estar motivado para aprender y ejecutar el comportamiento


  • Refuerzo en el aprendizaje por observación

    Las otras personas, como objetos de estímulo, se convierten en reforzadores condicionados positivos. Esto ocurre porque la gente ha sido apareada con muchos otros reforzadores positivos. El principio que interviene aquí es el del condicionamiento clásico, al igual que en el establecimiento del cualquier reforzador condicionado. Las conductas de otra -u otras- personas constituyen estímulos (visuales, auditivos, táctiles, etc.), y su apareamiento con reforzadores hará que estos estímulos sean reforzadores condicionados. Esto se aplica a los accesorios relacionados con la gente como su ropa, sus joyas, sus automóviles, etc.
    Muchas conductas y habilidades finas se adquieren sobre la base del reforzamiento de los estímulos imitativos; además, los estímulos imitativos reforzantes constituyen una forma de "autorreforzamiento". En estos casos no es clara la evidencia de que haya en ellos un reforzamiento extrínseco. El niño imita a otro niño o a un adulto, y esa conducta se mantiene únicamente por el hecho de que se asemeja a la de otra persona.

    Es posible que la imitación sea reforzante para los niños, sea cual fuere la acción particular imitada. Se recompensa a los niños con tanta regularidad cuando copian un comportamiento determinado que, una vez desarrollado un concepto de imitación, cabría esperar que las respuestas imitativas se generalizaran.

    Tal vez se tenga aquí una explicación parcial del grado considerable de uniformidad del comportamiento en sociedad, demostrando que la imitación no sólo es importante en el aprendizaje infantil.

    En los adultos, la imitación -conformismo- no se valora tanto como en los niños y por el contrario, tiende a ser mal vista en muchos contextos. Ciertos valores tales como la autoafirmación y el juicio independiente, se oponen a las nociones de conformismo en la medida en que el no-conformismo es considerado como una virtud positiva. El problema que se plantea al hombre social consiste en seleccionar unas áreas convenientes para el conformismo y el no-conformismo, lo que no podría denominarse no-conformismo por consenso.

    El ejemplo de Intervención Divina (Crónica de Amor y dolor, Yad Ilahiya, Palestina 2002, Elia Suleiman)

    La acción del filme transcurre en Palestina. Utilizando simbolismos, alegorías y gags, se va dando cuenta de la violencia intrínseca a la ocupación militar extranjera israelí, generadora de nuevos modelos de interrelación social basados en reacciones de agresión en cadena entre los vecinos de la ciudad palestina de Nazaret. De esta forma, la ciudad se ha entregado a la irracionalidad de conductas humanas de agresión y violencia.

    La película comienza en Nazaret, ciudad palestina que también después de las masacres y el terrorismo israelí el año 48, queda dentro de Palestina usurpada (“Israel”) vemos a un “Santa Claus”, que se destaca por su pomposa vestimenta roja, en medio de la pobreza de los huertos y campos devastados por las fuerzas de ocupación. Este personaje símbolo de la conocida y llamada “civilizada sociedad occidental cristiana”, es perseguido por niños palestinos, cargado con un canasto de “regalos”, que comienza a arrojarlos. Uno de los menores recoge uno de los paquetes, lo mira y se desprende de él. Es la paradoja de que en Tierra Santa, lugar de nacimiento del palestino Cristo, la complicidad occidental avale el presente holocausto.

    La violencia de la ocupación israelí, genera la violencia civil cotidiana que se observa en la ciudad palestina de Nazaret. El pueblo palestino, que se caracteriza por un tradicional hábito conductual de brindar solución a los problemas mediante la vía del diálogo, y que además, tanto palestinos cristianos como musulmanes creen fuertemente en el poder e influencia de una fuerza superior (Dios), que provee la ayuda eficaz para dar solución a los problemas, sufre una metamorfosis. Bajo los efectos del aprendizaje vicario (modelo) de la violencia de la ocupación extranjera, comienzan a manifestarse conductas de acting out (expresiones de conflictos o emociones en acciones más bien que en palabras) este actuar es graficado a través de la escena de la vecina devolviendo la basura que le fue arrojada a su patio trasero.

    Así, sobre este fondo de agresividad generado por el modelo de violencia de ésta ocupación en toda la Palestina histórica (ejemplificadas tanto en las ciudades palestinas de Jerusalén y Nazaret, como en Ramallah), emerge como figura la historia de amor entre estos dos palestinos, que deben vivir separados, debido a la segregación y apartheid israelí instalado en las ciudades palestinas.  

    Teoría de la atribución (Heider)

    Esta teoría explica que hay una tendencia a atribuir la conducta, ya sea esta nuestra o de los demás a una de dos causas posibles. Estas causas serían factores disposicionales (o internos de la persona) o, factores situacionales (externos a la persona aunque relacionados a ella para el hecho en sí). Para crear una idea de factores internos, se nombran de entre ellos a la personalidad, al gusto, a los esfuerzos personales y el trabajo de cada uno, y como factores externos algunos ejemplos serían la suerte, acción de terceras personas involucradas, ambiente, etc.

    Esta teoría puede ejemplificarse, por ejemplo, en la película Sólo se vive una vez (1937).

    Argumento: A Eddie Taylor, un delincuente de poca monta con tres condenas a su espalda, se le atribuye un robo y un asesinato, y es condenado bajo las premisas de su historial delictivo. Se escapa de la prisión y dispara a un sacerdote que intenta convencerle de que el auténtico asesino ha sido encontrado. Eddie se ha convertido ahora en un verdadero asesino.

    El destino es el dictador de este drama, en el que la fatalidad se cuelga del cuello de Henry Fonda, un presidiario a punto de demostrar su inocencia y sólo encuentra obstáculos en su camino. Su rehabilitación resulta socialmente imposible, y se encamina a la tragedia arrastrando consigo a su novia. Henry Fonda sale de la cárcel gracias a su novia, secretaria de un abogado, dispuesto a rehabilitarse. Juntos comparten un momento de felicidad, pero, tras un accidente laboral, se produce un confuso asalto a un banco con muertos, crimen imputado al héroe que, a pesar de declararse inocente, es condenado a la silla eléctrica. A punto de consumarse la anunciada tragedia, el filme da un vuelco. Henry Fonda escapa de prisión a punta de pistola asesinando -esta vez sí- al capellán, que le anunciaba, ante su incredulidad, que era libre tras demostrarse su inocencia. Pero, lejos de acabar, el filme recién comienza para dar paso a una fuga a través del país en lo que será -aunque en el largo camino tendrán un niño- el definitivo reencuentro con su paraíso perdido, su destino fatal, liberador.

    Así, el personaje de Henry Fonda es acusado de un crimen que no ha cometido debido a factores disposicionales (los antecedentes de Eddie, la predisposición a creer que todas sus acciones son malas) y a factores situacionales (es sospechoso por la relación con el muerto, las circunstancias temporales…).